Última entrega sobre liberalización de profesiones reguladas

En esta ocasión le toca el turno a los notarios. Los notarios funcionan en competencia, aunque se trata de una competencia protegida. Esa protección, en España, se concreta en dos datos: númerus clausus y arancel. No obstante, ¿por qué tiene que existir ningún protección?, ¿no debería ser la notarial una profesión como cualquier otra, en la que una vez obtenido el correspondiente titulo fuera posible ejercerla con entera libertad de establecimiento y precios, sin depender de que el Gobierno saque la correspondiente plaza a cubrir o fije unas tarifas obligatorias? Al fin y al cabo así ocurre en múltiples países latinoamericanos, y dentro de la Unión Europea, en Holanda.

Si quieres participar en este último debate organizado en colaboración con “nada es gratis” pincha
aquí

4 comentarios
  1. Carmen
    Carmen Dice:

    Yo no entiendo de estas cuestiones técnicas, profesiones reguladas, controllers y demás. Es verdad que hay algunos notarios, jueces, registradores, o profesores que dejan mucho que desear.Pero quiero manifestar que sobre el desprestigio con que algunos quieres emponzoñar a los notarios el ciudadano no es tonto: sabe y debe saber que el trabajo del notario va mucho más allá de firmar lo que ha escrito su ayudante. Eso es una caricatira burda que ni los que la afirman se la creen. La gente debe saber que cuando tienen un problema, una duda jurídica, pueden ir al notario, y éste GRATIS les aconsejará. Y lo hará mejor que la inmensa mayoría de los abogados porque son gente más preparada. Es verdad que algunas veces les harán esperar o volver otro día, o, si el asunto no parece complejo, les despachará el oficial. Pero si tienen interés en recabar el consejo del notario, éste se lo dará SEGURO y PERSONALMENTE. Y de acuerdo con ese consejo podrán tomar mejor las decisiones sobre la venta de su casa, sobre la renegociación de la hipoteca con el banco, sobre el futuro del hijo minusválido, sobre la separación conyugal, sobre la empresa… Y todo ello aunque luego no le den dinero a ganar al notario porque no firmen ninguna escritura… O la firmen en un notario diferente porque las circunstancias así lo impongan. Yo, en ese sentido, debo darle las gracias a algunos notarios a quienes no conocía y que me ayudaron gratis et amore, JL Mtz.Gil, S.Madridejos, JJRivas, Fernando… Pero estoy seguro que tantos otros habrían hecho lo mismo… Luego me he enterado de una frase de Joaquín Costa: notaría abierta, juzgado cerrado… Resumen de lo que aquí se dice. Esa función servicial de los notarios no se cobra, pero se practica a diario, calladamente, aunque los maledicentes no hayan hecho glosa alguna sobre ella en sus solemnes discursos académicos. Pero la crítica es y será siempre una actividad subalterna respecto de quienes hacen las cosas. Sin el trabajo previo de quien pinta un cuadro, escribe un libro, construye una casa o autoriza un documento, no hay trabajo de crítica ninguno. Sin el trabajo del pintor, del arquitecto, del literato, del notario, los críticos no tendrían nada que hacer: ni para bien ni para mal. La profesión de algunos consisten literalmente en hacer crítica documental, no siempre neutral, ni rigurosa, por cierto. Pero la crítica es siempre una actividad subalterna, subordinada a otra previa y principal. La envidia muerde, pero no come. O, como decía Napoléon, la envidia es una declaración de inferioridad. Y así acontece hoy más que nunca.

  2. Luis Garicano
    Luis Garicano Dice:

    Rodrigo, muchísimas gracias por tu colaboración en NadaEsGratis, que ha generado interesantes debates, y buena suerte con Hay Derecho, un blog que hacía mucha falta.
    Un saludo Cordial
    Luis Garicano

  3. José Andújar
    José Andújar Dice:

    No es del todo exacto que el asesoramiento del notario sea gratis como indica Carmen. Sólo es gratis siempre que ello tenga que ver con un documento notarial -se llegue a firmar o no-. Pero cualquier otro asesoramiento debería cobrarse por el notario, ya que aparte de su función pública, es también profesional del derecho. Profesional liberal. Y creo que esta faceta de asesoramiento no está suficientemente visible para los ciudadanos, por varias razones: asesorar lleva tiempo. El tiempo es oro, porque es escaso. A lo sumo, el notario asesora, aparte de aspectos notariales propiamente dichos, de aspectos que no entran dentro de su función gratuita notarial, pero en este caso de forma sumaria: impuestos, caminos jurídicos para lograr tal o cual cosa….Lo cual es lógico que sea de forma sumaria ya que no es labor suya propiamente en cuanto notario tal y como lo entiende la gente. Y por último, porque el sistema arancelario provoca que el notario tenga que firmar muchas cosas, a coste reducido, lo cual no deja al notario tiempo material, para dedicar a un cliente un par de días -por ejemplo-, para estudiar un caso especialmente complejo: imaginemos una reestructuración empresarial, previendo sus aspectos fiscales, societarios, de competencia, etc…aspectos que el cliente necesita, pero que tiene que ir a buscar en los abogados, a pesar de que el notario podría prestárselos. Pero claro, eso requeriría tiempo, y debería llevar unos honorarios adicionales…
    En definitiva, es un desperdicio que el sistema arancelario actual no deje tiempo a los notarios para asesorar a sus clientes en aquellos aspectos no notariales, y que sin embargo son demandados por los clientes.

  4. kike
    kike Dice:

    Ahora con la crisis lo que mas se hacen en las notarias es asesorar, por desgracia firmar se firma poco…

Los comentarios están desactivados.