¿Es posible todavía la regeneración de nuestras instituciones?

 

Reconozco que nada más escribir el título de este post me ha entrado una cierta congoja. ¿Son todavía recuperables nuestras instituciones? ¿O más bien habría que empezar desde cero, como empiezan a clamar muchos españoles en público y muchísimos más en privado? ¿Podemos salvar algo del desastre? ¿Es mejor que nos impongan medidas desde fuera para hacerlo?  ¿Tenemos todavía margen de maniobra o es demasiado tarde? Muchas preguntas y me temo que las respuestas dependen de muchas variables, y alguna de estas variables se van despejando y no precisamente para bien.

 

Porque efectivamente, creo que la primera y fundamental condición para que podamos regenerar nuestras instituciones  pasa por la exigencia de responsabilidades a quienes han contribuido de una forma u otra a su degeneración. Que son muchos, aunque ciertamente la responsabilidad no es la misma en todos los niveles. Lo que no quiere decir que no haya que exigirla a cada uno en la medida en que la tiene. Volviendo al ejemplo de Bankia, sobre el que ya hemos escrito mucho en este blog, unos tenían la responsabilidad de dirigirla, otras de supervisarla, otros de auditarla,  otros de sancionar las conductas incorrectas, etc, etc.  Recuerden que el Código Penal, tan de moda actualmente, considera responsable de un delito no solo a su autor material sino también a los colaboradores necesarios,  cómplices y  encubridores, dado que sin ellos no se hubiera cometido, o hubiera sido menos grave o habría sido más fácil de descubrir.

 

Así que sin exigencia de responsabilidades ya nos podemos olvidar de nuestras instituciones. Sin restaurar su credibilidad y de su solvencia no hay instituciones que valgan, ya se llamen “Banco de España”, “Parlamento”, “Tribunal Constitucional”, “Consejo General del Poder Judicial” o “Gobierno”. Añadan ustedes las que crean oportuno, porque sinceramente están todas hechas unos zorros.

 

Y desgraciadamente, por lo que estamos viendo estos días, esta primera condición no se va a cumplir, o quizá simplemente –y dada la creciente presión popular, que nos honra- se va a cumplir solo o en parte o de cara a la galería. Pero sin mucha convicción porque sorprendentemente nuestros gobernantes, empezando por el Presidente del Gobierno consideran o que no hay crisis institucional o que si la hay es mejor que no se sepa o no se hable mucho de ella porque esto perjudica a la imagen de España ante los socios, los acreedores y los famosos mercados. Asombroso. La última traca, por ahora, es  la salida de D. Miguel Angel Ordoñez del Banco de España sin explicaciones y eso sí, con todas las prerrogativas del cargo dado que se va por el bien de España y por su propio pie un mes antes de terminar el mandato . Aunque claro está, que si las explicaciones que iba a dar eran como las que ha dado el Presidente del CGPJ, un escarnio para la inteligencia de los españoles y una burla de la institución que representa  mejor casi que no las de, para ahorrarnos al menos la vergüenza.

 

En cuanto a la forma de exigir responsabilidades, no nos cansaremos de repetirlo, están las responsabilidades políticas, que se sustancian en los países normales con ceses o dimisiones (sin llevarse las indemnizaciones y los blindajes, por cierto) y las responsabilidades jurídicas, ya sean administrativas, que están sin estrenar, civiles o penales. Estas últimas son las más socorridas porque entre que si la Fiscalía actúa o no, el colapso de los tribunales penales y el que cuan largo me lo fiais (y en último extremo me indultáis) pues tampoco la cosa es para tanto, especialmente para políticos y gestores muy curtidos. Y en vía penal además no es fácil obtener el resarcimiento patrimonial del daño, conviene no olvidarlo.

