¿Y si Lance Armstrong fuera español? (Una reflexión sobre la valoración de la responsabilidad en nuestro país)

El ciclista Lance Armstrong, una gloria nacional americana ganador nada menos que de siete tours de Francia consecutivos, ha sido sancionado a perpetuidad por la Agencia Antidopaje Estadounidense (USA-DA), lo que supondrá probablemente la pérdida de esos siete triunfos. Siete tours menos para EEUU en el ranking de la gloriosa prueba ciclista. Michel Rieu, consejero científico de la Agencia Francesa Antidopaje, ha manifestado en unas declaraciones a la prensa (aquí) que se quita el sombrero ante la valentía de USA-DA, “pocos organismos nacionales se habrían comportado de la misma manera”, concluye.

 

Efectivamente, no hay más que recordar el caso Contador y como  todo el mundo aquí hacía patria reclamando que no fuese sancionado, desde la Federación hasta el mismísimo Presidente del Gobierno, pasando, por supuesto, por el entonces líder de la oposición y ahora Presidente, gran aficionado al ciclismo (aquí y aquí). En realidad, este caso no es más que uno entre muchos que podrían citarse para demostrar el abismo que nos separa en materia de exigencia y de asunción de responsabilidades con otros países, pero sirve a la perfección para destacar dónde reside el problema de la falta de responsabilidad en España: en nosotros, no nos engañemos, no en nuestras instituciones.

 

Existe hoy en día una corriente doctrinal muy de moda que ve la explicación de casi todo (incluida la causa del desarrollo económico) en las instituciones. Y claro que tienen una enorme importancia, qué duda cabe, pero sería bueno preguntarse de dónde salen las buenas instituciones y por qué en un países se corrompen con mucha más facilidad que en otros.

 

Pensemos en el caso Camps. Quizá otro sistema electoral más abierto gracias a la existencia de primarias, o tal vez unos partidos más democráticos, hubieran sido factores capaces de dificultar el que se hubiera vuelto a presentar, no lo dudo, pero una vez que lo hizo fuimos los electores los que le elegimos otra vez por mayoría absoluta. Y una vez sentado en el banquillo, fuimos los ciudadanos los que le absolvimos. Precisamente por eso, el caso Contador, en comparación con el de Armstrong, es tan significativo: porque el Presidente del Gobierno y el líder de la oposición sabían que presionando a las autoridades deportivas españolas ganaban popularidad, que la gente prefería un campeón sospechoso a conocer la verdad; que quizá el ciclista se había dopado, pero que el triunfo lo compensaba todo y que no había que ponerlo en riesgo.

 

Como en el caso Camps, o en el de Alfredo Sáenz, o en el de César Alierta, en España siempre hay algo que compensa el que no se exijan responsabilidades. En unos casos es un triunfo deportivo, en otros es una gestión política, financiera o empresarial que se considera eficiente y beneficiosa para la colectividad. Y a mucha gente le parece razonable: “es que mira que ciudad de las artes más bonita nos ha hecho”, “es que mira dónde ha colocado la empresa en el mundo”, “es que gracias a él se ha apoyado a los emprendedores”, “es que si no se le indulta el banco no compra deuda”, etc., etc.  Pues bien, la diferencia con EEUU (y con otros países de esa tradición) es que ellos consideran que no hay NADA que compense el que no se exijan responsabilidades. Este es el quid de la cuestión y el verdadero fondo del problema. Ellos tienen la convicción de que una sociedad donde no se exijan responsabilidades por los comportamientos erróneos o inmorales es una sociedad que degenerará a gran velocidad, una sociedad que perderá el nervio y la savia que vivifica su entramado institucional que, sin ella, estará condenado a marchitarse y a morir. O quizá más interesante aún: es que ni se lo plantean, está tan metido en su ADN que ni siquiera es efecto de una reflexión consciente o teorizada.

 

No me parece casual que esta concepción separe por un lado a los países anglosajones y  protestantes (EEUU, Reino Unido, Holanda, Alemania) y por otro a los latinos (España, Italia, Grecia, Latinoamérica en general). Pienso que las tradiciones culturales tienen mucha importancia para explicar la génesis y la conservación de las instituciones. No es que tengan una preponderancia total, pero determinan una forma de ver el mundo consolidada a través de muchas generaciones que indudablemente puede marcar una pequeña diferencia que en la práctica resulte definitiva.

 

Si pensamos en las tres tradiciones más proclives a fomentar un comportamiento responsable, comprobaremos que han tenido mucha mayor incidencia en esos países que en el nuestro: el republicanismo, el liberalismo y el protestantismo. El republicanismo moderno nació en Italia, es cierto, en Florencia concretamente, pero allí tuvo una vida efímera, mientras que pudo arraigar mucho mejor en Inglaterra y luego en EEUU en tiempos de la Revolución. Y aunque es verdad que de todo ello queda hoy poco, apenas los rescoldos, sostiene todavía cierta retórica que el estadounidense considera parte inescindible de su tradición. Qué decir del liberalismo, que al fin y al cabo se presenta a sí mismo como el gran sistema incentivador de la responsabilidad: vive como quieras pero a tu riesgo y ventura. Es cierto que en la práctica todo es mucho más formal que real, pero también forja el carácter.

 

Pero sobre todo me quiero detener un momento en el protestantismo. Sí, ya sé que Max Weber está de capa caída y que cada día recibe más palos el pobre, pero en mi opinión injustamente. No olvidemos que en Alemania los ministros dimiten por plagiar una tesis doctoral, pese a que de republicanismo y liberalismo ese país no supiera nunca mucho, pero al fin y al cabo sí era la patria de Lutero.

