Síguenos: FaceBook Twitter LinkedIn RSS Feed RSS Comentarios

El pastor devorando a sus ovejas, o con pastores así, ¿quién necesita al lobo? (una reflexión sobre la banca actual)

27 marzo, 2012 | Por Autores: Rodrigo Tena Arregui y Fernando Gomá Lanzón en Consumidores | Sistema financiero

Michel Foucault, el gran filósofo moderno del poder, prestó siempre mucha atención a una de sus más antiguas modalidades: la “pastoral”. El poder pastoral es un tópico oriental ajeno a la filosofía política griega, pero que fue incorporado a Occidente por el cristianismo. El pastor pastorea su rebaño preocupándose por el día a día, no sólo del conjunto, sino de todos y cada uno de sus integrantes. El pastor conoce el estado y las necesidades individuales de sus ovejas. Sin el pastor, las ovejas descarriadas se pierden y el rebaño desaparece, lo que igualmente ocurre si, enloquecidas, no le obedecen. El pastor asume un deber, una responsabilidad por el destino de cada oveja, pero también -y esto es interesante destacarlo- por cada una de sus acciones. Sencillamente porque, gracias a ayudar al rebaño a hallar la salvación, el pastor encuentra también la suya.

 

Foucault insistía en que esta forma de poder no sólo pervive claramente en la actualidad, sino que resultó potenciada a partir de la Ilustración. Él pensaba sobre todo en el Estado moderno -y no únicamente, aunque también, en el Estado del Bienestar-, pero sus manifestaciones son muy variadas, porque ha contribuido a determinar el tipo de racionalidad que estamos habituados a utilizar. Obedeciendo el mercado a esta misma ley, es fácil comprender cómo la relación de poder de las grandes entidades financieras con sus clientes se ha adaptado perfectamente a este esquema.

 

La entidad tiene un conocimiento especializado de nuestras necesidades. Se informa de ellas y provee en consecuencia, ofreciendo a cada uno la solución adecuada. Lógicamente, obedecemos, nos dejamos guiar por el pastor, porque en caso contrario nos perjudicaríamos a nosotros mismos. Hemos delegado en él la responsabilidad por nuestra salvación (material), y es muy lógico, porque su salvación depende también de la nuestra. La confianza está justificada, ya que su destino particular está ligado al de sus ovejas. Eh… Un momento, en algún punto del camino nos hemos perdido, ¿que su salvación depende también de la nuestra?

 

Bueno, esto lo que nos habían contado hasta ahora, así que tampoco es justo tratarnos tan duramente como ingenuos e irresponsables, o simplemente como idiotas. Al fin y al cabo, esta es la racionalidad dominante en la que nos han educado… desde hace siglos. Pero resulta que, como sospechaba el propio Foucault, las cosas no son exactamente así. O para decirlo con mayor exactitud, son así, hasta que súbitamente dejan de serlo, y tan malo es una cosa como la otra.

 

Hoy el pastor ha llegado al convencimiento de que para subsistir tiene que comerse a un buen puñado de ovejas. No desde luego a todas, porque si no se queda sin rebaño y sin futuro, pero esa preocupación individualizada por el destino de cada una ha cedido (¿cómo decirlo?) a una preocupación más global por el futuro del pastoreo en general. Sus manifestaciones son globales y podemos detectarlas en infinidad de lugares.

 

Fijémonos por ejemplo en Inglaterra, cuna indiscutible de este particular mercado pecuario. Hace unos días The Sunday Telegraph informaba de varias demandas interpuesta por distintas PYMES contra un conjunto de grandes bancos (Barclays, HSBC, Lloyds, RBS, etc.) por colocarles productos financieros (básicamente swaps) totalmente inadecuados a sus deseos y necesidades particulares, ocultándoles información relevante que podía haberles disuadido de realizar la inversión. Entrevistado por el diario, uno de los afectados comentó: “If you had asked me in 2007 if it was possible that your bank, that has supported you for so long, could have sold you a product that could cause so much damage, I would not believe you“; (típica manifestación de oveja traicionada).

 

Quizá podríamos sospechar que como los mercados financieros se hundieron con la crisis generando enormes pérdidas, esto no es más que un pataleo de algunas ovejas resentidas en busca de un chivo expiatorio (nunca mejor dicho). Pero lo cierto que  mientras todo esto sucedía, Greg Smith, un ejecutivo de Goldman Sachs, dimitía de su cargo asqueado por la conducta -podríamos calificarla de obscena- de los ejecutivos de la firma, que anteponían sin miramientos los intereses de su empresa a los de sus clientes, a los que denominaban despectivamente “puppets” (marionetas).

