No hay Derecho…

No hay derecho a que las Administraciones públicas (de todos los niveles y colores) actúen movidas por intereses partidistas y dejen de lado los verdaderos intereses de los ciudadanos. Porque estamos asistiendo, en los últimos años, al agotamiento de nuestra capacidad de asombro como juristas al ver actuaciones claramente contrarias a Derecho que los ciudadanos y las empresas tienen que cumplir porque, en aplicación del principio de presunción de legalidad, han de asumir la carga de recurrirlas ante los Tribunales para obtener la razón, después de un largo peregrinaje.

Resulta sencillamente increíble -pero lamentablemente es cierto- que los fondos inicialmente destinados al cumplimiento de una serie de compromisos contractuales sean desviados a otras atenciones, con preterición absoluta de los derechos que la Ley reconoce a los contratistas, poniendo en grave riesgo la subsistencia de buena parte de nuestras empresas. Y resulta inadmisible que se esté confundiendo, constantemente, la discrecionalidad administrativa con la mera arbitrariedad (proscrita por el artículo 9.3 de nuestra Constitución) al socaire, también, de esa presunción de legalidad que cubre la actuación de las Administraciones públicas.

No hay derecho a que buena parte de nuestra clase política ocupe cargos públicos con el único afán de medrar y alcanzar niveles de calidad de vida que, como simples particulares (o profesionales) no podrían alcanzar nunca. Porque es lamentable el espectáculo que están dando estos días quienes tienen que abandonar la poltrona que han estado ocupando desde hace años, y se resisten a  ello, por el pánico que les causa volver a  ser meros ciudadanos de a pie (esto es, sin coche oficial). Tampoco es de recibo la situación de nuestros parlamentarios cuya retribución y horas de trabajo no se corresponden, en absoluto, con su dedicación real a las tareas que tienen encomendadas. Y me refiero no sólo a los Diputados y Senadores de nuestras Cortes Generales (que parece que algo van a rectificar) sino a los cientos de parlamentarios de las Asambleas autonómicas cuya función real y su relación rendimiento/retribución cabe poner en tela de juicio. Porque mientras no se reformen estas instituciones y los propios partidos políticos, carece de sentido tener que hacer frente al gasto que suponen todos los parlamentarios, cuando a la  hora de la verdad todos ellos pulsan el botón de voto que les es ordenado por su partido. Bastaría con tener un representante de cada uno de los partidos con derecho a formar parte de los parlamentos asignándole el número de votos que le corresponde, lo que supondría un buen ahorro a las arcas públicas (mientras no exista libertad de voto de los parlamentarios).

No hay derecho a que no pueda conocerse el destino exacto de los fondos públicos (en el Gobierno, las Comunidades autónomas y los Ayuntamientos) porque, entonces, la función de los Tribunales de Cuentas y de la Intervención, o bien resulta absurda o bien es ineficaz. Y es que no alcanzo a entender que cuando se hace cargo del gobierno de una Comunidad (o de un Ayuntamiento) un partido político diferente al que ocupaba el poder, aparezcan incrementos muy notables del endeudamiento real o gastos no justificados. Tenemos derecho a una trasparencia total del gasto público, de la misma forma que Hacienda investiga y controla nuestros ingresos y pagos de impuestos, porque es con cargo a estos impuestos que se sufraga la mayor parte del gasto público.

Y no hay derecho a que para aprobar determinadas Leyes en el Congreso (y también en algunos parlamentos autonómicos) se “cambien” votos por otras concesiones políticas como si se tratase de simples cromos. Así salen las leyes que salen, entre otras, las de Presupuestos Generales del Estado, las denominadas leyes “omnibus” y otras tantas que, en sus disposiciones Adicionales, regulan cuestiones que nada tienen que ver ni con el nombre ni con el articulado de la Ley. Este es el caso reciente de la Ley 43/2010 del Servicio Postal Universal, en una de cuyas Adicionales se establecen medidas para las concesiones de autopistas. O sea, un auténtico despropósito que luego trae a los juristas de cabeza tratando de indagar el auténtico sentido de unas normas que carecen de la más mínima técnica legislativa.

Me uno, por todo lo expuesto (y por otros desatinos que quedan en el tintero), a buena parte de los mensajes lanzados por la plataforma 15-M -rechazo otros- sin perjuicio de que me siga preguntando quién es, realmente, el mensajero. En todo caso, creo que podemos cuestionarnos si, en nuestra sociedad actual, existe realmente el Derecho (al menos como nos lo enseñaron auténticos juristas) porque quienes se ocupan de dictar las normas parece que se saltaron algunas clases y andan ocupados en otros menesteres alejados del auténtico interés público.

8 comentarios
  1. robespierre
    robespierre Dice:

    Me parece muy iimportante lo que dice en este post, y se agradece la claridad sobre los problemas que tiene nuestra democracia, debidos en buena medida no a una catástrofe natural, sino a la bajísima calidad de nuestra clase política. Esto creo que es lo que quiere poner de relieve el movimiento 15M y por eso, me temo, leemos lo que leemos respecto a las manifestaciones en los medios de comunicación, que funcionan básicamente como voceros de los grandes partidos que los financian directa o indirectamente . El establishment jurídico-político está asustados, y no creo que sea por los zarandeos precisamente.. Es porque se están empezando a cantar las verdades del barquero, aunque sea en la calle. Muchas gracias D. Jose Luis, también por su valor al decir alto y en el blog lo que tantos juristas, especialmente los que se dedican al Derecho público, dicen bajo y en las cafeterías.

