Síguenos: FaceBook Twitter LinkedIn RSS Feed RSS Comentarios

¡Es la política, estúpido! (Reflexiones de urgencia sobre el caso Bankia)

11 mayo, 2012 | Por Autor: Los editores en Crisis política e institucional | Editores | Sistema financiero

De forma un poco apresurada les dejamos las primeras reflexiones sobre el caso Bankia, punto final, por ahora, de la historia iniciada con la conversión de las distintas Cajas de Ahorro en cajas de las autonomías o entidades locales, con incorporación mediante de políticos a sus órganos de gestión, incluidos los de control.

 

Necesitaremos seguramente un tiempo para digerir esta nacionalización no solo en términos presupuestarios -que también- sino, por lo que aquí nos toca, jurídicos. Tendremos que analizar no solo el Real-Decreto ley que suponemos aprobará hoy mismo el Gobierno, sino otras muchas normas anteriores que nos deben permitir entender la secuencia jurídica, incluido el anterior y reciente Real Decreto-ley 2/2012, pendiente todavía de desarrollo reglamentario, que establece también las limitaciones a las retribuciones de los directivos de entidades que hayan recibido ayudas públicas, pero sin efectos retroactivos.

 

Por supuesto, nuestra perspectiva no es la económica, dado que ese análisis lo harán, y de hecho ya lo están haciendo otros blogs (aquí y aquí) mucho mejor que nosotros, sino la jurídica y, de forma muy relevante, la política. También pedimos un poco de paciencia para ir estudiando las posibles responsabilidades que puedan exigirse a todos y cada uno de los actores de esta tragicomedia que puede acabar, si no ha acabado ya, en drama nacional y europeo. Responsabilidades que, insistimos, creemos que no son solo jurídicas, sino también políticas. Porque ya ha empezado el cruce de acusaciones y la huida de la responsabilidad, como era previsible. Nadie estaba en la escena del crimen cuando se estaba cometiendo. Nadie vio ni notó nada raro. En fin, que como de costumbre,  aquí nadie tiene la culpa de nada, pero al final acabamos pagando los platos rotos los de siempre, los contribuyentes.

 

Como la tarea es ingente, y nosotros no somos (todavía) especialistas en Cajas de Ahorro en la presente reencarnación en Bancos, FROB mediante, o en cualquiera de las anteriores,  no dudamos en pedir la colaboración de los muchos comentaristas que saben más que nosotros para que mejoren, completen o incluso rectifiquen lo que podamos escribir.

 

Pero, como adelantamos en el título del post (y por supuesto los estúpidos no son nuestros lectores, si lo fueran no nos leerían) los editores de este blog pensamos que la principal causa de este desastre es política. Entre los agentes a los que pedir responsabilidades creemos que hay que identificar en primer lugar a los políticos que durante años, ya sea en la Comunidad de Valencia, en la Diputación de Barcelona, en la Comunidad de Madrid, y en tantos otros sitios han campado a sus anchas por las Cajas de ahorro regionales, utilizándolas para financiar sus inversiones faraónicas, es decir, sus proyectos políticos, y también algunas más modestas de gente próxima, personas  jurídicas o físicas, incluidos los propios directivos, en unas condiciones muy favorables. Para eso han  llenado sus órganos de gobierno (incluido los de control y auditoría) de políticos en activo o de expolíticos, o de familiares de políticos cuyo único mérito era ser precisamente eso, sin ninguna trayectoria profesional previa que avalase su presencia allí. Y a los que han remunerado muy bien, por cierto, para que dijeran que todo les parecía bien. De esta forma además, y sin negar la profesionalidad de la mayoría de los empleados de estas entidades, se ha puesto un negocio de enorme trascendencia en manos de directivos como mínimo inexpertos, dicho de forma elegante, condicionados casi siempre en sus decisiones estratégicas por cuestiones políticas, por no decir partitocráticas. Porque creemos, efectivamente, que este fracaso no es más que un síntoma más, aunque extraordinariamente doloroso, del fracaso más general de nuestro sistema político partitocrático, caracterizado por su vocación de hacerse con todos los posibles resortes del poder, políticos y económicos, en su propio y exclusivo interés.