 

¿Se puede hacer algo más? Pues sí. Una vez puestos en marcha los mecanismos que procedan para exigir responsabilidades en las vías que correspondan (lo que por cierto contribuiría enormemente a recuperar credibilidad de las instituciones, frente a lo que dice muy interesadamente el Gobierno y la oposición)  hay que ser muy cuidadosos con los nuevos nombramientos. Pero que muy cuidadosos, porque se trata de dar un mensaje diametralmente opuesto, y porque perdida la credibilidad de la institución, lo que va a mirarse con lupa es la credibilidad personal del  designado/a para dirigirlas. ¿Por qué? Pues precisamente porque si en los tiempos de bonanza en que una institución es fuerte y solvente el tener, por ejemplo, un Presidente de primera o de quinta regional (vulgo compañero de pupitre del líder de turno cuyos méritos se cuentan en genuflexiones) puede ser menos crítico, cuando la institución está totalmente desprestigiada la credibilidad personal del llamado a dirigirla es crucial. Es una señal de lo que se quiere hacer. Por resumir, tiene que ser competente profesionalmente, honesto e independiente. Cualidades que, coincidirán conmigo, no suelen proliferar en las personas que hacen carrera a la sombra o en los partidos políticos, por lo menos las tres a la vez. Además, en un momento como el actual  va a necesitar mucho valor, o dicho en castizo,  más moral que el Alcoyano.

 

Y claro está, estos nuevos directivos tienen que romper con el pasado y hacer limpieza en sus casas. Tendrán que seguir contando con los equipos que hay, sus funcionarios,  sus técnicos y hasta los asesores externos. Por ahora no hay otros. Pero seguramente se puede distinguir entre ellos. Unos habrán sido más condescendientes o complacientes que otros. Unos han mirado para otro lado mientras la institución se deterioraba. Otros han sido más valientes y más profesionales. En fin, habrá que tener en cuenta estas conductas a la hora de diseñar los nuevos equipos y de hacer los nombramientos. Este también es un mensaje muy importante que se da a la organización. Y por supuesto, rediseñar los sistemas de incentivos, empezando por el perverso “café para todos” que equipara a incompetentes y a competentes, a vagos y a trabajadores, a responsables y a irresponsables, a honestos y a deshonestos. Cuando no premia directamente la incompetencia, la irresponsabilidad, la deshonestidad y la falta de profesionalidad como ha ocurrido en tantas y tantas instituciones.

 

Y lo último hay que contarsélo todo a los ciudadanos.  Lo que ha pasado y lo que se va a hacer para que no vuelva a pasar. Porque la verdad, pese a lo que dice Victoria Prego en su columna de hoy de “El mundo” no puede esperar.

 

 

 

No es imposible pero cada vez es más difícil.

34 comentarios
  1. Cruz
    Cruz Dice:

    Alguien dijo que habría que juzgar a las personas más por sus preguntas que por sus respuestas. Si es cierto, felicidades, Elisa, porque esa es la perfecta pregunta que se tendrían que hacer los presuntos  estadistas que nos malgobiernan y su pléyade de consejeros. Visto lo visto, las probabilidades de que suceda tienden a cero. Es mejor negar la evidencia y mentir a la población que hacer autocrítica, renunciar a privilegios viciados y limpiar en profundidad. 

    Siempre existen opciones, posibilidades. Ójala nos sorpredieran aplicando alguna de verdad y no con propaganda barata sobre cuestiones generales que ni roza los auténticos problemas de base . Desde este blog y otros se les dan mil ideas cada día, no estaría mal que aprovechasen alguna. Por ellos mismos y por todos.  

    Otra vez, gracias.  

  2. Teilhard
    Teilhard Dice:

    La oportunidad de renovación que este crisis nos brinda no es para desaprovecharla. Es el rédito frente a tanto «default».
     
    Nuestras instituciones están mal diseñadas empezando por la jefatura del estado. Regenerarlas, de ser posible, tendría un coste ímprobo. Pero es que además esa regeneración debería partir del pueblo si pretendemos que sea democrática. Por ello a decir de muchos sería necesario abrir un periodo constituyente. Solo así podrían librarse las energías necesarias para superar esta situación. Ya lo dijo Spinoza:”si la salvación estuviera al alcance de la mano y pudiera conseguirse sin gran trabajo, ¿cómo podría suceder que casi todos la desdeñen? Pero todo lo excelso es tan difícil como raro”

  3. JJGF
    JJGF Dice:

    Voy a poner un ejemplo. Solo uno. Nuestras instituciones estarán regeneradas el día en que los vocales del CGPJ elijan un Pte. del CGPJ y del TS que ni se les hubiera pasado por la cabeza a las cúpulas del PSOE ni del PP. El día en que estos partidos queden sorprendidos porque los vocales, libérrimamente, autónomamente, promuevan para Pte a un señor “imprevisto” para el “Trillo” y el “Rubalcaba” de turno. Entonces es que las instituciones habrán tomado conciencia de su responsabilidad y de su autonomía.

