Un grave error constitucional del Rey

La Constitución de 1978, que tanto esfuerzo nos costó conseguir como norma de convivencia democrática asumida por todos, es ya un papel muy amarillo. Como algunas personas que por circunstancias diversas ofrecen en  muy breve tiempo un aspecto envejecido, así ocurre con la España de los últimos dos años. Pero en apenas seis meses  nuestro país y nuestra ley fundamental se han visto tan deteriorados que parece que las costuras pueden provocar una gran fractura social. La Constitución ya esta más que rota. Y ello tiene unos responsables: los políticos que en los últimos años han dirigido el Estado y las Comunidades Autónomas y  demás entidades cuyo despilfarro atroz e irresponsabilidad ha contribuido a que esta crisis mundial sea aquí algo muchísimo más grave.

 

En los últimos meses el deterioro institucional y constitucional es intenso. La forma constante de legislar por el Gobierno donde el Parlamento solo vale para jalear e insultar; los recortes sociales que mas allá de un sacrificio convierten en papel mojado los Derechos Fundamentales del Título I o la consideración de que somos (¿o eramos?) un “Estado social y democrático de Derecho” (artículo 1.1 dela Constitución), donde lo social ya no existe; el Estado autonómico del título VIII, afectado por los despilfarros locales, ha quedado anulado desde el poder central; la afirmación de que la “soberanía nacional reside en el pueblo español” (artículo 1.2) ha quedado sin sentido cuando las decisiones que se  toman vienen impuestas desde el exterior del país y ejecutadas por unos títeres, el anterior y el actual.

 

Pero ese resquebrajamiento no solo viene de nuestros políticos, sino como una metástasis, se ha extendido a numerosas instituciones. El desprestigio del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional u otras instituciones es demoledor. Pero hay otra institución capital que no se ha quedado atrás: la monarquía.

 

Son varios los acontecimientos que en el último año han producido un desgaste grande de la Corona y una desafección del pueblo. Son muy públicos y evidentes pero no voy a tratar esas actuaciones personales y familiares sino otro hecho reciente que, desde la perspectiva del Derecho Constitucional, es un gran error.

 

Me refiero al hecho de que el pasado viernes el Rey presidiese uno de los Consejos de Ministros más impactantes de nuestra historia democrática. Solo muy excepcionalmente, y siempre con un valor simbólico, esto ha acontecido así en escasísimas ocasiones, como la primera reunión del Gabinete tras el golpe de Estado del 23-F.

 

Formalmente, ahora se ha querido diferenciar en dos partes de la sesión del Consejo de Ministros, una previa en Zarzuela con foto solemne de lo que era una reunión del Gobierno y otra después, en Moncloa, donde oficialmente se tomarían las decisiones que han generado el mayor recorte social de la democracia. En todo caso, da igual, pues en una sucesión de acto, lo que queda de ese día es la foto de un Jefe del Estado respaldando inequívocamente a un gobierno en unas más que polémicas decisiones.

 

Sobre ellas, aunque el PP tiene (tras las elecciones de hace meses que concurrió con unas promesas radicalmente diferentes a cómo actúa ahora) mayoría absoluta en el Parlamento, el resto de los grupos políticos rechazan con contundencia esas medidas. Pero eso, es la dimensión política porque la social están millones de ciudadanos que padecen una realidad muy dura para sobrevivir y que ven que el túnel del futuro esta lleno de oscuridad.

 

Con las durísimas medidas tomadas, además, sin trasmitir ningún tipo de sentimiento o compasión por su presidente, el sufrimiento de una gran mayoría de ciudadanos será grande. Y si eso lo decide un partido político en solitario, encabezado por su presidente, allá ellos con su responsabilidad ante la historia y en las siguientes elecciones. Allí rendirán cuentas y los ciudadanos pasarán sus facturas.

 

Por eso, ¿por qué involucrarse el Jefe del Estado, poniéndose al frente de ese gobierno justo ese día? Desde luego, desde el punto de vista de la imagen y desafección del pueblo hacia la monarquía, es un despropósito más de la Casa Real. Pero hay otra dimensión: la constitucional. Y esta quiebra con la actuación del Monarca.