 

Conviene recordar que en el año 2010, incluso cuando la tormenta ya amenazaba claramente, el Gobierno de la Comunidad de Madrid quería situar en la Presidencia de Caja Madrid nada menos que al vicepresidente de la propia Comunidad, D. Ignacio González, quien ahora, por cierto, recuerda que la intervención de la  Caja se hizo durante el Gobierno del sr. Rodriguez Zapatero. Al final fue desbancado por el sr. Rato, ya que hasta a los señores de Génova les debió de parecer que sus pretensiones de saltar directamente de la vicepresidencia de la Comunidad de Madrid a la presidencia de una Caja descomunal con problemas eran un poco excesivas. Por lo menos el sr. Rato había sido Ministro de Economía y Presidente del FMI y algo más (puede que sólo algo) que el sr. Gonzalez sabría del negocio.

 

¿Qué no han sido solo las Cajas, sino que todos, incluso los Bancos más profesionalizados han hecho inversiones en ladrillo que ahora se revelan desastrosas?  De acuerdo, pero al final lo que estamos nacionalizando son las Cajas.  Y creemos que los órganos de gobierno de las entidades financieras carecen de perfiles como los que se pueden encontrar aquí, por ejemplo, esposas y cuñadas de altos cargos de la CAM incluidas.

 

Eso sí, con Consejeros de este perfil no falta la nota pintoresca, y siempre según esta noticia, D. Virgilio Zapatero y D. Jose Antonio Morán Santín, Consejeros de izquierdas donde los haya (PSOE e IU, respectivamente) sintieron escrúpulos  morales ante al nombramiento del nuevo Presidente sr. Goirigoizarri, dado que éste había cobrado de su anterior Banco una indemnización  de más de 50 millones de euros al cesar en el cargo. Afortunadamente, parece que superaron sus escrúpulos morales en el último momento, como han debido venir haciendo todos los años anteriores. Que debían de ser grandes, a juzgar por los sueldos que ganaban.

 

Pero la cosa no acaba aquí. Hasta hace muy poquito Bankia iba a dar dividendos a sus sufridos accionistas después de una muy accidentada salida a Bolsa ¿Se acuerdan? Se tienen que acordar porque la noticia es del 8 de mayo  y hoy estamos a día 11. Y nosotros, desde nuestra total ignorancia, nos preguntamos: ¿cómo se pueden dar dividendos y necesitar que te nacionalicen tres días más tarde a la vez? Porque en los temas de Derecho Mercantil se decía que las sociedades capitalistas repartían dividendos cuando tenían beneficios (bueno, también los podían guardar como reservas y no repartirlos) pero lo que no decía es que se pudieran repartir beneficios y tener, a la vez, un agujero impresionante. Algo no cuadra. Y parece que al auditor que se negó a firmar las cuentas, tampoco le cuadraba.

 

Pero hay más responsables, aunque sea en segundo lugar. Conviene recordar que todas las Cajas cuya fusión ha dado origen a BFA y Bankia estaban sometidas, al menos teóricamente, a la supervisión y al control de muchos organismos e instituciones públicas. Empezando por las de la propia Comunidad Autónoma, pero terminando por el Banco de España, pasando por el Ministerio de Economía y Hacienda. Ya lo recordamos en este post sobre la Caja de Ahorros del Mediterráneo, ya saben “lo peor de lo peor”, otra maravilla de la gestión política esta vez del Gobierno Camps. Como el caso es tan similar, relean si tienes interés el post y donde pone “Generalitat de Valencia”  pongan “Comunidad de Madrid” y donde pone “CAM” pongan “Caja Madrid”, donde pone “el Gobierno del Sr. Camps” pongan “el Gobierno de la sra Aguirre”, donde pone “la Ley de la Comunidad Valencia sobre Cajas de Ahorro” pongan esta, la Ley 4/2003 de 11 de marzo de la Comunidad de Madrid  y donde pone el Banco de España sigan poniendo el Banco de España y más o menos les vale. Perdonen la remisión, pero es que realmente las diferencias –que las hay, claro- nos parecen que no afectan a lo esencial de lo que trata el post, que es básicamente la politización de la gestión a nivel de órganos de gobierno de la Caja y la falta de control por parte dela Comunidad Autonóma responsable de dicho control conforme a sus propias normas y, en último término, del  Banco de España.

