No a la desobediencia civil… pero a la de todos

Hemos oído últimamente las indignadas voces de nuestros próceres recordándonos el intolerable proceder del movimiento 15M, indignados y afines al acampar sin pedir autorización para la ocupación de espacio público recordándonos el intolerable perjuicio que se hace a los sufridos comerciantes de la céntrica Puerta del Sol de Madrid, y no digo ya el intolerable proceder de quienes sitian a los sufridos y dignos representantes democráticamente elegidos de manera que tienen que acceder a los Parlamentos regionales  literalmente por los aires. Y tienen toda la razón, no seré yo como jurista la que niegue que hay que respetar las reglas de juego, es decir, el Estado de Derecho. Esto incluye respetar a las instituciones, respetar el ordenamiento jurídico, cumplirlo y hacerlo cumplir. Lo que es lo contrario a la desobediencia civil o a declararse en rebeldía pura y dura.

Pero dicho esto, la siguiente reflexión es ¿no debemos hacerlo todos por igual? o yendo un poquito más allá ¿no deberían hacerlo nuestros  líderes y gobernantes en primer lugar? Me refiero a lo de respetar el Estado de Derecho. Por aquello de que -por decirlo de forma pedestre- se supone que entra dentro de su sueldo. Además se supone que también deberían hacerlo por una obligación ética, o de salvaguarda del interés general, o de mirar más allá del cortísimo plazo, o por deferencia con el esfuerzo invertido por una generación de españoles en construir el Estado de Derecho que hoy se desmonta tan alegremente… aunque de un poco de rubor hablar de estas cosas.

Y sin embargo pensemos un momento: ¿respetan nuestros políticos el Estado de Derecho siempre o al menos casi siempre?

Por poner un ejemplo cualquiera, el President de la Generalitat  catalana se ha declarado numerosas veces en rebeldía. No solo éste, varios anteriores, porque se ve que va en el cargo lo de no respetar las leyes o las sentencias que no les gustan. Para los flacos de memoria, que siempre los hay, algún recordatorio: el Tribunal Supremo ya se puede hartar de dictar sentencias (sí, acuérdense, son jurisprudencia, vinculan a todos, empezando por los poderes públicos) sobre la enseñanza del castellano en Cataluña, los heroicos padres pueden pleitear y pleitear que da lo mismo.

Dirán, pero si es una noticia del ABC. Si, la peculiaridad catalana se extiende a que los medios de comunicación catalanes o catalanistas, o nacionalistas, o simplemente endeudados no suelen sacar este tipo de noticias. Pero eso es otro tema del que no vamos a tratar (por ahora) aquí.

Para que no digan que me baso en noticias de prensa, pueden encontrar una de las sentencias aquí. Su lectura es bastante clara y no ofrece ninguna duda . Para mayor facilidad, transcribo el fallo:

Ha lugar al recurso de casación deducido por la representación de Doña Marisol contra la sentencia desestimatoria de fecha 19 de diciembre de 2008, dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Sección 5ª, en el recurso núm. 487/06 , deducido por aquella contra la Resolución de la Consejera de Educación de fecha 2 de mayo de 2006 que desestima las solicitudes presentadas por la actora en nombre de sus hijas, Leticia y Belén, estudiantes de 4º y 5º curso de Enseñanza Primaria en el Centro docente La Salle de Tarragona, respectivamente, de que el castellano sea reintroducido como lengua vehicular de forma proporcional y equitativa en relación al catalán en todos los cursos del ciclo de enseñanza obligatoria, y de que todas las comunicaciones, circulares y cualquier otra documentación, tanto oral como escrita, que les sean dirigidas por el centro escolar lo sean en castellano, lengua oficial en todo el territorio del Estado, la cual casamos y declaramos nula y sin valor ni efecto alguno.