 

La Constitución califica al Estado español como una “monarquía parlamentaria”. Eso significa que radicando “la soberanía nacional en el pueblo español” (art 1.2) y siendo las Cortes Generales quienes “representan al pueblo español” (art. 67) son éstas las que en la función legislativa, usurpada cada vez más por el gobierno, deben ejercitar sus poderes.

 

Y si hay una parte importante de los representantes del pueblo que no están nada de acuerdo con esas medidas, ¿por qué el Jefe del Estado encabeza esa reunión del Gobierno? Ciertamente el artículo 62.g) de la Constitución contempla que pueda “ser informado de los asuntos de Estado y presidir, a estos efectos, las sesiones del Consejo de Ministros, cuando lo estime oportuno a petición del Presidente del Gobierno”. Me resulta difícil de aceptar que el Presidente del Gobierno utilizase a su Majestad para dar mas fuerza a estas decisiones tan graves y que el Monarca no tuviese libertad para considerarlo inoportuno.

 

Ni el ex Presidente Zapatero lo hizo con sus recortes (mínimos al lado de de los actuales) ni el ex Presidente Aznar para su grave y también polémica decisión sobre Irak. Mariano Rajoy será historia antes o después como lo han hecho Zapatero y otros predecesores, pero la monarquía debería actuar por la función que representa, con sentido de futuro, responsabilidad y unidad de todos los españoles.

 

El artículo 56 de la Constitución señala dos características dela Monarquía: “es símbolo de la unidad y permanencia del Estado” y que “arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones”. Con su gesto del pasado viernes, además de dispararse a si mismo, quiebra el sentido constitucional  de su configuración. El papel de árbitro es muy importante en el Jefe del Estado y su imparcialidad debe ser exquisita. Por sí mismo y por España. Así, no vota en las elecciones y no toma partido.

 

Pero ahora si que lo ha hecho. Ha encabezado a aquellos que han tomado unas decisiones que además de crear sufrimiento en muchos españoles, son solo una parte del sentir político y ciudadano. Nadie pide que el rey se ponga al frente de los mineros, pero tampoco debe asumir y respaldar públicamente unas decisiones cuya responsabilidad corresponde exclusivamente al gobierno.

 

Es muy lejana la imagen de un monarca convocando a TODOS los lideres políticos y sindicales ante la crisis (muchísimo menor que ahora) de los setenta para hacer unos pactos, los de la Moncloa, que permitiesen implicar a la totalidad de los representantes parlamentarios y sociales en la adopción de medidas que nos salvasen entonces.

 

La Constitución se va  quedando desbordada y agrietada y con ella, todo lo que contempla. Cada vez son más los españoles (lejanos a los partidos políticos) que son partidarios de que en un futuro se revisen, una vez roto el espíritu de pacto de 1978, numerosas instituciones, desde el poder Judicial o las autonomías, pero también otras.

 

¡Que pena de España!

 

20 comentarios
  1. sitogr
    sitogr Dice:

    La pregunta es, pudo negarse el Rey? Y para mí la respuesta es clara: no. Se trata de un acto debido, sin margen de discrecionalidad, como casi todas las del Rey. El Rey sancionará y promulgará las leyes según el Art. 91, expedirá los Decretos, la convocatoria o disolución de las Cortes, de referéndum, o el derecho de gracia, son con arreglo a la ley… Incluso se hace inimaginable que propusiera un candidato que fuera de su parecer que no contara con la mayoría de la Cámara. Se puede discutir la interpretación literal del precepto, pero considero que como todos los del Rey salvo los del Art. 65 CE son de obligado cumplimiento. Acaso creemos que el Rey está de acuerdo con todas las leyes sancionadas y promulgadas? Claramente no. Acaso ha dejado de sancionar alguna? Por supuesto que no. Tampoco creo que se haya negado a presidir un Consejo de Ministros anterior. Teniendo en cuenta esto, con todos los respetos al autor, el resto del artículo y la crítica a la institución en este caso cae por sí misma a mí parecer.  Otra cosa entonces es discutir la conveniencia y “utilización” del Presidente al Rey en este caso. Independientemente de las medidas adoptadas, que no comparto, la realidas es que estamos en una situación de suma gravedad, con quiebra inminente del Estado y una necesidad de un nuevo rescate estatal casi inevitable. Como digo, dejando de lado la política, sí que en este caso considero que el Rey debía ser informado y presidir el Consejo de Ministros, como Jefe del Estado en una situación de “excepción” y para dar una solemnidad extraordinaria. Nos guste o no, la situación de ZP no era la misma que ahora, tampoco la guerra de Irak, u otros casos. En mi opinión, sólo un golpe de Estado (propiamente estado de excepción) es algo aproximado a lo que nos enfrentamos con un default estatal debido a las malas políticas de unos y otros.  Un saludo 

