No disparen contra el juez

(Transcripción del artículo que he publicado en el diario “El Mundo” el día 28 de julio de 2011).

 

El auto de procesamiento dictado contra tres destacados policías por el caso Faisán ha dado lugar en algunos foros a respuestas muy preocupantes, que implican cierto desconocimiento del correcto funcionamiento de un Estado de Derecho. Se critica duramente al juez Ruz por la incongruencia que supone imputar a los acusados un delito de colaboración con banda armada cuando resulta evidente que el chivatazo lo que pretendía era favorecer una negociación para la disolución de esa banda. ¿Cómo se puede hablar de colaboración con una organización -se dice- cuando lo que se busca es combatir sus fines de la manera más eficaz posible? La coda, como suele ser habitual, la constituye el argumento ad hominem: lo que busca el juez es notoriedad y satisfacer su ambición personal a costa de la Justicia.

Resulta muy duro ver a tres funcionarios, que han sacrificado muchos años de su vida al servicio de nuestra seguridad, en el banquillo de los acusados. Pero la cuestión es quién es el responsable de ello. ¿El juez? Me temo que no. Cuando se afirma como algo evidente que el chivatazo se produjo en el marco de una negociación política con la banda, ¿en qué se basan exactamente para alegar tal cosa? ¿En las declaraciones de los policías? ¿En las de su jefe, el entonces ministro Rubalcaba? Creo que todos estamos de acuerdo en que esos policías y ese ex ministro niegan esa supuesta evidencia con la misma firmeza con la que Camps niega que le hayan regalado trajes. Es muy comprensible no querer asumir riesgos innecesarios de cara a las próximas elecciones y, especialmente, de cara a dirigir el PSOE, pero de esa circunstancia no es responsable el juez. Tampoco de que, mientras Rubalcaba se resista a asumir su responsabilidad política, esos abnegados policías tengan muy mermadas sus posibilidades de defensa.

Mientras tal cosa no ocurra, todas esas alegaciones sobre el componente ideológico del tipo penal, que exigiría una supuesta intención de participar en los fines de la banda, o sobre la jurisprudencia que considera un fraude constitucional corregir la política interior del Gobierno mediante una acción penal, tendrán que esperar un momento mejor, quizá el del juicio oral y siempre que esos argumentos sean expresamente alegados. Entre tanto, no resulta de recibo criticar al juez por negarse a participar en un juego con dos barajas: invocar por un lado la negociación con la banda para exculpar a los funcionarios y negar a la vez esa negociación para exculpar al ex ministro y no comprometer sus opciones políticas.

Realmente, este caso es muy revelador de cómo funciona hoy la política en España. Con nulo respeto a los mecanismos del Estado de Derecho, la tendencia natural siempre es tirar por la calle de en medio, poniendo por encima del respeto a las formas y a la legalidad, no los intereses generales, sino los particulares de sus protagonistas o de sus partidos. Para luego, cuando algo sale mal, negarse a asumir sus responsabilidades políticas, con la esperanza de que éstas se liquiden a un nivel inferior, el de los funcionarios, ya sean, como en este caso, los policías procesados o, incluso, el juez al que tan torticeras intenciones se le imputan.

No nos dejemos engañar tan fácilmente por tanto voluntario dispuesto a hacer blanco fácil con Ruz, que está actuando como un juez y no como un político, y centrémonos en exigir responsabilidades a los políticos y, en este caso concreto, a la cúpula del Ministerio del Interior. Si sus intenciones eran tan dignas y tan loables, no debería haber ningún inconveniente en proclamarlas y asumirlas. Si, por el contrario, vistas ahora en retrospectiva, ya no lo parecen tanto, resulta lamentable que los funcionarios vayan a asumir una vez más las culpas de sus superiores, por muy brillantes que sean sus hojas de servicio. Pero, en cualquier caso, por favor, no deberían presumir que los ciudadanos somos tontos.

 

6 comentarios
  1. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    Para defender la independencia del juez con argumentos como los que tú empleas -especialmente los que apelan al Estado de Derecho y la separación de poderes- para impedir la manipulación política de un proceso penal, es para lo que debería estar entre otras cosas el CGPJ, con presencia mediática en donde hiciera falta y argumentación contundente frente a los bajos intereses de los partidos políticos, negándose a tolerar que cuando un juez dicte una resolución que no les conviene, es que busca notoriedad. Los jueces no pueden estar defendiéndose individualmente, pero hay cosas que debería decir el Consejo, incluso exigiendo rectificaciones y disculpas. ¿Lo hará?… 

  2. Nihil
    Nihil Dice:

    No lo hará porque nuestro CGPJ es un órgano politizado, en el que a sus vocales les interesará más Rubalcaba sí o no que el juez. O se cambia cómo funciona o nos podríamos ahorrar el CGPJ. En muchos países democráticos ni lo tienen ni les hace falta.

  3. Francisco García
    Francisco García Dice:

    Al igual que las TV públicas, el CGPJ precisa urgente reforma o, para lo que tenemos, podríamos amortizarlo.

  4. Alatriste
    Alatriste Dice:

    “Si sus intenciones eran tan dignas y tan loables, no debería haber ningún inconveniente en proclamarlas y asumirlas.” Imaginemos, sólo imaginemos porque no sabemos qué pasó, que el chivatazo hubiera sido para proteger a un infiltrado de la policia. ¿Habría inconveniente en proclamarlas y asumirlas?

  5. Robespierre
    Robespierre Dice:

    Yo no creo que los jueces renuncien tan facilmente al chollo de ser ministrillo en el CGPJ. Es una canonjia aunque eso si, requiere hacer favores a los politicos. Pero a cambio cuantos favores se pueden hacer a ai mismos ya los amigos!!

  6. Javier Oñate
    Javier Oñate Dice:

    No parece que los Consejos Generales se afanen en la defensa de sus colegiados. No hay más que ver lo que tardó el Consejo General de la Abogacía en interponer querella criminal contra Garzón por las escuchas de las conversaciones en la cárcel entre algunos acusados de la trama Gürtel y sus abogados.

Los comentarios están desactivados.