Catalonia, year 0. Cataluña, año 0

Nota de los Editores: Por su indudable interés, también internacional, este post, conforme hemos hecho otras veces, se publica en inglés y a continuación en español.

 

Catalonia, year 0

 As far as the independence of Catalonia seems to be imminent, every day we attend to a real avalanche of opinions, prognostics and asserts which, in most of the cases, come from the heart (or from the guts) more than from the head.

From the Spanish nationalist side, I hear a lot of apocalyptic predictions: a Catalonia separated from Spain would definitely walk toward the material and moral misery, insulated from Europe and from the reality, as if remaining in Spain were the last link between the Catalan “matrix” and the real world.

From the Catalan nationalist and secessionist side, expectations seem to be exactly the opposite: a Catalonia finally free from the Spanish dead weight, would quickly become one of the most wealthy countries in Europe.

Within this context of maximalist considerations and sensitive approaches, I’d like to suggest some pragmatic thoughts.

If I’m not wrong (and if I am, I’d really appreciate somebody to explain me the error), the day after an eventual declaration of independence, Catalonia would be out of the EU, the NATO, the OECD, the UN and, in general, of any international organization to which Spain is a member nowadays. I’m sure that, in medium or long term, Catalonia would be part of these organizations, but there would be an admittance process, and that process could take some time. I believe that this time would not be measured in weeks or months, but in years: I’ll call “transitory period” to the X years which run from the “independence day” to the complete normalization of Catalonia as a country within its political, geographical, economic and cultural environment.

As far as I understand, the independence would have several immediate effects: the borderlines of Catalonia with Spain and France would be borderlines with EU, as Moroccan borders with Ceuta and Melilla, or Russian borders with Finland. There would not be free transit of goods, capital and people through these borderlines. Let me insist: I’m sure that, in short or medium term, agreements would be achieved to simplify that transit, but the “day after”, and at least during the beginning of the transitory period, the Port of Barcelona would not be an EU Port, the Airport of Barcelona would be out of the Schengen Area, and entire Catalonia would be out of the Euro Zone.

For sure the Catalan governments will do their best to reduce the transitory period as much as possible, but immediately after the “independence day”, a big part of the goods entering EU through the Port of Barcelona would be derived to other Mediterranean ports (in Spain, France and maybe in Italy) to avoid customs troubles. Part of this commerce will not return to Barcelona after the transitory period.

Those multinational companies whose Spanish subsidiaries are located in Catalonia, will need to decide either to open (or not) new subsidiaries in Spain, or to move their local headquarters from Catalonia to Spanish land. Other multinationals located out of Catalonia could as well evaluate to open new subsidiaries in Catalan territory, but considering the market sizes, we can assume that the final balance would be favorable to Spain, and specially to its main metropolis. As a matter of fact, the number of opening companies in Madrid could strongly increase during the first months after the act of independence. The impact of this fact in employment and taxes could be quite high.

The industrial companies located in Catalonia could meet an even more complex situation: suddenly, their factories would be out of the EU, meaning important consequences in raw material acquisition as well as in sales and deliveries of finish and semi-finish products. Some of them could even be forced to move out, and others will seriously consider this option. Nowadays, companies measure their profitability in a monthly or quarterly basis, so most of them couldn’t wait X years for returning to a normal status: they will need to take quick decisions.

Related to the Catalan companies, they can expect a strong reduction of their sales in Spain, due to sentimental reasons as well as to eventual customs tariffs. Maybe some Spanish companies will use “patriotism” as a marketing strategy. La Caixa and Bank Sabadell would suddenly become foreign banks in Spain, so they would need to afford structural changes meanwhile they lose clients. If the not-so-free Spanish market works, some competitors of Catalan products will rise all over Spain, being enforced by the national and local administrations, as far as Catalonia will have become a foreign (and “not nice”) competitor. To defend the Spanish brands against the Catalan brands will become a powerful commercial and political argument, at least during the transitory period.

Of course, many Spanish companies will suffer similar effects in Catalonia, but again the market sizes will play in benefit of Spain: Catalonia will be smaller and with lower response power (and, by the way, with its people more divided than in Spain).

And what will happen with people in Catalonia? For sure, nationalist and secessionist people will accept all these inconvenient as a price to pay for achieving their objective, but I suspect that many of those who support the independency expecting to improve wealth, could be not patient to afford the sacrifices during the transitory period. And what about those who don’t support the independency at all? Most probably they will be very critical when bad news start to rise.

I’m also worried about those who will choose to remain Spanish in Catalonia (assuming that nobody will be forced to change their nationality or leave the country). After the independence, the most radical nationalist and secessionist parties could be considered as victorious heroes, and these groups don’t use to be the most respectful with discrepancies. Depending on the share of power they will obtain, we could witness some pligths (or even laws) quite unpleasant. It’s also possible that the most radical Spanish nationalism embitter the life of those Catalans who remain in Spain.

Finally, I’d like to know how the new Catalan citizens’ nationality would be managed: would Catalonia and Spain accept dual nationalities? Could the Spanish citizens remain in Catalonia as foreigners? If so, what rights would they keep?

To conclude, many questions open, and I see hardly anyone wondering amid so much noise.

 

Cataluña, año 0

Dada la aparente inminencia de la independencia de Cataluña, cada día asistimos a una auténtica avalancha de opiniones, pronósticos y afirmaciones que en su inmensa mayoría proceden más del corazón (o de las tripas) que de la cabeza.

Del lado del nacionalismo español, estoy oyendo gran cantidad de predicciones apocalípticas: una Cataluña separada de España caminaría irremisiblemente hacia la miseria material y moral, aislada de Europa y de la realidad, como si la pertenencia a España fuese el último vínculo del “matrix” catalán con el mundo real.

Del lado del nacionalismo y el independentismo catalán, las expectativas parecen justo las contrarias: una Cataluña al fin liberada del lastre español se convertiría rápidamente en uno de los países más prósperos de Europa.

En este contexto de planteamientos maximalistas y sentimientos a flor de piel, me gustaría aportar algunas reflexiones de carácter eminentemente pragmático, en la medida de mis posibilidades.

Si no estoy equivocado (y si lo estoy, agradecería que alguien me explicase mi error), el día después a una eventual declaración de independencia, Cataluña se vería fuera de la UE, la OTAN, la OCDE, la ONU y, en general, de cualquier organismo internacional a los que actualmente pertenece España. Me cuesta creer que, a medio o largo plazo, Cataluña no acabase siendo un socio más en todas estas organizaciones, pero de entrada tendrá que empezar solicitando su admisión, y hasta lograr la incorporación transcurrirá un periodo de tiempo que, a mi entender, no se medirá en semanas ni en meses, sino en años. Denominaré “periodo transitorio” a los X años que transcurrirían desde la declaración de independencia hasta la total normalización de Cataluña como país dentro de su entorno político, geográfico, económico y cultural.

Tal y como yo lo veo, la independencia tendría una serie de efectos inmediatos: de entrada, las fronteras de Cataluña con España y Francia serían fronteras con la UE, tal y como lo son las de Marruecos con Ceuta y Melilla, o las de Rusia con Finlandia. No habría libre tránsito de bienes, capitales y personas a través de esas fronteras. Insisto: sin duda a corto o medio plazo se alcanzarían acuerdos que simplificasen este tránsito, pero el “día después” y al menos durante una parte del periodo transitorio, esas fronteras existirían, el puerto de Barcelona no sería un puerto de la UE, el Aeropuerto de Barcelona estaría fuera de la Zona Schengen, y Cataluña estaría fuera del Euro.

Sin duda los gobernantes catalanes harían lo posible porque el periodo transitorio durase lo menos posible, pero casi de inmediato, buena parte de las mercancías que actualmente entran en Europa por el Puerto de Barcelona, buscarían un puerto alternativo en el litoral mediterráneo español o francés (tal vez incluso italiano) que les ahorrase inconvenientes aduaneros. Parte de ese comercio es posible que no volviera a Barcelona tras la conclusión del periodo transitorio.

Las empresas multinacionales que ahora mismo tienen sus filiales españolas localizadas en Cataluña, tendrían que decidir si dejarlas allí y abrir (o no) nuevas filiales en España, o directamente trasladar las sedes de Cataluña al territorio español. Otras multinacionales localizadas fuera de Cataluña podrían a su vez considerar la apertura de nuevas filiales en territorio catalán, pero dada la diferencia de tamaño del mercado español frente al catalán, parece razonable que el saldo global fuese favorable a España (insisto, al menos durante el periodo transitorio), y muy especialmente a Madrid, que podría ver un notable incremento en la apertura de nuevas sociedades durante los primeros meses tras la declaración de independencia. El impacto de este fenómeno en el empleo y la recaudación fiscal podría ser considerable.

