Tú a Boston y yo a California. Una reflexión sobre el revolving door nacional

Estos últimos días han sido especialmente prolíficos en noticias relativas a este interesante fenómeno del revolving door en España, con la particularidad de que, en esta ocasión, no afectaban al político en cuestión (como el caso de ex vicepresidenta Salgado fichando por Endesa), sino a los cónyuges de las dos damas más poderosas del partido en el Gobierno, al hermano de una de ellas, y a la esposa del Secretario General del grupo socialista en el Congreso.

Efectivamente, Red Eléctrica de España, una sociedad cuyo 20 % es de propiedad estatal a través de la SEPI  (Sociedad Española de Participaciones Industriales) y, por tanto, controlada en la práctica por el Gobierno, ofreció al marido de la Secretaria Generaldel PP, Dolores de Cospedal, el puesto de Consejero. Sin embargo, como consecuencia de unas supuestas reticencias de  Moncloa -a la vista de la mala recepción de la noticia en las redes sociales- el interesado rechazó el cargo. Aunque eso no ha impedido que Ricardo, hermano de la Sra.de Cospedal, se postulase como principal candidato al puesto de director de la Fundación Carolina, Fundación  mixta dedicada a la promoción de las relaciones entre España y América Latina (aquí). Si echan un vistazo a su Patronato y a sus órganos de gobierno (todavía no actualizados, además) se harán una idea de su clara dependencia del Gobierno (aquí).

Unos días más tarde nos enteramos que Telefónica había fichado al marido de la actual vicepresidenta del Gobierno y a la esposa del Secretario General del grupo parlamentario socialista, Sr. Madina. (aquí y aquí). Según informan algunos medios, el Gobierno ha justificado la diferencia de trato a “los maridos” alegando que, en el caso del cónyuge de la vicepresidenta, “la compañía es privada y por ello no existe colisión alguna de intereses públicos y privados”;  llegando a afirmar que en su actual puesto de funcionario del Ministerio de Hacienda “habría más motivos de incompatibilidad a la hora de informar sobre las actuaciones del ejecutivo.” (aquí).

A mi me parece que estas manifestaciones denotan una cierta incomprensión del problema, y por ende de la repercusión mediática –nada favorable para el Gobierno- alcanzada por los nombramientos en cuestión. Es más, ayer mismo nos enterábamos también de que el Presidente del Gobierno había nombrado como miembros del Consejo de Estado a personas próximas al Partido Popular con despacho profesional abierto (aquí). Fuentes de Gobierno reconocen que esos abogados tendrán que “abstenerse en los informes sobre algunos proyectos de ley porque podrían afectar a los intereses de sus bufetes, de las empresas para las que trabajan o de los consejos de administración en que se sientan. No hay ninguna incompatibilidad teórica, pero sí puede haberla en la práctica.” De nuevo nos encontramos aquí con una argumentación que ni roza el tema. No se trata de que los nuevos consejeros se abstengan o no, sino que presumiblemente la cartera de clientes de esos despachos se va a multiplicar como efecto natural de que el abogado que les lleva el asunto tenga cierta “mano”, aunque no sea directa, en los dictámenes relativos a la normativa que les afecte. Puede que llegue el momento en que el Consejero se tenga que abstener en todo y, pese a ello, siga siendo muy interesante para sus clientes, aunque muy poquito para el Consejo de Estado.

Por eso este último aluvión de casos es tan interesante, porque nos ayuda a reflexionar sobre los dos grandes riesgos del revolving door –sin duda muy ligados entre sí- pero perfectamente identificables: el nepotismo o compadreo, y, sobre todo, el que constituye verdaderamente su esencia, la captura de los intereses públicos por los privados (wiki aquí). El primero, siendo importante, es un efecto casi natural del segundo, y pese a ello es al que se le ha dado más importancia.

Lo hemos comprobado claramente en el caso Cospedal. Lo que incendió las redes sociales fue la designación a dedo del cónyuge y del hermano de una persona con enorme influencia en el Gobierno para ocupar un cargo privado en una empresa dependiente del sector público. Lo que se rechazaba mayoritariamente por los ciudadanos es la práctica habitual de nuestra partitocracia de  “ocupa el poder y coloca a la familia a cargo de los presupuestos”. No pongo en duda la cualificación profesional de estas personas para ocupar estos cargos (simplemente porque la desconozco) pero cualquiera que sea, como en este país la gente está tan escamada y harta con estas cosas, la reacción fue furibunda y el Gobierno tuvo que dar inmediatamente marcha atrás, al menos en el caso del cónyuge.

