Los sindicatos de clase ¿un modelo caducado?

Ahora que tantas cosas están caducando en nuestra democracia, que pese a su juventud se ha dado tan mala vida que parece ya una vieja, y ahora que los sindicatos de clase –aunque un tanto vergonzantemente dado que hasta ellos mismos se pueden dar cuenta que forman parte del “establishment”- vuelven a reivindicar su papel tradicional en protestas, huelgas contra recortes, etc, etc, conviene en estos días de verano hacer unas reflexiones sobre su pasado y sobre todo, sobre su futuro, si es que lo tienen.

 

En el mundo occidental no cabe dudar del papel que jugaron las organizaciones sindicales en los siglos XIX y XX, como defensoras de los derechos de los trabajadores. En España, los sindicatos, surgidos en el año 1830 han constituido un elemento fundamental de modernización, unas veces a través del enfrentamiento y otras mediante la negociación, contribuyendo a la construcción de un sistema en el que la garantía de un creciente bienestar para la clase obrera y la movilidad entre clases terminaron siendo una realidad.

 

Ya en el siglo XX, -y sin entrar a analizar el papel político que cumplieron durante la Guerra Civil- durante el régimen franquista los denominados “sindicatos verticales” colaboraron con el sistema defendiendo a los trabajadores y obteniendo muchas ventajas para ellos, como la seguridad social, las viviendas protegidas o la práctica desaparición del despido libre a costa de la supresión del derecho de huelga y de otras limitaciones de derechos fundamentales.

 

Cuando llegó la democracia a mediados de los años 70 se consideró oportuno por los responsables políticos primar a los sindicatos UGT (en particular, dada su escasa implantación) y CCOO, entonces mucho más fuerte. Esta decisión obedecía a la necesidad de legitimar unos acuerdos que eran imprescindibles para alcanzar la necesaria paz social que permitiese el avance de la democracia en España. Por esta razón se les reconoció un importante peso político  e importantes ventajas económicas.

 

Este modelo ha tenido aspectos positivos y ha coadyuvado a que, salvo excepciones y conflictos puntuales, no hayan existido en nuestro país en los últimos años grandes tensiones sociales. Parte de este éxito fue debido al comportamiento de sus líderes Nicolás Redondo (UGT) y Marcelino Camacho (CCOO), que prefirieron la línea del diálogo a la del enfrentamiento.

 

Alguna de las ventajas económicas obtenidas por los sindicatos fueron las siguientes_

 

a)    Cesión de los inmuebles donde se ubican sus sedes sociales, tanto las centrales como las provinciales con mantenimiento a costa del Estado y exentos de impuestos.

b)    Asignación de unas subvenciones fijas con cargo a los Presupuestos Generales de Estado.

c)    Participación en los programas de formación de los trabajadores subvencionados con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

d)    Aceptación de la figura del “liberado sindical” que es un trabajador que no trabaja para la empresa que paga su salario.

e)    Participación en los Consejos de Administración de las Cajas de Ahorros y de los entes públicos con el cobro de sus correspondientes retribuciones. Algunos casos son bastante llamativos como el de Jose Ricardo Martinez,  pero hay bastantes más y todo ello con independencia de cual sea el destino final de sus sueldos, si su cuenta privada o la del sindicato.

f)     Concesión de subvenciones por parte de las Comunidades Autónomas para programas que no tienen nada que ver ya con los trabajadores,  de las que hay numerosos ejemplos pese a los recortes, por ejemplo subvenciones de la Junta de Andalucía para proyectos en países africanos de casi 2 millones de euros publicadas el abril de este ejercicio, denunciadas por el sindicato CSIPor cierto que en el año 2012 la Junta de Andalucía ha aumentado el importe de las subvenciones concedidas a estos sindicatos

 

Pues bien, han transcurridos más de treinta años y la evolución de estas organizaciones ha sido, en nuestra opinión, bastante divergente respecto a los intereses de los trabajadores a los que supuestamente representan.  Efectivamente, como es inevitable con la degeneración de este tipo de modelos, carentes básicamente de fiscalización, el objetivo fundamental ya no es tanto –aunque se siga utilizando todavía ”de boquilla”- la defensa del interés de los trabajadores como el mantenimiento de una estructura burocrática sobredimensionada. Estructura que requiere mucho dinero y en la que tienen fácil cabida familiares, amigos y compromisos personales de los dirigentes. ¿Les suena el modelo?

