Constitución y lenguaje para no entendidos

Es interesante cómo en Estados Unidos hay una enorme preocupación por la comprensión por los ciudadanos del texto constitucional. Es, a mi juicio, un elemento más de la legitimidad constitucional. Esta tiene un origen pero tiene, sobre todo, un mantenimiento a lo largo del tiempo. Si la Constitución no mantiene el respaldo de los ciudadanos será una Constitución muerta. O la Constitución es querida o está liquidada socialmente. Este aspecto es crítico y en Estados Unidos lo tienen claro. Muy recientemente, en uno de los blog jurídicos de mayor relevancia (The Wolokh Conspiracy), se ha interesado por este tema. Por un lado, han recordado las palabras del Presidente Hoover (1935) (If You Believe Blog Comment Threads, It’s Almost Disqualifying)

“Our Constitution is not alone the working plan of a great Federation of States under representative government. There is embedded in it also the vital principles of the American system of liberty. That system is based upon certain inalienable freedoms and protections which not even the government may infringe and which we call the Bill of Rights. It does not require a lawyer to interpret those provisions.”

Y, por otro, han recordado que es una exigencia presente en la doctrina constitucional norteamericana (Do You Have to Be a Lawyer to Understand the Constitution?)

As Justice Owen Roberts put it in a unanimous 1931 decision, “[t]he Constitution was written to be understood by the voters; its words and phrases were used in their normal and ordinary as distinguished from technical meaning.” This conclusion was reaffirmed by the Court inDistrict of Columbia v. Heller (2008).

¿Se podría decir lo mismo de nuestra Constitución? Yo creo que no. La nuestra es una Constitución “muy técnica”. Es una Constitución de profesores, no de ciudadanos. Es significativo que es, tal vez, la única Constitución del mundo que tiene reconocida la “autonomía universitaria” como derecho fundamental (art. 27 CE). Es la huella de la influencia de los académicos. El resultado es una Constitución propia de su tiempo (1978), muy centrada en resolver los problemas políticos y territoriales del momento pero incomprensible para el común de los ciudadanos. Incluso, suscita problemas entre los académicos. Esta complejidad también contribuye a que no sea una Constitución ciudadana, en el entendido de que los españoles se identifican con la Constitución por lo que simboliza (que es mucho y muy importante) pero no por su contenido real que, usualmente, desconocen. Se podría considerar que esta identificación sería más factible respecto del título relativo a los derechos (título I). Tampoco aquí es fácil, como sucede con las dificultades interpretativas que suscita el artículo 53 CE en relación con los distintos tipos de derechos fundamentales y, en particular, la eficacia y naturaleza de los denominados “principios rectores de la política social y económica”. Me parece que esta dificultad radica en que, a diferencia de lo que sucede en Estados Unidos, la Constitución es, entre nosotros, un instrumento de transformación social y política que ha de plasmar nuestro desiderátum, nuestra utopía como sociedad. En cambio, en Estados Unidos, es la que ordena el marco de convivencia. No tiene pretensiones de transformación sino de establecer las reglas básicas que hacen posible la convivencia ciudadana. La utopía está al margen de la Constitución; la utopía es vivir en libertad. Nosotros, en cambio, tal vez, consideramos que el mundo mejor es el que la Constitución hace posible. Tenemos una fe excesiva en la misma. Algunos, incluso, podrían considerar que es un fe basada en la desconfianza en la libertad y en los mismos ciudadanos. Necesitamos que se nos venga impuesta. Podría ser. Es una idea a reflexionar.

14 comentarios
  1. Deus ex Machina
    Deus ex Machina Dice:

    Dudo y mucho que en EEUU la gente conozca a fondo su Consitución. Lo que deben conocer serán las principales enmiendas, lo que se conoce como Bill of Rights. Pero la parte principal, la originalmente redactada, la que trata sobre la organización de la Unión y sus instituciones es imposible que sea conocida por el gran público. Por una simple razón, es sumamente pesada, árida y te quedas dormido a los dos párrafos.

  2. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Si ahora mismo saliese esta constitución a referendo votarían a su favor etarras y secesionistas. Lo harían para largarse al minuto siguiente.

    Esto ha sido un desastre histórico que pasará a los anales y cuanto más lo disimulemos, peor será.

    Nos ha hecho desiguales entre nosotros.
    Sin derechos o con distintos derechos.
    Indefensos ante un estado extractivo e insaciable, incompetente y corrupto. Qué digo ante un estado, indefensos ante los amos de 17 “autoctonías”.

