Secesiones a la carta. El caso escocés

La noticia aparecida recientemente puede parecer sorprendente a simple vista. El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, ofrece un referéndum para que los escoceses puedan decidir en los próximos 18 meses sobre si quieren seguir formando parte del Reino Unido u optar por la secesión y constituirse como un país independiente. Sin embargo, el Ministro Principal del Gobierno Autónomo de Escocia, Alex Salmond, del declaradamente independentista Partido Nacionalista Escocés, rechaza indignado ese referéndum. Merece la pena echar un vistazo hoy a este caso, y en un próximo post al semejante caso quebequés, y ver si podemos aprender de ellos.

 

Son dos los motivos que llevan a este líder independentista escocés a rechazar el referéndum de independencia.

 

En primer lugar, que las encuestas prevén que la opción independentista no alcanzaría el 40% de los sufragios. Lo que dejaría al partido que quiere guiar a Escocia a la independencia en una posición un tanto desairada. Sin embargo, ya se sabe que para un nacionalista tal resultado sólo podría interpretarse como una equivocación de los electores, que no habrían alcanzado el grado de madurez suficiente para tomar conciencia de su condición de pueblo diferente, etcétera. Nada que no pudiera resolverse con un nuevo referéndum en condiciones más favorables, lo que si se ejerce suficiente influencia sobre los medios de comunicación y la educación sólo sería cuestión de tiempo

 

Ese sistema de referéndums sucesivos, que lleven a los secesionistas de derrota en derrota hasta la victoria final, ha sido como veremos en el siguiente post también intentado por los nacionalistas de Quebec, aunque infructuosamente. Los que lo propugnan no explican, sin embargo, qué pasaría  si en el caso hipotético de haber conseguido la secesión, transcurridos unos años la mayoría de la ciudadanía comprobara que ha sido una elección desafortunada y quisiera dar marcha atrás. ¿Cabría un nuevo referéndum para revertir la secesión y reincorporarse al país de origen? Sospechamos que esa posibilidad no encaja mucho con la mentalidad nacionalista, tan proclive al carácter absoluto y excluyente de los sentimientos de pertenencia Habiendo sacado a su pueblo del error en el pasado ¿Cómo van a dejar que vuelva a equivocarse? Muy probablemente, lo mismo que le pasa ahora a Salmond, el entusiasmo plebiscitario se limitaría a los supuestos de victoria asegurada..

 

Quizá tenga aún más interés el segundo motivo de rechazo nacionalista al referéndum. En él, quien tiene la facultad de aprobarlo, es decir, el Primer Ministro británico, amparándose en los mismos razonamientos que en el año 1998 hizo el Tribunal Supremo de Canadá, y que dieron lugar a la llamada “Ley canadiense de la Claridad” que trataré en el siguiente post, propone que la pregunta sea sencilla, clara y sólo en un sentido: ¿Desea usted o no que Escocia siga formando parte de el Reino Unido?

 

La estrategia de Cameron es buena, pues de lo que se trata es de empezar por resolver esa cuestión esencial para que la misma no pueda ser utilizada para chantajear al Reino Unido sobre las condiciones de permanencia, pues eso es precisamente lo que pretenden los nacionalistas escoceses. Es decir, que a la hora de la verdad los secesionistas resultan no serlo tanto, y lo que pretenden es azuzar el sentimiento independentista para, en un aparente compromiso, establecer una fórmula ambigua de soberanía con asociación que permitiera a las autoridades escocesas recaudar todos los impuestos, quedarse así con los ingentes ingresos del petróleo del Mar del Norte, y gestionar todas las políticas sociales. Con la ventaja de ahorrarse además otros gastos bastante menos vistosos, como los de defensa entre otros. No sé si a nuestros inteligentes lectores les va sonando todo esto, pero sospecho que sí.

 

Es decir, que en realidad las aspiraciones nacionalistas se concretan en diseñar su propio modelo de pertenencia, o de semi-secesión, de forma que les resulte lo más ventajosa posible, que se ahorren cuantiosos gastos que deberían ser financiados mayoritariamente por el resto de los contribuyentes británicos, y que se limite al mínimo su contribución a la solidaridad respecto de otras zonas menos favorecidas del Reino. ¿Les sigue sonando?