 

Pero sigamos avanzando, que hay más. Porque ya hace tiempo (dos años casi) que Caja Madrid  se fusionó en el 2010  con otras seis Cajas (la lista completa es Bancaja, Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja de la Rioja, Caja Avila y Caja Segovia) para lo que se utilizó 4.500 millones del FROB.  Pues bien, siempre según la regulación, la aparición del FROB hubiera debido suponer una mejora en el control de la gestión de la nueva entidad resultante de la inyección de dinero público esta vez a nivel estatal, ¿o tampoco?  Porque el Real Decreto-ley 9/2009 de 26 de junio, sobre reestructuración bancaria y reforzamiento de los recursos propios de las entidades de crédito que crea y regula el FROB le concede amplias competencias tanto al Fondo como al (entonces) Ministerio de Economía y Hacienda y al Banco de España.

 

Pues no, por lo que parece se les inyectó el dinero de los contribuyentes (que se suponía que había que recuperar  aunque ahora parece claro que no se sabía muy bien como)  y que nadie dudó (al menos en voz alta) de la bondad de los planes de reestructuración y saneamiento presentados.  A estas alturas retumban en nuestros oídos aquellas bellas palabras del anterior Presidente del Gobierno y de su Ministra de Economía y Hacienda, la Sra Salgado, así como del todavía Gobernador del Banco de España, D. Miguel Angel Fernandez Ordoñez, cantando las excelencias de nuestro sistema financiero, asombro del mundo gracias a sus provisiones anticíclicas y a la benéfica política seguido por el propio regulador, espejo de Bancos centrales donde los haya.

 

Y para terminar ¿por qué no suspendió la CNMV la cotización de Bankia? Las explicaciones de la  CNMV no convencen a los expertos financieros que sospechan que había consignas políticas de por medio.

 

¿Le puede extrañar a alguien que con todos estos mimbres hayamos generado una crisis de confianza en nuestras principales instituciones que hoy por hoy parece irreversible? Si a eso se une la desviación del déficit público en más de dos puntos, constatada oficialmente en el primer trimestre del 2012, cuando la responsable del Ministerio de Economía y Hacienda decía a quien lo quisiera oír que se iba a cumplir el objetivo del déficit a finales del 2011 y que las CCAA lo estaban haciendo muy bien, pues ya se pueden imaginar la confianza que inspira el Reino de España. Y las crisis de confianza no parecen una buena cosa cuando para sobrevenir uno depende de que le presten dinero.

 

Y una última reflexión de puro sentido común; si en nuestro sistema capitalista hay negocios que no quiebran nunca, por las razones que sean,  aunque sus gestores lo hayan hecho desastrosamente mal, y el negocio se haya ido a pique, y se les salva con dinero público y a cambio no se exigen nunca responsabilidades a nadie  ¿es esto un sistema capitalista de verdad o es otra cosa? A ver si al final vamos a vivir, al contrario que el doctor Pangloss, en el peor de todos los mundos posibles, un sistema capitalista de pega donde se rescata selectivamente a los grandes y poderosos aunque lo hagan mal y se mata a los pequeños y débiles porque no se les da crédito o no se les paga, aunque lo hagan bien.

 

Puede recibir notificaciones de nuevos comentarios a esta entrada a través de RSS 2.0 Puede responder, o trackback.

20 Respuestas

  • Curro Arriola says:

    Me preocupa tan acertada exposición (aunque para mi gusto comedida y moderada en exceso) de las causas del trastazo.
    Porque si a iguales causas se siguen idénticos efectos… pudiera suceder que la caída de Bankia fuese precursora de otras. Gordas. Y no hay para rescatar a todos.
    Por otra parte, rescatar ¿para qué? Siempre se argumenta que para salvar “los ahorros de los ciudadanos”. ¡Pero si los ciudadanos normales, los que no son políticos ni “famosos” ya no tienen ahorros!
    Al final se ve que una Cleptocracia, por más que se disfrace de Democracia, no puede hacer milagros. Un país cuyos políticos (con pocas y heroicas excepciones) se dedican a robar con guante blanco, está destinado al sumidero de la Historia.
    Para evitarlo se necesitaría una decisión y un espíritu de los que esta  España carece. Nos hemos dejado embaucar por los partidos, por las CCAAs, por los sindicatos, nidos todos de repugnantes trepadores. Ellos se han hecho ricos, y nuestros hijos no tiene futuro. Bueno, sí; tienen el de “Las Vegas” que se disputan Barcelona y Madrid: los hombres a trabajar de crupiers; las mujeres, de otra cosa.
    Y mientras, alegría; aún suena por la calle la trompeta escandalosa de algún borracho que celebra la victoria de no se cuál “Aleti”. Y en España parece (pero solo lo parece) que empieza a amanecer.

