Estado de Derecho vs. Estado de Desecho (a propósito de Esteban Peralta Losilla)

Se atribuye a Churchill la idea de que en democracia, el peor de los sistemas políticos excluidos los demás, si alguien llama a la puerta a las seis de la mañana es el lechero. Quienes editan este blog y mucho más modestamente, quienes en él colaboramos con comentarios o posts, criticamos con dureza, las insuficiencias y perversiones a que a menudo es sometido nuestro Estado de Derecho y denunciamos el secuestro de la democracia por una casta de políticos de todos los partidos que utiliza sus instituciones en beneficio propio, sin rendir a los ciudadanos cuentas de su gestión.

 

A pesar de estar muy lejos del grado de perfección que nos gustaría y de tener la percepción, compartida por muchos, de que nos estamos alejando de ese ideal, tenemos el privilegio de vivir en el selecto grupo países en los que rige el Estado de Derecho.

 

En la otra orilla del Mare Nostrum de los greco-romanos hay un grupo de estados enmarcados en la llamada civilización islámica. No es que la civilización islámica sea incompatible per se con el Estado de Derecho, como a veces impropiamente se dice, sino que no se percibe en ella su utilidad, se considera en general como un producto más del degradado occidente cristiano y por eso en la mayoría de los casos su existencia es puramente formal. Nada extraño a quienes vemos a diario la constante erosión a que es sometido a diario en aras a cualquier coyuntural y oportunista razón de estado cuidadosamente envuelta en el celofán de lo políticamente correcto.

 

Aunque la lucha por el estado de derecho tiene que enfrentar fuerzas poderosas y por ello, parecen magros sus resultados,  es un deber ético irrenunciable el compromiso en la defensa de los valores morales y sociales superiores en que se basa nuestra convivencia. Como dijo Burke, para que el mal triunfe basta con que los buenos no hagan nada y parafraseando a Jesús de Nazaret, el bien mueve montañas.

 

Sirva esta introducción, más larga de lo que pretendía, para denunciar la situación de mi íntimo amigo, el profesor Esteban Peralta Losilla, Profesor Titular de Derecho Internacional Público de la Universidad de Zaragoza y desde 2003, funcionario de la Corte Penal Internacional, organismo de la ONU con sede en La Haya, con competencias para juzgar crímenes contra la humanidad. Su cargo es el de Jefe de la Sección de Apoyo Legal, cuya misión es facilitar el trabajo técnico de la defensa de los encausados ante dicho tribunal.

 

En cumplimiento de su deber, con el consentimiento expreso del Consejo Nacional de Transición de Libia, se desplazó a Zintan, población situada a 170 kilómetros al suroeste de Trípoli al frente de una delegación compuesta por la abogada australiana Melinda Taylor, la intérprete libanesa Helene Assaf y el diplomático ruso, ex embajador en los Países Bajos, Alexander Jodakov, al objeto de entrevistarse con Saif al Islam Gadafi hijo del ejecutado dictador. El fin de su misión era informarle de sus derechos y comprobar que está siendo tratado correctamente.

 

Tras la entrevista, la abogada y su intérprete fueron detenidas, acusadas de espionaje por intercambiar “documentos sospechosos y hojas firmadas en blanco” con el acusado y de “filmar con una cámara” y se instó a Peralta y Jodakov, para que abandonaran el país de forma inmediata. Peralta, como jefe de la Misión se negó a ello, exigiendo la inmediata liberación de la letrada y su intérprete, a lo que las autoridades libias se negaron y sometieron a todos a un régimen de arresto incomunicado.

 

A día de hoy, sólo el embajador de España ha podido mantener una breve charla con él. Según le comentó está en buen estado físico y de ánimo, el trato es “correcto” y está en un lugar “con televisión y aire acondicionado”. A día de hoy, aún no ha podido contactar con su mujer, la abogada griega María Galanopoulou, con la que tiene dos hijos de 5 y 3 años, ni tampoco con la delegación de la CPI enviada al país para obtener su liberación.