 

Frente a la inteligente estrategia de Cameron para desactivar el chantaje, podemos echar una vista somera a lo que ha ocurrido en España en las últimas décadas. Cuando han alcanzado el poder, los nacionalistas vascos y catalanes se han dotado de poderosos medios de propaganda, algunos de efectos a largo plazo pero sumamente poderosos, como el control de la Educación y de un mundo cultural fuertemente subvencionado. Tales medios se han puesto al servicio de unas ideas más o menos explícitamente secesionistas, que incluían la represión de cualquier manifestación exterior de sentimientos comunes de pertenencia, considerados en el lenguaje oficial sólo como vestigios de situaciones anteriores represivas felizmente superadas. Y una vez agitadas y promovidas adecuadamente tales aspiraciones, se han dirigido al Gobierno y a los partidos de ámbito nacional, con un mensaje como éste:

 

“Mirad, ya sabéis que no nos consideramos ni nos sentimos españoles, y que este sentimiento es cada vez más general entre los habitantes de nuestro territorio. Pero nosotros somos personas razonables que queremos buscar fórmulas de convivencia en las que todos podamos sentirnos a gusto. Así que te propongo que me des esto y lo otro, a ver si así conseguimos satisfacer en parte nuestras aspiraciones. Bien entendido que ello no implica renunciar a nuestras aspiraciones de soberanía, ni por tanto excluye que en el futuro podamos seguir planteando demandas para avanzar hacia ella”. Es decir, en Román paladino, una secesión a plazos y a la carta, que pasa por establecimiento, si se puede conseguir, de regímenes privilegiados, como los que suponen los regímenes de concierto fiscal de las provincias vascas, y que ahora, como no, reclaman sin rubor los actuales gobernantes autónomos de Cataluña.

 

Son por tanto los mismos pirómanos los que reclaman los medios, en forma de transferencias, para calmar lo que denominan “aspiraciones de autogobierno” (o de privilegio). Puro chantaje.

 

Lo sorprendente, sin embargo, no ha sido esta forma de actuar y lograr objetivos. Casi todos, salvo una minoría de recios principios morales, aspirarían a lograr situaciones de privilegio si estuvieran a su alcance. Lo que de verdad ha sido extraño es que los partidos de ámbito nacional, en las numerosas ocasiones en que no han tenido mayoría absoluta, ante su incapacidad de hacer frente común a esos desafíos con una verdadera política de estado, han ido cediendo a ese chantaje que, no lo dudemos, ante su éxito va a seguir planteándose en el futuro. Han preferido atender su particular y cortoplacista interés por alcanzar el poder (aunque progresivamente mermado) que los generales de la nación.

 

Todo ello ha dado lugar, además, a un efecto perverso efecto secundario probablemente no previsto por los nacionalistas. En parte por un impulso de emulación favorecido por el prejuicio de considerar que transferir a las comunidades autónomas era lo progresista y reservar facultades al estado central lo reaccionario, lo propio de un pasado a superar, y en parte por un deseo, quiero creer que bien intencionado, de construir un Estado armónico, gran parte de esas conquistas nacionalistas se han venido generalizar, con la atribución de esas competencias al resto de las comunidades autónomas.

 

Con el efecto de que, por una parte, el ansia narcisista de diferencia de nuestros nacionalistas no se saciaba y exigía más, y por otra de que haya quedado un Estado excesivamente reducido, y sin suficientes medios para dirigir el país de forma eficiente. Todo ello a cambio de de unas Comunidades Autónomas  mal diseñadas y desarrolladas, sin suficientes mecanismos de control que han administrado los asuntos públicos de la calamitosa e irresponsable manera cuyos resultados leemos todos los días en los periódicos. El diseño del Estado, por tanto, no ha obedecido a plan alguno, ni ha atendido a parámetros de eficiencia. Se ha hecho a golpe de chantaje y cesión, de intuiciones y ocurrencias, con el resultado de contribuir decisivamente a nuestra particular y feroz crisis económica.

 

Esta dialéctica parece tan interiorizada por nuestros gobernantes, que se sigue admitiendo incluso con la actual mayoría absoluta de nuestro partido gobernante, como nos cuenta aquí el profesor Centeno  .

 

¡Qué bien nos hubiera venido aquí tener políticos que hubieran sido capaces de desactivar el chantaje y parar el proceso como lo está haciendo Cameron!

