La consolidación europea ¿consolidación o portazo?

Llegó la hora de decidir que queremos ser de mayores. ¿Queremos ser europeos o seguir aferrándonos a nuestras patrias independientes? ¿Estamos preparados para dar un salto de gigante y consolidar el proyecto europeo a costa de nuestra propia soberanía?

 

De pronto todo está claro, nos hemos levantado una mañana y nos hemos dado cuenta que o tomamos la decisión o las circunstancias lo harán por nosotros. Estamos en una encrucijada existencial, por un lado, y si decidimos delegar la política fiscal y consumar una unión económica real, sabemos que nuestra soberanía se irá poco a poco diluyendo. España pasará a ser una provincia periférica del territorio europeo, con mayor o menor fortuna y con, seguramente un jefe de Estado/Presidente/Primer Ministro, lo que sea que venga, que nos hablará en alemán. Quizás en un inglés con acento que por lo menos es más idioma vehicular para todos. Vendrán a tirarnos de las orejas señores y señoras altos y rubios. Y nos pondrán castigos y deberes cortados por un patrón distinto al de siempre, vamos, como si nos mandaran a un internado inglés después de haber pasado toda nuestra primaria en un colegio público de Sevilla.

 

Por otro lado, y si decidimos fracturar el proyecto europeo o lo que es lo mismo; decidimos no hacer nada, nos encontramos ante un escenario inquietante. Volveremos a nuestras pequeñas miserias nacionales solo que mucho más pobres y endeudados, y lo que es peor, habiendo conocido las mieles del estado de bienestar. Como la vuelta al colegio público después de haber pasado un añito en el internado inglés. Aclarando que en el internado había caballos, pistas de tenis, se hacían picnics, se jugaba al criquet y se tomaba el té con un equipo facultativo exultante y que el instituto español al que volvemos ya no está en nuestro barrio de siempre sino en la periferia, costroso y con unos profesores en depresión profunda. Sí, pero es nuestro y lo podremos gestionar nosotros mismos, con fortuna o desgracia pero con autonomía.

 

Así se ha ido construyendo el proyecto europeo hasta ahora. Primero fue la creación de un organismo supra nacional, la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Aceroen 1950, para poder controlar los mercados del carbón y del acero lo que suponían estratégicamente controlar la paz en Europa que era lo importante después del desastre de la segunda guerra mundial. Después vino el tratado EURATOM (Comunidad Europea de la Energía Atómica y el Tratado CEE (Comunidad Económica Europea), ampliándose el control supranacional al mercado de la energía atómica y creando un gran mercado europeo. Después vino Maastricht con su CE (Tratado de la Unión Europea). Ya no solo se trataba de un Mercado Común sino de una Comunidad Europea con pretensiones de integración política, se sobrepasaba el objetivo económico inicial de las Comunidades y se le dotaba de una vocación de carácter político. Se reforzaban las tres libertades de circulación (capitales, personas y mercancía) y se anunciaba la introducción del euro que empieza a circular en 2002, culminando la unión monetaria, que no fiscal. Se trata de la ingeniosa teoría del Spill-Over (desbordamiento) de Jean Monnet. Integrando sectores periféricos el efecto integrador iría desbordándose y acaparando más y más sectores. Cada delegación de soberanía una vez que se implementa y se consolida, se desborda y da lugar a la necesidad de más integración.

 

Quizás tenía razón. Ningún Estado está preparado, entonces ni nunca, a renunciar a su soberanía más que en una pequeña porción, la que es absolutamente necesaria en cada momento. Es muy doloroso porque incide en la propia naturaleza del concepto de Estado soberano. Según han ido evolucionando las circunstancias los Estados han ido considerando la posibilidad de ir renunciando a nuevas pequeñas porciones de soberanía hasta llegar a la unión monetaria y económica incompleta. Estamos preparados ahora para completarla o se romperá de manera irremediable el sistema?

 

Es posible que precisamente ahora, y porque el grado de interrelación e integración económica entre los distintos países europeos ha entretejido una malla tan rala que si tiramos de un hilo en España o en Grecia se deshace toda ella, estemos preparados para acceder a la ronda final de la integración económica y por lo tanto política de Europa. Que estemos preparados establecer unas bases federales reales y similares a las de los Estados Unidos. Es peligroso y hay que hacerlo de manera muy inteligente y equilibrada sin renunciar a los principios de democracia real, buscando el beneficio de todos y no el de unos pocos más poderosos, seguramente a varias velocidades y ante todo, sin dejar que el efecto de desbordamiento descontrole el resultado final.