Estimamos el recurso contencioso administrativo núm. 487/2006 interpuesto por la representación procesal de Doña Marisol deducido contra la resolución de la Consejería de Educación, de 2 de mayo de 2006, que desestimó las solicitudes presentadas por aquella en nombre de sus hijas, Leticia y Belén, estudiantes, respectivamente, de 4º y 5º curso de Enseñanza Primaria en el Centro docente Lasalle de Tarragona, para que la lengua castellana sea reintroducida como lengua vehicular de forma proporcional y equitativa en relación al catalán en todos los cursos del ciclo de enseñanza obligatoria, y para que todas las comunicaciones, circulares y cualquier otra documentación, tanto oral como escrita, que les sean dirigidas por el centro escolar lo sean en lengua castellana, lengua oficial en todo el territorio del Estado, porque la competencia en la materia corresponde a su titular, y estime las solicitudes en cuanto al reconocimiento de su derecho a recibir las comunicaciones, por parte de la Administración Educativa, en lengua castellana siempre que así lo solicite, que anulamos por no ser conforme con el Ordenamiento Jurídico y declaramos el derecho del recurrente a que el castellano se utilice también como lengua vehicular en el sistema educativo de la Comunidad Autónoma de Cataluña, y en consecuencia y para ello la Generalidad deberá adoptar cuantas medidas sean necesarias para adaptar su sistema de enseñanza a la nueva situación creada por la declaración de la sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional que considera también al castellano como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña junto con el catalán, y de igual modo declaramos el derecho del recurrente a que todas las comunicaciones, circulares y cualquier otra documentación tanto oral como escrita, que le sean dirigidas por el centro escolar lo sean también en castellano. No hacemos expresa condena en costas.”

¿Y que va a pasar entonces? Pues sí, lo han adivinado. No va a pasar nada, ya nos lo han explicado los consejeros de turno, en ese sentido da bastante igual que sean de este Gobierno o del anterior o del anterior. Ah, y al Gobierno “de España” (me encanta la coletilla en todos los anuncios institucionales, a alguna lumbrera le ha parecido que así se hace “país” más que con las instituciones)  no le “consta” que las sentencias se vayan a incumplir. A los que sí les consta es a los padres de los niños que siguen insistiendo porque se cumplan las normas en vigor en vez de tener que mandar a sus hijos a estudiar castellano en otra Comunidad Autónoma o en un colegio privado.

Otro ejemplo que viene del mismo sitio: la famosísima sentencia sobre el Estatut. Unos cuantos años de espera, el prestigio del TC dilapidado, la institución en estado de derribo… para que cuando sale al final la sentencia salgan los políticos diciendo que esto se arregla… pues incumpliendo la sentencia. Unos lo dicen más claramente, otros explican que la inconstitucionalidad del Estatut se arregla dictando otras leyes. Aquí reconozco que como jurista me pierdo un poco. Esto de modificar una Constitución por una ley se me escapa, aunque sin duda es por una limitación derivada de mi formación de Abogado del Estado (ya saben, nos enseñan cosas inútiles como que la Constitución es la norma básica del ordenamiento jurídico, y no se puede modificar por normas de rango inferior, y además la modificación hay que hacerla por las vías previstas en la propia Constitución). Claro que si fuera tertuliana seguro que no tenía ningún problema en entender este y otros misterios de nuestra vida política.

La propia renovación del Tribunal Constitucional dilatada hasta la saciedad porque los partidos políticos no se ponen de acuerdo en el reparto de cromos es otro ejemplo flagrante de desobediencia civil de nuestros representantes políticos, incluido el esperpento de la escenificación de las dimisiones de los Magistrados prorrogados para “forzar” a los partidos políticos a la renovación. Aunque no parece que les haya hecho mucha mella la presión, no me extraña a estas alturas ya tienen las conchas muy duras. Y si descendemos al triste caso de los Ayuntamientos de Bildu podemos hablar, si es que eso tiene algún significado, de la rebeldía o la desobediencia civil institucionalizada. Los propios Ayuntamientos convocan a los vecinos para que se manifiesten en contra de acatar las normas vigentes, me imagino que empezarán con las banderas y seguirán con la recogida de basuras, las tasas municipales o los autobuses.

Quizá después de todo lo de las acampadas “ilegales” no sea tan grave. O por el contrario, puede que sea gravísimo. Porque los políticos que se saltan las normas y las instituciones lo hacen porque tienen muchos votos detrás, y una vez que tienes los votos, que te echen un galgo. Pero en las acampadas y manifestaciones también hay mucha gente que puede creer lo mismo. Es decir, la justificación para saltarse el Estado de Derecho basado en el número de gente que te vota no está tan lejos de la justificación para saltárselo basándose en el número que se manifiesta en la calle.