Las empresas productoras de bienes podrían encontrarse en una situación aún más delicada: de repente, sus fábricas se verían fuera de la UE, lo que les plantearía cambios importantes tanto en la adquisición de materias primas como en la distribución y venta de sus productos terminados y semiterminados. Algunas se verían incluso forzadas a deslocalizarse, y otras lo considerarían una opción beneficiosa o prudente. Hoy día, las empresas miden su rentabilidad al mes o al trimestre: es poco probable que la mayoría pueda esperar X años a que la situación se normalice: tendrán que tomar decisiones rápidas.

En cuanto a las empresas catalanas, es más que esperable que experimenten una fuerte reducción de clientes en España, tanto por motivos sentimentales como por efecto de eventuales políticas arancelarias. Algunas empresas españolas es posible que “saquen la bandera” como un argumento comercial. La Caixa y el Banco Sabadell se convertirían de repente en bancos extranjeros en España, y tendrían que afrontar cambios estructurales al tiempo que perderían clientes. Si el mercado relativamente libre en España funcionase bien, surgirán no pocos competidores de los productos catalanes que se verían favorecidos por las comunidades autónomas y el gobierno central, porque Cataluña se habría convertido en un competidor extranjero, que además despertará pocas simpatías. Defender “lo español” frente a “lo catalán” se convertiría en un argumento comercial y electoral más o menos potente, pero sin duda efectivo durante el periodo transitorio.

Por supuesto, las empresas españolas en Cataluña sufrirían un efecto similar, pero en este caso se hará patente el hecho de que Cataluña será un país más pequeño, con menor capacidad de respuesta y una población más dividida que la española.

¿Y qué ocurriría con la población? Sin duda los nacionalistas e independentistas más convencidos aceptarían todos los posibles inconvenientes como el precio a pagar por alcanzar su meta, pero sospecho que muchos de los que se muestran favorables a la independencia esperando una mejoría social y económica, se impacientarían pronto al afrontar los inconvenientes del periodo transitorio. ¡Y qué decir de aquellos que ni siquiera apoyan la secesión! Aunque al principio se mantengan expectantes, sin duda recibirán las malas noticias con ánimo extraordinariamente crítico.

Me preocupa también cual seria la situación de aquellos que continuasen siendo españoles en Cataluña (asumiendo que nadie fuese obligado a elegir entre cambiar de nacionalidad o exiliarse). Tras la independencia, veríamos a los nacionalistas e independentistas radicales erigirse como héroes victoriosos, y esos colectivos no se destacan precisamente por su respeto a la divergencia. Dependiendo de la cuota de poder que llegasen a alcanzar los más extremistas, podríamos ver situaciones (e incluso leyes) muy desagradables. También sería posible que el nacionalismo español más radical amargase la vida a los catalanes que permanecieran en España.

Por último, tengo gran curiosidad por saber cómo se articularía la nacionalidad de los nuevos ciudadanos catalanes: ¿admitirían Cataluña y España las dobles nacionalidades? ¿Podrían permanecer los españoles en Cataluña y los catalanes en España como extranjeros? Y si es así, ¿con qué derechos?

En conclusión, demasiadas preguntas abiertas, y no veo a casi nadie cuestionándoselas en medio de tantas consignas y banderas al viento.

 

58 comentarios
  1. Quasimontoro
    Quasimontoro Dice:

    Eduardo,

    Sin intención de defender a la elite catalana que ha estado presionando por un apoyo popular para su proyecto, usted se equivoca en lo que ese apoyo –si efectivamente se produce y en particular si es ampliamente mayoritario– significaría. 

    El análisis del reclamo de la elite catalana tiene que hacerse en el contexto de la profunda crisis económica e institucional de España. Mientras muchos siguen atados a la defensa del estatus quo y sugieren maquillajes para venderlo mejor, esa elite por lo menos trata de patear el tablero y forzar una reforma. Y es elemental que la negociación de una reforma institucional se facilitaría si esa elite muestra tener amplio apoyo. El resultado de esa negociación, si se produjera, difícilmente sería la “independencia“ pero sí un arreglo que permitiría a Cataluña un estatus diferente dentro de España. Por el bien de España, ojalá que mañana Cataluña de un amplio apoyo a su elite.  

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      Pero esa reforma va en el sentido de conseguir un régimen de privilegio. Es decir, el puro chantaje de “me tenéis que dar más, o me sentiré víctima y me iré”. No es de extrañar que sigan esa estrategia, pues les ha dado buen resultado durante décadas, en que los nacionalistas siempre han ganado, y nunca perdido, sucesivas trincheras.
      La peor culpa la han tenido los que han seguido con ese juego, los que han cedido tanto pensando que alguna vez un nacionalismo se conformaría y ya no pediría más. Los que han mirado para otro lado con la constante violación de las leyes y con la corrupción, para no herir susceptibilidades nacionalistas.
      Pues eso no puede seguir valiendo. 

    • Eduardo Valdelomar
      Eduardo Valdelomar Dice:

      Poco tengo que añadir a la respuesta de Fernando, con la que coincido plenamente. Solo me gustaría añadir una reflexión: si no entiendo mal su comentario, las elites catalanas están engañando a la población, planteando una “hoja de ruta” hacia la independencia cuando, en realidad, sólo quieren mejorar su situación en España. Si ese fuera el caso, sería un juego peligroso: a lo largo de la historia, muchas élites han intentado manipular a la población en su propio beneficio, y no han salido bien paradas, porque la gente no siempre es controlable una vez que se moviliza. Tal vez tenga ud. razón, y los dirigentes catalanes estén tan convencidos de su capacidad de manipulación, que ni siquiera consideren la posibilidad de que el asunto se les vaya de las manos… En cualquier caso, es un movimiento muy arriesgado como para desear que se inicie con éxito.

    • Quasimontoro
      Quasimontoro Dice:

      Fernando y Eduardo,

      Primero recomendaría leer el último post de Rodrigo Tena en este blog y los comentarios que hemos hecho a ese post. Les recuerdo que muchos posts de este blog en los últimos meses se han centrado en la crisis institucional y el reclamo de secesión debe verse como respuesta a esta crisis. Segundo, yo defiendo el derecho de toda persona de votar con los pies y por tanto el derecho de secesión. Si tienen alguna duda sobre la importancia del derecho de secesión recomiendo leer lo mucho que se ha escrito al respecto en EEUU y que se ha estado recordando estos últimos días (ver por ejemplo los varios posts sobre el tema en The Volokh Conspiracy). Para mi no hay duda alguna sobre el derecho de los vascos, de los gallegos, de los catalanes, y de cualquier otro pueblo de separarse del Estado del que es parte. Como lo prueba la historia del divorcio en el caso de los matrimonios y de las quiebras en el caso de las empresas no se necesita un reconocimiento explícito del derecho de poner término a la relación y como esos casos prueban siempre el término de la relación plantea conflictos que la gente civilizada resuelve pacíficamente, esto es, negociando las condiciones en que quedarán las partes que se separan luego de ponerle término a la relación. 
      Tercero, en las crisis institucionales lo común es que los conflictos principales se den al interior de la elite y que se produzca un quiebre en alguna dimensión –religiosa, ideológica, étnica, territorial, racial y cualquier otra que uno pueda imaginarse. En el caso español ha saltado por la dimensión territorial como cabía esperar por la historia de España. Ninguna novedad. El quiebre de la elite en esa dimensión implica una negociación para separarse, aunque la separación no necesita ser total, al extremo de hablar de independencia. 
      Cuarto, por supuesto que la elite catalana busca un privilegio, en realidad busca mantenerlo porque la crisis económica lo ha afectado gravemente, como también ha afectado al privilegio del Estado español que debe rogar ayuda externa para no tener que reconocer su incapacidad para cumplir con las obligaciones legales y contractuales asumidas en los últimos 34 años. Lo que está en juego es el privilegio que han estado gozando todos los políticos españoles y sus cómplices, incluyendo muchos profesionales a través de sus colegios. 
      Quinto, hablar de chantaje de la elite catalana es absurdo porque el único chantaje que ha habido es por parte del gobierno central que pide a cada comunidad, a cada provincia, a cada municipio, a cada órgano o agencia estatal nominalmente independiente que se porten bien porque de lo contrario no habrá ayuda externa. No debe extrañar que la elite catalana haya visto esa exigencia como un intento de quitarle su privilegio. Lo más gracioso es lo que ha estado pasando en el País Vasco, pero explicarlo tomaría demasiado espacio. 
      Sexto, decir que la elite catalana está engañando a la masa catalana porque está negociando algo que jamás será independencia es ignorar que el gobierno central ha estado engañando a todos los españoles por años con falsas promesas de beneficios –varios de ellos formalizados con la complicidad de muchos abogados como derechos fundamentales– que han implicado asumir obligaciones legales que ahora no se pueden cumplir. Es ignorar que en los últimos cinco años el gobierno central ha estado mintiendo repetidamente sobre la crisis económica y sobre cómo se sale de ella, y debo reconocer que lo han podido hacer con la complicidad de muchos economistas que sólo hablan de ayuda externa porque los alemanes, la Unión Europea y el resto del mundo deben ayudar a España. Precisamente las falsas promesas y las mentiras del gobierno central han precipitado la crisis institucional. 
       

