Sexo, intimidad y vídeos

En 1989, cuando hacía años que se venía hablando de que el vídeo había matado a la estrella de la radio, se estrenó la película Sex, Lies and Videotape, que, por una vez y sin que por desgracia sirviera de precedente, se tituló en español, como parece lógico, Sexo, mentiras y cintas de vídeo. Se trató de la primera película de Steven Soderbergh y fue premiada en Cannes y Sundance, y estuvo nominada al Óscar al mejor guión original. Como muchas personas sabrán, el título guarda relación con la afición de uno de los protagonistas a grabar en vídeo a mujeres hablando de sexo.

 

23 años después las estrellas de la radio gozan de buena salud y el vídeo homicida al que se refería la película ha pasado a mejor vida. Pero le han sustituido otros instrumentos cuyo uso desaprensivo tiene una potencialidad destructiva muy superior, no ya para otras formas de comunicación sino para cualquier persona con un mínimo de dignidad.

 

En estos días, se ha hablado mucho e, incluso, se ha visto un vídeo privado que afecta a la intimidad de una persona. Lo que ella decida hacer respecto al cargo público para el que ha sido elegida dependerá, por supuesto, de su voluntad pero no debiera sernos indiferente el hecho de que su decisión pueda estar condicionada por la divulgación ilegal y masiva de ese vídeo; tampoco nos tendría que dar igual que lo que una persona haga de forma libre en su ámbito privado puede ser motivo para algún tipo de reproche público.

 

No obstante, el propio hecho de que se conozca el vídeo y que contribuyeran a eso bastantes personas y algún medio supuestamente de información puede ser indicativo de la progresiva, y parece que irremediable, degradación de una sociedad que, según el Preámbulo de nuestra Constitución, aspira a ser democrática y avanzada.

 

En este contexto de creciente banalización de derechos fundamentales como el honor, la intimidad o la propia imagen no parece trivial recordar algunas cosas que, por lo demás, son bastante obvias: en primer lugar, esos derechos, como fundamentales que son, nos corresponden a cada persona y, lo que importa ahora, vinculan a los poderes públicos pero también a los demás ciudadanos, que deben de abstenerse de llevar a cabo conductas que los lesionen.

 

En segundo lugar, el derecho a la intimidad, como la inviolabilidad del domicilio, el secreto de las comunicaciones o la protección de datos, protegen nuestra esfera privada excluyéndola de la entrada ajena, pública o de otro particular, y ello como garantía de la dignidad y libre desarrollo de la personalidad que son, como dice el artículo 10.1 de nuestra Constitución, fundamento del orden político y de la paz social.

 

Con la protección de la intimidad se ampara, como ha dicho el Tribunal Constitucional, un ámbito propio y reservado de las personas cuya existencia efectiva es necesaria para alcanzar una mínima calidad de vida (STC 231/1988) y para determinar qué es “propio y reservado” ese mismo Tribunal ha venido atendiendo, en general, a lo que según las pautas sociales existentes en cada momento es legítimo excluir del conocimiento ajeno (STC 143/1994). Aunque el éxito de ciertos programas televisivos y la propia difusión del vídeo que se comenta podría hacernos pensar otra cosa, de momento la vida sexual de una persona es algo que pertenece a su intimidad y nadie sin su consentimiento puede someterla a ningún tipo de escrutinio público. Así lo ha dicho de manera expresa el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (entre otros, asunto Dudgeon c. Reino Unido), que además ha extendido la protección de la persona aunque los hechos tengan lugar en un espacio público abierto (caso Peck c. Reino Unido, sobre la  divulgación de las imágenes de intento de suicidio del demandante grabadas por cámaras de vigilancia en la vía pública).

 

Que exista consentimiento para una grabación en un contexto privado no implica que luego se pueda difundir; incluso aunque se consienta en su divulgación, si la persona que lo aceptó inicialmente luego cambia de criterio debe respetarse su voluntad. Por otra parte, ni siquiera apelando al cargo público que desempeña una persona se puede justificar una intromisión en su intimidad cuando no tiene relevancia para la vida política o económica del país ni trascendencia alguna para la comunidad.

 

Frente a las lesiones a la intimidad nuestro ordenamiento ha previsto respuestas penales y civiles, dependiendo del tipo de menoscabo que se haya producido, pudiendo desembocar esas intromisiones en una condena privativa de libertad (artículo 197 del Código Penal) o en la obligación de reparar el daño causado (Ley Orgánica 1/1982, de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen).

 

Las respuestas legales se dirigirán contra los que hayan cometido esas lesiones pero sería necesaria también una reacción personal y social, de manera que cada uno de nosotros usara el poder de vigilancia que nos han dado las redes sociales y las tecnologías de la comunicación y la información para desnudar al poder y no para convertirnos en grandes o pequeños, pero siempre repulsivos, hermanos orwellianos.

 

52 comentarios
  1. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    A mi sí que me importa lo que hace privadamente en su tiempo libre alguien que puede decidir mis impuestos, la educación de mis hijos o nietos, la ruina de mi pueblo o la de mi nación. ¿Cómo me va a dar igual?

    No me refiero al video de esa pobre mujer que desde luego necesita unos cuantos hervores pero la vida privada es relevantísima para una personalidad pública.

    Voy a poner un ejemplo que es de la vida privada pero que explica como pocas cosas el carácter de un dirigente político y que ha tenido tremendas repercusiones en lo que ahora mismo sucede en España.

    Recordaremos que el Sr. Zapatero, al poco tiempo de ser nombrado Secretario General de su partido un par de años antes de ser candidato, decidió cambiar a sus niñas del colegio religioso a dónde iban para ir a un centro público o laico.

    En mi casa aquello fue muy criticado con los siguientes argumentos que alguien sacó a relucir varias veces en años posteriores. 

    1. “Eso no se le hace a un niño porque puede descarrilarlo de por vida al darse cuenta de que a sus padres le importa más el qué diran que sus hijos”
    2. “Eso no se hace porque indica un carácter egoísta y oportunista que en cualquier caso carece de más crierio que su interés personal y es un pésimo ejemplo para el resto de la familia”

    Ese rasgo de carácter resultó ser “estructural” en el personaje, un hilo conductor de su actuación pública.
    Una conducta utilitaria, egoísta, sin más criterio que el interés a corto y que no es capaz de reflexionar sobre los posibles resultados de sus acciones.

    La vida privada es privada para quien no es público pero a efectos públicos me parece que es muy importante. Salvo que no nos importe tener síndromes bipolares, esquizoides o psicopáticos gobernando.

    Si importa en una empresa, cómo no va a importar en un cargo público.

    Saludos

  2. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Buenos días

    El artículo –del 2004– de Javier nos recuerda varias cosas que vienen a cuento. Por ejemplo, nuestra pasión por reinventar la rueda al socaire del olvido.
    O la terrible pérdida de criterio elemental a la que hemos llegado cuando lo que era un oprobio que nos avergonzaba, –hurgar en la vida ajena, (por ejemplo, violando su correspondencia) se convierte en espectáculo buscado desesperadamente por los “medios”. Es tremendo ver la afluencia de prensa que muestra el video de Guillermo.

    Los dos documentos, el de MA Presno con la relación de leyes y jurisdicciones y el de JJ Gomá recordando la esencia del asunto y los criterios de Hegel y Rousseau me han parecido complementarios.

    Uno nos muestra leyes, muchas, y otro costumbres y principios, es decir, “leyes tácitas” que organizan la sociedad de forma natural y muy baratita. 