 

Desde un punto de vista jurídico, saltan a la vista varias cuestiones fundamentales. La primera es que los miembros de la delegación gozan de inmunidad diplomática, de manera que sólo pueden ser detenidos en caso de flagrante delito. Las autoridades libias dicen que “están tratando de que dicha inmunidad sea retirada”.

 

La segunda, es que Peralta y Jodakov están detenidos sin que exista acusación formal alguna contra ellos, por disparatada que pudiera ser, mientras que Taylor y Assaf estaban asistiendo a su cliente con el consentimiento de las autoridades libias. La tercera, es que hoy, día 15 de junio se cumplen nada menos que 8 días desde la arbitraria detención incomunicada, cuya prolongación hasta el máximo de 45 días previsto al parecer por la legislación libia, ha solicitado el fiscal, para “investigar el caso”.

 

Desde el punto de vista político, no se puede decir que Esteban Peralta, haya tenido demasiada suerte. El gobierno español está tan pre-ocupado con la prima de riesgo y el futuro del euro que no ha sido capaz de emitir un simple comunicado pidiendo su libertad inmediata, como sí han hecho el australiano y el ruso. La comunidad internacional está muy preocupada con el deterioro y la escalada de violencia en Siria, pero mira a otro lado con la que está  resurgiendo en la antigua Numidia. Quizás sea el complejo de culpa por el grotesco resultado de la misión de paz de la ONU ejecutada por la OTAN, por la que se permitió el bombardeo humanitario del territorio libio hasta conseguir la expulsión del terrorista dictador Gadafi y su posterior ejecución sumaria.

 

Las nuevas autoridades libias, apoyadas en sus milicias, se comprometieron formalmente a aceptar la jurisdicción de la CPI sobre Saif al Islam Gadafi, pero ahora alegan que aunque cooperarán con el tribunal, no lo harán en forma contraria a los intereses del país. Pretenden que sean los tribunales libios quienes le juzguen, en evidente pantomima de resultado final más que previsible.

 

Sólo queda pedir a la comunidad de este blog que se sume a los esfuerzos desplegados para conseguir su libertad. Al igual que a Santa Teresa se le aparecía Dios entre los pucheros, el trabajo en nuestras humildes cocinas consigue el milagro diario de que el estado de derecho no degenere en un estado de desecho. El profesor Esteban Peralta Losilla, mi amigo del alma, lo está haciendo ahora en primera línea y necesita nuestra solidaridad.

19 comentarios
  1. Javier Oñate Cuadros
    Javier Oñate Cuadros Dice:

    Muchísimas gracias Fernando. Al menos los editores no os habéis escudado en ser un asunto distinto y distante o que requiere un tratamiento confidencial, como siempre.

  2. Carlos Rodrigo
    Carlos Rodrigo Dice:

    Estimado Javier:
    Probablemente la causa de que el gobierno español haya ignorado el caso de nuestro común amigo es que no se asemeja a otros en los que turistas aventureros o cooperadores imprudentes se han adentrado donde no debían y han sido capturados por grupos armados. Al fin y al cabo, el Dr. Peralta tan sólo es un funcionario de un organismo internacional, del que el Reino de España es parte, y que se dedica a proteger los derechos humanos. No podemos comparar la importancia de su misión oficial con la de las vacaciones de aventura que viven algunos “cooperantes” a costa de las generosas contribuciones de los ciudadanos y que acaban con el pago de un generoso rescate a costa del erario.
    Un saludo.

  3. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Por descontado, toda nuestra solidaridad Javier y toda la difusión que podamos darle al caso desde este blog, las redes sociales y desde otras webs que nos puedan apoyar. Desde luego, como dice Carlos Rodrigo, lo triste es que en el caso de un jurista honesto e íntegro, como evidentemente es tu amigo, en una misión oficial, nuestro Gobierno -ya sea el de antes o el de ahora- no le vea el punto mediático y por tanto no presione como es debido. Pues como ya está ocurriendo en todos los frentes, tendremos que ser los ciudadanos los que presionemos. 

