Síguenos: FaceBook Twitter LinkedIn RSS Feed RSS Comentarios

El negocio del conflicto de intereses en España

16 septiembre, 2012 | Por Autor: Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado en Administraciones Públicas | Crisis de valores | Crisis política e institucional

A raíz del (no) escándalo suscitado por la publicación en la cadena Bloomberg de las actividades de la empresa Estudio Económico S.L,  (incluso en medios como “el País” poco sospechosos de complacencia con el Gobierno) y a la vista de la victoria de las tesis del Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas en la crucial cuestión de la reforma energética   podemos hacernos  algunas reflexiones interesantes sobre el negocio del conflicto de intereses en España.

Recordemos que Equipo Económico S.L  es el despacho donde trabajan el hermano (Ricardo Montoro) y otros cercanos colaboradores del Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristobal Montoro. Incluso algunas personas  del  equipo ministerial proceden de la empresa, como es el caso de la Subsecretaria del  Ministerio, aunque la web de la empresa no da mucha información sobre sus socios, seguramente porque no hace falta. El despacho Equipo Económico S.L denominado con anterioridad “Montoro y Asociados”  cambió su nombre cuando el Ministro se desvinculó formalmente de la empresa, al volver a la primera fila de la política nacional.

En cualquier caso no se trata en este post  de hacer periodismo de investigación, ni siquiera de decidir si jurídicamente puede existir un conflicto de intereses en el caso de la anunciada reforma del sector energético por el Ministro de Industria, que tanto puede afectar al sector de las energías renovables. 

Se trata, básicamente, de entender por qué este tipo de noticias, que producen tanto impacto (y daño) fuera de nuestras fronteras tiene tan poco dentro. En ese sentido, es llamativo observar que el interés periodístico se centra básicamente en la pugna política entre los ministros Soria y Montoro,  incluso llegando al nivel de lo que podríamos llamar “cotilleos” (conspiraciones internas, confidencias en los pasillos, luchas soterradas por el poder, etc, etc) más que en lo que, a mi juicio, es mucho más relevante, que es el de la posibilidad de que exista un conflicto de intereses que podría impedir que el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno de España estuviese en condiciones de velar adecuadamente por los intereses generales frente a los de alguna empresa o empresas en particular en un asunto de tantísima trascendencia para España como es la reforma del sector energético.

La empresa sevillana Abengoa líder en la producción de energía termosolar (las empresas a las que asesora Estudio Económico S.L no aparecen en su web contra lo que suele ser frecuente si los clientes son importantes) cuenta como Consejero con Ricardo Martinez-Rico, hermano del actual jefe de Gabinete del sr. Montoro, Felipe Martinez-Rico, que ha “sucedido” al hermano del Ministro Miguel Sebastián, Carlos Sebastián, en el Consejo de esta empresa desde febrero del año pasado. Todo queda, pues, entre hermanos. Pues bien, esta empresa pasa papeles (con membrete de la empresa) al Ministro de Industria, sr. Soria, con la intención, legítima, de influir en el proceso de reforma del sector energético en España, como me imagino que habrán hecho otras muchas empresas. Aunque siempre es recomendable ordenar este tipo de envíos, y recibirlos de la forma más formal y transparente posible, hasta ahí poco más se puede decir. Pero, siempre según esta noticia, lo extraño es que cuando estos mismos papeles llegan al Ministerio de Hacienda,  desaparezcan los membretes de la empresa y pasen a ostentar, por arte de birlibirloque, los del propio Ministerio. Eso sí que se llama convencer a los técnicos para que hagan suyos los argumentos de una empresa privada afectada por una posible regulación. O a lo mejor es que los papeles no han llegado precisamente a los técnicos y se han quedado en el Gabinete del sr. Montoro. Ciertamente difícil de saber, entre hermanos hay una confianza que seguramente borra los contornos entre lo privado y lo público. En cualquier caso, y sea cual sea la verdad, tampoco esta noticia parece haber suscitado mayores comentarios, más allá del habitual runrún y de las  voces que siempre en el anonimato y en privado manifiestan sus dudas sobre este tipo de conductas.

