Empezar por lo fácil

En un primer análisis apresurado de las medidas aprobadas recientemente por el Consejo de Ministros, y con el compromiso de analizarlas con más detenimiento, especialmente las fiscales, en próximos posts, podemos concluir que el Sr. Rajoy (por personalizar, ya que tenemos un Gobierno presidencialista “de facto”) ha empezado por lo fácil y no ha cumplido, por lo menos de momento, lo que dijo en su Discurso de investidura ni en su programa electoral respecto a la subida de impuestos.

La justificación de este “giro copernicano” en materia de impuestos se hace en base al “descubrimiento” de que el déficit real de las Administraciones Públicas es del 8% y no el que decía la sra. Salgado, que era el políticamente correcto (el 6%). La desviación se debe, básicamente, a lo que era un secreto a voces, que las CCAA no iban a cumplir con su parte. Sin embargo, parece que este “descubrimiento” en realidad no era tal (de hecho la cifra la manejaban en público importantes asesores económicos del sr. Rajoy) y por tanto parece difícil que ésa haya sido la auténtica razón de la subida de impuestos. Sencillamente, pensamos que había que hacer algo rápido para cuadrar las cuentas, que ya se sabía que no cuadraban, y dado que meter en cintura a las CCAA no parece sencillo (menos con unas elecciones autonómicas a la vuelta de la esquina) y que las reformas “estructurales” (suponiendo que haya voluntad política y capacidad técnica para hacerlas) no se pueden improvisar de la noche a la mañana, quedaba lo fácil. En ese sentido, subir el IRPF recuerda un poco desde el punto de vista de los ingresos a lo que supone, desde el punto de vista de los gastos, recortar el sueldo linealmente a todos los funcionarios.

Y por si no creen que esto sea un giro copernicano, lean el discurso de investidura de hace apenas 10 días, en concreto del 19 de diciembre.

No somos especialistas y por tanto sería temerario tratar del impacto económico que tendrán estas medidas, más allá de la obvia de que no van a contribuir precisamente a tirar del consumo.

Por lo que aquí nos interesa, lo que queda por ver, es si, efectivamente, se producirán en breve las famosas reformas estructurales que anuncia la vicepresidenta para atajar el déficit público desde el punto de vista de los gastos (especialmente en provocado por el desbarajuste autonómico y local del que tanto hemos hablado en este blog) pero también el que se produce vía subvenciones y no solo a partidos políticos y sindicatos y demás “corporaciones” (que según esta noticia se ha disparado pese a las promesas de ajuste fiscal y ha alcanzado los 12.000 millones de euros) sin olvidar la racionalización de los costes de la Sanidad Pública, o de otros servicios del Estado del bienestar, aunque en nuestra opinión éstos deben de ser los últimos en recortarse. Ya saben, primero cierren por favor los chiringuitos autonómicos y locales y después hablamos de la Sanidad.

Si estas reformas no se producen en breve, y si no se implanta de una vez una cultura de probidad, transparencia y honestidad en lo público (vergonzosa la negativa de los directivos de las Cajas de Ahorros salvadas con dinero público de dar a conocer sus sueldos en base a la Ley de Protección de Datos, otro despropósito del que hablaremos) será sencillamente una estafa imponer sacrificios de nuevo a los mismos, los asalariados y las clases medias.

Les proponemos para enjuiciar esta y otras medidas que pueda adoptar el Gobierno un sencillo test, tomado en el libro de Víctor Pérez-Diaz de 2008 cuya lectura recomendamos encarecidamente: ¿pasan la prueba de la honestidad? ¿Pasan la prueba del sentido común?