 

La verdad es que la filtración tampoco era muy necesaria, ya lo sospechábamos. Por lo menos tras tener conocimiento del acuerdo entre los poderes públicos y los principales bancos estadounidenses (Ally Financial, JP Morgan, Bank of America, Citigroup y Wells Fargo) por el que éstos se comprometían a pagar una indemnización de ¡26.000 millones de dólares!, como consecuencia de los abusos cometidos contra sus clientes al tramitar procedimientos de ejecución hipotecaria (aunque en el asunto hay más bancos implicados, entre ellos el inevitable Goldman Sachs, ver aquí y aquí)

 

Mientras esto pasa en EEUU y en el Reino Unido, España es un remanso de paz pastoril. Es cierto que la utilización masiva de productos sofisticados por nuestras entidades de crédito (swaps, bonos estructurados, acciones preferentes, etc.) ha dejado un reguero de sangre muy perceptible en el rebaño, pero, a diferencia de lo que está empezando a ocurrir en otros países, aquí todavía seguimos mirando embobados al pastor, el cual no es precisamente Sylvano, el personaje de Diana, la novela pastoril de Jorge de Montemayor, sino alguien más cercano a otro pastor, en este caso de almas, como es el terrorífico personaje de predicador que interpretaba Robert Mitchum en “La noche del cazador”.

 

Y algo de película de terror hay en todo esto: un extraño fenómeno producto de la caída de un muro, la globalización, y la destrucción de los límites razonables entre banca comercial y de inversión ha provocado el crecimiento monstruoso de ciertos entes –o entidades- hasta un tamaño nunca visto, de modo que su caída pone seriamente en peligro la estabilidad mundial. Hay que mantener con vida al moderno Moloch y para ello, dicen en los centros de poder, si ha de haber víctimas, sea pues, vayan las ovejas al matadero. La Razón de Estado es ahora la conservación del Sistema.

 

Los instrumentos legales e institucionales para defenderse del monstruo se han revelado inútiles: una legislación de defensa de consumidores y usuarios inoperante (¿cuánto tiempo se lleva pleiteando contra la cláusula suelo en hipotecas?), unos supervisores (Banco de España, CNMV) desactivados, unos partidos políticos asfixiados de deudas que indultan adecuadamente; y una prensa en igual situación que la de los partidos: hace muy pocos meses salió la noticia de que tres presidentes de tres bancos –tres presidentes distintos pero una sola familia- están siendo investigados por delito fiscal y falsedad documental, después de regularizar la módica cifra de ¡200 millones de euros!  Esto, que cualquier estudiante de periodismo lo consideraría un scoop de primer orden, para el cuarto poder es sin embargo una cuestión menor. No hay investigaciones, exclusivas, debates monográficos, preguntas incómodas. Un silencio ensordecedor.

 

Bien harán las ovejas, perdón, haremos las ovejas en repudiar a tan dudoso pastor, como hace el mediático Leopoldo Abadía, y considerar a los bancos como lo que son: la otra parte de un contrato. No buscan nuestra felicidad (a pesar de anuncios como éste), tampoco nuestra infelicidad, pero en todo caso la consideran un mal menor. Es sólo negocios, nada personal. Haga pues como ellos: si tiene mejores ofertas en un banco que no es el habitual, no lo dude, vele por lo suyo y traslade sus negocios. Si le ofrecen una sartén de regalo, mire que no le vaya a costar la cocina entera. Analice los papeles, incluso lléveselos a casa antes de firmarlos aunque pueda dar la impresión –oh, vaya- de desconfiar de su sucursal de toda la vida. Y si le han dado gato por liebre, reclame la liebre y abandone al vendedor de gatos, usted ya nos entiende.

 

Descubra el placer de ser una oveja negra…

 

 

Puede recibir notificaciones de nuevos comentarios a esta entrada a través de RSS 2.0 No se permite comentar ni hacer pinga.

36 Respuestas

  • sitogr says:

    Muy importante ese último consejo de los autores que nos habría ahorrado muchos problemas que hoy existen.

    A ver si aprendemos el banco no es nuestro amigo, mira por su interés. Y el Director de la sucursal tampoco, porque quien le paga a final de mes es el banco, no sus clientes. Y si sus jefes le ponen unos objetivos de colocar fondos, participaciones preferentes, visas oro o burras afganas te va a decir que eso es lo mejor del mundo porque no quiere irse el paro. Y el banco no nos va a aconsejar donde poner mejor el dinero para nosotros, sino para ellos. Si no hay que informarse o pagar un asesor que sí te dirá lo mejor para tu dinero. Y antes de firmar hay que leer y entender y si no, no se firma. Por mucho interés que ofrezcan. Y nadie da duros a pesetas ni intereses tan altos sin riesgo.

    Un saludo

  • JJ says:

    De acuerdo con los autores.

    Alguna culpa de todo esto tiene el BdE y los jueces. Me cuentan, por poner un solo ejemplo, que el suegro de uno de los mejores administrativistas de España vendió una casa en Valladolid. El hombre, de más de 90 años, ingresa el dinero de la venta, casi 600.000 euros en su banco, que le sugiere meterlo todo en un fondo estructurado…. A los dos años fallecen. Sus hijas ven que no quedaba ni una cuarta parte de ese dinero. El administrativista y su hija, profesora de Mercantil, dedicen encomendarle el asunto a una boutique especializada en temas bancarios, dirigida por sesudos abogados pasados por Harvard. Pierden en primera instancia y, además, son condenados en costas. Si pierden otra vez, ya no quedara nada del dinero de la venta.

    Al parecer, el anciano de 95 años, conocía perfectamente las características del producto estructurado que el banco le  ”colocó”.

