Síguenos: FaceBook Twitter LinkedIn RSS Feed RSS Comentarios

Los alemanes, Google news y el nuevo “canon de prensa”

14 septiembre, 2012 | Por Autor: Javier Aparicio Salom en Internet y Nuevas Tecnologías | Propiedad intelectual

No es nuevo, Alemania aprobó a finales de agosto un Proyecto de Ley, pendiente aún de tramitación parlamentaria, que propone modificar los derechos de autor imponiendo a los buscadores la obligación de pagar una compensación para utilizar los contenidos que usan en la prestación de sus servicios.

 

Se trata de una reforma muy innovadora, porque amplía aparentemente el derecho de autor (aunque en la práctica creo que no supone una verdadera ampliación según veremos), y porque supone un cambio muy drástico en el escenario de los prestadores de esos servicios, que van a tener que pagar cuando antes no era así y, por ello, tendrán que ajustar su modelo de negocio.

 

La clave de la polémica está en el hecho de que, hasta ahora, quienes eran capaces de aprovechar los contenidos publicados en Internet para obtener beneficios mediante servicios de valor añadido (el de buscador o el de agregación de noticias), no han compartido sus beneficios económicos con los titulares del copyright sobre el contenido. No obstante, parece que el hecho de aparecer indexados por los buscadores interesa a los medios, hasta tal punto que nunca lo han impedido sin perjuicio de reclamar siempre una compensación económica que los buscadores siempre han denegado.

 

La tecnología que gobierna Internet permite al editor de contenidos (los medios en este caso) decidir si el contenido se indexa o no e, incluso, de permitir la indexación a buscadores selectos o de rechazar los buscadores que no les resulten gratos mediante lo que se conoce como el protocolo robot.txt.

 

Curiosamente, este protocolo técnico permitiría a cada editor condicionar al pago de un precio la indexación por los buscadores sin mayor problema, cerrando la puerta o abriéndola a aquellos buscadores que les resultaran convenientes y fijando los precios mediante acuerdos privados que podría incluso gestionar sin mayor dificultad la asociación de prensa correspondiente o una sociedad gestora de los derechos de autor.

 

Sin embargo, en lugar de resolver el problema de forma privada, que aparenta ser el cauce más adecuado, los medios de información han acudido al gobierno alemán (y cabe entender que de igual modo acudirán o habrán acudido ya a los de los restantes países) para que apruebe esta ley. Quizá traten de evitar enfrentarse a la furia de los grandes de Internet o burlar su postura inamovible, si bien, el resultado que parece que van a obtener tampoco está libre de críticas y problemas.

 

Prescindiendo de las voces iniciales de si esto va a dar lugar a la desaparición del todo gratis o si es la muerte de internet, etc., que no son más que augurios carentes de fundamento, hay algunos aspectos en la medida que merecen una reflexión un poco más detenida.

 

Imagino que esta ley va a establecer un canon (semejante al de copia privada), es decir, incondicional y genérico a abonar por quienes desarrollen la actividad, pues el reconocimiento jurídico del derecho a cobrar no es necesario (se deriva de la propia naturaleza de los derechos de copyright que nadie ha negado nunca a los medios) y tampoco es preciso que se les dote legalmente de un cauce para hacer efectivos sus derechos económicos (está ya implícito en su capacidad de controlar la indexación mediante el protocolo robot.txt, que juega como el derecho de admisión en los locales públicos).

 

En definitiva, si los editores ya tienen el copyright y podrían exigir el pago de derechos económicos ¿por qué se habla de una ampliación o refuerzo del derecho de autor?

 

Siempre he entendido que la clave de la actividad de los buscadores estaba en el hecho de que ese aprovechamiento residual de los contenidos resultaba inaccesible para el titular del copyright y que, por ello, lo dejaba abandonado (sin perder la capacidad de impedirlo mediante el robot.txt). También he entendido que los titulares del copyright estaban interesados en aparecer indexados por los buscadores, ya que esto les pone en el mapa. Finalmente, la actividad de los buscadores resulta esencial para el desarrollo de la sociedad de la información, por cuanto Internet no es más que el pajar y, sin el buscador, no hay quien encuentre la aguja.

