¿Por qué no existen líderes en España?

 

¿O tal vez un mero desiderátum cuando no un imposible categórico? ¿Por qué no existen líderes en nuestro país? Líderes en lo social, en lo económico, en lo cultural, en lo intelectual, en valores, y como no, en la política. Desde hace semanas asistimos a la liturgia enmascarada de una anodina precampaña electoral sin ideas, sin proclamas, sin seriedad. Todo es cálculo, estrategia miope de cara a ganar y gobernar. Se dice por activa y por pasiva que no hay programa, también que ya no se vota a los programas porque se sabe que no se cumplen y que el  ciudadano vota con las vísceras. Se vota como se vota y a quién se vota, a veces también contra.

Hoy más que nunca, en medio de la ciénaga de cuatro años de crisis y cuando no se avizora en el horizonte inmediato una salida clara y pronta, falta la energía de la acción, el coraje de la decisión, la valentía y arrogancia de atreverse a reformar lo que no funciona, es inoperativo e incluso insostenible.  Los dos grandes partidos se lanzan a la diatriba mediática, el minuto de gloria televisivo, la radio y alguna declaración en los periódicos, pero poco más. Se enfangan en videos absurdos e incluso insultantes para la inteligencia media, o que como tal había que considerar.  En la estulticia de la idiocia consentida para un electorado abúlico y sin demasiadas convicciones claras.

Esperpéntico y soez el espectáculo que la clase política está dando a propósito del anuncio de ETA. Hasta hace sólo unos días, el presidente del gobierno, Rajoy, Rubalcaba, Urkullu y muchos más, decían que el único anuncio que esperaban de ETA era el que anunciaba su disolución y entrega de armas. No ha hecho  ni lo uno ni lo otro y se lanzan en una carrera desenfrenada de hipocresía, medallas y cortejo a los abertzales henchidos estos  de soberbia y chulería. El mundo al revés, lágrimas en el atril público, fotos y reuniones no institucionales sino de una mesa de partidos que nada tiene que decidir y sí los gobiernos vascos y central y los parlamentos.  Hay prisa por todo y no hay ni la pausa de la conciencia, la dignidad, el recuerdo y el ir con la cautela y prudencia necesarias.  Incluso el lenguaje de los hasta ahora asesinos es unívoco y claro, cese definitivo de la violencia armada. Armada, no de otro tipo, pero en fin. No hay más ciego ni sordo que el que ve y oye y se empeña en no hacer ni lo uno ni lo otro.  Al menos la sensatez como casi siempre se queda en las palabras y discurso de Basagoiti.

Seguimos en la zozobra de la indiferencia y la espera sin hacer nada. Cruzados de brazos, de ánimos y de pensamiento. Desidia y cobardía moral. Esquizofrenia de ideas y ocurrencias propagandísticas sin seriedad ni rigor. No se puede engañar tanto tiempo a tantos, pero lo consentimos. Algunos hace mucho que hablaban de un ERE a la clase político. No se lo tomen a broma. Son un problema, así se perciben por la inmensa mayoría de la sociedad hartos de sus políticos, o al menos de una gran mayoría de ellos, profesionales del cargo y de la política. Políticos profesionales pero donde las aristas de la responsabilidad se pulen y disimulan. Hoy más que nunca hace falta liderazgo, público y político, privado y persona. Difícil, extremadamente difícil en este ruego ibérico desarbolado e inconsciente.

Somos una sociedad vacía, vaporosa en medio de una crisis de todo y total. Las sociedades de hoy se han relajado, somos simples peones de ajedrez de una partida marcada. Marcadas las cartas, marcados los tiempos, los discursos, las modas y los pensamientos, eso sí, cuando se piensa, se despierta y se critica. De lo contrario, pasividad y silencio. Relajamiento y autocomplacencia, ciega y espuria. El otro sólo me importa mientras lo necesito o mientras no me molesta. La capacidad de abstracción individual y social no tiene límites. Lo colectivo, lo común se relativiza, así nos lo hacen creer. No hay un rumbo cierto y seguro. Hay miedo al compromiso, a la búsqueda de la verdad, la simple y desnuda verdad. Nos asusta.

