Mariano Rajoy: los momentos nos hacen grandes

Comparado con Zapatero, casi cualquiera podría parecer un hombre de Estado. Rajoy – con las mismas virtudes y defectos que le condujeron a las derrotas electorales de 2004 y 2008- aparece ahora como un estadista serio y solvente ante los ojos de casi toda la prensa y de buena parte de la sociedad española. Y es que, como decía Churchill, no somos grandes, son los momentos los que nos hacen grandes.

Numerosos periodistas y los miembros del PP que criticaron el dedazo de Aznar en 2003, o el talante timorato y la falta de liderazgo de Rajoy tras los fracasos electorales de 2004 y 2008, celebran hoy, alborozados, su altura moral y política.

¿Qué ha cambiado? Nada más que el triunfo. Unos cuantos votos de más convierten a un fracasado en un hombre de Estado. Y su apariencia en más atractiva. Como dice el Demóstenes de Clemenceau, “nunca se dejará de querer, de festejar a la personas cuando se tenga demasiado claramente necesidad de ellas”.

Por contra, “no habrá motivo más que para desahogarse en recriminaciones cuando el viento haya cambiado”. Este es el sino de quienes, tras haber conocido las mieles del poder y del triunfo, han de saborear luego la amargura de la derrota. Rubalcaba, quien hasta hace pocos meses nos parecía un político brillante y sagaz, poco menos que un Fouché, ya no nos cautiva. Ya ni siquiera nos parece que mueva las manos con su antigua habilidad de prestidigitador.

Pero más allá del hecho cierto del triunfo del PP, convendría preguntarse si esa victoria constituye una conquista personal de Rajoy. Afirmar tal cosa sería demasiado decir (ni el “aparato del partido” lo cree de verdad). Lo imperdonable es que, en esta situación, Rajoy hubiera perdido. Afortunadamente no ha sido así, pero esa victoria no puede inducir al espejismo de convertirlo, con palabras grandilocuentes, en un salvador. El tiempo confirmará o desmentirá su altura política. Ahora, casi todo está por hacer.

Decía Heidegger que cuanto más nos acercamos al peligro, tanto más se iluminan los caminos hacia lo que salva. En este sentido debemos agradecer a un incapaz como Zapatero, y a su nefasta política, el haber facilitado la ocasión propicia para que Rajoy haya, por fin, ganado. Ni a Fernando VII se las ponían tan fáciles, dicen los jugadores de billar.

Pena que la situación económica haya tenido que deteriorarse hasta tal punto que Rajoy, sin mojarse demasiado en casi nada, haya podido salir airoso. Si la categoría de un ganador se mide por la altura de sus rivales, muchos votantes del PP hubieran preferido un Nadal/Federer, o un Madrid/Barsa a un Rajoy/Rubalcaba en el contexto de una España desolada por la ruinosa política del PSOE.

La situación del país es tan grave que la victoria del PP ha sido recibida con esperanza. Mas no con entusiasmo. Algunos votantes y dirigentes del PP se interrogan discretamente sobre qué estarán haciendo mal para que, con la que está cayendo, sigan cosechando resultados tan escasos en el País Vasco o en Cataluña,

A Rajoy le toca ser Presidente en un momento histórico. Ha dicho que antepondrá el interés general a cualquier interés particular y que “contará con todos”. Si no se pone de perfil y afronta la situación con la valentía y el coraje que se requiere para enderezar el rumbo, España saldrá beneficiada en su conjunto.

Quiero pensar que, cuando Rajoy dice que “contará con todos”, ello no significa – como ha ocurrido otras veces- que pospondrá las reformas importantes con el pretexto de buscar consensos imposibles con sindicatos y demás partidos. Descafeinar las reformas y, por esa vía, contentar a ciertos intereses particulares es la mejor manera de traicionar el interés general.

Y como los partidos no tienen naturaleza sino historia, bueno será recordar aquí que los anteriores gobiernos del PP han hecho eso algunas veces. Dejaron reformas importantes sin hacer, pese a llevarlas en el programa electoral, unas veces porque al no concitar el consenso de terceros, les faltó el coraje de liderar tales reformas en solitario y hasta el final, aunque tenían mayoría absoluta (por ejemplo, la reforma laboral decretada en 2002 fue posteriormente descafeinada y desnaturalizada transigiendo en 7 de los 8 puntos que exigían los sindicatos tras su huelga general). En otras ocasiones, como en la del mal llamado Pacto de Estado por la Justicia (de los Sres. Michavila/López Aguilar), adulteraron el contenido y finalidad pretendida en su programa electoral en aras de un consenso con el PSOE cuyas consecuencias son hoy tan evidentes como deletéreas.

