Razones y sinrazones de la exención del IBI de la Iglesia Católica

Ha venido levantando polémica la reciente propuesta del PSOE de suprimir la exención de que goza la Iglesia Católica en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles, con motivo de lo cual se ha extendido el debate a otras exenciones previstas en dicho Impuesto, especialmente de las que resultan (indirectamente, como veremos) beneficiarios partidos políticos y sindicatos.

 

Un análisis riguroso de este asunto tiene que partir de que las exenciones son privilegios: el beneficiario manifiesta la capacidad de pago objeto de gravamen, pero, sin embargo, se le exime de pagarlo. Por ello conviene tener muy claros los motivos de ese trato privilegiado. Tradicionalmente se han distinguido tres clases de exenciones: las de carácter técnico, las de política económica y las de política social. Las exenciones técnicas están justificadas por la propia mecánica del tributo, generalmente para evitar una doble imposición. Las exenciones de política económica responden al fomento de ciertas conductas, al servicio del desarrollo o la eficacia económicos. Finalmente, las exenciones de política social tratan de implementar o reforzar determinadas políticas sociales.

 

¿A qué clase de exención pertenece la que goza la Iglesia Católicaen el IBI? Para contestar esa pregunta todavía hay que complicar un poco más las cosas e introducir una nueva clasificación distinguiendo entre exenciones objetivas y exenciones subjetivas. Las exenciones objetivas que se establecen sin tener en cuenta quién es el contribuyente, mientras que las subjetivas se instituyen por razón de la persona. Y, aunque pudiera parecer a primera vista que las exenciones técnicas, económicas y sociales pueden, cada una de ellas, ser objetivas o subjetivas, en la práctica no será así. Las exenciones por razones económicas raramente justifican una concesión intuitu personae: se estimula un cierto comportamiento de los agentes económicos y no a una persona predeterminada.

 

El reducto principal donde deberían tener su campo las exenciones subjetivas es el de las exenciones técnicas. Naturalmente, no cabría referirse a una técnica impositiva, pero sí casi siempre a una técnica jurídica. Por ejemplo, la que se establece en el IBI por razón de los convenios internacionales en vigor y, a condición de reciprocidad, en favor de los inmuebles de los Gobiernos extranjeros destinados a su representación diplomática, consular, o a sus organismos oficiales; exenciones justificadas por el respeto a las normas de Derecho internacional público y a los compromisos internacionales de España.

 

Los Concordatos, método de regulación de sus relaciones con los Estados por el que el Vaticano ha mostrado siempre preferencia, gozan del estatuto de Tratados internacionales bilaterales; la preferencia vaticana se debe a que esa bilateralidad hace imposible para el Estado suscriptor la ruptura unilateral sin violar el Derecho internacional. La Iglesia, en ese Estado, queda a cubierto de posibles cambios ideológicos en el gobierno de turno.

 

El Concordato vigente en España, los Acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede de 3 de enero de 1979 , fue suscrito en tiempos convulsos, recién aprobadala Constitución y disueltas las Cortes constituyentes. Los comentaristas señalan la debilidad de la posición española en esas negociaciones y el beneficio que de ello obtuvola Santa Sede, incluidos beneficios fiscales. Pero la libertad religiosa y la aconfesionalidad del Estado, reconocidas enla Constitución, hacen inadmisible un trato de favor a la confesión católica, por lo que los beneficios fiscales obtenidos por ésta deben, so pena de discriminación, hacerse extensivos al resto de confesiones, como así sucede en el IBI. Pero mediante esa extensión a las demás asociaciones confesionales no católicas legalmente reconocidas,  se desnaturaliza el motivo inicial de la exención, que era de carácter personal por razones de Derecho internacional.

 

¿A qué clase pertenece entonces esa exención impositiva que empezó como subjetiva para irse convirtiendo en objetiva? Ya no es una exención técnica y, por supuesto, tampoco justificable económicamente.

 

La extensión de la exención a todas las asociaciones confesionales reconocidas permite extender el privilegio de la Iglesia Católica(en principio subjetivo, nacido de un Acuerdo internacional) a las entidades sin fines de lucro, mediante el artículo 15 de la Ley 49/2002 , que las exime del IBI, en particular a fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública (instrumento que se han apresurado a utilizar partidos políticos y sindicatos, y no sólo ellos, por cierto, para reducir su contribución fiscal).