Vista la diferente reacción dentro de España y fuera ante este tipo de conductas, la conclusión parece muy sencilla: en España estas actuaciones que no son precisamente infrecuentes no importan o no preocupan mucho. Ni a los políticos, ni a las empresas, ni a los medios, ni a los ciudadanos. Probablemente porque también hay en España cada vez más gente, ex altos cargos incluidos, que hacen negocio del conflicto de intereses y por tanto, no sorprenden nada este tipo de noticias. Casi parece que escandalizarse es de ingenuos. Nuestro umbral de tolerancia, por así decirlo, al conflicto de intereses (como a otras muchas conductas dudosas, por lo demás) es inusualmente alto comparado con el de otras sociedades situadas más al norte. Así, de manera creciente se ficha a altos funcionarios no ya solo por sus competencias técnicas (que también) sino por sus relaciones y su capacidad de hacer lobby con sus antiguos compañeros, cuando no directamente con sus familiares o parejas. En el caso del fichaje de políticos, muchas veces las competencias técnicas son inexistentes, pero sus relaciones y su agenda son cruciales. Y esto es como la marea, cada vez sube más. Cuando ya no hay ex altos cargos o políticos disponibles las ofertas se extienden a los familiares. Cuando, como es el caso de Espacio Económico, se consiguen fichajes en los que se unen felizmente las competencias técnicas y las relaciones y la agenda (caso del ex Director de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, Salvador Ruiz Gallud, o de Manuel de Vicente-Tutor, que fue jefe de gabinete suyo y es ahora secretario no Consejero de Solaris, además de socio director del despacho) pues miel sobre hojuelas. El negocio va como un tiro.

¿Y el Derecho? Pues para no aburrir, repetiremos que en materia de conflicto de intereses tenemos una normativa teóricamente adecuada   Así, la Ley española de Conflicto de Intereses señala en su art. 4 que hay conflicto de intereses “cuando los altos cargos intervienen en las decisiones relacionadas con asuntos en los que confluyen a la vez intereses de su puesto público e intereses privados propios, de familiares directos, o intereses compartidos con terceras personas.”.

Pero en la práctica, como ocurre con tantas otras normas en España, esta normativa no funciona demasiado bien. La interpretación decididamente formal que se hace por los órganos administrativos (mejor respetar las formas que el espíritu y finalidad de la ley) y la dependencia jerárquica (con un mísero rango de Subdirección General) del órgano encargado de su control, la Oficina de Conflicto de Intereses del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas no ayuda mucho. Y tampoco ayuda, conviene no olvidarlo,  la tolerancia social o que los informes de la Oficina tengan como último destinatario (a través del Ministerio) el Congreso de los Diputados.

Si recordamos algunos casos sonados, como el de David Taguas, o el más reciente de Elena Salgado, veremos que las interpretaciones de hasta donde llega el conflicto de intereses son bastante laxas, especialmente si  el “controlado”  tiene importantes  vinculaciones empresariales o políticas, o ambas, que es de lo que se trata. Que estos sean precisamente los posibles casos de conflicto de intereses  a vigilar con mayor esmero, no parece quitarle el sueño a nadie.  Se suele pedir o comprobar el cumplimiento de unos cuantos requisitos formales y todo solucionado.  Y eso que leyendo solo ese artículo de la Ley, parece claro que las dos personas citadas y otras muchas que nos pueden venir a la cabeza tenían un conflicto de intereses como la copa de un pino cuando saltaron, por ejemplo, de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno a la Patronal del sector  de la construcción, o de la cartera ministerial de  Economía y Hacienda a una importante empresa del sector energético.

El caso de la ex ministra Elena Salgado es un ejemplo muy claro como ya escribí en su momento, la contratación por la filial chilena de Endesa permite “saltarse” el espíritu de la norma que solo se cumple formalmente, aunque creo que este caso es tan extremo que hasta se podía discutir si se cumple formalmente (la norma no habla de filiales, solo de empresas)  cosa que por supuesto nadie ha hecho. Como hay tantos casos que cada uno elija el que prefiera.

¿Qué pasa entonces? Pues que el muy amplio concepto de conflicto de intereses se desarrolla y se pretende  hacer operativo mediante una regulación minuciosa que establece una serie de mecanismos formales y burocráticos para intentar evitar que se produzca el conflicto o para remediarlo. Así tenemos un régimen de incompatibilidades, un Registro de actividades, un Registro de bienes y derechos patrimoniales,  un procedimiento administrativo muy completo, una Oficina de Conflicto de Intereses, etc, etc.

En relación con el caso de la empresa Abengoa recordemos la previsión del art. 7.2 de la Ley 5/2006 de 10 de abril de Conflicto de Intereses:

“ Quienes desempeñen un alto cargo vienen obligados a inhibirse del conocimiento de los asuntos en cuyo despacho hubieran intervenido o que interesen a empresas o sociedades en cuya dirección, asesoramiento o administración hubieran tenido alguna parte ellos, su cónyuge o persona con quien conviva en análoga relación de afectividad, o familiar dentro del segundo grado y en los dos años anteriores a su toma de posesión como cargo público.”