 

En ese sentido, han desatendido los intereses de los trabajadores, hasta el punto de que se ha alcanzado la increíble cifra de casi 6 millones de parados (que lamentablemente no parece haber alcanzado su tope) sin que esto haya supuesto un conflicto laboral de una magnitud paralela a la de la catástrofe producida en el mercado laboral, cuyas causas ya se han analizado en otros posts tanto en este blog como en particular en Nada es Gratis.

 

La creciente brecha entre los dirigentes sindicales y los trabajadores solo tiene paralelo a mi juicio en la que existe entre los políticos y los ciudadanos. De ahí que los primeros no parezcan sensibles al escándalo que suscita su modo de vida  o las numerosas prebendas de las que gozan no al alcance del resto de los mortales .  y lo que es peor, a la deslegitimación que esto entraña no ya de los concretos dirigentes sindicales (en este caso Candido Méndez e Ignacio Fernández Toxo) sino de los propios sindicatos.

 

Para que el lector pueda hacerse una composición real de los fondos públicos que manejan estas organizaciones, estas son las cifras correspondientes al pasado año concedidas por el Gobierno y otras Administraciones.

 

12 millones de euros                      con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

8    millones de euros           “       por su participación en órganos consultivos.

2.300    millones de euros    para financiar la formación de los trabajadores, a               repartir con CEOE y Cepyme.

X      “             “                         subvenciones procedentes de la C.C. A.A.

Y      “             “                            por su participación en la negociación de los EREs.

Z      “              “                        por su presencia en Consejos de Administración.

 

Las cantidades que designo como X, Y y Z se deben al desconocimiento de su cuantía, pues otra de las peculiaridades de la contabilidad de las cuentas sindicales es que son totalmente opacas. El Tribunal de Cuentas jamás ha auditado a estas organizaciones como tales, aunque sí ha realizado alguna auditoría puntual con ocasión de alguna subvención.

 

Por último han proliferado alrededor de estas organizaciones las fundaciones, sociedades de gestión de seguros y despachos de asesoramiento jurídico, directamente vinculados a los sindicatos y que prestan servicios remunerados.

 

A este coste económico directo debemos añadir el indirecto que supone el pago del salario de los 4.800 liberados sindicales que hay en España que abonan sus respectivas empresas sin que aporten una sola hora de su trabajo. Y también los 300.000 delegados sindicales que, con sus horas libres, tampoco trabajan para la empresa en cuya plantilla figuran. Aunque no es fácil hacer estimaciones, de nuevo debido a la opacidad que reina.   En cualquier caso, aquí tienen también la versión de los sindicatos

 

Otra de las peculiaridades de las centrales sindicales es que en pleno siglo XXI mantienen un discurso ideológico muy similar al que tenían en el siglo XIX, al menos en teoría, porque la falta de independencia con respecto al poder político (sea cual sea su signo) derivada de su dependencia económica lastra, si no el discurso, por lo menos su efectividad real del mismo.

 

En fín, en cualquier caso en los momentos actuales en que se nos está exigiendo a los españoles unos sacrificios importantes parece razonable que las organizaciones sindicales los compartan.

 

Pero más allá de la crisis económica, a mí me parece imprescindible un cambio de modelo sindical que puede estar basado en las siguientes ideas:

 

* Las organizaciones deben financiarse con cargo a sus propias cuotas, como hacen los sindicatos alemanes, por ejemplo. Esto les dotaría de una formidable independencia frente al poder político que hoy brilla por su ausencia.

* Eliminación de la figura del “liberado sindical” cuyo salario corre a cargo de la empresa pero que los trabajadores pueden decidir escoger y pagar.

* Liberalización de las partidas existentes a favor de sindicatos y patronal en los Presupuestos Generales del Estado dedicadas a formación de los trabajadores. Libre competencia para dar estos cursos de formación.

* Fiscalización por el Tribunal de Cuentas de estas organizaciones, en la medida en que han recibido y siguen recibiendo importantísimos fondos públicos.

* Supresión de todos los puestos que están asignados a los sindicatos en los distintos Consejos de Administración de los entes públicos y entidades financieras. El último caso

conocido del secretario general de UGT de Madrid (que cobraba 180.000 euros anuales por su pertenencia al Consejo de la nacionalizada Bankia, con independencia del destino final del sueldo) es sintomático

La regulación del derecho de huelga, Incluida la regulación de los servicios mínimos y de los “piquetes informativos” ya reclamada en otros posts en este blog. Para que la negociación de los servicios mínimos con el Poder político no sea una moneda de cambio por otros favores.