    Y si, pongamos por caso, ese Pte elegido por los vocales se va a Marbella, con cargo al presupuesto, pero no puede desvelar lo que hizo allí o con quién ceno, los vocales acordarán su repropación y le forzarán a dimitir. Los propios vocales, no el PP ni el PSOE.

    Mientras eso no pase, y creo que tardará décadas en pasar, habrá momentos más limpios que el actual, pero regeneración -lo que se dice regeneración- ná de ná.  

  4. Páradox
    Páradox Dice:

    El problema es que nuestra élite política no se cree que les les haya podido acabar el chollo. Han sido muchos años en los que se les ha aguantado de todo por parte de los españoles. No se dan cuenta de la importancia de dos factores nuevos:
    Por una parte, el hartazgo creciente de una población que comprende cómo le están pidiendo crecientes sacrificios quienes apenas están dispuestos a hacerlos. Ojalá ese hartazgo no lo aprovechen partidos de extrema izquierda y derecha.
    Por otra parte, los europeos y nuestros acreedores no están dispuestos a seguir tragando.
    Si tuviéramos estadistas al mando, explicarían las inevitables reformas y sacrificios y las aplicarían. Si, como parece, no los tenemos, nos los impondrán desde fuera.

  5. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Efectivamente, coincido en señalar que el día en que al frente de las instituciones estén señores que no estén en más quiniela que la de los compañeros de profesión que  reconocen su valía y su buen hacer, tendremos las instituciones que necesitamos. No tengo tan claro que estén mal diseñadas, lo que creo que es que se ha pervertido su funcionamiento particularmente a partir de prácticas como la de designar en los pasillos (caso Divar) entre PP y PSOE a un señor y que quienes supuestamente le tienen que designar, que son los Vocales del CGPJ, se enteren por la prensa. Luego, en la realidad este señor no responde ante el CGPJ como dicen las normas, responde ante los partidos.  Lo mismo para otros nombramientos, como el de los magistrados del TC. A estas alturas nos parece normal que nos digan que Rubalcaba y Rajoy están buscando nombres para el TC y que como no se ponen de acuerdo en encontrar un mirlo blanco que les guste a los dos partidos, pues no hay renovación.O que en un fin de semana tienen que buscar nombres para Presidente de RTVE… Las posibilidades de que un buen candidato guste a la vez a los dos partidos (básicamente porque no va a molestar a nadie) y que sea honesto, buen profesional, competente e independiente creo que tienden a cero, la verdad, 

  6. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    ¿Es posible todavía la regeneración de nuestras instituciones? nos pregunta Elisa

    Pues, estimada Elisa, tiendo a pensar que no y que todavía no hemos visto el final de lo que son capaces de hacernos con tal de mantener su situación de abuso, explotación y privilegio. A esto dedican su tiempo realmente.

    El análisis social progresa en tiempos de crisis pero en este caso aún no hemos llegado a entender de modo masivo dónde está la raíz del problema:
    Es muy probable que, esté quien esté en el poder, –mientras aceptemos constitucionalmente  que éste sea tan ilimitado y sin restricción alguna como hoy aceptamos de modo natural–, se seguirán dando todos los incentivos necesarios para que lo que hoy nos aqueja sea inevitable.

    Aquí, en Roma, en Bruselas y en Pekín.

    Con un agravante: Nunca una élite tuvo tanto poder, tantos medios y tanta determinación en sus objetivos grupales de dominación.
    Hasta tal punto que probablemente lo más racional quizás sea lo del refrán inglés: Let’s join them, they are unbeatable.

    Además, mientras no se demuestre lo contrario, los más damnificados, la clase trabajadora occidental que hasta ahora formaba una incipiente clase media, es la clase con menor conciencia de serlo y menos capacidad de defenderse.

    Vuelven a estar de moda Guglielmo Ferrero y Luigi Ferrajoli. Los dos, no por separado.

