Ser o parecer (sobre las elecciones de hoy al Colegio de Abogados de Madrid)

 

Hace unos días publiqué un post sobre las elecciones al Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM en twitter y redes sociales) que se celebran hoy en el Palacio de Congresos de la Castellana, desde las 10 de la mañana a las 20,00 de la tarde. Como se ha comentado, en las pasadas elecciones la abstención fue elevadísima, de manera que el actual Decano sr. Hernandez Gil ganó con un número de votos de los colegiados asombrosamente pequeño al candidato sr. Cremades, teniendo en cuenta el número total de colegiados en Madrid. Evidentemente, la culpa es de los abogados que no fuimos a votar porque vemos al Colegio como algo lejano en el mejor de los casos y como algo inútil, en el peor. Otra cosa es que desde el Colegio no se fomente ni el acercamiento ni la participación ni hayan implantado un sencillo sistema de voto electrónico (que hasta tiene la Asociación de Abogados del Estado por citar un colectivo que no se suele identificar con la vanguardia tecnológica precisamente).

 

¿Qué ha tenido que ocurrir para que de no votar nunca en estas elecciones haya pasado a ir de candidata a Tesorera, nada menos, en la lista de una de las candidaturas, en concreto la de Ignacio Pelaez? Pues han pasado cosas muy graves, las mismas por lo demás que están pasando en España en todos los sectores y a todos los niveles. En este caso, básicamente que el Estado de Derecho se ha ido degradando hasta el punto de que no solo un Parlamento regional, o un político ambicioso, o simplemente un delincuente sino nada menos que todo un Juez de Instrucción puede intentar saltárselo. E intentarlo con algo tan esencial para el ejercicio libre de la abogacía como el derecho de defensa, que –conviene recordar- no es un privilegio del abogado, sino del cliente, aunque se trate de un cliente que tiene un problema penal grave. Porque en un Estado de Derecho todos, también los presuntos delincuentes y los delincuentes “tout court” tienen derechos y el fín no justifica los medios. El que la reacción haya tenido que venir de un abogado de a pie porque las instituciones encargadas teóricamente de garantizar este derecho han mirado para otro lado dice mucho de la institución y dice mucho del abogado.

 

Las razones alegadas en su momento por el Colegio que decidió al principio querellarse contra el Juez y finalmente no lo hizo, ya se las pueden imaginar, no es oportuno, no toca, tiene consecuencias desagradables, es molesto, hay gente ahí fuera muy peligrosa, etc, etc, porque, no nos engañemos, en España  finales de 2012 resistir a los poderosos y decir la verdad tiene un precio. Pero claro, el precio no es el mismo si uno está sentado en una institución que si está solo en su despacho. Lo que ocurre, sencillamente, es que muchos profesionales y ciudadanos en España no están dispuestos a pagar ningún precio por pequeño que sea por defender sus convicciones y sus principios. Pues bien, yo creo que entonces ese tipo de personas no deberían estar en las instituciones, sino en su casa o en su despacho. Porque lamentablemente, en España a finales del 2012 hace falta valor para defender el Estado de Derecho.

 

Más allá del debate sobre los tecnicismos del caso de las escuchas y el (ex) Juez Garzón (si tienen interés pueden ver el resumen del caso del abogado Pelaez aquí,  en el que reconocerán una preocupación por el Estado de Derecho que compartimos los editores y colaboradores de este blog, y leer el post de Rodrigo Tena sobre la sentencia) lo cierto es que lo más interesante de esta campaña ha sido ver como otras candidaturas han intentado envolverse en la bandera del derecho de defensa que habían dejado caer cuando no estaban seguros de si la batalla se iba a ganar o si se podía perecer en el intento. Qué fácil es ser valiente en retrospectiva y escribir artículos incendiarios en contra de un enemigo derrotado. Qué fácil también decir a posteriori que “no era para tanto” y que realmente el Colegio si hizo algo, mencionando un Auto de marzo de 2010 del TSJ de Madrid que pueden encontrar aquí y que ni siquiera cita al ICAM porque no se personó. Qué fácil es defender los derechos en abstracto y ponerse las medallas que ha ganado otro.