    Es la diferencia entre costumbres sociales surgidas de forma espontánea –en un proceso de prueba y error que  decanta de modo sencillo y natural culturas y valores–  y lo que hoy tenemos: una inaudita proliferación de leyes artificiales impuestas muchas de ellas en abierta contradicción con el sentido común y destinadas no a ser aceptadas, conocidas o compartidas, sino a destrozar y encorsetar una sociedad que –precisamente por ello– está en colapso porque ha perdido su capacidad de autogestionarse con eficacia. En libertad (capacidad de elegir) y bajo normas surgidas de forma natural y espontánea. Surgidas de las personas y no de un poder que ya ha cruzado hace mucho el límite de su capacidad y ha caído en la coacción sistemática y vana. 

    Son muchas las señales como fueron muchos los avisos ignorados antes de esta crisis.
    Uno de ellos, — otro comentario –creo que de Penn–y me ha hecho ir a hojear a una parte de la biblioteca familiar que no es la mía–, es de Joseph Tainter, antropólogo.

    Se titula “The collapse of complex societies” y nos explica por qué se produce: Por el crecimiento de la complejidad y los rendimientos decrecientes que genera el coste de su regulación y control

    Esto, desde otro ángulo también olvidado, es exactamente la Ley de Ashby, que está presente en todos los sistemas de este universo y que Harold James, –Yale, Historia–,  nos recuerda tácitamente al mostrar en “The creation and destruction of value”, 2009,  que todos los intentos globalizadores han terminado de muy mala manera para el globalizador y el globalizado. Cada vez es más amplio el coro.
    La explosión de leyes es un síntoma.

    Buenos días 

  3. Miguel Presno
    Miguel Presno Dice:

    En mi opinión, Manu Oquendo, mal empezamos si comienzas tu discurso hablando de “pobre mujer” y de necesidad de hervor alguno. Una sociedad decente, en el sentido democrático del término al que se refiere Margalit, es aquélla en la que no se humilla a nadie y eso es lo que se ha tratado de hacer en este caso. Cosa distinta es que se denuncie la incoherencia, si es que la hay, de un cargo público por usar, por ejemplo, un servicio privado. Pero aquí no se trata de nada que tenga que ver con eso; aquí estamos hablando de un caso donde no se parece reparar, o no se le da mucha atención, que hay un posible delito (la apropiación y difusión de imágenes privadas). La vida sexual de alguien es parte de su privacidad mientras esa persona no la divulgue ni, por supuesto, sea un hecho ilícito. Eso, al menos en Europa, ni es objeto de discusión jurídica y, en mi opinión, en una sociedad avanzada, tampoco debiera dar lugar a ningún otro tipo de debate.

  4. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Miguel Angel, gracias por el post con el que no puedo estar más de acuerdo. Más allá de las reflexiones jurídicas, de entrada, lo que cualquier ciudadano que crea de verdad en el derecho a la intimidad tendría que hacer es no ver el video. Lo mismo que con aquel famoso de Pedro J de hace ya muchos años. Porque si la gente no lo ve, no tiene ninguna trascendencia su difusión, ´lo mismo sencillamente ocurre con los programas basura.
    Ya sería un primer paso, para ir arreglando esta atástrofe que lo es también moral.
    Y por una vez discrepo con Manu, sin que sirva de precedente. A mí lo que haga una persona en su vida privada solo me importa si tiene que ver con su vida pública, por ejemplo, porque tiene efectos sobre su actividad pública o puede condicionarla o reducir la confianza en esa persona en cuanto a cargo público. Sinceramente, la conducta privada sexual, se mire como se mire, no entra en ésa categoría. 
    Y en un país en el que nadie dimite por vergonzosas conductas públicas es sencillamente surrealista que esta señora se plantee dimitir por un tema que ni le va ni le viene a nadie.
    Lo hacemos todo al revés, está claro.
    En cuanto a los insultos que recoge Guillermo, pues para salir corriendo de este país, por si no hubiera otros muchos motivos. Qué desastre.

  5. JJGF
    JJGF Dice:

    Este asunto tiene muchos matices.  A mí me parece que en este concreto cata señora hace bien en no sentirse forzada a dimitir. 
     
     Ahora, eso de que la vida privada no debe importar, Elisa, pues depende. Un caso. Un parlamentario de la derecha que se sube a la tribuna de las Cortes alarmado de que la izquierda se está cargando a la familia tradicional y va luego a radios de inspiracion catolica con la misma cantinela…. y el tio cachondo se dedicaba al swinging en su vida privada, o sea al intercambio de parejas. Un impostor intelectual y con sus votantes. Sin cuestionar por supuesto su libertad.

  6. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Concedido, en ese caso JJFG…ese diputado tenía que llevar en su programa la defensa del “swinging”..:-)
    o  

  7. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Afortunadamente podemos discrepar y en este asunto de crear un jardín de privacidad para la vida sexual de las personas públicas hay un ejemplo de discrepancia.

    ¿Por qué reservamos este velo pudoroso para lo sexual mientras aplaudimos intromisiones del estado sin límite en las vidas económicas de nuestros personajes públicos y privados? ¿Por qué?

    Es decir, gente que se legisla su derecho sacrosanto a guardar mis correos electrónicos, SMS y hasta el contenido de nuestros archivos de todo tipo durante años por si les interesa resulta que se cierra en banda acerca de una parte de su comportamiento? ¿Por qué? ¿Cómo es posible? 
    Discrepo rotundamente.

    En esto de la vida sexual les han entrado grandes desvelos para protegerla de los ojos y comentarios del público.

    ¿De repente es lo único que importa en un país donde el código penal tiene “the age of legal consent” a los 13 años? Es decir, como Burkina Faso y Nigeria. (véase CP art 181.1 y 181.2)
    Me parece una casualidad rara.

    No veo por qué esa parcela sí debe ser protegida y otras no especialmente en un Estado en el cual las Prerrogativas y los Poderes de los Gobernantes sobre nosotros y nuestras familias son alucinantes e Incluyen leyes y disposiciones bien recientesde destinadas a que el estado se convierta en única fuente de Moral Pública y, por contagio, Privada.

    Como puedes imaginar, Miguel, no estoy de acuerdo con dar tratamiento privilegiado a las aficiones sexuales cuando el propio interesado es partícipe en actos imprescindibles para su difusión. Es de interés público si somos mínimamente claros. Por lo siguiente.

    A esa señora, que tiene toda mi simpatía y apoyo para seguir haciendo lo que le parezca, le falta un hervor porque si es incapaz de saber con qué tipo de gente se acuesta, cómo va a saber elegir sus colaboradores

    De momento cuenta con un probable delincuente entre sus íntimos y estoy harto de ver cómo se nos ha llenado el sector público de empleados que son compañeros de juegos de electos y de nombrados.

    Probablemente su reacción instintiva de dimitir respondía a su convencimiento de que el problema no es el video ni las medias negras o los ligueros sino las carencias y dependencias personales que sus actos ponen de manifiesto comenzando por lo ya citado. Luego vinieron los ideólogos del partido y le explicaron lo que estaba en juego. 

    Saludos.

    • Sitogr
      Sitogr Dice:

      ¿Por qué reservamos este velo pudoroso para lo sexual mientras aplaudimos intromisiones del estado sin límite en las vidas económicas de nuestros personajes públicos y privados? ¿Por qué?

      Exactamente Manu, muchos estamos hartos de tanta intromisión del Estado en la vida sexual, en la familia, en la economía, en la propia salud de cada uno… en TODO.  Por eso defendemos la libertad y la abstención de intervención excesiva y desproporcionada en TODO, no sólo en lo sexual. 