  • Lucas Blanque says:

    Me uno a la felicitación por el post de los editores que acierta en el diagnóstico de la situación.
    Me sumo, además, a la crítica que subyace a la dificultad extrema de comprender el grupo normativo de las Cajas, en la que concurren varios Decretos-leyes, las normas legales modificadas por estos Decretos-leyes, que aún siguen vigentes, y las 17 normas autonómicas, alguna de las cuales, como la de Castilla-La Mancha, en la que ya no hay Caja, sino Fundación de caja, es casi una norma sin objeto y, por ello, un sinsentido.
    Gran parte de los problemas, ya no políticos, sino jurídicos, se deben en mi opinión, a que con las Cajas no se ha querido hacer de una vez lo que al final se está tratando de hacer de manera apresurada tras años de agonía y cuando el país tiene el agua al cuello.
    Por ello, y perdón por si se me olvida algún paso, primero acudimos al SIP, pero no en todos los casos, apuntamos la idea de las fundaciones de carácter especial, pero no la hacemos obligatoria, y finalmente tenemos unas entidades financieras, las cajas, que ya no lo son de manera directa, sino que se dedican al ejercicio indirecto de la actividad financiera a través de un banco, del que poseen la mayoría de las acciones.
    Eso sí, nada de obligar a una reordenación o redimensión de los órganos de gobierno de las cajas, en el que se han sentado de todo menos profesionales (con honrosas excepciones).
    Por tanto, se detecta que la situación es deplorable, se mete dinero público para salvar el chiringuito y, aun así, ¿lo dejamo en manos de las personas que han llevado el timón? ¿Qué ha hecho el BdE? ¿No se supone que debía controlar la situación?
    Quizás, si en vez de poner paños calientes se hubiera optado por decidir que las cajas desaparecieran, el negocio de bancarizase de manera definitiva y la obra social la llevaran las fundaciones de carácter especial, de patronato profesional reducido y con la única intervención política posible a través del Protectorado, podríamos estar ante un panorama menos deprimente.

  • Josef K. says:

    Enhorabuena a los editores.
     
    Que quiebren los bancos o cajas que tengan que quebrar, y que metan en la cárcel a los responsables.
     
    ¿Dónde está el dinero que han perdido los bancos con el ladrillo? ¿Alguien lo tendrá?

  • Tomás Fernández says:

    Me uno a las felicitaciones sobre el post en cuanto vale como buena síntesis de reflexión colectiva de los que hacemos del Derecho nuestra profesión. Sí quería aportar al margen del caso concreto que nos ocupa, grave gravísimo en lo que supone de clamorosa ejemplode falta de ética y de responsabilidad colectiva en la gestión del erario público, dos someras cuestiones:

    a) es de esperar que si bien por parte de los reguladores se cometieron en su momento burdas negligencias en el control de la entidad subsidiada con el FROB, ya sea por dejación o por otros intereses espúreos, como ha puesto de manifiesto el estallido financiero presente, bien en verdad que se recuperaría mucho la confianza internacional si acto seguido se depurasen a fondo las responsabilidades de todos los actores de esta tragicomedia de tan costosa producción. Observemos por tanto a partir de ahora como se accionan los resortes de las instituciones administrativas y judiciales, para “poner coto a tales desmanes”.
    b) lo lamentable de la situación es que este estallido financiero puedo ser el primero del campo de minas que conforma el sistema político partitocrático, como lo definen los autores del post, en el que para nada rigen los principios de mérito y capacidad para escoger a los directivos de mayor nivel, lo que sí se aplica, a veces ciertamente con poco rigor, para la selección de los empleados públicos, tan denostados y en la picota en los tiempos que corren. Por poner un ejemplo, los 8000 municipios que constituyen el mapa territorial, se encuentran dirigidos por electos, legitimados eso sí por el sistema democrático, pero que adolecen de enormes carencias y capacidades para llevar a cabo una gestión eficaz y eficiente del dinero público. Y a la vista de todos están los resultados de los montones de facturas que dormidas en los cajones de los despachos, han sido recientemente apadrinadas por el papá estado, con un nuevo rescate a modo de Cid Campeador. 