  2. Javier Oñate Cuadros
    Javier Oñate Cuadros Dice:

    Discrepo, con todo el respeto del mundo, del autor de forma radical. Es costumbre que el Rey presida el Consejo de Ministros que abre la legislatura, cosa que este año no fue posible. La presencia del Rey podía interpretarse como apoyo institucional máximo al gobierno en un momento extraordinariamente difícil, dando imagen de unidad al exterior. Pero ni siquiera se ha buscado eso, pues se dividió la reunión en dos partes, precisamente para que la fugura del Jefe de Estado quedara al margen totalmente de las decisiones del Gobierno.

    ¿Qué debería presidir el Rey, las reuniones de su comunidad de vecinos?   

  3. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    En mi modesta opinión, se trata de una utilización por parte del Gobierno de la figura del Rey (que aunque está deteriorada lo está menos que la de los propios políticos) para avalar que estamos ante una especie de crisis de Estado, o situación de emergencia nacional o “estado de excepción” (informal, por ahora). Coincido con el sentir del autor del artículo y creo que -por lo poco que conozco las relaciones entre Rey y Gobierno, este y los anteriores- el Rey manda bastante más de lo que pone la Constitución y vaya si se puede negar. No sé si esto es constitucionalmente incorrecto o correcto, pero sinceramente a estas alturas de la película ya da bastante igual. Otra cosa es si hubiera una especie de “pactos de Moncloa” o una situación de emergencia nacional reconocida así formalmente.
    Conclusión, no se puede nadar y guardar la ropa. La ropa -en este caso la monarquía- se moja bastante 

  4. kuzushi
    kuzushi Dice:

    No creo que haya ningún precepto que obligue al rey a concurrir al Consejo de Ministros y aunque lo hubiera, no se le podría llevar a la fuerza. Pero lo que simboliza es el refrendo real a la idea “inevitabilidad de las reformas” que postula el gobierno, e indirectamente a la “innecesidad” de las que habría que haber hecho: adelgazar el Estado, empresas públicas, enchufados, disminución radical de cargos políticos….

  5. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    El Rey lo puede todo en Derecho, está por encima de la Constitución.
    Si no, ¿por qué la promulgó él, y no las Cortes que la escribieron (por cierto, sin encargo para ello)?
    Promulgar la Constitución es el máximo acto de Soberanía imaginable. La Soberanía última en España es, por tanto, del Rey. NO del pueblo.
    Seamos buenos vasallos y aclamemos sus reales decisiones. Y si hay referendum, votemos “SI” a lo que nos digan, que es lo que siempre hemos hecho.

  6. Josef K.
    Josef K. Dice:

    Bueno, un gobierno que va a aprobar unas reformas para lo que no ha sido elegido, las reformas son todo lo contrario a lo que prometió en su campaña electoral, utiliza al Rey para dar legitimidad a asa reformas.
     
    Por cierto, sin Rajoy están tan interesado en la marca España ¿no debería de sugerirle a Telefónica, una de las  mayores empresas españolas, que escoja mejor a sus representantes? ¿O tal vez, Urdangarín, represente a la perfección la imagen que todos tenemos de Telefónica?

