La insoportable levedad de Telemadrid

Es difícil pretender una objetividad absoluta en los medios de comunicación. No ya sólo por las opiniones que, junto a la propia información, son propias de tales medios, sino también porque la pura información, incluso veraz, puede ser objeto de sesgos partidistas, ofreciendo un exceso de información positiva de lo que interesa, y negativa de lo que se trata de criticar. El problema es más importante en los medios públicos, financiados por todos y teóricamente representativos del conjunto de la sociedad, y, al mismo tiempo, dependientes del Gobierno de turno, que corre el riesgo de pretender incidir en el contenido informativo del medio de comunicación de forma más favorable a su Partido.|

Estas consideraciones llevaron, en su día, a la privatización de la prensa pública (los llamados Medios de Comunicación Social del Estado, procedentes de la Prensa del Movimiento). En el ámbito de la radio, se siguen manteniendo emisoras públicas, si bien generalmente su difusión no es tan relevante como la de las televisiones públicas.

La objetividad de las televisiones públicas es, pues, un asunto fácilmente problemático. Lo es en casi todas las televisiones públicas. Pero en algunas, como Telemadrid, la falta de objetividad es absolutamente patente.

Basta ver cualquier informativo de Telemadrid para recordar el viejo Nodo del franquismo: la Presidenta inaugura una escuela infantil, o entrega llaves a adquirentes de viviendas del IVIMA. Al mismo tiempo, se recuerda al televidente la estadística, siempre favorable al  Gobierno regional o a los gobiernos municipales del mismo partido.

Ante esta situación, pueden plantearse dos soluciones. La primera, más radical, sería la privatización de Telemadrid. La segunda, la búsqueda de mecanismos para incrementar la objetividad de la gestión de la cadena pública.

En cuanto a la privatización, tanto Alberto Ruiz-Gallardón como Esperanza Aguirre han manifestado su voluntad de privatizar Telemadrid, pero su imposibilidad de hacerlo por la ley estatal. Es cierto que la Ley de terceros canales de 1983 prohibía su gestión indirecta por concesionarios u otras entidades privadas, de forma que tenía que gestionarse por las propias Comunidades Autónomas o sus organismos (aunque también podía haberse impulsado su reforma). Pero es que la vigente Ley 7/2010, de 31 de marzo, General de Comunicación, ya no contiene esa limitación. El servicio público de televisión pública podría prestarse indirectamente por una entidad, previo el oportuno concurso.

Otra opción sería la total privatización de Telemadrid, como empresa que podría seguir accediendo a la difusión de la televisión gracias a la amplitud de frecuencias posibles con la TDT, pero sin constituir ya televisión pública.

Cuando menos, y con carácter urgente, podemos plantear medios para objetivizar en la medida de lo posible la gestión de la cadena pública.

Basta comparar el régimen de Telemadrid con el de TVE, que si bien puede no ser perfecto sí ha supuesto un importante paso adelante hacia esa neutralidad siempre pretendida y nunca alcanzada.

Así, en Telemadrid, de acuerdo con la Ley 13/1984, de 30 de junio, de creación, organización y control parlamentario del Ente público de Radio-Televisión Madrid, existe un Consejo de Administración nombrado por la Asamblea de Madrid, “reflejando la proporcionalidad del reparto de escaños en la misma”, es decir, que se traslada al Consejo de Administración la representación política, con un criticable mandato de cada grupo parlamentario, que puede disponer el cese o sustitución de sus representantes. La Presidencia es puramente funcional y rotaria, y el verdadero poder lo ejerce un Director General nombrado por el Consejo de Gobierno (arts. 6 y 8).