 

Por lo demás, tengo claro que en el ICAM se pueden y se deben hacer otras muchas cosas, pero creo que estarán de acuerdo conmigo en que si no se es capaz de hacer lo fundamental, lo demás vale poco. Claro que hay que recuperar la dignidad del Abogado, pero eso pasa por hacerse respetar. Claro que hay que cambiar el ICAM, arreglar el turno de oficio y conseguir que la Comunidad autónoma de Madrid pague lo que debe, faltaría más. Y sin necesidad de que nadie tenga que financiar con las cuotas de colegiados a una Administración morosa. Claro que hay que garantizar la transparencia y el buen uso de los fondos colegiales, esto es el abc del que gestiona dinero que no es suyo.  Claro que hay que establecer el voto electrónico, fomentar la participación de todos, mejorar la formación, ayudar a los más débiles, y tantas y tantas otras cosas que se pueden y se deben hacer. Pero lo primero que tenemos que tener claro es que vivimos en un Estado de Derecho amenazado, y que hay que defenderlo, para eso somos abogados y creemos en el Derecho y en la Justicia  El que los abogados se preocupen por el correcto desempeño de su profesión y vayan a votar pensando en en la defensa del Estado de Derecho tiene una importancia fundamental para su subsistencia. Si, por el contrario, no van a votar o votan pensando en intereses particulares o en devolución de favores, el Estado de Derecho estará todavía estará más amenazado precisamente por verse privado de quienes tienen la mayor responsabilidad de velar por él.

 

En definitiva, estas no son unas elecciones corporativas cualesquiera.  Aunque suene grandilocuente, son unas elecciones para ayudar a defender mejor el Derecho y la Justicia, y sinceramente creo que tendremos mucho que reprocharnos si por desidia o por comodidad o por interés al final nos quedamos sin el uno y sin la otra. Yo por lo menos así lo creo, y las buenas noticias es que hay muchos más abogados que piensan como yo. Así que más allá de la enorme cantidad de medios que han desplegado algunas candidaturas y de la cantidad de discursos, programas, planes estratégicos, debates, entrevistas, artículos,  fiestas, comidas, cenas, etc, etc  yo prefiero creer en los hechos.

 

Es más, cada vez creo menos en las instituciones y más en la trayectoria profesional y personal de algunas personas que han hecho suyos los valores que esas instituciones ya no pueden o no saben defender. Es lo que suele pasar cuando las instituciones se derrumban. En definitiva, cada vez creo más en ciertas personas porque veo lo que hacen y cada vez creo menos en otras porque veo lo que hacen. Porque somos lo que hacemos, no lo que decimos que hacemos.  Por que ser no es lo mismo que parecer.

21 comentarios
  1. robespierre
    robespierre Dice:

    Como abogado de a pie, coincido con la autora. Esta campaña ha sido rarísima y muy sucia. Las grandes candidaturas (La de Hernandez Gil, Cremades y Gumpert) dan un poco de miedo todas por lo que tienen detrás. El canje habitual de favores y de intereses por votos tan instalado en nuestra vida política se quiere abrir paso en nuestra vida colegial. A algunas candidaturas solo les ha faltado ofrecer un sobre. Qué tropa..

  2. Quasimontoro
    Quasimontoro Dice:

    Elisa,

    Hago un alto en mi descanso, para expresarle mi profunda discrepancia con el punto de partida de su análisis. En España el Estado de Derecho (con mayúscula solo para indicar que estamos hablando de lo mismo) nunca ha sido lo que los filósofos han soñado. En particular, el Estado de Derecho post-Franco siempre ha sido débil y su caída final comenzó el 11 de marzo de 2004, caída que se ha acelerado con la crisis económica desde septiembre 2008.

    Para peor, una gran mayoría de españoles (incluyendo una gran mayoría de los abogados españoles) sigue embarcada en defender su pequeña parcela, sin ningún interés y sin ninguna visión de lo que sucede más allá de esa parcela. Abundan más los que pretenden liderar defensas de parcelas que los que pretenden liderar cambios para superar el parcelamiento actual. El debate público sobre lo que España es y debiera ser está dominado por “intelectuales“ que muestran su disposición a ignorar la evidencia que contradice lo que predican. Esta situación es común a todas las democracias constitucionales, pero con diferencias de grado importantes, siendo España un caso extremo.

    • Quasinadie
      Quasinadie Dice:

      “El debate público sobre lo que España es y debiera ser está dominado por “intelectuales“ que muestran su disposición a ignorar la evidencia que contradice lo que predican.”

      Los intelectuales, precisamente, se distinguen por analizar la evidencia antes de opinar. No parece ser su caso, cuando afirma sin más que la caida del estado de Derecho “comenzó el 11 de marzo de 2004”. ¿Es su comentario entonces más objetivo y riguroso que el de los “intelectuales” que critica?

    • Quasimontoro
      Quasimontoro Dice:

      Quasinadie,

      Una vez más le tengo que pedir por favor lea detenidamente lo que yo he escrito.