  2. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Coincido en todos los “No hay derecho” que expone Jose Luis parafraseando el nombre de nuestro blog. Y se me ocurren también algunos más, pero creo que estos que denuncia son muy importantes y están detrás del enorme malestar social que revelan las manifestaciones de estos días. La sensación de que una clase política y dirigente, del partido que sea, no solo es incapaz de sacar al país de la crisis sino que ni siquiera se identifica con los problemas y necesidades reales de los ciudadanos, unos porque están instalados cómodamente en sus sillones, y otros porque temen perderlos o están desesperados porque los han perdido es sencillamente desoladora. El espectáculo de estos días no puede ser menos edificante; unos y otros siguen instalados en sus cálculos electorales mezquinos y cortoplacistas mientras que todo va de mal en peor. El único atisbo de esperanza es precisamente la rebelión ciudadana y como bien dice Robespierre, no parece que haya entusiasmado a los medios ni mucho menos a los políticos que se acuerdan ahora de reivindicar un respeto al Estado de Derecho y a las instituciones que ellos mismos han pisoteado alegremente durante muchos años. ¿O no se acuerda ya el sr. Mas de su “rebeldía civil” ante las sentencias del TS sobre el castellano a la del TC sobre el Estatut? ¿Por qué se extraña y se escandaliza ahora de que la rebeldía civil le haya obligado a entrar en helicóptero en el Parlament? Y conste que no lo justifico. Solo intento explicarlo.

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    No creo que nadie discrepe del comentario de José Luis Villar. Ni siquiera aquellos que a diario lo perpetran están de acuerdo. Quisiera dejar constancia de un par de cosas que surgieron al leer tanto el artículo como los comentarios de Robespierre, un nick plagado de sensaciones, y de Elisa.

    1. La situación de la que se queja el profesor Villar es sistémica y creciente. No es un accidento o un fallo corregible. La abonamos cada día que aceptamos principios como la diferencia de armas y presunciones entre ciudadano y administraciones y en el fondo corresponde a la sacralización del estado que surge del espíritu sembrado por Robespierre (precisamente) del 87 al 94 (del siglo XVIII, claro)

    2. El alabado 15M y “democraciarealya.es”.

    Traigo el dominio a cuento porque como a muchos me ha llegado copia de la inscripción del dominio por parte de un jerezano ligado a diversos movimientos socialistas, a la junta andaluza y a una escisión de IU. El 3 de Marzo pasado.

    Es decir, algo nacido en Andalucía ni siquiera adquiere allí la menor relevancia y prende con fuerza Mediática, –infinitamente más que real– en Madrid (feudo PP), Valencia (PP) y Barcelona (CIU) con apoyo entusiasta de los medios que apoyan “como sea” al tandem que desgobierna.

    Los silencios son brutales y ayer se pudo comprobar en Neptuno comparando un movimiento de indignados absolutamente minoritario (la columna “Durruti” alcanzaba desde Neptuno a Banco de España sin siquiera alcanzar Cibeles) y, efectivamente, eran indignados con causa y pacíficos.

    También a finales de Marzo se llenó de Indignados Madrid alcanzando desde S. Bernardo Y Bilbao a Colón. Dos kilómetros abigarrados de Indignados contra los enjuagues con Etasuna sobre los cuales cayó el oprobio y el silencio por oponerse, desde los mismos medios que glosan a los protegidos de ayer, a la subida al poder de un partido que es literalmente un cliché Nacional-Socialista instrumento de asesinos probado en sentencia firme.

    Quiero decir con este apunte que no nos basta con percibir síntomas esporádicos porque la raíz sigue cada día más fuerte.

    Saludos y enhorabuena.

  4. Patricia Siguero de Unzúe
    Patricia Siguero de Unzúe Dice:

    Totalmente de acuerdo con el artículo de “No hay Derecho” de José Luis Villar. Porque a nosotros los ciudadanos de a pie se nos pide toda una serie de responsabilidades que tenemos que asumir si imcumplimos en el pago de impuestos, si omitimos determinadas diligencias que exijan la naturaleza de una obligación y que se correspondan a las circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar, y esto es justo si se aplica para todos igual, es decir también nuestro políticos tienen que ser consecuentes con sus obligaciones, pues ellos son los depositarios de los votos de confianza en las urnas que todos los ciudanos les han dado para gestionar nuestra nación. Por todo ello debe la clase política emplearse a fondo para así poder determinar, evitar y preveer el daño que puede causar sus deslices y que luego evidentemente repercute en la sociedad. Evitar que se produzcan los imcumplientos de las obligaciones contraídas por los políticos con la sociedad, que aunque se presuma de que la conducta humana es voluntaria si son la clase política los que incumplen que sean ellos los que prueben que ha sido sin culpa y demuestren que ha sido fortuito o por una fuerza mayor y esto último se me antoja para el actual gobierno de la nación.