 

Lutero rompe con la Iglesia para no quedar sujeto al yugo de la jerarquía (sí, lo de las indulgencias). La consecuencia es el sacerdocio de todos los creyentes. Todo cristiano en el ejercicio de su profesión (como funcionario, médico o panadero) es un sacerdote que encuentra su salvación personal a través de un ejercicio profesional responsable. Este es el primer elemento de la vocatio o Beruf (en alemán). Ahí no hay un cura que te confiese ni un purgatorio que te dé una segunda oportunidad. La salvación se gana en el día a día y es un todo o nada. Pero no sólo es eso, ni siquiera lo principal. El segundo elemento de la vocatio es el pacto con Dios, la alianza, el covenant (en inglés). Dios, a cambio de su promesa de salvación, me impone unas condiciones que debo cumplir, pero la característica fundamental de esas condiciones es que son colectivas, que afectan a la comunidad en su conjunto, a todo el pueblo de Dios. La clave del asunto es que si se incumplen –colectivamente- la correspondiente sanción me afectará a mí personalmente. La consecuencia es que todo el mundo está muy interesado en que el vecino actúe de una manera moralmente adecuada. Las sociedades de reforma de las costumbres, que tuvieron una importancia clave en el desarrollo del Derecho anglosajón a la hora de fomentar la exigencia de responsabilidades, buscaban perseguir y castigar el pecado, no el delito, y por este motivo exclusivamente religioso (que no dejaba de ser bastante egoísta). Como destaca Berman, criticando en este punto a Max Weber, es el comunitarismo, más que el individualismo ascético, lo que constituye la aportación fundamental de la Reforma. Pero un comunitarismo muy especial, bastante distinto del republicano.

 

Como efecto de la secularización hoy en día ya no importa tanto el pecado como el delito, pero la tradición pesa, y mucho. Las faltas morales siguen mereciendo una superlativa valoración en las sociedades protestantes, por lo menos en comparación con las latinas. Y lo cierto es que les va bien, porque, como tantas veces ocurre en la vida (¿acaso la biología no funciona de ese modo?) características nacidas por un motivo –quizá totalmente absurdo o aleatorio- encuentran luego su nicho biológico y la facultad de resultar tremendamente adaptativas, aunque sea por razones muy diferentes. Algo así ha ocurrido con el rigor protestante a la hora de exigir responsabilidades por faltas morales. De una manera indirecta ha demostrado que los fines nunca compensan los medios, algo, por cierto, que el republicanismo nunca tuvo totalmente claro. Pero lo cierto es que es así, que las sociedades que no pasan una, hasta de manera un tanto exagerada, y que en consecuencia son mucho más morales, son también mucho más eficientes. Hay menos oportunismo, menos free riders, más respeto por las reglas, y la sociedad en su conjunto termina ganando.

 

No quiero hacer este post demasiado largo –podría ser infinito- pero sí recordar que, si bien esa no es nuestra tradición, los protestantes no tienen el copyright. Es una enseñanza que está a disposición de cualquiera que tenga ojos en la cara. Lo que ocurre es que, a diferencia de ellos, nosotros no podemos asumir ningún automatismo de tipo cultural. Tenemos que ser conscientes de sus ventajas y querer incorporarlas, aun comprendiendo que nos va a costar más: se trata de no votar a Camps ni a otro como él, sacar nuestra cuenta del Santander y darnos de baja de Telefónica (reconozco que en estos dos últimos casos yo no lo he hecho).

 

Por último, quiero aclarar que el título de este post, sin duda lo mejor, es de Luis Garicano y agradecerle a él y a los amigos de NeG la idea de tratar este tema y de comentarlo con ellos.

33 comentarios
  1. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Buenos días.

    Un artículo muy valiente sobre un asunto que poca gente osaría escribir en España en lo referente a personalidades importantes del mundo empresarial y político que, siendo culpables de delitos, han seguido desempeñando sus responsabilidades tan tranquilamente a pesar que los propios estatutos de esas compañías incluyen reglas exigiendo a sus empleados apartarse si están incursos en procedimientos penales. De hecho, el Sr. Urdangarin acaba de pedir la excedencia alegando dicho motivo.

    Es decir, llanamente y en italiano que suena mejor: abbiamo combinato un bel Casino .

    No voy a hablar de casos empresariales porque me consta el calvario personal que ambos directivos han atravesado y del que nunca se recuperarán aunque no comparto el tratamiento que sus consejos de administracion y el gobierno les han otorgado. Muy mal.

    Tanto que no es creíble que corresponda a mera benevolencia sino a un entramado de intereses compartidos por la casta. Más vale que nos hagamos a esa idea porque estaremos más cerca de la la realidad.

    Por otra parte hay dos casos públicos muy escandalosos y significativos –y que sin embargo son muy pequeños– cuya función mediática no ha sido otra que esconder otros asuntos (ERE de la Junta Andaluza y Palau y otros de la Generalitat catalana).

    Lo escandaloso del caso Camps, a mi modo de ver,  no son los trajes ni el Gürtel.

    Lo realmente preocupante es que una figura política de tanto renombre sea tan lelo que un proveedor de tres al cuarto le sugiera un sastre en Madrid…y vaya.
    Descerebrado es poco, incluso pagándoselo él. Esto refleja una persona que desconoce los riesgos de ciertas conductas y un proceso de selección infumable.
     
    En 30 años de ventas al sector público en España y fuera nunca he encontrado nada tan descriptivo de la baja calidad de directivos que nuestro sistema político genera.

    En el otro caso, el del yerno, la cosa es igual de preocupante porque refleja¨

    1. Una educación lamentable y esto sólo se aprende en la propia familia.
    2. Otro caso de falta de cerebro para saber la ejemplaridad de conducta que determinadas posiciones empresariales y familiares conllevan.
    3. Una imprudencia sin límites.

    Vamos, menudo screening que ha hecho la familia política para reclutar yernos. No es de extrañar que de ahí para abajo estemos como estamos.

    Pero, como decía, mediáticamente ambos casos han sido utilizados durante años para tapar otras cosas cien veces más serias.

    La sociedad civil no anda muy fina en sus medios de comunicación que como corderitos parecen hacer lo que al poder conviene en cada ocasión.

    Por otra parte no voy a discutir los argumentos culturales e históricos de Rodrigo Tena, sino simplemente sugerir que mucho antes que los citados hemos tenido en España instituciones y personajes que históricamente los precedieron con ventaja 

    No sólo lo hizo la escuela de Salamanca sino que la Contrarreforma está muy lejos de ser la operación de tintes negativos con la cual la retransmite el protestantismo.
    Al contrario, Lutero y Calvino (el Inquisidor que quema a Miguel Servet) no pasan de ser un par de cenutrios dictatoriales en busca de su propia autonomía y renombre comparados con las figuras intelectuales de nuestros grandes dominicos y jesuitas.

    A mi modo de ver su principal virtud fue la rebeldía ante el poder religioso-secular del momento. La rebeldía, no el contenido.

    Pero hay más.

    La primera constitución moderna Europea ( Ley Perpetua de Ávila, 1520) es Española. Ahogada en sangre, derogación de fueros de unos y regalias de fueros a otros por Carlos V murió apenas promulgada pero sigue viva en la memoria subliminal de muchos españoles.