En cambio, para RTVE,  la Ley 17/2006, de 5 junio, prevé la elección del Consejo de Administración por las Cortes Generales “entre personas de reconocida cualificación y experiencia profesional”, sin cuotas de partidos, y la de su Presidente por el Congreso de los Diputados por mayoría de 2/3. Nos parece, evidentemente, un mejor sistema. Acaso no perfecto y desde luego no lo es en la práctica, pero tiene como objetivo claro buscar que el primer ejecutivo de la televisión pública lo sea por consenso parlamentario, al menos por mayoría de 2/3, mayoría a la que no suele alcanzar por sí mismo el partido en el Gobierno. Además, la falta de cuotas y la búsqueda de independencia en los demás miembros del Consejo son también positivas, aunque en la práctica se acabe cayendo en buena medida en los mismos errores.

21 comentarios
  1. Juan
    Juan Dice:

     

    Sin duda el problema que plantea el autor del post es un problema muy real y de gran interés y actualidad. En mi opinión que se plantean dos alternativas, que para mi no son tales. Creo que en al año 2011, con más de 20 canales en la TDT tras el apagón analógico, y muchas más opciones de acceso a contenidos de vídeo a través de un medio tan fantástico como Internet, hablar de la televisión como un servicio público, debería empezar a valorarse muy seriamente como un reducto de un pasado anacrónico. Yo no puedo encontrar nada de servicio público en Telemadrid, como tampoco lo encuentro en TVE. La magnanimidad con que se juzga a TVE en el post me parece digna de mejor causa. Lo mismo sería aplicable a la TV valenciana a Canal Sur, ….. TVE, como Telemadrid, son un agujero en los bolsillos de todos los ciudadanos, y estoy seguro que si se hiciera una encuesta sobre cuál es exactamente la diferencia entre TVE y cualquier cadena privada, o entre Telemadrid o cualquier cadena privada, la respuesta sería … que el gobierno correspondiente sale mucho más y siempre se le muestra en positivo y nunca se le critica. Yo no creo en soluciones de mejorar el consejo, ni mejorar los criterios, por mucha buena voluntad que pueda ponerse. No creo que el consejo de TVE funcione mejor. Creo en una solución mucho más simple. Las televisiones públicas son absolutamente innecesarias en el año 2011. Solo sirven para los intereses de los políticos y gobiernos para su propaganda, autobombo y para tener una audiencia a la que transmitir sus mensajes. Si es así, a mi me parece bien, pero que la paguen en otras televisiones con su dinero (el del partido), no con el mío 8de mis impuestos). Creo que la solución es la privatización (si encuentran comprador ahora que empiezan a cerrar canales de los minoritarios de la TDT) o el cierre. Lo demás son parches inútiles.

    Son innecesarias, caras y nunca conseguiremos que sean imparciales, con lo cual mejor abordar el problema de raiz. Ahorremos el dinero, y que cada cual elija la TV que quiere ver, sin que le cueste dinero, o costándole el dinero que quiere pagar.

  2. Curro
    Curro Dice:

    Querido amigo y compañero Francisco:

    Me pones en la duda: ¿acaso hay VARIAS emisoras que emiten bajo los nombres de Telemadrid, TVE…?  Igual yo tengo sintonizada una TVE que no es la misma a la que aludes como “importante paso adelante hacia la neutralidad”.

    Y que conste que no soy NADA pepero, pero me he quedado asombrado… ¿neutralidad en TVE?

    Un fuerte abrazo de tu amigo y compañero Curro Arriola

  3. Triboniano
    Triboniano Dice:

    Totalmente de acuerdo con el comentario de juan. Yo creo que ya no valen los parches de intentar que las televisiones publicas sean independientes, especialmente las autonomicas no solo por la forma de nombrar al maximo ejecutivo como bien denuncia el autor del post, sino por la mayor proximidad no a los ciudadanos, sino a los que mandan, y su nula responsabilidad frente al supuesto control de un oarlamento regional. Que las vendan si pueden y si no que las cierren y dejen de hacer agujeros en las cuentas autonomicas.

