Aniversario del terremoto de Haiti. No se trata sólo de dinero

Desde hace un año Forges incluye en la mayoría de sus viñetas publicadas en el diario El País un mini bocadillo con el siguiente texto: Pero no te olvides de Haití. Cabe suponer que lo que se busca con ello es instar al lector a seguir colaborando económicamente para ayudar a paliar los terribles efectos del terremoto de enero pasado. Sin embargo, los miles de millones de dólares invertidos en ayuda hasta este momento apenas se han dejado notar.

Ni las ONGs ni el Gobierno han sido capaces de emplear esa ingente cantidad de dinero de una manera mínimamente eficiente con destino a la reconstrucción del país. Hasta tal punto esto es así que la Cruz Roja ha parado de solicitar donaciones de manera activa. Si el dinero no se emplea en la reconstrucción, sino solamente en ayudar a la población de manera directa (alimentos, ropa, objetos de primera necesidad) a largo plazo hace más mal que bien, pues termina expulsando del mercado a los agricultores y artesanos locales, que, obviamente no pueden competir con una ONG bien provista.

¿Que es lo que ha pasado entonces? Realmente nada que cualquier persona informada en materia de cooperación internacional no hubiera podido prever con cierta facilidad. Sencillamente, que sin un mínimo entramado institucional la ayuda económica se convierte en un instrumento inútil. En un reportaje para Newsweek, Jeneen Interlandi identifica las razones que explican ese fracaso.

En primer lugar, sin títulos ni registros fiables la propiedad de la tierra resulta extraordinariamente difícil de identificar. Eso explica que derribar estructuras dañadas, por no mencionar siquiera construir nuevas viviendas y equipamientos termina siendo algo casi imposible en muchos barrios. Si no sabes a quien pertenecen las fincas o el que alega una titularidad no puede justificarlo de una manera sencilla y fiable, cualquier iniciativa de inversión queda condenada de antemano. Algo muy parecido ocurrió tras el terremoto de Ica en Perú, pero en este último caso, al menos, existen los mimbres institucionales necesarios para intentar paliar la situación. Ahí está para demostrarlo el proyectoque la Fundación Matritense del Notariado está desarrollando en la zona.

Pero, en el caso de Haiti, con ser esto importante, no es lo principal. Lo mas trascendente con mucho es la ausencia de una Administración eficiente que pueda dirigir la política de reconstrucción y gestionarla de manera eficaz. Durante muchos años las potencias occidentales puentearon a la Administración de Aristide (probablemente con sólidas razones) canalizando la ayuda de manera directa a favor de las ONGs. Como consecuencia, el sector publico haitiano desapareció. Pero es obvio que, por muy buenas que sean sus intenciones, las ONGs no pueden sustituir a una Administración nacional. Seria tanto -afirma Interlandi- como tratar de realizar una completa transfusión de sangre a través de una aguja minúscula.

Hoy en España nos preocupa mucho el dinero -o mas bien la falta de él- y muy poco el estado de la Administración que tiene que gestionarlo. Sin embargo, no cabe olvidar que las razones que explican el triunfo o fracaso de los programas de desarrollo en el tercer mundo, son muy parecidas a las que explican el crecimiento o estancamiento de las economías supuestamente avanzadas. En todas partes es necesario que haya Derecho.

3 comentarios
  1. Ricardo Romero
    Ricardo Romero Dice:

    Sr. Tena Arregui, gracias por el post; me gustaría contribuir señalando como un caso singular el acontecido en la República de Chile, a raíz del devastador terremoto acaecido el 27 de febrero de 2010, el que según las fuentes consultadas, es considerado como el segundo más fuerte en la historia del país y uno de los cinco más fuertes registrados por la humanidad. El sismo chileno fue 31 veces más fuerte y liberó cerca de 178 veces más energía que el devastador terremoto de Haití ocurrido el mes anterior, pero aún así, la primera reacción de la ex presidenta de la República de Chile, DOÑA MICHELLE BACHELET fue declinar en un primer momento la ayuda internacional, creo que es un gesto admirable y digno de reseña; aunque posteriormente dada la terrible catástrofe, y obligados por las circunstancias, el embajador chileno a primeros de marzo se vio obligado formalmente en Ginebra a solicitar ayuda de la ONU. Un saludo.

