Un año con Rajoy… y todavía quedan tres

En un post conmemorativo como éste no tiene sentido una enumeración detallada de los errores y aciertos (alguno habrá) del presidente durante este año de ejercicio en el cargo. Sería necesario mucho más espacio y, especialmente, una competencia técnica bastante más extensa de la que yo poseo. Pero, en rigor, no es necesario. De lo que se trata es de perfilar un estilo de gobierno, una manera de hacer las cosas, y de reflexionar hasta qué punto esa manera se compagina con la situación crítica que estamos atravesando.

 

Cuando un país está afectado por una profunda crisis económica e institucional podemos aventurarnos a afirmar que la situación es, efectivamente, bastante crítica. La crisis económica es evidente y no necesita explicación alguna. La crisis institucional también lo es, pero aquí sí creo que conviene recordar algunas de las notas que caracterizan su profunda gravedad, especialmente si luego queremos volver al señor Rajoy con la finalidad de calificar su primer año en el cargo.

 

El problema clave en España es que nuestras instituciones más importantes son totalmente incapaces de articular el conjunto imprescindible de medidas que el país necesita para salir de la crisis económica. Y cuando hablo de instituciones pienso en el Gobierno, en el Parlamento, en la Administración, en los partidos políticos, en los sindicatos, en las CCAA, en los organismos reguladores, en las universidades, en el Consejo General del Poder Judicial, en el Tribunal de Cuentas, etc. Esas medidas necesarias son evidentes y sobre ellas existe un consenso generalizado: incremento de la eficiencia en el sector público, independencia de los reguladores, supresión de las duplicidades e ineficiencias derivados de nuestro sistema de organización territorial, fortalecimiento de los sistemas de control y exigencia de responsabilidades, supresión del clientelismo y nepotismo en las administraciones, incluida en la universidad pública, independencia de la Justicia, supresión de los chiringuitos clientelares, etc., etc.

 

La razón por la que esas instituciones son incapaces de asumir esos retos evidentes responde fundamentalmente a que obedecen a un régimen de incentivos que les aparta completamente de los objetivos a los que deberían dirigirse y que les impide reformarse a si mismas. Su actividad se enfoca más a mantener sus prerrogativas y la de sus clientes o patronos que a desempeñar sus funciones públicas. Y a su vez, la razón por la cual se ha pervertido su régimen de incentivos descansa en el hecho incontestable de que haber sido colonizadas por un sistema partitocrático impermeable al control ciudadano y a la exigencia de responsabilidades.

 

Efectivamente, es la existencia de unos partidos políticos jerarquizados, rígidos y alejados de cualquier control democrático interno y externo lo que ha pervertido todo nuestro régimen institucional (y aún más allá, hasta alcanzar a amplios sectores de nuestra sociedad, desde la prensa clientelar a las abundantes empresas reguladas que integran nuestro capitalismo castizo). El partido designa al regulador “independiente”, a los consejeros del poder judicial, a los del Tribunal de Cuentas, a los altos cargos de la Administración, a los propios diputados gracias a sus listas cerradas, a la cohorte de asesores que integran los órganos de la Administración y de las empresas públicas, y los así designados comprenden inmediatamente a quién le deben fidelidad y a qué intereses deben servir por encima de cualquier otros. Y esos intereses no son los generales porque a su vez, el partido, o mejor dicho, su élite directiva, está situada margen de cualquier tipo de responsabilidad frente a los ciudadanos. Perder unas elecciones no es tan malo cuando, por ser inmune a toda exigencia de rendición de cuentas dentro del partido, ya vendrá el momento de ganarlas gracias a una ley electoral que deja pocas alternativas reales.

 

A la cúspide no se llega por el apoyo de unos militantes que resulten ser correa de transmisión de los intereses de la ciudadanía, sino gracias a favores, pactos, alianzas, que luego es imprescindible respetar. Se premia a los fieles, porque se ha llegado gracias  a los fieles. Montoro no está allí por ser el más competente y el más honesto (¡válgame el cielo!) sino porque en el momento adecuado apostó por Rajoy. Los presupuestos tuvieron que esperar a que pasaran las elecciones andaluzas porque Javier Arenas, el candidato eterno del PP en esa Comunidad, había sido decisivo en el apoyo a un Rajoy vulnerable en un momento clave. Y tantos otros ejemplos que podríamos citar, en los ministerios y fuera de ellos, hasta en los mismos órganos reguladores “independientes”.