Ah, dirán ustedes, pues ya está. Pues no, porque el Jefe de Gabinete del sr. Montoro siempre puede decir que él  formalmente no va a adoptar o aprobar acuerdo o resolución alguna en relación con este tema, lo que probablemente es cierto, dada las competencias teóricas de un jefe de Gabinete. (Aunque sobre las competencias formales y las reales de un jefe de gabinete también podríamos hablar, y mucho, como el asunto del asunto del membrete da a entender).

¿Y el Ministro? Pues como ya se recoge en la noticia de Bloomberg menos todavía, ya que, aunque su hermano presida Estudio Económico S.L y esta empresa asesore a empresas del sector, él no el encargado formalmente de elaborar el Anteproyecto de Ley de reforma del sector energético, que es competencia del Ministerio de Industria. Eso sí, el propio Ministro aclara que los aspectos fiscales de la reforma (sobre los que versa precisamente la discusión entre Ministerios y los papeles con o sin membrete de Abengoa) sí son competencia suya. Claro está que, en último término, las leyes se aprueban en el Parlamento, no se nos olvide, así que no son competencia de ningún Ministro. Así que llevando ese razonamiento al extremo, ningún Ministro podría incurrir jamás en conflicto de intereses por lo menos por este motivo.

En conclusión, que  como suele suceder con las leyes españolas más recientes, La ley yel reglamento que la desarrolla ( reglamento (RD 432/2009 de 27 de marzo, pretendiendo prever y solventar los casos concretos en que se pueden producir estos conflictos, atienden más a la casuística y al procedimiento administrativo que al espíritu y finalidad de la ley, por lo que establecen mecanismos muy formales para evitarlos (Registros, procedimientos, oficinas,  etc, etc ) que no obstante resultan bastante menos operativos que los que recogen otras regulaciones, que buscan más conseguir el fin último perseguido que garantizar el cumplimiento de las formas. Si quieren ver como recomienda la OCDE tratar estos casos, o comparar con otras legislaciones, les dejo el link (en inglés) aquí. 

Para terminar, con independencia de lo que dicen nuestras leyes, creo que la conclusión es bastante obvio, lo que escandaliza en Suecia, en Alemania o en Holanda, aquí no le importa a nadie. Lo que no quiere decir que estemos a favor de impedir o prohibir cualquier paso del sector público al privado o viceversa. Lo que no estamos es a favor de hacer trampas al solitario todo el rato. Los lobbies tienen que estar regulados y ser transparentes, como vienen reclamando asociaciones como  APRI. De hecho ya hay en marcha alguna iniciativa al respecto.Y si tienen un rato (unos cuantos minutos) no dejen de ver este interesante video donde se explican perfectamente las conductas morales de los seres humanos en base a unos experimentos ciertamente muy curiosos. http://www.youtube.com/watch?v=_Pstq6Dro1A. Se entienden muchas cosas.

Puede recibir notificaciones de nuevos comentarios a esta entrada a través de RSS 2.0 No se permite comentar ni hacer pinga.

20 Respuestas

  • La verdad es que este caso sería un tremendo escándalo en cualquier país del mundo, y no me refiero sólo a los más desarrollados, sino también a todos los demás. Efectivamente, España no es Uganda.
    Resumiendo, que un Ministro de Hacienda:
    1º que está liderando la política de recortes del Estado del Bienestar más profunda de la democracia para ahorrar dinero público (sí, sin desmontar los múltiples chiringuitos clientelares en forma de empresas públicas de todo tipo, que lo deja para después);
    2º que está subiendo los impuestos directos e indirectos a los ciudadanos españoles en contra de sus promesas electorales;
    se oponga a subir impuestos a ciertas empresas de un sector subvencionado, cuya empresa lider:
    1º es cliente del despacho del que es socio su hermano;
    2º despacho que está gestionado por el hermano de su jefe de gabinete;
    3º donde trabajaba la subsecretaria del ministerio;
    4º que tenía también como socio al propio ministro;
    y cuyos documentos remitidos por esa empresa líder (a través de ese despacho, se supone) eran presentados como propios del Ministerio para justificar su decisión.
    Efectivamente, no creo que pase en Uganda.
    Pero lo que está claro es que en cualquier país serio se habría montado tal escándalo que el Ministro ya habría dimitido hace semanas.
    En algunos sitios se dimite por plagiar la tesis doctoral, aquí se plagian los papeles de las empresas que hacen lobby, pero, lógicamente, como el autor no protesta, la dimisión es improcedente. El país de La Codorniz.