 

Pero todavía pueden buscarse soluciones, y los ejemplos de fuera, ante el fracaso de esta originalísima aportación nuestra a la geopolítica del Estado de las Autonomías, nos pueden dar muchas pistas. Al respecto, desde un blog jurídico como éste, podemos plantearnos ¿Cómo puede responder un estado democrático y moderno a la eventualidad de que la mayoría de los habitantes de un territorio deseen la secesión? ¿Existe un apoyo suficiente a esta posibilidad en el Derecho Internacional? ¿Puede tener un territorio el derecho a definir unilateralmente sus relaciones con el resto y con el estado central? ¿Y a plantear su secesión unilateralmente si sus pretensiones no se ven satisfechas? Y las respuestas que desde un punto de vista jurídico-constitucional se den a tales problemas ¿Cómo pueden influir en el desarrollo o incluso en la solución de los mismos? Para responder a estas preguntas resulta interesantísimo el caso de Quebec en Canadá. Pero, agotada ya muy posiblemente la paciencia de los lectores, seguro que agradecerán esperar hasta el siguiente post.

 

 

31 comentarios
  1. JJ
    JJ Dice:

    Enhorabuena por este post. Otro colaborador del blog, JM Areilza, trata este mismo asunto hoy en una columna del ABC.

    ..en realidad las aspiraciones nacionalistas se concretan en diseñar su propio modelo de pertenencia, o de semi-secesión…

    Tienes toda la razón en este párrafo… Leopoldo Calvo Sotelo tiene páginas estupendas en este mismo sentido haciendo un paralelismo con la teoría matemática de los conjuntos abiertos…

  2. @JuanAVzqz
    @JuanAVzqz Dice:

    “Frente a la inteligente estrategia de Cameron para desactivar el chantaje, podemos echar una vista somera a lo que ha ocurrido en España en las últimas décadas.” ¿Estás sugiriendo que sería una buena idea “amenazar” a los nacionalistas con un referéndum de autodeterminación?

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      Sería algo así. Ante el chantaje “O me das un régimen privilegiado o exigiré la secesión” hay que responder: “Jamás tendrás un régimen privilegiado; pero si de verdad queréis la secesión, abrimos el proceso”. Quién y cómo, lo veremos en el siguiente post.
      Esto sigue siendo tabú en la clase política, pero cada vez menos en una ciudsadanía cada vez más divorciada de aquélla. 

    • Iker Gernika
      Iker Gernika Dice:

      Olvidan pronto el plan Ibarretxe. En Escocia no sé cómo están las cosas pero donde yo vivo si Rajoy presenta la pregunta, al día siguiente tiene el sí y en 2 días se prepara el referendum.
      No soy nacionalista pero esta crisis me empuja a serlo, no quiero que desde Madrid me digan qué es lo que puedo y no puedo hacer porque sé a ciencia cierta que desde Madrid se han hecho mal las cosas. Además, desde que ETA anunció el cese definitivo se respira mejor.
      Resumiendo: Si Rajoy hace lo que ha hecho Cameron, aquí, Euskadi, se descorcha champán.
      Saludos,

  3. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Amen, Fernando.
    Buen diagnóstico.  La Democracia amenazada de hundirse (porque según la Constitución se fundamenta en “la indisoluble unidad de la nación española”, y si ésta desaparece, cabe suponer que sin fundamentos el sistema se hunda, ¿o no?).
    ¿Soluciones constitucionales, preguntas? Pues claro que las hay. Y –tú el  primero- todos las conocemos perfectamente. Para aplicarlas hace falta un mínimo de decisión, diríamos un poquitín de valor.
    El problema radica en que el valor suele nacer de las convicciones profundas. Y este sistema de Democracia Partitocrática Monárquica y Autonómica, genera cada vez menos convicciones de esas. Menos ganas de defenderlo. Defender prebendas, sí; pero defender el fondo del asunto ya es otra historia.
    La anterior Democracia Monárquica cayó por unas simples elecciones municipales, y ¿álguien la defendió? Hasta los alabarderos del Palacio salieron corriendo (verdad es que siguiendo el ejemplo de S.M. Don Alfonso XIII, que huyó a toda prisa, dejando por cierto a su esposa e hijos pequeños aquí en Madrid, encerrados en el Palacio sin más defensa que tres criados fieles con dos pistolas. Suerte que la muchedumbre que rodeó el Palacio solo tenía ganas de juerga, si no esto acaba como con la familia del Zar).
    Con que la cosa irá degenerando, degenerando… hasta que álguien grite lo de “el Rey está desnudo” (me refiero al del cuento, no a nuestra bienamada Majestad) y se caiga todo al suelo.
    Ante las colas de 48 horas en los servicios de urgencias en hospitales; ante los empleados y funcionarios que no cobran sus sueldos (ya ha empezado a pasar); ante un 24 % de parados (ya se anuncia) con veremos qué subsidios; ante tantos casos que se irán multiplicando por la podredumbre del sistema… ¿resistirán las CCAAs?
    Si hasta sus propias “fuerzas armadas” (Mocos de Escuadra) han empezado a gritar “¡Viva España!”…
    Esto se va poniendo interesant

