El cuento de los contadores eléctricos

Dentro del proceloso mundo de las tarifas eléctricas que solo los especialistas pueden entender y desbrozar, se encuentran, aunque apartados del debate político, los contadores eléctricos. Estos instrumentos dedicados a medir el consumo de energía eléctrica de un circuito, o dicho en términos más científicos, con la función de integrar en el tiempo la potencia eléctrica consumida por el cliente, son los que sirven de base para que las empresas facturen a sus abonados el importe del consumo efectuado, por tanto elemento fundamental en este mercado de la energía.

A principios de los años noventa y con el fin de estudiar la situación del parque de contadores eléctricos en nuestro país, se celebraron una serie de reuniones, a nivel técnico, entre representantes de: UNESA, organización que agrupa a todas las compañías eléctricas; el Centro Español de Metrología, organismo de la Administración General de Estado, encargado de velar por la corrección de las medidas en todos los instrumentos; y los fabricantes de contadores eléctricos. Como resultado de las mismas se elaboró, por consenso, un Informe que fue remitido a las autoridades competentes, en el que los principales puntos a destacar eran:

a) La edad media del parque nacional de contadores era de más de veinte años, lo que superaba con creces lo aconsejado por los expertos en la materia para garantizar la corrección de las medidas.

b) Se consideraba necesario proceder a una sustitución del parque en un plazo de tiempo no superior a diez años. Esta operación, dado su elevado coste, debería ser subvencionada, en el porcentaje que se estimase oportuno, con dinero público.
c) El cliente tendría la opción de elegir entre adquirir el nuevo contador o seguir en régimen de alquiler, y por supuesto, sin coste alguno para él.

Posteriormente, la Disposición adicional vigésimo segunda del Real Decreto 1634/2006, de 29 de diciembre, instaba a la Comisión Nacional de la Energía a presentar, en el año 2007, a la Dirección General de Política Energética, un Plan para llevar a cabo esta sustitución obligatoria de los contadores, en un plazo de diez años. Hasta la fecha no se conoce la situación real de este proyecto, pero parece ser que va con un cierto “retraso”.

Es decir, han transcurrido veinte años desde la primera iniciativa y las compañías eléctricas siguen obstaculizando, en connivencia con el gobierno de turno, la realización de este trabajo, necesario para garantizar los derechos de los abonados.

Por otra parte, las compañías eléctricas cobran a sus clientes una media de 8 euros/año en concepto de alquiler del contador, cuando su precio en el mercado oscila alrededor de los 30 euros. Ello supone que el cliente, en cuatro años, ha pagado el contador y a partir de ahí el cobro del alquiler es un ingreso neto para la empresa eléctrica.

Podemos estimar que en nuestro país habrá un total de 20 millones de contadores instalados, lo que supone un ingreso extra de 160 millones de euros para estas empresas.
Además si un abonado pretende adquirir el contador en propiedad, se encuentra con una serie de obstáculos burocráticos casi insalvables y por fin cuando consigue superarlos, la guinda final es que la compañía le cobra, en concepto de enganche, una cantidad próxima a los 10 euros. Igualmente, si es la propia compañía distribuidora la que decide la sustitución del contador que tiene instalado por otro nuevo, también le factura al abonado esta cantidad, aunque como es lógico ya estaba conectado a la red.

La supuesta liberalización del mercado de la energía es una operación más de maquillaje frente a la opinión pública, ya que las compañías han pactado, ante la pasividad de la Comisión Nacional de la Competencia y de los correspondientes gobiernos, unas condiciones similares para todos los clientes, a pesar de las campañas publicitarias que intentan desvirtuar una realidad incontestable.

5 comentarios
  1. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Mariano, bienvenido al blog y enhorabuena por tu clarísimo post. La verdad es que esto de las empresas eléctricas y en particular esta historia de los contadores es un prodigio de opacidad,a ver si entre todos conseguimos por lo menos que los usuarios estén enterados y defiendan sus derechos, ya que al parecer otros organismos que debieran hacerlo, como la CNC, brillan por su ausencia en este tema.

  2. Alberto G.
    Alberto G. Dice:

    Realmente hay algo extraño en el mercado eléctrico en España, invadido además por una regulación laberíntica, donde empresas que se quejan de déficit tarifario reparten dividendos entre sus accionistas y presentan beneficios record en comparación con otros sectores. Los abusos potenciales son muchos, alguno como el de los contadores que resalta el autor, realmente impensable en países serios de nuestro entorno. ¿Es esto el resultado de una ciudadanía dormida? ¿ o fallan los mecanismos de defesna de los consumidores? ¿a quién defiende el gobierno?

  3. Rodrigo Tena
    Rodrigo Tena Dice:

    Magnífico ejemplo que nos demuestra a las claras las sutilizas de las que se valen los mejores lobbys para sacarnos el dinero del bolsillo. Por cierto, como si ellos solos por su cuenta no fuesen lo suficientemente eficaces, hace un par de días han decidido unirse 17 para constituir un nuevo super lobby llamado “consejo de la competitividad” (http://www.cincodias.com/articulo/economia/Arranca-Consejo-Competitividad-presidido-Cesar-Alierta/20110221cdscdieco_5/) presidido por César Alierta (sí, el mismo al que el TS salvó de ir a la cárcel gracias a apreciar bastante generosamente la prescripción del delito: http://www.hayderecho.com/Articulo28.asp). En teoría pretenden trabajar para que los mercados internacionales recuperen la confianza en España. Pero, como dijo Adam Smith, ese al que veneran de boquilla sin haber leído, cuando varios empresarios se reúnen, aunque sea por motivo de jolgorio o de fiesta, no pasa mucho tiempo antes de que empiecen a conspirar para subir los precios en perjuicio de los consumidores.

  4. Agapito
    Agapito Dice:

    La evolución de las especies es innegable, también se paga a un gestor para que lleve la contabilidad de un individuo o una sociedad, y es un intermediario, pero que realiza un trabajo para que otro no tenga que ocuparse de ello.

    Existen también una serie de compromisos por parte de, por ejemplo, una Comercializadora Eléctrica, como solicitar la baja de un suministro en nombre del Cliente, basta con enviarles una carta formal, eso sí …

  5. Agapito
    Agapito Dice:

    Marianooo!!, ¿cómo que maria no?, ¿cómo que maria no?. (disculpadme esta simpleza, ¿acaso no hizo naturaleza …?)
    Su excelentísimo e ilustrísimo post. Por cierto, que yo he visto facturas con alquileres de contadores a 80/90 euros …, ¿cuánto cuesta comprar uno de estos?, mal momento para gastos extras, lo mejor es pinchar la luz a una farola y que no lo pague el ayuntamiento, tienen mala fama los ayuntamientos con el tema de pagar la luz, dicen: vamos a-a pagar la luz … 

Los comentarios están desactivados.