Sin embargo, el problema fundamental queda así oscurecido. Red Eléctrica es una empresa gestionada por unos señores muy interesados en sus resultados (normal) y a los que un contacto directo con el Gobierno les viene francamente bien, sencillamente porque depende enormemente de la regulación pública. Cómo en el previsible caso de los clientes de esos despachos de los nuevos Consejeros de Estado, el nuevo equipo directivo de Red Eléctrica (por supuesto del PP) buscó un buen contacto que les permitiera transmitir sus problemas, necesidades e inquietudes de una manera fácil y fluida al Gobierno. Y encontraron al marido dela Sra. De Cospedal. Desde el punto de vista de la empresa tiene toda la lógica, porque dado el lamentable e improvisado proceso de producción de normas en este país, uno puede en cualquier momento encontrarse una disposición adicional que le lamine sin tiempo para reaccionar (eso en la interpretación más benevolente), o aprovechando el río revuelto, colocar una disposición adicional que lamine a la competencia o al consumidor (en la menos benevolente). Ahora bien, cuando ese contacto pasa por contratar directamente al marido de una figura política de tal calado (no se si la Sra. De Cospedal está casada en gananciales o en separación de bienes, pero el impacto del contrato en la economía familiar es igual de obvio), la reacción que debería esperarse del político prudente es aconsejar al cónyuge otra salida profesional.

Obviamente no se trata de condenarle al paro, especialmente cuando se trata de personas de alta cualificación profesional, pero sí de ser consciente de que hay ciertas empresas de mucha importancia que operan en sectores muy regulados y por ello con gran dependencia de lo que pueda decidir el Gobierno de turno, respecto de las que no sólo hay que ser honesto, sino parecerlo. Por eso no es un problema meramente de tamaño y músculo; si al cónyuge le hubiera fichado Inditex creo que nadie hablaría de él, al menos con motivo. Por supuesto, si no hay cualificación profesional o la que hay no resulta especialmente idónea para la empresa o el “timing” es sospechoso –justo la empresa se da cuenta de la valía profesional del candidato-marido cuando la esposa alcanza un puesto políticamente muy relevante- la desconfianza lógicamente aumenta y surge el riesgo de nepotismo. Se podría alegar que en estos casos el sueldo se lo paga una empresa privada, pero es obvio que, si se consuma el riesgo de captura de la voluntad pública, al final se lo acabamos pagamos entre todos los contribuyentes en forma de servicios más caros, menos competencia, más paro, etc.

Es por ello que, en el caso de la vicepresidenta, la afirmación de que “la compañía es privada y por ello no existe colisión alguna de intereses públicos y privados” o que puede haber “más motivos de incompatibilidad en el Ministerio de Hacienda” es francamente rechazable. El revolving door, como digo, no es sólo un problema de compadreo, es sobre todo un problema de influencias. Lo que debía haber alegado el Gobierno es que la compañía en cuestión (Telefónica) ya apenas depende de la regulación nacional (lo que por otra parte es bastante cierto, pues ahora casi todo lo importante se cuece en Bruselas) lo que a su vez podrá ser discutido o no, pero no que “no hay problema porque se trata de una empresa privada”. En cuanto a lo del Ministerio de Hacienda no merece ni siquiera un comentario, aunque sí una respuesta corporativa, porque parece presuponer que los lazos familiares inhabilitan a los Abogados del Estado para cumplir profesionalmente con su cometido.

Pero no nos engañemos, estas revolving doors las llevan aprovechando toda la vida todas las grandes empresas de estos sectores regulados o muy dependientes de las decisiones políticas, es decir, casi todas. Es lo que nuestros colegas de NeG llaman “el capitalismo castizo”. El caso de la sra  Salgado con Endesa es un ejemplo palmario, pero para apuntar también la otra vía, recordemos simplemente que el actual ministro de Defensa fue consejero de Instalaza, una importante empresa del sector (aquí).

A mi particularmente se me podría reprochar que yo tampoco abría la boca cuando el Director General de los Registros y del Notariado era un notario. Bueno, de eso hace tanto tiempo que todavía no había blogs, pero por eso voy a dejar de manifestar que no parece lógico que sea ni notario ni registrador (como ocurre en la actualidad). Por muy honestos que sean, y no tengo ninguna duda, más bien al contrario, de que lo han sido y de que lo son en la actualidad,  existe una incompatibilidad objetiva, aunque ya no sea de intereses -que también- sino de formación y experiencia, que dificulta un ejercicio idóneo y neutral del cargo público.