  8. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Yo creo que la vida privada de los políticos sí debe ser objeto de escrutinio público pero eso no implica que carezcan por completo de intimidad. El político, como quienes no lo somos, tiene derecho a la intimidad y por tanto a no ser preguntado ni molestado por las cuestiones que a ella atañen. Pero con la habilidad que les caracteriza nos han llevado al terreno que les interesa que es el identificar la intimidad con la vida privada y eso es un abuso intolerable y de ahí que simpatice por completo con lo que expone Manu, matizando a Miguel Ángel.

    Pongo un ejemplo real. Hubo un precandidato republicano de raza negra y dedicado al negocio de las pizzas (Herman Cain) que montó un enorme imperio económico y en el que sus trabajadores están encantados por el trato que les dispensa la empresa. El caballero en cuestión tenía una idea fiscal revolucionaria: Un tipo fiscal único del 9 por ciento fijo para cada uno de los impuestos sobre la renta, sociedades y consumo.

    Al caballero en cuestión se le tiraron a la yugular y no fue su propuesta fiscal la que tumbó sus posibilidades políticas. Fueron escándalos sexuales del pasado, tapados con dinero (es decir, en ningún momento llegó a haber ninguna sentencia firme en su contra) y sobre todo, el hecho de que su mujer no supiera nada de ello. Faltó pues a dos deberes cívicos básicos en aquel país: Faltar a la verdad a su esposa (hecho que casi le cuesta la presidencia a Clinton) y abusar de su posición de dominio para tratar de conseguir favores sexuales. Demostró de este modo una personalidad obsesiva que no se paraba en barras para conseguir la satisfacción de sus instintos más primarios, por completo inadecuada para presidir los USA.

    O por ejemplo, el debate acerca de la fortuna de Romney “oculta” en el extranjero.

    En ambos casos, cuestiones totalmente pertenecientes a la vida privada de esas personas e incluso rayanas con su derecho a la intimidad. 

    Dado que la clase política tiene un poder omnímodo sobre los ciudadanos, al menos deberíamos tener derecho a saber los rasgos de su personalidad antes de acceder a sus cargos.

    Por cierto, cazar elefantes en Botswana también es una cuestión privada.          

    • Sitogr
      Sitogr Dice:

      Muy interesante el caso de Cain, Ennecerus. Al final un caso similar al Clinton a baja escala.

      Lo de caerse cazando elefantes en Botswana en crisis con una “amiga” (menudo “all in” del monarca), ¿cuál fue la cuestión? ¿Fue caerse? ¿Fue cazar? ¿Fue una “amiga”? ¿o fue Botswana en crisis una persona que cobra de los impuestos? Yo es que de las tres primeras apenas he escuchado críticas. 

      ¿Qué fue más grave: esta foto o Botswana? Sólo ha pedido perdón por una.

    • jn
      jn Dice:

      Lo que tumbó las posibilidades políticas de Herman Cain fue que tales posibilidades no existían y que su candidatura era poco más que un esfuerzo para publicitar su libro con escaso disimulo.

  9. Sitogr
    Sitogr Dice:

    Pues estoy muy de acuerdo tanto con Elisa como con Miguel Ángel al que felicito por su artículo. En este país nos sobran corruptos, mangantes, enchufados e incompetentes que no se les fuerza a dimitir como para que tenga que dimitir esta concejal por este asunto que es privado.

    Y no me vale la comparación de Manu Oquendo o de la propia exministra Maria Antonio Trujillo con por ejemplo las hijas de ZP, y que es una demostración de quien no sabe llevar su casa, cómo va a llevar la gestión pública. Porque no. Porque será más o menos imprudente, más o menos inocente, en los tiempos actuales grabar un vídeo erótico en el móvil y mandarlo por whatsapp, pero eso no significa que no se sepa gestionar una vida privada o una cosa pública. Haya sido pirateado el móvil o filtrado el susodicho por el marido o por un amante, el que ha delinquido es el sujeto en cuestión que ha divulgado un archivo privado al ámbito público. Independientemente que quizás en cualquier tipo de archivo comprometido hay que tener un plus de diligencia en su custodia. Porque no es lo mismo que te salga un hijo vividor, nini, un hijo drogadicto, o que tu casa sea un caos, (y aún así en ocasiones los padres no tienen la culpa y han hecho todo diligentemente) a que te pirateen el móvil por un vídeo o que tu marido o amante sea un cab… y vaya enseñando algo privado a los amigotes o al acabar la relación lo vaya difundiendo por venganza. Ni tampoco se trata de predicar con una cosa y hacer otra en la vida privada. Aunque la izquierda últimamente por regla general, es ése su modus vivendi. Es que no es ni comparable. 

    Me avergüenza la actitud de esta España en este tema, retrógrada, tuitera, cainita, cobarde, demagógica y falsamente moralista. Cuántos de los que la han criticado harán cosas mucho peores en su vida privada. Me recuerda a palabras creo de Pérez-Reverte, que en este país hay cada día más una masa pancartera, una jauría rabiosa, dispuesta a saltar a la yugular de cualquiera por cualquier motivo. Sin razones, ni argumentos, sin reflexionar, da igual la dirección, y si no, puede ser un día una y otra día otra. No lo digo por Manu Oquendo ni por seguro cualquier comentarista de alto nivel en cultura y educación de este blog, sino por una masa que le es muy fácil ampararse en el anónimato para insultar, sea desde un pleno de Ayuntamiento, como habéis puesto, sea desde foros, redes sociales y principalmente twitter (aunque ésta vez no).

    http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/571/internet-y-desparrame/ 

    http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/531/manolo-y-la-jauria/ 

     

    • Sitogr
      Sitogr Dice:

      PD. Me parece muy propio el que nadie se haya planteado si el móvil dónde se grabó y desde el cuál se distribuyó el vídeo es corporativo del Ayuntamiento o no. Todo el mundo habla de la vida privada y sexual, pero nadie habla de los aspectos legales, y de los aspectos propiamente públicos, y es si un teléfono público que estén pagando los ciudadanos se haya podido utilizar para usos inadecuados. Que es lo único que nos debería interesar de este asunto. 

  10. Adolfo
    Adolfo Dice:

    Completamente de acuerdo con Manu Oquendo.

    En este lamentable caso concreto, me parce que a esta bendita mujer no le falta un hervor, como dice Manu, sino unos cuantos. Casada, con dos hijos, concejala de ayuntamiento, enviar un video al amante, con antecedentes penales, según dicen los periódicos, no parece que sea muy prudente. Si su proceder en el ayuntamiento es parecido…pues eso…torpe.

    Por supuesto, el amante un canalla.

    Me parece que entre este suceso y el de Borja con ecce homo, los españoles vamos servidos una temporada. Vamos a ser el pitorreo de medio mundo.

  11. Ignacio Gomá Lanzón
    Ignacio Gomá Lanzón Dice:

    Yo me inclino más bien por la tesis de Manu Oquendo, con algunas matizaciones, que ya hacía en el link antes colgado. Lo primero es que creo que los políticos, como las demás personas, tienen un ámbito privado que hay que respetar y sobre el que no se les puede investigar.

    Ahora bien, si por la canallesca o por cualquier otra circunstancia me entero de algún aspecto de su vida privada, es indudable que la misma puede influir sobre la opinión que de él como persona pueda tener, y por tanto, sobre el voto.  Y en algún caso podrá dar lugar a la dimisión cuando la incoherencia entre su vida pública y la privada sea tal que contravenga la ejemplaridad que, yo sí lo creo, deben tener los políticos, aunque no les podamos preguntar sobre ello por lo dicho antes. Sin duda es un “prejuicio”, porque predecimos conductas futuras sobre hechos pasados, pero en realidad esto es humano: es una cuestión estadística de probabilidades, dada la naturaleza rutinaria del ser humano. Es como lo de la presunción de inocencia: debe respetarse sí, pero en el proceso. En cuanto a mi opinión o mi voto, no tengo por qué respetar nada y puedo hacer elucubraciones y elegir a quien me parezca más coherente, del mismo modo que no puedo preguntar a un empleado si va a ver a sus padres a la residencia o castiga con excesiva severidad a sus hijos o engaña a su mujer, pero si me entero, a lo mejor prefiero renovar el contrato a otro candidato.