  2. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Creo que, aparte de especificar algunos escenarios evidentes, el artículo peca de jugar al juego nacionalista en otro caso en el que se adopta la semántica y los valores del oponente evitando plantear la cuestión en términos, asépticos, limpios. Tal como realmente son.

    Estoy triste (como CR) de escuchar la cantinela “nacionalismo español” como oponente del nacionalismo periférico.
    Esto es rotundamente falso y permite al nacionalismo periférico… lo de siempre: encontrar un “otro” que le permita jugar su juego.

    En otras palabras, nos vienen a decir: “Mira, tú eres como yo, un nacionata y además eres el grande y yo el pequeño así que tienes que dejarte hacer de todo no sea que te denuncie por abusar de mi, que soy pequeño y sólo quiero crecer lejos de tu sombra, Xxxxxx! (expletive deleted).

    Hay mil formas de enfrentar este problema pero la equidistante no es correcta, ni en lógica, ni en  retórica. Tampoco éticamente.

    Porque no, no somos como el Sr. Mas y compañía, somos bastante más decentes.
    Lo único que decimos es que sus gobiernos dictan leyes fascistas que nos quitan libertades elementales (las mismas que ellos reclamaban para los niños catalanoparlantes –que alguno había– y luego niegan a los nuestros) y que no estamos dispuestos a aceptar una casta que lo perpetúe.

    Mucho menos en Europa y mucho menos para encontrar Impunidad ante el código Penal.
    ¿Por qué Urdangarin sí y ellos no? Ya está bien de que se nos lancen huesecillos. Va siendo hora de servir “chicha”, la de verdad, no “chorradas” tipo Gürteles, bolsos trajes y “chaletes”. La chicha.
    Ahora resulta que nos “pone” más un bolso de alcaldesa que 700 millones de Eres andaluces o los que ni se sabe de 4% catalanes. (Hablando de Peajes)

    Si será honrada esta Constitución que en vez de prohibirles actuar se ha establecido el procedimiento de divorcio. ¿Qué más quieren?

    Esto, señores es muy sencillo y va de libertades ciudadanas y de corrupción a raudales. No de corrales, ni “pueblos” ni “aldeas”.

    Así que más repasar la historia económica catalana Hasta y Desde los decretos de Nueva Planta y pensar quién trajo fortuna a la tierra más pobre de la Península desde el año 409 de nuestra era hasta que se comenzó a llevar negocio y fletes desde el puerto de Valencia a Cataluña. Leamos historia.

    Esto no es ni un choque de trenes ni un enfrentamiento de nacionalismos.

    En todo caso es resultado de la desidia de los gobiernos de España.
    Y, ya decía un titular de esta semana, “La desidia es peor que las cucarachas

    • Elotro Oquendo
      Elotro Oquendo Dice:

      Apreciado Manu,
      No suelo leer tus respuestas en los blogs por la frecuencia y longitud que tienen. Suelen contener ideas inconexas y texto en negrita. Pero hoy la he leído y me quedo con esta referencia en tu respuesta de hoy:
       
      “Porque no, no somos como el Sr. Mas y compañía, somos bastante más decentes.”

      Y uno vuelve a leer la entrada de Eduardo, que trata sobre el estatus que tendría Cataluña frente a organismos internacionales, y se rasca la cabeza… ¿y esto a qué viene? ¿qué aporta al debate? ¿o es que no se trata de aportar al debate? Noam Chomsky ya trató esta cuestión antes y mejor. Propaganda.

      Gracias Eduardo por la reflexión.

    • Eduardo Valdelomar
      Eduardo Valdelomar Dice:

      A la vista de su respuesta, he releído el artículo y creo que, en efecto, trasmite una cierta equidistancia, por lo que me gustaría aportar alguna aclaración al respecto.
      Desde mi punto de vista, existen nacionalistas catalanes y nacionalistas españoles, y los hay moderados y radicales en ambos casos. No se puede negar su existencia, y basta con echar un vistazo a las redes sociales o a la prensa para encontrarles. Sin embargo, no creo que ambos nacionalismos estén en pie de igualdad.
      En primer lugar, el nacionalismo catalán lleva gobernando en Cataluña desde el principio de la autonomía. El tripartito, que algunos esperaban como un cierto cambio de tendencia, no supuso en realidad ninguna ruptura, y es que, en mi opinión, la estrategia nacionalista que CiU ha desarrollado durante décadas ha sido un gran éxito, y ha penetrado los diferentes ámbitos sociales e ideológicos de la comunidad.
      Por contra, el nacionalismo español está en franco retroceso. La izquierda española lo vinculó con éxito al franquismo, de modo que la mera exhibición de los símbolos nacionales se asocia con una extrema derecha que, de facto, es en realidad muy minoritaria en nuestra sociedad. Actualmente no hay ningún partido con representación parlamentaria que se pueda considerar verdaderamente nacionalista, y desde luego nunca se ha tenido un gobierno nacionalista al frente del país.
      Así que tenemos, de un lado, un nacionalismo catalán en alza, con responsabilidad de gobierno desde hace décadas y exitoso en la aceptación de sus ideas como “políticamente correctas”  por parte de la sociedad catalana e incluso de buena parte de la española. Y del otro, contamos con un nacionalismo español muy minoritario, prácticamente individual y en buena medida acomplejado. No, no creo que pueda hablarse de choque de trenes.
      Sin embargo, el nacionalismo español existe, y en mi opinión una eventual independencia de Cataluña le supondría un balón de oxígeno. Creo que la identidad española se sustentaría al enfrentarse a la división del país, y muchos ciudadanos que se han mantenido hasta ahora “equidistantes” pensarían que fue un error dejar crecer sin límites a los nacionalismos periféricos. Y es que el nacionalismo, sea del tipo que sea, es un animal hambriento que jamás se considerará saciado.

  3. Pep
    Pep Dice:

    Sobre la exclusion de la ONU, NATO, Etc. Etc. Te ruego que primero eches un vistazo a la convencion de Viena, en el caso de Cataluña no se trata de una ‘Colonia’ de modo que se aplicaria el articulo 34.1 échale un vistazo y dime que tal.

     http://www.dipublico.com.ar/instrumentos/20.html

    En cuando a la UE, no se ha pronunciado al respecto porque nadie le ha preguntado formalmente. La única norma en derecho internacional es la convención de Viena, así que hay que ver si la UE sigue esta norma o decide no acogerse a ella, eso está por ver.

    Aunque dudo que la UE tenga interés en mostrarse malvado, más que nada porque la UE exige cierta convergencia estructural y legal para formar parte de ella, en ese caso Cataluña o Escocia ya poseen, de modo que solo podría haber una cuestión de veto. Seria muy interesante que públicamente, el país que veta el ingreso de otro país exponga las razones de su veto. 

     

    • Eduardo Valdelomar
      Eduardo Valdelomar Dice:

      Ante todo, gracias por el comentario y por el link. No tengo muy claro que la Convención de Viena esté resolviendo mis dudas con claridad… Digamos que hay demasiados “si, pero” y continuas alusiones al clausulas específicas de los tratados en cuestión, como para que podamos deducir que, sin lugar a dudas, el statu quo internacional de Cataluña no se vería afectado por su eventual secesión.
      En concreto, si nos fijamos en los artículos 42 y 43, se habla de un plazo de seis meses de “resolución de controversias”, que darían lugar a un proceso de arbitraje si no se alcanza un acuerdo. Le insisto en que mi artículo no duda en que, a medio o largo plazo, una Cataluña independiente normalizaría su situación internacional, pero preveo un periodo “transitorio” de inestabilidad, y me parece que la Convención de Viena no suprime este riesgo.

    • Sito
      Sito Dice:

      Cada día me da más pena ese argumento que se escucha por una parte catalana de “a la UE no le interesaría que Cataluña se quede fuera”. Menudo ombliguismo y menudo catetismo, ni que el sol girara alrededor de Cataluña, cuando la triste realidad es que es la CCAA autonóma más endeudada de España y está en la ruina. Sin las transferencias estatales últimas su default ya hubiera ocurrido, y como si a Alemania, Francia, Uk u otros países no salieran ganando con una separación en España y no pudieran aprovechar esa época convulsa para ganar posiciones en ciertos mercados (pocos, lamentablemente) pero que España está a la cabeza o lidera, o es un buen competidor. Como si a USA o China no les interese aprovechar cuestiones internas como ésta y que pueden provocar “un efecto llamada” en otros países de la Unión y así desestabilizar la UE o el Euro en favor de sus mercados. 

