Buscando 2.500 millones desesperadamente

El Consejo de Ministros del 13 de abril informó a la ciudadanía de un anteproyecto de ley  de medidas contra el fraude. Tendremos tiempo de ir analizando las diferentes medidas; aquí me ocuparé sólo de lo referente a cuentas y activos en el extranjero.

 

El ya comentado en este blog Real Decreto-ley 12/2012  permite, previo pago del 10% a Hacienda, la afloración de activos ocultos en el extranjero. Las nuevas medidas inciden sobre lo mismo. ¿Qué sentido tiene, estando pendiente de su convalidación o su tramitación como proyecto de ley en las Cortes, ofrecer una nueva propuesta legislativa sobre idéntica materia? La importancia del asunto demanda una valoración de urgencia.

 

Se contempla una medida de carácter formal (la obligación de presentar una declaración informativa de cuentas y valores en el extranjero, proyectada como Disposición adicional en la Ley General Tributaria) y una de carácter jurídico-material, pues afecta al plazo de prescripción, y por lo tanto a la obligación de pago de una deuda tributaria. En concreto se proyecta introducir un apartado en el artículo 39 que regula la tributación de las denominadas en el IRPF “ganancias patrimoniales no justificadas”. Pero tales “ganancias” no son una renta en sentido estricto, sino una presunción: si una persona tiene elementos patrimoniales y las rentas declaradas no permiten justificar su adquisición, la ley presume que hay rentas (del origen que sea) no declaradas. Presunción iuris tantum, que admite prueba en contrario: la de que se ha sido titular de los bienes correspondientes desde una fecha anterior a la del período de prescripción. Pues bien, esta posibilidad de prueba en contrario sobre el periodo de origen de la titularidad del bien es lo que se pretende suprimir si el contribuyente no ha presentado la declaración formal de activos en el extranjero. No se permite que el contribuyente pueda aducir la antigüedad de la titularidad del activo en el extranjero (aunque tenga pruebas de ello), con lo que la presunción iuris tantum se convierte en presunción iuris et de iure.

 

La cuestión suscita problemas de derecho transitorio, pues la prescripción ya ganada no podrá revocarse por norma posterior (principio de irretroactividad de las normas de gravamen). Pero hay otros problemas de más calado, que pueden resumirse en dos: 1) ¿Es admisible que el incumplimiento de una obligación tributaria formal (la presentación de una declaración informativa) se convierta en el incumplimiento de una obligación tributaria principal y material (una cuota tributaria a ingresar)? Y 2) Teniendo en cuenta que en Derecho administrativo sancionador son de aplicación los mismos principios que en Derecho penal, ¿puede sancionarse a alguien en virtud de una presunción iuris et de iure sin admisión de prueba en contrario?

 

Creo, no obstante, que el anuncio guarda relación con el envite del Gobierno: se ha decidido atentar gravemente contra la moralidad fiscal a cambio de ingresar 2.500 millones de euros. Pero ¿qué escenario se presentaría si una vez finalizado el plazo de afloración de activos la oposición pregunta al Gobierno por el resultado obtenido y éste se aleja de los estimados 2.500 millones? Da la impresión de que el Gobierno no las tiene todas consigo y teme haber calculado mal.

 

Hagamos unos pequeños cálculos. Si es descubierto el defraudador, supongamos que tuviese que pagar un 150% del valor del activo oculto (las cifras son supuestas). La regularización voluntaria cuesta un 10% del valor del activo oculto. Si el defraudador cree que la probabilidad de ser descubierto por la Inspección es menos de 15 veces inferior a la de no ser descubierto, no le compensa regularizar. El riesgo será menor cuanto más lejos en el tiempo se encuentre el origen del activo oculto en el extranjero: un activo originado en 2007 sólo corre riesgo de ser descubierto en los escasos tres meses que quedan para que prescriba ese ejercicio. Además, dada la evolución histórica de la crisis económica, cabe razonablemente pensar que la mayoría de los activos ocultos proceden precisamente de los ejercicios más antiguos.