    Por tanto, en mi opinión, son dos las cuestiones “públicas” que hemos de plantearnos: 1) Cuál es ese ámbito privado que ha de ser protegido; 2) Si ese ámbito, a pesar de estar protegido, sale a la luz pública, ¿cuán grande tiene que ser la incoherencia para dar lugar a una dimisión

       

  12. Adolfo
    Adolfo Dice:

    Sitogr.-

    Imagínate por un momento, sé que es mucho imaginar y te puede proovocar un shock, que le pillan a don Mariano, haciendo, lo que “chiquito de la calzada”, llamaría, una “guarrería”, que se la ha enviado por video a su amante, que al parecer, tiene antecedentes penales. Puedes elegir: te parece bien; te parece mal; te es indiferente; o este tío es tonto de “c…”. Yo elegiría esto último. Pues, en el caso de la concejala, lo mismo.

    Insisto, todo lo cual no quita para que el causante de todo esto vaya a la carcel.

    • Sitogr
      Sitogr Dice:

      Adolfo,
      Si todos pensamos en un primer momento lo mismo: “es que a quién se le ocurre”. Pero eso no es delito, ni creo que causa de dimisión. Y hombre, con Mariano es un poco difícil imaginarle haciendo cosas “insidiososas” 😉 , pero con otros Primer Ministro, no.
      Bill Clinton no dimitió por el escándalo Lewinsky, y no fue la mayor causa de pérdida de reputación esa sólo, sino un agotamiento político, y que mintiera ante una cámara y ante un Tribunal. Hay que recordar que fue acusado de perjurio, abuso de poder, obstrucción a la Justicia. Da la casualidad que hoy la mayoría de Norteamérica le considera el mejor Presidente vivo, y es el activo de Obama de mayor valor para la reelección.
      ¿Berlusconi era mal presidente por sus “bungabunga”? No, era porque era un desastre, un mafioso, un presunto delincuente. No porque fuera un viejo verde, eso era la gota que colmó el vaso.
      ¿Schwarzenegger? A éste sí le pudo la contradicción con su ideología. Conservador, infiel y contrario a matrimonios homosexuales. Además USA es mucho más moralista que España, aquí no se dice “Dios salve España”, allí no hay matrimonio entre personas del mismo sexo salvo excepciones estatal, oposición fuerte al aborto… Si ser socialista allí es un insulto. No hay casi socialismo.

      También quiero resaltar que para mí, esto no se puede comparar con DSK, ni con Romney. O con Assange o Al Gore. Es que una cosa muy diferente es estar acusado de violación o abusos sexuales, haya vídeo o no, o de fraude fiscal en Bermudas o Caimán (o mentir sobre Vietnam, Vientam es sagrado). Y otra cosa es que se difunda un vídeo erótico de una persona masturbándose. Es que una cosa es un delito y hay un presunto culpable, que sería el político o personaje, y una presunta víctima o un daño social. Y aquí, es el cargo público la víctima, el delito es difundirlo, no la conducta en sí misma.  
      Respecto a lo del novio con antecedentes penales, que sí, “que a quién se le ocurre”, y tendrá que volver a responder si ha sido él y muy de acuerdo con Fernando Gomá en que no caben reglas de tres. Pero apuntar una cosa, una persona con antecedentes, ya ha sido juzgada y condenada y se supone que ha cumplido su pena y tiene derecho a reinsertarse en la sociedad y a tener pareja. Que tener un novio exconvicto tampoco es delito. Un abuso sexual o un fraude fiscal si se demuestran, sí lo son.

      Todo eso no quita, que cuestiones de la vida privada que hayan sido aireadas, como bien argumenta Ignacio Gomá, nos puedan posteriormente influir en nuestro voto. Pero no considero que deba ser constitutivo de otra exigencia de responsabilidades públicas sino es infracción y si no supone una cierta contradicción con el ideario político que se defiende.

      Aquí salen más casos similares al de Olvido Hornillos. 

  13. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    Qué interesante el post y el debate que está generando -porque es un debate, es decir, intercambiar opiniones diversas, sensatas y educadas aunque no sean coincidentes.

     

    Simplemente quiero añadir que en mi opinión hay que tener cuidado con las reglas de tres morales y profesionales. Tanto para no admitirlas siempre, como para no desecharlas siempre. Como diría mi hermano Nacho, no es cuestión de dogmas sino de dosis.

    Si una persona no sabe “elegir” amante (y ya sabemos que el sexo tiene sus propias reglas), puede ser plenamente capaz de realizar una labor pública con ayudantes y colaboradores perfectamente capacitados. No cabe esa regla de tres.

    Y viceversa, un padre excelente y fiel esposo puede ser un miserable en su acción política, y ejemplos tenemos. Tampoc aquí cabe esa regla.

    Ahora bien, no son dos mundos enteramente desconectados. Como se ha dicho, lo que no se puede es tener una serie de exigencias éticas en la vida pública, es decir, para los demás, que tú en tu vida privada no mantienes, es decir, para ti no. Y ello desde reglas de moral a cumplimiento de las obligaciiones fiscales. Si eres así eres incoherente, eres un falso, un hipócrita, e incapaz de regir la cosa pública.

     

     

  14. elisadelanuezsanchezcascado
    elisadelanuezsanchezcascado Dice:

    Creo que lo que dice Fernando Gomá es acertado, especialmente porque algunos comentaristas parecen “a sensu contrario” interpretar es que la vida sexual intachable (sea esto lo que sea) garantiza una vida pública intachable y es evidente que no es así.
    En todo caso, sigo pensando que nadie puede violar el derecho a la intimidad de una persona de esta manera, y que no solo los que han distribuido el vídeo sino incluso los que lo han visto y lo han circulado contribuyen a que este tipo de conductas sean socialmente toleradas o incluso aleccionadas dado que los medios sacan rentabilidad.

     

  15. Remo
    Remo Dice:

    Duda legal ¿se considera difusión enviar el enlace al vídeo? Entra dentro del artículo 197.4 la publicación de ese enlace en blogs, twitter o cualquier otro medio? 

    Idem para la hipotética responsabilidad de Google en el indexado del enlace. No he visto nada claro al respecto ni la posición jurídica en alguna sentencia 

    • Sitogr
      Sitogr Dice:

      Remo es una cuestión bastante discutida todavía lo de los enlaces. A lo mejor alguien puede aportar más que yo.
      La mayoría de jurisprudencia al respecto es sobre las webs de enlaces con posible vulneración de la propiedad intelectual. Lo que pasa que en el 270 se refiere a comunicación pública y requiere ánimo de lucro. El 197 es de difusión. Determinadas sentencias argumentan que sólo contiene enlaces y “no realizan de forma directa los actos de comunicación pública, […] ya que no alojan en sus archivos los títulos descargados, únicamente favorecen esa conducta” o “no alojan en sus archivos los títulos descargados”.Según la doctrina, al igual que ha
      estimado la jurisprudencia, el profesor Garrote Fernández-Díez considera que “no es posible en nuestro país impedir el  establecimiento de enlaces normales […], puesto que el mero hecho de crear un enlace no significa reproducir nada”. Este mismo autor, argumenta que los enlaces “son un mero dato fáctico que constituye la arquitectura de Internet, la red se fundamenta en la existencia
      de los enlaces o hipervínculos, sin los cuáles no podría existir […]
      Criminalizarlos pos sí mismos, supone la criminalización de la Red”.
      Los casos famosos entre otros han sido, “Sharemula”, y otros menos conocidos como el de “ajoderse.com”, “elite divx”, “todocaratulas.com”, “indicedonkey” o los recientes “spanishare”, o “infopsp”. (La Jurisprudencia puedes encontrarla en la web de Bufet Almeida o Procedimientos Libres).
      De todas formas aunque un enlace no fuera propiamente ni difusión ni comunicación pública, esto es infracción penal, siempre nos quedará la civil. Y en este caso no podemos olvidar la LO 1/82.