    Saludos

  7. Penny
    Penny Dice:

    Me gustaría pensar que esto tiene arreglo. Que lo tiene
     
    Lo primero que se necesita es no quedarse en la mera protesta, sino diagnosticar el origen de los problemas y plantear soluciones
     
    Respecto a las instituciones-uno de los problemas que nos aquejan-,  escribe hoy Jose Ignacio Torreblanca [1]

    Se mire donde se mire a nuestras instituciones, los partidos han impuesto, primero, el reparto de puestos sobre la base de cuotas de poder y, a continuación, la ideologización de los procedimientos de toma de decisión. De esa manera, más que servir a los ciudadanos, dichas instituciones se han puesto al servicio de los partidos 

    Y esta colonización es muy costosa
     
    ¿Tendría sentido algún sistema de insaculación para la designación de ciertos cargos ?
     
    La elección por sorteo pura, como se hacía ya en la Atenas clásica, tiene el inconveniente de que no tiene en cuenta la distinta sabiduría relativa de los ciudadanos, pero podría ser factible restringiendo el conjunto de posibles candidatos mediante criterios objetivos establecidos de antemano. Por ejemplo, de experiencia (e.g. 10 años de ejercico) o pertenencia a determinados cuerpos (e.g. Abogado del Estado) 
     
    ¿Cómo lo veis?
     
    Y, claro, mucha transparencia.

    Ya sabéis que la luz del sol es el mejor desinfectante
     
    Ahora tenemos una gran oportunidad de reforma. Esperemos que no se deje  pasar

    Suerte
     

  8. JJGF
    JJGF Dice:

    Penny, MAFO, Solbes y Guindos son del
    mismo cuerpo de funcionarios… El conocimiento se les presupone viniendo de un cuerpo tan prestigioso. La valía de un político es también coraje para tomar decisiones, y para dimitir si otros obstaculizan las reformas q tu crees necesarias. O sea, huir del pasteleo, controlar, evitar los vicios partitocraticos…

    • Penny
      Penny Dice:

      Hola JJGF,

      Penny no está en ese grupo. Pero piensa que el conocimiento y la experiencia son positivas.  

      y tenemos evidencia empírica al respecto. Por ejemplo,

      Besley, T., Montalvo, J. G. and Reynal-Querol, M. (2011), Do Educated Leaders Matter?. The Economic Journal, 121: F205–227. 
      http://www.econ.upf.edu/~reynal/delm_February_2.pdf 

      Xavier Sala i Martin lo resumía así

      (1) cuando un líder CON educación universitaria (de grado o postgrado) deja paso a un  líder SIN formación, la tasa de crecimiento del país se reduce.
      (2) cuando un líder SIN formación universitaria deja paso a un líder CON formación, el crecimiento aumenta.
      (3) cuando un líder SIN formación universitaria deja paso a un líder SIN formación, el crecimiento queda igual.
      (4) cuando un líder CON formación universitaria deja paso a un líder CON formación, el crecimiento queda igual.
      (5) los líderes democráticos tienden a tener más educación que los dictatoriales.

      y no olvides que cualquier mejora en la accountability de nuestras instituciones es positiva. La luz del sol no favorece el pasteleo

      Saludos 

    • Penny
      Penny Dice:

      Estimada Elisa, ya sabes que en esta vida seguro no hay nada

      … salvo death and taxes

      Soy consciente de lo que propongo (Conocimiento+transparencia+rendición de cuentas) no va a ser el bálsamo de fierabrás.

      Pero seguro que mejora la situación actual

      En cualquier caso, me llama la atención el escepticismo que mostráis sobre el valor del conocimiento (Que se puede acreditar objetivamente de otras formas. Otra posibilidad es un doctorado). También sabemos que los países con una población más cualificada  suelen ser más prósperos 

      Gracias por todo 

  9. jorgescc
    jorgescc Dice:

    La competencia electoral en sistemas socialdemócratas (todos los europeos menos el británico) provoca demagogia e inflación porque se rigen por el juego “del gallina”.
    http://elunicoparaisoeselfiscal.blogspot.com.es/2012/03/la-gran-coalicion-i.html  
    La consecuencia es clara:
    a) o se realiza un brutal adelgazamiento del Estado caníbal para que la demagogia estatal no afecta a la sociedad.
    b) o se neutraliza la competencia electoral.
    Es el momento de elegir. 