 

Así pues, tenemos dos cuestiones que conviene contemplar separadamente a efectos críticos. La primera, la posible denuncia y revisión del Concordato. La segunda, la pertinencia de la exención impositiva de entidades sin fines de lucro y, en general, de exenciones tributarias de política social. Dos cuestiones distintas que, sin embargo, desde la jerarquía católica se han mezclado ante la opinión pública, desviando la primera cuestión hacia la segunda, intentando interesadamente invisibilizar los privilegios singulares de que goza la Iglesia Católica en virtud del mencionado Concordato de principios de 1979.

 

Pero no menos injustificable resulta el amplio, heterogéneo y confuso sistema de exenciones por razones de política social. Porque, para una mayor claridad de la gestión y de las cuentas públicas, creo que sería deseable suprimir de nuestro sistema tributario la técnica de reducciones y bonificaciones (subvenciones indirectas y opacas sin control riguroso) y recoger, con carácter general y de forma exclusiva, las políticas sociales en las partidas de gasto público sometidas a un proceso reglado y al control interventor y del Tribunal de Cuentas, facilitando así, además, a la ciudadanía una información transparente e integral de las políticas sociales, sus beneficiarios y sus cuantías correspondientes, cosa imposible a través de las exenciones fiscales.

 

11 comentarios
  1. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Estimado Jesús Mª.

    Nunca mejor dicho.
    Todos somos Iglesia” y todos vemos que el IBI es un impuesto contra la ley de Dios que debe ser primero reducido sustancialmente desde sus niveles escandalosos actuales y luego sustituido por un reparto proporcional de gastos anuales (aprobados en asamblea anual) como en toda comunidad de vecinos civilizada.

    No caigamos en la envidia, nefasto vicio del alma. Si alguien disfruta de un bien no pensemos en quitárselo. Pensemos antes en la comunión en el bien de todo el pueblo de Dios.

    Aleluya

  2. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    ¡Más valor es lo que hace falta en esta Democracia! ¡Atrevámonos a decir las verdades!¡Ni un euro de mis impuestos para la Iglesia!
    Las bonificaciones y exenciones las concede el legislador; si los Acuerdos (ya no “Concordato”) con los curas molestan a nuestras delicadas y laicas sensibilidades, denunciémoslos y punto.

    (Son denunciables como cualquier otro tratado, por cierto. En eso los “gustos” del Vaticano coinciden con los de cualquier otro sujeto de Derecho Internacional. Ni más ni menos). 
    Y dé gracias la Iglesia de que no se les apliquen posturas aún más progresistas, como la de que “la única iglesia que ilumina es la que arde”.
    El dinero del IBI eclesial se podría emplear en subvenciones a ciertos “artistas”, a los sindicatos, y para proyectos del Tercer Mundo (enseñar catalán a los indios Misquitos de Honduras, reubicar al hipopótamo enano de no se dónde…) Cosas todas de provecho; no como ahora que redunda en beneficio de –por ejemplo- Caritas. Unos beatorros, en última instancia.
    Ya de paso, a Caritas la podía sustituir el Estado por “Solidaritas”. Los fondos los gestionaría una Comisión Gestora con 83 miembros, designados entre los Sindicatos, la CEOE, Asociaciones de Consumidores y el Gobierno. Tendría ocho subcomisiones, un Comité de Sabios Asesores con 650 integrantes (Kofi Anán incluído), y naturalmente una Delegación en cada Autonomía.
    Los comedores, suministros, etc, saldrían a concurso “restringido” por razones de urgencia. Y se adjudicarían a gente cercana, desde luego con certificado de laicidad expedido por el Ateneo Libertario.
    Los trabajadores serían funcionarios. A dedo entre los parientes del político de turno, claro está..
    La gran ventaja es que al mes de estar funcionando Solidaritas, el problema de los menesterosos en España estaría resuelto. Nadie iría a los comedores. Preferirían morir tranquilos en la calle.
    Todo se andará…
    Aunque en esto de suprimir exenciones y bonificaciones, hay que andar con cuidado. Las de la Religión Islámica, esas ni tocarlas. ¡Que hay que ver cómo son esos! Igual se enfadan. Nuestro “valor”, claro está, se agota con los católicos. Que ponen la otra mejilla, cosa comodísima para los progresistas valerosos como nosotros.