    Saludos.

     
     

  • Javier Aparicio says:

    Aterrador.
    La noticia en sí misma ya lo era, pero después de la sistemática descripción del post (y, enhorabuena, que es cristalina) a uno le entran ganas de tirar la toalla.
    Siempre me he sentido estafado por los políticos. Pero en este momento, cuando se empieza a intuir el cuerpo que esconde la punta del iceberg, me dan escalofríos. Esto no es ya el cortijo ni un cachondeo, es la clara manifestación de que se ha expoliado a España en toda regla.
    Y lo peor es que, como los trileros, si alguen se queja, cojen las nueces y las vuelven a hacer bailar, para demostrar que no hay trampa, sino que la mano es más rápida que la vista.
    Hay que reconocer que en este caso ambas cosas son ciertas: son unos profesionales (la foto de Rato con la campana de salida a bolsa es la viva imagen de ello) y su mano es más rápida que la vista, de modo que han conseguido hacerlo delante de todos, y hay trampa, ahora quieren que lo paguemos los paganos.
    Pero han cometido un error de cálculo, cada vez hay menos paganos, aunque probablemente eso no les importe lo más mínimo.

  • Quasimontoro says:

    Con todo respeto, estoy horrorizado por vuestra entrada. En este momento, el problema inmediato no es determinar responsabilidades –algo que hay que hacer y en serio, no con los procedimientos administrativos y judiciales existentes porque está bien probado que son muy deficientes. El problema inmediato es qué hacer para minimizar las pérdidas asociadas al colapso de Bankia y cómo distribuir esas pérdidas. Y vaya que los abogados (yo no lo soy) tienen mucho que decir (o mejor dicho, deberían tener mucho que decir) sobre ese problema. Por favor, ojalá hoy mismo, puedan darnos una descripción clara de las restricciones jurídicas a lo que el gobierno puede hacer para resolver ese problema. 

    • Pues el problema de Bankia, como el de la calamitosa gestión de tantas administraciones públicas, es precisamente ese: que nunca se determinan responsabilidades. A nuestros políticos, tanto cuando están en política como cuando han estado jugando a banqueros, todo les sale gratis.

    • Quasimontoro says:

      Fernando Rodríguez Prieto,

      Primero hay que apagar el incendio para reducir sus consecuencias, luego hay que atender a las víctimas, y por último hay que buscar a los culpables del incendio. Si no se apaga el incendio habrá más víctimas y más destrucción. Si no atiende a las víctimas su situación empeorará o por lo menos no mejorará. Y luego con la cabeza bien fría hay que determinar las causas del incendio lo que permitirá además identificar posibles culpables y juzgarlos.  

  • Hoy mismo, dos noticias en el periódico:
    - La UE no se fía de nuestras cuentas (¿se extrañan?) y exige más recortes a ese pozo sin fondo que son las CC.AA.
    -PP y PSOE rechazan la enmienda de UPyD para que en el senado se deje de usar el pinganillo de traducción simultanea. y se ahorren unos 6.000 € por sesión.
    Nuestra casta política, perdida toda su credibilidad, sigue en su burbuja. ¿Tendrá que ser Europa la que los meta en cintura?
        

  • elisadelanuez says:

    Quasimontoro, no se horrorice antes de tiempo,  vamos a esperar a ver qué dice el Real Decreto-ley de hoy. Por otro lado a nuestras normas juridicas les pasa una cosa muy grave: que no se aplican cuando no interesa. Bueno, y también les pasan otras cosas, son demasiadas, confusas, las dictan un montón de parlamentos autonómicos en contradicción entre sí y con las del Estado, tropezando unas con otras, etc, etc. Pero en este caso la delimitación de responsabilidades jurídicas como intentaremos demostrar en posts sucesivos, pero denos un poco de tiempo, no es un problema de normativa sino de falta de aplicación de la normativa.