      Mientras por aquí nos ocupamos de estas cosas hay sitios dónde buscan aprovecharse de ello para posicionarse mejor.

      Como apreciación personal, nunca entenderé el victimismo catalán de que el Estado los asfixia y todo es culpa de España siendo una CCAA rescatada y en caída libre económica con la mayor deuda, corrupción y una pésima gestión combinada con ese sentimiento de superioridad de que sin España serían casi “potencia mundial”. Si así fuera no estarían rescatados, no tendrían deuda, no habría corrupción, no tendrían casi paro… El creer que cuando uno salga al mercado internacionalmente como Estado nuevo en mitad de la crisis económica más importante de los últimos siglos y el resto de competidores te lo van a poner fácil “porque les interesa” es de un egocentrismo o una ingenuidad difícilmente digerible. 
       

  4. Pep
    Pep Dice:

    Translation:
    About the exclusion from ONU, NATO, Etc. Etc.  I beg you to take a look to the Vienna Convention, in the case of Catalonia we are not talking about a ‘Colony’ so the article 34.1 would be applied. Take a look to it and tell me what you think.
    http://untreaty.un.org/ilc/texts/instruments/english/conventions/3_2_1978.pdf
    About UE, it has still not declared itself against or in favour about the subject as it has not formally been asked about. The only regulation in the international low about the subject is the Vienna convention, so we will see if the UE accepts this regulation or not.

    I have my doubts about the UE having any interest in being malicous, above that because the UE requests a structural and legal convergence to any state that wants to be part of it. Both Catalonia and Scotland already own the structures and the legal background, so there could only be a question of veto. It would be very interesting and instructive, that publicly the country vetoing another country explains the reasons of the veto.

    • Eduardo Valdelomar
      Eduardo Valdelomar Dice:

      First of all, thanks for your comment and for the link. It’s not clear for me that Vienna Convention solves clearly my doubts… I would say there are too many “yes, but” and several references to specific clauses in the corresponding Treaties, so we can barely deduce that, out of any doubt, the current international Statu Quo of Catalonia would not be impacted by its eventual secession.
      In particular, if we look at articles 42 and 43, they mention a time limit of six months for a process of consultation and negotiation, followed by a conciliation procedure if the parts don’t achieve an agreement. Let me remark that, in my post, I don’t discuss that, in medium or long term, an independent Catalonia would normalize its international status, but I foresee an unstable “transition period”, and I fear the Vienna Convention is not mitigating that risk.

  5. panaiotas
    panaiotas Dice:

    Con artículos como este, cada vez lo tenemos más claro.
    Introducción equidistante y luego boooom, catalanes directos al infierno, si os vais, os vamos a putear todo lo que podamos, no os reconocerá nadie internacionalmente, quedaréis fuera del sistema solar, las multinacionales se deslocalizarán a España (es que me parto!!!).

    Cómo quieres que te quiera … 

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      Yo desde luego no me alegraría por ello, y tampoco lo deseo. Pero no se trata de amenazar sino de deducir unas consecuencias fácilmente deducibles por todos los que no se hayan tragado el camelo de que la secesión va a ser el paraíso, la tierra prometida. Me parece que les iría muy mal. Pero si insisten, cumpliendo ciertos requisitos básicos, pues allá ellos.

    • Eduardo Valdelomar
      Eduardo Valdelomar Dice:

      Creo que sería más productivo que, en lugar de “partirse”, propusiera ud. argumentos e hipótesis contrarias a las mías. Varias respuestas están siguiendo esa tónica, y es muy de agradecer.
      En cuanto a su última frase… por alguna razón, muchos catalanes piensan que deben ser necesariamente deseados y seducidos, cuan damiselas del XVIII. Tal vez eso obedezca a un exceso de autoestima, ¿no le parece?

  6. Eduardo Valdelomar
    Eduardo Valdelomar Dice:

    Debo decir a Quasimontoro que no comparto los argumentos del tipo “y tu más”. Un engaño es un engaño, y no está justificado por mucho que el vecino engañe tres veces más. La tesis de que CiU esté engañando a los Catalanes con una iniciativa independentista que no es más que una posición negociadora, me parece plausible pero bastante dura, demostrativa del nulo respeto que los dirigentes catalanes tendrían por su pueblo, y lo que hagan o dejen de hacer los gobernantes españoles no alteraría un ápice la valoración moral que merece esa actitud.

    • Quasimontoro
      Quasimontoro Dice:

      Eduardo,

      Si uno toma literalmente lo que usted dice toda negociación para resolver un conflicto sería una serie de engaños. Las negociaciones implican sacrificar algo para conseguir algo que se considera más valioso y cada oferta rechazada podría ser considerada un engaño. Yo considero la negociación como un proceso para descubrir cuánto valoran las partes las cosas que están en juego y la búsqueda de un precio de equilibrio. Si las partes se disfrazan con sotanas o con togas no cambia nada. Y por supuesto la primera oferta de cada parte refleja lo que en economía se llama el precio de reserva de lo que esa parte entrega en la transacción y uno espera que haya una diferencia grande entre los dos precios de reserva. Las sucesivas iteraciones permitirán conocer si se puede llegar a un precio conveniente para ambas partes. Hay negociaciones que terminan mal porque las partes no encuentran un precio común y no por eso se tienen que insultar. Lamentablemente en las negociaciones entre políticos, los insultos y el juego sucio son parte del proceso de llegar a un acuerdo. 

      Disculpe pero su indignación porque la elite catalana estaría engañando al pueblo catalán me causa risa. Todos los españoles deberían estar llorando porque sus políticos los han estado engañando y los siguen engañando. 

  7. David
    David Dice:

    Por que habéis borrado mi comentario ? Si hasta Eduardo viene a decir lo mismo con lo de “La tesis de que CiU esté engañando a los Catalanes con una iniciativa independentista que no es más que una posición negociadora, me parece plausible”

  8. Marisol
    Marisol Dice:

    Llevamos varios meses especulando acerca de los efectos económicos de una segregación. Como si los matrimonios y los divorcios debieran ser económicos.

    ¿Cómo se puede hacer este planteamiento tan escasamente ejemplar y tan conveniente a los intereses de una clase política de una región española que nada en la corrupción y cuyo único miedo es un proceso de instrucción serio en un juzgado? ¿Qué ejemplo a nuestros hijos?

    El planteamiento más frecuente es el de enfrentar dos nacionalismos. 
    Lo que algún comentario ha reprochado al artículo y yo creo que con razón porque para colmo, como el autor reconoce, comienza hablando del nacionalismo español. Es una forma quizás inconsciente de pedir disculpas al “vigilante” que agrede.

    Como si fuera pecado o como si ambos fueran comparables.
    ¿Cómo se puede comparar lo que integra y une mejorando, lo que nos preserva espacio vital en igualdad y lo que separa con daño cierto para todos menos para quienes conseguirían la inmunidad penal? Lo que limita  el espacio vital de todos.

    Por no hablar de que la mayor parte de los ciudadanos no somos nacionalistas pero asistimos atónitos y vergonzosamente callados al espectáculo de un montaje terrible que lleva 30 años instaurando una etnia con todas las letras obligando a niños ajenos aprender una lengua a la fuerza para expulsar a otra etnia y a otra lengua. A este espectáculo infame asistimos sonrientes.

    La ciudadanía no vive sus mejores momentos. Somos rebaño y eso da mucha pena con esta desgracia de pastores.  

    • Eduardo Valdelomar
      Eduardo Valdelomar Dice:

      Gracias por el comentario. En una respuesta anterior, he intentado aclarar que mi mención al nacionalismo español no busca en absoluto una equidistancia. Sin embargo, ese nacionalismo existe, y creo que en el caso de una secesión, jugaría un papel relevante.
      Por lo demás, tengo que confesarle que no creo en “nacionalismos buenos” y “nacionalismos malos”: soy bastante critico con este tipo de ideologias, y no me parecen positivas por lo general, aunque en algunas ocasiones extremas hayan podido ser beneficiosas o útiles.