    Nuestro gran problema no es la gente, nosotros, es nuestra incapacidad de quitarnos de encima a gobernantes inútiles. De estos nuestra cuota histórica es record mundial.

    En lo que sí estoy muy de acuerdo con Rodrigo es que ese pecado de omisión cívica por nuestra parte es gravísimo y en eso debemos de aprender de otras culturas y dar un paso al frente como hace el artículo que hoy comentamos.

    Buenos días y hasta la noche.

  2. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Lutero rompió con la Iglesia por mucho más que por las indulgencias.
    Por ejemplo: “Cuando el hombre más santo realiza la acción más virtuosa, peca al menos venialmente”.
    Había mucho más detrás. Muchísimo.
    Por eso tras Trento no se restableció la unidad.
    El sacerdocio ordinario de los fieles ha sido siempre sostenido por la Iglesia Católica. Y no precisamente “a través de la profesión”, sino en cuanto cristianos.
    “Sacerdotes, profetas, y reyes”.
    El purgatorio no es, de ninguna manera, una “segunda oportunidad”. Para nada. El que está en el purgatorio ya se ha salvado.
    En el contexto en que la citas, parece que “covenant”, la Alianza, es algo anglosajón y protestante. Pues nada de eso; es algo judío, judío puro; y si la queremos llamar por su nombre digamos “brith”, no covenant.  Luego fue adoptado ese concepto por la Iglesia , en la “Nueva Alianza”.

  3. Cvm Privilegio
    Cvm Privilegio Dice:

    Señor Tena, ¿realmente un fino jurista como usted está de acuerdo con el procedimiento que siguen los organismos antidopaje? Puede, no lo discuto, que sea efectivo; pero, ya que hablamos -parece- de disciplina eclesiástica, también lo era el de la Inquisición española, que mantuvo nuestra unidad católica durante tres siglos.

    Y Lance Armstrong, católico o protestante, dopado o no dopado, seguirá siendo una figura mítica en la historia del ciclismo y de la superación personal, piensen lo que piensen todos los burócratas de todas las agencias del mundo. 

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      CVM, gracias por lo de fino jurista, será por lo de delgado, aunque este verano me he pasado un poco con la cerveza. Hay que tener en cuenta que el dopaje va siempre por delante de los procedimientos de control. Estos últimos cada vez son más intrusivos porque los tramposos hacen cada vez mejor las trampas. Efectivamente, la Inquisición perseguía también la disidencia de manera intrusiva, pero si ahora nos parece mala es porque consideramos que la ortodoxia sin crítica es negativa. Para equiparar a los controles antidopaje con la Inquisición deberemos esperar no sólo a que nos parezca bueno que los deportistas compitan drogados e hinchados con clembuterol, sino que a que nos parezca bien que unos compitan con unas reglas y otros con otras.
      Pero en cualquier caso la clave del asunto está en la mentira, en el fraude, en decir que nunca has tomado nada y haberlo hecho. Esto es lo que los americanos no tragan y nosotros tragamos todos los días. Es el punto que quería destacar en el post más que el tema concreto del ciclismo.

  4. Fernando Rodríguez Prieto
    Fernando Rodríguez Prieto Dice:

    Nuevo ejemplo de lo acertado de la visión del autor. En el caso Bretón, los máximos responsables políticos se han apresurado a decir que no es momento de exigir responsabilidades por el informe pericial equivocado.

  5. Rodrigo Tena Arregui
    Rodrigo Tena Arregui Dice:

    Gracias Manu y Curro por vuestros comentarios. Por supuesto que la escuela de Salamanca tiene una importancia extraordinaria en la historia de las ideas en Europa, aunque curiosamente ha sido más destacada (por lo menos en el ámbito del Derecho) por los franceses y sobre todo por los alemanes que por los propios españoles, como pasa casi siempre. Y si ha sido destacada por los alemanes (Reibstein, Welzel y Vedross, entre otros) es porque han reconocido que su doctrina tuvo una influencia enorme en la evolución del Derecho alemán. Por resumirlo, la escolástica española es la que realiza esa fusión entre tomismo y nominalismo que la Reforma luego se encargaría de potenciar. Pero hay que reconocer que esa fusión encontró un campo mucho más fértil (para bien y para mal) en los países protestantes que en los católicos, donde la jerarquía y el absolutismo se dejaban notar con mucha mayor fuerza.
    Eso tiene mucha importancia. Lutero y Calvino no eran precisamente liberales, eso es cierto. A Grocio casi se lo cargan los calvinistas holandeses, pero esos fundamentalistas terminaron por perder el poder político absoluto en Holanda y luego en Inglaterra, mientras que en España no triunfó nunca una revolución digna de tal nombre.
    En cuanto al comentario de Curro. En primer lugar no me parece que el tema de las indulgencias sea poca cosa. El tema tiene un trasfondo teológico tremendo, casi diría antropológico: ¿Dónde encuentro seguridad? No me parece que sea una pregunta menor. El sacerdocio de todos los creyentes es genuinamente protestante. En la tradición de la Iglesia católica los sacerdotes tienen una posición elevada respecto al resto de los fieles. Por lo menos en esa época. El purgatorio es una oportunidad para que “gracias a la tesorería de los méritos” de los cristianos los pecadores puedan evitar el infierno. Lo que tengas que hacer no lo tienes que hacer necesariamente ahora. Ni siquiera lo tienes que hacer tú. Por último, el covenant es de origen judío, efectivamente, pero Curro, como el 99% del Cristianismo. Lo que pasa es que esa idea, que para los católicos tiene una importancia menor, para los puritanos -especialmente- adquirió pronto un peso teológico clave. El Cristianismo es muy rico, y unas corrientes enfatizan unos aspectos que para otras son menores. En cualquier caso, como digo, el tema es infinito.

    • Curro Arriola
      Curro Arriola Dice:

      Rodrigo, lo demás no es sustancial (aunque eso sí, que conste que lo del sacerdocio de los fieles está en el Orden de la Misa hace al menos cinco siglos), pero lo del purgatorio igual puede inducir a alguno a confusión. Por eso -y perdona que sea pesado- insisto.
      Con arreglo a la Iglesia Católica uno no se salva por los demás. Por muchas oraciones, méritos, etc, que puedan beneficiar los de unos a los otros (la Comunidad de los Santos) el juicio final es uno por uno. Si uno muere en pecado mortal, ya pueden sus amigos y familiares aplicarle las indulgencias que sean. Va al infierno, no está “un rato esperando” en el purgatorio. 
      El alma está en el purgatorio precisamente porque está salvada. Es un corte absoluto. Cielo o infierno. Si un alma merece el infierno, no hay actuaciòn colectiva que la salve. Pecha con sus propios pecados.
      Muy bueno el artículo, sí que lo es; pero si España no hubiera sido católica, con el ganado que hay aquí… Los pirineos siempre nos han marcado.

