Comparativa de programas electorales (VII) Las propuestas fiscales de Izquierda Unida

Dedicamos el comentario de hoy al programa fiscal de IU (puede verse en el siguiente link).

Contiene un gran número de propuestas, muchas más que PSOE y PP. Tampoco faltan las propuestas ambiguas o genéricas como era de esperar.

Las propuestas se estructuran con arreglo a varios criterios.

Un primer criterio apela a una reforma fiscal justa que permita situar el empleo por encima de todo y atender al déficit público. Este criterio sistematiza las propuestas por tributos. Veamos.

IRPF: Aquí IU actúa en coherencia con su ideología de izquierdas demandando una mayor progresividad. Proponen que las rentas del ahorro se integren en la base general, tributando a la escala general, como lo hacen los salarios.  Aquí hago un inciso. Hay que tener cuidado con penalizar el ahorro, pues podría frenar la inversión privada y con ello el empleo, que se supone que es el objetivo que guía a la reforma.

Proseguimos. Se proponen dos tramos nuevos en IRPF, con elevación de tipos para rentas altas (superiores a 60.000 euros). También prometen trasladar las deducciones a nivel de cuota, en lugar de base, que siempre resulta hacendísticamente más progresivo.

También proponen eliminar el denominado régimen de “impatriados” lo que merece un comentario. Se ha criticado mucho este régimen, más por desconocimiento que por rigor técnico. Es un régimen privilegiado para los no residentes que vienen a España a trabajar. Se les otorga un trato favorable, una tributación del 24%, cuando el resto de los mortales tributamos a tipos superiores. Se critica la desigualdad entre unos y otros pero se pierde de vista cuál fue la razón de ser de este incentivo. Se creó para captar “cerebros”, es decir, que grandes directivos extranjeros vinieran a trabajar a España a dirigir nuestras empresas para hacerlas crecer. Lamentablemente este régimen ha quedado limitado a los futbolistas, que es el único sector que capta talento extranjero. Somos una sociedad de pan y circo. Antes de suprimir el incentivo, deberíamos hacer una reflexión de por qué este incentivo no ha funcionado, por qué España no ha sido capaz de captar talento extranjero. Y por lo mismo, si queremos salir de esta crisis, deberíamos pensar en no penalizar a los más cualificados, a los que pueden guiarnos a la senda del crecimiento.

No comparto la propuesta de eliminar las ventajas de los planes de pensiones privados, máxime cuando no son tantas las ventajas (como dije ayer, a veces se torna en una fiscalidad perniciosa para contribuyentes de rentas bajas) y sobre todo cuando las pensiones públicas no están garantizadas en un futuro medio. Tampoco comparto limitar las declaraciones conjuntas pues no sé a qué se refiere ni a qué motivo responde, desde luego nada que ver con el empleo.

Lo de exonerar de la obligación de declarar con independencia del número de pagadores es algo que a primera vista parece justo pero que técnicamente no resulta coherente con el principio de capacidad económica. Pensemos en un contribuyente que cobra 21.000 euros y por tanto no declara. No declara porque vía retenciones se le detrae una cantidad que resultaría muy cercana a la que resultaría de declarar. Sin embargo, otro contribuyente que cobra 10.000 euros de un pagador y 11.000 euros de otro, si no declara, saldría favorecido respecto del primero, porque las retenciones de cada pagador serían muy inferiores a las del primero. Los dos pagadores son un problema, porque la menor retención genera lo que se conoce como ilusión fiscal (creemos cobrar más salario del realmente disponible). Pero lo de exonerar de la declaración no es la mejor solución pues además puede generar una gran bolsa de fraude.

Hay un punto en el que el subconsciente ha jugado una mala pasada al político. Dice el programa que “eliminarán, en su caso, las ventajas fiscales que tienen los y las diputadas”. Y digo yo, habrán querido decir que eliminarán en todo caso, ¿no?

Y para terminar con la parte de IRPF, proponen suprimir las ventajas fiscales de la Iglesia Católica. Aquí la izquierda, en un intento de coherencia, extiende la medida a otras confesiones religiosas. Pero si querían coherencia, debería haber incluido también a las fundaciones, asociaciones y ONGs ¿no? Creo que esto es un guiño al electorado laico más que una medida de estímulo del empleo.

Por lo que respecta a la reforma del Impuesto sobre Sociedades, se proponen varias medidas, dos concretas y varias ambiguas.