Por supuesto, la exigencia, en su caso, de las responsabilidades jurídicas que se deriven de su participación en la mala gestión del dinero público (por ejemplo, ERES fraudulentos).

Exigencia de transparencia en su gestión, indispensable en el caso de que manejen fondos públicos procedentes del dinero de los contribuyentes, pero muy recomendable también aunque solo reciban ingresos procedentes de las cuotas de sus afiliados o ingresos por servicios que puedan prestar.

 

¿Cambios radicales? Desde luego. Un cambio de modelo sin el cual los sindicatos no podrán recuperar la legitimidad perdida para ejercer la función para que fueron concebidos hace casi 200 años: la defensa de los derechos de los trabajadores. Hoy más necesaria que nunca.

23 comentarios
  1. aldelgadog
    aldelgadog Dice:

    Una muestra de media verdad del post: el patrimonio inmobiliario de la UGT no fue cedido por el Estado, sino DEVUELTO ya que fue INCAUTADO (y sin compensación, claro) por la dictadura tras la Guerra Civil. Así que, con Franco no se vivía mejor (Desmontemos otra media verdad: la Seguridad Social no la empezó a montar Franco por la por la acción del Sindicato Vertical -único, grande y libre- sino que ya venía de la anterior dictadura de Primo de Rivera y el modelo franquista sólo recogió lo que ya se había estructurado en la II República, como los pantanos, y además la Seguridad Social franquista dejaba mucho, mucho, que desear, y no fue hasta los gobiernos de Felipe González que se empezó la senda de una Seguridad Social y Sistema Nacional de Salud “europeos”).
    Otra falsedad: no es lo mismo un liberado sindical, que es el resultado de acumular todas las horas de representación sindical que establece la Ley, que un delegado sindical, que está en su puesto trabajando y sólo se coge las horas estrictamente necesarias y reconocidas en la Ley o Convenio, para ejercer su labor.
    Pues a partir de estas bases, las propuestas, un tanto demagógicas y con claros efectos prohibicionistas de la actividad sindical, pocos comentarios más.
    Realmente, a mí me parece más escandaloso el modo de vida del tertuliano/bloguero de quienes se dedican a atacar, sin fundamentos racionales ni pruebas de sus elucubraciones, a las medios de organizarse de la gente para poder defender sus intereses.
    ¿A qué el próximo “objetivo” de La Razón/La Gaceta/ABC/Intereconomía/ponga aquí su blog “liberal” va a ser FACUA  http://www.elmundo.es/elmundo/2012/08/04/economia/1344112265.html ?

  2. Cvm Privilegio
    Cvm Privilegio Dice:

    Estimado  aldelgadog, ya que pareces bien informado y has detectado algunas imprecisiones en el post (sí, no es lo mismo patrimonio histórico que patrimonio acumulado), ya que pareces tan bien informado, por favor, explícanos:

    “2.300  millones de euros  para financiar la formación de los trabajadores, a  repartir con CEOE y Cepyme. ”

    ¿Qué hacen los “sindicatos más representativos” con esta cantidad? ¡A poco que se esforzaran, deberíamos tener los trabajadores mejor formados del mundo!
     

    • Jordi
      Jordi Dice:

      Totalmente de acuerdo con aldelgadog. Errores se pueden encontrar cierto, pero lo que hay aquí es un acoso desde hace muchos años para lograr el descrédito de los sindicatos para de ese modo aplicar una política neoliberal que se está cargando los derechos sociales conseguidos en los últimos 40 años. Un ejemplo es el que plantea aldelgadog en cuanto a la partida de euros destinada a formación. Se exige a los sindicatos que demuestre como los utiliza, pues bien fácil, totdos los cursos impartidos por los sindicatos son públicos y pueden contabilizarse. No podemos decir lo mismo de los cursos, supuestamente impartidos por las empresas dentro de sus recintos que ni son controlables ni demostrables.

    • sdb
      sdb Dice:

      Estimado Cvm Privilegios: Falar de 2.300 millones a repartir é tan demagóxico como decir que a Sanidade dispón de máis de 1 billón de euros a repartir con ministerios e mamandurrias. Si o sabes, ou alguén o sabe, que diga canto e quen.

  3. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Adelgadog: Seguro que estarás de acuerdo conmigo en que el patrimonio sindical histórico debería haber sido compensado con el oro de Moscú o el botín del Vita. En la República sí que vivimos mejor, donde va a parar. También habría que darles dinero a los sindicatos para compensarles por los gastos de luchar contra el fascismo burgués entre el 36 y el 39 del siglo pasado. 