 

No nos engañemos, mientras los partidos sigan funcionando como hasta ahora, con el decisivo apoyo de esta perversa ley electoral que padecemos y de su opaco sistema de financiación, nada importante cambiará. El problema no es que haya muchos funcionarios, no es que haya muchos políticos, no es que ganen mucho dinero –que no lo ganan- es que funcionan mal. Y, sí, lo reconozco, cuando uno funciona mal y no sirve a los intereses para los que ha sido designado, porque sus incentivos son malos, no sólo sobra, sino todo lo que gane, aunque sea un miserable euro, es mucho. A mi me gustaría pagar al triple a los cargos públicos a cambio de que funcionen mejor; no duden ni un segundo de que compensaría. Por eso la solución no pasa por bajarles el sueldo y dejarles ahí para que sigan haciendo lo mismo.

 

A la vista de ello, volvamos a Rajoy. No ha engañado a nadie, ni siquiera al vulnerar sistemáticamente sus promesas de no subir los impuestos y mantener los gastos sociales, tampoco al desconocer su programa en tantos puntos cruciales (llegó hasta proponer el fresh start concursal e incluso –asómbrense- la independencia de los reguladores). Es cierto que el resultado final han sido las subidas de impuestos, la amnistía fiscal, los recortes lineales, las tasas judiciales, el inane Código de Buenas Prácticas y el nombramiento de Elvira Rodríguez en la CNMV. Pero era previsible, no se hagan los ingenuos, sencillamente porque un peral…. da peras.

 

Rajoy es una simple marioneta de sus incentivos, de los que le han llevado hasta ahí y de los que le mantienen cómodamente instalado. Es normal que no haya emprendido ni una sola de las reformas capitales que hemos enunciado. Es normal que no haya salido en la tele para explicar nada, es normal que no conceda ruedas de prensa. Es más, será normal que bajo su mandato el deterioro institucional alcance nuevas cotas hasta hace poco tiempo inimaginables. Para sobreponerse a esos incentivos se necesitaría la personalidad, el carisma, la inteligencia y la visión de un auténtico líder. Son siempre difíciles de encontrar, pero es que además el sistema de selección en nuestro país no favorece que los que existan puedan llegar muy lejos. Lo que nuestro sistema ha seleccionado es una persona que ha alcanzado la cúspide con arreglo a unas normas y en base a una “cualidades” que se han revelado letales para los intereses generales. No esperen que proceda a cambiarlas, sino a profundizar en ellas. El resultado previsible de los próximos tres años es mayor descomposición y mayor permeabilidad de las instituciones por los intereses particulares (incluidos los de los lobbys especialmente posicionados, sí, esos que en su momento deberán compensar unos sueldos tan bajos).

 

Por eso la solución es muy sencilla de comprender aunque reconozco que laboriosa de ejecutar. Sólo una movilización brutal de la ciudadanía podrá evitar que los tres próximos años sean todavía peores a éste que ha pasado. Pero no nos equivoquemos a la hora de apuntar. No se trata de enfilar a los políticos como si fueran gérmenes nocivos que contaminan nuestra democracia y a los que hay que eliminar. Sería un gravísimo error, primero porque son necesarios para la existencia de esa misma democracia, y segundo porque son tan buenos o tan malos como nosotros. Se trata simplemente de someterles a la presión adecuada para que empiecen por reformarse a si mismos con la finalidad de que coordinen sus intereses particulares con los generales. Habría que empezar por democratizar de verdad los partidos políticos (suprimiendo de paso su vergonzosa exoneración de la responsabilidad penal de las personas jurídicas) y reformar la ley electoral. No es tan difícil, está todo inventado. Votemos únicamente a los partidos, plataformas e iniciativas que no formen parte de ese establishment, que propugnen esas reformas de manera creíble por no haberse repartido cargos en organismos independientes ni haber formado densas redes clientelares (o por lo menos digamos que lo vamos a hacer, para que las encuestas, que es lo único que importa a los partidos instalados, les hagan pensar que están bajo una amenaza real). Exijamos transparencia y denunciemos los abusos y las tomaduras de pelo. Sólo tenemos que tirar todos en la misma dirección.