 

Una forma eficaz de aumentar la estimación del riesgo es comunicar al contribuyente que se va a suprimir el plazo de prescripción para las ganancias no justificadas de patrimonio. No se trata tanto de aumentar las probabilidades reales de ser descubierto como la percepción subjetiva de riesgo del contribuyente durante el periodo de regularización voluntaria.

 

¿Por qué no incorporar la imprescriptibilidad de las ganancias no justificadas al propio texto del Real Decreto-Ley de finales de marzo, en vez de someterla a un larguísimo periodo de tramitación legislativa que, por supuesto, culminará bastante después de haber finalizado el plazo establecido para la afloración de activos (30 de noviembre)? Las dificultades de orden técnico y jurídico para implementar la imprescriptibilidad (sin otro parangón en el derecho punitivo que el de los crímenes contra la humanidad), son enormes, y su aplicación efectiva, debido al principio de irretroactividad no tendría lugar hasta dentro de dos años como poco. Es mucho más eficaz, en orden a aumentar la percepción de riesgo del defraudador, un anuncio de este tipo (más disuasorio cuanto más vago) que una norma legal vigente. El mensaje parece ser: “Ahora puedes aflorar tus activos ocultos pagando el 10%; si no lo haces, en el futuro pagarás el 150%, pues aunque tus activos procedan del tiempo de Matusalén, nunca va a prescribir la acción administrativa sancionadora. Así que tú verás”.

 

 

15 comentarios
  1. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    Jesús, al leer tu post me asalta una duda en relación a lo que propones en el último párrafo. ¿Es posible constitucionalmente esa imprescriptibilidad? Lo digo al ponerlo en relación con principios consagrados como el de seguridad jurídica. La no prescripción significaría que los herederos de los defraudadores podrían verse con una eterna espada de Damocles fiscal, pues nunca van a saber con certeza si el causante dejó o no un “pufo” de este tipo.

    Realmente no afirmo nada, solamente reflexiono acerca de que la prescripción entre otras cosas cumple una función en relación con la seguridad jurídica.

     

    • Jesús Morote
      Jesús Morote Dice:

      Precisamente, Fernando, la tesis implícita en mi post es que el Gobierno, ante las enormes dudas de inconstitucionalidad de un precepto de esa naturaleza, no se ha atrevido a incorporarlo al Real decreto-ley de marzo (en el contexto de la regularización fiscal de activos ocultos en el extranjero) y lo ha lanzado como un anuncio de anteproyecto de ley, para asustar al personal y que éste se acoja al pago del 10%.

      Se trataría, en mi opinión (y, por supuesto, puedo cometer un error de apreciación) de un “farol” del Gobierno, un tanto desesperado por el posible fracaso recaudatorio de su indulto o amnistía fiscal.

      Aunque, ¡quién sabe!, tal vez en su día el Tribunal Constitucional valide la constitucionalidad de ena norma de ese tipo. 

  2. Lorena Moreno
    Lorena Moreno Dice:

    Los 2.500 millones de euros: Más de 500 en las deudas que mantienen los clubes de fútbol con Hacienda y la SS. Y el resto se puede buscar en la saga “políticos, baqueros, y chupa tintas varios”. ¿Tan difícil es reclamarle el dinero a quién verdaderamente lo tiene y no le corresponde?

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Una perspectiva complementaria.
     
    Por encima de este anuncio planea el fantasma de situaciones fraudulentas pero da la impresión de que, sin haber caido en la cuenta de ello a tiempo, se está hablando de otra cosa: De activos de todo tipo (empresariales, que son los más importantes) en el extranjero en un momento histórico de absoluta libertad de movimiento de capitales, libertad de establecimiento y de tráfico comercial y personal.
    Estos días he estado visitando algunos clientes del sector  pesquero y servicios en dicho sector.
    Todos ellos tienen una parte sustancial de su actividad fuera de España. Hasta algún pequeño astillero ha trasladado sus operaciones a Portugal hace unos años dado que hoy día nuestros vecinos reúnen algunas mejores condiciones para esta actividad en pequeña escala.
    A todos ellos afecta de alguna forma esta iniciativa legal. Pero ninguno hará nada entre otras cosas porque no se ve cómo se puede traer un astillero, sus inventarios, sus empleados o las pólizas de seguros cuyo “brokerage” se ha hecho entre países en los que el nuestro no tiene nada que ver.
    Tampoco se entiende esta obsesión del estado por hurgar en las vidas de las personas dejando a Orwell en pañales. Ni la raíz moral que legitimaría esta obsesión realmente imposible de santificar ante la que callamos pero con legítima indignación.
     