  4. Federico Cárdenas
    Federico Cárdenas Dice:

    Siempre estamos hablando de los sindicatos o de los sindicatos de clase cuando la estructura sindical en España y sobre todo en determinados secmuchos no es solo así: muchos sindicatos PROFESIONALES llevamos soportando el lastre y el que muchos mal informados nos metan en el mismo saco de donde no procedemos: desde nuestra fundación no contamos con un solo euro de dinero publico ni con liberados sindicales, dependemos de la cuota del afiliado y nuestra razón de ser es la independencia y la representaciónlaboral profesional. Cuando cierran una empresa nos quedamos hasta el final apoyando al trabajador y también buscando opciones para los parados , pero claro , como no somos pseudo partidos políticos nuestro nombre no interesa en los medios, como siempre solo se ve una realidad a dos colores pero España también esta llena de sindicatos de policía , enfermeros, pilotos, auxiliares, personal de limpieza, ….. Pero eso no parece interesar a nadie. A ver si algún día a la gente le da por estar informada. Daludos

  5. JuanAV
    JuanAV Dice:

    Algunos comentarios y algunos datos para saber de qué hablamos:
     
    1- Cuando llegó la democracia no hacía falta primar a CCOO. CCOO era un sindicato muy fuerte con una gran capacidad de movilización que había conseguido en su lucha contra el régimen de Franco (en vuestra breve historia del sindicalismo no se menciona este hecho). Lo que hacía falta era poner un contrapeso a la fuerza de CCOO y su implantación entre los trabajadores.
     
    2- Aquí (http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/l4-1986.html) la Ley que explica la cesión de inmuebles. Por cierto, no sólo a sindicatos, también a organizaciones empresariales.
     
    3- Formación. Las subvenciones de formación son finalistas, es decir, de cada 100 euros que se ingresan se han de gastar 100 euros en las acciones formativas para las que se otorgan las subvenciones. Este dinero está totalmente fiscalizado y hay continuos controles.
     
    4- Aceptación de la figura del liberado sindical. El Estatuto de los trabajadores acepta el liberado sindical como una posibilidad; para acumular horas es necesario que se pacte en convenio, por lo cual si la parte empresarial no quiere liberados no hay liberados. Estos liberados no suponen un incremento de las horas previstas legalmente, ya que lo que se hace es acumular en una persona el crédito de varios delegados.
     
    Cosa diferente son los llamados liberados institucionales que son aquellos que tienen su origen en los pactos y acuerdos de la Administración  con los representantes de los funcionarios en las mesas de negociación. En Cataluña (supongo que en el resto de España también) estos acuerdos están publicados (http://www20.gencat.cat/docs/governacio/Funcio%20Publica/Documents/Normativa/Arxius/resol-tri-1065-05.pdf). El total de liberados para toda Cataluña es de 60; también está especificado el crédito sindical de las juntas de personal y de los delegados sindicales.
     
    En el post, por un lado se dice que son 4.800 delegados y por otro se pone un enlace a una noticia que dice que son 10.000 y se dice que reina mucha opacidad. Se ofrece la versión de los sindicatos en un enlace que no lleva a ningún sitio.
     
    5- El objetivo de los sindicatos es el mantenimiento de su estructura, en la que tienen cabida familiares, amigos y compromisos personales. La primera parte es una opinión muy respetable. La segunda es una afirmación que no va acompañada de ningún dato que la sustente: una afirmación gratuita e insidiosa con el único objetivo de sembrar dudas y contribuir a una campaña muy bien orquestada (esto también es opinión: la mía).
     
    6- El enlace del escándalo que suscita el modo de vida de los dirigentes sindicales no lleva a ningún sitio y el de las prebendas de que gozan tampoco. Me quedo con las ganas de conocerlos.
     
    7- Tribunal de Cuentas. Aquí (http://www.ccoo.es/comunes/recursos/400000/doc116301_Programa_de_Accion_y_Estatutos_10_Congreso_confederal.pdf) podéis ver el Programa para los próximos 4 años de CCOO de España. Mirad los puntos 951 y siguientes. CCOO de Catalunya hace años que envía sus cuentas a la Sindicatura de Comptes de Catalunya.
     
    8- “300.000 delegados sindicales que, con sus horas libres, tampoco trabajan para la empresa en cuya plantilla figuran”. No es cierto que los delegados no trabajen para la empresa en cuya plantilla figuran. El Estatuto de los trabajadores y la Ley orgánica de libertad sindical establecen el número de horas de que disponen, que va desde un mínimo de 15 horas hasta un máximo de 40 horas. En el mismo documento anterior podéis ver los delegados que tiene CCOO (punto 707) y comprobaréis que el 80% de los delegados tiene 15 o 20 horas.
     