  16. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    En España siempre ha habido muchísima hipocresía, es verdad.
    Me dí de baja en “La Razón” (periódico tan “católico” que hasta mete una separata con el Osservatore Romano) cuando me encontré con lo siguiente:
    En el Dominical, apartado “salud familiar” daban consejos sobre cómo llevar a cabo -higénicamente y sin riesgos de lesiones- la llamada “doble penetración”. La cual consiste en yacer una hembra con dos machos, copulando con uno de ellos, mientras (y a la vez) el otro introduce su pene por el ano de la hembra. (Uso los términos macho y hembra a conciencia, en vez de hombre y mujer; creo que quien hace eso se coloca al nivel de los perros, que también lo hacen, y desde luego que allá ellos con su libertad secual y esas cosas, pero TAMBIEN  acÁ yo con mi libertad de expresión para decir que se denigran.)
    Vamos, todo muy familiar y propio de un periódico tan “católico” como la Razón. Una práctica idónea para fortalecer la cohesión familiar y defender los valores tadicionales. “Con do cohone”, en este caso, con cuatro.
    Esto es solo un ejemplo de lo muy falsísima que es la derecha española cuando “defiende” los valores tradicionales ctaólicos; tan falsísima como la izqUierda cuando “defiende” la justicia social.
    Qué risa y que asco.
    Para quitarse el mal sabor de boca de toda esta movida, les recomiendo una peli que aunque no sea muy buena refleja un hecho muchísimo más trascendente (me parece a mí) que el de la Concejala Doña Como se LLame. La peli es “LA CONCEJALA ANTROPOFAGA”. Existe. Y es Española. Y me juego algo a que subvencionada con nuestro dinerito público.
     
     
     

  17. robespierre
    robespierre Dice:

    Totalmente de acuerdo con el autor y en desacuerdo con los que defienden que hay que saber algo de la sexualidad de las personas para saber si son de fiar en la esfera pública…yo prefiero fijarme en la esfera pública para saber si son de fiar, que quieren que les diga. El caso del Presidente del Gobierno que señala algún comentarista es de libro, en la esfera pública ya se que no es de fiar, no necesito ni me interesa un pimiento saber qué costumbres sexuales tiene, o si engaña o no a su mujer, sinceramente. Lo mismo me vale para la mayoría de los políticos. Y eso de que si engaña a su mujer engañará a su electorado, y que si no lo hace, no lo hará, pues no lo veo, la verdad. 

  18. Penny
    Penny Dice:

    Pertinentes reflexiones, Miguel (Muchas gracias) y extraordinario el artículo que trae JJGF, también atinado en los comentarios
     
    Coincido con lo que señala: La vida privada de los políticos (y de otras personas públicas) sólo es relevante en la medida en que demuestre hipocresía, incompetencia o virtud.

    Al fin y al cabo, son una potente fuente de capital cívico. Todos ganamos cuando están a la altura de las circunstancias

  19. Adolfo
    Adolfo Dice:

    Sitogr.

    La verdad es que el ejemplo que he puesto es muy fuerte. Imagínate a don Mariano con su barba..peludo…con la zambomba…cantando villancicos y esos ojillos que se le van (jajaja).

    Yo el comentario lo estoy llevando, intencionadamente, por otro lado, porque la mayor parte de los líderes europeos han sido “pillados” y no ha pasado nada. Monsieur Mitterand, y don Silvio Berlusconi son una muestra.

    Yo el tema lo llevo por otro lado. Creo que en esta vida lo que no se puede ser es tonto; y creo que la bella doncella concejala, ha sido tonta de “c..”, salvo que resulte ser más lista de lo que parece.

    Robespierre con las ganas que le tienes a Mariano, le hubieses puesto a bajar de un burro, si le pillas en una de estas…

    Me estoy riendo mucho con este sainete de la concejala, el carpntero cornudo y el futbolista. reflejo de nuestra España. Ni don Benito Pérez Galdós lo hubiera reflejado mejor.

  20. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

     
    Naturalmente, Elisa. Tienes mucha razón en la ausencia de garantías.

    Es lo que se llama el “Tail Risk”. Esas zonas de la curva de Gauss, los extremos de la campana, donde algunos operadores buscan la gloria asumiendo el riesgo.
     
    Nada nos garantiza que un matrimonio civil o religioso sea perfecto ni que una pareja de hecho no pueda serlo. 

    Hay matrimonios santificados episcopalmente que son un infierno deleznable –y no por lo tórrido–  y parejas envidiables que no han pasado por la notaría, por una sala civil ni han firmado en ninguna sacristía.

    Pero, por poner un ejemplo publicado,  el “riesgo de cola” no es despreciable, y las estadísticas de personas muertas por sus cónyuges indican que estos lamentables sucesos tienen una incidencia doce veces más alta entre parejas de hecho.

    Es decir, es una zona de mayor peligro relativo. Su “prima de riesgo” es mayor y nadie aconsejaría a alguien querido que circule por esos territorios.

    En nuestra especie la sexualidad es un pozo simbólico tremendo en el que se manifiestan y desarrollan actitudes sanas y encomiables, importantes carencias, neurosis de amplio espectro y alguna patología que otra.

    El sexo es también metáfora y barómetro de otras cosas entre ellas de los niveles de autoestima, de la calidad del amor humano, en ocasiones de las relaciones de poder de egos con patologías o, simplemente, del grado de autocontrol de cada uno para acceder a la libertad moral individual poniendo en valor la voluntad.

    No hace falta regresar a Freud. Adler tiene un libro fantástico sobre la raíz de las neurosis. A veces nuestros comportamientos son retorcidos y dejan marcas neuronales. 

    Esto se complica extraordinariamente cuando se descubre que la sexualidad, –un mundo tan plagado de pasión, de ramalazos irracionales e instintivos–, puede ser un gran caladero del voto emocional y se empieza a pescar en esos lugares a cuenta de las frustraciones subliminales que en ese fértil lecho crecen como repollos en primavera.

    Entonces, oh milagro, los pescadores profesionales de votos se curan en salud y legislan la prohibición de opinar y juzgar en función de justamente ese aspecto. Esa zona de riesgo se convierte en Tabú.
    Este nuevo Tabú Social tiene claras relaciones con los intereses del poder y se corresponde mal con lo que una sociedad humana libre establecería de modo espontáneo.

    Lo que creo que explicaba el artículo de Javier Gomá en ABC.

    Saludos cordiales.

  21. KC
    KC Dice:

    ¿Algún comentarista de aquí me podría argumentar por qué en canales tipo feisboor o yutuv un pecho -que aparte de ser algo con connotación sexual (la que nosotros queramos darle, claro) es una glándula mamaria que sirve para alimentar a la descendencia- es censurable y censurado y, en cambio, hay vídeos absolutamente asquerosos en dónde puede verse personas siendo asesinadas que además enlazan a otros aún más degradantes? ¿Esa es la moral que se lleva ahora? ¿La de algo sexual no, pero algo mortuorio sí? ¿Por qué es más amoral ver un pecho (o un culo, vaya) que ver un fusilamiento o una dilapidación?

