Síguenos: FaceBook Twitter LinkedIn RSS Feed RSS Comentarios

Las deudas del exitoso fútbol español, los recortes y la crisis

17 abril, 2012 | Por Autor: Alvaro Delgado Truyols en Crisis económica | Fiscal

El fútbol español está viviendo en estos momentos una situación realmente paradójica, que contrasta enormemente con la situación general del país y con la política de recortes que los gobiernos estatal y autonómicos están siendo obligados a acometer por imperativo de la Unión Europea. Mientras el país se encuentra al borde del abismo económico, nuestros clubes de fútbol están viviendo un éxito deportivo sin precedentes, con cinco equipos clasificados entre los ocho semifinalistas de las dos grandes competiciones europeas (Real Madrid y Barcelona en la Champions League; y Atlético de Madrid, Athletic de Bilbao y Valencia en la Europa League). Desde que existe la Liga de campeones con el actual formato, inaugurado en 1992, nunca antes un país había colocado a tantos equipos en el penúltimo escalón de las dos mayores competiciones continentales, lo que ha generado los elogios de los principales diarios deportivos europeos.

 

Pero en Europa no todo son alabanzas. Algunas voces defienden, no sin razón, que dicho éxito espectacular está basado en las condiciones desiguales en las que compiten los clubes españoles con otros clubes europeos, dada su peculiar situación económica. Así Uli Hoeness, Presidente del Bayern de Munich alemán, ha declarado textualmente: “Para mí es el colmo, impensable. Pagamos cientos de millones de euros a España para que salgan de la mierda (sic) y luego los clubes no pagan la deuda. Esto no puede ser así”. La realidad es que los clubes españoles adeudaban a la Agencia Tributaria 752 millones de euros a fecha 1 de enero de 2012, según datos facilitados por el Gobierno en respuesta a una pregunta formulada en la Comisión de Educación y Deporte del Congreso de los Diputados por Izquierda Unida. Y es importante destacar que esa deuda tributaria se ha incrementado en los últimos cuatro años en casi 150 millones de euros. Y eso no es todo, ya que el Gobierno no ha facilitado la deuda de los clubes con la Seguridad Social, aunque se presume que asciende también a varios cientos de millones de euros. Ciertamente, la Administración siempre ha puesto enormes trabas para detallar de forma individualizada la deuda particular de cada uno de los equipos, pareciendo un asunto de importancia estratégica casi lindando el secreto de Estado, cosa que resulta difícilmente comprensible para el ciudadano corriente.

 

No podemos dejar de enmarcar tal situación de morosidad general de los clubes de fútbol en una dramática crisis económica general, que está suponiendo ya importantes recortes en necesidades básicas de la población como educación, sanidad y gasto farmacéutico. La paradoja que deriva de esta situación, y de la diferencia de trato a los clubes con respecto al resto de empresas o ciudadanos del país resulta realmente insultante.

 

Especialmente llamativo es el caso del Atlético de Madrid, uno de los semifinalistas de la Europa League, que es el club con más deuda reflejada en su contabilidad, con 252 millones de euros, lo que no le ha impedido pagar a principio de la presente temporada cerca de 40 millones de euros para fichar a su goleador colombiano procedente del Oporto portugués Radamel Falcao. Esta es la muestra más palpable de que el fútbol español necesita aprobar un plan de pagos consensuado con la Administración, y que si hay clubes que no pueden fichar jugadores, o que tienen que ser descendidos de categoría por incumplimiento de sus pagos, que así sea, y se les apliquen medidas coactivas con el máximo rigor e igualdad de trato.

 

Estos últimos días de marzo hemos conocido el respaldo que la Unión Europea, a través de su Vicepresidente y Comisario de Competencia Joaquín Almunia, buen conocedor de la situación de los clubes españoles, ha prestado al nuevo Reglamento de “Juego Limpio Financiero” elaborado por la UEFA. El Presidente de esta institución rectora del fútbol europeo, Michel Platini, junto con el Comisario Almunia, realizó una reciente declaración explicando que el objetivo del “Juego Limpio Financiero” es lograr la disciplina en las finanzas de los clubes de fútbol y poner freno a los excesos que han realizado muchos equipos en dificultades financieras. En virtud de esas medidas aprobadas por la UEFA, y que acarrean importantes sanciones como la exclusión de las competiciones europeas e incluso nacionales, los clubes estarán obligados a equilibrar sus libros de cuentas, no gastar más de lo que ingresan y actuar con responsabilidad para garantizar la viabilidad del fútbol europeo de clubes a largo plazo.