  4. Javier Oñate Cuadros
    Javier Oñate Cuadros Dice:

    Muchísimas gracias querido Carlos, por tu comentario, con el que no puedo estar más de acuerdo.

    Muchas gracias también a Elisa, por su amable generosidad. Espero que la potencia de la Red y las redes sociales suplan el ignominioso silencio del gobierno y los medios de comunicación, fuera de su Zaragoza natal.

    Sería importante pedir al gobierno que, con independencia de las gestiones confidenciales que sin duda estará haciendo para obtener su liberación, exigiera como el australiano o el ruso su inmediata puesta en libertad.

  5. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    He tenido el honor de trabajar como Abogado para el Ministerio de Asuntos Exteriores hace ya muchos años en un caso de un Capitán español detenido y juzgado en Irán, en la época en la que era Ministro Fernández Ordóñez. Si bien destaco la labor de diplomáticos y personal del Ministerio que prestaron su trabajo y apoyo, tardamos un año en conseguir la libertad de aquel ciudadano, pero se perdieron meses hasta que su esposa consiguió que el asunto fuera de conocimiento público y el Ministerio sintiera “presión mediática” como suele decirse. En los casos de cooperantes secuestrados, se ha impuesto un criterio de prudencia y silencio que no sé si es el mejor, porque se sabe nada de los que siguen en cautividad, y tampoco si este Gobierno seguirá la doctrina “Alakrana”, o sea, pagar con fondos reservados, lo que es una forma de salvar vidas y poner en peligro otras. Me atrevo a sugerir que, en paralelo a la protección consular, activen Uds. todo lo que sea posible las preguntas parlamentarias en España y Estrasburgo y que se vincule el trato y la libertad del Prof. Peralta y sus compañeros a la “alta política” internacional de la UE en Libia. El cambio de régimen en dicha ex-provincia romana, ha sido causado directamente por el apoyo de la UE en bloque a los revolucionarios anti Gadafi y los intereses europeos en Libia son enormes. Esperemos que algú editor de este Blog, que publica en diarios de difusión nacional, pueda impulsar esta causa.

  6. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Jesús, estamos en ello, a ver qué se puede hacer. Sin duda aquí la presión mediática es muy importante. Por eso también los que podáis hacer algo en esa dirección, de entre los colaboradores y lectores, por favor, echad una mano también.

  7. robespierre
    robespierre Dice:

    Por supuesto, todo mi apoyo para un funcionario que cumple con su deber aunque no se lo exijan las leyes… y exigencia al gobierno de que le trate no igual sino mucho mejor que a un excursionista o un deportista de alto riesgo, dado que precisamente Esteban Peralta estaba cumpliendo con su deber, aunque suene antiguo.

  8. Jesús M. Morote
    Jesús M. Morote Dice:

    Gracias, Javier, por hacernos partícipes de este penoso asunto y el mutismo oficial y mediático que lo acompaña.
    Por supuesto, me uno a la petición de ¡Libertad para Esteban Peralta!

  9. Javier Oñate Cuadros
    Javier Oñate Cuadros Dice:

    Muchas gracias a todos por el apoyo y la difusión de la noticia. Esperemos que el Goierno decida pronunciarse en público como lo han hecho el australiano, el ruso, el libanés, la CPI y la ONU, a través del mismísmo Consejo de Seguridad.