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      Curro, nada de pesado, al contrario, creo que resulta importante aclarar estos puntos, porque en mi opinión tienen importancia a la hora de entender tradiciones culturales con mucha más influencia en la actualidad de lo que parece. 
      No niego que el purgatorio sólo tenga una camino de salida, por supuesto. Pero lo cierto es que está pensado para expiar pecados veniales y a tal fin no sólo importa lo que haga el pecador después de muerto, sino lo que haga su familia, sus amigos e incluso toda la Iglesia. Me explico: el pecador, dejando una cantidad de su herencia a favor del alma (es decir, de la Iglesia) puede contribuir a aligerar el tiempo de permanencia en el purgatorio. Lo mismo su familia y amigos con sus oraciones y misas. Todo ello gracias a que la comunidad de los santos ha generado una tesorería de los méritos que puede ser empleada a tal fin. Este es el fundamento de la práctica de las indulgencias contra la que se rebela Lutero.
      Para los protestantes no existe diferencia entre pecados veniales y mortales, todos son mortales y merecen la condenación eterna. En realidad nadie puede salvarse por sus méritos, dada la íntima corrupción humana, sólo por la gracia. Lo que ocurre es que por motivos misteriosos Dios decide concedérsela a algunos y a otros no.
      Cuando digo que el primer sistema te da una segunda oportunidad quiero hacer referencia a que fomenta un mecanismo psicológico que permite pensar que mañana todavía hay tiempo. Que si dejo dinero para misas puedo de alguna manera compensar lo que no hice ayer. Y no sólo eso, sino que toda falta moral ajena será expiada en su momento de algún modo (con dinero o tiempo) bajo control de otro (de Dios).
      Los protestantes se saben predestinados, y lo que les interesa es conocer, tener certidumbre sobre su destino. Esa certidumbre sólo se la da la vida diaria, personal y colectiva, y lo que ella les indica día a día tiene mucha importancia.
      En mi opinión, desde un puro punto de vista racional, ambas visiones dejan mucho que desear, pero han influido sobre la cultura y el Derecho de los pueblos, y aunque en la actualidad apenas sean compartidas con ese rigor ni por los fieles más devotos, marcan todavía de alguna manera el tiempo que nos ha tocado vivir.
      Mi conclusión es que, exclusivamente en este aspecto de la responsabilidad por faltas morales, no en otros, la tradición derivada del protestantismo ha resultado, aunque sea por casualidad, más adaptada a esta fase del Estado liberal capitalista. 

    • Curro Arriola
      Curro Arriola Dice:

      Rodrigo, tengo enque insistir: que no. NO se puede, soltando dinero para Misas, “comprar” una reducción de purgatorio, ni para uno mismo, ni para un difunto.
      Ya en 1567 el Papa Pio V canceló todas las concesiones de indulgencias que tuvieran que ver con estipendios u otras transacciones financieras.

      Las creencias populares serán las que sean, pero la Iglesia no enseña eso.
      Se puede aplicar una Misa por un difunto concreto (si no tienes dinero el cura debe NO cobrarte estipendio, por cierrto); pero eso es solo la INTENCION ; la Iglesia NO garantiza que se le vaya a aplicar a ese difunto precisamente, sólo que esa es la *intenciòn* del que la encarga.
      Gráficamente: esas Misas en el purgatorio “se las reparten” como buenos hermanos.
      Lo contrario sería injurísicimo, evidentemente…

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      Vamos a ver Curro ¿tú a qué colegio católico has ido, al liceo francés?
      Te reproduzco el canón 1032 del catecismo de la Iglesia Católica:

       1032 Esta enseñanza se apoya también en la práctica de la oración por los difuntos, de la que ya habla la Escritura: “Por eso mandó [Judas Macabeo] hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado” (2 M 12, 46). Desde los primeros tiempos, la Iglesia ha honrado la memoria de los difuntos y ha ofrecido sufragios en su favor, en particular el sacrificio eucarístico (cf. DS 856), para que, una vez purificados, puedan llegar a la visión beatífica de Dios. La Iglesia también recomienda las limosnas, las indulgencias y las obras de penitencia en favor de los difuntos:

      «Llevémosles socorros y hagamos su conmemoración. Si los hijos de Job fueron purificados por el sacrificio de su padre (cf. Jb 1, 5), ¿por qué habríamos de dudar de que nuestras ofrendas por los muertos les lleven un cierto consuelo? […] No dudemos, pues, en socorrer a los que han partido y en ofrecer nuestras plegarias por ellos» (San Juan Crisóstomo, In epistulam I ad Corinthios homilia 41, 5).

      Te enlazaría la página del Vaticano si me dejase este endiablado ipad

    • Curro Arriola
      Curro Arriola Dice:

      Rodrigo, yo fuí al colegio “Plus Ultra”, y creo que se me nota… 😉 Y los veraneos, con la OJE.
      Los textos que aduces, y otros muchos más que por ahí hay y que si tuviera un ordenata como ios manda y no esta birria de un cibercafé en cirílico o algo así te pillaría, no hacen sino confirmar que por los difuntos se debe y se puede pedir. Nada más. No se compra la salida.
      Pedir, evidentemente, con la mano extendida, como hacen los pobres, y que es como debemos los hombres pedir a Dios.
      No “exigir”.
      Es una negocio con ánimo de liberalidad, no sinalagmático.
      La Igesia recomienda muchísimo pedir por los difuntos; y veo con agrado que también en el Antiguo Testamento que me enseñas aparece esto (no lo recordaba). Inciso: es curioso, porque hoy los judíos, que en su mayoría siguen la Escuela Rabínica, ¿niegan esa posibilidad? puesto que creen en la reencarnación. Tendré que consultar con mis amigos rabinos a ver. Fin del inciso. 
      Pero “pedir”, nada más. La Iglesia no dice que Dios vaya necesariamente a hacer caso.
      Conque lo de comprar la salida del alma del Purgatorio, como algunos han criticado a la Iglesia (no digo tú, ¿eh?, algunos), pues no.
      Un abrazo.