    Con jueces así!!! Y eso que las herederas tenían a su disposción medios económicos y los mejores abogados!!! Imagínense la gente con menos recursos. Quién protege al cliente bancario????  

  • ¡Parece que funciona de nuevo el sistema de comentarios! Cuando hablamos de pastores, obviamente no estamos pensando en los directores de cada sucursal, lo aclaro porque es un tema que se suscitó en un post anterior que escribí  sobre las participaciones preferentes. Ha habido de todo, como es natural, gente ambiciosa o sin escrúpulos, pero hablamos de banqueros, no de bancarios. Y que muchos ahora están en una situación muy incómoda lo revelan artículos como éste:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/16/economia/1331906726.html

     

  • JAVIER TRILLO GARRIGUES says:

    Tranquilos: las ovejas siempre tienen un plan b…eeeeeeeeeeeeee!
    Ahora entiendo porque el BANCO PASTOR se llama así!
    Si el pastor hace mucho tiempo que dejó de serlo (me pregunto si algún día lo fue??) ya va siendo hora de que las ovejas dejemos de comportarnos como tales: mansas, bobas, asustadas, paralizadas por el miedo y agolpadas todas al fondo del “corralito”… Adelante con el plan beeeeeeee!!

  • Josef K. says:

    Muy buen post.
    ¿No sería conveniente un banco público bien gestionado?

    • sitogr says:

      Banco público… Eso me suena a Cajas de Ahorros. Bien gestionado… No, público y bien gestionado, creo que no me suena. Es eso posible? ;)

      Un saludo

    • Jaime de Nicolás says:

      La frase Banco Público bien gestionado, contiene un oxímoron.

    • Josef K. says:

      Bueno, muchos ciudadanos compraron su vivienda de protección oficial gracias a un banco público, el antiguo Banco Hipotecario.
      Tampoco parece que los bancos privados funcionen bien. Sólo hay que leer los post de este blog.
      En cualquier caso el problema no es público o privado es un problema de los humanos, corrompemos todo lo que tocamos.

  • Curro Arriola says:

    Jajaja… acabaremos pidiendo la “Nacionalización de la Banca y de la Bolsa”… como en la Facu cuando éramos jóvenes.
    Seamos realistas: el dinero manda, no el pueblo. Partitocracia.

  • Maceto says:

    Siguiendo con el sangrante pastoreo al que nos vemos sometidos, les planteo el siguiente caso, para el que trataré de ir pronto al suplico y no extenderme en exceso:
    Banco Mare Nostrum S.A. (BMN), entidad resultante del SIP de diversas cajas entre las que está Caja de Ahorros de Murcia, ha detectado que, cada vez que accede a un Registro de la Propiedad una escritura de BMN sobre cancelación, novación y/o ampliación de hipoteca de CajaMurcia, el Registro le gira una factura a BMN por dejar constancia del traspaso de activos que CajaMurcia hizo a BMN cuando se integró en dicha entidad bancaria, todo ello en aplicación del principio de tracto sucesivo registral. Lo mismo sucede en los casos en que un tercero compra una finca, hipotecada con la antigua Cajamurcia, pactando al tiempo una subrogación/novación de dicho préstamo, con el ahora acreedor BMN.
    Para que se hagan una idea, por cada 100.000 € de saldo vivo de préstamo hipotecario en cada finca en la que se haga el traspaso de acreedor, la factura registral está en 63€.
    Pues bien, como el pastor pastorea al borrego que no sabe qué es lo que paga y deja de pagar, BMN acaba de ordenar a sus sucursales que éstas a su vez informen a las notarías de la necesidad de incluir en sus escrituras de novación y/o ampliación de hipoteca de CajaMurcia, o compraventas con subrogación/novación de hipotecas de la antigua CajaMurcia, una cláusula por la que el cliente de BMN, el prestatario o comprador subrogado, tenga que pagar la factura registral que se devengue por la constancia registral de la transmisión del préstamo hipotecario a BMN. Es decir, que es el rebaño, cada particular, quien ha de asumir el coste registral de la reestructuración bancaria, caso por caso, amen del coste general de salvación que, vía FROB y otros instrumentos, estamos soportando todos los españolitos.
    Ruego me iluminen para poder denunciar esta práctica abusiva ante las autoridades competentes (si las hay dispuestas a entrar en el asunto.) Muchas gracias.

  • ENNECERUS says:

    Consejos:

    1º.- Adviertan al notario de dicho pacto, a veces oculto en la maraña de pactos y letra pequeña y pregúntenle si le parece legal.

    2º.- Dirija un escrito al Colegio Notarial correspondiente en el mismo sentido.

    3º.- Idem Servicio de reclamaciones del Banco de España.

    4º.- Quéjense al Colegio Nacional de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España.

    5º.- Idem a la Dirección General de los Registros y Notariado.

    6º.- Idem al Defensor del Pueblo.

    7º.- Idem a las organizaciones de consumidores y usuarios.

    En mi opinión es un pacto contrario a las disposiciones en materia de consumidores y usuarios, por cuanto se hace pagar a estos gastos que por ley correponden a la entidad y no se pueden traspasar.                   
       