25 comentarios
  1. Quasimontoro
    Quasimontoro Dice:

    En economía uno se acostumbra a pensar siempre en términos de alternativas. ¿Cuál era la alternativa a Rajoy y el PP? Rubalcaba y el PSOE –una versión más inepta y más corrupta de Zapatero y del mismo PSOE.  

    Rodrigo, ¿por donde empezamos la comparación? Le sugiero que detalle una lista de criterios para comparar dos gobiernos y así avanzamos.

    • Usuario
      Usuario Dice:

      Y si mi abuela tuviera ruedas y manillar no sería mi abuela, sería una moto. El gobierno de Rubalcaba como presidente no existe, es política ficción. Y la gestión de Zapatero, nefasto personaje, es de un periodo anterior y tiene su propia calificación independiente de la de Aznar, por ejemplo, o ya puesto, de la de Canalejas. A Rajoy hay que juzgarle, como a todo el mundo, por lo que hace él, no por lo que hicieron los demás en un periodo diferente.

    • Quasimontoro
      Quasimontoro Dice:

      Usuario,

      Si quiere juzgar a Rajoy o a cualquier otra persona de acuerdo a sus criterios, hágalo. No se sorprenda, sin embargo, que sus criterios y sus conclusiones sólo sean aceptados por quienes piensan como usted.

      Cuando en mis comentarios califico a personas como ineptas y/o corruptas lo hago para que quede bien claro lo que pienso, sabiendo que no he justificado mis afirmaciones. Y lo hago porque la intención de mis comentarios es destacar las circunstancias que permiten que personas ineptas y/o corruptas puedan apropiarse del poder, especialmente del poder del Estado, no denunciar a esas personas.

      Por supuesto, el gobierno de Rubalcaba no existe y ojalá nunca exista. Pero sí podemos plantear con algún fundamento lo que habría sido. Si la alternativa a Rajoy hubiera sido un “tapado“ quizás sí habríamos tenido una dificultad grande en evaluar la alternativa. Le sugiero que vaya pensando cómo evaluará las alternativas que se presenten en la próxima elección. 

  2. Javier Aparicio
    Javier Aparicio Dice:

    Rodrigo, estoy absolutamente de acuerdo contigo. El problema y su solución se han manifestado y parecen indiscutibles.
    Hemos llegado a una situación comparable a la de los 70, creo, y lo que propugnas, que comparto totalmente, es lo que se hizo entonces: la calle, que es lo único que le queda al pueblo soberano.
    Pero no olvidemos que la inteligencia, que enseña de los errores ajenos como tú mismo decías en el post de las peras, ha enseñado mucho a quienes defienden el fortín y hoy han corrompido la creación cultural, que fue vital para despertar la conciencia social y la generación de líderes en los 70, de modo que no hay protesta independiente desde nuestros “lideres” culturales y tampoco es fácil manifestarse en la calle en contra del gobierno o del sistema, hoy en lugar de represión directa, que resulta muy defícil de explicar, utilizan a desestabilizadores, para justificar así la represión y, cínicamente, afirmar que defendían a los manifestantes que ejercían la democracia.
    Lo de las encuestas sí puede ser una solución, si hay una respuesta masiva y los encuestadores son efectivamente independientes, que me temo que no.
    Volviendo a los 70, tu post me ha despertado en la memoria la canción L’Estaca de Llach.

    • Juan Jaime Cachazo Ibarreche
      Juan Jaime Cachazo Ibarreche Dice:

      Hola, Javier .
      La “conciencia social” de cuando entonces no tenía el monopolio en cuanto a la forma en la que las personas debían  entender  los aspectos individuales o colectivos de la vida,  si bien  la censura estética y moral que  los canales culturales de la progresía y sus mentores  producían  a menudo   buscó  con tesón , mediante una manipulación pragmática  , ese monopolio .
      Por lo que se refiere a las grabaciones  del cantante  que citas ( y otros a los que alude JJGF),  no creo que su lirismo se acercase , ni de lejos, a obras como las de Joni Mitchell  , aunque la “conciencia social” perfectamente podía considerar  a  la canadiense  (tras una terapia de grupo presidida por la lectura de Razón y revolución de Marcuse )  como una burguesa alienada.
      Saludos cordiales