  9. panaiotas
    panaiotas Dice:

    Hola Fernando,
    El paraíso, la tierra prometida, Ítaca …, no es un camelo, es un anhelo. El día después? , nadie lo cree, habría una larga travesía por el desierto, en buena parte debido al odio, repito,  del abandonado.
    En democracia, qué requisito hay mas básico que posibilitar el derecho a decidir de un pueblo en un referéndum y acatar lo que libremente haya decidido?
    De todas maneras, tranquilos, esto sólo prosperaría, si la oferta fuera buena, si ha de haber más de lo mismo, nos quedamos como estamos.
    Si nuestras élites ceden y se aprovecha la oportunidad para crear una administración más eficaz, si se asegura libre competencia y no la captura del regulador por oligopolios, si se premia el esfuerzo y el mérito por encima de la endogamia imperante,  creo que entonces sí que habría una mayoría y no creo que nos fuera tan mal.

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      “Crear una admón más eficaz” no tiene pinta, dado lo hecho hasta ahora. Y lo del “derecho a decidir de un pueblo” no es sino una trampa semántica. ¿Qué es un pueblo, y dónde colocas el sujeto de deisión? ¿El pueblo español, el catalán, el aranés, el que habita el barrio de Sarriá? No existen los pueblos como sujetos de derechos por encima de las personas. Es simplemente una idea totalitaria. El buenista principio de autodeterminación fuera del ámbito colonial que ya impulsó Wilson tras la Primera Gran Guerra acabó causando millones de desplazados, y millones de muertos. Ese fue el saldo.

    • Deus ex Machina
      Deus ex Machina Dice:

      Fernando, eso de que no existen pueblos sujetos de derechos por encima de las personas…. solo hace falta ver el artículo 1.2 de nuestra Constitución para por lo menos empezar a pensárselo

  10. LILI
    LILI Dice:

    Panaiotas, es a ellos que les iria mal, de momento tendrian que RENEGOCIAR su posición en la UE ( cambio de población, de PNB, de transferencias por IVA, transferencias por impuestos tradicionales etc).
    Rajoy deberia explicar a su pueblo que su posición dentro de la UE no seria la misma y el proceso de renegociación España-UE, podria ser tan largo y duro como el de negociación Cataluña-UE, ni más ni menos.
     

  11. panaiotas
    panaiotas Dice:

    Hola Eduardo,

    Creo que sin duda seria más productivo postular sobre cómo, en el hipotético caso, hallar las fórmulas más beneficiosas para ambas partes en el proceso de transición, por ejemplo. Argumentos sobre los efectos del bloqueo de España a Catalunya son ya recurrentes, aunque te agradezco que en este, no te hayas referido a la tan cacareada imposibilidad de pagar las pensiones de nuestros “padrins”.
    En cuanto a sentirse deseado y seducido, no sé, no puedo hablar en nombre de esos catalanes, pero sí que puedo constatar la creciente desafección por los contínuos ataques recibidos.

    • Eduardo Valdelomar
      Eduardo Valdelomar Dice:

      Desde mi punto de vista, al hablar de “ataques” cae ud. en la trampa de confrontación que tan propia es del nacionalismo. Las consignas separatistas se reciben por buena parte de los ciudadanos como muestras de desprecio o de odio. ¿Cómo cree que suena en Sevilla, en Valencia o en Zaragoza la frase “Espanya ens roba”?
      Más bien, pregúntese de dónde nace esa desafección, quién la potencia, a quién beneficia. Como ciudadanos libres que somos (o deberíamos ser) no podemos consentir que ningún político se envuelva en una bandera y nos venda una idea basada en emociones y no en razones.

  12. Quasimontoro
    Quasimontoro Dice:

    Me preocupa que el post de Eduardo haya atacado la posible separación de Cataluña levantando fantasmas de las cosas malas que les puede pasar a los catalanes si se separan. Más allá de que no tienen ningún fundamento porque cualquier nuevo arreglo sería consecuencia de un largo proceso de negociación, sus argumentos son tan incompletos (sí, siempre hay costos en una separación) porque lo primero que debería haberse preguntado es por qué los catalanes querrían separarse (esto es, negociar un nuevo arreglo que no necesariamente implica la independencia). En su respuesta a un comentario de Manu Oquendo (cuyas ideas no comparto), Eduardo se mete en el mundo de los nacionalismos como si todos supiéramos de qué se está hablando y como si ese fuera el problema. 
     
    Pues bien, más allá de la retórica de políticos patéticos en ambos lados del debate y de un coro de intelectuales complacientes, el problema de fondo en cualquier separación es la misma –recuperar la autonomía cuando la separación es una cuestión estrictamente privada, o recuperar la soberanía cuando es una cuestión de poder estatal. Hoy, en pleno siglo 21, el problema de la gran mayoría de los estados nacionales es que son demasiado grandes para tener éxito (too big to succeed) porque las circunstancias han cambiado y ahora no se aceptan elites que siguen queriendo jerarquizar la sociedad con la pretensión de que la gestión de gobierno requiere un grupo de privilegiados, miembros de esas elites (si China parece que puede hacerlo es porque su punto de partida fue la muerte de Mao –símbolo del peor totalitarismo que la humanidad haya visto). Sí, en cuanto personas, queremos autonomía, y en cuanto sociedad, queremos soberanía, pero hemos estado aprendiendo (quizás muy lentamente y algunos muy reticentemente) que nuestros compromisos personales debemos elegirlos cuidadosamente porque de lo contrario no tendremos el margen de libertad que nos queremos reservar, y que nuestros gobernantes también debemos elegirlos cuidadosamente porque de lo contrario nos impondrán costos que no queremos asumir (aunque sea el simple costo de evadir un costo más alto). Si a nivel personal ya hemos aprendido algo –en cuanto reconocemos nuestro error, queremos pronto una segunda oportunidad– a nivel social se complica porque nuestras diferencias son tales que hacen difícil la acción colectiva voluntariamente y pronto se recurre a la coerción para asegurar la participación en la acción colectiva. El reclamo de soberanía se vio claramente en los intentos frustrados de transferir poder a órganos supranacionales de la Unión Europea y quedó marcado por la aceptación del principio de subsidiaridad (por supuesto, los políticos y funcionarios pro-UE han hecho lo imposible para que la masa europea se olvide de este principio y ahora, en tiempo de crisis, tratan de justificar sus arrebatos de poder por la necesidad de coordinar la ayuda externa). En otras palabras, el problema de la separación no tiene que ver con un ataque de egoísmo en las separaciones privadas ni con un ataque de nacionalismo trasnochado en las divisiones territoriales del poder estatal. En cuanto personas y en cuanto sociedades, en algún momento, sentimos que la pérdida de autonomía o de soberanía es excesiva y reaccionamos. 

    • Eduardo Valdelomar
      Eduardo Valdelomar Dice:

      En primer lugar, mi artículo inicial no es un “ataque” a la independencia de Cataluña, sino una queja acerca de que quienes promocionan esa independencia se obstinen en obviar los inconvenientes que el proceso podría acarrear. El artículo plantea algunas hipótesis y muchas preguntas: si preguntar es percibido como un ataque, me parece muy preocupante. 
      Por otro lado, dice ud. que “cualquier nuevo arreglo sería consecuencia de un largo proceso de negociación”; bien, estamos totalmente de acuerdo en esto. Es más, yo me he atrevido a aventurar una conclusión satisfactoria de dicho proceso. Mis preocupaciones, las que creo que deberían preocupar a los catalanes y que no deberían enmascarar los políticos nacionalistas, se centran en ese “largo proceso de negociación”, y el coste que supondría.

  13. JAUME
    JAUME Dice:

    Como catalán, puedo indicarles algunos datos que hacen referencia a algunos comentarios publicados.
     
    1: No existe ninguna diferencia sustancial entre la elite dirigente catalana y “el ciudadano raso” si así queréis llamarle, en temas de independencia. Incluso, no existe ninguna “orientación” política o religiosa que prevalezca sobre sobre otras. Hay 5 partidos que defienden el derecho de autodeterminación!
     
    2: El nacionalismo catalan no es periferico (por favor…!).
     
    3: El catalanismo (en este momento principalmente independentista), tiene un proyecto muy claro y definido de futuro, que es inclusivo y abierto a todo aquel que quiera participar. Se basa en 3 ejes:
     
    -Democracia y Europa
    -Defensa de la cultura y la lengua
    -Derecho de autodeterminación (decir sobre lo que a uno le afecta)
     
    Por lo que refiere a la relacion con españa, voy a enumerar los principales “torpedos” lanzados contra este programa:
     
    -Recortes Estatut (nuestra “constitución”, que estuvo aprovada en referendum!), falta de inversión en el corredor mediterraneo.
     
    -Ninguna aportación especial a la cultura ni la lengua, sino todo lo contrario: a juicio la immersión linguística (con una aceptación de casi el 100% en sondeos), fragmentación de la lengua en Aragón (aragonés oriental, en vez de catalan), en Baleares (no es requisito para ser profesor ni la administración) y valencia (400.000 alumnos piden educacion en catalan y no se les ofrece).
     