    Si algo han hecho estos titulares es justificar la necesidad de que la residencia fiscal de muchos empresarios pequeños y medios se asiente en otros lugares de Europa, África o América más que en una España que parece constituirse en un vestigio soviético en el cual las personas son antes que nada sujetos tributarios ilimitados.
     
    Entre volver un día a la semana de Viana do Castelo a Pontevedra a ver a tus hijos y dejar de hacerlo hay un paso de papeleo  que alguno ya ha dado por simple autoestima porque en Portugal se pagan impuestos bien altos pero no se hacen estas cosas.
     Y esto no tiene nada qe ver con impuestos por rentas obtenidas en España o activos nacidos aquí.
    Me parece un patinazo muy importante que probablemente abrirá muchos ojos en partes muy dinámicas de la economía productiva de tipo medio y creará otra ola de exilio silencioso. Luego nos peguntaremos por qué no hay empresas como no hubo Spinozas o Ricardos. Porque las hemos expulsado.
    Otro exilio y otro patinazo más. No es por nada que toda España alimenta semana tras semanas las audiencias de “Españoles por el mundo”.
    En cierto modo es profundamente incoherente hablar de libertades y privacidades y negarlas en las aspectos personales que más importan a la gente.
    Con esta semilla de falsedad originaria no hay edificio político que resista por mucho que se pretenda justificar. Hay cosas que no son parcelables. 
    No es posible hacerlo porque eso forma parte de las desventajas comparativas de las naciones y España históricamente es un ejemplo de libro (ampliamente citado) de crear desventajas competitivas para su economía.
    USA no te mira ni te grava cuánto tienes ni en dónde. Inglaterra tampoco, Holanda, Portugal o Dinamarca tampoco.
    ¿A quién queremos parecernos?
     
     

  4. robespierre
    robespierre Dice:

    2.500 millones o 250…lo que sea. Me cuentan que las instrucciones en la AEAT son sacar de debajo de las piedras, y que ahora inspeccionan a todo lo que se deja y normalmente se dejan los más débiles, para que nos vamos a engañar. Por otro lado, las interpretaciones “pro Hacienda Pública” empiezan a tener cortes surrealistas. Pero ya saben, recurran ustedes a los tribunales económico-administrativos y después al contencioso-administrativo y en diez años sabremos quien tiene razón.. 

  5. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

     
    Vaya por delante que de las políticas migratorias de España se habla poco pero me gustaría recordar un Freudian Slip. un acto oral fallido del luego ministro Sebastián durante las Municipales del 2007 que perdió con Gallardón. El titular del El País resaltaba la siguiente frase de su entrevista. “Aquí cabemos 66 millones“. De esto ni de otras cosas se nos pregunta nunca. Hacen lo que les da la gana y encima son unos incompetentes en lo que al bienestar colectivo toca.

    A lo largo de mi vida he sido emigrante en diversas ocasiones. Una de ellas sin papeles (Suiza 1964/65). Tengo cumplida experiencia de trámites y papeleos en  todos los hemisferios para acceder a la condición de residente con papeles. Empleo a algunos emigrantes (con unas cualificaciones que nuestro sistema educativo ha dejado de dar) y se perfectamente que:

    1. La obligación de solidaridad es una obligación de moral personal. Si fuera kantiano diría que es un imperativo categórico universal.
    2. Que en La Paz, Bolivia, cuando lo de Evo Morales y Repsol (dirigida allí por Julio Gavito entonces) teníamos nada más y nada menos que unas 3000 ONG’s españolas y en Lima, Perú, algo parecido con los hijos de bastantes de sus gestores asistiendo a escuelas privadas con seguridad privada y chófer.

    Es decir, todo tiene un límite, hasta nuestra capacidad para el esperpento.