  3. JJGF
    JJGF Dice:

    Javier, qué bonito Llach, y Labordeta, y Paco Ibañez…. esos que llaman a Ibarrola ‘perro españolista’ por manifestarse contra ETA por las calles de Euskadi…. Mucho antes estuvo preso oor la represion franquista y estos grandes cantautores, y grandes cinicos, se retrataron como lo que son….. Ojala la solucion no venga por ensoñaciones liricas sino pr votos pensados, frios, que eviten en lo posible el sentimentalismo barato a que nos inducen los Albertis de turno y sus palmeros.

    • Javier Aparicio
      Javier Aparicio Dice:

      Exacto, JJGF, qué bonito, unas personas que consiguieron movilizar la concienia social en ese momento, en lugar de presumir del lujo de que disfrutan y apostar por el régimen consolidado.
      Los votos fríos y pensados requieren una previa reflexión, y la cultura tradicionalmente ha servido, precisamente, para eso, para movilizar la conciencia individual y encauzarla hacia la participación colectiva. 
      Quizá no sea preciso comulgar con todas sus acciones para ser capaces apreciar lo positivo que aportaron y que hoy yo echo en falta.

  4. Quasimontoro
    Quasimontoro Dice:

    Rodrigo,

    Mi primera reacción (comentario) a su post fue simplemente apuntar a que estaba usando el primer año de Rajoy para llamar la atención sobre lo que escribió un año atrás en su post sobre las peras. Bajo el entendido de que muy poco se necesita para denunciar a Rajoy y Rubalcaba (y a sus partidos) como productos de un sistema político con graves deficiencias –deficiencias que en los 8 años de Zapatero ya habían sido evidentes y que se agravaron a extremos hicieron inevitable el triunfo electoral de Rajoy– quizás usted reconozca que sus dos posts terminan mal porque su conclusión es gritar fuerte cuanto desprecia el sistema. Pero si muchos se limitan a gritar, lo más probable es que un nuevo Gran Líder aprovechará su oportunidad para apropiarse del poder para beneficio de cualquier coalición que haya sido capaz de construir. En el caso de España hoy, el problema es mucho más grave porque se creó otro monstruo –la Unión Europea– que pretende aprovechar la oportunidad de la crisis para conseguir lo que las mayorías electorales le negaron, esto es, arrebatar poder a los estados nacionales (muy grotesco que hoy muchos discutan la posibilidad de una Cataluña “independiente“ como la gran amenaza al futuro de España y al mismo tiempo estén rogando la intervención de la UE –en todo caso, ejemplo claro de la estupidez de elites progresistas dominadas por su ambición de poder). 
     
    Para avanzar hacia una posición más positiva, con ideas constructivas, lo primero es ponerse de acuerdo en los pocos principios básicos sobre los que debe construirse la institucionalidad del Estado. Luego se podrá elaborar un diagnóstico de las deficiencias graves del sistema actual y por último propuestas claras sobre reformas, aunque sean marginales.  

    • Quasinadie
      Quasinadie Dice:

       Apreciado Quasimontoro,
      No suelo leer tus respuestas en los blogs por la frecuencia y longitud que tienen. Suelen detraer del argumento principal expuesto y hacer complicadas las cosas que en realidad son sencillas, particularmente en estos blogs que las aclaran.
      Hoy leo tu comentario y parece que apuntas un dedo al gobierno anterior (ya se sabe que las culpas siempre son de la herencia recibida), otro a la Unión Europea (un “monstruo”), y luego sugieres un “diagnostico de las deficiencias…” que le recuerda a uno a esas comisiones cuyos miembros se eligen con extraños criterios y cuyas recomendaciones (al cabo de trimestres) se archivan.
      Bien, respondo a tu comentario para suscribir firmemente la opinión expuesta por Rodrigo: las responsabilidades están aquí (no miremos atrás ni más lejos), y las soluciones a nuestro alcance: exijamos los cambios necesarios y votemos en consecuencia.
      Gracias Rodrigo por tu reflexión.