    • Iker Gernika
      Iker Gernika Dice:

      En mi comunidad no se espera tanto por una urgencia a no ser que haya un pandemia mundial, ¿en qué se han gastado el dinero nuestros políticos, o mejor dicho, los golfos de los políticos? En el AVE, aeropuertos, puertos, fotovoltaica, bancos y cajas y otras soplagaitadas supongo…

  4. IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
    IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO Dice:

    Por supuesto aunque no se trata,a mi juicio, de amenazar a nadie,sino ir a un nuevo Pacto Constitucional con reforma del Título VIII y racionalizando el Estado de las Des-Autonomías,federalizar el Estado además o sin perjuicio de  implementar Leyes a lo Cameron para Galicia,Vasconia y Cataluña.-

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      Buenas ideas, Iñigo. Yo también veo difícil cualquier solución que no pase por una reforma constitucional.
      Nuestra casta política permanece estancada, sin ser capaz de iniciatriva que nos permita afrontar un futuro con garantías. Como dice Rodrigo en el artículo en el mundo de hoy (también posteado) tendrá que ser la sociedad civil la que ruja.

  5. veedor
    veedor Dice:

    Pues la verdad, a expensas de leer la siguiente entrega, no estaría mal ver el juego de los nacionalistas y aceptarle el embite, como en el póker, ver si van de ‘farol’, eso sí, nada luego de acuerdos preferenciales y cosas por el estilo, pasaporte y visados, y terminar de una vez por todas con este absurdo juego que tanto daño hace.

    • Iker Gernika
      Iker Gernika Dice:

      Le puedo prometer y prometo que en Euskadi no van, o vamos, de farol…¿Nadie se acuerda del plan Ibarretxe?¿Se creen que fue a por pipas?????

  6. sitogr
    sitogr Dice:

    Muy acertado el artículo y el diagnóstico. Y muy razonable la postura de Cameron y la que defiende.
    Quiero recuperar la Mirada de Vicente Vallés en la pasada “La Brujula” de Onda Cero el pasado día 16. Trascribo, “los nacionalistas pretenden el divorcio de España, pero sin embargo nos anuncian que se está produciendo y nos animan a que lo evitemos si les damos lo que piden. Hace 35 años el divorcio se produciría si no se daba la autonomía, posteriormente si a Cataluña no se le daban más cosas que a las demás autonomías, luego si no se daban más porcentajes de impuestos o transferencias, luego requirieron relaciones bilaterales y ahora un Pacto Fiscal”.
    Además, Vallés, en su “mirada” mencionó, al igual que usted,  la importancia de un referendum debía ser no sólo en Cataluña sino también en el resto de España. 
    “Y es que el Daily Telegraph ha hecho una encuesta sobre la independencia de Escocia en Inglaterra, preguntando a los ingleses, y a los escoceses si desaprueban la independencia, y resulta que en la primera el resultado ha sido de sólo un 32%, mientras que en la segunda de sólo un 43%”.
    Al igual que es mayor el porcentaje de ingleses que quieren el divorcio de Escocia, que el de los propios escoceses.
    En cuanto al momento del Referendum, un 52% de los ingleses quieren hacerlo cuanto antes, mientras sólo un 43% de los escoceses.
    http://www.ondacero.es/audios-online/la-brujula/opinion/mirada/mirada-valles-pasma-que-verdad-sea-elemento-secundario_2012011700131.html
    http://www.telegraph.co.uk/news/uknews/scotland/9015374/Britain-divided-over-Scottish-independence.html
     
    A ver si va a resultar que les hemos quitado la careta a los independentistas.
     