Para finalizar hay que decir que, obviamente, este problema no es únicamente español, sino que se trata de un fenómeno general que afecta incluso a los EEUU, al menos en sectores tan sensibles como el financiero o el armamentístico. Sin embargo, la diferencia es que allí tienen Comisiones del Senado que investigan y un régimen legal de transparencia absolutamente envidiable. Conocen al detalle si la empresa en cuestión es más o menos sensible al marco regulatorio, cómo vota el político en cuestión en asuntos que tienen que ver con ese marco, el contenido al detalle de sus decisiones, que retribuciones ha percibido,  etc., etc. Conocen hasta quién visita la CasaBlancay cuántos minutos ha estado. También, por supuesto, tienen un régimen de incompatibilidades serio que funciona de verdad y que no puede ser burlado de forma verdaderamente vergonzosa a través de la contratación por filiales como aquí es tan frecuente (aquí).

En España, mientras tanto, nos tenemos que conformar con la presión que puntualmente puedan hacer los medios de comunicación y las redes sociales, y lo cierto es que, como demuestra el caso de Red Eléctrica, puede llegar a ser muy efectiva.

20 comentarios
  1. JJ
    JJ Dice:

    De acuerdo, en líneas generales, con el post.

    Quería plantearle al autor una cuestión que no sé si se desvía del post o va más allá todavía sobre algunos temas que él plantea.

    ¿Qué le parece al autor que un letrado del Consejo de Estado, con la misma legislación que se le aplica al sr. Rosa Vallejo, haya podido ser un puesto directivo de igual o más nivel que el Sr. Rosa, sin necesidad siquiera de pedir la excendencia? Hablo de Juan Antonio Ortega Díez Ambrona.

    ¿Qué le parece que una notaria en activo, Sra. Velarde Valiente sea consejera de una empresa del IBEX, ABENGOA? ¿Y que un notario en activo de Madrid, Sr. Periel Martín, sea consejero de una de las mutuas de seguros más importantes de España,   Mutua Madrileña? ¿Y que los Sres. Pau Pedrón y un difunto notario de Madrid fueran, registrador en activo uno, notario en activo otro, consejeros de Seguros OCASO sin pedir excedencia alguna?

    Si todos estos señores hubieran sido abogados del Estado, como el Sr. Rosa Vallejo, podrían haber tenido esos puestos sin pedir excedencia alguna?

    ¿Qué decir de los casos de algún registrador-notario que, siendo diputado o concejal de un ayuntamiento importante, cobraba el sueldo de político y al tiempo ingresos de su notaría o registro? Y no ha ocurrido solo una vez. ¿Por qué el DGRN lo toleró? Lagunas legales? Corporativismo? 
          

         

         

  2. Rodrigo Tena Arregui
    Rodrigo Tena Arregui Dice:

    Hoy publica la prensa que Ricardo, el hermano de la Sra. de Cospedal ha tenido que renunciar también a sus pretensiones de dirigir la Fundación Carolina (ver aquí), y por los mismos motivos que en el caso del cónyuge. Sin duda es una buena noticia, pero continuamos en la confusión. ¿Por qué en el caso de Cospedal ha habido rectificación y en el de la vicepresidenta no? Puede que sean situaciones diferentes, no lo sé, pero nos gustaría escuchar una explicación convincente, un poco más seria que las utilizadas hasta ahora.

  3. Rodrigo Tena Arregui
    Rodrigo Tena Arregui Dice:

    En cuanto a lo que comenta JJ creo que hay que diferenciar distintos supuestos. En primer lugar, todo nombramiento que vulnere la incompatibilidad legal vigente me parece obviamente mal, como es lógico. Si criticamos a la Sra. Salgado no sería lógico no hacer lo propio con los demás que no cumplen con la ley (en mi opinión lo de Salgado y Endesa es un claro fraude de ley).
    En cuanto a lo de los notarios y registradores hay que distinguir. En relación con ocupar puesto de diputado hay que recordar que ese puesto, con arreglo a la legislación vigente, es compatible con casi todo… menos con notario y registrador. Según se cuenta fue Alfonso Guerra el que introdujo la incompatibilidad para cargarse a José Luis Álvarez. Ahora, mientras subsista debe cumplirse, por supuesto, y creo que efectivamente se hace, por lo menos en el Congreso.
    En cuanto a los puestos de consejero de sociedades el problema es que, lógicamente, el notario debe abstenerse de autorizar instrumentos otorgados por dichas empresas, lo que no puede pretender burlarse por los notarios que están asociados mediante la autorización por parte del compañero del despacho, pues al fin y al cabo, como en el caso de los cónyuges de marras, el resultado económico se disfruta igual.  