Por un lado se propone aumentar en 5 puntos el tipo de gravamen para las sociedades que den beneficios, en concreto para las que den un beneficio de más de un millón de euros. Y también proponen declarar no deducible el gasto de personal de trabajadores cuyo salario exceda de 90.000 euros. Francamente, creo que ambas medidas, más que estimular el empleo, impiden el crecimiento. Por un lado, se penaliza a las empresas rentables. Y por otro, se penaliza a la mano de obra cualificada. No entiendo nada.

Más ambiguas son las medidas de simplificación de deducciones (ver comentarios al post del PSOE), incentivar la cuota productiva, la cuota de estabilidad laboral, la cuota de jornada… ¿Y si resulta que son las empresas rentables antes penalizadas las que tienen una mayor cuota productiva, estabilidad laboral y cuota de jornada? Algún que otro pensador sufriría un cortocircuito mental.

Reforma del IVA. Ya se ha comentado el criterio de caja en el post del PP. Lo mismo que la necesidad de adecuación a los términos de la Directiva de cualquier medida nacional que quiera establecer un nuevo tipo reducido de IVA a algún producto no incluido en el anexo III.

Por fin un partido se atreve a meter tijera en materia de módulos. Aquí IU, valiente, propone limitar esta medida, que ha sido tradicionalmente uno de los sectores de mayor fraude fiscal. Enhorabuena por la medida.

Proponen también un impuesto de transacciones financieras, restaurar el impuesto sobre el patrimonio (o el futuro de grandes fortunas) y restablecer el impuesto sobre sucesiones. Comentamos el último pues los otros dos ya los hemos comentado en otros post. Respecto del impuesto sobre sucesiones, IU hace una pequeña trampa pues promete lo que no tiene. Sucesiones está cedido a las CCAA, quienes pueden bonificar las cuotas, con lo que mal podrán recuperar este impuesto sin invadir competencias autonómicas.

También se encarece el IBI (más no por favor) para viviendas vacías y se propone un paquete de medidas de fiscalidad verde.

Alguna crítica debemos dedicar a la propuesta de una tasa por pernocta en hoteles. Si lo que urge es estimular la economía, mejor sería no atacar uno de los pocos sectores que sigue dando beneficios en España, el turismo. Un encarecimiento de las pernoctas puede debilitar un sector que hoy funciona bien pero que está amenazado por una fuerte competencia de otros países mediterráneos.

Bien, si recapitulamos el primer bloque tenemos subidas del IRPF del ahorro, para las rentas salariales altas, para planes de pensiones, para impatriados cualificados, subidas fiscales a las sociedades rentables, limitaciones a la deducibilidad del gasto en sociedades por salarios altos, impuestos sobre transacciones financieras, patrimonio, sucesiones, tasas hoteleras… ¿cómo puede esto estar relacionado con el empleo? Casi mejor ser transparentes y reconocer que son subidas de impuestos progresivas y que juzgue el electorado.

En otro bloque, bajo el título de acabar con la economía sumergida y el fraude, se proponen algunas otras medidas fiscales.

Algunas son humo electoralista, muy bonitas en lo ideológico, pero poco concretas. Son las típicas propuestas como un nuevo plan de objetivos, una comisión especial en el Congreso…

Otras más concretas pretenden penalizar a las SICAV (ya comentadas en el post del PSOE).

Hay alguna que particularmente me parece poco seria: la de considerar hurto a efectos del Código Penal al fraude fiscal. Lo mismo que la de limitar la deducibilidad del gasto en IRPF, Sociedades e IVA de las facturas superiores a 1.000 euros pagadas en efectivo o documentos al portador. Qué barbaridad.

6 comentarios
  1. Rodrigo Tena Arregui
    Rodrigo Tena Arregui Dice:

    Creo que hay que dar la enhorabuena a Jorge por su magnífica serie comparativa en materia fiscal. No sólo explica brevemente las propuestas de cada partido en un tema tan fundamental sino que aporta un criterio crítico muy instructivo para todos lo que no somos expertos en la materia. En cuanto a éste de Izquierda Unida, aparte de ese “en su caso”, que a lo mejor se refiere simplemente a los diputados y diputadas que no son de IU, me parece interesante comentar el tema del Impuesto de Sucesiones.
    Aunque es cierto que la capacidad normativa al respecto está transferida a las CCAA, yo creo que este tema debería ser objeto de un debate nacional en campaña de elecciones generales. Entre otras cosa porque el que esté transferido, como tantas otras cosas transferidas de este país, me parece un disparate. Este debería ser un impuesto nacional y debería recuperarse para las sucesiones de padres a hijos aunque limitado a las grandes fortunas. Pero a las grandes fortunas de verdad, no al matrimonio con casa en la playa como pasaba antes. Aunque si, como se rumorea, las CCAA del PP lo van a recuperar tal como estaba, dada la grave situación fiscal que atravesamos, virgencita que me quede como estoy….