    Un saludo
     
     
     

  7. Ricardo Ríos
    Ricardo Ríos Dice:

    La estrategia de Cameron, inteligente o no (yo creo que es simplemente firme), ha venido impuesta por el propósito de Salmond de convocar unilateralmente un referendum planteando tres cuestiones: independencia, mantenimiento del statu quo, o ampliación de la devolución de poderes (que, efectivamente, es lo que busca).
    Lo más divertido es que las últimas encuestas dan una mayoría de escoceses en contra de la independencia (43% contra contra 40% creo recordar)… y una mayoría de ingleses favorables a la secesión de Escocia, a la que ven como una región privilegada a costa del conjunto de los contribuyentes. 

  8. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Extraordinario post, Fernando. Participo exactamente de la misma opinión que además he compartido con algunos amigos comunes hace bien pocos días.

    La cuestión podría plantearse en los siguientes términos:

    PLANTEAMIENTO NACIONALISTA: Me quiero ir. Si no quieres que me vaya tengo que estar cómodo así que para seguir juntos pongo yo las condiciones (y las cambio cuando quiero).

    PLANTEAMIENTO GOBIERNO CENTRAL ESPAÑOL: Calmemos las ansias nacionalistas cediendo a sus pretensiones y equiparando en lo posible al resto de las distintas Comunidades Autónomas para que sus ciudadanos no se sientasn agraviados. La postura de Chamberlain frente a Hitler, vamos.

    PROPUESTA DE CAMERON: No quiero que te vayas porque soy n apasionado defensor de esta relación y el proyecto común. Pero si te quieres marchar de verdad, dilo alto, claro y cuanto antes.

    RESPUESTA ESCOCESA: No saben por donde salir.

    PROPUESTA PARA ESPAÑA:

    1º.- Reconocimiento constitucional del derecho de autodeterminación.

    2º.- Establecimiento de condiciones claras para llevarlo a cabo: Determinación del territorio afectado, con renuncia a posteriores incorporaciones y mecanismos de supervisión y garantía. Mayorías exigidas, tanto en el territorio afectado como en el resto. Garantía total de reconocimiento de derechos de los individuos y las minorías. Relación de “canje” es decir, pago de las infraestructuras de titularidad estatal que se va a quedar el nuevo estado y reparto de los fondos comunes.

    3º.- Mientras tanto:

    – Escrupulosa y total lealtad constitucional.
    – Respeto absoluto de los derechos de todos los ciudadanos a expresar sus opiniones y sentimientos y a exhibir sin miedo y completa libertad sus símbolos identitarios.
    – Respeto absoluto de los símbolos nacionales.
    – Respeto absoluto a los derechos lingüísticos de los ciudadanos, incluyendo el derecho a rechazar el aprendizaje de o en una lengua no deseada, sea la oficial en todo el estado o sólo en una o varias comunidades autónomas y a recibir enseñanza pública “gratuita” en la lengua oficial elegida.
    – Respeto y reconocimiento absoluto a las víctimas del terrorismo, que lo fueron por su condición de españoles, condena no meramente retórica del terrorismo y asunción de todas las políticas necesarias para acabar con el mismo.
    – Solidaridad y disciplina económica.

    (…)

    En conclusión, frente al “si no me das lo que quiero, me voy”, huir de la disyuntiva entre “por encima de mi cadáver” o “cederles lo que pidan lo más despacio que se pueda” y optar por un “márchate, pero si te quedas, éstas son las condiciones”.

    Al fin y al cabo, las pusimos entre todos, ellos incluidos.

    • IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
      IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO Dice:

      De acuerdo con ello.Hablamos de ello en los escritos sobre La Padania y sobre el libro de Sosa Wagner.-A lo que no dejo de darle vueltas a la cabeza es la actitud francesa respecto al Pais Vasco y la Cataluña continentales.-

  9. Encantada
    Encantada Dice:

    Estoy hecha polvo. Contenta como estaba de que el David Cameron éste viniera a darnos algo que imitar, al fin. Feliz, es imposible porque la envidia no viene a se la mejor compañera para alcanzar dicho estado. Iba vendiendo a quien quisiera oírme, no muchos, la verdad, las bondades de esta idea de someter a referendum de una p… (puñetera, puñetera) vez la independencia de los irredentismos hispanos, sean estos los que fueren. Modesta, porque a la fuerza ahorcan, me conformaba con ganar para la causa del independetismo vasco (sobre todo) a alguien, aunque sólo sea uno, más. No sé si me he explicado: independentismo vasco español, que la denominación del español e independentista vasco, que los hay.
    Y ahora me viene usted con si “¿Cabría un nuevo referéndum para revertir la secesión y reincorporarse al país de origen?”. Sin sangre me deja, oiga. Y con un disgusto…