    Un país como España, que para dar de comer a sus propios parados (que ya lo pagaron en su día) y a sus pensionistas no contributivos, tiene que pedir prestado cada semana a sabiendas de que nunca lo podremos pagar ¿Por qué tiene que convertirse en válvula de escape de las presiones sociales de países que estaban cien veces mejor cuando eran provincias de la metrópoli. (Aquí es cuando es oportuno recordar cómo estaban Cuba y Sahara o Guinea cuando lo eran) 
    Es decir hay un momento a partir del cual lo supuestamente humanitario es una ayuda objetiva a dictaduras miserables que medran de las ruinas de sus ciudadanos.

    Las cosas pierden su razón cuando pierden medida y se vuelven demagógicas.

    Hoy es un Teorema con demostración empírica constante que las Subvenciones sin contrapartida Perpetúan la Condición del Subvencionado y sólo sirven para atraer lo que en economía se conocen como Rent-Seekers, una variedad de ecosistemas que parasitan el conjunto.

    Me gustaría terminar este inciso recordando a Tomas Moro que tanto ha influido en nosotros pero de cuyas recetas siempre se omite una fundamental: Nunca se ayudaba al transeúnte capacitado si antes no trabajaba voluntariamente para la comunidad que le daba acogida.

    ¿Por qué lo hemos olvidado? ¿A quién interesa un olvido tan razonable y justo?
    Saludos

  6. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Fe de Errata: En mi post anterior donde dice Bogotá debe decir, La Paz, Bolivia.
    Gracias al administrador si puede modificarlo a tiempo.

  7. Jesús M. Morote
    Jesús M. Morote Dice:

    Al Gobierno siguen si salirle las cuentas. Ahora parece querer modificar el Real Decreto-ley mediante una simple Orden ministerial.
    http://economia.elpais.com/economia/2012/05/19/actualidad/1337431164_702745.html 

    Se trataría de que el dinero en efectivo, que no podía acogerse a la regularización, por no poderse justificar su antigüedad anterior a 1 de enero de 2011, tal como se diseñó (ver mi post “¿Por qué lo llaman amnistía fiscal si quieren decir indulto?”) http://hayderecho.com/2012/04/12/por-que-lo-llaman-amnistia-fiscal-si-quieren-decir-indulto/ se va a presumir ahora, si prospera el proyecto de Orden ministerial, que es anterior a dicha fecha.

    Si 4eso prospera no sólo se habrá dado un golpe a la moralidad fiscal, sino una auténtica bofetada al principio de jerarquía normativa y de sometimiento pleno a la ley de los Reglamentos administrativos. 

    Estaremos al tanto de este asunto. 

  8. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Me disculpo anticipadamente pero creo necesario incluir algunos apuntes discrepantes.

    Esto del dinero negro en grandes cantidades a uno le suena como intentar retrotraernos a las leyes de Franco (cuando no había libertad de movimiento de capitales en casi ningún lugar de Europa continental) para en cierta medida recurrir a la demagogia sin llegar al fondo del asunto.

    Un fondo que afecta a libertades fundamentales sin las cuales el ser humano se convierte en una marioneta a disposición de terceros y especialmente del estado.

    Vaya por delante que en esto de meter las narices en nuestros haberes tengo que nuestras leyes atentan contra algunos derechos humanos de carácter esencial.

    ¿Qué quiero decir por ello? Que sin esos derechos una persona ve coartado el camino hacia su plenitud moral. Su propio estado se lo cierra.

    Entre ellos están el derecho a la intimidad, a tener vida privada sin que el estado se arrogue el papel de un Dios con derecho indiscutible a fisgar indecentemente en nuestras vidas (como hoy sucede de modo cotidiano).

    El derecho a un día alcanzar la independencia económica, a la inviolabilidad de tu ahorro y tu patrimonio, sin la cual el estado pone barreras a nuestra realización personal material y moral. No es lo mismo tener independencia económica privada que el estado te transfiera recursos básicos para tu subsistencia física. Esta posición te degrada como persona, te hace dependiente del estado o de los partidos.
    El derecho a tu propiedad y a tu ahorro que el estado desprecia de diversas maneras una de ellas con un dinero falso que no cumple una de sus funciones: Ser depósito de valor.

