¿”Stress test” para Comunidades Autónomas?

“Dadme un punto de apoyo, y moveré el mundo”. Esta frase se le atribuye tradicionalmente a Arquímedes de Siracusa (S.III a.C.), el conocido matemático, físico e ingeniero (entre otras muchas cosas). Muchas vueltas ha dado el mundo y muchas cosas han ocurrido para que ahora, emulando tímidamente al sabio, podamos decir “dadme una hoja de cálculo y moveré el mundo”.

Efectivamente, la publicación el viernes pasado de los resultados de las “Stress-Test” a las que fue sometido el sistema financiero dela U.E.en general, y del español en particular, con mayor detalle este último, hacen vaticinar una era en la que las hojas de cálculo, provistas de datos veraces, jugarán un papel crucial en muchos gabinetes y cancillerías europeas. La posibilidad que tiene este ingenio del software de clasificar de modo muy rápido, de manera ascendente o descendente un conjunto ordenado de datos, por uno de sus atributos o columnas, o combinación de varios hará las delicias de los decisores políticos.

Ahora, fuera de toda broma y huyendo de cualquier clave de humor que se me pueda achacar, en algo que no lo tiene dada la gravedad de la situación, ofreceré al lector un posible candidato u objeto de estudio a unas hipotéticas pero sumamente necesarias “Stress-Test”. No es otra idea que la de someter a nuestras Comunidades Autónomas, como sujeto activo que son en la creación, emisión, tenencia y cancelación de deuda pública en los mercados financieros. Sujeto activo, por cierto, que no tiene instancia superior conocida para una efectiva la rendición de cuentas. Sujeto activo, también sea dicho de paso, sometido constantemente al duro escrutinio de las agencias de calificación –no entraremos ahora en consideraciones acerca de estas empresas, aunque se merece un debate serio esta cuestión. Y por último, y así cerrar esta breve pero no exhaustiva lista, sujeto activo, que legítimamente se instituye como depositario de la soberanía política emanada dentro de su ámbito territorial cada cuatro años.

 Todo ello, no por un furibundo e inopinado ataque a estas instituciones constitucionalmente reconocidas que son las CC.AA., y que ciertamente han cumplido y cumplen con los deseos y necesidades especificas de los territorios que integran el Estado. No, nada de todo eso. Únicamente, se trata de someter a este colectivo a este “Stress-Test” por una serie de razones prácticas. Trataremos de enumerarlas:

 1)      Cuestión de escala. Recientemente además, en tal sentido se han pronunciado destacados dirigentes nacionalistas (“Hay que evitar que Europa nos intervenga” Entrevista a Josep A. Duran i Lleida en “La Vanguardia” 18-7-2011). Pues bien, estaría bien recordar que a tenor de lo publicado recientemente, que sólo el tamaño de la economía española ha evitado que esta haya sido intervenida todavía por los organismos financieros y proceder así a su rescate. El marasmo en la zona euro, dado este supuesto, sería colosal. En cambio, nuestras CC.AA., con su dimensión real, aisladamente consideradas, serían,  sin duda alguna, países ya intervenidos.

2)      Necesidad de transparencia. No parece bien resuelta la cuestión de la subrogación en todos los derechos y deberes de los candidatos electos a Presidente de CC.AA. de nuevo ingreso y así elegidos,. Con lo que posteriormente se encuentran en la contabilidad pública, ¿qué cabe hacer? ¿hasta donde alcanza la responsabilidad política de quienes marcharon y de los que ahora entran? ¿Es responsable la denuncia expresa de todo cuanto se encuentre sólo ante los medios?. Casos de este estilo serían el Sr. Mas y sus criterios y razones de recorte presupuestario habidos en Catalunya,  o bien, los últimos episodios de Castilla-La Mancha y el diálogo abierto entre las Sras. Cospedal y Salgado. No parece que den tranquilidad y confianza al sistema estos hechos.

3)      Credibilidad. El consejo de Política Económica y Fiscal fijado para el próximo 27 de julio, con la ministra Sra. Salgado al frente, donde creo que nos jugamos mucho como País creíble. Para ser creíble, cuando se trata de varios, todos han de manejar los explicar la misma versión. Y cuando la versión trata de números, todos han de aplicar y conocer las mismas magnitudes y sistemas de medida.

 Como puede observar el lector, no es cuestión de chanza ni chascarrillo. La situación es grave, y se está poniendo peor, aunque creyéramos que ya lo habíamos conocido todo. Es necesario un esfuerzo conjunto entre todos. Un último detalle: Arquímedes era griego. Para los amantes de las paradojas.

8 comentarios
  1. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Efectivamente, el problema con las CCAA es mucho más grave que con las Cajas, y creo que así lo ven también “los mercados”. De entrada, el que una Administración no tenga datos fiables sobre sus ingresos y sus gastos, y puedan oscilar sus deudas con proveedores en unos días, en cientos de miles o incluso millones de euros es inexplicable. Salvo, claro está, que que estemos en presencia de triquiñuelas y artimañas del tipo “no me emitas la factura todavía”  o “guardala en el cajón” o “a ver si te pago con otra cosa” mas propias de otras latitudes que la Administración pública de un país desarrollado. No me extraña que “los mercados” confundan a Castilla-la Mancha con Grecia.