  6. JJGF
    JJGF Dice:

    Al hablar de responsabilidad, siempre se incide más en la de los políticos, los gestores de empresas, etc.

    Pero, ¿qué hay de la responsabilidad del ciudadano normal, anónimo?

    Responsabilidad para no comprarse un BMW por mucho que el banco le ofreciera un prestamo personal o una ampliación de hipoteca en condiciones estupendas. Resistencia frente a ese ofrecimiento, y a su impulso consumista y de presumir. Y no echarle la culpa a Merkel que con su política de tipos bajos quería favorecer las exportaciones alemanas…

    Resposbilidad de no comprar bonos griegos o  acciones de Terra o de Zeltia si no sabes nada de bolsa ni de cuentas, en vez de solo quejarte de que la CNMV no hace su trabajo. 

    Responsabilidad de los padres en educar bien a los hijos, y exigir al profesor que les exija y no les pase de curso sin saber casi ná. Sabemos que hay padres que cuando el niño suspende, echan la bronca al profe, o incluso lo llegan a zarandear, y hasta a escupir. 

    Responsabilidad de los funcionarios en resistir. En no hacer el informe que les pide el político para que, ganada la confianza de éste, te ofrezca un puesto de libre designación con más nivel y complemento específico.  

    Recuerdo que en este mismo blog el Sr. Arriola contó que nada más ingresar en el cuerpo de Abogados del Estado, un susbsecretario le pidió que modificara un informe, y le presionó, y el resistió, aunque tenía un factor de su lado. El no dependía de ese subsecretario, ni de ese ministro, sino de la entonces DGContencioso, incardinada en otro ministerio.

    Pues estos días repasaba yo un libro del Prof. Gª-Trevijano Fos donde explica lo que él llama el PODER DE RESISTENCIA que tienen los letrados del Consejo de Estado para mantener su criterio, cuando redactan un informe  (un “proyecto de dictamen”) que no es del gusto del Consejero de su Sección.

    En ese caso, el Reglamento del Consejo establece una regulación que garantiza ese derecho de resistir del letrado, y ello como garantia de su indepdencia de criterio intelectual.

    Por poner un ejemplo, es más fácil que la Sra. Fdez de la Vega grite y presione a la Pte del TC, como vimos todos en TV, que que lo haga a un simple letrado. Porque existe un respeto, derivado de la regulación funcional del Consejo, que no lo hay en otro tipo de nombramientos. 

    El envés del poder de resistencia de los letrados -que debería extenderse a todos los funcionarios y jueces- es el caso Invercaria. Aquella chica ttan mona que dirigía esa empresa presionaba a los funcionarios con cesarlos como no hicieran los informes que ella quería. A esos funcionarios se les puede pedir Resistencia, pero solo hasta un cierto punto… Pueden tener familias a las que alimentar y nadie está llamado a ser un héroe más allá de ciertos límites.

    Lo que debe haber es un conjunto de normas nuevas que garanticen a los funcionarios el ejercicio normal y sin represalias del PODER DE RESISTENCIA. Y eso solo pasa en el Consejo de Estado. En un ministerio, o en un Ayto, si eres bizcochable, cobrarás más y rtrabajarás menos. Si resistes, no te echarán (pq no pueden), pero te cesarán de tu puesto y te mandarán a otro con menos complemento (20000 euros menos, incluso) y más incomodidades.

    Yo no creo en la responsabilidad genérica de los políticos para respetar y abstenerse de presionar a quien pueda. Es la ley la que debe grantizar que las presiones no funcionaran.

    Y eso pasa por quitar los puestos de libre designación de manera casi absoluta. Dicen que Churchill heredó al “secretario personal del primer ministro” que tenía su antecesor. Es decir, que no era un puesto e libre designación.

    En España, pasa lo contrario. Sobn LD cualquier mindundi tiene un jefe de gabinete de libre designacion. Todos los subidirectores general, jefes e Dpto de cualquier ministerio, Ayto, CCAA….         

               

                 

    • escribano
      escribano Dice:

      Aquí cualquier “figurilla” tiene un jefe de gabinete. El Presidente de un TSJ ha nombrado a una magistrada jefa de su gabinete. Esta jefa deberá compatibilizas “sus funciones gubernativas” con el ejercicio de las funciones jurisdiccionales. El nombramiento es ilegal e innecesario. Es ilegal porque no esta previsto en la LOPJ, porque no ha salido a concurso y es innecesario porque en el ámbito del TSJ existe un Secretario de Gobierno que dirige la Secretaría del mismo.
      Los jueces dicen que tienen mucho trabajo pero hay algunos que no se ponen colorados cuando se trata de cobrar sobresueldos totalmente injustificados

  7. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Interesantísimos posts y comentarios. Me gustaría destacar la experiencia francesa, que es un mix entre lo anglosajón y lo latino. Los maledicentes suelen expresar con sorna que lo francés reúne lo peor de ambos. Pero lo cierto es que la moral pública en Francia tiene un valor muy similar al de las sociedades anglosajonas y no han tenido el menor empacho en reinterpretar la figura de la inmunidad presidencial para procesar a Jacques Chirac. Otra cosa es que luego el proceso esté lleno de trampas procesales que lo eternicen ad infinitum.

    Coincido básicamente con lo expuesto magistralmente por Rodrigo, aun si ciertas afirmaciones teológico-religiosas puedan ser matizables. Hay una muy obvia, que Lutero era alemán y Ratzinger, lo es.

    Me gustaría recordar aquí otra obviedad, en este caso poco conocida. El padre de la economía moderna (olvidado en nuestra sociedad postmoderna por los que mandan) es Adam Smith. Su obra más famosa es la Riqueza de las Naciones pero su obra más importante son sus Fundamentos del Orden Moral, tributaria en muchos aspectos de lo esbozado por la Escuela de Salamanca. Su profesión, catedrático de Filosofía Moral.

    Quizás haya una explicación de por qué el catolicismo se estancó históricamente frente a la pujanza del protestantismo en su papel conformador de la sociedad. Probablemente tenga más que ver con la decadencia de la Monarquía Hispánica en el teatro europeo (no en el americano) que con otras causas, pues en otros países católicos europeos no se dieron las circunstancias que denuncia Rodrigo con tanta fuerza como aquí. Quizás en Francia, Baviera, Austria, Hungría y otros países el catolicismo fue algo más “light” o al menos no tuviera un papel tan hegemónico en la conformación de esas sociedades.