 

Y quizás todo se deba a que estamos hartos de nuestros políticos y sus partidos. No confiamos en sus capacidades gestoras y no creemos que nos representen a los ciudadanos. Están los políticos preparados para ceder sus soberanías personales? creo que los ciudadanos si.

11 comentarios
  1. JJGF
    JJGF Dice:

    Bonito post, no sé si con un punto melancólico.

    Dices bien en el último párrafo. No confiamos en nuestros políticos y sus partidos. Pero tampoco en los de la mayoría de Europa. Y desde luego no en los burócratas europeos, incapaces en su gran mayoría.

  2. ABR
    ABR Dice:

    La verdadera unidad europea no será posible mientras sea gestionada por políticos y financieros. Hay que buscar esa unidad en otras fuentes  y sobre todo que los que la lleven a cabo sean verdaderos juristas.
    El proceso de unificación Europeo no se puede pretender que se lleve a cabo en un suspiro. Creo que estamos todavia en los inicios del proyecto; no hay que olvidar que históricamente los antiguos procesos de unificación Europea tardaron siglos en producirse; pero pienso que puede resultar beneficioso para España y para todos los países miembros si se lleva su gestión de manera adecuada.
    Cito a con una frase de Henry Wadsworth  que nos puede llevar a la reflexión: “Toda su fuerza está en la unión, todos sus peligros están en la discordia. ”    

  3. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Desde una perspectiva global, cuando se habla de Europa, se hace con el adjetivo “regional”. Cada vez más se suele llamar EMEA a dicha región (Europe, Middle East and Africa). El territorio europeo en determinados escenarios estratégicos se vene denominando desde hace unos años como “Eurabia“.

    Se nos habla muy poquito de que Alemania se ve obligada a entrar en el Euro tras ser chantajeada por Mitterrand cuando pide su reunificación a los poderes ocupantes.

    Un país como Alemania que apenas lleva 100 años de estado nación está siendo forzado a algo antinatural mientras aquí nuestros Constituyentes nos han legado un vivero de naciones en proceso de gestación destruyendo la común.

    Se nos bombardea con una retórica de buen rollito paneuropeo (que es puesto en evidencia cada día) y que se está contruyendo a espaldas de la ciudadanía y de la propia cultura histórica de Europa por medios cada vez menos democrátricos y haciendo caso omiso de la opinión pública que, por ende, es manipulada por ese mismo poder.

    Hasta tal punto que los dos últimos referendos (Francia y Holanda) son Negativos y desde entonces se trabaja a espaldas de la gente y en contra de su opinión con legislación que descaradamente es la propia de un esatado policía económico y político.

    Además se intenta ocultar  que somos un 30% más caros fiscalmente que USA y Japón (los siguientes) y que nuestro nivel de vida (y de protección) es como mucho igual al de estos países y en ningún caso mejor en el % de gasto incremental que nosotros tenemos.

    Por si fuera poco resulta que desde cualquier país Europeo los vínculos familiares, históricos y emocionales son siempre mayores con las Américas (Norte y Latina) que con nuestros vecinos que frecuentemente no apreciamos como ellos creen merercer. O viceversa.

    Por ende olvidamos que en un universo Imperial USA a quien resulta más atractivo y económico tener a todos los Europeos juntitos y controlados es al propio poder Hegemónico mientras que el interés de los súbditos es siempre justo lo contrario.

    Sinceramente, estimada Almudena, quien nos quiera “vender” esta Europa lo tiene crudísimo. No se sostiene porque no es sostenible.

    Entre otras cosas por algo muy elemental: Los matrimonios forzados por la necesidad y el miedo no resisten mucho ni valen la pena. Estamos en esta situación.

    Saludos

  4. Páradox
    Páradox Dice:

    Verdaderamente, podemos avanzar en integración económica si se hace bien. Pero para la política desde luego no ha llegado el momento.