    Ha limitado nuestros movimientos y nuestro comercio en el territorio nacional, tenemos distintas fiscalidades donde había una sola.

    Hay niños y jóvenes, muchos, que han sido educados para odiar la nación y ni siquiera se puede ser educado en el idioma del estado ni hacer cumplir leyes y sentencias.  

    Esta constitución ha sido la base de una arquitectura de derroche inconcebible e incontrolable.

    Y no sirve que se culpe a los gobiernos y no a la ley porque además esta constitución ha dejado a la ciudadanía Inerme, a los pies de los caballos: no tenemos instrumentos eficaces ni de cambio ni de control.

    Sinceramente, esto ya no da más de si. Esto es un “constitutional cliff” pero de verdad.

    Se nos ha acabado el tiempo de mnirarnos al espejo sin vernos.

    Buenos días.

    • Luis García
      Luis García Dice:

      ¿Llama vd. desastre histórico a un pacto entre españoles, que posibilitó que no acabáramos matándonos los unos a los otros? Si la CE fue un apaño o un  enjuague, como alguno dice por aquí… ¡bendito enjuague que nos ha permitido vivir en paz durante treinta años y que ha posibilitado que, hasta hace escasos cinco años, también aumentara nuestra prosperidad material! Soy el primero que dice que los órganos encargados de garantizar su aplicación incumplen más veces de las debidas su función, pero eso no resta un ápice al mérito de una Constitución que, quizás por primera vez en España, embarcó a todos en un proyecto común, aunque alguno no compartiera el contenido de todo o parte de ese proyecto (como ocurre en toda transacción). A todos los que disparatan acerca de lo mal que huele la CE, o de que estas solo sería votadas por etarras y secesionistas (¡) les pregunto: a) ¿cuál es vuestra propuesta alternativa?  y b) ¿qué haríais si esa propuesta no fuera aceptada  por una significativa parte de la población? ¿Volvemos a las barricadas?
       
       

  3. Luis García
    Luis García Dice:

    ¿Cómo no se a desconocer  -y hasta desconfiar- de un texto que proclama como principios rectores “el derecho a disfrutar del medio ambiente” o el “derecho a disfrutar una vivienda digna y adecuada”, a la vista de la realidad que nos circunda?
    Si vd lee los resultados de las encuestas la inmensa mayoría de los entrevistados le dirán “que la Constitución no se cumple”. Y lo malo es que la gente tiene esa percepción no solo en la parte “utòpica”, sino también en aquella otra que consagra los derechos y garantías mínimas que posibilitan la convivencia pacífica. ¿Cómo creer en el derecho a tutela judicial efectiva, tras el tasazo de Gallardón? ¿Cómo en la igualdad entre los españoles ante la Ley, tras observar la diferencia de trato que goza algún justiciable por parte los Tribunales y, llegado el caso, del Ejecutivo, concediendo o no indultos? El problema no es la Constitución, sino los órganos encargados de guardarla y hacerla guardar, que no siempre han cumplido satisfactoriamente la alta función que tienen encomendada.  

  4. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    La “Constitución” actual fue impuesta a los españoles, porque no fue elaborada por Cortes Constituyentes.. La hizo el verdadero Franquismo que NO era otra cosa que el Capitalismo más rancio con pintorescas notas fascistas de adorno, de puro adorno. Por eso se conservó la Monarquía Franquista, pieza indispensable de la continuidad.
    Acto seguido, a un pueblo en realidad temeroso de que “se volviera a liar” (que era el enorme riesgo de aquél momento) se le podía “colar” cualquier cosa. Y se le coló.
    La víspera (no hubo jornada de relexión) a la hora de mayor audiencia, salió Suárez por la tele a asegurar que aquéllo “ni era abortista, ni divorcista, ni incitaba al separatismo”. ¡Que enormes mentiras! ¿O no?
     

  5. Quasimontoro
    Quasimontoro Dice:

    Andrés,

    Cuanto más conocemos el legado constitucional de EEUU, mejor entendemos por qué no puede repetirse ni jamás servirá de modelo para “diseñar“ un proceso que genere un nuevo orden social en otros países. En el caso español no sirvió hace 200 años, ni en 1978, ni mucho menos hoy. En otros países (por ejemplo Argentina) durante el siglo 19 pudo parecer que sería un punto importante de referencia (así lo entendieron Alberdi y otros en la Argentina de 1850), pero siempre faltaron componentes esenciales. Hoy cualquier proceso constitucional (esto es, generador de un nuevo orden social) requeriría tomar en cuenta fuerzas opuestas que ni siquiera nos ponemos de acuerdo en identificar para intentar acomodarlas y facilitar el proceso.