  2. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    No es fácil que IU ponga en práctica su programa; pero conviene analizarlo para conocerles mejor.
    Me llama la atención que no acaban de superar su atávico anticlericalismo; les ciega. Y es una lástima, porque así bastante gente se aleja (nos alejamos) de ellos.
    Buen ejemplo es lo de acabar con las “ventajas fiscales” de la Iglesia. Vale que lo extienden a las otras confesiones, pero ¿se puede uno parar ahí?
    La Iglesia, precisamente ella, no “otras confesiones”, le saca muchas castañas del fuego al Estado. Y nos ahorra a todos mucho dinero. Mucho.
    Por ejemplo… ¿Cuántas CARITAS funcionan en España? ¿Alguien conoce algo equivalente entre los musulmanes, los judíos, las iglesias proetstantes? Por favor, si lo conoce que lo diga, que lo divulgue, que buena falta hace. Porque en España cuando álguien tiene HAMBRE, resulta que el que le da de comer gratis se llama Cáritas. SIEMPRE. O si carece de ropa. O si… muchos otros casos.
    Y encima con buen gesto y con alegría, que eso (cuando estás hundido) te alimenta más que la misma comida. Porque te dan un poquito de lo que otros (IU incluída) te han quitado: DIGNIDAD HUMANA.

  3. adolfo
    adolfo Dice:

    Con todo respeto al autor, pero estos rollos me parecen infumables. Desgraciadamente, España ya no manda en España. Son nuestros acreedores, Bruselas, y dentro de poco los chinos, quienes cada vez mandan más en nuestro país, sobre todo si no podemos devolver la ingente deuda en sus vencimientos… El partido que llegue al poder, previsiblemente el PP, hará lo que le digan, al dictado de Bruselas, por lo que me importa muy poco su programa, que no van a poder cumplir. Por no hablar de la frase del señot Tierno Galván, que decía que los programas se hacían para no cumplirlos (es decir, para engañar a los ingenuos electores que se los creían). Pues eso.

  4. Sergio
    Sergio Dice:

    Proponen estimular el empleo desde el gobierno con inversión pública, de acuerdo con su ideología y para pagar la factura, aumentan la recaudación fiscal con las medidas que tan bien resumes.

  5. Egoitz Urizar
    Egoitz Urizar Dice:

    Solo un inciso en referente al tema de captación de cerebros extranjeros, como idea inicial podía estar bien pero lamentablemente como dices solo ha servido para traer futbolistas, entonces ¿porque seguir con este modelo, recortando en educación?, creo que es mas viable el tener una educación competente y valernos de nuestros propios cerebros, porque no se el motivo por el que se tiende a infravalorar lo que tenemos y darle mas importancia a lo que viene de fuera, si esos cerebros quieren venir a españa, que sea por que tengamos algo distinto que ofrecer por ejemplo un i+d+i competente y no porque se van a hacer mas ricos a nuestra costa, hoy en dia no hay ninguna empresa española en el top 100 en investigacion mundial.
     

  6. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Cualquier grupo que desee influenciar la opinión y el voto debe tener en cuenta que el factor predominante en más del 75% del electorado son los efectos instintivos y emocionales de cualquier propuesta, candidato o formación.

    Sólo en torno al 20 o 25% de los electores está abierto a cambios drásticos de voto por cuestiones de las que podríamos demoninar racionales o fruto de un proceso racional ilustrado.

    Incluso en una situación tan dramática como la que objetivamente se vive, el PP, –única tabla de salvación que sería racionalmente plausible–, no ha podido pasar de 11 millones de votos. 
    Los grandes partidos lo saben perfectamente porque cuentan con neorólogos, psiquiatras y profesionales capaces de convertir mensajes en emociones y actos reflejos.

Los comentarios están desactivados.