  10. Javier Oñate Cuadros
    Javier Oñate Cuadros Dice:

    Por fin el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación hace pública una nota:

    “70-2012. EL GOBIERNO MANTIENE SUS GESTIONES PARA LOGRAR LA PRONTA LIBERACIÓN DEL PROFESOR PERALTA LOSILLA

    Madrid, 18 de junio de 2012
    En el curso de una misión de la Corte Penal Internacional, el profesor español Esteban Peralta Losilla fue retenido, el pasado 7 de junio, en la localidad libia de Zintan junto con otros miembros de la delegación de la Corte, de origen ruso, libanés y australiano. Estos hechos fueron puestos en conocimiento el viernes 8 de junio de la Embajada de España en La Haya por la Corte Penal Internacional. Ese mismo día, la Embajada de España en Trípoli fue informada por las autoridades libias.
    El Embajador de España en Trípoli ha estado permanentemente en contacto con las autoridades libias solicitando información sobre la situación del Profesor Peralta; el Embajador pudo contactar personalmente con el Sr. Peralta el 12 de junio y comprobó que se encontraba en buen estado. El Embajador ha recibido la seguridad por parte de las autoridades libias de poder visitar al Profesor Peralta en breve. En todo momento, el Embajador de España en Trípoli, que ha trabajado en coordinación con las Embajadas de los países cuyos nacionales se han visto afectados, ha estado en contacto directo con la familia del retenido así como con la delegación que la Corte Penal Internacional ha desplazado a Libia para atender la situación de sus miembros detenidos.
    La Embajada de España en La Haya está asimismo coordinada con la Corte Penal Internacional en todo momento, institución que está centralizando las gestiones para lograr la pronta liberación de su delegación detenida.
    Por indicación del Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, el Secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, ha mantenido una conversación telefónica con el Viceministro de Asuntos Exteriores libio Abdel Aziz para interesarse por la situación de la delegación de la Corte Penal y, en particular, por el Profesor Peralta. En el día de hoy, el Embajador de España en Trípoli ha reiterado sus gestiones ante el Viceministro de Asuntos Exteriores libio con objeto de insistir en la necesidad de alcanzar una solución rápida que desemboque en la libertad del Sr. Peralta y del resto de la delegación.
    El Gobierno español sigue muy estrechamente el desarrollo de los acontecimientos y ofrece a las autoridades libias toda su colaboración con vistas a conseguir una pronta liberación de los detenidos. Asimismo, España apoya plenamente a la Corte Penal Internacional en sus gestiones ante las autoridades libias para lograr la resolución del caso.”

  11. Fco. Javier Casado Llorente
    Fco. Javier Casado Llorente Dice:

    Por supuesto estoy de acuerdo con todo lo que se dice de nuestro común amigo Esteban Peralta.  No solo es un gran jurista, un profesional integro en todos los aspectos, sino que además se le unen unas cualidades humanas excepcionales.  Me sumo a la petición de LIBERTAD para él y sus otros tres compañeros.  Cada uno desde nuestro terreno podemos hacer grandes cosas por difundir esta noticia, porque se conozca y se extienda, y así conseguir estar en el “cadelabro”, que no quede como una noticia más, olvidada entre aquellas que los políticos les interesan.
    No puedo dejar pasar la oportunidad de mandar un saludo a Javier y Carlos, que como yo conocemos a Esteban, y con los que estoy plenamente de acuerdo en la descripción de Esteban.  Por cierto Javier, has estado muy acertado en tu comentario y descripción. 

    **********LIBERTAD PARA ESTEBAN PERALTA ¡¡¡YA!!!***********

  12. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Desolador.
    Si este señor tuviese los adecuados “contactos” ya estaba libre; como es un funcionario español sin más amparo que la ley… así están las cosas. 
    ¡Qué pena!

  13. Javier Oñate Cuadros
    Javier Oñate Cuadros Dice:

    Muchas gracia, Javier.

    El TPI ya “ha  pedido disculpas” a las autoriddes libias, por lo que el deselnace podría estar cercano. Sin embargo da la impresión de que para la diplomacia, excepto la australiana, es un tema menor y los libios apenas se sienten presionados. 

    De hecho, lo que más me sorprende es que no les permitan comunicarse con sus familias, por ejemplo, dejándoles el móvil 5 minutos al día.  

Los comentarios están desactivados.