El Ministerio de Justicia y el proyecto Justimatic

En la toma de posesión del Sr. Ruiz Gallardón como ministro de Justicia no llamaron la atención como deberían dos hechos a mi juicio muy importantes: la inusual duración de la reunión privada –suele ser de muy pocos minutos- entre el ministro saliente  Sr. Caamaño, y el entrante, y ciertas declaraciones de ambos en los discursos protocolarios, que sin embargo han pasado inadvertidas para los medios. Así, Caamaño dijo que hay proyectos iniciados “muy imaginativos, atrevidos y con sentido de Estado”, y Ruiz Gallardón vino casi a responderle al decir que “lo proyectado, proyectado está”.

En medios judiciales se cree que, en esa reunión, el nuevo ministro fue puesto al día del proyecto “Justimatic”, el cual les parece altamente preocupante. Se trata de  una iniciativa que pretendería agilizar la Justicia y al mismo tiempo abaratar los procesos judiciales mediante una introducción radical y a machamartillo de las nuevas tecnologías. Según informa el Diario de León, estudios realizados curiosamente por el ahora ministro de Educación y Cultura, Jose Ignacio Wert, conocido sociólogo, en el 79,35 % de los procesos civiles judiciales cuyo objeto sea la reclamación de cantidad de cuantía inferior a 50.000 euros, y en el 82,98 de los penales en los que estén involucrados delitos contra la propiedad, la sentencia podría fácilmente emitirse con la introducción de dos o tres variables muy sencillas y la aplicación de unos algoritmos básicos. Según fuentes bien informadas, esta idea ya había sido acogida muy favorablemente por el anterior ministro de Justicia, pero ahora se han acelerado los tiempos, y se cree que uno de los contenidos del Real Decreto-Ley del próximo viernes podría contener una propuesta revolucionaria: la informatización de la justicia, pero no en el sentido tradicional (desarrollo de programas informáticos incompatibles,  ordenadores a mansalva, formación de los agentes) sino en sentido literal: la supresión del mismísimo juez (y, por ende, de todos los demás agentes del procedimiento) y su sustitución por una máquina, (inteligente, si es posible, es decir, siempre que los ajustes presupuestarios lo permitan).

Se trataría de un programa informático que, proporcionándole los datos esenciales, y tras un breve proceso de deliberación, emitiría en unos minutos una resolución que se estima sería justa en los porcentajes antes indicados. En definitiva, más justa que si lo dejásemos al mero albur aleatorio, que es la situación actual que precisamente se quiere superar. Parece ser, sin embargo, que esta idea, que podría tener en general efectos beneficiosos, puede plantear también algunos problemas prácticos. Como bien ha señalado el colectivo de fedatarios públicos en una nota de urgencia del gabinete del presidente de su Consejo General, para poder emitir sentencia con un mínimo de seguridad, no basta con que una de las partes o ambas introduzca los datos desde su casa: es necesario la aportación de documentos originales y auténticos o testimoniados notarialmente y la presencia física de los justiciables (o de sus procuradores, como bien ha resaltado este colectivo) lo que hace que sea necesaria una interlocución con la máquina sentenciadora. Este problema podría resolverse mediante la instalación de una modalidad de máquinas expendedoras que, a través de una ranura -de considerables dimensiones- aceptaría la documentación, que posteriormente la máquina, mediante el programa denominado “Justimatic”, podría leer y valorar en poco tiempo.

Si la sentencia así obtenida no fuera del agrado de alguno de los justiciables cabría, eso sí el recurso ante una autoridad judicial; ahora bien, en este caso, el obligado al pago, en el proceso civil, o el condenado, en el penal, verían multiplicada por dos su deuda o su pena, idea esta introducida a última hora, según se dice, por el ministro sr. Gallardón, que ha obtenido muy buenos resultados con esta fórmula en la gestión de multas de tráfico en Madrid. Asimismo, este ministro ha aportado la idea de que, de no ser recurrida, la ejecución de la sentencia quedaría a cargo de unas entidades privadas, por vía de concesión, a modo de las ya famosas ECLUS (Entidades de  Control de Licencias Urbanísticas), que se denominarían  EGJE (parecen así denominadas en honor a Bono, pero significan “Entidades de Gestiones Judiciales Españolas”), a las que, por otro lado, habría que pagar sus servicios, claro está.