 

En un post (al menos) de hace unos meses discutimos una sentencia del Tribunal Supremo que, precisamente, fundaba su decisión en la concepción contraria a la del Proyecto de Ley alemán. La sentencia parecía descansar en el hecho de que la indexación no era un simple uso inocuo, sino que la postura del TS español daba pié a una limitación material de los derechos de autor que se veía obligado, en beneficio del desarrollo de la sociedad de la información, a no poder exigir compensación por dicho aprovechamiento.

 

El proyecto de ley defiende la postura contraria y, además, restringe subjetivamente el ámbito de aplicación (sólo atribuye el derecho a los medios de información, no al resto de propietarios de contenidos indexados o agregados) y establece, como cabe deducir de las circunstancias que concurren, un canon que habrá de gestionar el Estado o un apoderado y distribuirlo entre los medios.

 

En definitiva, la medida propuesta priva a los medios y a los buscadores del control y la capacidad singular de decisión sobre los derechos económicos derivados del copyright y establece el sistema de que dichos derechos se gestione mediante un derecho de naturaleza paratributaria que hace tabla rasa al imponer a todos los buscadores la obligación de pago y al atribuir el derecho económico a todos los medios, con independencia del modelo de negocio que cada uno de ellos haya decidido al respecto. Es decir, parece que ningún medio va a tener la posibilidad de decidir que no quiere que se le indexe, ya que cobrará la porción de canon que le corresponda (a menos que se reconozca expresamente el derecho de salirse de este sistema y no participar en el reparto del canon), y ningún buscador podrá llegar a acuerdos singulares sobre la indexación, ya que estarían eclipsados por el derecho económico que va a tener que abonar.

 

Esta medida parece que va a eliminar un componente natural que creo que es esencial en el desarrollo de una actividad, que es la decisión individual de cada operador económico respecto de cómo ha de desarrollar su negocio. El canon supone un rodillo que corta las alas a la iniciativa empresarial.

 

Por otra parte, el canon beneficiaría sólo a los medios (las noticias sobre el proyecto ponen de relieve que se excluyen de la medida los restantes titulares de copyright indexado). Esto también resulta muy discutible, ya que establece un sistema que rompe la paridad de los actores económicos que operan en la red. Resulta que si no eres alemán o te dedicas a otra actividad diferente de la de ser medio de comunicación (si es que es posible diferenciar claramente quién es o no un medio de comunicación en ciertas ocasiones), no tienes derecho a participar en la tarta. Se trata, en definitiva, de una ley proteccionista de la actividad de los medios de un país que les coloca en una situación de ventaja económica en el mercado global de gestión de contenidos (no olvidemos que hablamos de Internet) que carece de justificación lógica ya que, en la práctica no es necesaria. Quizá la Comisión Europea y el TJUE tengan algo que decir al respecto.

 

Por último, la medida se olvida del componente territorial que influye en cualquier medida de carácter económico. Si el hecho que, teóricamente, da lugar a que se abone el canon es el consumo del servicio, que es lo que genera el beneficio al buscador, tratar de cobrar el canon en el origen de la materia prima que se utiliza en la prestación del servicio rompe también la neutralidad del mercado. Es cierto que en su mayoría, los lectores de los periódicos alemanes por internet están en Alemania, aunque Málaga no debe de tener un consumo despreciable. Entonces, ¿porqué sólo van a tener que abonar ese consumo los buscadores de Alemania (o las filiales de los buscadores en Alemania) cuando existen otros operadores económicos en el mercado único que también aprovechan ese mismo contenido?

 

Por ello, lo que sin duda tendrán que plantearse los buscadores, que operan desde la perspectiva global de un mercado único, es si no les resultará más rentable cerrar su filial en Alemania y operar desde cualquier otro país de la UE que resulte más ventajoso. La simple posibilidad de esta decisión pone de manifiesto que la medida carece de sentido.

 

Por último, según entiendo de las noticias publicadas, esta medida no afecta al servicio de buscador, sino sólo al de agregador de noticias, es decir, parece que no se pretende limitar el servicio de indexación común que prestan Google, Bing y compañía, sino el servicio específico de agregación de noticias (Google news es un claro ejemplo de ello).