  10. Fernando Rodríguez Prieto
    Fernando Rodríguez Prieto Dice:

    Para Iker: Precisamente, el caso del País Vasco es un antimodelo que Cameron probablemente habrá tenido muy presente. Se trata de una región con casi todas las competencias públicas transferidas, que en virtud de unos privilegios de origen medieval revividos no contribuye a la solidaridad interterritorial, y escasamente a los gastos comunes, con unas Diputaciones Forales que en virtud de su soberanía tributaria pueden hacer dumping fiscal y jugar con ventaja en la captación de empresas y en la financiación de los servicios públicos. Y, a pesar de todo ello, gran parte de sus habitantes se consideran maltratados y sometidos.
    Por eso, al menos hay que darte la razón cuando dices que “desde Madrid se han hecho muy mal las cosas”. 

  11. huiot
    huiot Dice:

    Des de Catalunya le digo que somos muchísimos los que queremos salir de España absolutamente. Tiene gracia que gente como usted considere que para los catalanes sea una especie de chollo estar en España, cuando ello nos cuesta 22.000 millones de euros al año. 
    Yo quisiera un referéndum y que saliera que sí. Y si sale que no, pues lo acepto, por supuesto. Pero si ganamos nosotros el referendum, los que salen perdiendo de verdad son ustedes. 

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      Huiot, no creo que haya podido leer en el post que estar en España sea para los catalanes una especie de chollo, porque no lo pone. Pero sí es cierto que a ese estatus de “chollo” es al que aspira la fuerza que gobierna en Cataluña, y que aspirará a conseguirlo de la misma forma que han conseguido otras muchas cosas. No hay más que leer la prensa para verlo.
      Por otra parte, es posible constatar que el aumento del secesionismo en Cataluña viene acompañado por un aumento aún mayor del secesionismo en el resto de España. Desde luego que si alcanzara el nivel suficiente el problema habría de resolverse, pero insisto que de ello trsataré en otro post próximamente.
      Por otra parte, le digo que tengo todo el respeto por los secesionistas, cuya opinión es tan admisible como muchas otras. Pero que no siento ningún respeto intelectual por el nacionalismo, con su afán de falsificar la historia a su medida, de reducir la realidad a una visión maniquea, victimista y simplificadora, para cultivar egos estrechos, y su empeño por reprimir la libertad personal para ir amoldando al personal a tal visión. No entro aquí en la conjetura de lo que me cuenta usted del “coste de pertenecer a España” supone o no el haber sucumbido a sus encantos.
      Por último, no cabe duda de que la secesión tendría algún problema, y no sólo por la pérdida de interés de la nueva liga de futbol catalana. Sin duda habría movimientos de población y, sobre todo, de capitales, establecimiento de aduanas con aranceles hasta conseguir entrar ven la UE, nuevos gastos, etc. No me parece el menor de ellos el de su estructura política previsible. A mí al respecto, siempre me ha sorprendido (bueno, la verdad es que no tanto) lo poco “independentistas” que han resultado ser todos los gobiernos autonómicos en España. Quiero decir que han asimilado todos los vicios y defectos de su fuente matriz, los gobiernos y la administración española, y en algunos supuestos, como en Cataluña, con la incorporación de algunas “peoras” como principal “hecho diferencial”. ¿Por qué ninguno ha salido austero, eficiente, ajeno al fasto y a la autoexaltación?
      Pero me puede usted decir, con razón, que desde ese momento futuro de la secesión, todos ellos serían ya principalmente problema propios de Cataluña, mucho más que del resto de España.

  12. Javier González
    Javier González Dice:

    Pienso que el problema de España ha sido y es el “café para todos”. Si simplemente se hubieran reconocido las “nacionalidades históricas”, otro gallo nos hubiera cantado. Una especie Federalismo asimétrico hubiera sido la buena solución. Creo que ahora es un poco tarde para esto. Se han creado sentimientos identitarios donde no los había y se ha dejado la gestión de la cosa pública en manos de politicuchos de provincias mediocres que lucharán para que no les quiten su cuota de poder.