  2. Fernando Gomá
    Fernando Gomá Dice:

    Hernando de Soto, en su libro “El misterio del capital. Por qué el capitalismo triunfa en Occidente y fracasa en el resto del mundo” (2001), señala que uno de los principales obstáculos para que el mundo no desarrollado consiga despegar es, precisamente, la inexistencia de un sistema de propiedad formal que permita conocer documentalmente y con seguridad jurídica quién es el propietario de cada inmueble, y quién tiene derechos sobre él. Sin eso, dice el capital existente, que es real, es sin embargo capital muerto, porque no puede ser objeto de tráfico, y no vale apenas nada

  3. Carlos J. Núñez Montes de Oca
    Carlos J. Núñez Montes de Oca Dice:

    Rodrigo Tena Arregui,su articulo me ha motivado a comentarle nuestra experiencia en Haití. La Fundación Concordia,que represento, optó por financiar la reconstrucción de un colegio de Religiosas que había sido destruido por el terremeto. Lo hicimos a través de la Delegación de la Fundación en República Dominicana que gestionó la citada reconstrucción.
    Ahora nos proponemos ejecutar la segunda etapa del colegio y por tal motivo estamos gestionando recursos para lograr cumplir dicho objetivo.
    Fue un proceso complejo, pero se pudo lograr, a pesar de los inconvenientes que supuso el traslado de la Delegación Dominicana de la Fundación a Haití.
    A continuación una nota de prensa con esta noticia:

    Inauguran escuela en Haití.

    Es la primera inauguración de un centro de enseñanza después del terremoto

    La escuela Sainte Marie Goretti, que fue completamente destruida durante el fatídico terremoto del 12 de enero de este año, fue recientemente inaugurada, gracias al apoyo de la Fundación Concordia y al esfuerzo de un grupo de dominicanos que pusieron su empeño, amor y dedicación a esa noble causa.

    El acto inaugural del centro escolar tuvo lugar esta semana, el día 18 del presente mes, en Saintard, al norte de Puerto Príncipe, capital del vecino país.

    La “Fundación Concordia”, con sede en Madrid, aportó de 82.000 Euros, cantidad que costó la edificación de la nueva escuela, la cual tiene 10 aulas, salón de actos y otras instalaciones.

    Con la loable causa que beneficia a cientos de niños haitianos colaboraron, además, las Representaciones de Concordia en Mallorca, Navarra, Barcelona, Valencia, Madrid, Roma, Argentina y Puerto Rico y las Religiosas Franciscanas Hijas de la Misericordia.

    “Concordia Dominicana”, además de aportar fondos, gestionó la obra y trabajó estrechamente con los técnicos, arquitectos, ingenieros y la logística. La entidad sin fines de lucro agradeció la colaboración del pueblo y del gobierno haitiano en la construcción del centro de enseñanza.

    La conjunción de esfuerzos de entidades y personas de distintas nacionalidades ha hecho posible que la escuela Sainte Marie Goretti, se convierta en la primera inauguración de una obra de reconstrucción, después del devastador terremoto de enero pasado que dejó una secuela de miles de muertos, heridos, mutilados, huérfanos, damnificados e incalculables daños materiales.

    Inmediatamente se iniciaron las clases, el Presidente del Patronato de la Fundación Concordia, padre José Amengual, hizo entrega a la Superiora General de la congregación de Hijas de María de la obra realizada en este centro docente, que tiene una matrícula de 400 alumnos y alumnas. El citado patronato es la obra social de los Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús y María,

    Santo Domingo, 20 de octubre, año 2010.

Los comentarios están desactivados.