    ¿Esto es como lo de: “no estoy a favor del aborto, pero sí de la pena de muerte? ¿Esto es como lo de: “usted se ha apropiado de dos millones de dinero público y no pasa nada, pero se ha masturbado y ya no puede ser gestor público”?

    Yo lo que creo es que más que el tema en sí lo que nos gusta es hablar de la actualidad que nos traen los medios, porque no creo que ahora vayamos a descubrir que hay gente que se masturba, y que incluso tiende al exhibicionismo… ¿o sí? Es muy probable, incluso, que algún Presidente de algún país le haya sido infiel a su esposa, o alguna primera dama a su marido. A mí eso me importa un pimiento, sinceramente (vamos, que no necesito que los medios vengan darme la noticia y comenzar a filosofar). Lo que me importa es que sepa gestionar su tiempo público de forma eficiente, que es para lo que sirve un gestor público.

    Y que conste que esto lo he repetido una y otra vez siendo el caso particular demócrata o republicano (que es dónde suelen suceder estas cosas cada x tiempo). Aquí parece que nos ha pillado por sorpresa. Se ve que no pensamos en el podría ser hasta que es. Y así nos va, claro.

    Espero contestación a mi primera pregunta. Gracias.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      La verdad, KC, no tengo ni idea porque creo que feisbuk es una trampa saducea y lo evito.

      Lo de los videos no me sorprende porque sé por experiencia que el consumo visual del 90% de “pay per view”  se divide a partes iguales entre “porno” y “furbo” y el 10% que falta es para todo el resto de la “producción cultural“. Esto se ve en los registros de facturación de cualquier operadora que esté en ese negocio — Es posible que Radio María TV sea una de las excepciones–. 

      Los sistemas sociales hacen lo de todos los sistemas: Cumplir las reglas establecidas por sus diseñadores y gestores. 

      Teniendo en cuenta que el sistema de remuneración del los “audience atractors” es por publicidad y esta se paga en función de “visitas únicas” (identificadas por nuestra dirección IP y por otros datos que se van extrayendo silenciosamente acerca de lo que entra y sale en dicha dirección IP) no debe de sorprenderte que el sexo desbocado y la violencia, dos exclusivas clásicas del poder, sean ansiadas por buena parte de los súbditos.  “Si esto es una democracia igualitaria todos tenemos derecho a los privilegios del poder“.

      Esto tiene ya un nivel muy básico y me temo que funciona así.

      Saludos

  22. Cvm Privilegio
    Cvm Privilegio Dice:

    En cualquier historia, la presencia de sexo incrementa la audiencia y decrementa la capacidad de análisis.

    Para evitar este último fenómeno, cambiemos “vídeo masturbatorio” por “collar de perlas”. 

    Dª Olvido denuncia a Plinio que un collar de perlas de su propiedad ha aparecido en el cuello de otra:

    Plinio.- ¿Dónde guardaba su collar?
    Olvido.- Lo tenía en mi tocador.
    Plinio.- ¿Y quién accede a su tocador?
    Olvido.- Yo, mi marido,… bueno, en realidad todo el mundo, nunca cierro la puerta de mi casa ni de mi dormitorio. Es un rollo eso de cerrar y echar la llave, ¿no? De todas formas, seguro que lo robó mi cuñada Pepi, que me tiene mucha manía.

    Preguntas que planteo a los ilustres juristas e intelectuales que redactan y leen este blog:

    a) ¿Delinquió quien  se llevó el collar?  
    b) ¿Se comportó Olvido con la diligencia de una buena madre de familia?
    c) Quien se comporta así en la defensa de sus intereses, ¿es razonable que administre los de la comunidad?

  23. Cruz
    Cruz Dice:

    Puede que hoy me haya levantado especialmente refranera o sea el post; me vienen a la cabeza frases como: “Mató un gato y le llamaron matagatos”, “El mejor escriba echa un borrón” o “En casa del herrero, cuchillo de palo”. Me cuesta emitir una opinión en base a un hecho aislado de alguien a quien desconozco completamente. Así, creo que el único error que ha cometido la concejal es confiar demasiado en la discreción de alguien que, puede que por primera y única vez, ha demostrado no ser digno de confianza. Quizá los antecedentes penales podrían hacer sospechar, quizá no. “Piensa el ladrón que todos son de su condición”, pero también al revés: Si ella es capaz de discernir cuándo debe quedar algo en la intimidad, es lógico que crea que es algo evidente para cualquiera, incluído el amante. A fin de cuentas y si estaba casada, discreto había sido hasta entonces. Hasta aquí, asunto suyo. Pero si resulta que el móvil era público o tenía al gachó enchufado con un sueldazo, sin más mérito que sus habilidades amatorias, la cosa cambiaría. Si además es incapaz de rodearse de un buen equipo en sus menesteres, más aún. Haría falta más que un mero indicio de conducta estúpida y exhibiconista para determinar su incompetencia. A fin de cuenta casos de estos y a mayor escala (delitos incluídos) adorman nuestra fauna de representantes públicos. España es así.
    Cvm privilegio: En respuesta a tus preguntas, contestaré “sí” con una anécdota. A los 17 años visité Austria. Me llamó terriblemente la atención que, en plena calle, hubiera dispensadores de periódicos abiertos. Y que al lado, con total acceso a cualquiera, estuviera el dinero que los pagaba. Y más aún, que la gente no los cogiera, echara un vistazo y los volviera a dejar o que no pagara, o que tomaran más cambio del debido. Lo primero que pensé era que aquí no habrían durado tres segudos ni los periódicos ni las monedas. Debe ser estupendo vivir en la confianza de saber que nadie va a apropiarse o hacer uso ilegítimo de lo que no es suyo. Ni uno mismo.

  24. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    En todas partes se invoca la “libertad sexual” de la Concejala casada. Digo yo que no será privativa -solo de los cónyuges que sean concejales- esa libertad. Vamos, que defenderla, en una persona CASADA, es sostener que bien está poner los cuernos.
    Si la sociedad considera que esto es así, propongo se progrese -aún más- en la prodigiosa evolución del matrimonio civil. Sáquese del articulo 68 del CC lo de que los cónyuges están obligados a “guardarse fidelidad”. Como redacción alternativa: “Los cónyuges no están obligados a nada. El matrimonio es el único contrato que no genera derechos ni obligaciones”.
    O muchísimo más fácil: suprimamos de una vez el matrimonio. Que quede en el mero ámbito de la conciencia. Nos ahorraríamos una figura que cada vez es más absurda.
     
     

  25. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Lo que ha visto Cruz de los periódicos yo también lo he visto, y da mucha envidia sana.
    Otra cuestión interesante sería saber cuantos de los vecinos que acuden al Pleno a gritar insultos contra la concejala en cuestión se han preocupado alguna vez de ir al Pleno por alguna cuestión municipal importante. Porque si resulta que no iban nunca por otros temas, las conclusiones son tremendas.
    En fin, sigue el culebrón ahora con las derivaciones políticas, que si Cospedal apoyó o no apoyó a la concejala…ahora entramos en la fase de utilización política del asunto, menudo sainete, digno de Valle Inclán. Lástima que ya no tengamos escritores de estos.. 