Hay una clara disociación entre lo privado y lo público, lo individual y lo institucional. Y la sociedad rehúye de jugar el papel al que está llamada ensimismada en su propia dejadez. ¿Quién la ha desmoralizado, quién marca las pautas? La política ha sido superada por el partidismo, también por la demagogia, el sectarismo y cierta radicalidad. Han hecho que no sea compatible ética y comportamiento político. La política es prisionera de sus dilemas inapetentes, su falta de hondura y rigor intelectual, de firmeza prudente, ayuna de reflexión, huérfana de ideas. Muertas las ideologías, derecha e izquierda, o más bien esta derecha a medio camino del autoacomplejamiento y el centro reformista o tal vez liberal y una izquierda disfrazada e irreconocible, no hacen más que huir de la moderación, de la pulcritud, del decoro y la responsabilidad. Es la sociedad postmoderna sin ideologías ni principios, o el hombre masa que se desvertebra asimismo. Y el espejo no es sino el mismo reflejo de la política en la sociedad indolente, pasiva, líquida y a la vez vaporosa de valores. ¡Los valores! Nadie alza su voz. ¿Para qué pensar libremente? Cuántas paradojas, las paradojas de la libertad del amigo y politólogo Pendás. ¿Dónde está el liderazgo? O tal vez ¿por qué buscarlo si nadie lo exige?

 

 

14 comentarios
  1. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Qué maravilla leer esto.
    La conclusión final es perfecta: en realidad es la sociedad actual el problema. Normal: ha prescindido de sus raíces auténticas, morales, firmes, hondísimas, y en su lugar ha pretendido nutrirse del hedonismo, del consumismo, del materialismo.
    Es un cadaver.
    No lo dudéis: el futuro del Derecho, nos guste o no, al menos en las próximas décadas, se va a llamar Sharia. La naturaleza aborrece el vacío, y si el Occidente Cristiano se suicida, ¿quién va a ocupar su lugar?

  2. Alfredo
    Alfredo Dice:

    Estimado Abel, con todo mi afecto.

    Líder carismático, lo fue Rodríguez Zapatero. Un completo inútil, por no decir otra cosa, pero carismático. Así nos ha ido.

    Aznar, por el contrario, no era, ni es, nada carismático. Pero fue eficaz.

    Creo que en España, en estos momentos, no necesitamos líderes, al menos en lo político, sino gestores eficaces: Tecnócratas.

    En mi opinión, tiene razón Curro: Europa no puede olvidarse de la “cultura”cristiana.

    Y digo “cultura” porque sirve y es eficaz para cristianos y no cristianos, creyentes y no creyentes.

    El cristianismo “sociológicamente” es un buen instrumento de organización social. Ha creado buenas estructuras sociales.

    No ha sido por casualidad que Europa y USA hayan sido los países más avanzados social, política y económicamente. Se ha debido, sin duda, a la cultura “judeo-cristiana”.

    Debemos retornar a nuestros orígenes.

    Buen fin de semana.

    • blogger
      blogger Dice:

      Quiz¡as te apetezca leer algo sobre la vida y milagros de José Luis Rodrguez Zapatero, lo escribí en mi blog.

      Disiento un poco sobre lo que dices, no necesitamos líderes, necesitamos buenos gestores. Creo que si que necesitamos líderes que sirvan para hacer fuerza frente al poder del FMI y de los mercados financieros. Por supuesto que buenos gestores son siempre necesarios, aunque sea para aplicar lo que les ordena el FMI, Merkell o Sarkozy. Para frenarlos es necesario un buen lider con carisma.
      Y si me permites disiento con lo que dices de Aznar. A nadie se le ocurre incluir a España en el Euro con la estructura productiva de nuestro país.

      Un economista en busca de justicia-social

    • Alfredo
      Alfredo Dice:

      Blogger.

      En el año 96, en conversaciones personales que mantuve con los máximos dirigentes empresariales y banqueros de España, veían imprescindible la entrada en el euro, aunque muy difícil de lograrlo, ya que se exigía un déficit del 3%, que se consideraba imposible conseguirlo en tan poco tiempo.

      Hoy sigo pensando que la entrada en el euro fue un acierto.

      Espero no tener que rectificar y darle la razón dentro de un año.  Ciertamente, hay que refinanciar en el 2012, 120.000 millones de euros. No sé cómo lo haremos, pero también en el 96 parecía imposible el objetivo del 3% de déficit y se logró. Hay que tener confianza en un gobierno fuerte.

