Políticas sin criterio o la reducción de diputados regionales en Castilla-la Mancha

La presidenta de Castilla la Mancha María Dolores de Cospedal ha propuesto que se recorten a la mitad el número de diputados de esa comunidad por razones de austeridad. No deja de ser chocante que esta propuesta la haga cuando aún no han pasado cuatro meses desde que en ese parlamento con su voto, por iniciativa del PP, se aprobará la Ley 4/2012, de 17 de mayo,  por la que se pasaba de 49 diputados a 53 en esa misma comunidad. Una Ley que en su exposición de motivos se justifica así:

 

“Es un hecho contrastable objetivamente que el crecimiento de población en la región no se ha detenido desde la última reforma de la Ley Electoral, ya que entre enero de 2007 y enero de 2011, esta ha pasado de 1.977.304 habitantes a 2.115.334, respectivamente, es decir, un incremento del 7,0%, muy superior a la media nacional (4,4%).

La presente modificación se realiza manteniendo un criterio de austeridad, con un número de diputados suficiente para cumplir los criterios de proporcionalidad, territorialidad y realizar de manera adecuada las funciones que están previstas en la legislación vigente.

Si comparamos el nuevo número de escaños, Castilla-La Mancha con la reforma propuesta alcanza una representación proporcional respecto al resto de Comunidades Autónomas, que cuentan, con carácter general con un número superior de diputados para poblaciones muy similares a las de nuestra región, como por ejemplo Castilla y León, País Vasco, o casos como los de Extremadura en la que con la mitad de población, cuenta con un número muy superior de diputados en su Asamblea Legislativa.”

 

Frente a lo que dicen esos párrafos de la Ley, esta reforma está motivada realmente por la queja del PP ante una anterior del PSOE del año 2007 –Ley 12/2007, de 8 de noviembre-. En la que pasó el número de diputados de 47 a 49 otorgando uno más a Toledo y Guadalajara. Ya que pensaban que no les favorecía y que el PSOE la hacía para dificultar su futura mayoría al no subir el número de escaños de Toledo y Ciudad Real. Por ello interpusieron un recurso ante el Tribunal Constitucional, quien no les dio la razón (http://www.jccm.es/contenidos/portal/ccurl/450/963/2008-00270STC.pdf). En la actual, el PP  aumenta el número de diputados en cuatro que se reparten entre Ciudad Real, Guadalajara, Cuenca y Toledo, manteniendo a Albacete con los mismos. Un nuevo reparto, que viendo los restos de las últimas elecciones en esas provincias, les favorecería para dificultar la victoria del PSOE.

 

Si la Ley de hace tres meses era la plasmación de años de disquisiciones en el PP de Castilla la Mancha para determinar qué número de diputados por circunscripción les favorecería más  para ganar al PSOE, hay que preguntarse por qué ahora la Presidenta Cospedal apuesta por reducirlos a la mitad y que no cobren sueldo los diputados, aunque sí dietas. La respuesta a esta pregunta no es difícil de encontrar y tienen que ver con los hondos cambios de nuestra sociedad.

 

En primer lugar han visto que se está produciendo un declive importante de los dos partidos mayoritarios y un crecimiento de nuevos partidos. Un crecimiento que se puede limitar si se reducen los diputados y se mantiene la Ley electoral sin corregir su falta de proporcionalidad. De esa forma, en Castilla la Mancha para tener un diputado por circunscripción habrá que lograr porcentajes superiores al 10 por ciento y en las más pequeñas del 15 por ciento. Lo que conllevará que los partidos con porcentajes inferiores no entren en el parlamento y todos los escaños se repartan entre los dos mayoritarios. Esto es, entre el PP y el PSOE, aunque tengan un importante descenso de votos.

 

En segundo lugar, esta medida y la eliminación del sueldo es popular ya que da la imagen de reducir cargos políticos. Ahora bien, al suprimir el sueldo de forma generalizada de los diputados y reducir la representatividad de los ciudadanos, lo que realmente logran es reducir aún más el control del gobierno. El que, por otra parte, seguirá con sus enchufados y demás mandagas, sin reforma alguna. Lo que justifica Cospedal diciendo que no es lo mismo la tarea legislativa que “el encargo hecho a un partido para que administre” Como si los ciudadanos en lugar de votar diputados votaran la ocupación de la administración por un partido político. Una declaración que descarnadamente justifica nuestra partitocracia y la muerte del parlamentarismo.