    Abordo este asunto desde esta perspectiva a sabiendas de que el discurso políticamente dominante es al revés.

    Concedemos al estado derecho absoluto e intempestivo sobre todo lo nuestro. El Estado desempeña el Papel, de un Dios Laico y hunde sus raíces en una especie de Teología Política derivada directamente de la Patrística Cristiana del siglo II al V. 
    Y lo hace en sus dos vertientes míticas: Como Fundamento del Poder Soberano absoluto en la mano del Dios único y verdadero por un lado y por otro en la etimología originaria de Oikonomia concebida como Orden Inmanente para la vida Divina y Humana y por tanto, desde Pablo e Hipólito, misteriosamente imbricada en las atribuciones de la Divinidad. (1) Decía Keynes que cuando no sabemos por qué pasan ciertas cosas es bueno ir al origen ignoto de las ideas aparentemente muertas.

    Es decir, estamos inmersos en un sistema estatista con una divinidad que a efectos prácticos usa mucho mayor poder que cualquier Dios nunca tuvo.
    Esto, que damos por sentado como parte de nuestra base genética social, es lo que más llama la atención de las sociedades modernas: Su carácter absolutamente agropecuario en el sentido de gestión de una cabaña ganadera.

    Dicho lo cual, que uno sepa, salvo la reintroducción por Zapatero del Impuesto del Patrimonio (una anomalía en Occidente por su caracter de doble o triple tributación y castigo expropiatorio de ahorro) no tenemos ninguna obligación de reportar nada al estado.

    Lo que sucede es que así como puede obligar a nuestros bancos (realmente franquicias estatales) a “chivarle” no ha conseguido lo mismo de otros países y además se encuentra con que dichos países piensan que también tienen derecho a retener dividendos y en algunos casos a cobrarse impuestos sobre ganancias de capital y otros. Razonable.

    Lógicamente y visto el artículo 128 de la constitución habrá habido muchísimas compañías y no pocos “Españoles por el Mundo” que han hecho lo Racional: Colocar buena parte de sus activos fuera y molestarse por hacerlos crecer allí que están más protegidos que aquí.

    El IBEX 35 y sus cientos de proveedores es el mejor ejemplo de lo anterior y probablemente la causa de que en este momento exista muchísimo capital que está legítima y racionalmente fuera de España sin que el gobierno pueda exigir nada. Ni que se les cuente ¿Por qué?. Ni que se traiga. ¿Por qué?

    Supongo que todos hemos escuchado a algún ejecutivo de estas compañías decir orgulloso: “Por fín , ya sólo el 20% de nuestros resultados proviene de España“. La siguiente etapa es un cambio de Domicilio Social que sucesivos gobiernos han labrado a pulso.

    Que cambien las leyes y los comportamientos que han convertido España en tierra hostil y peor que tu peor enemigo. Donde pueden embargarte por una multa de 100 euros y los clubes de futbol pueden deber 700 millones.

    Sobre el Dinero negro hacer constar la Enorme Hipocresía de los que han gobernado al excluir de la definición las dos actividades que más dinero negro generan y mueven.

    La Droga (España ostenta todos los records de consumo europeos) y la Prostitución (El único país que conozco en el cual toda su Geografía Rural está iluminada de noche por “Jamaikas” de norte a sur).
    Cruzas la frontera con Francia o Portugal y desaparecen los anuncios de puticlús. Cuando regresas te los encuentras a menos de un kilómetro de la muga. ¿Tanta es la soledad?

    Somos el paraíso mundial hasta tal punto que si uno fuera el VP de Marketing Estratégico de los Clanes de la Droga y Trata de Blancas pediría un diseño de “País Anfitrión” como el nuestro. Pagaría por tener estas leyes.

    Nuestro sistema político no es ajeno a esto. ¿Por qué se han estampado tantos billetes de 500 euros si un servidor nunca los ha necesitado para nada a pesar de tener que hacer pagos y cobros de cierta importancia? ¿Por qué se ha legislado con tanta tolerancia por no decir otra cosa?