    • Quasimontoro
      Quasimontoro Dice:

      Quasinadie,

      Lamento su ansiedad y su urgencia. Todos tenemos ansiedades y urgencias pero la gracia está en reservarlas para las cosas menos importantes de la vida porque de lo contrario nos equivocamos y nos equivocamos feo. Yo las reservo para mis momentos deportivos, ahora limitados a mero espectador –hace más de 60 años que se cómo mi equipo debería formar y jugar este fin de semana. No se preocupe que no quiero hacer este cuento largo y cansarlo. Solo le recomiendo que vuelva a leer lo que escribió Rodrigo porque tengo la impresión de que Rodrigo es pesimista –Rubalcaba ganará la próxima elección o más tardar la siguiente, nada cambiará, y habrá que seguir gritando lo malo que el sistema es.

  5. jose eladio fernandez
    jose eladio fernandez Dice:

    muy buen post Rodrigo, enhorabuena. Evidentemente los responsables y grandes beneficiados de la inviable estructura del Estado no van a querer transformarlo, porque un peral…da peras. El PPSOE y los nacionalistas no van a querer perder sus cortijos de poder respectivos, con una larga lista de paniaguados a sus faldas. Por otro lado, si la gente les sigue votando es que tenemos lo que nos merecemos, los políticos no son peores que nosotros. Cuando nos quitemos las camisetas partidistas y valoremos a los políticos por lo bien que resuelven los problemas de los ciudadanos, este país empezará a tener solución. un saludo cordial a todos.

  6. Penny
    Penny Dice:

    Interesantes reflexiones, Rodrigo
     
    Hay una verdad incómoda que creo que no se enfatiza lo suficiente y a mi modo de ver es crucial: la  accountability real depende en mucho mayor medida de los votantes que de los sistemas electorales o de la democracia interna en los partidos. Al fin y al cabo, cuando hay castigos en las urnas, los gobernantes modifican su comportamiento

    Sabemos que la acción legislativa de los gobernantes españoles es poco acorde con los deseos de los votantes (Chaqués y Palau (2011 [1]). Pese a ello, en la práctica prima el voto ideológico (politics binds and blinds), por lo que el mecanismo de rendición de cuentas  que supone la pérdida de sufragios pierde prácticamente toda su eficacia. Las piedras de papel pasan a ser papel mojado

    Y así nos va

    ¿No tendremos también un problema de selección de masas?

    Saludos
     
    PD ¿No estás en twitter, como el resto de los editores?
     
    [1] Laura Chaqués Bonafont & Anna M. Palau (2011): Assessing the Responsiveness of Spanish Policymakers to the Priorities of their Citizens, West European Politics, 34:4, 706-730
    http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/01402382.2011.572388?journalCode=fwep20  

  7. Rodrigo Tena Arregui
    Rodrigo Tena Arregui Dice:

    Penny, completamente de acuerdo, selección de masas y selección de élites están íntimamente unidas. Basta recordar lo que decía Ortega cuando escuchaba a la gente decir que ¡no hay hombres!: no, lo que faltan son masas. Por eso, contestando a Quasimontoro, quiero aclarar que yo no soy optimista ni pesimista a secas (actitudes que siempre me han parecido deudoras del providencialismo o del fatalismo). Yo creo que lo que pase dependerá exclusivamente de nosotros: si somos capaces de presionar a nuestras élites en la dirección adecuada podremos salir de ésta, y si no, no.
    Y en cuanto a lo de twitter efectivamente no estoy… con cuatro basta 🙂

    • Quasimontoro
      Quasimontoro Dice:

      Rodrigo,
       
      Muy de acuerdo con usted que lo que nos pasará depende de nosotros mismos. Dejando de lado quienes somos nosotros, esa idea supone que decimos y hacemos algo, que puede ser simplemente crítico del estatus quo, con la intención de movilizar las masas (dejo tranquilo a OyG y hablo solo de cantidad) contra ese estatus quo pero a la deriva en cuanto a su futuro, o puede ser un intento de condicionar esa movilización a la expectativa de un nuevo rumbo. Ese es el problema de fondo para cualquier nuevo líder –lo primero parece mucho más fácil pero implica un riesgo grande en cuanto a lo que ocurrirá en caso que la revolución tenga éxito, mientras que lo segundo pocas veces ha tenido éxito porque la utopía solo se vende bien si incluye garantías (las guerras iniciadas por la búsqueda de más poder o riqueza dentro del estatus quo han tenido más éxito en la generación de un nuevo orden social que las ventas de utopías). 
       