    • Fausto1880
      Fausto1880 Dice:

      El Estado en general y el PSOE en particular llevan treinta años intentando sustituir a Cáritas por Solidáritas. Los resultados están a la vista. La red solidaria multipatrocinada y muchimillonaria del Estado lo único que genera son sindicalistas “liberados” -liberados de trabajar se entiende- expertos en mariscadas y vinos de marca de gañote. Y otros gastos aún más dañinos tipo “Alianza de Civilizaciones” u operaciones de castración -las llaman “cambio de sexo”-.

  3. Marisol
    Marisol Dice:

    Me ha encantado el comentario del Sr. Arriola y la breve ironía del Sr. Oquendo que comparto porque a base de impuestos como el IBI mi casa ya parece que no es mía.

    Casi que se la lleven y me digan cómo es eso del “derecho constitucional a la vivienda y la propiedad”. Es otra mentira. A ver si viene un partido que se ocupe de esto porque nos esquilman con impunidad.

    Además de que los IBIs se han disparado como un atraco (más del 200%) lo de Rubalcaba es muy poco presentable tras ocho años de zascandilear con bastante mala fe y engaño la mayor parte del tiempo.

    Ahora resulta que Abu Rub Al Kaab propone que, como viene haciendo su partido, los cristianos financiemos la subvención a las Mezquitas y a la enseñanza del Islamismo por partida doble: Una subvencionando a la conferencia islámica española para producir los textos y otra entregándoles el dinero para la edición y reparto gratuito. Dos veces.

    El PSOE no se sabe muy bien para quien trabaja además de para ellos. Pero para España y los españoles son una carcoma.      

  4. Cvm Privilegio
    Cvm Privilegio Dice:

    Puestos a reescribir la historia, sugiero a la Santa Sede que denuncie el Concordato de  1851 y reclame la propiedad de los bienes desamortizados; y a continuación, cuando los reciba, que pague IBI por ellos 🙂

    Hablando más seriamente: cuando a causa del maldito contubernio político-inmobiliario estamos al borde de la bancarrota nacional, resulta curioso el interés en suscitar este tema. Durante los próximos años todos seremos mucho más pobres; habremos de pagar a la banca internacional las deudas contraídas por nuestros “cajeros” para financiar despilfarros y sobornos; pero lo realmente importante para Rubalcaba es el IBI de la Iglesia…

     

  5. Cvm Privilegio
    Cvm Privilegio Dice:

    Para quien lea inglés y quiera enterarse del estado de esta cuestión en los EE.UU -país, por cierto, donde todo se puede discutir y de hecho se discute:

    http://churchesandtaxes.procon.org/ 

    La situación actual de exención impositiva fue consolidada por la sentencia del Supremo “Walz v. Tax Commission of the City of New York” (1970) donde se declaraba constitucional tal exención e incluso se afirmaba que la imposición sobre los bienes de las iglesias podría violar la Primera Enmienda.
      

    • Fernando Gomá Lanzón
      Fernando Gomá Lanzón Dice:

      Efectivamente, todo puede hablarse y discutirse. El problema en España muchas veces es el nivel de la conversación y la intención del que saca un tema a debate. En el caso del IBI, el nivel debería ser el que Jesús mantiene en su post: documentado, explicativo y perfectamente comprensible. Sin embargo basta darse una vuelta por twitter para que se te caiga el alma a los pies de las cosas que se dicen. Y en cuanto a la intención, al PSOE le importa tres si la iglesia paga o no el IBI, si es justo o no (si es que ha gobernado 21 años con esta situación, por favor) de lo que se trata de sacar temas que generen adhesiones facilonas. Y en otro momento es el PP el que lo hace con otra cosa.