  26. Cruz
    Cruz Dice:

    Siento que la redacción de mi mensaje pueda dar lugar a interpretar que defiendo la infidelidad en la pareja o la exclusiva libertad sexual de una parte. No es así. A base de planchazos he aprendido que lo de “fidelidad” o “lealtad” igual que “verdad”, “respeto” y tantos otros conceptos han perdido su contenido para demasiada gente. Y que hay “acuerdos” dentro de algunas parejas que son bastante curiosos. En eso sí que no entro.

  27. luis
    luis Dice:

    Curro, además de felicitarte por tus atinados comentarios y animarte a que no los dejes, como curiosidad te digo que en Catalunya, el vigente codigo civil, no habla de fidelidad y se remite a un simple deber de lealtad.

    • Curro Arriola
      Curro Arriola Dice:

      Gracias, Luis; no lo sabía. Vamos progresando, porque la lealtad igual ampara los cuernos consentidos y/o contemplados y hasta participados; todo ello ha salido en este post.
      Vamos progresando.

  28. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Cruz, exactamente la misma impresión me produjo ver eso en Nueva York. O en la misma Viena, que no había tornos ni puertas automáticas para acceder al Metro (parece que han tenido que colocarlos ante la avalancha de turistas no sólo españoles que lo usaban de gorra).

    En Francia, pagar con un cheque sin fondos te condena a una muerte civil temporal e incluso a ir a la cárcel. Mis hijos tienen un código de conducta en el colegio que tienen que fiormar ambos padres y el propio alumno. El nuevo ministro de educación, que es socialista, ha dicho que la prioridad número 1 de su departamento va a ser reforzar la disciplina y el rigor de exigencia en la aulas. Sí no me he equivocado, es SOCIALISTA.

  29. Jose K.
    Jose K. Dice:

    Escribe, Agustín Andreu, en sus Sideraciones del atardecer:
     
    ** Hay mujeres que han tenido o están teniendo hijos de su marido legal, pero su alma la tienen con un amigo. Los libros de Moral antiguos no decían nada de esto, pero lo sabían. (Era pecado esa disyuntiva? No lo decían. ¿Por qué no? ¿No sería pecado no decirlo? Y hoy ¿es pecado?)
     
    El pecado de esta mujer, enviar el video por la red y enviárselo a un niñato.

  30. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    ¿Puede dirigir bien los asuntos públicos quien no dirige bien su esfera privada y personal?

    ¿Puede ser fiel y leal a sus electores quien no es fiel ni leal a su pareja?

    Karl Marx defendía la emancipación del proletariado pero eso no le impedía tener criada… y dejarla embarazada.

    Mario (el personaje de “5 horas con Mario”, de Delibes) pasaba la vida hablando de la culturización de los pobres y analfabetos, pero no hacía nada por liberar a su mujer de las deformaciones con que fue educada.

    En fin, me resulta difícil creer que alguien pueda arreglar el mundo sin antes haber arreglado “su” mundo.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Normal, Lucía. No te sorprendas.

      Defendía al proletariado con trampas saduceas.
      Como su célebre e insostenible teoría del valor cuyo único objetivo era llevar al huerto las plusvalías y a través de ellas otorgarse el derecho natural a hacerse con el rebaño.

      Saludos

      PD. Vale la pena repasar la teoría marxiana del valor y ver lo fácil que resulta vivir siglos engañado. 
      Steve Keen. “Debunking Economics“. 

  31. ENNECERUS
    ENNECERUS Dice:

    Y digo yo que por qué será que cuando asuntos de cintura para abajo afectan a los políticos toda la intelectualidad opinativa se lanza a defender el derecho a la intimidad y en cambio cuando es la propia policía y los jueces quienes los airean para desacreditar vía telediario a quienes desafían los fundamentos del poder establecido, nadie dice nada.

    El ejemplo es evidente, la irregularísima detención y el espectáculo de la máquina de picar carne funcionando a toda pastilla contra el fundador de Megaupload o las oportunísimas denuncias contra el “señor Wikileaks”.  

    ¿Era un asunto que afectaba a a su intimidad la conducta sexual de DSK? ¿Afectó ésta a su desempeño como Director Gerente del FMI?

    En estos casos de cargos públicos entiendo que es preferible pasarse que no llegar.   

        

  32. Javier Aparicio
    Javier Aparicio Dice:

    A destiempo…
    El tema tiene muchas caras y todas ellas las han planteado los comentarios.
    Efectivamente, como destaca Manu, a la chica le falta un hervor, o una cucharadita de materia gris, más bien.
    Por ello, este caso debe influir en el voto, no porque la Sra. lo haga bien o mal, sino porque es una inconsciente (comparte un video picante y que desea que no se difunda con alguien en quien no debía confiar), no merece la confianza para gestionar asuntos públicos.
    Con su vida sexual no hay porqué meterse, es suya y sin perjuicio del morbo, entiendo que el video no tiene nada escabroso, y aunque lo tuviera, mientras no sea delictivo. Pero, por una vez, coincido con Curro: si una posición política se vincula con fuerza a una determinada actitud o moral, el conocimiento de una contradicción radical con la moralidad que se defiende tiene que influir en el voto (entiendo tu “decepción” en la Razón, francamente, me ha sorprendido eso e imagino que le habrá costado el puesto a algún director de la edición, es un periódico dirigido para un público a quien eso molesta y mucho y encima le engañan con el título).
    En fin, por su tema el video es comparable al de Pedro J, pero con la diferencia de que a él le hicieron una trampa y cayó inconsciente, mientras que ella se ha hecho su propia trampa y se ha tirado de cabeza, de ahí el diferente resultado que merecen.
    Sin embargo, hay un aspecto adicional que es interesante, el difícil equilibrio entre la intimidad, la libertad de expresión (creación artística) y la libertad de información (el pueblo tiene derecho a saber).
    Por lo que he visto, el video lo han censurado, sin duda para proteger la intimidad de la dama, cercenando las otras dos libertades.
    Esta acción debe valorarse desde sus circunstancias: por lo que he visto (confieso que he dejado de leer prensa y de ver la tele, no puedo ya con las noticias. Mi conexión con la realidad es a través de este y algún otro blog), el video parece que lo grabó ella para mandárselo a su amigo y él lo publicó o dejó de custodiarlo debidamente.
    El disponer de la propia intimidad y compartirla con quien peta es propio del derecho de intimidad e implícito a su concepto. La intimidad isabelina no era intimidad sino falta absoluta de la libertad, como el burka. Por ello, pienso que el hecho de grabar un video picante (o tomar el sol sin sombras de bañador, como nuestro Rey, o el nake cowboy de times square) son actos que responden, íntegramente a la libertad de expresión y a la intimidad, ya que, claramente tratan de ocultarse o compartirse con quien se desea.
    Si nos roban esa intimidad, lo hacen infringiéndola, cometiendo o no un delito y con derecho o no a publicarlo según las circunstancias, según regula nuestro CP y desarrolla la jurisprudencia del TC.
    Si las imágenes son producto de un delito, deben retirarse del mercado. Por ello, parece lógico que se haya censurado el video, ya que su difusión es un acto de disposición no consentido ni deseado por la interesada y Google (youtube) colabora con la justicia en este tipo de acciones, además de no permitir la publicación de material porno, acorde con la moral yankee.
    Por último, la libertad de información tiene un punto de vista muy diferente en cada lado del océano. En Europa limitamos la libertad de información a las noticias que tienen relevancia pública y, por ello, tiene sentido que aquí discutamos si tiene sentido que hayamos conocido esto, si tenemos algo que decir, si es su intimidad, si debe costarle el puesto, etc. En asuntos como este, nuestra perspectiva continental nos inclina a plantearnos si esto tiene de verdad relevancia pública.
    Lo curioso es que desde la perspectiva americana (que cada vez tiene mayor influencia en nuestra cultura y sociedad) no cabe hacer un enjuiciamiento de la trascendencia de un hecho para ver si puede publicarse como noticia. Ahí, el pueblo tiene derecho a saber, y no hay posibilidad de eliminar ningún contenido una vez que se ha hecho público por los medios, incluso cuando se ha obtenido de forma no legítima o afecta a menores.
    No obstante, creo que hay un precedente contrario. Cuando la Casa Blanca publicó las fotos de la visita de Zapatero y su familia, hubo una foto muy polémica de las hijas de Zapatero muy mal vestidas. Si no recuerdo mal, la Casa Blanca las retiró. Aunque como precedente es menor, ya que la web de la CB no es un periódico ni hubo un requerimiento, sino acciones diplomáticas desde presidencia del gobierno, ni tampoco intervención judicial.
    En todo caso, en el asunto de la concejala, hay un aspecto indiscutible para mí: si alguien es tan inconsciente como para pensar que los de las revistas del corazón no tienen helicópteros (el bañista real) o que alguna de las personas con quienes compartimos nuestra intimidad pueden no ser tan discretos como parecen (la concejala), sin perjuicio de los límites del delito y su interpretación constitucional, el problema está en el enjuiciamiento a que se va a ver sometida su capacidad mental y las consecuencias de hacer el idiota (no protegiendo debidamente la intimidad para evitar facilitar a quien puede saltársela que se la salte). Lo importante no es el contenido, sino cómo se ha hecho público y la responsabilidad del afectado