    -Intervenciones flagrantes: cuando tenemos nuestras leyes diferentes (porque nosotros creemos que vamos a sacar mas provecho de ese modo), pues no importa, ya que al final, la ley para todos es la de Madrid. Esto ha ocurrido en Educación, en la Judicatura, en leyes de costas, de construcción, etc. Parece que no importa lo que nosotros decidimos!
     
    Finalmente, recordar que desde “las profundidades” de Madrid, salen algunos comentarios bastante ofensivos, especialmente si son de gente educada: Gregorio Peces-Barba (padre de la constitución y juez importante: “teníamos que haver invadido Portugal antes que Catalunya” (y esto en una conferencia con jueces de toda españa…
     
    Por lo demás, este foro se ve muy educado. Doy las gracias de poder hablar con buenos modos!!
     
    (……)

    • Sito
      Sito Dice:

      La falta de inversión en el corredor mediterráneo no sólo afecta a Cataluña. Conoce Granada? Tampoco tenemos corredor, no tenemos un puerto lo suficientemente desarrollado ni conectado con la ciudad, no tenemos AVE y tenemos el monumento más visitado de España y no tenemos A7. Somos la única provincia mediterránea sin esa autopista. Y nos encantaría tenerla, aunque fuera pagando peajes. 

      Algunos de los mayores defensores de la independencia catalana al final han reconocido con los datos en la mano que ese “expolio” y balanza fiscal negativa no existe como tal (por ejemplo el último post de Sala i Martin contestando a varios economistas que cuestionaron sus anteriores, al final reducía sus quejas a eso), y la mayor reivindicación es de infraestructuras. 

      ¿Qué tendrían que hacer otras regiones con mucho mayor déficit de infraestructuras que Cataluña? Canarias, Ceuta, Melilla, Murcia, Extremadura, Andalucía Oriental, parte de Galicia… 

    • Eduardo Valdelomar
      Eduardo Valdelomar Dice:

      Gracias por su respuesta: condensa ud. muchas ideas en muy pocas palabras. Intentaré darle mi punto de vista.
      1.- No soy muy partidario del término “élite”, pero si lo asimilamos en este caso a la “clase política”, le diré que sí creo que hay una gran diferencia entre ésta y los “ciudadanos rasos”: como ud. muy bien dice, los partidos catalanes están muy poco divididos en lo que respecta a la autodeterminación, mientras que los ciudadanos sí lo están.
      2.- El término “nacionalismo periférico” no pretende ser despectivo: hace alusión a las comunidades, regiones o nacionalidades (como se prefiera) que están en la periferia del territorio español.
      3.- Dificilmente puedo aceptar que se califique a un nacionalismo de “inclusivo”, pero si ese nacionalismo es secesionista, el término no puede ser más inadecuado. Respecto a los tres ejes que menciona:
         – Democracia y Europa. Democracia es respetar el imperio de la ley: hacer continuas llamadas a la desobeciencia o a la insumisión no puede considerarse “demócrata”. En cuanto a Europa… bueno, eso no solo depende de Cataluña, ¿verdad?
         – Defensa de la cultura y de la lengua: bien, pero tengamos presente que la cultura y la lengua deben estar al servicio del ser humano, y no a la inversa
         – Derecho de autodeterminación: término ambiguo. Cuando los partidos catalanistas expresan su interés por permanecer en la UE, asumen que parte de su soberanía se cedería a Bruselas, ¿verdad?. ¿La intervención de Bruselas es aceptable, y la de Madrid inaceptable? ¿Hasta donde debe llegar esa autodeterminación?
      A continuación, habla ud. de diversos “torpedos”, muchos de los cuales merecerían un debate por si mismos. Me llama la atención que, en lo relativo a la lengua, sus quejas se orientan hacia fuera de Cataluña… Espero que considere ud. que los ciudadanos de Aragón, Baleares y Valencia tienen el mismo derecho a la autodeterminación que los de Cataluña, y que igualmente podrian considerar sus comentarios como una “injerencia” desde Barcelona.
      También se queja ud. de que “al final, la ley para todos es la de Madrid”. Y es cierto, así lo marca la Constitución Española, que fue aprobada en mayoría por los españoles de la época, incluidos los catalanes. Si me apura, le diré que la Constitución recibió en su momento más apoyo que el último Estatut, por lo que, de alguna manera, podríamos considerarla más respaldada.
      En realidad, para recorrer la senda independentista de una manera verdaderamente democrática, CiU debería plantear una modificación de la Constitución. Jamás he oido a un político catalán valorar seriamente esta posibilidad, y sin embargo es la única legal y, por lo tanto, democrática.
      Para terminar, entrar en un balance de ofensas me parece muy pobre: las hay de todas las procedencias, y merecen una atención muy escasa.

    • Fernando Rodríguez Prieto
      Fernando Rodríguez Prieto Dice:

      Ese memorial de agravios se queda pobre. Efectivamente, yo o mi barrio podemos competir con él. El problema es que el victimismo, inherente al nacionalismo, se ha convertido en el discurso preponderante.
      Recurso peligroso. Sin necesidad de recordar todos los agravios que exhibían los nazis para tener de “defenderse” de los judíos. 

  14. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    ¿Las relaciones entre España y Cataluña son un asunto de negocio, de bienestar material? Me borro de ambas. Ahí os quedáis las dos.
    Abite in malam crucem! (Maldiciòn latina)
    Ejete o ti axixete (Idem pero griega).
    Translation :
    So relations between Spain and Catalonia are a matter of business, of material welfare? I quit both. Fare-well ye two.
    Four-letter-word you (in latin)
    U get what U deserve (in greek)
     
     

    • Eduardo Valdelomar
      Eduardo Valdelomar Dice:

      Por mi parte, no creo que la independencia sea (o deba ser) un tema puramente económico, pero me preocupa que es problema se enmascare o se obvie. Si yo escuchara a Artur Mas decir a sus votantes algo así como: “quiero la independencia, y se que nos puede costar sacrificios, que nos puede suponer años difíciles, pero ese es el precio que debemos pagar para obtener nuestro objetivo”, probablemente mi artículo no habría visto la luz.
      Pero el caso es el contrario: veo a Artur Mas rodeado de banderas catalanas y europeas, diciendo que no pasa nada y que todo va a salir bien, y es esa actitud la que me motiva a escribir. Si la mayoría de los catalanes quiere la independencia a cualquier precio, dudo que nadie pueda impedir que la obtengan. Pero que se sumen al proceso engañados, pensando en que esa independencia les traerá un mayor bienestar de forma automática, me parece muy preocupante.

  15. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Hay más verdad en un rictus que en mil palabras.

    A mi me parece que esto arranca con el caso Palau y que alguien se da cuenta en algún momento de que el hilo del ovillo va a ser difícil cortarlo esta vez.

    El lunes 19 El Mundo trajo, en primera página impresa, una foto de Mas, Pujol y un consejero de la Generalitat a quien en titulares se atribuía la receptación de unos 200,000 euros.

    Las caras de la foto lo dicen todo.
    Ahí arranca el divorcio vestido de pacto fiscal (Tributaria a las órdenes de Mas) e Independencia (Inmunidad penal).
    Es decir, lo que las caras preocupadas necesitan ahora.

    Hoy se denuncia en titulares a los dos fiscales del Superior de Cataluña por mandar a la policía a investigar a otra parte y no donde los funcionarios estaban pidiendo.

    Y mientras estas cosas suceden nosotros discutimos la cuenta de PyG del divorcio. En los divorcios todos van a peor y los hijos más.

    Me parece bien pero cualquier informe aséptico y profesional (por ejemplo de Angel de la Fuente, MIT, CSIC y Universidad de Barcelona y dedicado profesionalmente a esta actividad de los presupuestos regionales) explica muchoas aspectos de lo que nos dice hoy Fernando: Un desastre para Cataluña y de rebote para toda España.

    Y no se ha tocado ni la superficie porque en Cataluña, aprovechando la cercanía de los silos del puerto de Barcelona, residen estabulados unos 9 Millones de cabezas porcinas –muchas en engorde transeúnte para Holanda, hablando de “sociedad del conocimiento“–.

    ¿Alguien se ha parado a pensar por qué tenemos silos para Maíz y galleta de Soja en Barcelona cuando todo viene de América norte y sur?

    ¿Se entiende por qué hay un tipo de político catalán que no quiere comunicaciones fluidas entre nuestros magníficos puertos atlánticos y la meseta?

    A todos nos iba mucho mejor sin esta clase de dirigentes del rancho aparte y el 4%.

    Al hablar de nacionalismos europeos, siglo XX y XXI, hay una disciplina en la que hacemos mal en no entrar: El Psicoanálisis.