  7. antonio
    antonio Dice:

     Estoy completa y absolutamente de acuerdo con el autor del escrito, por lo que lo suscribo en todas sus partes.
     Yo creo que el Rey no debió, como máximo representante del pueblo español, presidir tal consejo de ministros, que, en contra de lo que dice algún compañero de arriba, estimo sí pudo perfectamente eludir, pues, al hacerlo, ratificó y convalidó, en detrimento de dicho pueblo,  unas medidas totalmente INJUSTAS y perfectamente sustituibles por otras que afectaren a los más poderosos que, al fin y a la postre, son los que nos han llevado a la situación actual.
     POBRE ESPAÑA.  Pero claro, este “gobiernito de ultraderecha” impone su poder y mayoría absoluta y hala, el Rey, de acuerdo, … sin más, … esté quien esté perjudicado (al final siempre la clase obrera y sin culpa alguna).
     El papel de la monarquía está muy pero que muy mermado y hasta parece totalmente innecesario.
     Un fuerte abrazo al autor del escrito por su arrojo y valentía al expresar unos hechos totalmente CIERTOS (y no sólo a mi entender, … la triste realidad de la gente que tratamos a diario, la gente humilde -no los políticuchos y gentuza de poder económico- nos lo dice machaconamente).

  8. robespierre
    robespierre Dice:

    Iba a comentar precisamente que si Telefónica, con la que está cayendo, le renueva el contrato a Urdangarín nada menos que por 1,5 millón de euros el Rey debe de mandar bastante…Si no recuerdo mal, ya dijo Cesar Alierta, o Luis Abril (o alguien así) que ellos se sometían a la voluntad real en esta cuestión y que como lo habían contratado por indicación real, mientras no hubiera indicación real en contra, pues le seguirían contratando.
    Por lo demás, me encanta la foto y en particular la expresión de arrobo de la vice…parece que eso le compensa de los duros recortes que ha aprobado el Consejo de la foto porque se la ve encantada de posar con el Rey aunque sea para dejar al personal tiritando. Eso sí, más elegante que lo de Andrea Fabra, qué duda cabe. 

  9. sitogr
    sitogr Dice:

    Creo que todos estamos en desacuerdo de las medidas adoptadas, por su injusticia, por su ineficacia, porque hay otras mejores por adoptar, porque traerán menor consumo y depresión, porque no reducen el gasto público en partidas que debían ser las primeras en tocarse, etc. 
     
    Lo que no me queda claro es si estamos de acuerdo en la gravedad de la situación. En si creemos que de verdad estamos en una “situación de excepción” o creemos que nos están mintiendo y no estamos tan mal. La verdad es que salvo los miembros del Gobierno nadie lo sabe a ciencia cierta, quizás ni ellos dada la estructura del Estado. Diferente será la manera de salir de la situación, que estaremos de acuerdo. Pero tengo claras dos cosas, una: que gastarán hasta que de repente un día no quede nada en las arcas; y dos, que primero  acordarán y luego comunicarán. Ningún país ha comunicado o ha hecho pactos antes de acordar. Uno de los grandes errores del rescate bancario español (y otros) ha sido ese, comunicar tras acuerdo pero sin concretar las condiciones. 
     
    Lo que sí sé es que por lo general los hechos son: primero negar la subida del IVA, luego acordarla en Europa, luego comunicarla; primero negar el rescate bancario (se pagaría con fondos españoles), luego acordarlo, luego comunicarlo; primero negar…
     
    http://www.lavanguardia.com/economia/20120717/54325650121/entrevista-luis-de-guindos.html

    • sitogr
      sitogr Dice:

      Me equivoqué, Elisa. Esto sí que no me lo esperaba. Es que son unos fuera de serie. Campeones del mundo. Algo extraordinario… Montoro anuncia que si no sube la recaudación no podrán pagar a los funcionarios, y por primera vez un Gobierno de Europa dice oficialmente que está en quiebra, que no hay dinero en las arcas públicas, y que necesitará un rescate, antes de parece haberlo negociado y acordado. Además el Ministro dice que muchos Ayuntamientos entrarán en quiebra inevitable, y una CCAA (la primera de casi todas), pide un rescate con los mercados abiertos. Son unos genios. Esto no se lo esperaban los mercados. Anonado. 

  10. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    La entrevista con el sr. de Guindos en la Vanguardia, como la lean los mercados, lo llevamos claro. Resulta que no hay ni intervención, ni rescate, ni problemas, ni intervención de las CCAA, ni dificultades en el sector público, ni nada. Por lo demás una libertad total que niega su jefe el otro día al presentar los recortes. 