      Recién me reía leyendo la última gran contribución de PJR a la causa revolucionaria, esto es, la circulación de este artículo
       
      http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/07/comic/1352307123.html
       
      que algunos calificarán de ingenuidad, pero que refleja la profunda estupidez de PJR y los periodistas en general –tienen que vender su producto de consumo masivo pero dependen totalmente de otros en cuanto a ideas y terminan circulando cualquier cosa que les parece que ayuda su causa. Recomiendo su lectura para entender cuán ingenuo un editor de un medio masivo puede ser. Las únicas contribuciones positivas en los medios masivos son artículos firmados que nos recuerdan que hay gente que sí tienen ideas –sobre lo que ha pasado para interpretar la historia y usarla como fundamento para el futuro que propone. Por supuesto, estas contribuciones positivas también se circulan por medios que no son masivos y en principio están disponibles para todos, incluyendo este blog. 
       
      Siguiendo el enlace recomendado por Penny –no pude acceder al artículo pero me permitió acceder a otros trabajos de investigación que no conocía– encontré este artículo 
       
      Frank Baumgartner and Laura Chaqués Bonafont (2012): “Newspaper Coverage of Politics in a Partisan Media System. The case of Spain” (under review) 
       
      al que se puede acceder a través de la página web de la profesora Chaqués
       
      http://www.ibei.org/index.php?option=com_content&task=view&id=271&Itemid=130&lang=en&people_id=137
       
      y cuyo resumen en inglés es el siguiente
       
      Spain has a highly partisan media system, with newspapers reaching self-selected partisan audiences and espousing explicitly partisan editorial preferences. Do the newspapers of the left and right differ in how they cover politics, based on partisanship? We review theories of issue-ownership, journalistic standards, and information scarcity and test hypotheses derived from each. We find that the parties converge substantially in virtually every aspect of their coverage. Few differences emerge when we look at what topics are covered, how skewed the coverage is in terms of focusing on just a few topics, or how coverage shifts from topic to topic over time. However, we confirm important differences across the papers when they make explicit reference to individual political parties. Journalistic norms result in a surprising focus on the faults of one’s enemies, however, rather than the virtues of one’s allies. Our assessment is based on a comprehensive database of all front-page stories in El País and El Mundo, Spain’s largest daily newspapers, from 1996 through 2009. 
       
      Me reí porque donde dice partidos políticos podría haberse dicho equipos de fútbol, aunque quizás en la cobertura del fútbol, los periodistas pongan un poco más de énfasis en las virtudes de su equipo preferido. En todo caso, el artículo refleja claramente las dos alternativas mencionadas al inicio de este comentario. 
       
       

  8. Iñaki
    Iñaki Dice:

    Otro nombramiento que pone los pelos de punta : Angel Acebes como Director del Comité de Auditoría de Bankia. Acebes, un abogado que jamás trabajó en Auditoría…Además, todos saben que el Balance de una Entidad financiera es algo que ni los propios banqueros llegan a entender.Es algo complejísimo.¿y qué experiencia bancaria tenía Acebes? Ninguna.Esto explica que no se enterase de nada de lo que ocurrió en Bankia. Y encima, era ¡el Director de su Comité de Auditoría! Así no saldremos de la crisis nunca.

    Un movimiento potente, al que se puede apoyar, es Sociedad Civil y Democracia, presidido por Mario Conde. Hay que presionar,efectivamente, para que esto cambie de verdad. España no se merece unas estructuras tan mal diseñadas. Hacen falta arquitectos de un nuevo Sistema, que funcione de verdad. 

  9. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Pongámonos en su lugar y pensemos qué habríamos hecho diferente. Seguro que muchas cosas, o pocas.

    A efectos de responder a Rodrigo creo que se debe distinguir entre:

    1. Acciones de supervivencia económica a corto, medio y largo. 

    Cada semana hay que salir a pedir y volver con entre 3 y 4500 millones de Euros sin que se subleven la “prima” ni Frau Merkel ni que Obama se vea obligado a pedirle que deje paso a otro.

