Gestionar la victoria

Algunos ya llaman a este tiempo político y en un primer y temprano análisis electoral la “tercera transición”. Son muchos los retos que aguardan al próximo presidente del gobierno. Complejos, difíciles, improrrogables. En ellos medirá su capacidad, su convicción, su credibilidad, su coraje política y la decisión de gobernar y gestionar tras unos años de indolencia política y ausencia de competencia de gestión por parte del gobierno socialista.
Las urnas han refrendado ese cambio. Un cambio que no se ha ganado contrastando programas, ni siquiera ocultos que unos y otros han tenido. Se ha ganado desde el hartazgo y decepción tremenda que ha supuesto el gobierno actual. Estas elecciones las ha ganado Mariano Rajoy, y acto seguido el partido popular. Las ha perdido en cambio el partido socialista y acto seguido Pérez Rubalcaba.
La aplastante legitimidad que las urnas otorgan al próximo presidente del gobierno le habilitan para emprender decisiones y reformas duras, severas, rigurosas. Ha de hacerlo y debe hacerlo explicando muy bien por qué y para qué así como las consecuencias de la inacción. Son muchos los retos, los frentes que gestionar, donde actuar y esperar el resultado. Gestionar la victoria no será un dulce con el que recrearse. La situación con que asume la presidencia es la peor que ha asumido cualquier presidente anterior de la democracia salvo quizás el primer Adolfo Suárez en junio de 1977. El país tiene que recuperar su pulso, su confianza. Y hacerlo además cuanto antes.
Nunca antes un presidente ha tenido ni quizás vuelva a tener tanto poder político en las distintas arenas de la política. En ayuntamientos, en diputaciones, en comunidades autónomas y ahora en el Parlamento. Le refrenda más de once millones de votos, y una horquilla de escándalo con respecto al partido socialistas, más de cuatro millones doscientos mil votos. Han ganado a los socialistas y al resto de formaciones en todas las comunidades autónomas salvo País Vasco y Cataluña. Han doblado y triplicado en algunas comunidades a éstos como es el caso de Murcia. Y los dos feudos que numantinamente han resistido después de perder Extremadura y Castilla La Mancha en mayo pasado, Andalucía y Cataluña se han desmoronado como un azucarillo, la primera a favor del partido popular, la segunda para un combativo y exigente CiU que busca el refrendo de sus políticas de recorte y austeridad. Los populares ya anuncian su próximo congreso nacional para febrero y en Andalucía, la próxima y ya accesible pieza. La fidelidad del voto de los suyos, el popular, ha sido férrea, si bien algunos de sus votantes han ido también a UPyD, Foro y tal vez también a CiU. Han ganado también voto socialista que ha ido a sus filas, amén de la reactividad de más de cuatro millones de votantes que en 2008 les auparon a la victoria y hoy al desastre.
La victoria del partido popular aún es más incontestable en el Senado, en la Cámara Alta. Mayoría que se incrementará cuando los parlamentos autonómicos, dominados por el partido popular designen a sus senadores “autonómicos”. Mariano Rajoy apeló en la campaña a los valores del consenso, la concordia, la solidaridad. Tiene una mayoría absoluta que le brinda el que hoy por hoy es su nuevo techo electoral. La misma que amparará decisiones y políticas. La aritmética electoral sumada a la debacle socialista hacen que ahora, con medio millón de votos más pasen de la derrota a la euforia.
Muchos han destacado como novedad la fragmentación plural del arco parlamentario. Un total de trece formaciones políticas se sentarán en las bancadas de la Carrera de San Jerónimo. De los 25 millones de votos habidos, algo más de seis han ido a las once formaciones distintas a populares y socialistas. Gran parte de estos votos habían sido antes de los socialistas. En la medida que los mismos se fidelicen dentro de las nuevas formaciones tendrán viabilidad de futuro o por el contrario meros cantos de sirena. No serán freno para las políticas de Rajoy pero siempre es bueno en esta crisis durísima y terrible aunar consensos y apoyos.
Mariano Rajoy gestionará una victoria plagada de dificultades. El hombre que ha aguantado desplantes, traiciones, zancadillas y trampas, el hombre que de la templanza y la prudencia hasta la extenuación ha hecho virtud, gestionará un país con graves retos económicos y sociales. Con un estado de bienestar menguante y que probablemente nunca será el mismo, con unos mercados ávidos de riesgo y penalización a un país que se durmió sobre su propio regazo de autocomplacencia y que se creía nuevo rico. El aval es grande, como también el poder, mas al mismo tiempo los riesgos y las posibilidades de fracasar en el empeño. Ojalá pasemos de la frivolidad institucional y política que nos ha afligido a la responsabilidad y seriedad que necesitamos.
Racionalización y rigor, simplicidad y austeridad, transparencia y eficiencia serán ahora los verdaderos axiomas de la actuación pública, política y económica, también social, aunque en menor plano. ¿Qué necesita este país y qué calado de reformas son prioritarias? Todo, o casi todo, debe regenerarse, reconstruirse, readaptarse a una realidad distinta, vertiginosa, sin memoria. A la reforma laboral ha de seguirle una reforma fiscal, reforma financiera, reforma en la función pública, en las instituciones políticas y administrativas, reformas en la seguridad social, en el sistema de pensiones, reforma en la sanidad, en la educación en todos sus niveles, desde primaria a la universidad, y probablemente en el modelo territorial y competencial del poder en España. Reforma de la justicia. Sin reformas nos vamos a la deriva. Sin enderezar un rumbo claro, firme y seguro nos resquebrajamos. Sin apelar a los valores, a los principios, al ahorro, a la austeridad de nuestras propias posibilidades, a erradicar los comportamientos corruptos que cimbrean tanto lo público como lo privado con una pasmosa laxitud y permisividad social, nos debilitamos como sociedad y comunidad. Pero no caigamos en el error de distorsionar funcionalmente la realidad. ¿Podrá, sabrá, le dejarán gestionarlo a Mariano Rajoy?