  • A los amigos Maceto y Ennecerus: se me han adelantado, pues -con el permiso de los editores- pensaba publicar próximamente un post sobre éste tema, ciertamente escandaloso, pero técnicamete bastante complejo.
    Sin embargo, puedo adelantarles dos comentarios al hilo de lo dicho:
    Hace ya varios meses, con ocasión de la reestructuración de bancos y cajas y antes incluso de que muchas de sus asesorías jurídicas contemplaran siquiera en el clausulado de sus novaciones y cancelaciones ésta situación (que no es de ahora, pues viene contemplada desde la fusión de Argentaria y BBV allá por finales de los 90), envié un correo electrónico a la OCU (¿recuerdan el escándalo de las cancelaciones porque los notarios cobrábamos de más?) avisando de la posible e indebida repercusión en el consumidor de tales costes y ofreciendo mi colaboración y asesoramiento en defensa de sus derechos. Pues bien, hasta la fecha tal ofrecimiento ni siquiera ha merecido contestación por parte de esa asociación ni tengo constancia de que se haya puesto en marcha ninguna campaña para denunciarlo….
    Por otra parte, también tuve ocasión de explicárselo personalmente a un muy alto cargo del gobierno que firmó en mi despacho una compra con subrogación y novación de una hipoteca concedida por una conocida caja de ahorros hoy reconvertida en banco y que pudo comprobar personalmente que se le repercutían -contra mi expresa advertencia- tales gastos, a tenor de la minuta facilitada por dicha entidad. Cuando se lo comenté, pareció indignado, pero hasta ahora no ha hecho nada al respecto, que yo sepa… Tal vez el día de mañana sea él mismo o algún buen amigo suyo el presidente de dicha entidad financiera…¿qué les parece? 

  • A pesar del panorama desolador, tengo que decir que en España los clientes bancarios nos hemos rebelado, no seguimos ya al pastor. Yo misma contraté un SWAP en 2007 pensando que me ‘protegería de las subidas del Euribor’. En 2008 descubrí el grave error, unos meses después supe que no estaba sola. Nos organizamos, fundamos una asociación y nos propusimos trabajar en equipo en toda España. Hoy hay más de 600 sentencias publicadas en nuestra web que dan la razón a particulares y pymes por la colocación engañosa de swaps. No lo hubiéramos conseguido sin la colaboración de los afectados, sin el intercambio de información con los abogados y peritos financieros, sin la ayuda del Defensor del Pueblo, sin los jueces y, sobre todo, jamás lo hubiéramos conseguido sin internet.
    Las entidades financieras han apostado contra sus clientes: swaps, preferentes, hipotecas multidivisas… largo listado de productos con los que miles de personas han perdido una parte importante de su patrimonio.
    Sabemos que el banco no es nuestro amigo, tampoco le pedimos que lo sea, sólo un poco de respeto por sus clientes y por las reglas del juego.

  • Curro Arriola says:

    Hombre, Javier, prueba con AUSBANC, que esos sí que son justos y benéficos…

  • ENNECERUS says:

    Querido Javier.

    ¿No será el problema que por encima de ese alto cargo hay otro altísimo cargo al que el problema de fondo le afectaría directamente?

    • No lo creo, pero comprenderás que no debo ser más explícito. Además, mi último comentario quizá haya sido algo injusto (llevado por la indignación, sin duda), pues se trata de una persona de contrastada competencia y probada honestidad, por lo que si algún día accede a tan codiciado puesto seguramente será por su valía personal. Lo que quería decir en realidad es que polemizar sobre la nacionalización de los servicios bancarios o la existencia de una banca pública es artificial e inútil, pues las entidades financieras, salvo por lo que se refiere a los pingües beneficios que obtienen sus grandes accionistas, siguen siendo, por su volumen, funcionamiento, vinculación e interdependencia absoluta respecto de la política económica del gobierno, verdaderos entes públicos (y si no, ¿por qué cuando pierden dinero tienen que ser rescatadas por el Estado con cargo a nuestros bolsillos?

  • elisadelanuez says:

    Javier, en nombre de los editores esperamos ese post!!

  • ENNECERUS says:

    Creo, Javier que no me expliqué demasiado bien.

    Yo iba al fondo del asunto con creto planteado: El cobro registral por cada de una cantidad cuando se ha producido un cambio de acreedor por fusión, escisión o cualquier modificación estructural de una persona jurídica en las cancelaciones de hipoteca. ¿No se aplican en tal caso las radicales reducciones arancelarias con las que se despidió el ínclito Caamaño? 

    Nunca tal circunstancia se consideró que generara arancel notarial alguno, aunque quizás dado el “cariñoso tratamiento” que nos dio el felizmente saliente ministro de ¿justicia? podría replantearse la cuestión ante la situación de quiebra técnica de muchos despachos notariales.     

    Por lo demás, totalmente de acuerdo. Los bancos no son sino franquicias que compiten entre sí del banco central correspondiente, el cual sólo es formalmente (y ni aun eso) independiente del gobierno de turno.