    No nos olvidemos tampoco de la Constitución de Cádiz.

    Y tampoco nos olvidemos que debería darnos vergüenza el que en la depuración de las responsabilidades políticas y en la exigencia de comportamientos sociales virtuosos, nuestra actual democracia sale extraordinariamente malparada respecto de la dictadura franquista, cuya primera fuente de legitimación política (aparte de haber ganado una Guerra Civil) fue la que le proporcionó la Iglesia Católica.      

       

       

      

  8. Cvm Privilegio
    Cvm Privilegio Dice:

    No es mi intención polemizar sobre el papel representado por el catolicismo en la decadencia hispánica, ni sobre la ética pública de los USA, ni nada de eso; simplemente quería señalar que el “caso Armstrong” no es quizás el mejor argumento a favor de la superioridad moral anglosajona. Eso del “non analytical positive” al cabo de tantos años hiere mi sensibilidad jurídica..

    http://www.mcmullansolicitors.com/uploads/1343272690_lance-armstrong-v-usada-the-legal-arguments.pdf

  9. Robespierre
    Robespierre Dice:

    Muy buen post, la responsabilidad va indisolublemte unida a la libertad, la irresponsabilidad a la falta de libertad. Si no somos ciudadanos responsables y aceptamos las reglas limpias del juego aunque no nos convengan no seremos libres.

  10. Penny
    Penny Dice:

    Unas reflexiones muy interesantes, Rodrigo. Muchas gracias por compartirlas
     
    Hay dos factores que considero claves, pero a los que la doctrina institucionalista no presta la debida atención: el capital cívico -muy ligado a tus consideraciones- y la inteligencia. Con voluntad, las instituciones se pueden modificar a golpe de BOE. Las otras dimensiones, no. O, al menos, no directamente y sin que medie un plazo de tiempo dilatado
     
    Sobre lo primero, es interesante Guiso et al. (2010). Para estos autores, el capital cívico sería el conjunto de valores y creencias que favorecen la cooperación entre individuos. En este sentido, la confianza en el prójimo es fundamental para poder disfrutar de las ventajas de la cooperación. La educación en el respeto y la tolerancia ante la diversidad serían muy positivas. Y la ejemplaridad pública podría acelerar sustancialmente los necesarios procesos de cambio
     
    Sobre lo segundo, a nadie debería sorprender que mayor inteligencia conduzca a mayor desarrollo económico. Pero la mayor inteligencia redunda igualmente en mayor calidad institucional [Kalonda-Kanyama and Kodila-Tedika (2012)]. La inteligencia (y las capacidades no cognitivas) tienen un componente genético sustancial. Pero, no nos confundamos, no están grabadas en piedra. Los entornos favorables, como aquellos con escasa prevalencia de enfermedades o exigente desde un punto de vista intelectual, ayudan a mejorar las capacidades cognitivas, favoreciendo la existencia de círculos virtuosos
     
     Saludos
     
    PD1 ¿Es el modelo Alemania? La evidencia parece sugerir que, puestos a soñar, es mejor aspirar a ser un país nórdico. Por ejemplo, Laporta el at. (1999) Tabla 6 encuentran que los países con tradición legal escandivana superan a los de tradición alemana en dimensiones como la mortalidad infantil, el desempeño escolar, la corrupción o el cumplimiento de las obligaciones tributarias. Por otra parte, países con mayor proporción de católicos tienen un desempeño peor. La evidencia en Kalonda-Kanyama y Kodila-Tedika (2012) sobre el efecto del origen de la tradición legal apunta en la misma dirección
     
    PD2 ¿Qué opinarán los amigos de NeG o de politikon de todo esto? Observo una interacción insuficiente entre los blogueros analíticos. Y es una pena
     
     
    Referencias
     
    Luigi Guiso, Paola Sapienza and Luigi Zingales (2010) Civic Capital as the Missing Link, in Jess Benhabib, Alberto Bisin and Matthew Jackson, editors, Handbook of Social Economics, North Holland
    http://cadmus.eui.eu/bitstream/handle/1814/13659/ECO_2010_08.pdf?sequence=1
     
    Kalonda-Kanyama, Isaac and Kodila-Tedika, Oasis, (2012), Quality of Institutions: Does Intelligence Matter?, No 201206, Working Paper Series in Theoretical and Applied Economics, University of Kansas.
    http://econpapers.repec.org/paper/kanwpaper/201206.htm
     
    La Porta, R, et al (1999) The quality of government Journal of Law, Economics, and Organization
    http://www.economics.harvard.edu/files/faculty/56_Qualilty_Govt_JLEO.pdf

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Hola, Penny.

      Gracias por tu comentario y como de costumbre las excelentes referencias. También, como de costumbre, voy a aportar un ángulo más cazurro. La edad, ya sabes.

      Hace muchísimo tiempo que me escama  escuchar el coro de economistas anglosajones de la llamada “síntesis neoclásica” (justo los que nos han metido en esta y en las anteriores burbujas a la chita callando) alabando las instituciones occidentales así como las seis o siete agencias supranacionales que resultan fundamentales en el actual ¿orden? de cosas.

      Me refiero a lugares como el BIS, FMI, WB, Fed, BCE, WTO, etc. que son algo así como la Meca profesional de los fieles creyentes en el paradigma vigente.

      Al escucharles me recorre la espalda un cierto escalofrío porque justamente quienes mejor conocen el diseño institucional, los académicos constitucionalistas y de derecho político, manifiestan todo lo contrario y no sólo de ahora sino desde hace muchísimo tiempo.

      Unas instituciones carcomidas por los partidos políticos que han llevado al sistema a su deslegitimación democrática otorgada (la importante, no la que es fruto de la coacción y la fuerza)

      Hablo de gente como Ferrero y muy recientemente el emérito Ferrajoli maestro de maestros entre otros. (Nota 1)

      Recientemente salió el libro que muchos hemos leído de dos economistas, Acemoglu y Robinson, dos darlings del sistema, especialmente el primero. Es sobradamente conocido y no lo cito. 

      Su libro habla de lo mismo, de Instituciones y de sistemas de explotación “Exctractiva” o “Incluyente” (Inclusive en inglés). Abreviando, “la mala” y “la buena”. Somos Maniqueos hasta el final.