  4. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Bienvenido al blog Paco con un tema que me parece fundamental, que es el de las televisiones autonómicas y el aparato de propaganda que suponen para el partido que controla el gobierno de una Comunidad Autonóma a costa de los contribuyentes, ya que los números rojos de las televisiones autonómicas son un auténtico escándalo. Y si no que se lo pregunten a los partidos de la oposición en los respectivos Parlamentos regionales que no salen ni de casualidad, y no digamos ya los representantes de partidos que han entrado por primera vez en la Comunidad respectiva, tipo Compromís en la tele valenciana o UPYD en Telemadrid. Y pese a lo que dicen los comentaristas, me parece que con todas sus limitaciones el modelo de RTVE española es menos descarado que el de las teles autonómicas, aunque solo sea porque como bien dice Paco el modelo de gobierno es un poco más complejo y por lo menos hay que buscar a un Presidente por mayoría absoluta de 273 en el Parlamento, que hace que sea más díficil el buscar directamente a “uno de los nuestros” (por usar una expresión muy común entre los partidos en este caso de nombramientos).  Otra cosa es que yo, puestos a elegir, prefiero también la total desaparición de las televisiones públicas, al menos las autonómicas. La estatal solo me gustaría que se mantuviese si qfuera como la BBC, pero como supongo que eso es ciencia ficción, pues  que se suprima también. Precisamente para esto valen las crisis ¿no?  

  5. José M. Sánchez Tapia
    José M. Sánchez Tapia Dice:

    TVE disfraza con más y mejores medios, una mayor calidad técnica y un barniz de imparcial profesionalidad, la misma manipulación y utilización partidista que de una manera más impúdica y desvergonzada aplican las televisiones autonómicas.

     

  6. Francisco GarcÍa Gómez de Mercado
    Francisco GarcÍa Gómez de Mercado Dice:

    Estimados todos: No defiendo TVE como un modelo de neutralidad y objetividad. Pero la regulación de su dirección y consejo es manifiestamente mejor que la deTelemadrid. Al tiempo que, no siendo TVE lo que debería ser una TV pública, nuestra cadena autonómica es manifiestamente peor.

    En definitiva, tal vez lo ideal es una TV pública verdadera neutral, pero es un objetivo poco creíble, habida cuenta lo que hemos estado viendo durante años. Así pues, la solución última quizá es la privatización, pero, cuando menos, se pueden tomar algunas medidas contra la tendenciosidad descarada, que incluso expulsa a uno de los suyos cuando no es suficientemente adicto.

  7. Robespierre
    Robespierre Dice:

    Yo no veo la tele pero mucho me temo que, como dice el comentarista que me precede, todas las publicas sean instrumentos de propaganda mas o menos descarados al servicio de unos pocos pero pagados por todos. La pregunta es si no seria mejor que cada cual se pagase la tele que quiere, los partidos politicos las suyas pero, como dice juan, con las cuotas de los afiliados por favor, y yo me pago una tipo BBC como Elisa, pero preferiblemente via tasas.

  8. María V.
    María V. Dice:

    Creo que privatizar tve o telemadrid sería un error. No hay más que ver la baja calidad de las televisiones privadas en España y, en general, en toda Europa: ¡lo único que venden es morbo y cotilleo! 

    Para evitar manipulaciones la gente debería ver, leer y oir varios medios. Es la única solución porque la objetividad no existe.

  9. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con Juan, Curro y Elisa y radicalmente en contra de Francisco. No veo por ningún lado que el sistema de dirección y administración de RTVE sea mejor. Ni tiene RTVE una mejor gestión que las autonómicas (salvo que a unos ERES y extinciones masivas de contratos pagadas por todos le llamemos “buena gestión”), ni el Consejo de Administración formado por representantes de los partidos políticos tiene posibilidad alguna de controlar la gestión del Director General, que es nombrado por el Gobierno, si no formalmente, sí en la práctica.

    Por otra parte, un medio de titularidad pública es imposible que sea neutral. Como tampoco lo será un medio de titularidad privada. Nadie es neutral, ni siquiera los muertos son neutrales. De lo que se trata es de si un medio es o no manipulador de la realidad. Una vez le oí decir a Miguel Ángel Aguilar que un hecho pierde su naturaleza en cuanto es tratado por un medio de comunicación y se convierte en algo diferente. Esto es un hecho incontestable.