    • JAVIER TRILLO GARRIGUES says:

      Te explicaste perfectamente Ennecerus, pero ahí está la cuestión: la Res. DGRN de 15 de febrero de 1999 (caso BBV-ARGENTARIA, cuando las cancelaciones eran todavía documentos de cuantía) permitió a los registradores cobrar por esas transmisiones intermedias, si bien con determinadas reducciones, al tratarse de un supuesto de tracto abreviado o comprimido. Y desde entonces, que yo sepa, no se ha modificado ese criterio.
      En el post lo explicaré con más detalle.

  • Jaime de Nicolás says:

    No me resisto a poneros este tuit muy gracioso sobre un anuncio del BBVA, lenguaje brusco pero más razón que una santa tiene la tuitera ¿o no?
    https://twitter.com/#!/pilarportero/status/185267876540841984/photo/1

    • JAVIER TRILLO GARRIGUES says:

      Buenísimo, Jaime, pero…¿eso no se lo tendríamos que decir nosotros a ellos? Nos están sirviendo en bandeja el plan beeeeeeee! qué suerte tienen los del BBVA de que yo no les deba nada, porque si así fuera les contestaría, como los amantes: yo siento exactamente lo mismo, cariño!

  • Jesús Casas says:

    No sé si ya lo he dicho, pero mi sincera opinión es que todo esto que está pasando (y agravándose, no resolviéndose, y si no mírese la situación del Fondo de Garantía de Depósitos tras la modificación legislativa del año 2011) debe denominarse el Gran Golpe. Hay pocos banqueros imputados en el mundo y en España ni siquiera una comisión de investigación seria en el Parlamento, a pesar de lo que nos está costando (ya nos dicen que no nos cuesta nada). Estos posts y los comentarios, y también por el tono distendido con el que abordan una cuestión tan preocupante, deberían ser de obligatoria lectura. Bancos públicos, no, por favor: bancos que cumplan la ley y que hagan su trabajo. Por cierto, con la parábola, metáfora o símil no estoy conforme: el pastor es (por orden de aparición): el Parlamento, el Gobierno y el Regulador (tanto los de “Estepaís” como los “Uripeos”). Eso sí como Redford y Newman, se van a ir de rositas, por guapos, aunque no veo como nosotros, las ovejas, seamos como el mafioso cojo del bigote (o beeeeeegote).

  • Jesús Casas says:

    Ya que estamos, quisiera pedir a los editores que vean si alguno puede encargarse en términos jurídicos del siguiente asunto, que está íntimamente relacionado con el de este post:  los Estados y el Sistema Financiero han causado todo este problema ADMINISTRANDO PÉSIMAMENTE  EL DINERO (esto es, la inteligencia y el esfuerzo conservados tras pagar los impuestos  y los propios impuestos) DE LOS DEMÁS, por puro descontrol cuando no incumplimiento de las leyes, y sin apenas responsabilidades publicas ni privadas y ahora los demás, (las ovejas, nosotros) tienen que pagar las consecuencias, además de que, evidentemente (vuelvo a mi post) se ha quebrado la confianza, la base ética, el principio de reciprocidad, la regla de oro de la vida en sociedad: no hagas a los otros lo que no quieres que te hagan a ti. Salvo excepciones no estamos ante un problema de irresponsabilidad en la gestión de lo propio, sino en la gestión de lo ajeno. Sigo sin entender por qué el sistema jurídico no pone fin a los daños causados por el sistema político y el económico, y no quiero resignarme a admitir que todo nuestro tinglado, en realidad, es un invento del pastor y del lobo para que las ovejas nos aguantemos y sigamos produciendo lana, leche y hasta carne y lechales y pastando mansamente. No puedo.

    • No es un tema cualquiera el que planteas, Jesús. La regla de oro, que mencionas, no hagas el mal que no deseas para ti, proviene de lo que Jaspers denominó la era axial, siglos VIII a III aC, en las que se forman los núcleos de las grandes religiones judía, budista, en la India, en China y la civilización occidental en Grecia tras el “apagón griego” de los siglos XIII a VIII aC. 

      Comparto la opinión de algunos que consideran que lo que estamos viviendo a partir del siglo XVIII es un cambio de Eón, comparable solamente en el pasado con lo que supuso el asentamiento de los hombres en lugares estables, la agricultura y el nacimiento de los núcleos de población. Carecemos de perspectiva suficiente y no solamente necesitamos respuestas, sino hacernos las preguntas correctas. El nombre del blog es una de esas preguntas correctas_ ¿Hay Derecho?, es decir, ¿Hay ética, justicia, equidad, dignidad? Sigamos haciendo las preguntas e intentando responderlas; incluso aunque no creamos que influyan en los demás, las debemos hacer por nuestro propio -e individual- bien.