La propuesta ya ha suscitado las primeras reacciones en los funcionarios encargados de la administración de justicia. Los Secretarios han acogido favorablemente la idea de la automatización de sentencias, aunque portavoces oficiosos de su Asociación Progresista han rechazado que pueda prescindirse de su actuación personal, por ser los auténticos garantes del proceso. Por su parte, diversas asociaciones judiciales han comunicado su recelo ante la idea que, no obstante, consideran que tendría elementos positivos. En concreto parece que ha gustado que la automatización pudiera suplir con ventaja a la llamada “oficina judicial”, en fase de implantación. “Sin duda preferimos que nos organicen la oficina las máquinas a los actuales responsables” nos ha comentado una figura relevante que prefiere el anonimato. Las asociaciones de fiscales de carácter nacional tampoco se han pronunciado aún oficialmente, pero ya se han producido algunas reacciones en el colectivo. Concretamente la llamada Asociación de Fiscales “Los Quijotes” de Castilla-La Mancha ha destacado que la iniciativa pone de manifiesto la escasa aportación de la instrucción judicial en el proceso penal, tal como hoy está configurada.

La iniciativa es sin duda brillante y digna de aplauso, pero tiene algunos puntos oscuros, que hemos de denunciar:

En primer lugar, puede crear tensiones entre administraciones pues, al parecer, el ministro de Justicia desea colocar estás máquinas en la red del Metro de Madrid, cosa a la que se opone Esperanza Aguirre, dado que el Consorcio de Transportes, aunque controlado por el Ayuntamiento y la Comunidad, está liderado por Juan Bravo, Tercer Teniente de Alcalde, colaborador de Gallardón (ver aquí).

De hecho, Esperanza Aguirre, en un acto reciente con ocasión de la reapertura del Museo del Metro en la antigua estación de Chamberí, dijo unas palabras que en su momento resultaron enigmáticas pero que se  comprenden bien en función de lo dicho: “Estoy a favor de un Metro automatizado, pero no de una Justicia automática”.

Por otro lado, la ejecución de sentencia por vía de entidades privadas supone acogerse a una fórmula que ya ha recibido un varapalo en los lomos de la ECLUS (ver aquí) y que además corre un importante riesgo de dar lugar a corruptelas y, hablando en plata, a la colocación de amiguetes, atendido que, al parecer, no es la propia máquina sentenciadora la que designa la EGJE correspondiente de forma automática, sino que es una persona física que, de acuerdo con criterios que no han sido publicados, señalaría la  entidad de ejecución correspondiente. Es más, desde fuentes ligadas a UPyD se teme que, al igual que ocurrió con el famoso autómata ajedrecista, estas máquinas presenten espacios en su interior en donde pueda introducirse subrepticiamente un “propio” para, aprovechándose de la supuesta imparcialidad y seriedad que todo procedimiento automatizado ofrece, favorecer a aquel de los litigantes que más “comprensivo” se haya mostrado con el poder, en una nueva manifestación de captura del sistema judicial por nuestro régimen partitocrático.

Y finalmente, el dato esencial que hemos dejado para el final: las máquinas no expenden sentencias gratis, sino que, al aprovechar, sin duda con un fin encomiable de ahorro las máquinas de expedición de billetes del Metro de Madrid una vez adaptadas, parece ser que obligarán al pago de varios euros por cada sentencia, y a la adquisición obligatoria de un metro-bus de diez picadas, lo que significa que, de tapadillo, no sólo nos están introduciendo el copago en la Justicia, cosa que en los ámbitos políticos no está, ni mucho menos, decidida, sino que además quiere utilizar la Justicia como financiadora indirecta del déficit de nuestro transporte público.

Señores ministros, por favor, cuidemos los detalles.

22 comentarios
  1. JigoroKano
    JigoroKano Dice:

    Es más, a tenor de la información que se nos proporciona (particularmente el link), la ejecución de la sentencia ¡se hará por entidades privadas¡ Esto sí que es privatización de la justicia…

  2. Rodrigo Tena Arregui
    Rodrigo Tena Arregui Dice:

    Creo que, como es habitual, UPyD ha detectado al instante el riesgo de que nos crezcan los enanos, mejor dicho, que se multipliquen. No sería la primera vez que bajo una retórica modernizadora se pretende introducir cuñas que no hacen más que consolidar este régimen partitocrático que padecemos. Aconsejo a los usuarios que antes de introducir la documentación procedan a agitar la dichosa máquina para comprobar la ausencia de vida animal en su interior.