  13. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Muy interesante post y efectivamente cabe pensar que la propuesta de Camerón habrá tenido en cuenta lo que como bien dices es un anti modelo para cualquier gobernante sensato, la relación de las CCAA y el gobierno central español, propia de políticos ya no se si llamar inmaduros o directamente insensatos,. Aunque como bien dices los nacionalistas estaban en su papel y a ellos les ha salido bien hasta ahora, ya que a
    la ciudadanía se le esta acabando no solo el dinero sino ltambien la paciencia. En fin, la cosa ya es insostenible porque ya no hay nada mas que dar, ni dinero ni competencias, y de paso lo que queda del Estado central resulta que no tiene herramientas suficientes para que las CCAA cumplan con sus compromisos con los acrreedores. Y de nuevo tiene que salir a avalarlas o a permitir que se endeuden. Autonomía o independencia para gastar si, pero para quebrar no la quieren.

    • sitogr
      sitogr Dice:

      Yo si considero Elisa que hay herramientas más que suficientes para que el Estado haga cumplir a las CCAA sus compromisos de déficit, estabilidad presupuestaria y pagos de acreedores. Es más esa herramienta no es comunitaria ni nueva, siempre ha estado ahí desde 1978. La estabilidad presupuestaria tiene rango legal y ahora constitucional, al igual que el déficit. Lo único que hace falta es tener “camerons” de aplicar el Art. 155 de nuestra Constitución.

      Artículo 155.

      1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras Leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

      Un saludo

  14. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Buenas noches.

    Parece que estamos viviendo los estertores de las fiebres nacionalistas fruto del movimiento romántico que alumbró la revolución francesa, el socialismo y el fascismo.
    Gellner, en su célebre obra, nos habla de la amnesia como etapa fundacional de los nacionalismos, Jung añade la invención del mito y Fromm las raíces narcisistas del fenómeno.
    Para no ser menos nuestros tardíos profetas añaden la ingeniería socio-lingüística y la captura a lazo de hijos ajenos para asegurar la viabilidad biológica de un etnicismo inviable a poco que todos hagamos un par de números con un mínimo respeto por la dignidad de los seres humanos.

    De esto nos ha faltado mucho en España. Da un poco de vergüenza ver lo acaecido y cómo colectivamente hemos reaccionado. Mucha vergüenza.

    Si a esto añadimos que según Isaías Berlin la libertad consiste en poder obrar sin restricciones –y que algunos toman por el no va más de la libertad el poder obligar a otros– lo que nos queda es en cuadro razonablemente necesitado de terapia grupal y cariño. Mucho cariño.

    A estas alturas supongo que está claro que veo el problema desde una óptica hostil pero esto no me impide ver sus aspectos emocionales y algunos racionales que también los hay.

    No es posible convencer racionalmente a alguien que decide emocionalmente. Sucede con el partido político, sucede con nuestra familia y sucede con la raza, la etnia y los símbolos.
    Mienten los que esconden este rasgo falso pero presente en nuestros nacionalismos. El colmo del ridículo psicológico es el de esos políticos que cambian de nombre al cruzar la demarcación provincial. Bochorno y falta de respeto por las propias raíces. Un mal psíquico hondo.

    Pero pongámonos por un momento en el lugar de alguien que ve el déficit democrático de los procesos globalizadores en los que estamos inmersos mientras el paro crece y la prosperidad mengua. 
    Alguien que ve que sus representantes no le representan y obedecen órdenes emanadas no se sabe muy bien de dónde.
    En este entorno tan próximo y tan real (especialmente tras el resultado negativo de los referendos de Francia y Holanda a partir de los cuales ya “nunca más se supo de consultar”)
    Alguien que esté harto de un Euro que sólo beneficia a Alemania y dos distraídos que pasaban por allí o de un sistema en el cual la vida humana es imposible en prosperidad, es razonable que se plantee si unas entidades políticas de menor dimensión y diversidad no presentarían más oportunidades de desarrollo y enriquecimiento humano.

    Quizás por ahí vayan los tiros.
    Conozco muy bien Cataluña y los recovecos de su sistema de peajes interiores. Siento un rechazo instintivo por esa forma de hacer las cosas que nuestros queridos nacionalistas parecen aplaudir porque se callan.
    Y qué decir de mi ciudad, Donosti, tan cerca de la ignominia que tal parece que los guardianes del holocausto se están tomando unas cositas en la parte vieja celebrando lo bien que salió la cosa.
    ¿Y la Andalucía del 30% de paro, 30% de funcionarios y 30% de emigrados a Cataluña con un consejero de Trabajo que se funde un millón en papelinas y ¡tós callaos!?

