Repensar la política

Se habla de regeneración de un tiempo hacia acá. Tiempo de silencios, tiempos de aflicción. De vacíos y ausencias, de irresponsabilidades Demasiadas medianías, superficialidades. El poder es el poder, incluso el político es una mera marioneta aunque consciente rehén de otros poderes, los económicos, industriales. No es nuevo, siempre ha sido así. Lo acabamos de volver a ver a propósito de los cables diplomáticos de Estados Unidos. Éste es y sigue siendo el país indispensable, pero moralmente su actitud, sus intereses, sus formas de actuar no son las que cabían esperar de alguien que blasona ser la cuna de la democracia, los valores y las libertades. Otros países hacen exactamente lo mismo. No importan los ciudadanos, menos los de otros países o estados en los que se interviene política, económica y socialmente alimentando polvorines de inestabilidad, de exclusión, cuando no de vana involución. América Latina y África saben mucho de estas injerencias. Nunca extrañas. Son las máscaras de la política, del poder. Son en suma los intereses de una diplomacia cínica y mendaz, tal vez de una insensible e inmutable diplomacia de intereses.

Sí, máscaras políticas en la gran mascarada en que se ha convertido esta silente sociedad. Máscaras políticas, éticas, sociales, personales. Todo se ha devaluado de modo casi imperceptible. Las ideas, los valores y los principios morales y éticos, huérfanos de nosotros mismos, de políticos y de liderazgos, de autocrítica, incluso de intelectuales, la sensación de soledad, de deriva manipuladora, de incoherencia irracional e interesada es más grande que nunca. Hemos devaluado incluso el estado de derecho, nuestras sociedades de bienestar, nada volverá a ser lo mismo. El derecho, recte, la legislación es solo un soporte más al servicio de la política y el político de turno. Todo cambia, todo muta. No hay liderazgo, sólo mediocridad encubierta de mentiras y manipulación, tanto a nivel internacional, como nacional y regional. Los partidos políticos carecen de la fuerza y el liderazgo que alguna vez tuvieron. No hay mesura, respeto ni prudencia. Falta energía, capacidad de ilusionar a una sociedad desmoralizada, descreída de sí misma y de todo. Una sociedad egoísta y hedonista, atravesada por rejones de indiferencia, de recio individualismo, de desgana. La corrupción ha posado sus larvas mordientes y lacerantes. Aquí, en este yermo de vaguedades no pasa nada, nunca pasa nada. Tampoco hay apasionamiento, sino profesionalidad, simplemente profesionales de la política, lejanos de la realidad social, del sentir popular de la gente sencilla. Son víctimas de su propio éxito, de su propia soberbia vanidosa y absorbente. Es la sociedad postmoderna sin ideologías ni principios, o el hombre masa que se desvertebra asimismo. Y el espejo no es sino el mismo reflejo de la política en la sociedad indolente, pasiva, líquida y a la vez vaporosa de valores. Es el triunfo de la corrupción, del despotismo de los intereses, de la utilización de lo público, la política, de las sociedades indolentes. Demasiada hojarasca, tal vez, cierta necedad. Nos perdemos en lo superfluo, en lo insignificante y dejamos, recte, dejan, pasar lo verdaderamente importante con donaire y desmesura. La política es así, enfangada en la cotidianidad de la nada y el interés electoral. Este país sigue dormido en su impenitente siesta, desmadejado y huidizo. Quebrada la memoria, huida la responsabilidad y el sentido de Estado, ya todo es posible. Las normas valen hasta que dejan de valer, es la única interpretación en este estío de incomprensiones, de veleidades y ambigüedades deliberadas. Tiempo de aflicción, pero no de reflexión serena, seria y audaz. La audacia que hace falta en tiempos de incertidumbres, de relatividades varias, de vacío mordaz y contumaz. Alguien dijo una vez que la política es algo demasiado serio para dejársela sólo a los políticos. Tal vez tuviera razón, sin duda si enfrente hubiere una sociedad civil que no claudicase de sí misma una y otra vez. Una sociedad inerme, inerte, pasiva, indolente, tal vez jocosa de sí y de todo al mismo tiempo.

2 comentarios
  1. jj
    jj Dice:

    Vaya artículo más optimista!!! 1)La diplomacia, ¿desde cuándo ha estado presidida por otra cosa que el interés? “Inglaterra no tiene amigos ni enemigos, sino intereses permanentes”. dice un conocido lema diplomático. 2) La política. Debería ser algo mucho más ambicioso, pero demasiadas veces no es sino el arte de conseguir y conservar el poder. Por eso, el intelectual, que busca la verdad por encima del poder, hace tan mal papel en política. Que se lo digan a los políticos que han querido opinar con justeza y libertad dentro de sus partidos. 3) El derecho, ¿tiene que ser justo? Debería. Pero bastaría con que, al menos, diera certeza sobre a qué atenerse. Para Aurelio Menéndez el derecho no es lo contrario de la injusticia, sino de la incertidumbre, de la inseguridad jurídica, de la falta de certeza. Con la proliferación legislativa de las CCAAs y la falta de coordinación entre normas se está terminando de disolver esa ideal de certeza. Por cierto, que D. Aurelio expresa esas ideas como propias cuando mucho antes que él las expusieron en Roma, y más modernamente Ortega en sus libros (p.ej. en “Una intepretación de la historia universal”).http://www.iustel.com/v2/diario_del_derecho/noticia.asp?ref_iustel=1002882

  2. Fernando Gomá
    Fernando Gomá Dice:

    A mi entender, lo que el post de Abel Veiga señala finalmente es algo que los que estamos desarrollando este blog pensamos y exponemos con frecuencia: en España falta sociedad civil, ciudadanía independiente, con criterio y mesurada, que actúe como el único contrapeso posible a las grandes fuerzas que pretenden adormecerla. Este blog es nuestra aportación a esa tarea

Los comentarios están desactivados.