16 comentarios
  1. Triboniano
    Triboniano Dice:

    Alegar la supuesta legitimación democrática para vulnerar el cumplimiento de las normas, aunque sea de un simple reglamento, y de las decisiones judiciales, es el gran fraude no tan inocente del Estado de Derecho. Si una mayoría de votantes quiere una cosa, lo que procede es cambiar las normas, pero no prescindir de ellas. Y si no se pueden cambiar (por razón del diseño constitucional) es quizá porque esa mayoría de votantes no representa entonces todos los intereses en juego que se valoraron a la hora de realizar ese diseño. A partir de reconocer ese hecho elemental, cualquier cambio implicaría, por elevación, modificar la propia Constitución, pero sólo si se tiene el consenso suficiente para ello. Todo lo demás es demagogia y comportamientos profundamente antidemocráticos.

  2. Ferinal
    Ferinal Dice:

    Fundamental que los políticos den ejemplo, sin duda, por los motivos claramente expuestos en el artículo, y muy bien ilustrados con ejemplos por desgracia reveladores de la triste situación en que nos encontramos.

    Necesario también que los ciudadanos cumplan con sus obligaciones, en particular los que quieren reprochar a los políticos que no cumplen con las suyas. Alguien dijo que predicar con el ejemplo no era la mejor manera de explicar algo, sino que era la única manera.

  3. Francisco Javier Garcia Vieira
    Francisco Javier Garcia Vieira Dice:

    El problema es que los cargos electos abusen de su legitimidad democratica para oponerla a la no menos democratica legitimidad de las Leyes.
    Pero, eso si, sin molestarse en cambiar dichas Leyes, ya que para eso quizas no alcancen sus apoyos, o el proceso sea largo, o sencillamente no merezca la pena ya que el objetivo se consigue igual.
    Los ciudadanos del comun, en cambio, desprovistos de esa legitimidad democratica, deben observar escrupulosamente las Leyes, so pena de enfrentarse a su regimen sancionador, ese del que estan excluidos los “democraticamente legitimados”

  4. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Efectivamente, como apuntan Triboniano y Francisco Garcia Vieira, el problema es que el Estado de Derecho y las normas que lo sustentan tienen también legitimidad democrática, puesto que se debaten y votan de conformidad con los procedimientos establecidos no menos democráticamente. En ese sentido la máxima expresión de nuestra democracia es la maltratada Constitución de 1978 que plasmó en su artículado los consensos políticos de la Transición a través de los representantes democráticamente elegidos a Cortes constituyentes y de los procedimientos en ella diseñados para aprobar las leyes ordinarias y orgánicas, modificar la Constitución, garantizar la separación de poderes.. Y como bien dicen los comentaristas, el problema es que a veces se tira por la calle de en medio porque no se tienen los votos necesarios para hacer las cosas respetando el Estado de Derecho.

  5. fénix de los ingenuos
    fénix de los ingenuos Dice:

    Y sin duda los ciudadanos tienen que cumplir las leyes faltaría más, pero en cuanto a lo de dar ejemplo ellos a sus representantes se me hace un poco raro, la verdad. ¿No debería ser a la inversa? No dirán que no hago honor a mi nombre. Por lo menos se supone que el sr. Mas y sus consejeros las deben de conocer mejor que los inmigrantes de Lavapiés.

  6. guillermo núñez
    guillermo núñez Dice:

    Totalmente de acuerdo con lo que dices Elisa. Para los que estudiamos y aplicamos el Derecho (y no te digo ya para los que tratamos de enseñarlo), las reiteradas vulneraciones al ordenamiento jurídico que proceden de los políticos son insoportables y un mal augurio con vistas al futuro. Tal vez no sería mala idea confeccionar un apartado del blog en el que los colaboradores pudiéramos reseñar los incumplimientos manifiestos procedentes en particular de los políticos que conociéramos por experiencia propia o por conocimiento de otras personas. Al menos así lograríamos que tales incumplimientos no quedaran en el olvido y que los mismos continúen socavando los fundamentos mismos del Estado de Derecho. Un abrazo.