    Estos asuntos me parecen de tal calado que sin abordarlos no creo mucho en la seriedad de los discursos anti fraude fiscal. Un espantapájaros ocasional que tapa lo gordo de verdad.

    Recordemos una vieja Ley Cibernética: Los objetivos de un Sistema son………….lo que Realmente hace. (Stafford Beer, 1974)

    Saludos.

    (1) El Reino y la GloriaPor una genealogía teológica de la economía y del GobiernoGiorgio Agamben
     
     

  9. Jesús M. Morote
    Jesús M. Morote Dice:

    No hay necesariamente esa discrepancia en su discurso, Manu.
    En mi post me he centrado (y lo hice aún más cuando califiqué de “indulto” lo que todo el mundo llamaba “amnistía”) en la hipocresía de permitir “saltarse” las normas a unos cuantos, mientras que se hace caer el peso de la ley sobre otros. Es esa desigualdad de trato la que socava la moral fiscal del país (si es que cabe socavarla aún más, dicho sea de paso).
    Lo que usted propone son medidas “de lege ferenda”, denunciando una cierta sensación opresiva.
    Ambas denuncias son de orden diferente y no tienen por qué ser discrepantes, sino que pueden ser compatibles.
    Precisamente tengo en mente la idea, que tal vez fructifique algún día en un nuevo post, de comentar las sucesivas medidas que han ido mermando la privacidad económica de los ciudadanos. Las llaman “obligaciones de información” y aumentan el control sobre los datos más mínimos de nuestras transacciones económicas, incorporándolos a bases de datos en manos de no sabemos muy bien quiénes. A título de ejemplo: información por movimiento de fondos bancarios, información de transacciones a través de notario, identificación de titularidades de participaciones sociales cuando se realizan operaciones; y en proyecto, prohibición de pagos grandes en metálico y facultades abusivas del “levantamiento del velo” por las Administraciones Públicas.
    Igual que el miedo al terrorismo ha llevado en algunos casos a límites insoportables las violaciones a la intimidad personal (a mí nunca me habían cacheado en la vida, y en los últimos cinco años ya lo han hecho varias veces en distintos aeropuertos), el espantajo del fraude fiscal puede llevar a un control de las transacciones económicas que vaya más allá de lo que un ámbito mínimo de intimidad personal exige.
    Pero, como digo, eso es cuestión distinta (aunque, sin duda relacionada con ella) de la que pretendía yo tratar en este post actual en concreto.

  10. Marisol
    Marisol Dice:

    Muy de acuerdo con el énfasis que el Sr. Oquendo pone en este asunto. No es una cuestión menor porque es ya una opresión vergonzosa que nos obliga incluso a denunciar a nuestros conciudadanos como sucede con las fotografías tomadas a los coches por infracciones diseñadas únicamente para oprimir y para recuadar.

    Pongo énfasis en lo de oprimir porque un estado tan desastroso y corrupto conmo éste necewsita meter miedo constante a los ciudadanos por el motivo más nimio para tener a la población (nos tienen a todos indignados) controlada.

    Necesitamos una plataforma política y de opinión que plante cara al estado.
    Da igual quien gobierne. Entre Bildu que bobliga a sus vecinos a someter sus basuras a inspección y el estado que me obliga a denunciar a mis hijos es todo una basura que ya no se soporta más. Asco y rebeldía es lo único que esta gente despìerta.
    Perdón pero estoy muy indignada. 

     

  11. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Efectivamente, Jesús. Las discrepancias no van contra las tesis del artículo. Son previas y van dirigidas al uso desproporcionado de la economía sumergida o del fraude fiscal como escapatorias de fácil recurso para ocultar problemas de fondo como los que apunta Marisol. Algunos medios partidarios lo llevanb en titulares desde hace días.

    Por ello creo que plantear una situación donde legal, necesaria y racionalmente hay capitales fuera de España como si esto en si mismo fuera un problema o incluso un acto pecaminoso me parece un grave error. Señal de que seguimos pensando como antes. 