    • sitogr
      sitogr Dice:

      La verdad es que sí, podían estarse calladitos por lo menos y no estropearlo más. Cada vez pienso más liberal, cuanto menos hablen, menos hagan, mejor. Al final siempre lo empeoran todo más. Por cierto, se confirma también la teoría negación-confirmación con el cierre de bancos y cajas. Almunia dice que las inviables se liquidarán y cerrarán ordenadamente (algo lógico), en el PP piden su dimisión, le acusan de antipatriota y demás, el nuevo Presidente del Banco de España dice que se cerrarán, y De Guindos vuelve a negarlo. Mientras tanto,  están echando a suertes quién apaga la luz y echa la llave.

  11. Iñaki
    Iñaki Dice:

    La demagogia de Rajoy y sus ministros es de órdago. Primero anuncian supresión de la paga de Navidad. Ahora, a la vista de las reacciones en la calle, se echan para atrás, y retiran la medida para los funcionarios con menores ingresos.Todo al estilo de Hugo Chávez . Si les preocupa el apoyo de sus votantes, deberían pensar que están perdiendo votos a chorros…Y como no se atreven a ir solitos, se esconden detrás de la figura del Rey.Totalmente lamentable.

  12. Arcimboldo
    Arcimboldo Dice:

    ¿Y por qué demonios tiene que ser patriota un Comisario UE? ¿Es que esta gente no se ha hecho un cursillo de verano de fundamentos de la UE? ¿En manos de qué zoquetes estamos?

  13. robespierre
    robespierre Dice:

    Gracias a este blog ahora conozco a Toni Cantó y les dejo este post de su blog sencillamente titulado “Entre ineptos” Y es que tantas cosas se pueden explicar por la ineptitud del personal….Muy bueno por cierto el desmadre de la paga extra de los funcionarios mas “pobres”. http://www.elconfidencial.com/espana/2012/07/17/los-funcionarios-que-ganen-menos-de-1000-euros-no-perderan-su-paga-extra-de-navidad-102113/ 
     http://www.tonicanto.es/entre-ineptos/
     

  14. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Precisamente Elisa, la intervención de Guindos no es para calmar a “los mercados” sino a los súbditos del estado bulímico que padecemos. “Los mercados” hace mucho tiempo que no se creen nada. La prueba, la prima de riesgo.

  15. Jesús López-Medel
    Jesús López-Medel Dice:

    Gracias a todos los que habeis leido mi artículo, lo habeis compartido con otros o comentado y cualquiera que sea vuestra opinión sobre lo que yo expresaba.
    Lo que es muy saludable es poder reflexionar y debatir en libertad y, por supuesto, con respeto.
    Mi idea esencial era recordar los límites de los poderes públicos, por muy sacrosantos que sean ahora o en tiempos muy pasados.
    También la consideración de que en Democracia, además de la vinculación a las normas jurídicas, es esencial las formas y también la estética.
    La imagenes y gestos valen mucho y desde la consideración de que en esta crisis global, la´casta política es causa de que en España sea tan honda, creo que debemos ser muy exigentes con todos nuestros dirigentes.
    Solo desde la crítica firme y no la sumisión se podrán hacer rectificar rumbos que ni antes ni ahora van por buen camino.
    Un saludo a todos.

  16. wang
    wang Dice:

    Completamente de acuerdo. El rey pudo haberse negado. Es más, creo que debió hacerlo. Al no hacerlo se viene a posicionar con la casta política encarnada principalmente por PP y PSOE, dando su aquiescencia al Estado de bandolerismo de estos años fruto de los pactos de la Moncloa que no fueron otra cosa que el reparto del pastel, no nos engañemos.

  17. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    El problema es que el Rey es el poder fáctico de este país, en el que la nación entera está supeditada a la mayor gloria de su figura. No se puede separar la existencia de una casta política parasitaria de supersona y de su actuación institucional.

    En mi opinión, no será posible un cambio real en España sin que la jefatura del estado pase a su augusto hijo por cualquiera de los mecanismos constitucionalmente previstos. Y este último debería abanderar el cambio, pues no va a heredar el inmenso capital político que su padre ha ido puliéndose poco a poco en sus 42 años de reinado.

Los comentarios están desactivados.