    En mi opinión, en la consideración de los medios de comunicación hercianos como un servicio público radica la raíz del problema. Nadie considera la basura como un servicio público, lo que es un servicio público (y es muy discutible) el la recogida, tratamiento y reciclaje de la basura. Si tiene que hacer canales de comunicación de titularidad pública deberían limitarse a tener un carácter institucional y, por supuesto, ser financiado con los impuestos ordinarios, nada de tasas especiales adicionales de las que no nos podemos escapar, aunque nos importe un pito lo que salga por el susodicho canal.

    El que quiera propaganda que se la pague y no me obliga a mí a hacerlo.

    Item más, si seguimos por este camino herrado (con o sin hache, como se quiera), veremos que más pronto que tarde a alguien se le ocurrirá que Internet es también un servicio público y los problemas de las actuales televisiones públicas será  una broma comparado con el futuro.

  10. Amy Puyol
    Amy Puyol Dice:

    No soy una figura històrico-política ni histórico-jurídica. Soy del presente. Y el presente hay que cambiarlo en lo posible. En ese sentido es muy bueno el post de Gómez de Mercado y bastante nihilistas y pobres las tesis maximalistas que aquí leo.

  11. Ariete
    Ariete Dice:

    Lo mejor es enemigo de lo bueno Ennecerus. Y la comprensión escrita una tarea pendiente en nuestro sistema educativo. Creo que nadie, ni yo, ni María, ni Elisa ni tampoco, me parece, Francisco, estamos contentos con TVE ni proclamamos su objetividad. Pero Telemadrid es mucho peor en su falta de objetividad. Y el nombramiento por consenso, aunque quizá no haya sido perfecto, es mucho mejor que el nombramiento de comisario político en Telemadrid. Hasta Espe reconoce que Telemadrid no es objetiva. No hagamos el juego a la falta de objetividad suprimiendo este debate por un maximalismo privatizador (¿También en las basuras?). Y conste que yo estoy en contra de las tv públicas pero mientras las haya habrá que debatir cómo mejorarlas. Además, este debate es muy útil porque antes de privatizarlas hay que demostrar si es imposible, o no, un tv pública objetiva.

  12. Hormigón
    Hormigón Dice:

    De acuerdo con Ariete. Y parece que UPYD ha seguido la idea de Francisco y ha propuesto la modificación de la Ley de Telemadrid en línea con su post (¿Se lo habrán leído?). De todas maneras me temo que la neutralidad no se va a conseguir, y que acabará siendo mejor privatizar, lo cual es hoy perfectamente posible (ya no se exige la gestión directa de terceros canales). Al menos que no suponga un coste para tod@s.

  13. Ramón Marcos
    Ramón Marcos Dice:

    Telemadrid es una televisión claramente tendenciosa y, excepto algún programa, una televisión de muy baja calidad. Algo hay qué hacer porque la situación no debería seguir así: un director general nombrado por la presidenta de la Comunidad de Madrid y un consejo de administracion copado por comisarios de los partidos políticos cuya función esencial en los hechos es defender las cuotas de pantalla de quienes les han nombrado y no garantizar el buen funcionamiento del Ente de Radio Televisión de Madrid y el cumplimineto de su condición de servicio público. El Grupo de UPyD en la Asamblea de Madrid se ha negado a nombrar a un “comisario político” en el Consejo de Administración y ha renunciado a la cuota que le correspondía. Además ha votado en contra del nombramiento de los otros, entre orras cosas porque era una votación a ciegas ya que ninguno de ellos pasa un control de idoneidad para saber si cumplen los mínimos requisitos para ejercer ese cargo. Por ello también ha presentado una Proposición de Ley que pretende que el presidente del Ente lo elija la Asamblea de Madrid por mayoría de dos tercios y que los miembros del Consejo de administración, previo control de idoneidad, los nombre la Asamblea, también por dos tercios, pero a propuesta del Presidente del Ente y no de los Grupos políticos (para tratar de evitar las cuotas). Esta reforma es necesaria, al menos hasta ver si Telemadrid puede cumplir su función de servicio público. Lo que no procede es seguir con una mala televisión gubernamental bajo la excusa de que lo que se quiere hacer es privatizarla. 