    Hay más cosas que comentar, pero creo que por el momento es suficiente.
     
    Un saludo

    • Cvm Privilegio
      Cvm Privilegio Dice:

      Estimado JuanAV, dice usted:

      “Las subvenciones de formación son finalistas, es decir, de cada 100 euros que se ingresan se han de gastar 100 euros en las acciones formativas para las que se otorgan las subvenciones. Este dinero está totalmente fiscalizado y hay continuos controles.”

      Si es así, y no voy a dudar de su palabra, ¡faltaría más!,  entonces CCOO, UGT, CEOE y CEPYME no tendrán inconveniente, supongo, en que esas subvenciones pasen a ser concedidas a otros agentes, como institutos de secundaria, universidades, multinacionales expertas en formación a distancia… ¿Me equivoco?  

  6. Juan
    Juan Dice:

    La opacidad de las cuentas sindicales, no pors sorprendente resulta menos escandalosa. Pero como es posible que alguien que maneja esas cantidades no tenga la obligación de justificar hasta el ultimo euro. Esto del dinero publico, sin fiscalización, parecen losfondos reservados. Y lo de la formación, no hay palabras. Sin duda los sindicatos profesionales hacen mucho mas hoy por la defensa de los trabajadores que los sindicatos de clase que hace años que se pasaron a la política. 

  7. Elisadelanuez
    Elisadelanuez Dice:

    Gracias a todos por los comentarios y precisiones, en especial lo referente a los sindicatos profesionales y a la regulacion y a la imprecision de los datos. intentaremos que el autor sea mas riguroso la proxima vez, pero el problema es precisamente que parece que no es facil tener una imagen clara y transparente del funcionamiento de nuestros sindicatos y esto en si mismo ya parece un problema suficientemente grave. En cuanto a las posturas ideologicas a favor o en contra siendo todas muy respetables aportan poco al debate sobre el modelo sindical del siglo XXI y en particular sobre su financiacion y papel institucional, un debate que desde luego ya toca

  8. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Supongo que como en cualquier negociación las partes tendrán que disponer sus recursos para la defensa y promoción de sus intereses y que por este motivo tanto los sindicatos de trabajadores como las organizaciones empresariales tendrán un papel que jugar durante muchos años.

    En lo que se refiere a nuestros sindicatos mayoritarios (incluyo LAB, el de Etasuna, porque junto a CCOO es con el que más he tenido que discutir) creo que son organizaciones que, al igual que nuestros partidos políticos y la mayor parte de nuestras instituciones, deben ser reconstruidos  o reinventados por dos motivos.

    El primero porque no han funcionado.
    De hecho por mucho que algún comentarista saque pecho la historia de la Transición ha sido destruir lo construido por Primo de Rivera y por Franco en lo referente a la SS y a los derechos de los trabajadores (excepto el sindical, claro).

    Hoy, ya con el despido libre en la mano, la patronal le habrá hecho un corte de mangas al “Caudillo”.

    Es bien sabido que fue precisamente Felipe González quién legisló para poder meter la mano en los fondos de la SS (superávits de contribuciones) y contra ellos regalar pensiones a cambio de votos a quienes ni habían contribuído ni, habiéndolo hecho, habían aportado fondos actuariales suficientes (las famosa pensiones aún vigentes con sólo 15 años cotizados).

    Por su causa hoy faltan 260,000 millones de Euros de superávits gastados en comprarse votos con fondos cotizados contantes y sonantes. (Informe de FUNCAS, 2007)

    El último superávit, el del año 2010, arrojó 8000 millones de exceso de contribuciones de los que sólo fueron 2000 a la reserva. El resto gastado en otras “cositas”

    Así que lo que hemos tenido es silencio cómplice y mucha compra de voto estafando a quienes han contribuido.

    Y todo para no plantear las pensiones no contributivas en el presupuesto de cada año en el Congreso.

    El segundo motivo porque operan en un mundo que les desborda y sólo son un estorbo que actúa en contra del empleo. Son un motor de creación de paro.

    En efecto, si una causa importante de la desaparición de nuestra industria se encuentra en los acuerdos de libre comercio y leyes como las que han llevado nuestros costes energéticos a ser los más caros de Europa ¿qué pintan unos sindicatos que callan, otorgan y de hecho actúan como enterradores de empleo?

    ¿Alguien les ha visto un gesto?