  7. Ferinal
    Ferinal Dice:

    @ Fenix de los Ingenuos: cuando dices “en cuanto a lo de dar ejemplo ellos a sus representantes se me hace un poco raro, la verdad. ¿No debería ser a la inversa?” Por supuesto que con carácter general si – pero si un grupo de ciudadanos quiere armarse de superioridad moral y afear a la clase política sus (por desgracia, muchos) vicios e incumplimientos, debería tener una actuación moralmente superior, para no acabar en una caricatura que hace delante de todo el mundo lo mismo que critica, y que intenta defender que los incumplimientos de los demás son gravísimos y los propios están justificados (eso es lo que dice todo el mundo, siempre…).

    Luego, creo que los ciudadanos en general deberían dar ejemplo a los políticos – porque soy de la idea que los fundamentales para aprobar un examen son los alumnos, no los profesores, y los fundamentales para salvar una nación son los ciudadanos, no los políticos. Nadie conoce a los primeros ministros de países sin ventajas naturales y líderes en el mundo como Japón o Países Bajos – y los belgas ni tienen…

    Si los ciudadanos hacen fraude fiscal masivo (más de 20% de economía sumergida, millones de transacciones en que no se paga el IVA, fraudes en paro o PER); si los funcionarios no cumplen sus labores con el mismo rigor y exigencia (o más) que el sector privado que es el que les mantiene; si todos los ciudadanos quieren AVE, universidad, aeropuerto y fiestas populares a todo trapo aunque no sean sostenibles; si se trata de que acumulen deuda en la zona de uno y que la manta no tape los pies de otro sin pensar las consecuencias (y ahí están no solo los partidos nacionalistas tradicionales, sino los de Asturias, Aragón, Navarra, Cantabria, Canarias, Baleares…); si los particulares acumulan deuda y no quiere después ser responsables de ella y se limitan a echar la culpa (que su parte tienen, pero no toda) a los bancos, luego es difícil cambiar nada.

    Los “indignados” catalanes querían impedir (como se vio, con pésimos modos, a eso me refería por ejemplo cuando comentaba que los que dicen querer regenerar la política deberían dar ejemplo)  que CiU aprobase un 10% de recorte de gastos – cuando en realidad, para cumplir el objetivo de déficit, debería haber recortado un 20%. Si es el momento de tomar decisiones difíciles y reconocer que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, los ciudadanos deberían asumir su parte – pero como adolescentes en busca de fiesta permanente, reciben con abucheos al que dice que no se puede hacer ruido a esas horas de la madrugada y que ya está bien de beber.

    Con ese tipo de ejemplo ciudadano, solo podemos esperar lo peor de políticos cortoplacistas, que tienen como principal objetivo obtener el poder por el poder, y que gobiernan mirando todo el rato a las encuestas y a los medios – que, por cierto que sobrerrepresentan a esos movimientos ciudadanos (un aspecto más que debería hacerles ser conscientes de su responsabilidad colectiva y de la necesidad, como decía, de dar buen ejemplo – porque si es malo, como ya lo ha sido varias veces, va a hacer mucho daño colectivo, tipo “indignados de Lavapiés” y, en vez de la regeneración soñada que generó tantas adhesiones espontáneas, ese tipo de movimientos puede acabar horadando nuestro sistema democrático, que puede quedar sometido a eso tan español de hacerse cada uno sus normas…).

  8. elpobrecitolibrepensador
    elpobrecitolibrepensador Dice:

    Creo que Ferinal tiene un punto en lo que dice, aunque sigo pensando que la responsabilidad fundamental debería ser de la de los que gobiernan. Pero llegados a un punto en que como bien dice Ferinal aquí se gobierna para ganar unas elecciones prometiendo barra libre de AVES, Universidades, empresas públicas y lo que haga falta para todos con nulo rigor probablemente la ciudadanía tenga que hacer un ejercicio extraordinario de responsabilidad y de sentido de Estado para paliar la carencia total de ambas cualidades que exhiben nuestros políticos. Pero yo no puedo dejar de pensar, con el Fénix, que esto es el mundo al revés. Buena prueba de esto es que se hace más política seria en este blog sobre temas como la seguridad jurídica, la unidad de mercado, la reforma de la negociación colectiva, el gasto público, la reforma de las universidades -por mencionar solo alguno de los temas estrella- que en las sedes de los partidos políticos con toda su burocracia, fundaciones e instituciones.  Asusta un poco. Creo que necesitamos una sociedad civil fuerte, y en esto estamos, pero también líderes políticos fuertes y con las ideas claras. Y la verdad es que ni están ni se les espera.  