  3. blogger
    blogger Dice:

    No hace mucho escribí en mi blog la necesidad de líderes sociales. Los movimientos de protestas, los mal llamados indignados, se han organizado siguiendo una estructura horizontal, que si bién no es incompatible con un liderazgo, puede sobrevivir sin él.
    Lo cierto es que el líder, no va a aparecer, de eso se encargan los medios de comunicación. Tendremos que seguir sufriendo a una clase política formada por individuos sin idea de la realidad, con sus orlas colgadas de algún despacho perteneciente a unas siglas políticas y que jamas ha visto la lúz en cualquier S.A.. Me gusta leer un poco sobre la vida de ciertos políticos del PSOE de renombre y calcular fechas de estudios, para los que lo tienen, trabajos realizados etc.  y es curioso, todos terminan sus carreras universitarias, algunos solo el COU, y entran de cabeza en su segunda carrera “la politica”. Muy pocos han pisado la empresa privada, muy pocos conocen la realidad.
    Tienen unos curriculums que no le garantizan ni el ser mileuristas.
    Un economista en busca de justicias social.

  4. Robespierre
    Robespierre Dice:

    Yo me apunto a lo de los cvs de los lideres politicos, a ver si nos los aduntan con las listas electorales aunque me imaginp que nos ibamos a llevar un buen susto, calculo que muchos solo habran pisado los pasillos de la sede como todo bagaje profesional. En cuanto a los estudios yo me conformaria con que leyesen de vez en cuando…

  5. veedor
    veedor Dice:

    ¿líderes?, ¿eso qué es?, ¿para qué sirve?, bromas al margen, la verdad es que el panorama es desolador no sólo en España sino en el mundo entero; no encuentro a nadie en estos momentos que pueda asumir ese rol, ¿Merkel quizás?.
    Es de suponer que un líder sería necesario para cambiar el rumbo que llevamos, pero ¿hay alguien que quiera cambiarlo de verdad?, no que diga de cambiarlo sino que desee cambiarlo, ¿alguien cree que los políticos tienen el menor afán de cambio? viven como marajás, así las cosas poco por no decir nada se puede esperar de ellos, y del resto de la sociedad, ¿permitirían esos políticos que les movieran la silla? buf, no creo que nadie se atreva so pena de que le caigan todas las penas del infierno.
    Así que eliminados los que no quieren y los que no les interesa enemistarse con el poder establecido, ¿qué queda? pues una “panda” de románticos idealistas con muchas ideas pero agobiados por mantrenerse a flote en medio de la situación actual como para emplearse a fondo en una labor que a buen seguro nadie agradecerá porque implicará sacrificios a un sociedad aborregada que sólo tiene derechos y más derechos a todo lo imaginable e inimaginable.
    Por tanto, ¿lider, quien, yo? ¡No hija no! que diría el gran Antonio Ozores

  6. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    En España hay gente que es líder por elección poular (los políticos…) Otros por nacimiento (la Familia Real). Y otros, por nupcias (lo que casan con el grupo anterior).
    Todos deben comportarse honestamente; y de los tres grupos citados, yo creo que el último es el más obligado a dar ejemplo. No les ha elegido el pueblo, sino sus consortes; y tampoco son líderes “desde la cuna”, como la Familia Real. Han aceptado ser líderes.
    De ahí que me entristezca sobremanera lo que leo sobre uno de estos consortes. Espero que las investigaciones en curso acaben dejando claro que todo es una falsedad, y que en realidad es digno del liderazgo que por vía conyugal ha conseguido. Estas cosas me ponen bastante triste.
     
    http://unoseis.wordpress.com/2011/01/26/urdangarin-6-millones-de-euros-sin-justificar/