 

No podemos discutir que la intención de esta nueva normativa es realmente loable, pero siempre nos quedará la duda de si la UEFA y la Unión Europea actuarán con la misma contundencia frente a un club modesto (como hicieron excluyendo al Real Mallorca de su participación en la Europa League hace un par de años por estar en situación legal de concurso de acreedores, asignando su plaza, ganada en los terrenos de juego, al Villarreal, cuya deuda era casi tres veces mayor, aunque no estaba en situación concursal) que cuando el moroso o incumplidor sea un gran y poderoso club europeo con importantes padrinos entre la clase política nacional y continental.

 

No estaría de más, para finalizar, que también otros de los implicados en este tema, tal vez los más importantes -por ser los protagonistas del juego-, realizaran algún gesto destacado para expresar su solidaridad con la población del país en el que viven, en el que ganan cantidades millonarias y crecientes de año en año, y en cuya Liga de fútbol, hoy en día la más atractiva de Europa como al principio hemos comentado, se están labrando un importante prestigio profesional y publicitario. Que unas cuantas estrellas rutilantes de nuestro balompié renunciaran a unos días de sus millonarios emolumentos como muestra de solidaridad y respeto con la población del país que, en el fondo, les está pagando parte de sus enormes ingresos, sería un detalle enormemente llamativo que permitiría reconciliar al mundo del fútbol con los hoy sufridos ciudadanos españoles, y que proporcionaría al deporte rey esa garantía de viabilidad y de exitosa supervivencia que el hábil Sr. Platini reclama desde su poltrona.

Puede recibir notificaciones de nuevos comentarios a esta entrada a través de RSS 2.0 No se permite comentar ni hacer pinga.

10 Respuestas

  • PERPLEJO says:

    Deberíais invitar a escribir en este blog al presidente del Consejo General del Notariado, Excelentísimo Señor Don Manuel López Pardiñas, que el domingo pasado acaparó la contraportada de El Correo ataviado con la camiseta del Athletic Club de Bilbao.

    https://sic.notariado.org/liferay/c/document_library/get_file?uuid=7e0966c2-183c-40c6-b143-328b3d6e345e&groupId=10475

    Para seguir con la broma propongo que se haga una foto en la que aparezcan notarios vestidos con las camisetas de los equipos con los que están vinculados sentimental e incluso profesionalmente. Por ejemplo, el propio Álvaro Delgado con la del Mallorca, Luis Garay con la del Real Madrid, Joan Carles Ollé con la del Barça, Honorio Romero con la del Zaragoza, José Manuel García Collantes con la del Atlético de Madrid, …

    Pido disculpas a los nombrados en este comentario en su segundo párrafo por ponerlos a la altura del criticado en el primero.    
      

  • No has podido ser más oportuno, Alvaro, con el post. Los clubes españoles viven en una especie de limbo o de paraíso fiscal que les permite disparar con pólvora del rey, y encima echárselo en cara a los que pagan la pólvora, como se quejaba, y con razón, el mítico Hoeness (aunque con ese estilo tan brusco que usan muchas veces los alemanes al hablar de fútbol).

    Por otra parte me parece una idea extraordinaria y por lo que sé, inaudita hasta este momento, la propuesta de que los futbolistas de súper élite que juegan en España, en parte subvencionados por todos los españoles dada la inacción de la administración española en reclamar las cantidades extraordinarias que deben los clubes, de tener un gesto y renunciaran por ejemplo a un mes de sueldo -no lo iban a notar- a los efectos de reducir esas deudas.

    Y coincido de nuevo contigo en que ya está bien de tonterías, si hay que cerrar clubes que se cierren, pero dejémonos de pan y toros de una vez. Enhorabuena.

  • Curro Arriola says:

    Oe… oe oe oeeeee…
    ¡¡Campeones, campeones!!!
    ¿Que hay crisis? ¿Que las CCAA nos han llevado a la ruina? ¡Por favor! El jurbo va viento en popa,  ¿de qué nos quejamos?
    Oe, oe, oe oeeeeee….