  6. Penny
    Penny Dice:

    Cuando entraron en Cafarnaún, se acercaron a Pedro los que cobraban las didracmas y le dijeron: «¿No paga vuestro Maestro las didracmas?» Dice él: «Sí.» Y cuando llegó a casa, se anticipó Jesús a decirle: «¿Qué te parece, Simón?; los reyes de la tierra, ¿de quién cobran tasas o tributo, de sus hijos o de los extraños?» Al contestar él: «De los extraños», Jesús le dijo: «Por tanto, libres están los hijos. Sin embargo, para que no les sirvamos de escándalo, vete al mar, echa el anzuelo, y el primer pez que salga, cógelo, ábrele la boca y encontrarás un estáter. Tómalo y dáselo por mí y por ti.

    Mateo 17: 24–27 

  7. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Al socaire del episodio de Mateo traido por Penny y tras haber tomado cumplida nota del excelente y detallado prólogo que Jesús Mª nos ha traído, vale la pena reflexionar sobre lo que está sucediendo porque, cuando los paradigmas cambian, todo cambia. Hasta las creencias antiguas y los libros de ciencia se nos hacen huéspedes.

    No hace mucho Penny nos trajo un cuadro que mostraba que el estado USA había pasado en 100 años de representar el 8% de su economía a ser más del 42% (en un país en el que casi 100 millones de americanos trabajan como voluntarios al menos 3 horas al día).

    En Europa esa evolución es análoga pero más importante porque nuestra fiscalidad es un 30% superior a la americana y a la japonesa.

    Hemos de recordar que todos los pasajes evangélicos en los que con evidente desgana se nos anima a cumplir, lo hacen en un entorno donde se hablaba de en torno a un 10%. El célebre diezmo medieval.

    Hoy estamos en una situación en la que –por lo que a los trabajadores en activo se refiere– nos vemos en la tesitura de entregar al estado del 60% para arriba de nuestro tiempo de vida activa.

    Y sin embargo no surge en la academia ninguna consideración de fondo acerca de qué sucede en la “psique” , en el alma humana, cuando millones de personas se encuentran en la situación económica del esclavo del algodón.
    O peor porque al menos ellos tenían una cierta seguridad en el empleo y aquí eso ha desaparecido.
    Recordemos que un esclavo era algo preciado para el “despotés”. Hoy un trabajador es frecuentemente un problema a eliminar contablemente.

    Nos guste o no los humanos nos esforzamos y siempre lo haremos para ser prósperos, independientes y voluntariamente solidarios (voluntariamente, no coacionados para que otros se lleven las flores). Para eso y para transmitir los frutos de nuestro esfuerzo a nuestros hijos y nietos.

    Si el estado combate activamente ese profundo deseo de cada ser humano algo está dramáticamente desalineado y chirría.

    Quizás sea lo que está sucediendo. Que como se nos niega lo esencial dejamos de estar interesados en lo que al estado suceda. Como decía Conrad, dejamos de ser “copartícipes”. 

    Hay que recuperar la sintonía. El estado debe atender la pulsión vital prioritaria de sus miembros.

    Una anécdota.

    Hace unos meses, un sábado de Noviembre, hubo en el nuevo ayuntamiento de Torre (sala de plenos) una reunión pública de vecinos, concejales de la Sierra y mucho 15-M.
    El ayuntamiento prestaba local y unos consultores iban a explicar técnicas de participación ciudadana según la doctrina Portoalegre.

    Comenzaron los comentarios del público y ante la sorpresa de los consultores surgió fuerte y espontánea la pregunta ¿Cuándo vais a Reducir el IBI?

    Es otro clamor que está ahí.

    Saludos

    • Fausto1880
      Fausto1880 Dice:

      “Nos guste o no los humanos nos esforzamos y siempre lo haremos para ser prósperos, independientes y voluntariamente solidarios (voluntariamente, no coacionados para que otros se lleven las flores). Para eso y para transmitir los frutos de nuestro esfuerzo a nuestros hijos y nietos.”
       
      Mec, mec… No va así. Los “Manu Oquendo”, los machos viejos de la manada son los que tienen esas ansias y esos deseos. Y está bien que sea así.
      La mayor parte de la manada no tiene ese afán de independencia, de solidaridad ni tiene demasiado interés en transmitir los frutos a sus descendientes, más bien al contrario, quieren sean sus descendientes los que les aporten frutos a ellos.
      Y también está bien que sea así.

Los comentarios están desactivados.