  5. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Acabo de volver de Grecia.
    Los griegos me comentaban -muy indignados ellos- lo malísimos que eran sus políticos. El sitio era normalmente el “cafenío”, especie de café de los pueblos. A cualquier hora que fueses, abarrotado. De gente que no hacía absolutamente nada de nada, aparte de hablar. En el café del Museo Arqueológico de Atenas tuve una larguísima conversación (hora y media) con ¡seis! empleados. Ya estaban allí al llegar yo, y siguieron allí al marcharse. Empleados del museo, digo. Que -creo yo- pasaban el 80 por ciento de su jornada en la cafetería. Estaba todo fatal, me decían. Fatal.
    Algún alemán había por allí, también de vacaciones. Yo, para meterle  un poco el dedo en el ojo, le pregunté que si le gustaba Grecia. Sí, claro, le gustaba. Le comenté que podía sentirse orgulloso, ya que todo aquéllo lo estaban pagando los alemanes.
    ¡Pues resulta que el alemán no estaba nada entusiasmado con lo de la Unión Europea! Si en alemán existieran tacos, el tío los habría dicho. No hay quien les entienda, ¿verdad?
     

  6. Páradox
    Páradox Dice:

    Buena observación, Curro. Algunos parecen confundir el avanzar en la unión con que los alemanes sigan pagando la fiesta de los del sur. Sólo se podrá avanzar de verdad si se consigue una administración eficiente y austera en todos los países, y  por aquí abajo nos enteramos de que el chollo se tiene que acabar.

  7. robespierre
    robespierre Dice:

    Parece que por ahora se salva el proyecto por aquello de las deudas de los periféricos y de la necesidad de grandeur de la France. Pero vamos, lo que no sé es cuanto van a aguantar los alemanes y los nórdicos, como dice Paradox, sobre todo como empiecen a enterarse, con o sin hombres de negro de como la gastan nuestros políticos de casa.Vamos, que esto no es un país serio, ni siquiera medio serio. Por lo demás, comparto algunas de las reflexiones de Manu Oquendo, aunque ciertamente prefiero vivir aquí que en China y en USA pues depende claro. Lo que está claro es que necesitamos pensar en serio que queremos ser de mayores, si es que vamos a crecer, claro.

  8. Josef K.
    Josef K. Dice:

    Como ciudadano, creo en una unidad política y económica de Europa. Con una voz, un presidente, o lo que sea, una moneda, un solo banco central europeo. Donde no tengan cabida la corrupción. Unas veces hablará en alemán, otras veces inglés y otras portugués. Los que quieran tener su propia moneda que sigan en solitario. Podría ser los Estados Unidos Europeos.
     
    Lo que me perece desafortunado es la comparación entre un colegio público de Sevilla y un internado pijo inglés. En cualquier colegio público español no montas a caballo, no juegas al criquet, ni falta que hace. Te preparan para entrar en la universidad pública que es donde han estudiado y estudian los que tienen capacidad. Los que quieran comprar un título a la privada, al menos en España. En un internado inglés, eso sí, te prepararán mejor para ser un futuro especulador de la City de Londres, experto en paraísos fiscales y en productos sofisticados que nadie sabe bien que son y que han llevado a la economía a donde nos encontramos.
     
    Espero que el futuro sea los Estados Unidos de Europa, con mucha historia, o lo que es lo mismo, juntos pero no revueltos.

  9. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Lo que cada vez está más claro es que estos políticos europeos no nos van a salvar de nosotros mismos, no tienen ni la capacidad ni las ganas. Así que tendremos, con o sin rescate limitado, que poner nuestra casa en orden por nosotros mismos. Al final no parece que vaya a haber mucha presión para hacer las reformas estructurales famosas sin las cuales todos los que tenemos dos dedos de frente sabemos que no hay manera de salir de ésta. Incluyo la reforma de convertirse, de una vez por todas, en un país serio, sin caciques, clientela, enchufismo, subvenciones, etc, etc. 

  10. Noé de Callar
    Noé de Callar Dice:

    Estoy con Elisa. Un ejemplo de ayer. Se convoca una puesto para funcionarios en el Ayto Madrid . Varios candidatos con masters, varios idiomas, publicaciones y conocimiento del trabajo a realizar. Ni os molestéis, esta plaza es para X. Y es que X no sabe tanto, pero los domingos de noche electoral se pasa el día apoyando al concejal de distrito, que a su vez tiene mano para sugerir quien debe ser el elegido por su otro compañero concejal. Y esto no es un caso aislado sino la regla!

    Y así es muy difícil que un país sea serio. Y esto también debería entrar en las famosas Reformas. pero no será reformado. Una pena porque esto también merma la competitividad del país, aumenta la ineficiencia, la prima de riesgo, e influye en los mercados… Mediatamente, pero claro que influye! Con la anuencia de Mariano, el reformista, y de la trama partitocratica del Pp!

Los comentarios están desactivados.