    En todas partes cuecen habas y la diversidad también es un activo. Pero sin obligar. Que cada persona haga lo que quiera. La libertad de verdad de Isaias Berlin.
    La vida es algo mucho más serio que una identidad irreal, que nunca existió, y cuyos orígenes reales nos ocultamos a nosotros mismos. Usan las identidades y nos obligan a adoptarlas para pastorearnos.

    Menudo rollo y con la que está cayendo.
     

  15. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    “Espanya ens roba” Lo de los 22.000 millones de euros… ¿de dónde diablos sale?
    Algún estudio ha habido por ahí la mar de curioso. Pej, se computa como gasto de Defensa para Cataluña tan solo lo que representan las Fuerzas estacionadas EN Cataluña. De esa manera, claro está, salen números asombrosos. Y -efectivamente- España “roba”.
    Es como la idea genial de que si una empresa (pej Repsol) tiene su sede en Barcelona, TODO el IVA que recaude en España… tiene que ir a la Gneralitat, porque “es una empresa catalana”; y si no va, “Espanya en esta robant”
    Y todo bien coronado por la inmunidad. Cuando se metieron con Pujol por lo de Banca Catalana, clamaba el nacionalismo que era un “procés a Catalunya”… ¡quin horror” ¡quina vergonya!
    La verdad, me sigue dando bastante asquito.

  16. Jordi Tallabanyes
    Jordi Tallabanyes Dice:

    Resulta sorprendente que el Notariat catalán esté en manos de un militante beligerante de CDC que está haciendo todo lo posible, que no es poco, desde su puesto del Consejo de los Notariso para logra un notariado desgajado del español con la complacencia de la DGRN que failita la “relación bilateral” entre Catalunya y el estado español. Que haya, a lo que parece, notarios en esta web escribiendo lo que escriben y permitiendo en los órganos del Notariado lo que se está haciendo es, cuando menos, paradójico. En algo no nos están diciendo la verdad.

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      En primer lugar, es preciso aclarar que entre los notarios, como entre cualesquiera otros profesionales, puede haber opiniones diversas, y desde luego nosotros no pretendemos representar a todo el conjunto. El Colegio Notarial de Madrid siempre se ha pronunciado a favor de la unidad de todo el Notariado español, y hasta donde tengo noticia también el Colegio de Cataluña.
      Dicho lo cual, también podemos decir que no nos gusta que de cuestiones de interés general se pase a otras de caracter corporativo.

  17. Jeremías Cohen
    Jeremías Cohen Dice:

    Efectivamente, copomo bien dice Manu Oquendo, algunos toman como el no va más de la libertad el poder obligar a otros. Parece que para los nacionalistas todo vale, con tal de avanzar a sus objetivos finales. Me han confirmado al respecto que es cierto ese “protocolo de asistencia sanitaria” que ha distribuido la Generelidad catalana y que prohibe a los médicos expresarse en español con sus pacientes, debiendo comunicarse, si éstos no saben catalán, por medio de “gestos o dibujos”.
    Aquí nos lo cuentan muy bien: http://www.cotizalia.com/opinion/disparate-economico/2012/01/23/el-protocolo-de-la-infamia-y-otro-bienio-negro-6536/

    No es de extrañar que crezca el “secesionismo” entre el resto de los españoles. Y es buen indicio de lo que les esperaría a los secesionados.

    • Curro Arriola
      Curro Arriola Dice:

      Me precio de hablar catalán bastante bien; y también de hablarlo exclusivamente cuando me da la realísima gana.
      Si un médico sigue las instrucciones de dirigirse gestualmente a mi persona, me costará bastante reprimir mis impulsos de indicarle -también gestualmente- dónde puede subirse y de paso pedalear.

  18. Laura
    Laura Dice:

    En el artículo comenta: “Sospechamos que esa posibilidad no encaja mucho con la mentalidad nacionalista, tan proclive al carácter absoluto y excluyente de los sentimientos de pertenencia”. ¿No se reconocen ustedes en esta definición? ¿De verdad? ¿Qué les hace pensar que su forma de actuar no es precisamente fruto de esa mentalidad nacionalista que sólo ven en el ojo ajeno? ¿Tal vez una nación con estado está por encima del bien y del mal? ¿Los ciudadanos de los estados-nación de forma mágica dejan de ser nacionalistas?

Los comentarios están desactivados.