    Como dirían mis mentores y amigos J. Buchanan y G. Tullock (los autores de The Calculus of Consent – Logical Foundations of Constitutional Democracy), generar apoyo super-mayoritario para un acuerdo basado en la convergencia de los intereses privados con el interés público hoy sólo es posible en sociedades pequeñas (los conocedores del legado de EEUU dirán tan pequeñas como las colonias que formaron EEUU al momento de su independencia) y que cualquier construcción que incluya dos o más de estas sociedades será posible sólo en base a acuerdos de alcance bien limitado tanto en su fin como en sus medios. Por supuesto, como ayer y como siempre, hay fuerzas que no aceptan esa conclusión y están dispuestas a pelear por defender un pasado (en particular las fronteras arbitrarias de los estados nacionales) o por un lograr un futuro en que su idea del interés público domine el nuevo orden social. 

  6. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Necesitamos unas Cortes Constituyentes, como en 1931. Desde entonces el pueblo NO ha usado de su Soberanía. Así nos va; no manda el pueblo, manda la Banca y sus siervos los políticos, El actual cadaver que es la “Constitución” ya no tiene ni las mínimas adhesiones para celebrar su aniversario. Huele que apesta, máxime tras pasar por las manos del “Tribunal Constitucional”. Es hora ya de enterrarla.
     

  7. David
    David Dice:

    Viniendo de donde veníamos y siendo como eramos hubiéramos firmado cualquier constitución que se nos hubiera puesto delante. Lo esperanzador es que ya va quedando menos gente que no piense que lo del 78 no fue mas que en enjuague.

  8. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Para Don Luis García.

    Estimado Luis:

    No estoy de acuerdo.

    Buena parte de mi familia directa perdió la guerra civil. Perdimos vidas, se pasó cárcel y un razonable patrimonio se esfumó por haber apoyado a la república. Siempre sintieron que su apoyo fue inmerecido.

    He sido delegado de facultad en los años sesenta lo que, como a otros compañeros, me costó sanciones administrativas, efectos en el servicio militar y  noches en calabozos de gobiernos civiles.

    Con estos antecedentes no reconozco a lo largo de mi ya larga vida esa pretensión de que los españoles nos estaríamos matando unos a otros. Ni se nos pasa por la cabeza tal esperpento.

    Rotundamente falso en lo que concierne a la abrumadora mayoría.

    Son los hijos de franquistas destacados los que se cambiaron de chaqueta. Recuerde a Zapatero. O Arzallus. O González, ilustre Jefe de Centuria de una organización falangista. ¿O hablamos del Sr. Bono?, católico y abortista por aquello de las contradicciones.

    El recurso a la violencia es una burda falsedad promovida por aquellos que nunca han tenido el menor reparo en recurrir a ella para beneficiarse sin sonrojo. 

    Repase la historia, por favor.

    Recuerde a cuantos han hecho carrera de recoger nueces, muertos y exiliados.

    Hasta ahora mismo siguen huyendo de partes de España porque no pueden estudiar en su idioma o porque los Batasunos tienen toda su información fiscal gracias a un gobierno de España. 

    Ante ellos, “Silencio, por favor. No sea que se disgusten y nos maten. No sea que nos vigilen —Mas dixit hace dos días”.

    Es ese silencio el que temo y lamento que usted pida.

    Un año y medio antes de su despedida reciente tuve la complicada tarea de explicar “la situación” a D. Gregorio Peces-Barba en una cena de amigos.
    Lo hice con afecto pero al completo.

    Comenzó su réplica con su mismo argumento, la reconciliación, y terminó disculpándose porque lo hicieron con excesiva ingenuidad y exceso de buenas intenciones cayendo en la trampa de gente desleal.

    Saludos cordiales.

    • Luis García
      Luis García Dice:

      Estimado Manu: buena parte de mi familia no pasó cárcel ni penurias, porque estuvo mayoritariamente con el bando vencedor de la guerra. 

      El que le habla es republicano de corazón, pero no desconoce los graves errores que cometió la Segunda República, que hicieron que se enajenara las simpatías de buena parte de la población española (la persecución religiosa es una de ellas, señalo que además de republicanos, también soy católico). Es de esperar que la Tercera, si llega, no lo haga a lomos de la revancha y el ajuste de cuentas.