  2. jj
    jj Dice:

    Y qué sucedería si hacen un stress test ad hoc y nos dicen que todo va bien?? Nos lo creemos?? Quién controla los datos que se suministran y los resultados obtenidos en test de estos? No han leído ustedes que en los test de la semana pasada el nivel de exigencia ha sido superior para los bancos españoles que para los italianos o alemanes?? Por qué no todos iguales?? Se quería despejar la sombra de duda sobre el sistema financiero español y no tanto sobre el de otros países que, sin embargo, tenían -tienen- bancos en situación muy complicada al margen de lo que hayan dicho los tests?

    No es nueva la tendencia de los políticos a mentir y a no hacer caso a los funcionarios cualificados, sean de los cuerpos de Intervención y auditoría estatales, sean los inspectores del Banco de España…

    En los bancos y cajas, si el regulador hubiera hecho bien su papel, los stress test acaso hubieran sobrado…

    Y mejor no hablar de las auditorías esas de Arthur Andersen y empresas parecidas que tras fiscalizar las cuentas de Enron y demás nos decían que todo estaba bien…

  3. Serafín Casamayor
    Serafín Casamayor Dice:

    Efectivamente Elisa, pienso que el tema de las CC.AA. es realmente grave, más que el de las cajas. No existe un FROB para las primeras, que ya se ha activado por cierto en las últimas horas para la CAM. Y es muy certera la puntualización que introduces, jj, sobre la veracidad de los datos que se puedan aportar al Stress-test de las CC.AA. por parte de sus responsables políticos. Pero ahi radica la diferencia entre algo necesitado de intervención o no, entre otros criterios, y que sus responsables políticos no pueden pasar por alto ni tomar a la ligera: cuando para recabar información necesaria y veraz, es preciso que un tercero ajeno y provisto de un mandato haya de ir a recopilarla y no baste con lo que sus responsables “declaren”. Pienso, y es una opinión muy personal, que ese es el punto de “dignidad política” que ha entrado en cuestión últimamente. Y que la clase política haría bien por luchar para convencer a la sociedad que ésta todavía existe, si es que existe. En otro caso, estariamos hablando de indignidad política con nefastas consecuencias, no sólo en las sedes de los partidos, sino también  con consecuencias sociales. La indignidad financiera, como se ha comprobado en la CAM, se resuelve dejando en la calle a toda la cúpula directiva. Nos queda por resolver ¿cómo depurar la indignidad política, caso de producirse en estos términos “defraudatorios”?  

  4. Robespierre
    Robespierre Dice:

    A mi lo que me parece tremendo es que ya no tengamos ni datos fiables efectivamente como dice jj lo que supone un plus de desconfianza hacia nuestros bancos e instituciones a la hora de pasar stress tests o lo que sea. Al final no se puede engañar todo el tiempo a todo el mundo sean los mercados o los ciudadanos.

  5. elpobrecitolibrepensador
    elpobrecitolibrepensador Dice:

    ¿Y que decir de la diferencia entre hacer una auditoría externa y una interna? Al parecer nadie se fía de las “internas”, es decir, en la práctica aunque existen un montón (al menos sobre el papel) de mecanismos de control interno hay que acabar llamando a unos auditores externos para ver como está el patio en una Administración u organismo público. El caso del Metro de Madrid y la empresa MINTRA es el último ejemplo por ahora. ¿Para qué pagamos entonces a un montón de funcionarios y empleados públicos que se supone que hacen auditorías rigurosas? ¿O es que ya las hacen al dictado de los políticos también?. 

  6. Flipe
    Flipe Dice:

    ¿Y a los Partidos políticos, incluyendo los “nuevos”, no habría que hacerles pruebas de estrés?

  7. jj
    jj Dice:

    Pobrecitolibrepensador, claro que los funcionarios son requeridos por los políticos para eso que dice usted,.. Sin ir más lejos, un importante Ayuntamiento tiene que saldar unas deudas con un importantísimo club de futbol. Se adjudicarán una serie de parcelas para saldar esas deudas. Pues bien, los funcionarios encargados de la valoración son requeridos una y otra vez para valorar a la baja, y más a la baja, esas parcelas, para que el club reciba así un mayor nº de parcelas…. Quien ostenta el cargo de internventor/a General del Ayto ha advertido que va a dimitir porque no consiente semejante trapisonda que perjudica los intereses municipales… ¿Lo hará? Creo que al final no… El pte del Club invitará al Palco a alguien, o a un crucerito por las Pitiusas, los funcionarios se la envainarán para que no les cesen de su puesto de libre designnación a otro donde ganen menos dinero… Y todo seguirá igual de mal… Legalidad aparente, corrupción total… Y nada nuevo bajo el sol…

    Luego llegará el stress test, o la auditoría de calidad, interna, o del tribunal de cuentas y dirá que todo va bien, y que se han respetado escrupulosamente los trámites legales…

  8. luface
    luface Dice:

    Apreciado Serafín,

    pienso que ha llegado la hora de rebobinar y apagar por una vez la música llorona de las CCAA que han dando la espalda a una administración central y que cada vez tiene las manos más atadas para actuar. Administración central también atada por la UE con sus pactos para paliar la crisis.

    Apagar también la canción del final del estado de bienestar inculcando la idea de que no hay que pagar a “esos vagos pensionistas y parados”.  Pasta hay por un tubo, sólo hay que acudir un día a cualquier mercado de valores y ver la cantidad de dinero que se mueve en las finanzas mundiales por los financieros.  Financieros que escapan de la recaudación fiscal de los estados que con empacho consentido de liberalismo, están aplicando políticas fiscales regresivas haciendo pagar al que menos tiene.

    Un saludo y ánimo con el blog. 

Los comentarios están desactivados.