Los ciudadanos y el despilfarro público ¿qué podemos hacer?

 

En el mundo.es del 3 de mayo de 2012 aparece publicada la noticia “Monti invita a los los italianos a señalar en Internet los derroches del Estado” . El Gobierno italiano ha habilitado una web para que los ciudadanos remitan sus sugerencias tendentes a la reducción del gasto público (aquí).

 

Dicha iniciativa del gobierno italiano es, en mi opinión, muy loable y debe incardinarse en las políticas de transparencia y participación ciudadana. Los ciudadanos –y también los funcionarios- pueden aportar muchas ideas en este sentido.

 

Según la noticia, “todos los ciudadanos, a través del módulo, tienen la posibilidad de sugerir, señalar un despilfarro, ayudando así a los técnicos a completar el trabajo de análisis de búsqueda de los gastos inútiles”. “Los italianos parecen aprobar esta propuesta y los medios de comunicación aseguran que ya están llegando numerosas indicaciones a la página del Gobierno”.

 

En febrero de 2011 el Defensor del Pueblo Europeo lanzó una consulta pública (cuyo resultado aún no ha finalizado) sobre los “Principios de la función pública que deben guiar a los funcionarios de la UE”.

 

Mi contribución a dicha consulta pública fue la siguiente:

 

“El funcionario es un actor cualificado en la actividad de las instituciones dela Unión Europea.Su experiencia puede contribuir a la mejora de las actividades dela Unión Europea, aumentando su eficacia y eficiencia, en beneficio dela Unión Europea y de sus ciudadanos.

 

Por ello, considero que sería conveniente introducir un apartado en el proyecto de principios similar al siguiente:

 

Cooperación y participación.

 

Los funcionarios, cuando observen que en el Derecho derivado o en la práctica administrativa de las instituciones y organismos dela Unión Europease producen anomalías, contradicciones, defectos o insuficiencias que de ser corregidas mejorarían la actividad dela Unión Europea, deberán (o “podrán”) ponerlo en conocimiento de su superior jerárquico, a fin de que se analice por el órgano competente la propuesta de mejora y se actúe en consecuencia.

 

Especial mención ha de hacerse respecto a las propuestas de reducción de trabas y costes administrativos, así como de las relativas al incremento en el rendimiento o en el ahorro del gasto público.

 

Del ejercicio de estas iniciativas por el funcionario no podrá derivarse perjuicio alguno para él y constarán en su expediente personal.”

 

El Gobierno de España y todas las administraciones públicas deberían tomar muy buena nota de esta iniciativa y hacerla suya, pues seguramente los ciudadanos –y funcionarios- podrán señalar los despilfarros que hacen insostenibles los presupuestos públicos. Y los políticos deberían actuar en consecuencia.

 

4 comentarios
  1. robespierre
    robespierre Dice:

    Pues como pongan aquí una web como esa iba a petar de la cantidad de gente que iba a entrar a explicar en qué se puede recortar…así, a ojo, chiringuitos públicos varios, pinganillos, coches oficiales, dietas, viajecitos al extranjero, semanas caribeñas, asesores a dedo, comidas a cargo del contribuyente, etc, etc. Casi nada. 

  2. Carlos Javier Galán
    Carlos Javier Galán Dice:

    Muy oportuno y acertado post. Seguro que a los ciudadanos se nos ocurren muchas.  
    Pero, de manera más concreta -y seguramente menos demagógica- los empleados públicos podrían, sin duda, sugerir medidas elementales de ahorro. Cuando hablo con funcionarios me quedo asombrado de las irracionalidades que me cuentan respecto a gestión interna de departamentos, respecto a gestión de compras… Es difícil que puedan hacer sugerencias sin que les perjudicara, pero si se lograse, seguro que darían muchas pistas de donde recortar.
    Hay un caso que a mí me parece muy ilustrativo, aunque se silenció. El Gobierno de la Comunidad de Madrid quiso bajar el 5 % del sueldo a los empleados de Metro de Madrid y estos declararon una polémica huelga. Copio y pego lo que escribí al respecto: “La reacción de los políticos y los medios fue poner el foco de atención en el incumplimiento de los servicios mínimos, en la tremenda faena que supone para los madrileños la incomodidad de no tener transporte público, etc. Que el ciudadano de a pie pensara que sus enemigos eran los empleados del metro y no la clase política. Pero los representantes de los trabajadores pusieron sobre la mesa, ante el silencio informativo, una alternativa: le dijeron a la empresa y al Gobierno autonómico de qué partidas podía obtenerse un ahorro equivalente, qué gastos menos importantes podían recortarse antes de tocar el sustento de sus familias. La Thatcher española, que soñaba con doblegar a los sindicatos en ese pulso, dio marcha atrás, aunque intentó que la cosa no trascendiera demasiado. Y la disminución salarial del 5 % se quedó al final en el 1 %. La Comunidad de Madrid y el aparato mediático le pusieron sordina al acuerdo, posiblemente para que no cundiera este peligroso ejemplo. Pero si los funcionarios de este país hubieran hecho antes lo mismo, si hubieran respondido masivamente a la convocatoria de huelga del 8 de junio, si hubieran combatido la medida fácil de meter la tijera sobre sus economías domésticas en lugar de hacerlo sobre tantos gastos superfluos, tal vez hoy no estarían pagando mensualmente con sus nóminas las subvenciones a la banca y los derroches incontrolados del Plan E”.

  3. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Pues realmente es muy interesante tanto lo que dice el autor del post como Carlos Javier Galán. Yo también, como funcionaria, conozco a muchos otros funcionarios que pueden denunciar perfectamente derroches y que estarían encantados de hacerlo a cambio de que no les tocasen el sueldo, lógicamente. Solamente en el ámbito TIC, que es de los que mejor conozco, hay unos ahorros aguardando la decisión de poner orden en la maraña de contrataciones y compras de lo mismo varias veces que se hacen a nivel de subdirecciones de informática de los Ministerios y de organismos públicos y que se podrían centralizar con un ahorro muy importante, que el otro día me cuantificaron en cientos de millones de euros si además se metiera a las Administraciones Autonómicas en cintura. 
    A ver si alguien se anima a ponerles una web a los funcionarios. 

  4. JJCI
    JJCI Dice:

    Los medios en internet informan hoy sábado sobre las investigaciones en curso  de la fiscalía para delimitar las responsabilidades penales relacionadas con el funcionamiento de las cajas  de ahorro . Parece ser que , en principio , menciona una serie de conductas  y tipos penales  . Han transcurrido cinco años desde que todo esto empezó. El riesgo de destrucción de pruebas ,  parece evidente y cabe pensar que muchas personas (gestores, políticos…)  conocedoras de la noticia desde este mismo sábado y a estas horas ya han descolgado el teléfono para empezar a buscar un asesoramiento ( si es que con anterioridad no lo tenían ya ).Largo y tortuoso el camino que acuerda a perjudicados y acciones populares, pero nada está escrito.

Los comentarios están desactivados.