  • José Jarauta says:

      Excelente artículo que me arrepiento de haber leído. Me disponía a disfrutar del domingo.

      A veces me pregunto cómo se puede poner derecha una casa construida al revés, y esto en medio de una riada. Espero que al final del camino se consiga algo. 

  • sent3ncia says:

    Lamentable. Aquí en España los políticos nos toman a los ciudadanos por imbéciles. Y la culpa es nuestra, porque que a casos como éste no se le da la relevancia que merece, a nadie le interesa, o peor, hemos llegado a un punto que lo vemos como natural.
    La vida política para una gran parte de la casta debe ser la de: montar una agenda con contactos en todas partes (para, en su gran mayoría, poder aportar algo a una empresa privada cuando se retiren, ya que muchos no tienen oficio ni beneficio), presionar para favorecer a X empresa del cuñado, derrochar todo el dinero público (que no es de nadie) que se pueda hasta el límite (o no) de lo legal, vender humo en los mítines, colocar a todos los familiares y amigotes que se pueda, Y EN EL TIEMPO QUE LES SOBRA entre estas actividades, trabajar en beneficio del interés público. A veces ni eso.
    Esta ley de conflictos de intereses, como muchas otras, pues está para aparentar que no somos un país del tercer mundo. Pero ya.
    En fin, buen artículo. Yo cada día estoy más asqueado de la burbuja de políticos que tenemos, aunque desgraciadamente cosas como ésta no me sorprenden ya…
     
     

  • Manu Oquendo says:

    ¿Y cómo se evita?

    Cuando se plantea esto en la calle la reacción espontánea es que no tiene solución.

    Piensa la gente que esto depende más del sistema que de las personas y que cualquiera que diga que “En mi partido esto no pasará nunca” o es un ingenuo o un inconsciente peligroso.

    No es una pregunta retórica. Así no podemos seguir porque la basura es contagiosa y ya estamos en la UCI.

    Creo que habría que dedicar algún esfuerzo a pensar cómo debiera ser el proceso entero para que la gente pudiese al menos tener un poco de fe en que esto puede ser distinto.

    Esta desconfianza se ha instalado y actúa a favor del sistema, como el 15-M y tantas otras iniciativas que lo único que consiguen es vacunar al 99% contra cualquier idea de plantar cara al estado y tratar de cambiar las cosas. 

    Seguir haciendo lo mismo, como decía Einstein, nos llevará a……………lo mismo.

    • Manu, siendo indiscutible que esto también es una enfermedad del sistema, efectivamente, tampoco podemos esconder nuestra responsabilidad, en un doble sentido:
      1.- Se puede montar un escándalo en las redes sociales cada vez que pasa algo como esto- ya que en los medios de comunicación es más dificil. No cabe duda de que los políticos son sensibles a esas reacciones y cada vez lo serán más.
      2.- Se puede votar a otros partidos distintos de los que han copado nuestro régimen partitocrático los últimos años y que defienden una regeneración democrática. ¿Que cuando lleguen al poder serán iguales? Quizás, pero por el momento no.
      Lo que está claro es que si queremos dar una respuesta ordenada y cívica dentro del sistema no hay más remedio que acudir a estos dos procedimientos simultáneamente.

  • jorgescc says:

    ¿Cómo se evita?
    Sustituyendo los “lobbys” por los “aristoi”.
    Poniendo fin a la ilusoria y falaz voluntad general que impide toda resistencia, e instalar en su lugar una aristocracia que dialogue de tú a tú con la insustituible representación popular.
    Se puede hacer.
    http://elunicoparaisoeselfiscal.blogspot.com.es/2012/09/si-no-deciden-los-mejores-lo-haran.html 
    Ha llegado la hora, pues en caso contrario la democracia sucumbirá a manos de la peor de las demagogias. 

  • jorgescc says:

    “SI NO DECIDEN LOS MEJORES LO HARÁN, INEVITABLEMENTE, LOS PEORES” debería ser el banderín de enganche de la ruptura democrática. 

  • robespierre says:

    Debe de ser un subidón eso de poder tener en nómina al equipo del Ministro de Hacienda de un país…y eso siendo generosos y suponiendo que el Ministro no lo está indirectamente. 