 

Imagino que la razón de sólo atender a la actividad de agregación y no a la de buscador está en que los buscadores son meros espejos de lo que se publica en Internet y es vital que continúen siéndolo, o el principio de que Internet permite acceder a la información en base a la neutralidad, que es la clave de lo que se ha llamado la sociedad de la información, se rompería.

Puede recibir notificaciones de nuevos comentarios a esta entrada a través de RSS 2.0 Puede responder, o trackback.

5 Respuestas

  • Sitogr says:

    Muy interesante su artículo Javier, especialmente en determinados aspectos técnicos sobre indexación. 
     
    Cabe destacar dos cosas: 
     - la primera, como bien dice, parece lógico, que el medio reclame al buscador o agregador una compensación en cuanto hay lucro. Nada, repito, nada de lo que hace Google puede ser inocuo debido a su dimensión, y no creo que una remuneración sea antisocial. Pero también decir que una gran parte del tráfico de muchos medios procede de Google (me consta que en algunos medios supera el 50%)  y una reclamación solitaria (si no se hace conjuntamente por todos los editores), podría suponer la expulsión del medio del agregador y una pérdida en volumen de visitas. Al igual que la prohibición general de indexar tampoco parece beneficiosa para nadie. Las noticias es un servicio muy importante para la compañía americana. Con lo cual se hace necesario un acuerdo o una ley win-win, salvo que las empresas editoras llegaran a realizar su propio agregador y prohibir indexación lucrativa ¿Podría competir con Google? Lo dudo mucho. 
     
    - Si la opción es la ley, sus reseñas sobre sus posibles déficit son muy adecuados. Un canon incondicional y genérico podría dar lugar a soluciones injustas y situaciones de enriquecimiento injusto. ¿Qué ocurre si un medio agregado tiene licencia copyleft
     
    Además, ser remunerado de forma incondicional como escribe, suprime esa que es la decisión individual de cada medio. No podemos olvidar que hay medios que tienden más a un negocio abierto, otros a un modelo freemium (y eligen qué contenidos son de pago) y otros que tienden a reseñar sus titulares con las noticias de pago.   Como curiosidad, quisiera mencionar el éxito de Obamaworld o el reciente blog de Arcadi Espada
     
    Aparte del problema de Internacional privado que analiza, considera que será de aplicación a agregadores de noticias, tipo Google News, pero, y qué ocurre con medios que son agregador y productor de contenidos a la vez. ¿Se animaría la matriz Prisa (aunque quizás sí la competencia) a pedir remuneración a Huffington Post por agregador, y éste reclamar a Google como productor (cuando ni siquiera paga a sus blogueros, por cierto)?
     
    Hay otro análisis interesante sobre esta cuestión aquí,  desde un aspecto más civilista
     
    http://www.diariojuridico.com/opinion/los-periodicos-alemanes-ganan-la-batalla-a-google.html

  • elisadelanuezsanchezcascado says:

    Interesantísimo análisis Javier, especialmente para los que nos dedicamos a esto de las nuevas tecnologías, ya no tan nuevas, y a los contenidos digitales. Enhorabuena,  y seguiremos, porque esto no ha hecho más que empezar…

  • robespierre says:

    Esto sí que es innovador, ya que no somos capaces de producir en Europa una empresa como Google, siempre podremos innovar en leyes proteccionistas para salvar a los periódicos alemanes…A ver lo que tardan aqui en pedir algo parecido.

    • Sitogr says:

      Una empresa como Google es casi imposible en este país, y competir contra ella es casi un suicidio, ya sabemos cómo se trata en este país al emprendedor o al autónomo para sostener a la clase política. Pero bueno, aún así hay muchos jóvenes en este país sobradamente preparados que se niegan a emigrar y están intentando luchar y hacer cosas relevantes. A veces a pesar del Gobierno y de la oposición, se consigue…

       http://www.eleconomista.es/tecnologia/noticias/4236665/09/12/google-compra-la-empresa-malaguena-virustotal-para-reforzarse-contra-el-malware.html

  • Algunas iexplicaciones de por qué en Europa no es posible tener un Google
     http://www.economist.com/node/21559618



Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

 Caracteres disponibles (400 palabras aproximadamente)

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current month ye@r day *