  9. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Mw parece muy buena idea lo que comenta GUillermo Nunez vamos a colgar un post denuncia a ver si se animan ustedes a ir colgando comentariosdenuncia.

  10. Lorena Moreno
    Lorena Moreno Dice:

    Elisa: No puedo estar más de acuerdo, Ley sí… pero para todos.
    Guillermo Núñez: Me parece una idea estupenda, tanto que sin estar el post-denuncia voy a colgar el primer comentario-denuncia.
     
    Un ejemplo de incumplimiento de la Ley con repercusión económica a todos los ciudadanos.
     
    Ley 24/2005, de 18 de noviembre, de reformas para el impulso a la productividad.
    Artículo 28. Acceso telemático a los Registros.
     
    “La manifestación de los libros del Registro deberá hacerse, si así se solicita, por medios telemáticos. Dicha manifestación implica el acceso telemático al contenido de los libros del Registro…”

  11. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Elisa:
    Te cito:
    ” la maltratada Constitución de 1978 que plasmó en su artículado los consensos políticos de la Transición a través de los representantes democráticamente elegidos a Cortes constituyentes …”
    ALTO AHI.
    La Constitución Española NO FUE ELABORADA POR UNAS CORTES ELEGIDAS COMO CORTES CONSTITUYENTES.
    Nada de eso; y quizá de ahí vienen TODOS nuestros problemas.
    Las Cortes fueron elegidas como CORTES ORDINARIAS… y luego ellas solitas, sin mandato del pueblo, elaboraron la Consittución. Y se vótó, y todo eso, sí; pero NO TUVIMOS CORTES CONSTITUYENTES. Muy gordo.
    NO HEMOS TENIDO ELECCIONES A CORTES CONSTITUYENTES DESDE LA REPUBLICA.
    Las cosas como son. Un abrazo.

  12. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Curro, siento el error si es como dices, pero esto no desvirtúa en absoluto lo que quiero argumentar.  Lo que sí he leído con mucha atención es el libro de Torcuato Fernandez Miranda “de la ley a la ley”. Como jurista, prefiero respetar las reglas de juego aunque sea para cambiarlas después desde dentro.