  3. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Sois MUY pérfidos. El primer párrafo me lo había creído, y me ha subido la tensión del cabreo que me ha agarrao.
    Tened en cuenta que este blog lo leemos también los que peinamos canas, y nos puede dar un infarto… ¡gamberros!
    😉

  4. atrapa
    atrapa Dice:

    Estoy con usted, Sr. Arriola, en que hay bromas que disparan la tensión.

    En mi empresa, dedicada a la I+D+i, ha amanecido la Intranet con el siguiente artículo. Casi nos da un infarto:

    España se queda sin I+D+i
    28/12/2011

    Empiezan a trascender las primeras decisiones del nuevo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras una semana de la sesión de investidura. El Ministerio de Economía y Competitividad, en boca de su titular Luis de Guindos, ha comunicado esta mañana que se aplicarán severas medidas de ajuste para hacer frente al déficit público. Entre ellas, destaca la supresión de la práctica totalidad de las ayudas a la I+D+i. “Sabemos que es una medida impopular que rompe con una trayectoria de varias décadas de apoyo al progreso tecnológico de nuestro país y esperamos que sea temporal. Pedimos un esfuerzo a empresas, organismos y ciudadanos”, explicaba de Guindos.

    Como medidas casi testimoniales, se mantendrán aquellos programas de ayudas “que de verdad demanda la ciudadanía”, según de Guindos. Así continuarán sin apenas recortes las ayudas a la innovación en las empresas circenses y las subvenciones destinadas a la promoción de las mujeres del medio rural.​

  5. Perplejo
    Perplejo Dice:

    Por fin alguien coge el toro por los cuernos. Tenia que ser el ex Alcalde, no podia ser otro.
    Esta demostrado que tirando un dado se obtienen mejores modelos de inversion en bolsa que siguiendo las recomendaciones de los analistas financieros. Asi que, a poca inteligencia que se les meta a esas maquinas expendedoras de sentencias, tendremos una Justicia mucho mas rapida, eficaz y predecible.

    Ya se nota la gestion del nuevo ejecutivo, y solo acaba de empezar. Que bien.

    El siguiente paso es intalarlas en los centros de salud, para emitir en este caso diagnosticos medicos. Hay que acabar con las listas de espera sanitarias.

    ¡Ah! Y que no olviden fabricar maquinas expendedoras de sentencias VIP, de aplicacion cuando el justiciable sea un banquero, politico u otro procer cuyos pecadillos requieran un tratamiento diferenciado e Indulgente.

    • Carlos Javier Galán
      Carlos Javier Galán Dice:

      No sé por qué no contemplan ampliar el sistema Justimatic a la Jurisdicción Laboral. Ahí programar la máquina no requeriría muchos criterios, incluso podría ser introducir sólo una herramienta de azar (estadísticamente algo más inclinada en uno de los dos sentidos, por aquello del “in dubio pro operario”).

  6. Pimpollo
    Pimpollo Dice:

    Por otro lado, esto supone una carga de trabajo para los vigilantes jurados de la red de metro, que deberán controlar las aglomeraciones en las proximidades de las máquinas, mientras se suprimen puestos de trabajo en los juzgados

  7. ingenua
    ingenua Dice:

    Yo lo que no veo es por qué tengo que comprar el bono de metro si solo quiero obtener Justicia. No me parece justo. 

  8. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Me temo que ya estamos otra vez con las ocurrencias de nuestra clase política…no ha pasado ni una semana desde que se ha celebrado un Consejo de Ministros y ya venimos con las soluciones milagrosas…y nada menos que en un ámbito tan delicado y tan disfuncional como la Administración de Justicia…Claro que así me cuadra más el rumor que apunta a Juan Bravo como subsecretario del Ministerio de Justicia, al final todo encaja. 