  4. robespierre
    robespierre Dice:

    A mí lo que más me gusta es la naturalidad, o sea, el morro que se gastan al dar las explicaciones. Que si el marido de la vice sabe portugués (por ser hijo de portugués, cosa que al parecer descubren cuando nombran a su mujer vicepresidenta del Gobierno) que si los cvs son muy adecuados (y lo que han hecho, lo vistan como lo vistan, no tiene nada que ver con el sector en el que la empresa en cuestión opera) que si las empresas son privadísimas (y como bien dice el autor del post, bien que dependen de los Poderes Públicos) y que si patatín y patatán o que si peor sería que no les colocaran…en fín, estos señores definitivamente piensan que los ciudadanos somos tontos. Y probablemente tienen razón por eso pueden hacer estos nombramientos sin que pase nada. 

  5. Triboniano
    Triboniano Dice:

    Me parece que el autor es demasiado complaciente cuando dice que Telefónica ya no tiene interés en la regulación española. Lo sigue teniendo, especialmente en el ámbito de la competencia. Ahí una manita puntual en un momento dado puede venir muy, pero que muy bien.

  6. JAVIER TRILLO GARRIGUES
    JAVIER TRILLO GARRIGUES Dice:

    Totalmente de acuerdo, Rodrigo: es una auténtica vergüenza ver cómo se “elige” a determinados miembros de los consejos de administración de las grandes empresas, entendiendo por grandes aquellas que cuasimonopolizan servicios esenciales o de interés público y, por tanto, con grandes intereses estratégicos en influir de manera importante -cuando no decisiva- en las medidas que con relación a dichos servicios pueda adoptar el gobierno de turno. Y habría que distinguir, al menos en el plano dialéctico, las empresas privadas de las “privatizadas”, pues éstas últimas mantienen buena parte de las infraestructuras y el poder de cuando eran públicas.
    Habría que establecer de una vez por todas una verdadera legislación de incompatibilidades, conflictos de intereses y prevención del tráfico de influencias, mucho más rigurosa y eficaz que la vigente, aún a riesgo de penalizar el ejercicio de la política, dotando de mucha mayor transparencia al acceso y desarrollo de la función pública.
    Y dos apuntes para JJ:
    Hasta cuándo seguiremos en éste bendito país con la costumbre del “y tú más!” como único argumento frente a la legítima denuncia de la corrupción generalizada?
    Creo que el post se refiere no tanto a situaciones de incompatibilidad de determinados cuerpos de funcionarios que,a pesar de su existencia y necesaria denuncia, resultan insignificantes en términos de política económica, sino más bien a lo que me refería antes, pues el caso de la Sra. Velarde Valiente -según creo recordar- proviene más de su condición de ex-alto cargo de alguna conocida Comisión gubernamental que de su cualidad de notario.

     

  7. JJ
    JJ Dice:

    Siento, D. Javier, el modo como ha entendido usted mi comentario. 

    Yo no juego al “y tú más”, sino justo a lo contrario. O nos escandalizamos por todo, o por nada. No vale el escandalizarse selectivamente.

    Juego a una legislación seria en materia de incompatibilidades y de “revolving door”. Muchos de estas cosas las he ido comentando en posts anteriores, creo crecordar quen el alguno de Ramón Marcos, que prometió tratar este tema

    Y creo que las imágenes valen más que mil palabras.    

    Si el marido de D. Soraya en vez de ser abogado del Estado, hubiera sido notario o registrador, no tendría ni tan siquiera que haber pedido la excedencia.  O sea, que no podría haberse siquiera hablado de revolving porque podría haber simultaneado tranquilamente ser consejero de Abengoa, Repsol o Telefónica y mantener su notaría o registro abierto. Sí, sí, ya sé que los notarios o registradores no cobran de los PGE sino del cliente, pero ese argumento no me parece suficiente, por sí solo, para dar por buena esa situación.

    Cuando se habla de revolving door sobre Garzón, o sobre Bermejo, y se achaca todo a la legislación de los socialistas, a los que no tengo simpatía alguna, he repetido más de una vez que no vale escandalizarse con Garzón y no con Mendizabal Allende que fue subscretario en el año 77, director general en la época de Franco y otras cosas. Y así otros magistrados más. O sea, que o revolving door para todos, o para nadie.  
       