  10. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Querida Penny, no dudo en absoluto del valor del conocimiento, todo lo contrario. Pero me importa más el valor, a secas, o si quieres, la honestidad intelectual. Esto va no de saber mucho y no decir nada de lo que se piensa más que en la cafetería (este es un vicio desgraciadamente muy español y del que participan todo hay que decirlo muchos cuerpos muy preparados técnicamente) sino en decirlo y recomendarlo en voz alta y clara, aunque te la juegues, o para ser más exacto, pienses que te la juegues. Como nuestros amigos de NeG en su artículo del País. Aquí conocimiento hay mucho, más del que se cree, porque realmente hay funcionarios y técnicos muy bien preparados, pero servilismo y temor reverencial hay todavía más.

  11. Tomàs Fernández
    Tomàs Fernández Dice:

    Mi enhorabuena por la certeza de las reflexiones y por poner en el centro de la diana la institución de la responsabilidad como palanca de cambio del sistema. Mucho me temo que si esperamos que los cambios de calado surjan del entorno de los actuales gobernantes y de los depredadores del ecosistema del poder público, que vienen a ser lo mismo, nos podemos quedar bien sentados y jubilados. ¿ Cómo se impone la ética y la autoexigencia de responsabilidad en el seno de un sistema endogámico y podrido, en el que resulta imposible la destitución popular del cargo público?. No cabe tal milagro. Ya lo decía Einstein: si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo.
     

  12. Penny
    Penny Dice:

    Efectivamente, Elisa, el He who pays the piper calls the tune es un serio problema. Precisamente por eso son especialmente importantes la transparencia y la independencia.

    Al fin y al cabo, la honestidad intelectual es más sencilla con independencia económica detrás

    Y las cacicadas bajo los focos siempre son más complicadas

    Pero también preciso un cambio de mentalidad de la sociedad civil: hay una elevada tolerancia hacia la corrupción, el rent seeking y el ego seeking

    Saludos

  13. Arcimboldo
    Arcimboldo Dice:

    Cuánta razón, Dª Elisa. Soy funcionario A1 y es patético escuchar(nos) cómo nos quejamos de nuestros jefes y sin embargo qué poco nos atrevemos a levantar la voz para no poner en peligro ese puesto de libre designación del que disfrutamos o esa Consejería en el servicio exterior a la que aspiramos. Patético y deprimente.

  14. 1925
    1925 Dice:

    Estoy totalmente de acuerdo en la exigencia de un amplio conocimiento mínimo y necesario, pues estas personalidades deciden sobre ámbitos sectoriales muy importantes. Así, su conocimiento debe ser no tanto técnico, pues ya cuentan con servicios técnicos preparados, sino más bien sobre la actividad que van a regular y con experiencia en la misma.
    Pero, como siempre, el problema es la falta de seriedad de los partidos políticos. En la última gran reforma que trataba la elección de los cargos en los organismos sectoriales que se llevó a cabo mediante la Ley de Economía Sostenible, en teoría se “endurecieron” los criterios para ser Alto Cargo en los mismos e invito a cualquiera a que examine a los cargos elegidos. No sólo la mayoría no tenía relación con los sectores regulados, sino que algunos no tenían la experiencia suficiente para esta labor, a no ser que contemos desde se empieza a trabaja.
    Si a ello, le unimos que una vez elegidos, todo vale, y las funciones para las fueron elegidos son lo de menos, la situación es muy deprimente.
    Así, como siempre, el problema es la falta de sentido de Estado y responsabilidad de los partidos, no tanto en el sistema de elección, sino en la propia elección, que nunca es por el bien del organismo ni mucho menos del interés general.
     