  9. Carabino Ambrosio
    Carabino Ambrosio Dice:

    ¡Qué interesante! Dado que muchos delitos menores son peleas en discotecas de polígono y afters de madrugada, se podrían instalar máquinas Justimatic en las puertas de aquéllos, de manera que en caso de pelea, como estará todo grabado con los smartphones de los chicos que estén por allí, puedan conectarse a la máquina las grabaciones que se hayan hecho con el cable correspondiente, y de manera inmediata se dictamine qué joven tenía razón. Esto además es justicia preventiva de verdad, porque se evitarían más discusiones sobre el mismo tema para el resto de la noche.

  10. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    Bienvenido, Sr. Ditores y esperamos contar con su colaboración al menos una vez al año. Por mi parte, inspirado por esta noticia, voy a proponer algo muy avanzado: sustituir el secreto del sumario por el secreto del Justimatic. Todos sabemos que no hay nada más público en España que el secreto sumarial. Pues bien, se podrían adaptar estas máquinas para que, con una ranura suficientemente amplia para acoger todo el expediente, quedara acogido en el interior de la máquina y solamente se proporcionara información a cada profesional en la medida que tuviera derecho en función del programa introducido. Por supuesto, sería el juez el que decretara el secreto del Justimatic introduciendo su PIN al efecto.

  11. Levi A. Than
    Levi A. Than Dice:

    Se ve que por fin tenemos un gobierno ilusionado y cargado de proyectos. Como por razón de trabajo tengo que leer bastantes sentencias, estoy seguro que el nuevo sistema no va a empeorar la calidad media.

  12. Ignacio Gomá Lanzón
    Ignacio Gomá Lanzón Dice:

    Y yo me pregunto ¿cuáles son las dimensiones de la ranura de la máquina? ¿está homologada? ¿cabrían, por ejemplo, títulos universitarios, de tamaño superior a los folios de papel timbrado?

  13. Carlos Javier Galán
    Carlos Javier Galán Dice:

    Yo mantengo que en España convivimos tanto con el esperpento que ha llegado un momento en que no es sencillo distinguir las noticias de las bromas y me propuse que algún día que tenga tiempo haré el experimento, mezclando noticias reales y ocurrencias de “El Mundo Today”, que son buenísimas, con un test de verdadero o falso a continuación. Estoy seguro de que casi nadie acertaría el 100 %. Ya veréis.

  14. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    No me quedan claras algunas cuestiones:
    1º.- ¿El porcentaje de acierto sería inferior al de las sentencias dictadas del modo tradicional?
    2º.- ¿Habría una sola clase de máquinas o 17, cada una de ellas aportada por la empresa que contratara en cada CC.AA.?

    3º.- ¿Habría máquinas en las gasolineras?

    Lo que está claro es que no sirven cuando lo que se precisa es un traje a la medida. 

  15. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    A mí también me encanta “EL mundo today” que aprovecho para recomendar a los lectores y que ha inspirado la broma de hoy. Estoy de acuerdo Carlos en que en estos tiempos diferenciar lo serio de lo que no es empieza a no ser tarea fácil…dado que últimamente algunas propuestas supuestamente serias parecen bromas.

  16. adolfo
    adolfo Dice:

    Como inocentada no está mal. Lo triste del caso es que ya casi nada nos extraña, pues el desgobierno anterior nos sometió a tantas ocurrencias e imbecilidades, que ya cualquier estupidez nos parece creible y realizable.

  17. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Buenísima la otra inocentada: El programa de gestión buenísimo, único, gratuito y voluntario, aunque pagado por todos, desarrollado por ANCERT.

    Lástima que no sea una inocentada.

  18. comanche
    comanche Dice:

    Nada hay nuevo bajo el sol. El sitema Justimatic tiene su antecdente en el sitema Tabomatic: maquinas en cuyo interior habita un bosquimano que, haciendo caso omiso al importe introducido y al tabaco solicitado, a su libre albedrio y teniendo encuenta el peso, edad, estado civil, profesion, vecindad foral y régimen alimenticio del usuario, da o no el producto elegido tras pronunciar con voz metálica la frase ” su tabaco, gracias”. Es por ello que el actual Ministro de Justica modificará el proyecto de su antecesor introduciendo en el sistema una aplicación por la que, antes de dictar resolución alguna, la máquina en cuestión dirá con voz cavernosa ” su justicia, gracias”.

Los comentarios están desactivados.