12 comentarios
  1. Lorena Moreno
    Lorena Moreno Dice:

    Mas vale que sepa o aprenda, y rápido, que no estamos para perder el tiempo.

    Con los bancos y las CCAA tendrá que tener mano dura.
    Va a ser entretenido ver a un presidente de gobierno meterle caña a los bancos.
    Que Dios nos pille confesados, nos  espera un duro 2012 y un peor 2013 🙁
     

  2. MAT
    MAT Dice:

    ¿El PP meterle caña a los Bancos? ¿A Rato, por ejemplo? Jaaaaaa,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,jajajajajajjjjjjajajajajaaaaaaaa

    • Lorena Moreno
      Lorena Moreno Dice:

      Mat:
      Pues una de dos, o el gobierno le pone los puntos sobre las íes a los bancos o… nos terminamos de hundir. Lo que es indiscutible es el hecho de que nadie cree en nuestro sistema bancario de pandereta y peineta. Y ojo, las peinetas y panderetas como andaluza me encantan pero son “complementos” que no quedan bien en el sistema financiero 🙂

  3. Galán
    Galán Dice:

    Troppo vivace” Sr. Veiga.
    Comparto con usted las coordenadas generales del éxito del PP frente al PSOE (su único oponente real) pero no es necesario hinchar las  cifras “grosso modo“.
    Al leer su post he consultado las cifras oficiales del Ministerio de Interior (espero en que convendremos en que son las verdaderas) y el PP ha obtenido 10. 830 693 votos, no once millones como dice usted. Por su parte el PSOE ha obtenido 6. 973. 880 vots con lo que la diferencia ente ambos es de 3.856.813, no de cuatro millones como afirma en su post. El asunto no es banal porque la diferencia entre PP y PSOE en 1996 fue de solo 300.00 votos. Afortunadamente para el PP esta vez la diferencia ha sido abismal pero las cifras son las cifras y no hay que alterarlas por mucho entusiasmo que uno tenga.

    En cuanto a lo que hay que hacer a partir de ahora dice usted: Todo, o casi todo, debe regenerarse, reconstruirse, readaptarse a una realidad distinta, vertiginosa, sin memoria. A la reforma laboral ha de seguirle una reforma fiscal, reforma financiera, reforma en la función pública, en las instituciones políticas y administrativas, reformas en la seguridad social, en el sistema de pensiones, reforma en la sanidad, en la educación en todos sus niveles, desde primaria a la universidad, y probablemente en el modelo territorial y competencial del poder en España. Reforma de la justicia. Sin reformas nos vamos a la deriva. Sin enderezar un rumbo claro, firme y seguro nos resquebrajamos”  ¡Magnífico alegato “! Estoy de acuerdo con casi todo ello; el problema que tenemos es que durante toda la campaña electoral, y todavía tampoco, los responsables del PP no nos han dicho cómo lo van a hacer. Esto es, no sabemos nada de su plan de acción y eso inspira muy poca confianza, como ya hemos visto con el comportamiento  de la Bolsa y de la prima de riesgo.

    En suma, menos predicar y más dar trigo. Durante dos años el PP ha dicho sin cesar que tenía la fórmula para combatir la crisis y sacar a España de ella: esstamos eperando que nos diga cómo. Logicamente, para que empiece a actuar esperaremos al 23 de diciembre, no más.

  4. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    A la imagen de la Victoria, en su templo griego en la Acrópolis, le cortaron las alas. Para que así nunca pudiera abandonar Atenas.
    ¿Por qué esta victoria del PP me trae a la cabeza la expresión “Victoria sin alas”? ¿Será por la cara de poker que ponía Rajoy mientars su gente le gritaba “España unida jamás será vencida”?
    No creo que quede mucho vivo del alma de España; pero si el PP, en vez de apoyarse en lo poco que quede de ella, se basa en meras consideraciones financieras y económicas, su victoria será, seguro, sin alas.
    Ojalá no se lo coman crudo los nacionalistas, con los etarras a la cabeza. Para obtener la victoria hace falta un poquitito de valor, incluso si estás en mayoría. Si te mueres de miedo porque te llamen por ejemplo “facha”, ya estás derrotado.