    • Quasimontoro says:

      Elisa, usted me asusta con lo que dice pero está exagerando. Yo vivo en lugares donde se supone que en tiempos normales la ley se aplica mal y tarde a pesar de la gran masa de abogados que nos rodea. Y en tiempos excepcionales pocos se cuestionan los abusos de poder por parte del gobierno y sus grupos de apoyo siempre y cuando su intervención sea aparentemente exitosa –si fracasa rápido surge algún otro grupo que genera lo que estrictamente es un golpe de Estado (por ejemplo, en la Argentina de fines de 2001, hubo un golpe de Estado que aprovechó Duhalde para tomar la presidencia). 

      Hoy en España se viven tiempos excepcionales pero nadie está pensando que el fracaso anunciado de las políticas de Rajoy llevará a un golpe de Estado. Tan importante como resolver la crisis de Bankia y de todo el sistema bancario   es prevenir abusos de poder. Y supongo que los abogados expertos en derecho constitucional tienen algo que decir sobre esa prevención, e igualmente que los abogados expertos en quiebras (estamos hablando de quiebras de bancos aunque su régimen sea distinto del régimen general de quiebras de empresas) tienen algo que decir sobre cómo la legislación bancaria puede o debe aplicarse para minimizar las pérdidas y distribuirlas de acuerdo con los principios de esa legislación (y también del régimen general de quiebras). 

      Ya habrá tiempo de determinar responsabilidades. Ojalá en España ocurra algo similar a lo que está sucediendo en Chile con las responsabilidades del Estado por falta de prevención y por negligencia durante su intervención en el terremoto del 27 de febrero de 2010.  

  • ¡Ah, claro! Lo mismo que ha ocurrido con los políticos y sindicalistas que han llevado a tantas cajas a la ruina. Lo mismo que ha ocurrido con tanto alcalde, presidente de comunidad e incluso ministros, que han dejado los cajones llenos de facturas sin contabilizar y pagar y unas cuentas falsas. Lo mismo que ha ocurrido con tanto titular de organismo de control en todas las Administraciones, Banco de España incluido. Es por eso que se fían tanto de nosotros las instituciones europeas y los inversores: saben que aquí nadie miente ni incumple sus deberes esenciales, porque al final el que la hace la paga. Y que la condición de político, amiguete o sindicalista no blinda contra responsabilidades. Por eso debe creer Quasimodo que ese no es un problema urgente. Pero qué curioso que otros países que sí tienen credibilidad de verdad cuando se hacen fechorías empiezan por pedir responsabilidades, y no sólo políticas… 

  • Anselmo D. says:

    En efecto hay muchas cosas de las que horrorizarse en este caso. De los temas q sugiere el post hay dos q me gustaríadestacar porque afectan a lo q vengo defendiendo en este blog desde hace meses: que la crisis tiene su fundamento en una cultura nacional ( especialmente presente en los territoros qes pretenden tener nación propia) que si no la cambiamos nunca saldremos de ésta. Lo primero es la indemnización escandalosa del nuevo presidente de Bankia, no me parece suficiente que porque el BBVA sea privado pueda pagar lo quequiera a sus “empleados”. Yo como cliente me siento estafado y cómo ciudadano indefenso: hace falta una nueva ética que apliquemos por igual a lo público y privado, no puede ser que un país empobrepague pague estas barbaridades y menos en unsector bajo sospecha. La otra es la manía de poner gente que no salo de lo que tiene entre manos para dirigir organizaciones públicas yprivadas. Esto es claro en el sistema público pero también el sistema de promoción profesional en el sector privado deja mucho que desar. Si no, no seríamos elmpaís  con mayor deuda privada del mundoo 

  • elisadelanuez says:

