SGAE-gate. Licencia para atizar

Leyendo recientemente el interesante “The Conviction of Richard Nixon: The Untold Story of the Frost/Nixon Interviews“, me resultó muy apropiada una reflexión que su autor, James Reston, Jr., dejaba en su capítulo de conclusiones. Decía el escritor y periodista norteamericano que la única herencia política verdaderamente apreciable que había dejado el ex presidente republicano tras seis años de mandato era que a cualquier escándalo o trama política corrupta a partir de entonces se la solía denominar en el mundillo periodístico con el sufijo “-gate”.

Así pues, desde el 1 de julio en España, muy lamentablemente, tenemos nuestro SGAE-gate. Como ya es sabido por todos, ese día la Guardia Civil entró en el Palacio Longoria, sede de la Sociedad General de Autores y Editores, para realizar una serie de detenciones de las que hasta ocho altos cargos relacionados con la entidad de gestión de derechos de propiedad intelectual han resultado imputados por delitos de apropiación indebida y administración fraudulenta. Al entonces Presidente del Consejo de Dirección, Eduardo Teddy Bautista, se le imputa además un delito societario, aunque de todos ellos ha quedado en libertad con cargos. El pasado 12 de julio, Bautista presentó su renuncia a seguir encabezando la entidad, que queda de momento en manos de una comisión rectora y de un, llamémosle, experto independiente.

Aunque conocida ya por todos, la trama deriva de la constitución, con la llegada de la era digital, de la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE), plenamente financiada por la SGAE y gestionada en su mayor parte por la sociedad Microgénesis, que se dedicó en su actividad a subcontratar y realizar encargos, con entrega de fondos y contratos falsos de por medio, a otras sociedades en las que figuraban en su accionariado y altos cargos personas vinculadas personalmente con José Luis Rodríguez Neri, director de gestión de la información de la SGAE, director general de la SDAE y director general de Microgénesis hasta 2003. Neri ha sido hasta ahora el mayor damnificado de las actuaciones en las que está al frente el juez Ruz, habiendo tenido que pagar una fianza por su libertad de 300.000 €.

Hasta aquí los hechos conocidos por el momento de esta truculenta historia. La segunda lectura, sino la primera, saldrá una vez más del poso que todo esto deja para la imagen de SGAE y, por extensión, para todos los titulares de derechos y la estructura actual de la propiedad intelectual en España. No será la labor de este post el volver sobre la necesidad de reformar la ley de base de manera urgente, pues es un hecho ya denunciado en este mismo foro y por quien aquí firma.

Sí me gustaría sin embargo invitar a que hagamos una reflexión, una vez el paso de los días ha sosegado un poco nuestros ánimos, sobre quiénes son los verdaderos damnificados de este SGAE-gate.

Más allá de los ya irreparables y reiterados daños de imagen, los primeros afectados patrimonialmente hablando con toda esta corruptela no son otros que los autores y titulares de derechos de autor. Son ellos, y solo ellos, quienes con esta desviación y malversación de fondos ven menoscabados sus ingresos por el reparto de derechos. La sociedad que gestiona sus derechos y el dinero que percibe por ellos ha estado haciendo, simple y llanamente, lo que no debía con esas recaudaciones.

El ciudadano de a pie, que no tiene desde luego que soportar ningún tipo de delincuencia, habrá abonado una serie de cantidades en concepto de derechos de autor en consonancia con el uso y el consumo que haya realizado de obras protegidas, independientemente de lo que luego quien gestiona esos derechos, SGAE, haya hecho con los fondos recaudados.

No caigamos por tanto ahora, bajo esa patente de corso que se nos abre ante nuestros ojos, y que no es sino una licencia para atizar aún más fuerte al mono de goma, en identificar a los damnificados con los culpables. Que no veamos a Sabina, en fin, como “ese que encima es de la SGAE” sino como “ese al que la SGAE ha estado estafando tanto tiempo”.

Acordémonos de lo que tan bien describió el gran W.H. Auden en su “Canción de cuna y otros poemas”. La confusión de la muchedumbre. “Pero, objeto de zarpazos y chismorreos, /
por parte de la promiscua multitud / transformados por ardid de los editores / 
en hechizos para confundir a la muchedumbre /
todas las palabras como Paz y Amor,
/ todo discurso afirmativo y cuerdo,
 / había sido mancillado, profanado, degradado
 / hasta tornarse horrendo chirrido mecánico”.