        

  8. Robespierre
    Robespierre Dice:

    Solo recordar que la legislacion esta ahi, pero no se cumple porque los encargados de aplicarla y hacerla cumplir dependen de los politicos. No es tan mala y seguro que serviria de sobra si se respetase.

  9. JJ
    JJ Dice:

    Tiene mucha razón Robespierre. Hay muchos centros decisores (AGE, CCAAs, EELL, Consejo de Estado…) en materia de incompatibilidades,  y sobre una legislación casi idéntica cada cual la interpreta a conveniencia.

    El Ayuntamiento X autoriza, sin problemas, al concejal de turno “compatiblidad” para una segund actividad, mientras que el concejal de la ciudad limítrofe no consigue que su Ayto le autorice lo mismo.

    LLega Rubio LLorente al Consejo de Estado y, constante la legislación, trata de que se aplique más restricitivamente que en épocas pretéritas.

    El DGRN de turno que ha tenido conocimiento de situaciones extrañas de políticos que no piden la excedencia, mira para otro lado porque es un marrón que mejor no menearlo….

    Y así todo con la casta política y colaterales!!

  10. JAVIER TRILLO GARRIGUES
    JAVIER TRILLO GARRIGUES Dice:

    Apreciado JJ: No sólo entiendo, sino que comparto plenamente su comentario de que hay que denunciar la corrupción en todos los ámbitos, pero cuidado con la ya tristemente célebre coletilla del “…venga de donde venga” para meter en el mismo saco supuestos bien diferentes.
    De lo que trata -a mi entender- el post de Rodrigo Tena, es del “revolving door” (en castizo puerta giratoria) entre lo público y lo privado y el riesgo cierto de tráfico de influencias que generalmente conlleva, en los casos en que se elige a ex-altos cargos de la política o, como en los que denuncia Rodrigo, a sus familiares y allegados, para cubrir puestos clave en los consejos de administración de grandes empresas reguladas (sectores estratégicos) cuyos intereses pueden colisionar ( y a menudo lo hacen) con los intereses generales.
    Por el contrario, lo que a Usted parece preocuparle tanto (es decir, al mismo nivel), no es sino un mero problema puntual de incompatibilidad en determinados funcionarios (no políticos) que, como es el caso del autor Sr. Tena y de varios compañeros que editan y opinan en éste blog, entre los que me incluyo, procedemos y formamos parte del citado cuerpo funcionarial, por lo que -permítame la deducción- más parece una descalificación hacia la legitimidad del autor del post y del propio blog que un verdadero comentario crítico sobre el hecho que se denuncia en el mismo.
    Pero, si tanto le preocupa, vayamos al grano: al parecer, lo que usted critica, hasta el punto de asimilarlo a aquellos supuestos, tachándolo de ilegal, es que un notario en activo (esto es, sin tener que pedir la excedencia) pueda ser a la vez consejero de empresas privadas del IBEX e incluso pueda ostentar cargos públicos sin necesidad de pedir la excedencia.
    Pues bien, aunque mi compañero y autor del post ya le ha contestado en términos parecidos, quisiera puntualizar lo siguiente, para hacerle ver la diferencia, dada la legalidad -al menos formal- de tales supuestos:
    Lo del cargo de consejero aparece regulado -en el ámbito del ejercicio de la profesión notarial, como una incompatibilidad parcial (o más bien puntual) en el art. 140 del Reglamento Notarial (que, como bien sabe, se aprueba por el gobierno y no por la corporación notarial o la DGRN), que permite a los notarios ser socios o consejeros de empresas privadas siempre que, como recordaba Rodrigo, se abstengan de autorizar las escrituras que a las mismas afecten a partir del ingreso como socio o la designación como consejero. Por lo tanto e independientemente del juicio crítico que dicha norma merezca, así como de la puntual denuncia -como hace el propio sr. Tena- de las situaciones de fraude de Ley que pretendan burlar su aplicación, la norma es claramente disuasoria, pues el notario-consejero ve limitada su competencia en cuanto a la autorización de dichas escrituras, precisamente para evitar cualquier conflicto de intereses.
    Y en cuanto al ejercicio de los altos cargos, también se regula la incompatibilidad (en la vertiente notarial) por los artículos 16 de la Ley del Notariado y -en desarrollo y matización de aquel- 115 del Reglamento citado, estableciendo ciertamente una situación de suspensión -que no excedencia- en el ejercicio del cargo -no en la condición de notario- y un régimen de sustitución especial que, siendo perfectamente legal, es también criticable, pues, como dice precisamente uno de los editores del blog, Fernando Rodríguez Prieto, en sus comentarios a la nueva legislación notarial (tomo I, pág. 285) dicho precepto “establece un régimen especial y privilegiado en relación con determinados altos cargos de la Administración”. Como verá, también los notarios hacemos autocrítica.
       