      Según estos autores nosotros dejamos en America Latina la primera cultura (y un 90% de población nativa, pequeño detalle que siempre omiten los académicos USA) mientras en USA floreció la segunda, la “guay”, de manos anglosajonas protestantes (al tiempo que se les extinguía completamente la población nativa, pity).

      Pues bien, si atendemos al último libro de Stiglitz, The price of Inequality, en el que se pregunta cómo es posible que menos del 1% de la población haya conseguido manipular y someter al 99% (en USA para abrir boca) lo que vemos –y también se intuye entre líneas del libro de Acemoglú–, es que nuestras tan cacareadas sociedades occidentales, sin comerlo ni beberlo, han migrado en las últimas tres décadas a un modelo “Extractivo” en el cual el 1% explota cual finca recaudatoria y cliente forzoso de oligopolios simbiótiocos con el poder al 99% de la sociedad.

      Por otro lado estoy muy de acuerdo con tus comentarios acerca de la confianza social.

      Es el tema de Trust, de Fukuyama que se focaliza, más que en las instituciones artificiales modernas, en la confianza espontánea que determinadas sociedades, muy homogéneas culturalmente y en sus valores, utilizan provechosamente.

      Por ejemplo, mientras nuestros gobiernos fomentan sociedades cuturalmente heterogéneas y sin valores espontáneos compartidos de verdad de generación en generación, olvidamos que el 90% de los 1300 millones de chinos pertenecen a la cultura y a la etnia Han.

      Muy homogéneos y con alta confianza entre ellos independientemente de otras instituciones más recientes construidas en ocasiones como paliativo a la heterogeneidad y por lo tanto con un mayor coste de transacción y oportunidades de caer en la corrupción o el  “cronyism” que documenta Ferrajoli y estamos hartos de vivir en directo.

      Saludos cordiales

      Nota 1.
      “Poderes salvajes”
      2011. Luigi Ferrajoli. Trotta
      Poder, los Genios invisibles de la Ciudad” 1988. Guglielmo Ferrero. Tecnos

      PD. A veces he tenido necesidad de recurrir a ti para ayudarme a encontrar algunas fuentes de datos o información. Te adjunto mi email por si te parece bien que en alguna –rara– ocasión lo haga.  manuoquendo@yahoo.es.
      Gracias

  11. Arcimboldo
    Arcimboldo Dice:

    Como blog jurídico que es, os animo a que leáis con detalla el apasionante laudo del caso Contador y la pongáis en relación con las manifestaciones de apoyo que desde las más altas instancias españolas se han realizado en favor de este personaje:

    http://www.tas-cas.org/d2wfiles/document/5648/5048/0/Award20FINAL202012.02.10.pdf

    Es deporte al fin y al cabo, pero todo junto da idea de lo que somos y la imagen que damos, que no tiene nada que ver con lo que aquí creemos que somos (Discurso habitual: La culpa es de los franceses, que nos tienen envidia).

  12. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    La vida tiene cosas.

    El presidente de la Bundesrepublik, Herr bundespräsident Joachim Gauck, es nada menos que Teólogo de formación universitaria y, de profesión,  Pastor de la iglesia evangélica-luterana.
    Tal que monseñor Rouco nos representase como nación.
    La chispa que hay en los detalles.

  13. Deus ex Machina
    Deus ex Machina Dice:

    Magnífico artículo. El trasfondo cultural-religioso de las diferentes sociedades es algo que me ha llamada mucho la atención. La visión tanto jurídica como por ejemplo económica dista mucho respecto a países católicos y países protestantes. Es un tema muy interesante la verdad.

    En cuanto al tema Armstrong sólo un apunte. En España se defendió a Contador pese a dar positivo, aunque podemos debatir si la poca cantidad es suficiente para castigar al ciclista según una visión del fin último perseguido por la norma. El caso Armstrong es completamente diferente. No existe ni una sola prueba de que este hombre se haya dopado, sólo testimonios. El caso a acabado principalmente porque Armstrong ha decidido que no va a seguir en su defensa, aceptando por tanto las acusaciones. Por tanto, los casos son completamente diferentes y si quieres que diga la verdad, no sé cual es mejor.

    Y en cuanto a la posible retirada de los Tours es competencia de la UCI y no sé yo si estarán por la labor sin una sólo prueba, aunque ya existe el precedente de Valverde 

  14. Penny
    Penny Dice:

    Hola Manu: siempre es un placer leerte y cruzar palabra contigo

    Me tienes a tu disposición en mejora.transparencia@gmail.com  o, desde hace unos dias, en twitter 
    @Pennypol . Me ha sorprendido el provecho que se le puede sacar a twitter siendo selectivo con las personas que uno sigue

    Respecto al libro de Stiglitz, es una pena que no incluya cuadros y gráficos con información cuantitativa. Algunos mensajes serían mucho más claros

    A este respecto, me han llamado mucho la atención una serie de posts que han aparecido recientemente en Monkeycage
    http://themonkeycage.org/blog/2012/08/13/economic-inequality-and-political-power-part-1/
    http://themonkeycage.org/blog/2012/08/14/economic-inequality-and-political-power-part-2-of-3/
    http://themonkeycage.org/blog/2012/08/15/economic-inequality-and-political-power-part-3-of-3/
    El autor encuentra que cuando las preferencias de los ciudadanos americanos difieren según los tramos de renta las políticas que se llevan a cabo se aproximan más a (sorpresa,sorpresa) las que prefieren los ciudadanos con mayor renta y no a las del votante mediano (Los datos son para el 10% más rico, pero apuesto a que los resultados serían más claros con el 0,1%)

    Lo paradójico es que en sociedades democráticas el voto vaya a parar a partidos políticos que sólo se preocupan por los intereses de unos pocos (empezando por ellos mismos)

    ¿Quien quitará la venda a los votantes?

     PD El libro de Acemoglu y Robinson creo que está sobrevalorado 

  15. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    Una pequeña cita familiar. Dice mi hermano Javier en su libro Todo a Mil, que educar es introducir de la mano al niño en el principio de realidad, donde los actos tienen consecuencias. Quizá Rodrigo el verdadero problema es que estamos muy maleducados.