  33. JJGF
    JJGF Dice:

    A mí, eso del hervor, me gustaría que se aplicara a otros muchos casos. Porque aquí, todos -todos- somos pecadores. Hay pecados que nacen de la pasión y otros del cálculo, y no quiero reproducir aquí lo que decía un ilustre internacionalista, Antonio de Luna, sobre unos y otros.

    Nadie aguantaría una cámara oculta 24 horas al día. Nadie. No se puede ser sublime sin interrupción, como una vez escribió Manuel Vicent.

    ¿Le faltaba un hervor a Tomás Ramón Fernández, ilustre catedrático, cuando siendo consejero ejecutivo del Banco de España se prevalió de información que conocía por razón de su cargo para vender todas las acciones de Banesto que tenía justo antes de la intervención?

    ¿Le faltaba un hervor a su ilustre maestro, el Prof. García de Enterría, cuando evadía capitales a Suiza, conducta que sehún la Ley de Control de Cambios de 1979 estaba, en el momento de los hechos, castigada con penas de prisión?

    Y así podríamos seguir viendo que la gente, de todo tipo, políticos que deberían ser ejemplares, juristas que no paran de cacarear por doquier el respewto debido a la legalidad vigente, en su vida particular, cuando creen que no les ven, que no les van a pillar, pues flaquean. Si es para horrarte dinero, aunque sea saltándote las leyes, nadie considera que te falta un hervor, sino al revés, que eres un tío astuto. Si es por motivos sexuales, tienes ya el san benito de ligero de cascos y disoluto, y más si eres mujer.

    Y recordemos que el Sr. Enterría tuvo un auto de prisión provisional en su contra, del que se solo se libró porque el TC entedió que una ley ordnaria no podía establecer penas privativas de libertad (cosa reservada a las L. orgánicas), pero los hechos ahí están, delito o no delito.

    Y para terminar una frase de Buñuel (y perdonen los editores por rebajar el nivel del blog): no se puede entender la vida de ningún hombre en toda su verdad si se nos olvida que caga, mea y se la menea como cualquier mortal.

    Menos hipocresía haciendo distingos entre las conductas no ejemplares. Unas estigmatizadas, otros doctor honoris causa.     

    • Javier Aparicio
      Javier Aparicio Dice:

      Discrepo, JJGF, los ilustres nombres que citas pusieron de manifiesto que les faltaba un hervor si pensaban que nadie iba nunca a saber de esos hechos, que no les pillarían, porque el riesgo de que les pillaran existía y, de hecho, les pillaron, al igual que si pensaban que serían capaces de dominar la noticia y que ello no les afectaría a su fama, pues les afectó.
      Si pensaban que el beneficio compensaba el riesgo que corrían, ellos mismos lo asumieron y quizá en tal caso se pueda decir que no les falta un hervor.
      Yo, personalmente, creo que les faltaba un hervor, pues ese tipo de personas no pueden permitirse un escándalo semejante y que si se lo permiten ponen de manifiesto una clara falta de madurez.
      Este mismo problema afecta a la concejala. Probablemente si yo, que no tengo ninguna fama ni soy un personaje influyente, grabo un video picante y lo comparto, si el video salta a la palestra, sólo me afectará respecto de mi círculo directo de contactos que es muy limitado. Pero resulta que si soy un elegido del pueblo tendré que tener muy claro que el riesgo de que ese video salte y genere una corriente de opinión pública importante existe y, por tanto, o evito hacerlo, o asumo los riesgos o no me doy cuenta de ello y, en estos dos últimos casos pongo de manifiesto que soy un inconsciente.
      Cuando un personaje público o un famoso se ven envueltos en medio de un escándalo, siempre se valorará su hervor si es evidente que pudieron evitarlo.
      Yo creo que nadie se ha metido con el video en sí mismo, ni con sus relaciones personales, ni siquiera con las familiares. El escándalo está en que ha hecho una idiotez digna de ser tenida en consideración. La misma regla se aplica, creo, a quien se mete en un escándalo financiero o legal. El tema no es sexo, sino estupidez. Sin duda todos somos humanos y compartimos necesidades fisiologicas y aunque el sexo da mas de cotorrear que la economía o los delitos, no creo que despellejemos más a quien se involucra en un escándalo sexual que de cualquier otro tipo.

  34. JJGF
    JJGF Dice:

    Javier, coincidimos.

    Que conste que lo del hervor, no iba contra ti, sino que era un comentario paralelo a propósito de esa palabra.

    Porque si algunos pecan de poco espabilados, y por eso se dice que les falta un hervor, a otros que se pasan de listos, no decimos que les falta un hervor. Y su conducta puede ser más grave que la de los primeros.

    Tu sí, pero mucha gente no censura con el mismo rasero según qué conductas, ni siquiera las mismas conductas cuando las realizan personas diferentes…

    Los temas sexuales, y más si eres mujer, generan mucha más reprobación.           

  35. Peter Pan
    Peter Pan Dice:

    JJGF

    Que yo sepa nadie ha censurado a la bella concejala la forma en que ha dado satisfacción a sus ardores. Más bien, se ha criticado la imprudencia de remitir al amante un video picarón, siendo mujer casada, con hijos y concejala, es decir, sujeta a la opinión pública, como muy acertadamente ha dicho el doctor Javier Aparicio.

    Bella la concejala es; pero torpecilla, también

  36. JJGF
    JJGF Dice:

    Hombre, claro, Peter.

    Ni Javier se mete en eso, ni yo tampoco. Solo faltaba que tuvieramos que opinar sobre lo que haga esta señora con su body. El error está en lo otro…

    La cuestión es que el error al que tú te refieres, se imputa a una falta de hervor, hervor que según algunos la invalidaría para gestionar los asuntos públicos… Y yo digo que a unos les faltan hervores y a otros les sobran y se pasan de listos… Y que puede ser bastante más grave esto segundo desde el punto de vista de lo que se refiere el rigor y la profesionalidad de un servidor público… Pero cuando los asuntos que salen a la prensa tienen un cariz sexual más o menos exótico, nos solemos cebar más…

Los comentarios están desactivados.