      Mi concepto de “intelectual“ en el sentido amplio de la palabra es alguien que produce y difunde ideas –independientemente de los hechos– para influir sobre los demás. Un filósofo es un intelectual y con suerte un buen observador de la vida (por ejemplo, Ortega y Gasset), mientras que un científico es un intelectual en cuanto hace teoría pero además busca autenticar sus ideas a través del análisis de la evidencia (por ejemplo, Darwin). Los miles de columnistas que opinan diariamente alrededor del mundo son con suerte intelectuales porque juegan con ideas de otros y solo se refieren a la evidencia para manipularla en apoyo de sus “conclusiones“ (lea la cantidad de estupideces que en todo el mundo los columnistas han publicado sobre la tragedia de Newton del viernes pasado ignorando la investigación científica sobre ese tipo de tragedias en EEUU).

      Respecto del 11 de marzo de 2004, hablo de caída final de un régimen débil y esa caída yo la atribuyo al encubrimiento de las consecuencias políticas y jurídicas de la tragedia. Los europeos han criticado a los EEUU por “inflar“ el 11 de septiembre de 2001 (usar la tragedia como excusa para abusar del poder), pues yo creo que mucho más grave es el encubrimiento de lo sucedido en España que sigue hasta hoy día. Usted puede pensar que no ha habido encubrimiento, y entonces le pido referencias a investigaciones serias y detalladas de esa tragedia que expliquen y justifiquen lo actuado por las autoridades españolas en los últimos 8 años.

      Los lectores que comentamos posts en blogs no pretendemos escribir un post. Yo me limito a expresar mis ideas sobre algún punto básico del post que comento y no tengo ningún problema en elaborar lo dicho dentro de los límites de la política de comentarios del blog.

    • Quasimontoro
      Quasimontoro Dice:

      Quasinadie,

      Le doy un ejemplo de un análisis académico serio del problema de las tasas judiciales para que lo compare con las ideas que se han planteado en varios posts de este blog. Lea esto y compare

      http://www.fedeablogs.net/economia/?p=26980

      Y le aclaro que yo considero ese análisis incompleto porque cuando se analiza quién paga las tasas se limita a qué parte del juicio las paga, pero el problema de fondo es cómo esta parte divide el pago entre el litigante y su abogado y yo sostengo en base a un argumento muy conocido en economía que es el abogado el que paga la tasa y por eso los abogados protestan.

      Espero que la lectura comparativa le deje claro que no hay razón alguna para invocar el derecho fundamental de la tutela judicial en el problema de las tasas judiciales. Esta invocación jamás debió haberse hecho porque las tasas judiciales no se aplican a la justicia penal.

    • Quasimodo
      Quasimodo Dice:

      Por favor, colega Quasimontoro, no escribas tanto sin saber qué es lo que dices ni sobre lo que escribes. La tutela judicial efectiva no es privativa de lo penal.

    • Quasimontoro
      Quasimontoro Dice:

      Quasimodo,

      Por supuesto que no lo es. Por ejemplo, eso es bien claro si uno lee el artículo 20 de la Constitución Política de Chile. Pero es pura hipocresía hablar de la tutela judicial como si lo que estuviera en juego es la justicia penal cuando las tasas no se aplican a esa justicia y es también hipocresía hablar de tutela judicial para gente de bajos ingresos en la justicia civil y comercial cuando ese acceso está condicionado a la contratación de un abogado cuyo honorario solo se justifica porque se requiere su firma. El recurso de protección del artículo 20 de la Constitución Política de Chile no requiere la contratación de abogado pero los abogados chilenos se las han ingeniado para que nadie pueda ser admitido si no es contratando un abogado. Francamente me causa gracia escuchar a abogados quejarse de las tasas judiciales haciendo referencia a la tutela judicial.

  3. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Comparto algunas de las cosas que dice Dña. Elisa y discrepo cordialmente de otras. El Colegio ha mejorado en los últimos años, si bien queda mucho trabajo por hacer. He visto a muchos compañeros ejerciendo su derecho hoy, con listas abiertas y posibilidad de votar a los mandatarios que estimas oportuno, porque el voto es una delegación y también un mandato para el votado, que recibe en cada voto una pesada responsabilidad y no una investidura. No he visto a nadie con togas cándidas como en Roma, ni guantes blancos, como en Japón, pero el Colegio tiene que ser una pieza activa de la regeneración de la Justicia en España dado el peso porcentual de los abogados matritenses. Por lo demás si el Sr. Ministro ha puesto de acuerdo a los güelfos y a los gibelinos de la Judicatura y Fiscalía, también podemos ponernos nosotros, ¿no? http://www.lexdiario.es/noticias/154449/jueces-y-fiscales-remiten-una-carta-abierta-al-presidente-del-gobierno. Hace más de un año pedía yo en las Jornadas del Colegio Notarial e iClaves sobre la reforma de la Justicia que aliéramos a la calle con las togas, como nuestros colegas tunecinos. ¿Estamos saliendo, será que podemos despertar del aletargamiento ciudadano?