  • robespierre says:

    Futbol et circenses, pero no por cortesía del Emperador de turno, sino de los sufridos contribuyentes. Pero hombre D. Alvaro ¿como van a pagar impuestos y Seguridad Social estos equipos de dioses olímpicos? ¿Y como va a osar el pobre Estado español reclamar sus deudas a tan poderosos señores? Excelente post, enhorabuena.

  • juanito says:

    Se puede decir que los futbolistas en España ostentan de una posición quasi funcionarial. Si  la mayor parte de los ingresos de los clubs proceden de las tv´s públicas, y éstas son financiadas con cargo a los impuestos de todos, resulta que una parte muy importante de la retribución de los futbolistas las pagan aquellos que ni siquiera les gusta el fútbol, ni se sienten vinculados a ningún club y encima con carácter forzoso. A mi personalmente no me quita el sueño los resultados de esta noche y mañana, pero si lo hace la cantidad de agujeros que se podrían tapar regularizando la deuda de los clubs.

  • Lorena Moreno says:

    Tienes razón Álvaro. Pero vamos a emplear el “mea culpa”, ¿Cerremos las puertas del Bernabéu y del Camp Nou, por no hacerles frente a sus deudas con la Administración –Hacienda y la SS somos todos- y qué tendremos? ¿Qué pasaría?… apuesto a que seguramente tendríamos una mega manifestación y multitud de protestas por parte de los ciudadanos, quejándose y alteradísimos porque ¡¡El estadio está cerrado!!… eso sí, si embargan al vecino y lo largan a la calle da igual, pero por el Dios Messi el estadio que no se toque. Así somos los Españoles.
    ¿Cuando ganamos la Copa del Mundo en el 2010 cuánta gente había en Madrid celebrándolo?… pues eso, más que en cualquier manifestación, huelga general o lo que se tercie, y… ¡¡estábamos en crisis!!
    En fin, los clubes de fútbol gozan de un estatus privilegiado (cada uno ligado a “su banco”) pero somos los ciudadanos quienes con nuestras “pasiones futbolísticas” (que yo no tengo muchas; de corazón merengue y técnicamente azulgrana) les mantenemos el particular estatus ¿de qué nos quejamos?…
    ¿Cuántos Españoles están viendo ahora mismo el fútbol?… y mañana la primera será record de audiencia … España es así…
     

  • elisadelanuez says:

    Pues a mí me parece muy bien que a la gente le guste el fútbol, pero no sé si tienen tan claro que estos equipos tan ideales no pagan impuestos ni Seguridad Social. A lo mejor algún autonómo o alguna pyme de las que pagan religiosamente sus impuestos, y bastante antes de cobrar a sus deudores, sobre todo si son AAPP, y por supuesto las cuotas de SS se lo pueden tomar a mal. Y por cierto, a mí no me gusta nada el fútbol. Si lo vamos a financiar con nuestros impuestos, que pongan por lo menos una casilla en la declaración de IRPF para que la gente por lo menos pueda elegir entre religión, obra social o fútbol. 

  • Tony says:

    Vale. Digánselo a Florentino, por ejemplo, o a Rosell. Que destacados empresarios se hagan con las riendas de un club de fútbol, un ente en el que las deudas no se pagan, resulta más que sospechoso. Es fácil pensar que, quizá, las deudas se ‘dirigen’ al ente que no paga de las entidades, o empresas, que, en papel, sí lo hacen. El día que se haga una investigación seria sobre las cuentas y conexiones del dinero del fútbol, desaparecen el 90% de los equipos.

  • ENNECERUS says:

    Pues según comunicado oficial del Real Madrid, C.F., esta entidad está al día de sus pagos con Hacienda y la Seguridad Social, frente a los cuales no tiene ninguna deuda exigible.

    No conozco ningún otro club que haya hecho público un comunicado similar.

    Podríamos hablar de recalificaciones y demás, pero esto ya no es un problema del fútbol, sino del “derecho” urbanístico.     

  • En relación con los sueldos de los futbolistas, Alvaro, es oportuno leer a John Carlin en este artículo de El País: http://deportes.elpais.com/deportes/2012/04/21/actualidad/1335026469_370156.html