  11. JJ
    JJ Dice:

    D. Javier, varias cosas:

    Mi respeto por el cuerpo de notarios es total. Al Sr. Rodríguez Prieto, a quien usted cita, le consta. También al Sr. Tena, creo, pues así tuve ocasión de manifestárselo en una serie de posts que escribió en el blog de Fedea.

    En el plano más personal, le diré que cuando algún registrador ha intentado timarme -digo timar, sí- la ayuda de algunos notarios ha sido decisiva para que yo no perdiera la confianza en mis razones. Y esa confianza ha sido tan útil que cuando hace pocos meses algún registrador ha intentado cobrarme nuevamente de más, no le he pagado hasta que no me ha rectificado la factura, visto que en veces anteriores tuve que esperar un año hasta que la DGRN me dio la razón y el registrador me devolvió el dinero sin intereses.

    El problema de los comentarios a los posts es que si te exlicas a fondo, sueltas un rollo y aburres a las ovejas. Y si tratas de aligerar el argumento, caben los malentendidos. Entender que en mi primer comentario, hay una crítica a lo escrito por Rodrigo no es correcto. Decía expresamente que estaba de acuerdo con él, y que aparte hacía unos comentarios añadidos sobre cuestiones coleterales que quizá pudieran desviarse del tema.

    NO creo que haya atisbo alguno de corrupción en que un notario o registrador en activo sea consejero de una empresa del Ibex o de una de las aseguradoras más importantes del país. Pido disculpas a quien se haya sentido acusado de tal cosa.

    Digo, eso sí, que la regulación que permite esa situación no me parece nada bien. Será legal, pero a mí no me convence en absoluto. Los notarios y registradores son funcionarios públicos, dice el art. 1 LN y la LH. Pero tienen en este aspecto un régimen hiperprivilegiado respecto al caso de, por ejemplo, los abogados del Estado, cuerpo al que pertenece el marido de la Vcpte. del Gobierno.

    Si un abogado del Estado quiere ganar dinero tiene que pedir la excedencia. Por eso hay un porrón de abogados del Estado en Telefónica (4 ó 5, que yo sepa, y no sé si volverá para allá el Sr. Fuentes Bardají), dos en la Mutua Madrileña, y así en casi todas las empresas del Ibex. Lo cual me hace sospechar que al Sr. Rosa no le han fichado tanto por su condición de consorte, como por su oposición (otra cosa es que el matrimonio haya sido torpísimo en el momento elegido).

    Pero para poder cobrar de Telefónica o Abengoa debe dejar de cobrar por su condición de funcionario. Pasa del sector público al privado………………..Mientras que un notario o registrador no necesita hacer tal cosa, no hay puerta giratoria que franquear. Y, por eso, no podría hablarse en rigor de “revolving door” alguno. Pena para el marido de la Vcpte. que, de haber sido notario, podría cobrar de varios lados, sin sacrificar su sueldo anterior.

    En cuanto al régimen de los notarios/registradores que se dedican a la política, conocía ya el régimen de suspensión, excedencia, que usted me glosa. Pero más allá de distingos legales, lo que me interesa saber es si cobran de la notaría o del registro. Si, por ejemplo, el Sr. Rajoy -un suponer- hubiera cobrado de su registro cuando era jefe de la oposición, me parecería mal. Igual ahora que es Pte. E igual de mal me parecería si eso pasara ahora (o hubiera pasado hace unos años) con un registrador que sirve como eurodiputado o como concejal. Y no descarte usted que esto haya pasado. A mí la situación administrativa del funcionario me da igual, solo me interesa saber si cobra o no mientras ejerce un cargo público.

    Por otra parte, si el Sr. Rosa Vallejo, a quien no conozco, fuera notario seguramente, pese a ser compatible irse como consejero a Telefónica, no se habría ido. La clientela de su notaría, desde el nombramiento de su mujer, se habría incrementado notablemente y no daría a basto. La naturaleza humana es así. Me vienen ahora a la memoria las críticas de la prensa a D. luis Ramallo que, cuando dejó la política, y abrió notaría (como corredor de comercio reconvertido) en el Barrio de Salamanca, dicen que le iba de cine…. de los contactos hechos en la política, luego distribuidos por empresas con participación pública. No sé si llegó al umbral de ingresos que usted (hace meses en este blog, comentando los ingresos de algunos de sus compañeros) calificó como “cantidades indecentes de dinero para un funcionario público”, pero sí decían que era muchooo. Me gustó leer esa expresión escrita por usted. Me pareció usted un hombre íntegro por el comentario que hizo.