 

Si estas propuestas -que también defienden otros “barones del PP”- salen adelante, conseguirán sancionar el modelo institucional que tan perversos incentivos ha creado al permitir que una partitocracia controle el país sin responder ante nadie. Los problemas de Castilla la Mancha  se acentuaran, en lugar de resolverse. Hay que reducir parlamentarios autonómicos pero no así.

 

Frente a esta política alicorta e interesada, que no tiene otro rumbo que mantener el estatus quo, nuestro país necesita un profundo cambio de su sistema institucional que redefina el modelo de estado abriendo un nuevo proceso constituyente. En el cual se fije un modelo federal con competencias claras entre el Estado, un número reducido de comunidades y de municipios; un sistema electoral justo e igualitario; y un incremento de la transparencia y la responsabilidad política. Solo así se crearan los incentivos para crear riqueza y que está este justamente repartida.

14 comentarios
  1. Penny
    Penny Dice:

    Muchas gracias, Ramón, por esta rápida reacción a la propuesta de reforma. Los debates siempre son positivos

    Reducir el tamaño de las Cortes podría ser una buena idea, siempre y cuando se pase a una circunscripción única en CLM. Con circunscripción única y 25 diputados, la barrera de entrada al parlamento sería menor que la existente en la actualidad

    Tanto la reducción del número de representantes como el cambio de la circunscripción requieren una modificación del estatuto de autonomía de CLM

    ¿Cabe esperar que se produzca?

    Saludos

    PD Pablo Simón, un doctor en políticas por la UPF,  también ha escrito un interesante post al respecto en el blog politikon http://politikon.es/2012/09/08/el-efecto-bipartidista-de-la-reforma-de-cospedal/#comment-62895  
    Te invito a que lo leas, así como los comentarios al mismo
     

  2. Alberto G
    Alberto G Dice:

    Lo que no se dice es que pagar dietas en lugar de sueldos es menos transparente y puede resultar incluso en ingresos mayores: todo depende de la dieta que se fije, el número de reuniones (absurdas) que se convoquen y el entramado de apoyo que rodee al diputado. Pura demagogia

  3. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    No es malo que un político cobre un sueldo por su trabajo.
    Incluso puede ser malísimo que NO lo cobre.
    Porque lo nefasto es que un político se lucre con su trabajo por otras vías: mediante el tráfico de influencias, o directamente robando.
    Suprimiendo los robos levantaríamos cabeza en lo económico; suprimiendo los sueldos, no.
    Por mucho que aplauda el votante.
     

  4. JJGF
    JJGF Dice:

    Lo de pagar dietas y no sueldos estaba enel informe Enterria de 1981, suscrito por el Sr. Sosa Wagner, Tomas de la Cuadra, Muñoz Machado, Tomas Ramon Fdez., y muchos otros administrativistas, con el fin de que las CCAA no se desarrollaran como luego lo han hecho.

    Dicho eso, tiene razón el autor que no se trata de eso sino de una reforma integral del sistema.

  5. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Totalmente de acuerdo con el autor del post. Primero habría que plantearse para qué sirven y qué hacen los parlamentos regionales, estas reformas cosméticas que blindan la partitocracia bajo el manto demagógico de reducir costes de políticos (cuando lo único que hacen es hacerlos todavía menos transparentes como apunta algún comentarista) me parecen muy peligrosas. Por no hablar de que en cada CA cada uno lo que hace lo que le da la gana. Hay que reformar todo el entramado institucional,  y probablemente lo razonable es ver si hcen falta o no parlamentos autonómicos. Para dictar leyes, mejor que no y para controlar al Gobierno regional, puede, pero eso no pasa tampoco en realidad ahora.
    Gracias por las recomendaciones de lectura, en particular el artículo de Cesar Molinas que recomienda Fran Saurí es buenísimo, ya lo he leído. 

  6. cactus
    cactus Dice:

    ¿Pero de verdad es necesario que Castilla La Mancha sea una Comunidad Autónoma?

    Estamos hablando de una región de poco mas de 2’5 millones de habitantes, esto es, menos habitantes que la ciudad de Madrid o Barcelona, con muchos pueblos en los que la mayoría de población supera los 65 años. Su principal fuente de riqueza es la agricultura, (antes la construcción, cuando salían de los pueblos cientos de autobuses dirección a Madrid), y las áreas más industrializadas se concentran, principalmente, en las zonas limítrofes a Madrid de Toledo y Guadalajara. 

    Es una región que conozco muy bien. Nunca entendí (en términos de utlidad y seguridad jurídica) porque era necesario un parlamento regional que básicamente se limita a copiar la legislación estatal.    