    ¿Cómo se explica que alguien prefiera desarrollarse en 32,000 kms cuadrados que en 500,000? Esto es un desafío insuperable.

    Excepto si se estudia a la luz de un narcisismo patológico con buenas dosis de disonancia cognitiva. La imperiosa y destructiva necesidad de ser diferente.
    Un libro:  
    Nacionalismo, Psicoanálisis y Humanismo. Un estudio a la luz de Erich Fromm. Dr. Tamayo Ayestarán.

    Saludos

  16. Eduardo Valdelomar
    Eduardo Valdelomar Dice:

    En respuesta al post de Quasimontoro, del sábado a las 16:42.

    Podríamos entrar a discutir sobre la conveniencia del engaño en la negociación, pero antes de llegar a esto, tengo que hacerle notar que no estamos hablando de engaños entre los negociadores (entendiendo por estos a los políticos catalanes y españoles) sino de uno de los negociadores hacia un tercero (el pueblo catalán) con el fin de utilizarlo como baza en esa negociación. Y precisamente ese tercero debería ser la principal preocupación del negociador, y no un mero vehículo para lograr sus objetivos particulares.
     
    Lamento que mi indignación le mueva a ud. a risa. Le aseguro que es auténtica, y no es en absoluto incompatible con la que siento por muchos otros políticos y gobernantes que nada tienen que ver con Cataluña. No entiendo por qué el hecho de que algunos políticos españoles intenten engañarme, debería obligarme a guardar silencio ante los riesgos que veo en un eventual proceso independentista.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Estoy de acuerdo, Eduardo. Por cierto que quiero disculparme porque ayer me referí a usted por otro nombre propio y no pude corregirlo.

      Hoy tendremos ocasión de ver cómo se lo toma la ciudadanía votante en las provincias catalanas. Pero a juzgar por lo sucedido en Andalucía y Vascongadas lo que vemos es que el voto se mueve por causas que unos dominan más que otros y que poco tienen que ver con lo que creemos muchos. Estamos equivocados (al menos yo lo estoy consistentemente) porque no entendemos los motores psicológicos del voto, un proceso que es más instintivo y emocional de lo que creemos.

      Abundando en el fondo de su comentario de hoy (y de otros como por ejemplo Marisol ayer) me gustaría llamar la atención sobre el conjunto de artículos publicados en este blog (del Sr. Morote y otros editores y colaboradores) acerca de la llamada regularización de activos en el extranjero.
      El RDL 12/2012 o algo parecido y que la prensa resume…
      http://www.workpress.es/blog/2012/11/16/los-activos-en-el-extranjero-superiores-a-50-000-euros-deberan-declararse-a-hacienda/

      Su lectura nos lleva inevitablemente a pensar en sus efectos en aquellos políticos en ejercicio que directa o indirectamente tienen algún grado de control sobre activos no reportados en el extranjero. Algo que en si mismo es un derecho y no un delito.

      Sin embargo hemos de recordar que estos activos deberían haber formado parte de sus declaraciones de Patrimonio y sus rendimientos en el IRPF y, en el caso de políticos parlamentarios, en sus declaraciones de bienes al entrar y salir de la vida pública.

      Cualquiera que esté un poco al tanto de lo que hay sabe que esto es un torpedo en la línea de flotación de muchos políticos porque, dadas las cuantías y el derecho del fisco de imputar la ganancia patrimonial al último periodo no prescrito, estarían todos los no declarantes en riesgo perenne de estar incursos en el código penal.

      Este es un escenario no sólo plausible o probable sino cierto porque aquí nadie ha negado nada ni es posible negarlo porque los socios no políticos están en la misma situación.

      La respuesta, en la tierra del “mus”, ha sido un órdago. Natural. “Si me atacas… respondo“.

      Pero creo que se equivocan porque en España mucha gente sabe jugar al mus y manejar los tiempos. También en el gobierno habrá alguien con maestría en este deporte que terminará siendo Olímpico. 

      Esto explica mejor que cualquier otra hipótesis el adelanto de las elecciones porque, imaginemos que Mas elige continuar otros dos años en precario y con esa losa. ¿Cómo habría enfrentado la situación tras dos años de vigencia de esta ley?

      A mi modo de ver este es el juego y nosotros somos comparsas concentrados en mirar la bolita bajo la nuez.

      Saludos y gracias por su artículo y comentarios.

  17. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Estamos absolutamente rodeados de ladrones y de sinvergüenzas, que se disfrazan de políticos.
    En este caso, se envuelven en la “capa de la invisibilidad” harrypoteresca  hecha con tela estelada.
    Mirad el informe que hoy se publica en La Gaceta (por una vez, dejad de lado el rechazo ante la posición política del periódico, si lo sentís; recordad que la verdad es la verdad la diga quien la diga, y GRABAD el informe antes de que lo hackeen…)
    Luego a ver si os quedan dudas
    http://www.intereconomia.com/sites/default/files/informe_sup.pdf
     
    ¡HATAJO DE LADRONES! Serán, sin duda, el final de esta “democracia”.

  18. Gustavo
    Gustavo Dice:

    En esta cuestión lo más preocupante es la posición de la sedicente izquierda española que asume acomplejadamente los postulados de los nacionalistas o separatistas catalanes (me parece un gran error distinguir entre nacionalistas y separatistas catalanes). Para no extendernos demasiado examinemos una sola muestra, ese mantra común de separatistas catalanes e “izquierdistas” españoles: “El separatismo catalán es consecuencia del maltrato ejercido por los españoles; para que el separatismo desaparezca es necesario que el maltrato desaparezca, es decir, es necesario que los separatistas catalanes se sientan a gusto en España”.
     
    De aquí se deduce una primera consecuencia: si se quejan es que son maltratados, luego hay que hacer que no se quejen. En otras palabras, hay que darles la razón en todo, hay que seguirles la corriente no sea que se vuelvan peligrosos. El mismo tratamiento que se solía recomendar para tratar con locos.
     
    Pero,¿qué hay de su efectividad? ¿Funciona ese tratamiento? No lo acabo de ver claro. Veamos, la clave parece estar en que los separatistas catalanes se sientan a gusto en España, es decir, que se sientan a gusto siendo españoles. Dicho de otro modo, hay que convertir a los separatistas en españolistas. O sea, que hay que españolizarlos (en esto coincidirían con el ministro Wert, no se entiende entonces por qué le han criticado tanto). 
     
    Bien, ya tenemos la solución: españolizar a los nacionalistas catalanes. Pero, ¿cómo se hace eso? ¿Simplemente dándoles la razón? Que solución más maravillosa, si al nacionalismo catalán le das la razón automáticamente se convierte en españolista. Esto implica que la máxima ilusión de un separatista catalán será la de convertirse en un españolista, una aspiración impedida por los españolistas riojanos, murcianos, madrileños,etc. 
     
    Conclusión: Los nacionalistas y separatistas catalanes se mueren por ser españoles, pero la maldad o la ignorancia del resto de los españoles se lo impide. 
     
     
     

  19. LILI
    LILI Dice:

    Hola a todos, se ha perdido uno de mis mensajes, que por otra parte no considero ofensivo, lo volveré a escribir, y espero que esta vez no se pierda:
    Allá por el siglo XVIII, un tal Voltaire comentó que
    “Cataluña es uno de los paises más fértiles de la tierra y de los más afortunadamente situados: tierra fértil, clima suave, bajo un cielo hermoso y encanatador, al lado de Francia, no lejos de Italia, cerca de las Baleares, sirviendo de comunicación entre las poblaciones de la costa del Mediterraneo, siendo conocida en todas partes por su constáncia y tenacidad,
    Por eso, los terribles desastres de que ha sido víctima, antiguos y modernos,

    NO HAN PODIDO ABATIRLA
    Cataluña puede prescindir del universo entero y sus vecinos no pueden prescindir de ella” .
     
     

    • Eduardo Valdelomar
      Eduardo Valdelomar Dice:

      Sin duda es un texto muy elogioso por parte de Voltaire. No obstante, creo que no debemos dar demasiado peso a los textos elogiosos (todo pueblo, ciudad, región o país los tiene en abundancia). A efectos prácticos, no ayudarán a resolver los problemas a los que se enfrenta Cataluña.

  20. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    Por dignidad y coherencia, el Sr. Mas, después de la que ha organizado para nada (y del dineral que ha dilapidado con una convocatoria electoral absurdamente anticipada, aparte de la pésima gestión de su Gobierno que precedió a dicha convocatoria) debe irse para -como dice el tango- nunca más volver.

    ¿No creéis?