    Nadie.

    Por otra parte está el asunto de la extensión territorial de los convenios.

    Una práctica que beneficia primordialmente a la empresa líder del mercado porque obliga a cualquier competidor entrante a hacerlo con sus mismos costes laborales y organizativos en sus cadenas de valor.

    Es decir, una barrera de entrada estupenda que los sindicatos ofrecen en bandeja a la patronal a Mayor Gloria del Contubernio.

    No es de sorprender que estén todos tan contentos en su corralito que subvencionamos todos (Inaudito, ¿no?) mientras los parados nos crecen como hongos.

    Difícil hacerlo peor como país.
    Damos pena como sociedad, sin cabeza y sin capacidad de autodefensa. Qué cierto es el refranero: “Reunión de pastores, oveja muerta

    Lo de los cursos es de auténtica locura pero mejor no hablamos de ello porque los culpables son los partidos, a cual peor, que lo han usado para comprar “paz social”. “Como sea”

    En fin, esto habrá que rehacerlo.

    Como todo porque está casi todo podrido y por eso estamos con el mayor paro del mundo y el mayor fracaso escolar del mundo.

    No es posible que tengamos el récord de casualidad. Alguien gobernaba y ahora pretenden decir que no estaba.

    Claro que estaban.

  9. IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
    IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO Dice:

    ¿Qué diferencia debe haber entre el tratamiento de los Sindicatos  de trabajadores de todas clases y las Asociaciones de Empresarios de todas clases en un país como Alemania o en un país como en España?: pues su “des-constitucionalización”(útil en 1978 ) y su ” des-subsidación”(correcta en aquella época). Pues eso. 
    Los ciudadanos debemos ayudar a los Sindicatos y a las Asociaciones empresariales a  aprender a caminar por sí solos -porque ya no saben inscrustados que están en el “stablishment”  bajo los principios de organizaciones sujetas a voluntariedad de adscripción,autofinanciación y coste mínimo con beneficio material e intangible para sus voluntarios sostenedores.-
     

  10. Deus ex Machina
    Deus ex Machina Dice:

    Cuando se habla de la financiación de los sindicatos y de que se deberían financiar exclusivamente con las cuotas de los afiliados siempre se esconden aspectos importantes. Cierto que en Alemania y en casi toda Europa los sindicatos se financian con las cuotas, pero por ejemplo en Alemania, los convenios no tienen eficacia erga omnes como lo tienen es España, has de estar afiliado para que el convenio se te aplique. Y es obvio, un sindicato que se financie sólo con las cuotas de sus afiliados ni puede ni debe ejercer ese función pública. Ya veremos que opina la gente, cuando se le deje de aplicar el convenio porque no está afiliado (España tiene uno de los índices de afiliación más bajos de Europa), van a ser muchas risas
     

  11. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Quizá por eso, Deus, Alemania es Alemania y España, España. ¿Acaso los sindicatos tienen derecho a financiarse con impuestos obligatorios porque negocian convenios que son normas jurídicas de aplicación general? Esto tiene un nombre: fascismo, en el sentido originario del término.

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      Que rápido se dispara la bala del fascismo… Los sindicatos tienen financiación pública porque, junto con lo de que forman parte en las negociaciones para convenios de aplicación general, son organizaciones institucionales. Son pieza fundamental en muchas decisiones, de ahí su financiación. Lo que no se puede es pretender que sigan siendo organismos institucionales (cuando digo esto no me estoy refiriendo a organismos “del régimen”, sino a que tienen tanta importancia en la vida institucional como otros órganos públicos o privados) cuando se financian con aportaciones privadas, entonces sí que sería fascismo, ya que una pequeñísima parte, por pagar, impondría a todos lo que decidiesen. Eso sí es fascismo.

      Y esto no ocurre sólo en Alemania, creo que en todos los países donde los sindicatos se financian vía cuotas sindicales los acuerdos y convenios sólo son aplicables a quien está suscrito al sindicato. A ver si nos vamos a creer que los índices de sindicación en los países del norte de Europa se deben a un mayor compromiso social. Lo mismo con las organizaciones empresariales.