    Tampoco porqué era necesario todo el aparato político-administrativo  (Consejeros, directores generales, etc) montado para simplemente gestionar unas competencias que no presentan singularidades esenciales con las competencias que pueden gestionar Extremadura, Castilla y León, Madrid, Valencia, Murcia o Aragón, por citar las Comunidades vecinas. Principalmente sólo la agricultura presenta especialidades respecto a alguna de las vecinas, pero ello no justifica el enorme tinglado construido.

    Bueno, sí hay una razón para ello, que todos conocemos.  

    Se me parte el corazón cuando voy los fines de semana a un pueblo de esa Comunidad y los jubilados me cuentan que la pensión, en invierno, a penas les da pars pagar el gasoil de la calefacción en invierno. Veremos el que se nos aproxima que ocurrirá.

    Por lo demás, muy buen post     

  7. Luisa
    Luisa Dice:

    La función de los Parlamentos autonómicos es muy discutible. La mayor parte del tiempo la dedican a aprobar leyes innecesarias, que son redundantes, pues en la práctica son meramente refundidoras o recopiladoras de normas preeexistentes a nivel estatal (pensemos en las leyes autonómicas sobre juventud, tercera edad, protección de minusválidos, etc).

    Supongo que estas leyes son aprobadas por los Parlamentos autonómicos para autojustificar su existencia y con una finalidad de autobombo publicitario (pensando en la posterior campaña electoral: “hemos aprobado una ley de…”), pero son leyes innecesarias y a menudo carentes de dotación presupuestaria, dando lugar a lo que un sector de la doctrina ha denominado “el Derecho hueco”.

    Además esta normativa autonómica, reduplicante de la estatal,  genera inflación legislativa y crea inseguridad jurídica, pues a menudo ocurre que, por el mero prurito de distanciarse de la norma estatal, la ley autonómica introduce requisitos o exigencias divergentes (como sucede con la regulación sobre cooperativas), dificultando y entorpeciendo la actividad económica. 

    Por todo ello, creo que los Parlamentos autonómicos deberían suprimirse o, por lo menos, restringirse. 

  8. Juan Luis redondo
    Juan Luis redondo Dice:

    Los parlamentos regionales son innecesarios y perfectamente prescindibles. Generadores de legislación innecesaria. Si hay reducción de parlamentarios debe irse a circunscripción única. Y las dietas no creo que sea malo si se controla bien.  El parlamento regional, si existe, debería reducir su periodo de sesiones al mínimo, y la legislación que puede aprobar debería estar mas delimitada. Prácticamente todo lo que aprueban son copias de la legislacion estatal perfectamente prescindible y dañina. 

  9. robespierre
    robespierre Dice:

    Coincido con cactus, no hay ninguna razón lógica para que castilla-la Mancha tenga una CA y menos un parlamento regional. Es decir, sobra todo, empezando por la sra de Cospedal (o antes el sr. Barreda) el entramado clientelar-caciquil con aeropuerto y Caja incluida, los aesores, los coches, los pelotazos de empresarios y constructores afines, etc, etc. Si vamos a debatir o a reformar, habrá que hacerlo en serio. Lo que propone Cospedal es, una vez más, una tomadura de pelo del establishment. El que algún periódico del establishment lo valore positivamente, es otra tomadura de pelo.

  10. fernando landecho
    fernando landecho Dice:

    Buenos y pertinentes razonamientos, Ramón. El desatino, y las intenciones, de esta reforma quedan desveladas. Coincido contigo y con otros comentaristas en que lo que procede es redefinir el tamaño de nuestras CCAA, y la función y modo de elección de los parlamentos, que deberían quedar  dedicados al control de sus gobiernos antes que a una tarea legislativa bastante prescindible

  11. elisadelanuezsanchezcascado
    elisadelanuezsanchezcascado Dice:

    Gracias Lucía por el link. Muy interesante y en línea con lo que denuncia este blog. Básicamente el derecho hueco, además de justificar (muy poco) sueldos o dietas de los Parlamentos regionales básicamente desprestigia al Derecho. Me gustan también mucho los nombres que aplica a estas leyes que no creo que nadie (ni siquiera sus presuntos autores) haya leído. entre otras cosas porque como no se aplican, para qué gastar el tiempo. 

  12. Luisa
    Luisa Dice:

    Gracias, Lucía, ese artículo sobre el Derecho hueco (o huero), el Derecho inútil en suma, pone realmente el dedo en la llaga. Nunca se han dictado tantas normas jurídicas vacías de contenido, tantas leyes propagandísticas o “de oropel” como ahora.

Los comentarios están desactivados.