  7. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Leí ayer el artículo y me gustó. Hoy he vuelto para comentarlo en parte.
    A lo mejor es inevitable la extinción de ese arquetipo de líder y es posible que esto sea reflejo de un cierto progreso o de madurez general. Ojalá, pero me temo que no.
    Las manadas en peligro necesitan y producen líderes carismáticos, las águilas planean solas sin el menor problema y, entre ambos extremos, los patos vuelan en formaciones en las que cualquiera hace el papel de líder con mucha naturalidad.
    Lo que parece más grave es la ausencia general de valores en las jefaturas (públicas y privadas).
    Hay indicios de que esto es inducido por el sistema de incentivos sociales, por los mecanismos de selección y, muy especialmente, por el ilimitado poder que los líderes se han ido otorgando con la consiguiente reducción de la autonomía del resto de nuestra organización.
    ¿El liderazgo se hace anónimo cuando la manada se globaliza?
    El fenómeno comienza a notarse de modo cotidiano desde finales de los años 70 en casi todas las culturas de occidente (las otras las conozco menos) e irá in crescendo a medida que esta crisis vaya dejando marcas en el alma colectiva y pidiendo luces a nuestra mente social.
    Supongo que todos podemos aventurar hipótesis causales o por lo menos relacionales.
    En mi caso percibí que algo había cambiado a finales de los 70 cuando despareció por edad uno de mis grandes jefes; P. McColough que cada vez que traía a su esposa en uno de los aviones de la compañía enviaba con su nota de gastos un cheque por el importe del trayecto.
    Tras jubilarse Peter, su sustituto, John, unos quince años más joven, nunca hubiera entendido aquel gesto ni sus sutilísimos efectos.
    A partir de entonces, de aquella percepción, los ejemplos cotidianos se nos fueron multiplicando a todos y en todas partes.
    Al final de este proceso todos los que alguna vez tuvieron fe terminan por verse afectados y, como estamos viendo, hablando en las gasolineras. Es otro de nuestros problemas graves.
    Enhorabuena por abordarlo.

  8. robespierre
    robespierre Dice:

    Desde luego esperar que la partitocracia produzca líderes de cualquier tipo es ciencia ficción. Y el problema es que ahora serían necesarios líderes de verdad, y no de los “prefabricados” por los partidos y su aparato propagandístico al grito de Presidente, Presidente! Ah, y de paso tampoco nos vendrían mal buenos gestores y buenos técnicos, y hasta gente que se lea de vez en cuando algún papel en vez de repetir consignas. 

  9. Cruz
    Cruz Dice:

    Enhorabuena por el post, es magnífico.
    ¿Líderes? Haberlos haylos, como las meigas. Pero no interesa en ninguna instancia que personas formadas, cualificadas, carismáticas y con una escala de valores sólida puedan despuntar. Cualquiera con potestad para formar equipo (ya sea en una empresa o en política o donde sea) buscará rodearse de mediocres para poder destacar, de inútiles para que sean cabezas de turco y de lelos que les bailen el agua. Es lo que tiene el país de la soberbia y la envidia, alimentando durante treinta años una masa borreguil que, como bien dice robespierre, sólo sabe repetir consignas. Y eso si no tiene que leerlas.

  10. Lector
    Lector Dice:

    Abel: felicitaciones por el post.
    Soy católico practicante y N-30 de la AGE. Compruebo a diario en mi trabajo que esforzarse y hacer las cosas bien es un demérito en mi profesión. Se valora y premia a quien miente, engaña y prevarica. Los que seguimos las normas y tenemos principios de actuación sólidos somos unos “rígidos” e “intolerantes”, incapaces de relacionarnos con los demás en una sociedad “flexible”. El mensaje del gobierno socialista es que hay que ser flexible, moldeable a cualquier situación, mutable según las circunstancias: por la mañana se sostiene una decisión y por la tarde se cambia (siempre a espaldas de la legalidad) si interesa al político de turno. Quien así obra es un buen gestor y un ejemplo que debemos seguir los “estrictos”.
    El problema no es que las cosas se hagan mal. La cuestión es que la prevaricación es un valor en alza.
     
    Saludos,

  11. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Lector, totalmente de acuerdo con usted. Sobre la situación de los directivos en la AGE (entendiendo por tal los funcionarios en puestos de nivel 30 o de libre designación) y sus díficiles relaciones con el poder político, publicaremos mañana un post. No obstante, mi opinión personal -basada en la experiencia- en que hay mucho funcionario que está más que dispuesto a “prevaricar” o por lo menos a hacer lo que le mandan sus jefes aún sabiendo que es ilegal o que no es correcto, o simplemente que es una cacicada.  Pero el problema es mucho mayor cuando los gestores no son funcionarios, y de esos hay muchísimos en empresas y organismos públicos de todo tipo que manejan el presupuesto como si fuera suyo para hacer todo tipo de favores, favores “políticos” pero también favores a si mismos y a sus amigos y conocidos,  Y encima tienen fama de “buenos gestores” porque como bien dice usted son “muy flexibles”. Y tanto que lo son, con el dinero de los contribuyentes. 

Los comentarios están desactivados.