  12. Federico Cárdenas
    Federico Cárdenas Dice:

    Y seguimos con la rueda….. muchos sindicatos no tienen financiación pública y hemos negociado Convenios Colectivos como el que más, EREs, cierres de emrpesa, planes de expansión,……,. la diferencia es que esos representantes de los trabajadores en todos los casos son trabajadores de la propia compañia y no supercargos del sector, que puedan estar movidos por otros intereses que no sean  los del trabajador de la propia empresa. Generalizar es igual de grave en este tema, como en el tema político, como en cualquier asunto, y repito, no se conoce la estructura sindical de este país, si todos los sindicatos Profesionales formaramos una Plataforma, ya veríamos donde está el poder de representacíón sindical. Hasta en esto señores, también hay una tercera España.
     Gracias  

  13. Federico Cárdenas
    Federico Cárdenas Dice:

    Al sr. Deux ex Machina: llevo 8 años negociando Convenios Colectivos por un sindicato independiente profesional, como ratificábamos los convenios que firmábamos por la mayoría del Comité de Empresa, la aplicación del Convenio franja se realizaba para todos los trabajadores a los que afectaba el Covenio y no sólo a los afiliados como vd. está diciendo. Así que ese hecho está salvado propiamente por los delegados del Comité de Empresa y de Personal de la propia Compañía. Aún asi aparecían los super CCOO y UGT siempre a intentar “meter baza” en las negociaciones de CC ya que el ET les da cancha aunque no tengan representación en el Comité por el “simple hecho” de ser los supersindicatos del mundo mundial y puedan aparecer en las negociaciones de CC, EREs,…., a su antojo. Otro asunto desde mi punto de vista nada democrático, porque a los delegados de Comité nos eligen en las urnas los trabajadores y los intereses de una empresa muchas veces nada tiene que ver con los intereses del sector donde hay competencia directa y ahí te encontrabas con los encargados del Sector de estos supersindicatos. Nosotros nos buscábamos la vida hasta para tener un abogado independiente que nos defendiera a nivel laboral, no contamos con subvenciones ni siquiera ayudas para formación, pero aún así la “pelea sindical” te curte y provocaba que tus compañeros siempre te eligieran, porque no estabas rendido ante ninguna autoridad política superior. Ésa es una de las diferencias.
     

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      No puedes comparar un convenio de empresa con uno sectorial o territorial. Como bien dices a vosotros os eligen, por tanto ya tenéis una legitimación para negociar porque votan todos los trabajadores de la empresa estén o no afiliados. Por tanto la afiliación no tiene relevancia en el convenio de empresa ya que a los representantes los escogen los trabajadores.

      Sin embargo, para que haya un convenio de empresa la empresa ha de tener suficiente tamaño para tener representación laboral, algo que no ocurre en la inmensa mayoría de las empresas de nuestro país. En esos casos los convenios que se aplican son los sectoriales o territoriales. Ahora dime como podemos hacer que para esos convenios las partes estén legitimadas? Hacemos que todos los empresarios y todos los trabajadores voten por sus representantes?

      Es algo imposible, por eso la legislación estipula unos requisitos para señalar que organizaciones sindicales y patronales tienen legitimación. Por eso, y por otras cosas, los sindicatos tienen un papel institucional. No son simples asociaciones que defienden a sus socios o a quien los elige. Defienden los intereses de los trabajadores en general (que conste que no digo que los sindicatos hayan actuado siempre en defensa de los trabajadores, la historia reciente nos demuestra que no es exactamente así), de ahí que reciban subvenciones públicas. Lo mismo pasa con asociaciones de consumidores y usuarios. Para estas organizaciones es imposible realizar esa labor de representación de los intereses de trabajadores (o de usuarios), que en la mayoría de los casos les obliga la propia legislación, si la única fuente de financiación son las aportaciones de los afiliados, sobre todo por la baja afiliación de este país.

      Y como digo, esa labor institucional no la pueden hacer sindicatos que sólo se financien con aportaciones de afiliados, no sólo por imposibilidad material, sino porque en ese supuesto no defenderían los intereses de los trabajadores en general sino lo de sus afiliados. Si ya el sistema actual cojea mucho en lo de la legitimación en ese papel institucional más lo haría en este caso, de ahí a que no tiene pies ni cabeza lo de financiar a los sindicatos con las cuotas de afiliados y que sigan teniendo legitimidad total de los trabajadores.

      Y si nos fijamos en el derecho comparado sólo he encontrado un caso donde los sindicatos se no financian con subvenciones públicas y aún así tengan ese papel institucional, Finlandia, pero ayuda que la mayoría de trabajadores estén afiliados. Pero en el resto de países o reciben subvenciones y tienen ese papel institucional o se financian por los afiliados y su papel se circunscribe sólo a sus afiliados

    • Jordi
      Jordi Dice:

      Creo que no está hablando de convenios colectivos sinó de convenios de empresa. Los convenios colectivos no se discuten empresa a empresa sinó entre las patronales y los sindicatos representados en el sector.
      En cualquier caso ¿puede usted decir de qué sindicato independiente profesional está hablando o es un secreto que no puede airearse?