     
     

  15. Juan Jaime Cachazo Ibarreche
    Juan Jaime Cachazo Ibarreche Dice:

    Buenas noches.
    En el blog  NeG , con ocasión del artículo “No queremos volver a la España de los 50” un participante,  (CSM),  intervino con un comentario  que reproduzco en parte  ( espero que a su autor no le moleste ):
    “No es el momento de grandes acuerdos entre partidos solventados en los pasillos, es el momento de una opinión pública autónoma, independiente y valiente que abrume a los partidos con su competencia, seriedad y formación. En cada ámbito de nuestra vida personal y profesional, debemos estar proactivos para desbordar a los cargos y representantes orgánicos que han secuestrado las instituciones y su democracia interna. Es el momento de las denuncias como la hecha a Carlos Dívar, es el momento de no callar más ante el abuso, la cacicada y la incompetencia. Es el momento de romper las fidelidades personales, partidistas y gregarias que sustentan todo el entramado de poder de este país. Es el momento de ciudadanos fuertes y libres según el ideal de Ibsen. Si no sacamos nuestro republicanismo cívico, nos hundimos.”
    Uno  puede estar o no de acuerdo con el ideal de Ibsen  (también podría ser el ideal de  Conrad, por ejemplo, o tal vez el de otros   ) pero su llamada  a opinar y actuar en cada momento con un valor caracterizado por la competencia , la seriedad y la formación , es un ideal  que habrá  que recordar y practicar a diario porque va a ser la única ayuda en la travesía  .  

    Saludos

  16. Simple
    Simple Dice:

    El problema no son las instituciones sino los individuos que forman y han formado parte de ella.
    Se esta abusando del tono apocalíptico,desmesurado y exagerado.De repente todo a nuestro alrededor esta mal y es decadente y un fracaso total.Grave error hay que cambiar el discurso tenemos la mejor sociedad de la historia.
    Un fracaso que tiene un recorrido histórico de cinco años no es mas que un grave tropiezo.De seguirse por la vía negacionista vamos directamente al éxito de las ideas antidemocráticas.

    • sitogr
      sitogr Dice:

      Si se cree que los problemas de España son sólo por los últimos 5 años de Gobiermo, con permiso decirle creo que anda muy equivocado. 

      Respecto a si son los individuos o instituciones. No sólo es la incompetencia o corrupción de los primeros, también la innecesariedad e ineficiencia de muchas de las segundas. 

      Vía negacionista? El sacar a conocer los problemas que existen en nuestra sociedad y criticar las medidas adoptadas (o la falta de ellas) y proponer otras no lo considero negacionista. Más negacionista es refugiarse en el individuo para negar los problemas de las instituciones (compuestas por ellos. Se trata de un argumento a mi parecer tan falaz como que en el pasado los rayos eran los que provocaban los incendios, por lo que los pirómanos no existen.

      Un saludo 

  17. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Buenos días:

    No es exactamente una Institución, pero  es casi igual de importante. Me refiero a la medición de los hechos. Lo que sobre la realidad percibimos y se nos cuenta. Lo que deben discutir y analizar muchas Instituciones.
    Se trata de no olvidar que las métricas que se usan para reflejar el “performance” de las economías nacionales no miden prosperidad o riqueza reales.
    Miden “flujos”.

    Es como si para ver la evolución de una compañía mirásemos solamente uno de los lados de la cuenta de Pérdidas (Debe) y Ganancias (Haber) olvidando el otro lado y el Balance de Activos, Pasivos con su diferencia, el Capital  que es lo que, de verdad, nos dice si estamos mejor o peor.

    Sólo hay una forma seria de medir crecimiento, prosperidad y riqueza económica y es la que el Poder nos impone a todos menos a sí mismo. La contabilidad de toda la vida.

    Tiene siglos de antigüedad, desde Lucca Pacioli en el siglo XV y XVI,  y el poder político no quiere usarla porque dejaría de ser Divino y se  verían continuamente las vergüenzas y los resultados de sus actos.

    Es otro de los no pequeños “detalles” que muestran la sacralizada y perversa influencia del poder que hasta lo supuestamente científico moldea a su antojo. Un ejemplo perfecto de lo que dice Rorty: No sólo las opiniones y las culturas; hasta los propios hechos vienen dictados social y políticamente.

    Por ejemplo:

    Una inyección de deuda externa en una economía produce crecimiento del PIB pero es imposible determinar si este aumento de los flujos (de Consumos o de Facturaciones) realmente constituyen riqueza.

    Depende de si usamos esta deuda para consumir o para invertir y, en este último caso, si la inversión aporta algo más que su coste o nos trae pérdidas.

    Somos un ejemplo oportuno de un país quebrado y que aún sigue haciendo crecer su PIB por el sencillo expediente de endeudarse, subir precios y difuminar el IPC real.