Me gustaría creer que Rajoy no transigirá sobre las cuestiones de principio ni dejará de hacer las reformas necesarias, ni edulcorará su contenido, posponiendo así los problemas que deben ser resueltos hoy. Un estadista verdadero acomete fríamente las tareas pendientes y las reformas que convienen al interés general sin pensar en el agradecimiento del pueblo o en el desgaste personal que la adopción de las mismas pueda suponerle. Aunque pierda popularidad. Porque, como decía Clemenceau, “cualquier hombre consagrado por entero a una gran causa no esperará nunca de la virtud ajena una recompensa que, por lo mismo que es una remuneración, no podría sino rebajarle ante sí mismo”.

16 comentarios
  1. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Juan José, escribes que
    “Me gustaría creer que Rajoy no transigirá sobre las cuestiones de principio”.
    Pierde cuidado. He entrado en la página del PP, y copio aquí su IDEARIO:
     
    El Partido Popular se define como una formación política de centro reformista al servicio de los intereses generales de España, que tiene a la persona como eje de su acción política y el progreso social como uno de sus objetivos.

    Con clara vocación europea e inspirado en los valores de la libertad, la democracia, la tolerancia y el humanismo cristiano de tradición occidental, defiende la dignidad del ser humano y los derechos y libertades que le son inherentes; propugna la democracia y el Estado de Derecho como base de la convivencia pluralista en libertad; promueve, dentro de una economía de mercado, la solidaridad territorial, la modernización y la cohesión social así como la igualdad de oportunidades y el protagonismo de la sociedad a través de la participación de los ciudadanos en la vida política; aboga por una comunidad internacional fundamentada en la paz y en el universal respeto de los derechos humanos. “
    Como verás. haga lo que haga Rajoy, esos “principios” están a salvo.

    • Francisco García Gómez de Mercado
      Francisco García Gómez de Mercado Dice:

      Perdón Curro, pero no entiendo porqué la plasmación de unos principios en estatutos significa que el líder del partido transija o no transija.
      A mí me parece buenísimo el artículo o “post” de Juan José.
      Esperemos que lo difícil de la situación haga que los actores, no especialmente destacados sino los que hay en este momento, actúen con prudencia y al mismo tiempo gran rigor.

  2. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Francisco, porque esos “principios” del “ideario” son sumamente etéreos e inconcretos. ¿Quién no está de acuerdo con el 90 % de ellos? No obligan a nada.
    Los citaba precisamente porque ponen de manifiesto que los “principios” del PP se respetan hagas lo que hagas, menos si eres Stalin o algo así… a muy poquísimo comprometen.
    En lo que escribí no hay asomo de crítica contra el post de Juan José, al que leo siempre con agrado.

  3. Fernando Rodríguez Prieto
    Fernando Rodríguez Prieto Dice:

    Enhorabuena por este magnífico post, que señala al principal desafío que tenemos. Hay mucho escepticismo sobre si Rajoy tiene el talante, energía y ambición necesarios para acometer todas las reformas que son tan necesarias, sin quedarse a medias. En realidad bastaría con que nombrase y luego apoyase a las personas necesarias para ello. ¿Será capaz?

  4. Juan José González
    Juan José González Dice:

    Gracias a los tres por los comentarios.

    Había entendido la ironía de Arriola. Pero creo que el PP sí va a intentar poner orden en materia económica, entre otras cosas porque Merkel no le va a dejar hacer otra cosa.

    Y también porque dentro del PP hay gente muy competente a la que Rajoy previsiblemente dejará trabajar. No sé si los nombrarán ministros o cargos inferiores pero hay grandes expertos que pueden aportar mucho. Tanto en temas presupuestarios (Elvira Rodríguez parece tener el presupuesto en la cabeza), como fiscales ( Montoro, Elorriaga, Baudilio Tomé y algunos más…). Y en política económica hay gente tan brillante como Luis de Guindos y varios más que llevan tiempo haciendo papeles… Ojalá Rajoy cuente con todos ellos (y con muchos más), sin excluir a los que, como Elorriaga, le criticaron en las vísperas del congreso de Valencia.

  5. EL GURÚ de Rahoy da todo el mérito del triunfo al paro y a los errores de Rubalcaba...
    EL GURÚ de Rahoy da todo el mérito del triunfo al paro y a los errores de Rubalcaba... Dice:

    http://www.elconfidencial.com/espana/2011/11/22/el-guru-de-rajoy-da-todo-el-merito-del-triunfo-al-paro-y-a-errores-de-rubalcaba-88174/

    Arriola, cerebro en la sombra de esa campaña, ha añadido que, desde 2008, se ha producido “una correlación inversa” entre el incremento del paro y el descenso de votantes socialistas: “Con la subida, iba bajando el voto”.

    Una correlación que hacía innecesario que el líder del PP gastase tiempo en temas controvertidos que le podían restar votos entre su electorado más moderado. Por ejemplo, en el tema de ETA o de Amaiur, asuntos que Rajoy ha obviado a lo largo de la campaña tanto en estas generales, como en las pasadas municipales. “No hay que hablar de lo que no hay que hablar”, ha explicado.