  • Manu Oquendo says:

    La discusión entre Soria y Montoro ha incluido filtraciones de conversaciones durante un consejo de ministros que aún me cuesta entender.

    Circula por la industria eléctrica un texto de una joven periodista alemana, doctoranda en España, que ha sido publicado en varios medios de su país a raíz de la reciente visita de MerKel.
    La conversación es sonrojante especialmente cuando describe el silencio de Rajoy al escuchar el intercambio de acusaciones.

    El caso es que estas cosas, en el contexto, son como el Prada de la alcaldesa de Valencia o los trajes de Camps en medio de los ERE’s Andaluces o los préstamos personales de CCLM por más de 250 M de euros a persona física.

    Tiendo a verlos con preocupación porque me queda siempre la duda de si son cortinas de humo de cosas que están pasando delante de nuestros ojos y no queremos ver (ni la prensa destacar) porque nos pondrían a todos definitivamente en  la necesidad moral de hacer algo o…callar para siempre.

    El texto de Bloomberg –citado por Elisa de la Nuez en su impecable artículo, enhorabuena–, viene en cierto modo a pecar de lo mismo.

    Bloomberg pasa por encima del problema (el robo descarado a los usuarios domésticos de electricidad para llenar los bolsillos de un pequeño grupo de amiguetes) para focalizarse en una consultora de un hermano de ministro actual que asesoraba y supongo asesora a una cía del IBEX35 durante el gobierno de Zapatero que es cuando todo sucedía.   

    Esto en un país donde los cargos intermedios y hasta los ministros recalan en consultoras y bancos entre gobiernos y hoy tenemos al jefe de una asesoría de uno de los bancos al frente de la comisión de subsecretarios. Y sin ser de Goldmans.

    Exactamente igual que la UE, el BCE, la FED, el FMI. el BIS, la OCDE, la OMC y la ONU donde nos ha costado una fortuna colocar a algún que otro exministro de Zapatero.

    El sistema ya no puede mantener la ficción de la separación entre público y privado por una sencilla razón: Esa distinción no existe en el vértice

    Es lo que quieren decir personas como Harold James cuando escriben que vivimos en un sistema ya metamorfoseado en Capitalismo de Estado.

    El caso es que el Bloomberg que cita Elisa dice lo siguiente……: Spain was…. “the world’s biggest buyer of solar panels in 2008″ 

    Esto es lo que da idea de lo que ha estado sucediendo aquí. Al lado de esto lo del pariente de Montoro es como el Rouge à Lèvres, huit, de Chanel, llamativo pero en ocasiones accesorio.

    Cómo es posible que nos conviertan de modo subrepticio en el mayor comprador de paneles del mundo y nos parezca normal.

    Tenemos todos los grandes bufetes y consultoras llenos no ya de familiares sino de Subsecretarios y hasta de Ministros.

    Traigo esto a colación por el comentario de Rodrigo con quien coincido en lo esencial: la necesidad de hacer opinión.

    Simplemente sugiero prioridades y relevancias porque la gente de la calle lo hace. 

    La gente se preocupa mucho más por ver que de sus cien euros de luz al mes, 21 son un impuesto (el IVA) y la mitad del resto (otros 40 euros) son Otros Impuestos ocultos que pagan insensateces y negocios sin sentido cuyo resultado es generar paro a razón de 2 empleos perdidos por cada uno supuestamente creado en…..comprar paneles.

    Que de una factura de la luz de 100 euros, menos de 40 sean Reales y el resto Coste Político es inmoral. Lo haga quien lo haga. En el gasóleo de Calefacción es más todavía.

    Esta es la podredumbre esencial del sistema y por eso pueden vivir consultoras improductivas que medran en el Know Who y subcontratan el Know How.

    Viene el invierno, en un país empobrecido y acogotado por impuestos insostenibles y aún, cinco años después de aquel premonitorio trimestre de Bear Stearns, no se ha movido un dedo para desmontar el sistema político causante de esto.

    Un sector público multiplicado con casi seis veces los empleados del 78, una estructura política ingobernable que necesita fragmentarnos para sobrevivir y un sistema clientelar de compra de voto al fiado es insostenible.

    Los mercados ya lo saben y como no tengamos una alternativa política que lo diga alto y claro van a caer en la cuenta de que lo que viene es un invierno…..nuclear.

    Esto no tiene arreglo de un día para otro.
    Hace falta una transicíón de 15 a 25 años.

    Y lo único que da credibilidad es el punto de llegada. Puedes pedir ayuda para llegar a ese punto pero no para que todo lo estructural siga intocado e intocable.