    La historia de la caída de Bankia efectivamente es terrorífica, se mire por donde se mire, y efectivamente coincido con Anselmo en que solo se explica en último término desde una crisis moral y de valores general. Pero volviendo a los aspectos más concretos y a lo que hay que hacer, y atendiendo a la preocupación de algún comentarista, creo que además de la nacionalización con dinero público, (aunque comparto la opinión de NeG de que necesitamos el dinero europeo ya) lo que hay que hacer es:
    a) Dar explicaciones. No puede ser que a día de hoy el Gobierno de España no haya dado una explicación a los españoles en general, y a los accionistas y clientes de Bankia en particular de lo que ha pasado. Transparencia es eso. Estamos hablando de dinero público.
    b) Depuración de responsabilidades. Hay que exigirlas, ya sean disciplinarias, civiles o penales. Las que procedan y a quienes procedan.
    c) Comisiones de investigación en los respectivos Parlamentos. No estaría de más en particular en la Comunidad de Madrid, de paso veríamos si el Parlamento autonómico tiene algo más que hacer aparte de leyes autonómicas como la de las Cajas de Ahorro de la Comunidad de Madrid que se menciona en el post y que no parece que haya servido para mucho. O si, para ser más exactos, ha servido para convertir a Caja Madrid en la caja del PP. 
    d) Devolver el prestigio a las instituciones si es que se puede. El Banco de España, en particular, arrasado por la gestión de su todavía Gobernador hasta el punto de que nos mandan “auditores independientes” porque ya no se fian de esta institución. 
     Esto dará para ulteriores posts.

  • Manu Oquendo says:

    Hay aspectos de esta crisis de cajas que no hemos analizado en detalle.
    En primer lugar porque no nos corresponde. Debiera estar haciéndolo la fiscalía si no llevase lleva cuatro años ocupada con los oportunos Gürtelillos y con facturas de sastres cutres por veinte mil eurillos.
     
    En segundo lugar porque desconocemos los detalles. El averno de lo concreto, donde moran los demonios.
     
    El miedo colectivo impulsa estrategias como las que tan bien describe Quasimontoro: Apagar el fuego, luego cuidar a las víctimas, a seguir, evitar que revivan las pavesas de los viejos amores perdularios y, eventualmente, localizar a los culpables por si todavía fuera posible hacer algo al respecto: tal que reeducarlos para el bien, como reza nuestra doctrina constitucional.
     
    Ni que decir tiene que estas estrategias parecen diseñadas por los propios pirómanos dado que casi les garantizan la impunidad o, al menos, el disfrute del espectáculo grandioso de las llamas lamiendo la estela de una Venus crepuscular e imposible.
    Algo reservado a los dioses y a los nerones.
     
    En momentos de pánico colectivo se han hecho siempre grandes fortunas y si no al tiempo.
     
    Por pura casualidad pude ver hace dos años y medio el nombre de alguien a quien había conocido por trabajo, al lado de un préstamo personal de unos 256 millones de euros.
     
    Un préstamo de la más sonada de las Cajas quebradas que hasta ahora hemos tenido. Un préstamo a una persona física cuyo net worth cuando yo le conocí era el de alguien normal que no se dedica ni a promover urbanismo ni a desarrollarlo. Se trataba de un buen gestor profesional de los que operan en la órbita de un partido político de gobierno y el préstamo era uno de una lista de los fallidos causantes del estropicio del cual se ocuparía el BDE.
     
    Es decir, mientras estamos todos entretenidos con las historias de los trajes del Sr. Camps y la casa palaciega del Sr. Matas y la visita del Papa a Valencia y el Prada de la señora Alcaldesa y las cuatro perras del yerno imprudente……corren los cientos de miles de millones de euros despavoridos como si no supiesen a dónde ir. Y ni siquiera miramos.
     
    Nos quedamos “pasmaítos” con los ojillos clavados en las dos cáscaras de nuez que cubren el lugar donde…. no está la bolita de oro.
    El azar no existe y menos en un país tan viejo como el nuestro, la tierra donde nace la picaresca, se reencarnan los dioses golfos del Olimpo y el Arte del Esperpento alza el vuelo desde las cumbres de Marte.
     
    Dios mío, Dios mío. En pleno Siglo de Oro y Quevedo ausente.
     

  • Penny says:

    No he podido sino acordarme de Manu al leer en La rebelión de las masas, del maestro Ortega y Gasset

    La espontaneidad social quedará violentada una vez y otra por la intervención del Estado; ninguna nueva simiente podrá fructificar. La sociedad tendrá que vivir para el Estado; el hombre, para la maquina del gobierno. Y como a la postre no es sino una máquina cuya existencia y mantenimiento dependen de la vitalidad circundante que la mantenga, el Estado, después de chupar el tuétano a la sociedad, se quedará hético, esquelético, muerto con esa muerte herrumbrosa de la máquina, mucho más cadavérica que la del organismo vivo. 

