Repercusión en prensa de la Jornada sobre la situación de la Administración de Justicia en España: diagnóstico y posibles soluciones

Hola buenas noches.

Tal y como les hemos prometido, iniciamos una pequeña serie de publicaciones en el blog  con las principales ideas  y propuestas (ha habido muchas) que se han expuesto en la Jornada, un tanto maratoniana, celebrada esta mañana en el Colegio Notarial de Madrid.

Para que se hagan una idea, y estén atentos al resto de las notas que iremos publicando, les dejo este link donde El Confidencial se hace eco de las propuestas del Juez Eloy Velasco (bastante rompedoras algunas).

http://www.elconfidencial.com/espana/2011/12/01/el-juez-velasco-propone-eliminar-el-constitucional-y-que-sus-competencias-pasen-a-una-sala-en-el-supremo-88680/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter

4 comentarios
  1. adolfo
    adolfo Dice:

    Me parecen estupendas las propuestas del juez don Eloy Velasco…, aunque están destinadas al fracaso, ya que los partidos políticos quieren seguir manipulando y utilizando la administración de justicia a su antojo. Pero es obvio que el tribunal constitucional debería desaparecer, e integrar, e su caso, como una sala más del Tribunal Supremo, que sí es un verdadero tribunal. Y respecto al CGPJ parece que es el origen de muchos de los males de la justicia, la excesiva politización. Sería preferible, si de verdad queremos un poder judicial autónomo, que sus integrantes fueran elegidos directamente por los jueces, como sucedía en el modelo previo, existente hasta 1985, en que fue cambiado -precisamente por el PSOE-, en favor de la elección por el parlamento, es decir, los partidos políticos. Lo que ya no tengo tan claro es como lograr la independencia de la Fiscalía del poder político. Creo que con el actual modelo de Fiscalía, totalmente jerarquizada, es imposible. Tal vez la solución sería hacer más autónomos a los fiscales, al igual que si fueran jueces, de forma que cada uno de ellos pudiera actuar con independencia fiscal, por supuesto sometidos al imperio de la Ley, única y exclusivamente, y con la triple responsabilidad penal, cvil y disciplinaria, por las posibles faltas o excesos…

  2. Escribano
    Escribano Dice:

    Resulta inadmisible decir que la oficina judicial ha sido un rotundo fracaso. La oficina judicial es el medio para conseguir una justicia mas diligente, eficaz y los jueces deben limitarse exclusivamente a juzgar y ejecutar lo juzgado. Cada minuto que pierden diseñando estructura judicial, el reparto de asuntos entre los funcionario es un minuto que quitan a lo verdaderamente importante la función jurisdiccional y a su merecido descanso que tanto echa de menos el sr. Eloy Velasco. Por cierto en la administración de justicia no solo trabajan mucho los jueces.

  3. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    A mi sin embargo, intervenciones como la de nuestro respetado Juez ayer, me hacen reflexionar sobre mi voluntarista idea de que debemos abolir los Ministerios de Justicia (Consejerías de Justicia y DGJust de la Comisión) y ahondar en la separación real de poderes. De la misma manera que los políticos deberían sacar las manos de la Justicia (y del aparato jurisdiccional, si se me permite la expresión para ahondar en lo de que la Justicia no “es” (atención al verbo) un “servicio público), los Jueces deben tener sus manos y sus personas bien alejadas de la política y los de la Audiencia Nacional parecen querer mandar en todo (ejemplos tenemos). Ni Justicia politizada ni “gobierno de los jueces”. Cada cosa en su lugar. Así que, el lugar de normas retroactivas para pemitir el reingreso de ciertas figuras, incompatibilidad estricta de entrada y salida de la política de Sus Señorías, que un Juez no pueda ingresar en política hasta dos o tres años desde que colgó su nobilísima toga y lo mismo al regreso. Por cierto, al hilo de comentario de “Escribano” y con afecto: basta fijarse sólo los nombres y sus acrónimos “NOJ” y “UAP” de las Novelas procesales y demás las 18 Leyes de las que presume el Ministro “en funciones” (dejando empero el Ministerio y el “aparato jurisdiccional” plagado de afines). No se legisla mucho y “a parches” para reparchear al poco tiempo y que ya nadie sepa qué norma rige ni cómo se aplica. Ayer nos lo enseñó un Ingeniero: los procesos se piensan con mucha calma, se analizan con todos los implicados y se implantan para que funcionen. Si pudieron en la AEAT, ¿por qué no en nuestra (cielos!) “Administracion de Justicia”. No sea que vaya a parecer que todo funciona bajo nombres muy modernos pero no se respeta la única finalidad para la que existe todo este tinglado: (ahora sí) la Justicia.

  4. adolfo
    adolfo Dice:

    Lamento disentir del señor Escribano, pero soy abogado -y he sido juez, fiscal y secretario judicial-, y veo que cada día peor la maquinaria judicial. La “nueva” oficina judicial es un desastre total y sin paliativos. Es posible que dentro de unos cuatro o cinco años, cuando esté bien rodada, la maquinaria funcione bien, pero hoy por hoy no. Lo mismo sucede con el famoso “expediente electrónico”. En la sala de lo contencioso-administrativo y juzgados centrales correspondientes de la Audiencia Nacional se ha implantado el citado expediente, y todavía va todo peor que antes, que ya es decir. Y para muestra un botón: tengo ganada una sentencia, recurrida en apelación por la abogacía del estado. La sentencia es de abril de 2011, y al día de hoy, diciembre del mismo año, aún no he recibido la notificación de la interposición del recurso de apelación. Oficiosamente el procurador se ha enterado, pero el famoso expediente electrónico al parece es todavía más lento que el sistema en papel anterior. En otro asunto, ya inicado por este nuevo sistema, el procurador me comunica que tiene que ir a un registro a presentar un escrito, diciendo que es lo que quiere presentar; es decir, que teóricamente hay un expediente electrónico, pero en la práctica se sigue generando papel. En resumen, un auténtico caos. Los únicos que están contentos con el sistema son los Letrados del Ministerio de Justicia que han estado años y años planificando este engendro, la dirección general correspondiente, etc. Ellos han conseguido vivir y trabajar en Madrid, diseñando este caos organizativo, que hace aguas por todas partes.

Los comentarios están desactivados.