8 comentarios
  1. adolfo
    adolfo Dice:

    La fácil “solución” de aumentar la insufrible presión fiscal, no resuelve nada, sino que agrava el problema, pues sigue detrayendo dinero del sector privado, para mantener un sector público a todas luces excesivo. Parece evidente que hay otras posibles soluciones, sin necesidad de aumentar “temporalmente” los impuestos, incrementos puntuales que siempre acaban siendo definitivos. Aunque no soy político, ni tengo la solución ideal, pero es evidente que hay varias formas de reducir notablemente el gasto público, como son las siguientes;
    – despido de todos los funcionarios interinos, contratados laborales temporales, reducción a tope del personal eventual, etc.
    – jubilar de nuevo a los 65 años a los funcionarios del grupo A, que son los que más cobran, y que como jubilados costarían mucho menos dinero.
    – supresión de los trienios, que el estatuto de los trabajadores ya quitó hace años, dejando las posibles mejoras económicas a la negociación colectiva.
    – supresión de las diputaciones provinciales, que no sirven para nada, pasando sus funcionarios al gobierno central, autonómicos y ayuntamientos.
    – desaparición de las subdelegaciones del gobierno, antiguos gobernadores civiles, pero que ahora carecen de virtualidad, al existir un delegado del gobierno en cada autonomía.
    – reducción del número de ayuntamientos, estableciendo un mínimo de población para que puedan existir, que podría oscilar entre 1.000 a 5.000 habitantes.
    – reducción de embajadas, ya que hoy en día con los medios modernos de comunicación, frecuentes viajes de los ministros y de los propios embajadores, etc., una embajada puede perfectamente atender a varios países, como de hecho ya se hace con algunos embajadores.
    – A medio plazo, con reforma de la Constitución, supresión del Senado, con sus 280 “chupones”, que no sirve para nada, y supresión del tribunal constitucional, que podría transformarse en una Sala de Derechos Fundamentales del Tribunal Supremo. Por otra parte está ya tan desprestigiado que a nadie le importaría su desaparición…
    En fín, no quiero entretenerles más. Feliz año “negro” de 2012.

  2. Fernando Xyz
    Fernando Xyz Dice:

    Creo que muchos estábamos convencidos de que Rajoy haría lo que había negado con la justificación de que todo estaba peor de lo esperado (¿es que se fiaban del gobierno anterior?). Lo curioso es que haya incrementado impuestos sobre la renta (IRPF e IBI) y además de forma progresiva, en vez del IVA. ¿acaso en esos traspasos de poderes Rodríguez intercambió su cerebro con Rajoy?

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Lo que ha hecho Rajoy me parece penoso sin paliativos.

    Para empezar se ceba en sus propios votantes a los que además de engañar extorsiona escurriendo el bulto. Algo esto último que no debiera sorprendernos porque es su especialidad. No es un hombre para estos tiempos.

    A seguir, sus medidas agravan la situación: Hoy somos menos competitivos que ayer. Es decir, nuestra pérdida de empleo aumentará tras lo anunciado.

    Igualmente grave es la liturgia usada.

    Se escuda en la finalmente descubierta “niña de Rajoy” (encarnada en Frau Vicetodo precoz) y exhibe una imagen deplorable de su “equipo” económico. No sé como aceptan tal escenificación de irrelevancia y no dimiten ya. La depre se les notaba hasta en lcaida de ojos.

    En fin. No hay sorpresas salvo ver lo que tarda en explotar la gente con tanta inoperancia centrada en el propio bienestar y comodidad de la partitocracia.

    Muy mal Rajoy.

    Saludos

  4. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Efectivamente, muy pero que muy mal comienzo. Si acaso lo único bueno es que el nuevo Gobierno empieza demostrando que no le importa tomar medidas impopulares que cree necesarias. Veremos si la misma energía y determinación en subir “temporalmente” los impuestos, la tiene en reducir el gasto y adoptar las necesarias reformas estructurales.

  5. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Bien dice el post que algo tienen que ver las CCAA con el desastre económico.
    En Cataluña y País Vasco se están usando para fomentar el independentismo; en el resto de España la gente comienza a estar bastante harta de ellas…
    ¿Para cuándo su entierro?
    Porque es eso, o subir el IBI (qué fácil, Gobierno, mucho se ha hablado de esto en varios posts) de modo que todos los inmuebles sean de facto de propiedac pública. Y subir las renta al 80 % como tipo de partida.
    ¿Nos compensan la CCAA en vivir en la ruina?

  6. MAT
    MAT Dice:

    Es curioso lo poco que ha dado de sí este post (claro, que con la eliminación de algún comentario anterior de quien les habla, con citas textuales de personajes públicos durante la pasada campaña electoral, no es de extrañar…)

Los comentarios están desactivados.