    Otro ejemplo que suele coincidir con el anterior es el de economías en las que introducimos una corriente de inmigrantes (un sistema muy socorrido de aparentar e impulsar “crecimiento”) que genera más actividad (comen, gastan, trabajan por escaso dinero, etc.) pero cada miembro de dicha economía suele resultar negativamente afectado en muchas ocasiones simplemente porque su población autóctona pasa a engrosar un paro estructural que hay que subvencionar con o sin deuda. 

    Es nuevamente el caso de España durante estas dos últimas burbujas de deuda y de emigración. Hemos pasado de 39 a 47 millones de habitantes insostenibles con los niveles previos de riqueza real per cápita. Al final estos esquemas revientan pero los políticos que los causaron ya no están.

    Uno de los gravísimos problemas de la Macro-economía como disciplina es la politización de sus métricas agregadas (PIB’s y IPC’s principalmente) y  de sus unidades de medida básicas (las monedas “fiat”, sin valor objetivo y por lo tanto sin límites claros a la acción de los gobiernos). Manos libres.

    Imaginemos simplemente qué tipo de Física tendríamos si el Metro o el Litro no fueran constantes en su medida a lo largo de los siglos terrestres.

    Sin embargo nuestras monedas actuales no consiguen reflejar lo mismo de un día para otro afectadas como están por inflaciones y variaciones de valor monumentales que las convierten, como poco, en vaporosas.
    El euro de ayer es distinto del de hoy. Imaginemos de mes a mes, año en año o de década en década. Imposible saber el rumbo ni el trayecto realmente recorrido.

    Por esta causa da pena ver tanto esfuerzo en “papers” y “papers” que estaría mejor invertido en una ciencia objetiva y medible o en arreglar las métricas de la macro.

    Tapar este problema sólo ayuda a perpetuar un enorme despiste (de la sociedad y de los propios científicos de esta disciplina) que nos lleva a tener que abordar emocional y políticamente asuntos que podríamos medir sin opción a discusiones ni enfrentamientos.

    Y luego, claro, nos sorprendemos de las cosas que pasan.

    Saludos

  18. jorgescc
    jorgescc Dice:

    O sea que el problema está en medir bien. En cuanto midamos bien todos sabremos qué hacer.
    Habremos acabado con las emociones y con la Política.
    ¿Pero no se dan cuenta que este positivismo es una pura ilusión desde que Comte lo inventó?
    ¿Pero no se dan cuenta que el hecho del Poder sale por la puerta y entra por la ventana?  
    En fin, parece que en cuanto sustituyamos el Poder por las Matemáticas todo solucionado.
    Virgen Santa, siglo XXI y aún no hemos aprendido nada.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Efectivamente, Jorge, como apunto en el primer comentario a la pregunta de Elisa no hay soluciones parciales ni dependen de “regeneraciones morales”.

      Es muy probable que, esté quien esté en el poder, –mientras aceptemos constitucionalmente  que éste sea tan ilimitado y sin restricción alguna como hoy aceptamos de modo natural–, se seguirán dando todos los incentivos necesarios para que lo que hoy nos aqueja sea inevitable” 

      Este pequeño párrafo quiere decir que el poder Tiene que dejar de ser Absoluto.

      No se puede Gobernar y Medirse uno Mismo.

      No se puede elegir por la mecánica de partidos a los miembrpos de las instituciones de control y las connivencias deben estar en el Código Penal.

      Estamos funcionando como el propio Robespierre hubiera deseado en 1789-94. “Yo me lo guiso y yo me lo como”.

      Han pasado 220 años, estamos viviendo los resultados de 100 años de gobierno sin límites a lo qie pueden hacer y pervertir. 

      Es hora de una forma diferente de estado constitucional.

      Uno con el poder muy limitado y sin tanta capacidad de otorgar favores y comprarse votos contra el presupuesto.

      Y al que no le interese que se gane la vida como el resto de nosotros que ya está bien de vividores teocráticos.

      Saludos.

  19. Otromas
    Otromas Dice:

    Si esa regeneración tiene que nacer en el PP y el PSOE no es posible. Solo la intervención europea puede salvarnos.