  14. Robespierre
    Robespierre Dice:

    Suoongo que por lo menos tendran cv de comisario politico..donde acrediten su vasallaje al partido por encima de cualquier otra cualificacion profesional. D. Ramon esperemos que la irrupcion de Upyd en el PArlamento regional sirva para agitar un poco las placidas aguas de la servidumbre y el clientelismo politico. No deje de informarnos que la gente de bien no sabe estas cosas.

  15. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    No veo televisión hace muchos años. En casa sólo la ve el servicio y muy poco porque son de S. Petersburgo y tienen más cultura que nosotros.
    Por lo que me cuentan (ellos sí ven Telemadrid, ETB y las aburridísimas francesas cuando subimos al IV Reich) la cosa no es tan grave y sólo se disgustan los enemigos de Esperanza a la que desde aquí deseo larga vida y que siga manteniendo ese gracejo y, last but not least, su handicap tan envidable.

    En relación al asunto, lo que sí conozco razonablemente es el estupendo negocio de –desde una televisión o radio privada–cooperar con el poder político al mantenimiento de la paz y concordia sociales para lo cual es imprescindible que quienes rigen nuestros destinos tengan un lugar preferente en nuestras parrillas y en nuestros corazones.

    Quiero decir con ello que no estoy seguro de que un sistema de licencias administrativas como pasaporte a la propiedad de un medio sea la mejor receta para tener una red de TV que no degrade a la sociedad y que no sea un negocio corrupto.

    Internet permite la difusión ilimitada y no requiere ni espectro ni hay motivo para más licencia que las leyes que regulen la comunicación pública.
    Este mismo blog (enhorabuena) con un buen soporte de streaming podría ser un excelente canal temático privado.
    ¿Cuál sería el problema?

  16. Nihil
    Nihil Dice:

    Me uno al planteamiento del autor del post y a la propuesta de UPYD. Telemadrid es insufriblemente tendenciosa, aunque TVE tampoco es neutral. Ya veremos cuando el PP llegue a la Moncloa. Porque hasta ahora tenían la excusa (inaceptable) del “y tú más”. ¿Tendremos ahora dos Nodos, nacional y regional, que compitan por demostrar lo bueno que es el PP?

  17. robespierre
    robespierre Dice:

    Pues a juzgar por lo que he leído esta mañana sobre la telecospedal de la Comunidad de Castilla-la Mancha, que según su nueva Presidenta es una Comunidad prácticamente en quiebra, ya podemos abandonar toda esperanza de que cambien las cosas cuando estos señores lleguen a la Moncloa vayan a hacer cosas diferentes de las que hacen en las autonomomías que acaban de “conquistar”. 

    • NIhil
      NIhil Dice:

      Efectivamente Robespierre. Está claro que da igual PP que PSOE, o viceversa. Cuando tienen una tele suya la explotan. Así pues me parece bien como propone el autor del post y UPyD que se intente objetivizar en la medida de lo posible, cambiando una normativa grosera. Pero me temo que no será suficiente. Que finalmente lo que habrá que hacer es privatizar. Sí, la privada no será aséptica, pero al menos no la pagaremos todos, y no pretenderán, encima, ser “objetivos”.

  18. Flipe
    Flipe Dice:

    ¿Pero tiene sentido la política de sillas vacías o es que los que la promueven no quieren que nadie más que ellos ocupe nada? Cuidado con algunos discursos que, en lugar de avanzar, nos retrotraen a la década de los treinta del siglo pasado.

  19. Abderramán
    Abderramán Dice:

    A mí me parece muy bien la propuesta de reformar TeleEspe, aunque sea para comprobar que una tv pública objetiva es como una prostituta virgen, imposible.

Los comentarios están desactivados.