    En fin, polemizar vía posts es un rollo, mucho más rápido tomarse el vis a vis. Y seguro que estaríamos de acuerdo.

    • JAVIER TRILLO GARRIGUES
      JAVIER TRILLO GARRIGUES Dice:

      No me cabe ninguna duda, porque a los dos nos preocupan los abusos y por el comentario que cita adivinará que no soy nada corporativista y sí más bien bastante crítico hacia mi profesión, así que cuando quiera nos tomamos un café, charlamos sobre el tema y dejamos de aburrir a los blogueros. Un cordial saludo.

  12. Triboniano
    Triboniano Dice:

    “Por eso hay un porrón de abogados del Estado en Telefónica (4 ó 5, que yo sepa, y no sé si volverá para allá el Sr. Fuentes Bardají), dos en la Mutua Madrileña, y así en casi todas las empresas del Ibex. Lo cual me hace sospechar que al Sr. Rosa no le han fichado tanto por su condición de consorte, como por su oposición (otra cosa es que el matrimonio haya sido torpísimo en el momento elegido)”
    Sí, es cierto, probablemente el que sea cónyuge de la vicepresidenta ha constituido un serio handicap. Pobrecillo, menos mal que sabía portugués y ha podido compensar esa losa parental. Ya me imagino al secretario de Telefónica diciéndole a Alierta: “el tío es de primera, pero qué pena que sea el marido de la vice…” Por favor, que el Gobierno nos tome por imbéciles es normal…. pero no es imprescindible que le hagamos la ola.
    “Por otra parte, si el Sr. Rosa Vallejo, a quien no conozco, fuera notario seguramente, pese a ser compatible irse como consejero a Telefónica, no se habría ido. La clientela de su notaría, desde el nombramiento de su mujer, se habría incrementado notablemente y no daría a basto.”
    Creo que hay bastantes diferencias, pero destacaría dos: el notario debe ser siempre imparcial, el empleado de Telefónica debe ser siempre parcial a favor de su empresa, como es lógico; el notario tiene muchos clientes, el empleado un sólo jefe, ergo decir no en uno y otro caso no tiene la misma trascendencia.

  13. JJ
    JJ Dice:

    Don Triboniano, no sea usted maniqueo…. Yo no digo que no haya influido, pero no me parece lo determinante. Jamás le he hecho la ola a este gobierno, y menos a Dña. Soraya, pero intento no hacer un totum revolutum.

    Han elegido mal el momento porque los del PP, los pobres, no dan ni una ni con la comunicación ni con el manejo de los tiempos.

    En el BOE de hoy se publica en escalafón del cuerpo de Abogados del Estado. Pues bien, de los 34 que ingresaron en la promoción de 1996, la del Sr. Rosa Vallejo, casi la mitad están excendentes voluntarios, en empresas del Ibex o en grandes despachos. Y eso que acaban de reingresar el Sr. Pérez Renovales y el Sr. Temboury.

    Parece que a todos esos señores no les han fichado por en empresas similares a Telefónica más que por su competencia técnica. Ahí tienen a un compañero de promoción, el Sr. Oriol Enciso, también el Telefónica, y no creo que ni por saber portugués ni porque su esposa seas ministro.

    Pero si se va usted a promociones mucho más recientes que la del 1996, ve que también hay excendencias… Con ello quiero decir que seguramente el Sr. Rosa habrá recibido muchas más ofertas en todos estos años que lleva de funcionario. Que antes las rechazara y ahora las haya aceptado no quiere necesariamente decir que todo se deba a un chanchullo. Para mí no lo es, aunque ya digo que estos del PP son una calamidad en temas de comunicación, y la explicación del portugués es penosa.

    Lo que no le perdono a usted, Sr. Triboniano, intuyo que además coeditor, es que me esté haciendo defender al PP, y menos a Soraya!!!!

    Si dicen que hard cases make bad law, prescindamos de fulanismos y veamos en serio el cachondeo que es la legislación de incompatibilidades o cómo se aplica.

    Y, para terminar, sería interesante saber qué tal van las notarias de los cuñados de algunos abogados del Estado que trabajan en algunos bancos que cotizan en el Ibex.                  El notario será imparcial, no lo dudo, pero los bancos quizá alleguen clientes a sus notarios de confianza…. De los que una vez, por cierto, me defendió en Sr. Mtez. Gil, imponiendo yo el notario y quitándoselo al que me sugería Bankinter, que casualmente tenía de cuñada una abogado del Estado.  