  20. jorgescc
    jorgescc Dice:

    A este paso todo el mundo va a poder salvarnos menos nosotros.
    Yo creo que con tal de no hacer nada estamos dispuestos a creer que nos salvará hasta Walt Disney. 
     

  21. robespierre
    robespierre Dice:

    Hombre, yo que creo que medir bien, llamar a las cosas por su nombre y sobre todo publicarlo todo y tener mucha transparencia ayudaría a que nos engañaran un poco menos. Por ejemplo, hay que ver qué mal queda lo de Divar cuando lo cuenta o lo intenta contar. Y eso que solo ha contado un poquito!

  22. Penny
    Penny Dice:

    Elisa: cada vez entiendo mejor la lentitud en la Administración de Justicia

    Si la información del ABC de hoy es correcta (http://www.abc.es/20120709/espana/abci-horarios-funcionarios-201207082111.html),  “el horario de los secretarios judiciales … se ha fijado en un máximo obligatorio de 25 horas semanales (de 9 a 14.00 horas) en la parte que requiere su presencia física obligatoria en sus despachos en las oficinas judiciales, dejando el resto de la jornada –hasta alcanzar las 37 horas y media que exige al resto del personal- de cumplimiento flexible fuera de la sede judicial”

    No es semana caribeña, pero se le parece bastante

    ¿Son similares las jornadas de trabajo de  jueces y fiscales?

    ¿Y las de los magistrados del Supremo y el Constitucional? 

    Saludos 

  23. Elisadelanuez
    Elisadelanuez Dice:

    Penny lo que dices es un secreto a voces. Los horarios de jueces y fiscales son los que deciden ellos. Unos son responsables y otros no, unos trabajan y otros no y nadie controla nada. Por supuesto los juzgadosmsolo abren por las mañanas, pero nadie se atreve a poner el cascabel al gato ya que el mito dice que un trabajp de este tipo no tiene nada que ver con la presencia fisica sino con redactar swntencias por la noche.

  24. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Una cosa son los horarios de las Audiencias y el Supremo, donde reina una cierta calma regia, y otra los jusgados civiles y penales de Madrid que son de los que tengo referencia cercana.

    El régimen disciplinar y de incentivos de un magistrado tiene objetivos de sentencias por semana. En casa estamos cansados durante años de ver a algún juez hacer sentencias a la una de la madrugada que es cuando queda tiempo para escribir.

    Lo que es difícil imaginar es el nivel de conflictividad social que nuestros gobiernos “regresistas” han estado azuzando de forma inmisericorde para por un lado romper la sociedad y por otro como estímulo keynesiano a tope para impulsar empleo público y privado. 

    A fin de cuentas las consecuencias se verían en otras legislaturas.

    Ver a ministros y presidentes de gobierno fomentar las denuncias entre cónyuges y legislar un proceso legal de separación/divorcio en el cual hay poderosos incentivos económicos para denuncias falsas es lamentable e indigno (recordemos que de 480,000 denuncias reportadas por el CGPJ en 4 años el 85% llevaron a la absolución o al archivo. Es decir: bochornoso, propio de instuticiones de estado fallido)

    En este blog mucha gente tiene acceso a magistrados. Tómense una caña con ellos y ellas. Para mí son, con la Guardia Civil, La Sanidad Pública, muchos profesores de Secundaria, el ejército y el fedatario público de lo poco serio que aún queda en España. El resto da ganas de llorar. De hecho hasta en las Autoctonías Perifericas son a quien primero llama la gente cuando tiene problemas de verdad.

    Un saludo

    • sitogr
      sitogr Dice:

      Muy de acuerdo Manu. Los jueces que conozco (de base) y algún Magistrado son trabajadores infatigables. Sé de más de uno que o se acuesta de madrugada o se levanta a las 6 de la mañana antes de audiencias o vistas para resdactar sentencias o resoluciones. 

      Cuando a veces voy a casa de alguno, le he tenido que ayudar a sacar papeles y tomos al pasillo para poder sentarnos en el despacho. 

      La maleta con los autos es obligada diariamente. Y no se acuerdan de esos largos interrogatorios de Urdangarín o los Eres de Sevilla? La prensa los calificaba de
       “persistentes, incisivos, prolongados”… En muchos juzgados eso es el día a día pero sin famosos ni prensa en la puerta. 

Los comentarios están desactivados.