  6. VEEDOR
    VEEDOR Dice:

    Bueno, “soy un hombre de principios, pero si no les gustan tengo otros” que diría Groucho Marx.
    Coincido con el autor del artículo, Mariano Rajoy tiene un claro mandato a fin de que gobierne (más allá de empezar a decir si la ley electoral es justa o no, o si las circunscripciones alteran la proporcionalidad y la igualdad del voto, o si el método D’Hont o si… váyase a saber qué).
    Un candidato se supone tiene un programa y una idea de lo que hay que hacer y de lo que no hay que hacer, con independencia de que esté o no equivocado o de que de sus frutos.
    Y ese programa o ideas son las que se han votado y además con una mayoría que le permitirá llevarlo a cabo sin tener que realizar concesiones.
    Así las cosas, y para lo bueno y para lo malo o gobierna o que ni siquiera asuma la presidencia del gobiernono, no cabe hacer de gallego ni ponerse de perfil.

  7. robespierre
    robespierre Dice:

    Excelente post, Juan José. Ahora, que la estrategia de un partido político sea que el otro pierda por dejar España hecha unos zorros para así ganar por incomparecencia da mucho que pensar. Sobre los líderes de uno y otro partido y sobre la pobrísima opinión que tienen de su electorado. Claro que en el castigo llevan la penitencia, ahora van a tener que levantar ese mismo país cuyos 5 millones de parados les han llevado a ganar…Bien triste si uno lo piensa.

  8. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    ¿Qué es la justicia electoral? ¿Que el valor marginal del voto de la minoría que decide se multiplique exponencialmente frente a la de la mayoría?

    Pregunten a los italianos o a los belgas.

  9. Teófilo
    Teófilo Dice:

    Desde luego tiene más mérito que Nadal gane a Federer en igualdad de armas que cuando FEderer juega a bajo nivel por estar lesionado con la rodilla rota. En esos partidos nadie ve a un gran NAdal porque la ocasión no lo permite.

    Habría ganado Rajoy a un PSOE en plenas
    facultades sin el desgaste de esta crisis? Casi seguro q no, pero quė culpa tiene RAjoy de los errores de los otros?

  10. Teofilo
    Teofilo Dice:

    Qué vergonzosos lis 3 minutos finales de la contestación de Rajoy a Rosa diez sobre la ley electoral… La ha tachado de informal y poco seria por plantear un tema que es radicalmente justo… Pero como a el le favorece se calla miserablemente… Hipócrita!!!!

  11. Usuario
    Usuario Dice:

    Lo que es vergonzoso es llamar miserable e hipócrita a Rajoy por discrepar de rosa Diez. Es decir, lo vergonzoso es insultar como usted lo hace. Este blog afortunadamente suele estar muy alejado de estos fanatismos.

  12. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    A mí el sistema electoral español no me gusta demasiado, pero por razones muy diferentes a las que habitualmente se esgrimen. Un sistema proporcional puro es un delirio que suele acabar muy mal, como nos demuestra la experiencia comparada. El problema es que ha permitido el nacimiento de una casta política casi intocable en el que la relación del elector y el elegido es prácticamente nula.

    No ha sido el sistema electoral el que ha creado el estado autonómico, ni tampoco el que lo ha llevado al absurdo. Tampoco es el sistema electoral el culpable de que los partidos nacionales se avergüencen de serlo o guarden la bandera española en el trastero a la espera de la victoria en algún acontecimiento deportivo de relumbrón.

    Rosa Díez formó parte de un gobierno de coalición PNV-PSOE en el que el segundo partido cedió la presidencia del gobierno vasco al primero, a pesar de haber obtenido más escaños. Esta señora se querelló contra Mingote a cuenta de una viñeta de éste con la campaña turística del “ven y cuéntalo”.  

    Estoy de acuerdo con muchas cosas que dice pero Rosa Díez no es precisamente, un Albert Rivera de la política que empieza en un proyecto político totalmente nuevo.

  13. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Se me olvidó comentar antes que gracias al sistema electoral que la Sra. Díez, denuncia a nivel nacional, su partido goza de representación parlamentaria en el País Vasco, por cuanto allí Álava tiene 25 representantes al igual que Vizcaya, que tiene más del triple de población.

    Si no hubiera sido porque PSE+PP sumaron la mayoría absoluta (38 diputados), el escaño del Sr. Maneiro habría sido el decisivo, representando a un partido que no llegó ni al 1,5% de los votos a nivel autonómico (y al que yo, modestamente, voté).

  14. JJGF
    JJGF Dice:

    Qué calamidad  de Pte!!!!

    Ni reforma (solo parchea) ni toma la iniciativa (todo a regañadientes ycuando se lo manda Merkel) ni lidera ni ilusiona no ya a la sociedad españolani siquiera a su propio partido!!!!

    Si toda autentica politica postula la unidad de los contrarios, como decia OyGasset,  Mariano no hace otra cosa que desunir,

    Menos mal que la crisis y los mercados no van a permitir que su indolencia nos lleve al desastre, ni con Cataluña ni con algunos otros temas. No hay mal que por bien no venga!!!!

    Bendita prima de riesgo!!!!!
     

Los comentarios están desactivados.