  5. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Dice el Sr. Galán en su comentario que el plan de acción de Rajoy es desconocido, cosa que no sólo es cierta sino imprescindible para ganar unas elecciones, pero lo dice como si fuera un baldón.

    Para ganar unas elecciones no es necesario tener ningún plan de acción. Las elecciones se ganan por emociones, no por argumentos o razones. Éstas mueven a menos del 20% del electorado y éste apenas se desplaza entre opciones simbólicas antagónicas.

    Este axioma político, ratificado por lo más reciente de la neurología, explica por qué el PP no consigue pasar de 11 millones de votos (a pesar de que el PSOE ha quebrado España dos veces en menos de 12 años) y la victoria en escaños se debe esenciamente a la desaparición de unos cuatro millones de forofos del PSOE que no han querido ni ver el partido.

    Así que a lo mejor tenemos que comenzar a caer en la cuenta de que esta forma de democracia no es un mecanismo adecuado para elegir cosas que deban tener un fuerte contenido racional. No es un problema pequeño ni de solución sencilla pero es urgente y exigible.

    El paradigma del estado surgido de la revolución francesa se ha quedado más anquilosado que el concilio de Nicea y vamos a necesitar uno nuevo que ya resulta un clamor dado que esta forma de pseudo democracia no es capaz ni de una gestión eficiente ni mínimamente competente.

    Cada vez se parece más al gobierno totalitario de un pequeño grupo de miembros de la cúpula de pocos partidos aliados estrechos de sus mejores cooperantes, los grandes monopolios y oligopolios que florecen como rosas a la sombra del poder mientras bloquean la iniciativa del resto de la sociedad con el paro consiguiente.

    Recordemos que ni Zapatero ganó por su programa, ni gobernó con él ni es necesario que Rajoy explique el suyo.

    A fin de cuentas, visto lo visto, casi es más honrado que no te lo adelanten en demasiado detalle.

    Saludos

  6. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Señor Galán, no se sulfure. Antes de poner los datos exactos de votos espere a que sean definitivos una vez contados los del CERA. Entonces verá usted que el PP sí habrá llegado a 11 mm. de votos y el PSOE a 7.

  7. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Ya empieza el PP a hacérselo todo encima. ¡Qué poco valor!
    Una manifestación de ¿estudiantes de Instituto? ¡Si los detenidos eran casi todos mayores de edad…! Manifestación de perroflautas violentos. Se apedrea a la Policía, mayoría absoluta de heridos policías… y ahí sale todo compungido el Ministro hablando de “excesos”… luego cuando se le pasó el miedo un poco se dio cuenta y trató de arreglarlo. Ahí sale la Delegada del Gobierno, rapídísima en investigar tales “excesos”… Todos muertecitos de miedo.
    Propuesta de UPyD para DE VERDAD ir derrotando a ETA. ¿Reacción pepera? Uncirse al carro de los pro- etarras (PNV, y ¡si señor! CiU y PSOE, proetarras de diverso modo, sobre todo por pactar con  ETA) para poner pañitos calientes.
     Rosa: sola, pero valiente. Ojalá recordemos esto cuando nos vuelvan a llamar a votar.
    Madre mía, qué miedo les da que les llamen fachas.
     
     

    • un señor de murcia
      un señor de murcia Dice:

      Como diría Rajoy…”mire ushhhted”, por mucho que se ponga gallito y políticamente incorrecto , incluso epatándonos con la mención a la iletrada lideresa de ese partido de tintes neofascistas…..
      una policía que apalea adolescentes como todos hemos visto, es una policía que actua torpemente e incluso se podría decir que con cierto nivel de cobardía …aquí, y en Honolulu!
      y como además esas cosas se ven en el “extranjero”, pues salen muy caras en términos de imagen de la “marca” de un país…

  8. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Ya se van sabiendo cosas. Los “adolescentes” (en su gran mayoría muy mayores de edad) tenían hasta antecedentes penales muchos de ellos. Y digo yo… ¿qué es mejor, recibir un porrazo -con porra reglamentaria, de goma, no de plomo, ¿eh?- o una pedrada? Porque imágenes podría haber muchas, pero solo algunas se cuelgan en internet. Las piedras descalabran muchísimo mas, mire el tanteo final de heridos: policías 11, porroflautas 6.
    Aparte que hay adolescentes y adolescentes… a mí me rompió la nariz y me dejó KO medio minuto (boxeando hace tres años) mi amigo Azi, que tenía a la sazón quince años, sí señor, quince nada más… pero pesaba noventa kilos y era rumano. Y encima decía que fue “sin querer”. Si llega a ser queriendo, no la cuento. Me imagino a Azi cabreado delante de un policía…
    Lo de descalificar a Rosa llamándola “neofascista” es interesante, porque neofascistas igual hay muchos… Por ejemplo:  ¿sabía Ud que el lema “Patria o muerte, venceremos” de Fidel Castro es un lema fascista, de Mussolini? (Siento si le doy algún disgusto con la información, ignoto amigo de Murcia).

Los comentarios están desactivados.