       

  • Lorena Moreno says:

    Maceto, Ennecerus, y Javier:
    El tracto abreviado registral lo están cobrando en todos los documentos (ampliaciones, novaciones, cancelaciones, etc) donde intervenga una caja-banco fusionado o creado (Bankia, Banco Popular, etc)
    La pregunta sería ¿Es realmente necesario pagar esa factura de tracto abreviado?
    -Cobro al cliente: Lo considero una “locura” ¿Qué tiene que ver el cliente con la fusión del banco?…
    -Cobro al banco: Imaginemos por cada ampliación, novación, cancelación, etc ¿De cuántos millones de euros hablamos?… total, no paga el banco, pagamos todos, vía rescates, FROB e inventos varios.
    También os voy a contar otra. Si esa factura registral se impugna ante el Colegio de Registradores te resuelven diciendo que “paga el ciudadano pues es el que solicita la actuación profesional del registrador” (¿?)
    Y ahora una anécdota verídica. Novación de préstamo promotor, cierta registradora del levante de España gira su factura a nombre de la promotora, en ella unos aranceles bajo el nombre “fusión vivienda” por valor de ¡4.000€!, promotora que impugna la factura, registradora que se allana (Se llevan los “allanamientos”) en su informe al Colegio girando factura a nombre del banco y por valor de 900€ y pico. ¿Qué juego es ese?.
    Hay quien ya ha escrito sobre ello http://diario.eleconomista.es/issue/44294/11 “Fusiones calientes, facturas regístrales tibias”.

    Quizás no estaría mal una reforma legal anulando esa necesidad de tracto abreviado…
    PD: La anécdota puedo probarla documentalmente. 

  • elisadelanuez says:

    Jesús, el problema que propones que es probablemente EL PROBLEMA así con mayúsculas es de tanta enjundia que no sé si vamos a encontrar a algún autor que se anime con su nombre y apellidos. Aunque quizá sí encontremos a un autor colectivo…vamos a ver que se puede hacer.  

  • Gracias por tu comentario, Lorena; y también por el “cable” que me has echado en el tema del tratamiento fiscal de la quita o remisión parcial de la deuda como donación en la Comunidad de Andalucía. Ya empezaba a pensar que lo había soñado!
    No quisiera monopolizar los comentarios a este interesante post, pero no puedo resistirme a contestarte, pues creo que incide de lleno en el problema planteado por Rodrigo y Fernando y parece que, como siempre, el abuso del Banco al final y como por arte de magia quedará completamente diluido.
    Tienes razón al cuestionar el gasto que hoy en día supone la toma de razón por el registro de las transmisiones intermedias del crédito hipotecario cuando éstas, amén de no ser el objeto principal del correspondiente asiento (de novación, ampliación, subrogación o cancelación de la hipoteca), han tenido lugar “a título universal” y como consecuencia de un proceso formalizado con todas las garantías jurídicas y oportunamente reflejado en el registro mercantil correspondiente; y que además, en la mayoría de los casos, es público y notorio más allá del citado reflejo tabular.
    Sin embargo, tanto ese comentario como el artículo de Vicente Martorell que citas (y que contiene juicios de valor sobre el “cuerpo hermano” que para nada comparto) destilan la idea básica de que “los malos de la película” son los registradores de la Propiedad. Y creo que eso es desviar la atención (como pretenden las entidades financieras, por cierto con bastante éxito) del problema de fondo, que no es otro que la indebida repercusión de dichos costes en el consumidor.
    Y es que parece obviarse esa y otras prácticas abusivas que ya resultan demasiado evidentes, por recurrentes, en el “negocio bancario” pues:
    Hoy por hoy, es perfectamente legítimo (amparado por varias Resoluciones DGRN) el cobro por los Registradores de esa toma de razón. Otra cosa será “de lege ferenda”, que pueda cambiarse en el futuro.
    No es un problema de ahora, pues, como ya dije, se planteó ya con las primeras fusiones bancarias, allá por los 90; lo que ocurre es que ahora se ha generalizado con la reestructuración de las cajas y su conversión en bancos, por medio de extrañas y complejas operaciones financieras en cascada (segregación sucesiva de negocio o actividad y aportación a nueva entidad o ya existente). Más gastos!
    No es privativo ni exclusivo del negocio bancario: ha venido afectando a muchos compradores de viviendas a promotoras que han absorbido a otras que originariamente habían adquirido los terrenos -o las viviendas en construcción- y nadie, que yo sepa, ha puesto el grito en el cielo ni se ha planteado su exoneración (no eran bancos) en tales casos.
    También ha venido afectando -y no se ha cuestionado nunca hasta ahora- a muchísimas pequeñas y medianas empresas que se fusionaban y absorbían a otras con patrimonio inmobiliario o ampliaban su capital contra aportación de inmuebles y que, para mantener actualizadas sus titularidades, han pagado sin remilgos por la toma de razón en RP.
    El problema es que los bancos nunca han pagado un euro (ni una peseta) por los costes inherentes a sus operaciones, en el ámbito hipotecario. Así, no sólo repercuten a sus clientes -no olvidemos que el derecho real de hipoteca es una garantía su favor- los gastos notariales, registrales, fiscales (incluso la temida fianza sobrevenida, en la que ya no juega la ficción legal del sujeto pasivo que existe en el préstamo, sin siquiera dejar la opción al cliente de debatir con Hacienda tan discutible concepto impositivo) de tramitación (incluso con “retorno” o participación en la gestoría) y demás costes “directos”, sino que aprovechan para añadir a su negocio hipotecario el de seguros, tasaciones y vinculaciones varias (las famosas cláusulas de fidelización). Total, un negocio redondo y a coste cero, porque, además, presta un dinero que no es suyo y cobrando un interés siempre mayor que el que abona a sus depositarios. Hombre, habrá que pagar algo, no? Pues no, que lo pague también el sufrido cliente.
    Se dirá que es un problema de volumen de negocio: sería ruinoso tener que pagar con tantos préstamos concedidos. Pues yo creía que precisamente el volumen de negocio determinaba la capacidad de afrontar un gasto proporcionado. ¿o es que al heredero que hereda doscientos inmuebles no se le debe cobrar, porque es mucho, y al que hereda sólo uno sí? Que se lo pregunten a Hacienda.
    Aquí ocurre lo de siempre: vamos a repercutirle ese gasto al cliente, y si no se entera, pues mejor. Total para cada uno de ellos no supone casi nada y para nosotros globalmente es un palo!
    Es la pra esencia del negocio bancario! 
    Perdón, me “he venido arriba” casi sin darme cuenta! 