La muchedumbre en este caso somos nosotros. Tratemos de no confundirnos. Estamos hablando de una empresa privada, con su cúpula ejecutiva, que remunera a sus socios como primer fin social por sus creaciones artísticas y que recauda de aquellos que hacen uno y disfrute de tales creaciones. Recordemos, cuando nos quema la punta de la lengua exigiendo mayor control ministerial sobre estas entidades, que estamos ante una entidad privada donde algunos de sus directivos han cometido presuntamente actos delictivos.

Que se les juzgue como tal, a ellos individualmente, y se les sustituya de inmediato de sus cargos. Y sigamos adelante que, hasta donde sabemos, Bautista y los suyos no mataron a Kennedy.

P.S: No puedo terminar este post sin hacer mención, pues es también de suma actualidad, a la votación en el Congreso, a iniciativa del Partido Popular y respaldada por todos los grupos políticos, de la supresión del canon digital. Hoy por hoy, aún, sin propuesta alternativa ninguna para remunerar a los titulares de derecho por el menoscabo de las copias privadas.

¿O es que la copia privada va a dejar de ser en sí misma lícita? Es decir, ¿ya no podremos grabarle un disco a nuestra chica?

Cuidado con tratar de matar las moscas a cañonazos. Esforcémonos en revisar antes de suprimir.

P.S. 2: No cerraremos por vacaciones y seguiremos informando en verano. Que lo pasen ustedes bien.

6 comentarios
  1. jj
    jj Dice:

    Una pregunta al autor.

    Dice el post: “No caigamos por tanto ahora, bajo esa patente de corso que se nos abre ante nuestros ojos, y que no es sino una licencia para atizar aún más fuerte al mono de goma, en identificar a los damnificados con los culpables.”

    ¿No cree el autor del post que los damnificados tienen alguna responsabilidad (o algún mérito) en haber elegido a unos gestores y no a otros? ¿O en no haberse movilizado antes para censurar su gestión?

    • Pedro Letai
      Pedro Letai Dice:

      Muchas gracias JJ por leer el post. No te falta razón, aunque como bien apunta Elisa el sistema electoral de SGAE es, más que de listas cerradas, diabólico. De todos modos, por citarte un ejemplo cercano, yo cuando veo a Berlusconi en la tele tiendo a pensar más “pobres italianos” que “que se aguanten, se lo tienen merecido“. Un saludo.

    • un art. que me mandan desde Wellesley y me piden que difunda...
      un art. que me mandan desde Wellesley y me piden que difunda... Dice:

      Gracias a ti, Pedro. Los italianos como los españoles nos tenemos merecido el Pte. del Gobierno que tenemos. Por supuesto que los sistemas de elección de cargos pueden ser imperfectos, pero alguna responsabilidad tendrán los representados, digo yo. Leo también a este respecto cómo se elige el Pte del CGN. Un sistema malo, que hay que cambiar. Pero con ese sistema, si los notarios de base eligieran a otros decanos, esos decanos podrían elegir otro Pte del CGN. Dicho de otro modo, el sistema será incorrecto, pero los notarios de base, dándose cuenta de ello, podrían reaccionar, bien ejerciendo su voto de otro modo, bien instando la modificación del sistema de elección. Creo que ya lo están haciendo. Pues a ver si en la SGAE se ponen las pilas.

  2. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Enhorabuena por el post, Pedro, es de lo mejor que he leído porque como bien dices en este tema ha habido mucho ruido y poca sensatez y rigor. Y efectivamente la coletilla de suprimamos el canon pero sin alternativas se las trae. Digno final de una legislatura disparatada.  
    JJ, no sé si has visto el sistema de elección de la SGAE/SDAE, resulta que no todos los votos valen igual. Yo como jurista no sabía que se podían montar asociaciones tan “chiringuitos” pero hete aquí que parece que sí, con los resultados que pueden verse. Total, que la oposición -todo esto por lo que he leído, pero Pedro lo sabrá mejor- lleva años clamando en el desierto porque no podía acceder a ningún cargo en la directiva y mucho menos ejercitar algún tipo de control. Ahora que todo se desmorona, nos enteramos de cosas como ésta, que permiten que al final exista una cúpula directiva que no responda frente a nadie, empezando por sus asociados. Pero esto a estas alturas ya no debería sorprendernos mucho ¿no? 

  3. jj
    jj Dice:

    Gracias, Elisa, por la aclaración. Un quilombo, como dicen en Argentina, esto de las interioridades de la SGAE. Pero yo creo  los representados tienen un punto de culpa, grande o pequeñito, de tener los representantes que tienen. O de no haber reaccionado antes…

  4. pacomarcos
    pacomarcos Dice:

    Templado y riguroso Pedro. Muy bueno el P.S. sobre copia privafa y canon, creo q en este punto el PP se está dejando llevar por el populismo….pero claro, si da votos…..

Los comentarios están desactivados.