  14. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Un problema permanente de nuestros sistemas económicos es el de la rigidez de los precios de los factores Los “Sticky Prices”, los “Precios Pegajosos”

    Son aquellos que nunca se pueden bajar salvo en situaciones catastróficas como la actual.

    La alternativa, precios totalmente flexibles, yo no la conozco ni en USA, y por tanto su rigidez es siempre un factor a tener en cuenta para gobernar de forma Razonablemente Equilibrada. Es decir, de Forma Milagrosa. La razonabilidad es muy difícil de alcanzar.

    En muchos países donde el voto se compra y vende con concesiones y “derechos” de todo tipo esa gestión “razonable” también resulta imposible por los amplísimos poderes decisorios de los gobiernos en materia económica (con los resultados que vemos). Este factor quizás debiera ser revisado en futuras constituciones porque es destructivo.

    Estos rasgos de algunos precios –no sólo los Salariales porque los más importantes son los Precios Públicos– y la capacidad de los gobiernos de asegurarse los votos con “concesiones y derechos contingentes y no sostenibles” está en último análisis detrás de todo lo que sucede y hemos de aprender a vivir con ello aunque ambos factores llevan a nuestro sistema a la inviabilidad.

    Es decir, nuestros “derechos” dependen que sean sostenibles y lamentablemente no lo son.

    Ahora asistimos a la degradación del proceso y como los partidos dependen de que estemos divididos entre nosotros pues surgen de nuevo “Las clases” pero ya, a efectos prácticos, “Sin Industria” y “sin Proletariado industrial” (Realmente el poco Proletariado Industrial que queda es la “Nueva Aristocracia Laboral”).

    En el viejo Régimen eran los estamentos. Hoy son las “clases”.
    Como no hay dos personas iguales siempre es posible dividirnos y enfrentarnos. Los Partidos son órganos especializados en ello. Auténticos buenos profesionales operando al nivel de la excelencia en ello.

    Pero hoy día la realidad es que más del 99% de la Población Occidental comparte muchísimo más que aquello que usa para dividirnos el 1%. Que realmente es menos del uno.

    Nos conviene reflexionar en ello, como hace –parcialmente– Stiglitz en su último libro, porque la incapacidad del modelo de estado es patente pero no estamos los ciudadanos en condiciones de arreglarlo: Porque hemos sido Fragmentados y de este modo hemos sido convertidos en fuerza inoperante.

    Esto lo veremos más claro cada día que vaya pasando. Somos así.

    Saludos

    PD. Los indios no nos conocían por “Rostros Pálidos”, qué va. Nos llamaban “Wasichus”, Envidiosos. (“The Battle of Little BigHorn” de Evans Connel. Creo que hay traducción española.
    Es la batalla en la que el general Custer y sus hombres fueron aniquilados por sioux, dakotas, cheyennes, etc.

    De esto –Wasichus–alguien tomó muy buena nota.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_the_Little_Bighorn

    Saludos

  15. José Eladio
    José Eladio Dice:

    buenas tardes
    Totalmente de acuerdo con el artículo, aunque con alguna imprecisión pone los puntos sobre las íes. Yo diría varias cosas desde mi experiencia personal en el mundo jurídico laboral:
    – La ley orgánica de libertad sindical, con el concepto de mayor representatividad, ha dado carta de naturaleza a una falsedad, favoreciendo descaradamente a los dos sindicatos mayoritarios frente a los demás.
    – Hoy en día ambos sindicatos son anejos del ministerio de trabajo. Los argumentos de que “son más que una asociación, son una institución”, que defienden a todos los trabajadores (sic) y que por eso tienen financiación son para partirse de la risa. Efectivamente, nos defienden tan bien que por eso hay 6 millones de parados y han aplicado la última reforma laboral para sus propios trabajadores contra la cual se han estado manifestando previamente. Si no fuera un tema tan serio sería para desternillarse.
    – Lo de las cajas de ahorros y demás organismos es una vergüenza, el mejor argumento que me han dado es que su presencia es para “controlar”…
    – Conozco casos de fraudes en temas de formación que son de juzgado de guardia, a ver cuando el tribunal de cuentas les empieza a auditar y veremos lo que pasa.
    – Cuanto daño sigue haciendo la ideología en este país, no hay más ciego que el que no quiere ver.

Los comentarios están desactivados.