    • Lorena Moreno says:

      De nada Javier. ¡¡Ya me comentaba hace años SSJJ de Unicaja que su primera fusión empezó a darles estos problemas, en el año 1.991!! Yo coincido totalmente con el comentario de Ennecerus.
      Para malos malísimos siempre tendremos a los bancos (al menos los de España). Pero yo no lo encajo dentro de “buenos o malos”, lo veo desde el punto de vista de la falta total y absoluta de Trasparencia. Personalmente jamás veo ni a unos buenos ni a otros malos, existen practicas (o decisiones) acertadas o desafortunadas, simplemente.

      -El arancel ese de “fusión” no tendría ni que existir. Pero dada su existencia es indiscutible que el cobro es al banco o sociedad resultante de la fusión, no al ahogado ciudadano, que es precisamente quien lo paga la mayoría de veces.

      Que conste Javier, que soy partidaria de una revisión de los aranceles tanto notariales como regístrales, para subirlos ojo (ya se han bajado bastante), eso sí verdaderamente se quiere hacer sostenible el sistema de “seguridad jurídica preventiva”. Pero también te digo (y no me escondo) que se ha cobrado y se sigue cobrando mucho con la técnica del “por si cuela”, eso sin contar, que se cobran cosas que nadie solicita y que no están reguladas por Ley como es el caso del conocido “Geobase”.
      En resumen, da igual si los aranceles se bajan o se suben, si la “fusión” se cobra o no,… siempre nos toparemos con el mismo problema, la falta de Transparencia en todo.
      PD: Da gusto que te “vengas arriba”, Y Javier, espero un post tuyo con impaciencia :P

  • ENNECERUS says:

    Querido Javier:

    El que los Bancos sean malos, muy malos (pero no tanto como los políticos socialistas de todos los partidos, es decir, todos) no obsta a que el cobro del “tracto abreviado” sea un atraco a mano armada, entiéndase en sentido figurado.

    1º.- No es de recibo que con el decretazo del orondo exministro de injusticia haciendo tabla rasa en los aranceles cancelatorios, se siga cobrando por un concepto que no añade nada a la seguridad jurídica. Cuando se ha producido una fusión, escisión lo cesión global del negocio de una entidad a otra, la acreditación de tal hecho resulta del Registro Mercantil, de la notoriedad en el 99.99 fracción periódica pura % de los casos y de la escritura notarial. La sucesión universal en la personalidad jurídica en estos casos no es objeto de inscripción y no debería ser objeto de constatación registral alguna, debiendo bastar con que el registrador comprueba su regularidad para extender el asiento cancelatorio, sin tener que procederse a inscribir, siquiera sea de manera abreviada, millones de veces la tan cacareada “transmisión del crédito garantizado con hipoteca”, sin costes adicionales. Cuando se trata de entidades que han sufrido varios procesos de fusión, la cosa adquiere tintes dramáticos.

    2º.-  Sentado que el registrador esté legitimado para cobrar, puesto que la DGRN ha bendecido esta práctica (porqué será), es indiscutible que no puede girar la factura al deudor, puesto que ese tracto abreviado no es cosa suya, sino de su acreedor. Que intente cobrar del Banco.

    3º.- Aun existiendo pacto en contrario, es nulo de pleno derecho conforme a la legislación de consumidores y usuarios, esa que los registradores tanto usaban para pulir los clausulados hipotecarios de aquello que por unas razones u otras, no les gustaba, pero que no aplican jamás cuando hay conflicto de intereses (con los propios, se entiende). Si en la reforma de 2007 el legislador hubiera dicho que bastaba con que una cláusula cuya inscripción hubiera sido denegada por un solo registrador la haría ininscribible en todos, el aligeramiento de los asientos registrales habría resultado asombroso, con un  ahorro ecológico en papel espectacular (MODE ECODEMAGÓGICO OFF).

    4º.- Dudo mucho que en un sistema en que el ciudadano pudiera elegir registrador, esta práctica pudiese perdurar en el tiempo.

    5º.- Los Bancos son tan chorizos que ahora cobran comisiones ¡por preparar los antecedentes para la cancelación de hipoteca! cuando es un acto debido por su parte.

    Dicho todo lo anterior, procede prohibir estas prácticas y para que se me entienda bien, se revise el arancel registral para que los registros no sean deficitarios y la calidad de su servicio no quede comprometida.