  13. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Elisa, tu argumentación en el artículo la comparto casi por completo.
    Lo que pasa es que cuando oigo a álguien hablar de las “Constituyentes” refiriéndose a aquéllas Cortes, que de constituyentes no tenían nada de nada, me vuelvo un poco Chuky.
    Toda la teoría de la Soberanía Popular de la Ilustración y de la Revolución Francesa, de los Padres de los Estados Unidos, y la mucho más antigua de la Escuela española de Derecho Natural y de Gentes (la leyenda negra nos impide gloriarnos de ella) por el suelo. ¡El titular de la soberanía es EL PUEBLO, y solo por un ACTO EXPRESO puede delegarla!
    Hacer una Constuitución NUEVA es ejercer el poder constituyente. Y ese es SOLO del pueblo. No de unos políticos, ni siquiera del Rey. Del Pueblo.
    Claro que el franquismo tenía que ser sucedido por una Democracia. Evidente para todo el mundo. Incluso para el camisa vieja (Primera Línea) de Falange Española Fernández Miranda. Pero se podía haber hecho DEMOCRATICAMENTE, esto es, pidiendo al pueblo LA VENIA para ejercer el poder constituyente. No como se hizo.
    Hacer ese cambio como se hizo, guisándolo de espaldas al pueblo, por unas Cortes ORDINARIAS… y luego presentar al pueblo lo hecho para que lo bendijera (¿acaso iba a ganar el no? ) de ahí vienen nuestros males.
    De ahí por ejemplo las autonomías. De ahí el aborto.
    No da lo mismo. Igual hasta me animo y preparo un artículo (suicida, naturalmente) sobre el particular.
    El único que se atrevió entonces a denunciar lo que estaba pasando fue Don Eustaquio Galán, Catedrático de Filosofía del Derecho de la Complutense. Todos se rieron de él, pero NADIE le pudo argumentar en contra. Se murió; pero no se calló. Dios se lo tenga en cuenta.
    Por ejemplo; Cuando el Rey promulgó la Constitución del 78, ¿con qué autoridad lo hizo? ¿Con qué autoridad dijo el Rey: “mando cumplir esta Constitución”?
    a) Con la de la propia Constitución que estaba promulgando, dificilillo lo veo, porque aún no había nacido al Derecho.
    b) Con la autoridad que como Rey tenía por las Leyes Fundamentales y por la Ley para la Reforma Política, pues también muy difícil. Un Rey “franquista” no podía COMO TAL cargarse todo el franquismo.
    c) Con su autoridad dinástica… ¡pero si vivía su padre, y aún no había abdicado! Aparte que vaya autoridad democrática… una cuestión familiar.
    De ahí que lo normal, en un sistema democrático, es que sean LAS PROPIAS CORTES CONSTITUYENTES las que promulgan las constituciones. 
    Ojo, que yo acato la Constitución, a ver qué voy a hacer. Y ojalá se cumpliera. Pero otra cosa es que su gestación me parezca correcta.

    Me gustaría que álguien me aclarara estas y otras cosas. Pero bien pensado, no me atrevo a abrir mucho el pico.
    No sea que me lo partan.
    Que yo no soy un nacionalista que pueda decir libremente lo que le venga en gana, insultar a España, al rey, incumplir las leyes, y tan tranquilo a su casa a que le aplaudan.
    No; tengo la desgracia de ser, sencillamente, un español del Siglo XXI que incluso algunos ratos hasta lee la Historia de su Nación y se emociona.
    ¡Un abrazo y gracias por lo que escribes!

  14. jj
    jj Dice:

    Sr. Arriola, a ver si se anima usted a escribir artículos, aunque bien visto este comentario suyo de hoy es un artículo en toda regla.

    Casi en todo de acuerdo con lo que usted dice (y mucho piensan, y dicen… en voz baja). Yo creo que no solo Eustaquio Galán, sino otras personas pensaban  cosas si no iguales, parecidas… Ahí están escritos de Fdez. de la Mora, de Álvaro D’Ors, Fueyo, Silva Muñoz…

    Una objeción, marginal por otro lado: cuando se promulgó la CE78, Don Juan ya había abdicado. La renuncia fue en mayo de 1977, siendo DGRN el Sr. Martínez Gil, que asistió al acto.

    Un placer leerle siempre. Hoy menos parco que otros días!!

  15. LILI
    LILI Dice:

    Sra. Elisa de la Nuez, que yo tengo entendidfo ( desde mi ignorancia posiblemente) que un los decretos-ley, no se debaten, sino que conllevan simplemente un procedimiento de convalidación por el parlament, que es POSTERIOR, RÁPIDO ( con lo que el debate és inexistente) Y FORMAL, OSEA QUE SEGÚN MI MODESTA OPINION LA LEGITIMIDAD DEMOCRÁTICA DE LAS NORMAS ( des de que el PP está en el Desgobierno) NO EXISTE EN LA PRÁCTICA. 

    Usted , toda una abogada de este Pseudoestado, me podria ilustrar con ejemplos prácticos que normas de las dictadas hasta ahora por el PP tienen legitimidad democrática.
    Y no me diga que en pocos meses hay una situación de extrema urgencia para que hayan sifo elaborados 22 o 23 o 24 decretos-ley.
    Ahora miso España ha de doler mucho a los DEMOCRATAS DE VERDA, supongo que a los legalistas a secas no les duele tanto.
    Saludos

Trackbacks y pingbacks

  1. […] de turno que se pasan las sentencias judiciales por aquello que no se puede decir, ni suena. Lo explica mejor una abogada del Estado, desde luego. Compartir […]

Los comentarios están desactivados.