    2. Acciones del programa del partido sin impacto económico evidente en el corto plazo.
    Aborto, política educativa, derechos exiliados y víctimas de ETA, derechos ciudadanos, parejas civiles, libertades que hoy no se cumplen, justicia, tabaco, política emigratoria y de repatriación voluntaria, consumo de drogas, fiscalidad –destructora de empleo–, estructura del estado, valores cívicos, estímulos e incentivos, etc) 

    Al analizarlo de esta forma es fácil ver que la inacción sorprende.

    No sólo han fingido no tener conocimiento de la Realidad tras 8 años de oposición sino que no han movido un dedo donde podían y es urgente hacerlo. O lo han hecho en sentido contrario.

    Es decir, están machacando a su base de votantes sin darles ni siquiera un caramelo.

    Quedan tres años, sí. Pero si el primero sirve de muestra un servidor conoce mucho votante Popular que nunca más votará a ese partido mientras Rajoy y sus gobiernos sigan de Tancredos timoratos.

    El planteamiento de Quasimontoro al preguntar cuáles son las alternativas me parece importante porque hay espacio sobrado para una alternativa de Centro (Izquierda y Derecha) y no se ve el menor movimiento cívico aglutinador de la  indignación de los segmentos de la población que están financiando este desastre.

    Ni UPyD, ni Ciudadanos están dando la talla (en presencia pública al menos) que la oportunidad exige. No hablo de Conde porque me parece inaudito el espectáculo del “yo-mi-me-conmigo”.

    Para completar el cuadro quisiera añadir el asombroso silencio de la Iglesia que (salvo Cáritas y acciones paliativas semejantes) se ha puesto también de perfil y calla.
    O peor, en Cataluña se alinea con lo menos “católico” en sentido estricto. Con aquellos que han llevado a la fuga masiva de los fieles de las iglesias. Cataluña y Vascongadas, gracias a 35 años de jerarquías episcopales nacionalistas tienen las menores tasas de práctica religiosa y hasta de caridad cristiana. A pulso de obispo.

    La Iglesia jerárquica tiene mucho que explicar de sus silencios tan poco en línea con su tradición de encíclicas sociales desde Rerum Novarum.

    Lo dejo aquí. Es evidente que hay espacio para definir alternativas sociales que aborden los problemas reales:

    1. ¿Por qué no hay empleo productivo? 
    2. ¿Qué se puede hacer en Europa para resolverlo? Tenemos problemas comunes
    3. ¿Por qué España está a la cola del mundo en ambas cosas?

    Esto necesariamente debe aglutinar ciudadanías moderadas, ex votantes PSOE y PP por resumirlo. 
    Porque no tienen intereses discrepantes y son los que están siendo pulverizados para los restos. 

    Lo que hoy se está haciendo es intentando preparar el país para “otra burbujita inmobiliaria” esta vez a base de Rusos y Chinos fiscalmente despistados. Y que siga pasando el tiempo.

    La cosa está muy chunga.

    Buenas noches
     
     

    • pau
      pau Dice:

      Manu Oquendo.
      El dirigente del PP sabe muy bien que su electorado mantendrá su fidelidad reviente quien reviente. Es extraño y hasta patético, ya lo sé, pero es así. Tanto en Galicia como en Catalunya se ha demostrado.
      El PP es el partido con más afiliados de España, un millón más o menos, gracias a su gratuidad y una muy buena y constante información, invitaciones, etc. Eso conlleva fidelidad y un fuerte proselitismo familiar.
      En los partidos extraparlamentarios el promedio de votos por afiliado suele rondar por los 30. Entre los parlamentarios, debido a su propagación en los medios, sube mucho más y sin guardar proporción. En el caso del PP consigue 10 votos por afiliado, algo completamente anormal, pero muy clarificador.
      Dices:
      en Cataluña se alinea con lo menos “católico” en sentido estricto. Con aquellos que han llevado a la fuga masiva de los fieles de las iglesias. Cataluña y Vascongadas, gracias a 35 años de jerarquías episcopales nacionalistas tienen las menores tasas de práctica religiosa y hasta de caridad cristiana. A pulso de obispo.
      Creo que eso es mezclar churras con meninas y en sí es contradictorio. Por otro lado en Catalunya existe una fuerte tradición de asociaciones caritativas laicas, no obstante doy fe que en estos momentos las parroquias están entregando cientos de comidas diarias cada una. Y en cuanto a la práctica religiosa, pues creo que es algo constitutivo de la cultura. Quizá se lea más a Darwin, digo yo.