    Saludos 

    • Manu Oquendo says:

      Muchas gracias, Penny.

      Oportuna cita que me guardo porque no la conocía. Viene a decir lo que nos avisaba Tocqueville hace ahora unos 180 años tras terminar su informe al regreso de América. El cuarto y último capítulo que ha merecido una edición especial en L’Herme bajo el título de “Le despotisme démocratique“.

      Tratamos con mucha premura cuestiones de calado que merecen tiempo para pensarse.
      Uno de los que lo resumen bien es Pierre Manent en el prólogo de su obra: “Tocqueville et la nature de la démocratie”.

      Me fío más de sus palabras que de las mías y Manent pone la raya roja en ese nivel de libertad individual que nos permite ser sociales sin devenir ovejas. Es decir, capaces de usar nuestro albedrío sin tener que pensar si eso también está prohibido por alguna de los millones de páginas que sobre nosotros han legislado.

      De todas formas también me he quedado con aquel cuadro que llegó de tu mano mostrando el peso del gasto público USA desde 1910 (al 8%) hasta hoy donde pasa del 42%. El de Europa es un 30% superior. Ver aquel gráfico y pensar ex ”crowding out!” de las personas que lo financian es instintivo.

      Buenas noches

  • Penny says:

    Hola Manu,

    El título del capítulo 14 de La rebelión de las masas lo dice todo: El mayor peligro, el estado . Si no lo tienes a mano, lo puedes leer aquí
    http://www.ucm.es/info/bas/utopia/html/rebeli14.htm 

    Respecto a la relevancia del estado en la economía española, el gráfico para España que se presenta en  http://randomspaniard.blogspot.com.es/2009/06/gasto-publico-perspectiva-historica.html muestra una tendencia creciente, pero con una diferencia importante: el porcentaje del gasto público respecto al PIB es apreciablemente inferior en España que en Estados Unidos

    El gasto público en Francia, Alemania o Italia también supera con creces al español y esto viene igualmente de lejos. (Cuadro 12.2 en  http://books.google.es/books?id=PTkf5Sh0Ay8C&pg=PA877&dq=Porcentaje+de+los+gastos+de+las+Administraciones+P%C3%BAblicas+y+el+Estado+en+relaci%C3%B3n+al+Producto&hl=es&sa=X&ei=UNWvT4TXJ5SHhQeys9iDAg&ved=0CDkQ6AEwAA#v=onepage&q=Porcentaje%20de%20los%20gastos%20de%20las%20Administraciones%20P%C3%BAblicas%20y%20el%20Estado%20en%20relaci%C3%B3n%20al%20Producto&f=false )

    PD Gracias mil por la referencia de Tocqueville
     

  • Matilde Cuena Casas says:

    Enhorabuena  a los editores por  este post que pone las cosas muy claras y nos sitúa en una realidad aterradora en la que lo que se evidencia es que España importa a muy pocos. Aquí de lo que se trata es de llenarse el bolsillo a manos llenas y además sin disimulo. Filósofos, pedagogos, otros sin formación conocida, ganando sueldos millonarios. ¿Por qué? Por estar en el momento oportuno en el lugar adecuado y con los contactos relevantes. Una auténtica vergüenza. Lisa y llanamente es así. Pedir responsabilidades será complicado pues hay muchos colectivos implicados. Ocurrirá lo de siempre. Pasará la tormenta y todos se taparán unos a otros. Y las nuevas generaciones a las que se le pide que se formen, que trabajen, que con esfuerzo todo se consigue……, la lectura que hacen de lo que ven es la contraria. Nada de trabajar, aquí lo que cuentan son los contactos y si cometes irregularidades no pasa nada de nada….. Aparte del desastre económico yo resalto, como Elisa, el desastre moral, la falta de principios, de profesionalidad, de ética al fin y al cabo y lo peor es que no es de una persona, sino de muchos …. Esto es lo que nos hace poco serios y hace subir la prima de riesgo. No somos de fiar.  Mientras tanto, para otros, la ley es inflexible: a la calle si no pagas la deuda hipotecaria y no hay remedios legales ……. por razones de seguridad jurídica….. Increíble. 



Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

 Caracteres disponibles (400 palabras aproximadamente)

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current month ye@r day *