  14. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Probablemente lo correcto sería que notarios y registradores en activo:

    a) Pudieran ser diputados y senadores. Pueden ser diputados autonómicos sin ningún problema.

    b) No pudieran ser consejeros ejecutivos en empresas cotizadas, pero sí consejeros independientes y/o en representación de los accionistas minoritarios.

    c) No pudieran ser Director ni Subdirector General de Registros y Notariado o en tal caso que si el Director era notario, el Subdirector fuera registrador y viceversa. Este último caso debería ser excepcional y vinculado a razones muy concretas, como la elaboración de normas de marcado carácter técnico.

    P.D Felicidades por el post, Rodrigo.

  15. Triboniano
    Triboniano Dice:

    Ja, ja, tan bien informado para unas cosas y tal mal para otras, JJ! Me alegra mi promoción al cargo de editor, aunque yo humildemente me conformaba con ser el jefe de redactores del Digesto, dejándole ese cometido a Justiniano, pero en cualquier caso eso no hace otra cosa que ratificar que a veces, sólo a veces, su generosidad natural nubla su buen juicio.

  16. JJ
    JJ Dice:

    Me tiene agotado esto de hacer de comentarista… No me busco más que enemigos cuando solo pretendo poner ejemplos  que sirvan para, haciendo abstracción, ver las contradicciones de unas normas caóticas.

    Ha sido duro que me haya puesto usted en el brete de defender al gobierno de Rajoy, jeje, del que solo aprecio a Guindos!!  

    Renucio desde allá a comentar más, y eso que los próximos posts de Jesús Casas sobre la iustitia iban a dar mucho juego. Pero estoy agotado. Y, como el Cándido de Voltaire, me retiro a cultivar la huerta!!!

      

  17. robespierre
    robespierre Dice:

    JJ aunque se haya retirado usted a cultivar la huerta, solo decirle que esto de que la pareja vicepresidencial lo que ha hecho mal ha sido la comunicación y la gestión de los tiempos me recuerda mucho a lo que tantas veces le he oído a los políticos..cuando la gente ponía el grito en el cielo después de alguna cacidada .”Es que no hemos sabido comunicar, los ciudadanos no lo han entendido”. Siempre he pensado, pues vaya si lo han entendido. Lo han entendido y sencillamente les ha parecido mal. El problema no era la comunicación, era el hecho que se comunicaba. Pues yo en este caso estoy con D. Rodrigo, ni comunicación, ni tiempos, esto de que al cónyuge de la vicepresidenta fiche por una empresa con tantos intereses en tener buenas relaciones con el Poder me parece sencillamente mal. Por muchos méritos que tenga el cónyuge, pues que se abstenga, que si tiene tan brillante trayectoria no tendrá ningún problema en colocarse por sus méritos en algún sitio menos sensible (aunque reconozco que en España si uno repasa las empresas del Ibex 35 hay hay mucho donde elegir porque la mayoría dependen mucho del Gobierno)   

  18. Triboniano
    Triboniano Dice:

    Por cierto, enormemente interesante la noticia que aparece hoy en la web de El País sobre la decisión del Tribunal de Justicia de la UE sancionando a Telefónica con 152 millones de euros (nada menos) por sus abusos en banda ancha. http://economia.elpais.com/economia/2012/03/29/actualidad/1333007327_181821.html
    ¿Y saben quién recurrió la decisión de la Comisión imponiendo la sanción? Sí, el Gobierno de España. Y eso que en esa época el marido de la vicepresidenta no estaba en nómina….

  19. Rodrigo Tena Arregui
    Rodrigo Tena Arregui Dice:

    Gracias a todos los comentaristas. Yo creo que se ha suscitado un debate muy animado e interesante que es uno de los objetivos de este blog. Retomando la noticia apuntada por Triboniano, hoy El País informa de ese tema de manera muy completa (aquí). Efectivamente, lo que no se puede comprender bien es que la UE ponga una multa millonaria a Telefónica por prácticas que han supuesto que los consumidores españoles paguemos un 20% más por el acceso a la banda ancha y que el recurrente contra esa sanción sea ¡el Gobierno español! (entonces presidido por el Sr. Zapatero, tan duro con el rocío y tan blando con las espuelas…) Creo que con este ejemplo se demuestra claramente las prioridades de nuestros políticos y los graves peligros del revolving door.

Los comentarios están desactivados.