     

    • Antonio fernandez says:

      El cobro de las sucesivas transmisiones del crédito ha sido admitido por la DG y por los tribunales de justicia desde hace más de 20 años. Los notarios también podemos cobrarlo, como podemos cobrar los poderes de susanación que se incluyen en los préstamos hipotecarios y las fianzas, aunque fiscalmente estén exentas. Muchos notarios no lo cobran porque se quedan sin cliente, por ejemplo cancelator..
      También los notarios cobramos en el supuesto de venta por todos los herederos, la herencia previa. Y, en las herencias, la previa liquidación de la sociedad de gananciales. Todos son supuestos de tracto abreviado.
      Lo que no comprendo es por qué algunos notarios no cobran el tracto abreviado, cuando todos sabemos que la condonación parcial de honorarios está prohibida. Probablemente será por la nefasta Sentencia del Tribunal Supremo que no considera sancionaBles conductas improcedentes de captación de clientes.

  • Cruz says:

    El pastor se come a sus ovejas. La banca, los políticos, los empresarios….  Han devorado su propio mercado. Y todos hemos contribuido  al festín por acción o por omisión.
    Pero anima  ver blogs y debates excelentes como este, porque demuestra que hay soluciones razonables y personas que quieren llevarlas a cabo con decisión y valentía,  aunque ello implique abandonar la comodísima posición de oveja desde la que se puede echar la culpa a todo sin ton ni son. Mi más cordial enhorabuena  y muchas gracias por  aportar, en cada post y en cada comentario,  más elementos para el análisis de la crisis. Y a los editores por hacerlo posible.

  • Jesús Casas says:

    Este “blog” tiene dos aspectos excelentes (paideia): los “posts” y los comentarios, como un ágora o jadín de Academos con sus filósofos preguntándose por todo. La jurisprudencia,¿no es la noticia de las cosas divinas y humanas, conocimiento de lo justo y lo injusto? Es pena no tener más tiempo para seguirlo. Sinceramente reitero que es muy aconsejable para los estudiantes de Derecho (ojalá pronto de Jurisprudencia). Los datos concretos de los comentarios son enriquecedores.

  • Carlos Avila says:

    La escritura 627/2011, de 16 de mayo. Una perspectiva procesal.
    Un Juzgado Levantisco, por su ubicación geográfica y su marchamo absolutamente sedicioso, se ha cuestionado un mantra invocado hasta la extenuación por una Entidad Bancaria muy “a la page”. Invoca la referida que es, nada menos, que la “sucesora universal” de su cesionaria.
    Literalmente -según una fotocopia que suele acompañar (no siempre) a sus demandas ejecutivas-, se le transmitió “…en bloque, por sucesión universal, el negocio bancario, las participaciones asociadas al negocio financiero y el resto de activos que el Banco ha reibido de las Cajas integradas en el SIP, excepción de los ACTIVOS Y PASIVOS remanentes en el Banco“. Incluso llega a postular su legitimación por la “notoriedad de la sucesión” (sic).
    Lástima: la cesión no fue la GLOBAL del artículo 81 de la Ley 3/2009, de 3 de abril, sino la que ampararon sus artículos 68 y siguientes: una cesión “en bloque”, sí, pero sólo del patrimonio segregado.
    El avezado lector ya debe barruntarse el truco. Efectivamente, lo hay. La postulante del mantra (creo que debe tener hasta el copyright registrado) presenta demandas ejecutivas -ordinarias e hipotecarias- a troche y moche. O a diestro y siniestro, que tanto vale. Y recurre para su legitimación a aquella “transmisión en bloque”. Pero ya se ha dicho que lo cedido en bloque sólo lo fue respecto del patrimonio segregado. El cedente -Banco Malo donde los haya- retuvo como remanente una lista interminable de activos: los bienes incluidos en el documento 9 (b) -paginas 105 a 218- de la escritura 627/2011. No citaré el protocolo, ad cautelam. Pero sí un enlace esclarecedor:
    http://www.registradoresdemadrid.org/revista/31/casos-Propiedad/HIPOTECAS.aspx
    La cesionaria -y en lo que aquí importa, ejecutante-, no se cuestiona su legitimación. Dice ser “la sucesora universal” del “Banco Malo”. Y los Juzgados van y se lo creen. Y tenemos ejecuciones en marcha sin saber a ciencia cierta si el crédito o préstamo reclamado están en el balance de la cedente o en el de la cesionaria. Ni se cuestiona por la ejecutante -ni por los Juzgados- que debe acreditarse la legitimación documentalmente, ex. art. 540 de la Ley de Enjuciamiento Civil.
    Si el Colegio de Registradores remitió a sus colegiados el 19 de octubre del año pasado un correo donde se decía que no se podía determinar a ciencia cierta qué activos estaban en un lado o en otro, los Juzgados están admitiendod emandas ejecutivas de la cesionaria con una, me temo, holgura inquietante.
    Dejo para otra ocasión las cosecuencias de la cesión del crédito en las ejecuciónes hipotecarias cuando se incumple de forma palmaria el art´ciulo149 del TRLH.
     

  • Carlos Avila says:

    Lo siento: parrafo primero, donde dice “cesionaria” debe decir “cedente”.
    Y en cuanto al resto de efectos mecanográficos:  os agradezco vuestra benevolencia.