      Yo no pido silencio: pido buen juicio, comprensión de las ideas contrarias, y la defensa de lo que tenemos, que no es poco. Este orden político, le pese vd mucho o poco, ha dado a España mucho más que el instaurado el 14 de abril de 1931. 

      El señor Peces Barba será recordado por su generosidad de finales de los 70, no por el sectarismo de su senectud.  

      Un saludo.  

  9. Quasimontoro
    Quasimontoro Dice:

    Un reflexión sobre hechos históricos constitucionales que pueden parecer iguales pero no lo son. Creo que cada “nueva“ constitución corresponde a una de tres alternativas. Primero, la más común, una constitución impuesta por un grupo vencedor en un conflicto profundo, no necesariamente violento. Segundo, el segundo más común, una constitución que es resultado de una tregua entre grupos opositores y que permite su convivencia pero se teme frágil. Y tercero, una constitución que es resultado de un proceso deliberante de buena aceptación por la elite y por lo menos no rechazado por el resto de la ciudadanía, no robusta pero flexible para sobrevivir muchos conflictos. Nada impide que una constitución del primer o del segundo tipo se transforme con el tiempo en una del tercer tipo, pero es difícil. No todas las constituciones nacen igual y con la misma expectativa de vida, pero para sobrevivir más de 50 años tienen que lograr buena aceptación de la elite y no ser rechazada por una mayoría clara del resto de la ciudadanía. Las “revoluciones marginales“ ayudan a sobrevivir pero no a superar conflictos graves –aunque sólo ex post sabremos si un conflicto era efectivamente grave.    

  10. Perito Manzana
    Perito Manzana Dice:

    En inglés existe una cosa que se llama “plain english”, y que es el inglés llano, del pueblo, con estudios básicos o sin ellos. No quiere decir que sea mal inglés, sino sencillo, favoreciendo siempre la palabra común antes que la técnica. Bueno, pues en esto tienen que estar redactados los contratos, se tienen que expresar médicos, políticos y abogados y, en general, todo aquel del que dependa algo importante. Curiosamente, no es una ley la que ha llegado a implantar esto, si no tan sólo la certeza de que así nos veremos favorecidos todos. Cosa que, por supuesto, al español medio, siempre con esa ínfula de “ser más” que el de al lado, le disgusta sobremanera.
     
    En España y los países mediterráneos (no digo ya Italia), es exactamente lo contrario: cuanto más hermetismo, elitismo y menos se entienda, mejor, “por si acaso”. No puede ser que entienda mejor a mi médico o dentista inglés que al español.
     
    Así nos va.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      En todas partes cuecen habas.
      También en los contratos USA.

      Alguna vez he tenido que trabajar bajo la losa de “shareholder agreements”, complementarios a lo estipulado en la legislación de sociedades, de cincuenta centímetros de alto, página a página, una encima de otra.

      Uno de los motivos es que la educación superior no hace tanto que era en latín y no digamos en el campo del derecho. 
      Diversas ciencias se han desarrollado en dicha lengua hasta entrado el siglo XX. Ahora mismo se está terminando de morir la última generación de académicos alemanes educados en latín. Nosotros los perdimos en la generación de Caro Baroja y mis profesores de la universidad que se expresaban con fluidez en ella se acercan a los 90 años. Olvidar es una pérdida profunda y grave por lo imperceptible.

      El progresivo abandono del latín por las lenguas populares, romances, eslavas o germánicas, no ha sido acompañado de la reformulación terminológica.
      A veces porque el término latino no tiene buen equivalente en lengua vernácula o ésta no puede garantizar la biunivocidad en la traducción.

      Este es el motivo por el cual los traductores jurados de la UE se niegan a traducir textos legales a algunas lenguas de nuevo cuño. Cómo llevar la filosofía cartesiana o de Kant a estas lenguas es un imposible metafísico explicaba Sabater hace unas semanas. 

      Creo que los historiadores de la política nos deben una explicación de las causas de la pérdida de estas lenguas que llamamos muertas pero que realmente nos unían mucho más que las que hoy nos separan.

      Al perderlas no sólo hemos perdido un vínculo natural. También hemos perdido memoria colectiva a cada paso de abandono de los clásicos.

      Es difícil hoy encontrar académicos con el peso específico de los que se fueron.

      Buenas tardes.
       

  11. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    Interesante reflexion. Lo que parece es que la gente segun el CIS ya no esta muy conforme con esta Constitucion, o mas bien con el sistema politico que se apoya en ella. Y ademas piensan que se incumple. Creo que en el proximo año va a tocar hablar mucho de reforma constitucional.

Los comentarios están desactivados.