  21. LILI
    LILI Dice:

    Sra. Lucia. somos muchos,no todos,  los que esperamos que Mas se vaya de Cataluña, que tal si lo enviamos a la capital del Reino e España? , seguro que allí no desentona (es broma).
     

  22. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    El Sr. Mas no debe irse de ningún sitio más que de la política activa. En lo demás le deseamos toda la felicidad del mundo.

  23. LILI
    LILI Dice:

    Sr. Lucia.eso de que DEBE irse es, supongo, una esperanza suya,  y afortunadamente  para usted son una gran parte de catalanes (con sus votos) que estan haciendo realidad esa esperanza.
    Creo que son ellos y no usted los que han de decidir si debe o no debe irse ( de hecho ya lo estan empezando a hacer ( -12 escaños)
    O es que aparte de opinar y juzgar los anhelos de los catalanes, tambien quiere usted votar a los diputados del Parlamento Catalán?  Solo tiene que cambiar de residencia, sino es usted ya residente en Cataluña. 
    Si Más se va o no de la política lo decidiran los votos catalanes, peró eso no obsta que algunos tengamos la esperanza de que además deje de ser ciudadan catalán y pase a ser madrileño, ruso o moldavo, a elegir.
     

    • Páradox
      Páradox Dice:

      Alguna otra vez lo he oído de boca de nacionalistas: “tú no eres de aquí, por lo tanto no puedes opinar de lo de aquí”. Casi se les escapa que los requisitos para opinar, además de ese suficiente “ser de aquí” (que curiosamente no se aplica a ciertos corresponsales extranjeros encantados con el nacionalismo), es hacerlo “correctamente”, es decir, a favor del nacionalismo dominante. Debe tratarse, de nuevo, de no ofender sensibilidades agudas, como las de Lili.

    • Eduardo Valdelomar
      Eduardo Valdelomar Dice:

      Uno de los pilares de la democracia debe ser la libertad de expresión, libertad que debemos cuidar entre todos. Esa libertad nos permite opinar (siempre correctamente) sobre personas o colectivos, estén o no directamente vinculados con nosotros. En España (Cataluña incluida) tenemos, por ejemplo, gran afición a criticar lo que hace el presidente de EEUU, la canciller alemana o el Estado de Israel. Así mismo, los políticos catalanes suele opinar libremente sobre la forma en que los gobiernos extremeño o andaluz gastan sus presupuestos, o sobre la política lingüística que se aplica en Baleares, Aragón o Valencia. Del mismo modo, las actuaciones del gobierno Catalán suelen ser tema de opinión frecuente en el resto de España. Sin duda es algo saludable.

  24. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    Sra. Lili: Yo también soy nacionalista. Pero nacionalista planetaria. Creo que la única entidad estatal que debe existir es el planeta Tierra. Una humanidad = un Estado. Me gustaría verlo antes de morir, aunque la verdad, no lo creo. Si alguna vez se consigue (espero que sí, aunque yo no esté aquí para verlo), no será un acontecimiento histórico. No: será un acontecimiento biológico. El “homo sapiens” habrá dejado de ser tribal y territorial. Se habrá dicho “bye-bye” a las guerras. Y por los mecanismos de compensación socioeconómica y nivelación interterritorial propios de todo Estado compacto, se acabarán las grandes lacras humanas (desnutrición, analfabetismo, epidemias…). No digo yo que el mundo pase a ser un vergel o un paraíso, pero al menos será algo más decente. Y esto constituirá una gran noticia, ¿no cree?

    • Quasimontoro
      Quasimontoro Dice:

      Lucía,

      Disculpe pero no puedo dejar pasar por alto su horrible equivalencia Una Humanidad = Un Estado. Salvo que su idea de Estado escape totalmente a lo que dice la RAE

      http://www.wordreference.com/es/en/frames.asp?es=estado

      en cualquiera de sus 16 líneas, y a lo que dice wikipedia en

      http://es.wikipedia.org/wiki/Estado

      jamás me podría imaginar la afirmación de esa equivalencia. 

      Personalmente yo estoy a favor de una humanidad coexistiendo en miles de estados originados en la partición de los estados grandes que hoy tienen más de X millones de habitantes, siendo X menor que 25. Esos estados grandes son demasiado grandes para tener éxito y aunque el tamaño no es suficiente para el éxito yo pienso que por lo menos es necesario. Ese tamaño “óptimo“ ha estado disminuyendo, y fuerte, con el aumento del ámbito o alcance del poder estatal (recuerde que la característica distintiva en la definición corriente de Estado es que este poder descansa en el monopolio del uso legítimo de la fuerza).  

       

  25. LILI
    LILI Dice:

    Sr. Paradox
    A lo mejor es que esos “corresponsales extranjeros ” ya se han ocupado antes de sacarse la viga de su ojo y por eso pueden intentar sacar la paja del ajeno.
    A los corresponsales y blogueros españoles:
    1º.- Sacarse la viga de sus ojos
    2º – Sacar la paja de los ojos ajenos

  26. LILI
    LILI Dice:

    Sr, Paradox.
    PAYS =
    1.Territoire habité par una collectivité et constituant  una RÉALITÉ géographique dénommée; nation
    “Les divers pays du monde, de l’Europe”
    2.- Les gens, les habitants ” LE PAYS N’ASPIARIT PLUS QU’À LA PAIX”
     

  27. LILI
    LILI Dice:

    Sra. Lucia de las Heras, para que el mundo sea más decente, debe haber personas decentes y con verguenza.
    La desnutrición infantil en España se puede acabar gracias a fundaciones “extranjeras” , algo es algo.
    La deuda infame de paises del tercer mundo és menor debido a que hay paises con personas decentes”extranjeras”  que la han condonado, etc. etc.
    Yo no creo en lo que usted dice de que es nacionalista planetaria, a no ser que considere que el planeta sea su propia casa. 
     

  28. Eduardo Valdelomar
    Eduardo Valdelomar Dice:

    Quasimontoro: “Personalmente yo estoy a favor de una humanidad coexistiendo en miles de estados originados en la partición de los estados grandes que hoy tienen más de X millones de habitantes, siendo X menor que 25. Esos estados grandes son demasiado grandes para tener éxito y aunque el tamaño no es suficiente para el éxito yo pienso que por lo menos es necesario. Ese tamaño “óptimo“ ha estado disminuyendo, y fuerte, con el aumento del ámbito o alcance del poder estatal (recuerde que la característica distintiva en la definición corriente de Estado es que este poder descansa en el monopolio del uso legítimo de la fuerza).
    Coincido en que los estados grandes son muy ineficientes, pero ese tamaño no se refiere a su extensión geográfica o a su volumen de habitantes, sino a su ámbito de control: los estados que pretenden controlar la mayoría de las facetas de la sociedad, derrochan en una administración excesiva y crean ciudadanos dependientes y con escasa iniciativa. Fue el caso de los países comunistas, extremadamente “grandes”, que tuvieron el resultado que ya sabemos.
    Pero en realidad supongo que si ud. cree que un país debe ser pequeño, con un estado muy fuerte y con un ámbito muy amplio, su modelo de país debe ser… ¿Cuba?

  29. Luisa
    Luisa Dice:

    Lili: en el camino que dice Lucía se puede ir despacio, como las tortugas. O bien se puede ir hacia atrás (creando nuevos Estados), como los cangrejos.

    Hay una canción de Víctor Manuel que se refiere a los que “echan la historia para atrás”.

    Entre ser tortuga y ser cangrejo, prefiero lo primero porque la tortuga, pasito a pasito, llega a los sitios. Sin retroceder. 

    El pueblo catalán es sabio y tengo para mí que no se dejará embaucar por los crustáceos. Ayer dio una buena muestra y yo estoy orgullosa de ello.

  30. LILI
    LILI Dice:

    En el siglo XX se han dejado embaucar muchisismos pueblos, y no les va tan mal. de que historia me habla, porqué la del siglo XX ( el mas moderno) está llena de pueblos embaucados ( es decir que han conseguido la independencia)
    No me cuenten milongas

  31. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    Lili, la historia del siglo XX es terrible: dos guerras mundiales, genocidios, campos de exterminio, Hiroshima, Nagasaki… ¿Para qué seguir? Lo único bueno del siglo XX es la parte antinacionalista del mismo, o sea, la creación de la Unión Europea. Justo lo que los nacionalistas quieren compartimentar y fragmentar.

    Oye, Lili, no te enfades, pero es ya un poco cansino debatir contigo. Me parece muy bien que tengas tus ideas, ¿vale?, y que las defiendas con pasión. Pero ya hemos expuesto nuestros respectivos argumentos, así que cada cual elija y -sobre todo- decida por sí mismo.  Aquí no se trata de ser tú o yo quien diga la última palabra, como los condenados a muerte.

Los comentarios están desactivados.