    Buenos día y un saludo a todos.

  • Curro Arriola says:

    Buena denuncia. Pero… ¿no será que lo llevamos en los genes?
    Me gustaría saber si en algún periodo de nuestra Historia nos hemos visto libres de esta lacra.
    Antonio Pérez , pej, está en la Leyenda Negra como perseguido por Felipe II por varias razones truculentas; pero en realidad era sobre todo un traficante de influencias.
    Probablemente no tenemos arreglo. El español sale héroe o sale sinvergüenza.
    (Por cierto, qué bueno el video; como casi todo lo que hacen los judíos…)

  • Jesús Casas says:

    En febrero de este año el Presidente de la Reública Federal de Alemania, Christian Wulff dimitió por “escándalos” relativos, esencialmente a la mejora de un tipo de interés de un préstamo y a aceptar pagos vacacionales.  El detonante fue que LA FISCALÍA GENERAL DEL ESTADO (órgano que tiene equivalencia en España) anunció que iba a solicitar el levantamiento de la inmunidad. ¿Qué es lo que ha hecho la FGE española con respecto a este asunto?¿Qué han hecho cualesquiera otros órganos sean competentes? Elisa, das en el clavo al decir que los españoles toleran este tipo de situaciones. Su influencia cotidiana en las normas jurídicas, las resoluciones y actos administrativos y, lo que es peor, el aparato judicial, son inenarrables. Pero, bueno, Estepaís es el lugar donde “por ventanilla” incluso en el taller de tus coches te atienden fatal, pero si “tienes un amigo” todo mejora. Hoy (lunes) los diarios publican en nuevo “impuestazo” energético. No leo nada sobre gravámenes a las energías “alternativas”. Debo deciros que profesionalmente hay Despachos que ofrecen sus magníficos contactos con la empresa que se cita para ayudar a desbloquear determinadas situaciones.

  • simiente says:

    Habrá que ir haciendo cosas, como a punta Rodrigo Tena: En esa misma línea, de este artículo se pueden sacar jugosas alternativas:
    -la idea de contrato de adhesión
    -cambiar la democracia representativa por la mandataria
    - la del control de los votantes
    - la de los procedimientos
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=131847&titular=por-una-representaci%F3n-mandataria-que-empodere-al-ciudadano- 

    Claro que hay otros temas como las incompatibilidades, etc. Hay que ir tocando teclas y no quedarnos en el muro virtual de las lamentaciones.
     

  • elisadelanuez says:

    Gracias a todos por los comentarios y las sugerencias. Yo, para empezar, lo que propongo más modestamente es a) Que la Oficina de Conflicto de Intereses sea independiente del Gobierno  b) Que se cumpla la Ley de Conflictos de Intereses y no solo formalmente c) que se regule de forma transparente el lobby en España. Aunque seguramente, si empezamos por este último, podremos presionar mejor para conseguir los dos primeros puntos…:-)
    Y en cualquier caso, siendo conscientes de que esto no solo pasa en España, esto no impide que contemos e intentemos remediar lo que pasa en España, por la cuenta que nos trae. 

  • jorgescc says:

    Las energías que se gasten en pretender reformar lo que hay, son energías malgastadas.  

    Es como echar dinero nuevo a una empresa quebrada.

    Exactamente igual.  

  • elisadelanuez says:

    Si, jorgescc reconozco que a veces pienso eso mismo…

  • jorgescc says:

    Dª Elisa, su prestigio, su esfuerzo y el de todos los partícipes de este fantástico blog debería ir dirigido a llenar el vacío que sigue a toda ruina.

    Eso significa una sola cosa: encontrar una nueva legitimidad democrática que sustituya lo que hay.
    Reto mayúsculo, pero absolutamente imprescindible si queremos evitar lo peor.

    Y esfuerzo titánico que no permite dispersar las energías en salvar al difunto.

  • Andres says:

    Un apunte, veo que para promocionar este post en Facebook solo está la opción “me gusta”.  El problema es que de esta manera no es posible añadir ningún comentario personal y así no puedo hacerles un breve resumen a mis amigos. Y sin eso va a ser más difícil convencerlos de que lo lean y el efecto viral se reduce mucho. 

    muchas gracias, 

  • Andrés, el blog tiene su propia página en Facebook, por si te resulta más cómodo ir allí. Es verdad que solemos pedirle a los lectores que comenten aquí, para que lo pueda ver todo el mundo, pero hay gente que prefiero hacerlo directamente en Facebook. Y gracias por la difusión!