     

    El artículo en cuestión se llama, significativamente, “YO NO HE SIDO”, y lo enlazo por su interés y relación con el post, en su anterior publicación en Babelia: http://elpais.com/diario/2011/10/29/babelia/1319847155_850215.html

     

  16. Elisadelanuez
    Elisadelanuez Dice:

    Interesante post e interesantes comentarios e invitaciones a la lectura, bienvenidos como siempre. en cuanto a nuestra relacion con otros blogs, quede constancia de que es muy fluida con los editores devNeG aunque mas bien a traves de mails particulares y sugerencias de temas a tratar, preferiblemente en ambos blogs. con Politikon es ,as incipiente, al no conocer personalmente a sus editores, pero esta claro que muchos temas son comunes y las preocupaciones muy parecidas. ah, y bienvenida a twitter, Pennypol!

  17. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Gracias, Penny.

    Muy de acuerdo con tu comentario sobre libro de Acemoglu y Robinson. Para terminarlo tuve que dedicarme a leer entre líneas.
    Si te olvidas un poco de su literalidad ofrece una lectura bastantante diferente que también comienzo a ver en otros académicos de la “ortodoxia”. Están temerosos.

    Como comenzando a sentirse preocupados con la deriva estratégica del sistema y sus ya patentes consecuencias político económicas y dudan sobre cómo expresarlo de forma que por un lado el establishment (Instituciones y Grandes clientes de consultoría) no pueda identificarlos como faltos de fe o candidatos a dejar de pertenecer al “inner circle”. Hace unos días me contaban, ¡en Inglaterra!, el caso de profesores universitarios que no renuevan por expresar en las aulas disidencias serias con la escuela oficial.

    O lo que está sucediendo con Steve Keen a quien nadie discute su demoledor Debunking Economics (escrito desde la ortodoxia, no desde el marxismo ni desde los austríacos cuyos nichos son aceptados) pero en cuanto mencionas su nombre en algún blog el comentario es censurado y desaparece.

    Estamos ya en plenas “guerras de religión” lo cual quiere decir que la academia oficial, al menos en esta disciplina de la economía política o viceversa, se ve muy necesariamente comprometida, temerosa y en ocasiones agresiva.

    Recordarás que en el número de la American Economic Review que conmemoraba su primer siglo de vida (1911-2011) volvieron a publicar los 20 mejores artículos de esos 100 años. No había ninguno de los últimos 30 años.

    En fin, saludos y gracias

  18. Adolfo
    Adolfo Dice:

    Yo no sé si los católicos españoles e italianos nos merecemos este “infierno” con la prima de riesgo; pero no creo que la protestante Alemania tuvo un comportamiento ejemplar durante la época nazi; ni creo que los pastores luteranos criticaran mucho a Hitler (pero bien que se lo recuerdan a Pio XII); ni creo que los estadounidenses, muy demócratas ellos, puedan estar orgullos de la discrminación racial en centros públicos, hasta finales de loa años sesenta del siglo XX; o los blanquitos y anglosajones sudafricanos puedan sebtirse felices del apartheid hasta hace veinte años, es decir, ayer.

    • Adolfo
      Adolfo Dice:

      Josef K.

      Pese a todo, la Iglesia Católica, con tosos sus errores, y los ha tenido muchos, es la única institución que defiende unos principios éticos, especialmente algunas ördenes Religiosas, como los Jesuitas.

      Yo preguntaría ¿las bombas atómicas sobre la población civil de Hiroshima y Nagasaki, fueron crímenes contra la humanidad? o ¿las bombas inglesas sobre la población civil alemana, mucho peores, desde luego, que las que cayeron en Gernika, fueron crímenes contra la humanidad?

      Quizá los latinos tengamos un toque romántico, no lo sé. O, directamente, es posible que seamos idiotas.

  19. Adolfo
    Adolfo Dice:

    El concierto economico con el país Vasco y Navarra fue fruto de los acuerdos de paz que pusieron fin a la guerras Carlistas en la década de los 70 del siglo XIX. Fue un acuerdo de paz entre Carlistas y liberales. Se han mantenido vigentes ininterrumpidamente en Navarra y Álava, por el apoyo de ambas provincias al golpe de Estado del general franco. En Guipúzcoa y Vizcaya lo suprimió el General Franco, por haberse mantenido leales dichas provincias al orden constitucioal republicano, como castigo.

    Le recuerdo que en el Estado de Florida (USA), se han respetado a los indígenas los ¿privilegios?  que se les reconoció en los tratados de paz.

    La diferencia es que en USA respetan los acuerdos y en España, no.

    Por lo tanto, no son privilegios, sino acuerdos que pusieron fin a una guerra, de la que todos los carlistas, especialmente navarros, se sienten muy orullosos, porque forman parte de la historia de España, de la que se sienten artífices.

  20. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    No es por meterme donde no me llaman, pero no creo que la intención de Rodrigo vaya más allá de explicar la diferente forma de afrontar las responsabilidades políticas y la auténtica responsabilidad social en los países de anglosajones de tradición protestante y los latinos de tradición católica.

    Un ejemplo que suele olvidarse es el de Corea del Sur, país en el que ya más de un 60% de la población es cristiana y de ellos en su inmensa mayoría, caólicos. Es decir, no estamos hablando, creo, de si la teología protestante propende mejor al desarrollo económico y social que la católica o ya puestos, la ortodoxa. La tesis es si el sustrato social edificado sobre las bases culturales (y también teológicas) del protestantismo ha dado mejores frutos que las del catolicismo en esos aspectos concretos. Y yo creo que esto es indiscutible.

    Otra cosa es que sea posible y deseable “anglosajonizar” un poco nuestras sociedades latinas, como también sería bueno para ellos “latinizar” un poco las suyas. La paradoja del caso es que ellos reverencian el latín que nosotros despreciamos, meintras nosotros gastamos ingentes sumas en tratar de aprender inglés, mientras abominamos de todo lo que huela a yanki y británico.      

  21. javier
    javier Dice:

    si despues de vigilarlo 7 Tours nolo han pillado, debian de darle una dedalla.

    vamos que no me creo que se haya dopado.

  22. Ignacio Gomá Lanzón
    Ignacio Gomá Lanzón Dice:

    Aunque el debate en los comentarios se ha centrado más en la argumentación sociológica que en el mensaje, creo que éste es muy importante. Las instituciones son muy importantes y en este blog se ha insistido mucho en ello, pero es también fundamental la responsabilidad individual y la presión social. Si la sociedad defiende más “lo propio” que “lo justo”, se puede llegar a admitir aberraciones como el mismo terrorismo. Me parece muy interesante, y me gustaría escribir algo sobre ello, la cuestión de la “delación” en el ámbito fiscal, que este verano ha tenido alguna repercusión medi´´atica.

Los comentarios están desactivados.