  5. Montserrat Rodriguez
    Montserrat Rodriguez Dice:

    Sr. Villar Ezcurra,

    gracias por su post. Y si le sirve de algo : http://youtu.be/Zm9QBtR4iHc. Yo tampoco estoy de acuerdo con todo. Pero, sinceramente, me parece un buen principio. No sé si le servirá, pero detrás de este movimiento, hay, pese a quien pese, ciudadanos anónimos. Un cordial saludo.

    • José LUis Villar Ezcurra
      José LUis Villar Ezcurra Dice:

      Estimada Montserrat,gracias a tí por tu comentario y por el link que adjuntas (que me parece muy interesante). Realmente creo que detrás de los mensajes del 15-M hay muchas personas anónimas porque, de hecho, yo he sido hasta hace poco una de ellas hasta que tomé la decisión de ejercitar mi  derecho a opinar con nombre y apellidos. Y eso fue motivado, precisamente, porque no sabía -y sigo sin saber- quienes son, realmente, los que están detrás de este movimiento ya que me temo que hay de todo. Por eso resulta conveniente expresar el mensaje de forma personal sin tener en cuenta que pueden existir intereses espurios detrás de todo esto. Pero desde luego que con personas como tú o como quien habla en el video del link  por supuesto que me identifico. Un cordial saludo

  6. Montserrat Rodriguez
    Montserrat Rodriguez Dice:

    Estimado José Luis,
    no quiero pecar de ingenua, porque creo que no lo soy. Estoy convencida de que este movimiento es horizontal. Lo que hasta ahora se ha movido así lo ha demostrado. Yo también me he preguntado si hay intereses espurios detrás de todo esto, porque en un principio me parecío demasiado ‘power-flower’. Pero hoy por hoy, creo, y lo creo sinceramente porque, de lo contrario, no lo apoyaría, que es un movimiento sincero, aunque no tendré ningún reparo en dejar de apoyarlo, en el mismo instante en que perciba cierto ‘aborregamiento’. Como decía en mi anterior comentario, creo que es un buen principio. Creo también, y así lo he manifestado públicamente en varios foros del movimiento y en asambleas, que todos, absolutamente todos, tenemos mucha culpa de estar donde estamos ahora. Porque la pulcritud, la responsabilidad, el buen hacer, la honestidad, el esfuerzo y el trabajo bien hecho, que nos exigimos a nosotros mismos día a día, (es lo que yo pienso que hace la mayoría de la gente), deberíamos haberla exigido también a los administradores de este país. Y si no lo hicimos en los pasados años, porque todos pensamos que eramos ricos, no nos lamentemos ahora. Todos nos tenemos que esforzar en estos momentos superdifíciles, pero también creo que deben esforzarse más los que más se han beneficiado de aquello. Vamos a exigir separación de poderes, entre otras cosas y vamos a exigir responsabilidades al igual que se ha hecho en Islandia. Me parece, justo. Ya veremos en qué acaba todo esto. Un cordial saludo

  7. Patricia Siguero de Unzúe
    Patricia Siguero de Unzúe Dice:

    Estimada Montserrat, todo lo que dices está muy bien, pero yo te puedo decir que lo que empezó en la Puerta del Sol el 15 de mayo, siendo un movimiento pacífico que expresaba un malestar por la mala gestión de los políticos de nuestra nación, con el paso de los días convirtió Sol en una “cuadra”. Ir a Sol era respirar a “orines”, ir a Sol era “imposible” entrar en ninguna tienda… en fin esto es algo muy objetivo que no proclamo por proclamar, y  que también estoy de acuerdo con  el movimiento es en su raíz es cierto y tengo la certeza de que es totalmente honesto en sus objetivos y reivindicaciones, pero  se ha dejado de un lado intereses de otros ciudadanos como son  las personas que poseen comercios en Sol y que esto les ha costado unas pérdidas cuantiosas,¿ y ahora quién las va a resarcir?  (ajo y agua), a mi no me parece justo cuando se daña otros intereses que están igual de jodidos que todos los demás. En cuanto a la división de poderes, me dejas asombrada, es algo que ya existe: el ejecutivo, legislativo y el judicial, son independientes entre si. Otra cosa es que el ejecutivo (el gobierno de nuestra nación) esté actuando de una forma espurea y se este comportando como un gobierno totalitario y dictatorial, olvidando que si gobierna es gracias a un sistema que se llama democracia que es influjo de un modelo llamado monarquía parlamentaria. Reivindicar a los políticos y al actual gobierno para que gestionen conforme a UN ESTADO DE DERECHO DEMÓCRATA es lo que nos corresponde a todos los ciudadanos, depurar responsabilidades pero nunca sin causar daño colateral a otros  ciudadanos como son los comerciantes de Sol, que son tan INDIGNADOS COMO TODOS LO SOMOS, pero ellos tiene que aguantarse y seguir abriendo sus locales para poder comer… Recibe un cordial saludo.

Los comentarios están desactivados.