    También lo es sostener siquiera por un instante que el estado tenga un derecho legítimo a que se le informe de ello. ¿Por qué? el único argumento es coercitivo: la fuerza y el miedo.

    El anterior es un punto central para cualquier legitimidad otorgada (no Coactiva) y esta pretensión de que los ciudadanos tengan que informar de sus vidas no me parece ni mínimamente legítima.

    Mientras este derecho primordial y hoy medio muerto no se reivindique con fuerza y prioridad seguiremos viviendo con mentalidad de esclavos o de prisioneros y no de soberanos. 

    Quizás  el mundo del derecho no termine de ver plenamente el efecto que sobre los ciudadanos normales tiene esta aceptación tácita y sumisa de un estado todopoderoso al cual se le aceptan sin rechistar cosas  inauditas como, por ejemplo, la apuntada por Marisol: Nuestra conversión en chivatos y denunciantes de otros ciudadanos incluyendo los propios familiares.

    ¿Cómo no se alza en serio el estamento legal ante esta figura de un estado que ni Hegel ni Lenin fueron capaces de soñar? La Cuba de Castro, vamos.
    ¿Ahora tenemos denunciantes y vigilantes por cuenta ajena en cada ciudadano, en casa portal y en cada rellano y todos callados porque se usa el fantasma de la economía sumergida o del fraude?

    ¿Y esto cuando el Propio Estado fomenta el desarrollo de las dos principales fuentes de economía sumergida y degradación social? Droga y Prostitución.

    La libertad no es segmentable y nos hacemos un flaco favor cuando caemos en estas trampas. 

    Quizás fuera de ayuda tener más presente de qué libertad hablamos para actuar en su defensa.

    Libertad de no encontrar límites a nuestra acción. (Libertad Ciudadana auténtica que desde el punto de Vista de la Autoridad se conoce como libertad Negativa)

    Libertad de negar la libertad a los ciudadanos. Esta es la forma de no libertad que la Autoridad disfruta –frecuentemente con ciudadanos que psicológicamente se reconfortan viendo como se reducen libertades ajenas que a ellos al parece que no les afectan– . Desde la perspectiva del Poder esta libertad es estupenda y se conoce como Positiva.

    Con estos dos ejes es fácil ver dónde estamos: Un millón de páginas de leyes y reglamentos en treinta años. ¿Cómo sabe un ciudadano siquiera si lo que hace es legal y no está prohibido?

    Somos una sociedad pasiva y sin iniciativa porque realmente tenemos mínimas libertades y los que gobiernan tienen derecho a prohibir y a obligar lo que quieran. No hay honorarios para desbrozar siquiera ese millón de páginas.

    Esto pesa mucho e indigna ya a gente muy sencilla y quizás debiera ser más objeto de atención. Al menos para que el poder sea consciente de que hay límites que se dejaron atrás hace décadas.

    Un saludo cordial.

  12. Haydruk
    Haydruk Dice:

    Estimado Jesús:

    ¿Que opina del traslado del proyecto al Senado?

    Parece ser, que no es un “farol”.

    ¿Habrá una modificación del texto?

    • Jesús M. Morote
      Jesús M. Morote Dice:

      El Decreto-Ley de “amnistía” fiscal no hace falta modificarlo. Ya lo ha hecho el Ministro de Hacienda, por su cuenta, con una Orden Ministerial que se pasa la jerarquía normativa por el arco del triunfo.

      En cuanto al proyecto de ley de medidas contra el fraude fiscal, esperemos que sí que se modifique a lo largo de su tramitación. En breve plazo iré comentando las medidas que se proponen y su análisis crítico. Ojalá que las críticas no caigan en saco roto y pueda mejorarse el proyecto en sede parlamentaria.

  13. Robespierre
    Robespierre Dice:

    Por cierto  ¿Han visto a nuestra populista particular sra Aguirre que salvo en que no es viuda parece peronista decir en twitter que van a poner mesas para firmar contra la subida del IVA?   ¿pevuela perdido el juicio esta señora? Y ahordivide que Madrid tiene mas PIB que Alemania…alguien tendría que contarle estas cosas a la Sra. Merkel. Pero que bochorno.

Los comentarios están desactivados.