  10. pau
    pau Dice:

    Amigo Rodrigo, en mi partido estamos trabajando con la posibilidad de elecciones anticipadas para el próximo año. De echo existen dos opiniones, los que creemos que serán entre febrero y marzo, y los que dicen que entre abril y junio. En todo caso pensamos que no será Rajoy quien gobierne durante los próximos tres años.

    • JJGF
      JJGF Dice:

      Taxonera, quién te hubiera imaginado recalando por aquí! Un misterio esto de las conexiones bloggeras. Este verano di con unos amigos tuyos en Mahón. Navegan casi tan bien como tu!! 
      un saludo 

  11. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Hola, Pau, qué tal estás.

    Algunos apuntes a tu comentario que, como de costumbre, he ponderado con atención porque no sueles sembrar en barbecho.

    Uno.
    Es cierto que en Cataluña y Galicia el PP ha mejorado algo. Pero recordarás que en Andalucía y Vascongadas no. Han descendido.

    Lo han hecho en ambos casos por la misma razón.
    En Andalucía y Vascongadas se ha percibido un efecto Rajoy apaciguador y sumiso. 
    En Galicia y Cataluña creo que su “dirigencia” local ha pesado algo más aunque desde que Aznar entregó la cabeza de Vidal Quadras a Jordi Pujol no creo que progresen mucho más.

    El tiempo de los paños calientes ya no “pone” a la gente y hoy el cuerpo pide, por lo menos, plantar cara y menos seguidismo. En estas elecciones se ha visto a Rajoy decir algo, poco, pero algo.
    En las vascas llegaron a  frenar a Basagoiti y su plan de dejar votar a los exiliados. Una vergüenza cívica por no hablar de Bolinaga. Hoy la gente ya ha vuelto a irse de Guipúzcoa para que los batasunos no fisguen en sus patrimonios desde la diputación foral (La Tributaria de Guipúzcoa).

    El techo del PP está en ese factor y no van a ser capaces de sostenerlo con Rajoy o con Gallardón. Espe se ha largado y el resto del panorama está verdísimo.
    Se verá cuando haya que votar en Madrid.

    Dos.

    En un mundo dominado por la doctrina laicista es posible que tocar el tema de los obispos nacionalistas y su papel desastroso en el derrumbe de valores en las sociedades donde así actúan parezca mezclar churras con merinas.

    Creo que el laicismo es otra doctrina, ni más ni menos (laicos somos todos los que no llevamos hábitos) laicistas son los seguidores de esa doctrina.

    Me parece que una  parte de lo que sucede es debido al hundimiento de valores personales propiciado intenciuonalmente por partidos laicistas, que no laicos.

    Cataluña y el País vasco no sólo son hoy los lugares de menor práctica religiosa (que posiblemente sólo es un indicador para la jerarquía) pero si has visto el dato en la prensa también son los de menor recaudación con fines caritativos de España.
    El dato salió hace unos diez días y yo lo vi en El Mundo.
    Cataluña era la última de la lista.

    A mi esto no me sorprende porque voy muchas veces a misa en Cataluña y tengo la sensación de escuchar a una iglesia profundamente retrógrada y servil con una ideología funesta y anticristiana.

    Y para corregirlo acostumbro a contar este rollete a cada cardenal, obispo y arzobispo con los que me cruzo socialmente.

    La primera vez que se lo digo se sorprenden.
    Cuando se lo explico en detalle se quedan pensativos y un par de años o tres más tarde comienzan a mover ficha.

    La Iglesia es lenta y los cristianos tenemos que dar caña a nuestros obispos y explicarnos cariñosamente cuando, como ahora,
    están demasiado de perfil y tienen que recuperar espacio al lado de posiciones serias, razonadas y decentes.
    Muchos lo sentimos así y no es tiempo de pusilánimes.

    Tres.
    Tu comentario sobre el indicador voto/afiliado no lo entiendo así que le daré unas vueltas o me lo explicas por correo.
    ¿Qué tal les ha ido a tus amigos en estas elecciones?

    Un cordial saludo

Los comentarios están desactivados.