  4. Quasimontoro
    Quasimontoro Dice:

    Leo esta información

    http://www.elmundo.es/elmundo/2012/12/18/madrid/1355865406.html

    y me pregunto por qué se pelean tanto los abogados madrileños. En lo estrictamente profesional debe ser porque hay muchos (seguramente un gran exceso de oferta a mil euros por mes para la calidad más baja). En lo extra-profesional debe ser porque el Colegio está tan politizado como cualquier otro servicio que depende fuertemente de su relación con el poder estatal. ¿Alguna otra explicación?

    • Jesús Casas
      Jesús Casas Dice:

      Ya ves, Elisa. Una institución de la Sociedad Civil más a la basura por luchas de poder. Otro tema que acabará “judicializado”. Si pudiera, me daría de baja del Colegio, pero es obligatorio para poder ejercer. No sé lo que pasó por la tarde. A la hora de almorzar cuando voté había muchos compañeros y un ambiente tranquilo y ordenado, incluso las colas iban rápido, como si fueran inglesas y no españolas.
      !Qué vergüenza!

  5. Juan Jaime Cachazo Ibarreche
    Juan Jaime Cachazo Ibarreche Dice:

    Alguien sabe los nombres de las personas que forman la denominada comisión electoral ?
    Saludos

    • Sito
      Sito Dice:

      En el acuerdo la Comisión “exige a todas las candidaturas que se abstengan de ejercer cualquier medida de presión sobre sus miembros”. No veo apropiado ni preguntar sus miembros ni que tengan que publicarse sus nombres en un blog, sobretodo en la situación que hay y unas acusaciones como las vertidas.

      Vergonzante, espantososo, lamentable, esperpéntico… Me faltan calificativos con lo de ayer…

      Saludos

  6. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Un iluso es lo que es Jesús Casas, está claro. Poca participación y desastre absoluto que daña la imagen de todos los letrados de Madrid y da la razón a quienes piensa que los abogados son tramposos y litigiosos, que es lo que precisamente no deben ser.

    Aquí puede encontrarse el acuerdo de suspensión: http://www.lexdiario.es/noticias/154469/suspendidas-las-elecciones-al-colegio-de-abogados-de-madrid-tras-ser-impugnadas

    Aquí, uno de los comentarios aparecidos en prensa: http://www.elconfidencial.com/espana/2012/12/19/circo-e-histeria-en-las-elecciones-de-los-abogados-de-madrid-sonia-gumpert-ganadora-impugnada-111464/

    ¿Que nosotros vamos a impulsar la sociedad civil? !Pero que iluso es Jesús Casas! Melancolía o exilio, ya digo. No tenemos remedio.

  7. Juan Jaime Cachazo Ibarreche
    Juan Jaime Cachazo Ibarreche Dice:

    Hola, Jesús.

    Con toda cordialidad , ni el colegio ha mejorado en los últimos años ni creo que forme parte de lo que podamos entender como sociedad civil.

    Habrá que ir observando la trayectoria de los distintos protagonistas (candidaturas, comisiones , cargos…) en los distintos escenarios (juzgados, administraciones que estarán pendientes …..), y , tal vez , esto más que un punto de llegada resulte ser de partida.

    Repito, saludos cordiales.

  8. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Lamentable, pero no sorprendente.
    España es un cadaver en descomposición. Sus órganos (entre ellos el Colegio de Abogados de Madrid) ¿van a quedar al margen? Se corrompen a su vez.
    Intereses económicos, cursos de formación… vamos, lo normal. ¡A lucrarse, a lucrarse! Todo vale.
    No me sorprende. Ya ni siquiera me da pena.

  9. Juan Jaime Cachazo Ibarreche
    Juan Jaime Cachazo Ibarreche Dice:

    Hola, Sito.

    Todo lo contrario. Son libres de incluir en su comunicado lo que estimen oportuno , pero debe saberse los nombres de las personas que forman la denominada comisión electoral.

    Saludos

  10. antonio
    antonio Dice:

    Me llama mucho la atención el interés corporativo de los Abogados para que no existan tasas, y así poder desollar más y mejor a los sufridos clientes, que pagan miles de euros por simples escritos de formulario, y, en cambio, nadie hable de la necesidad de que los Procuradores dejen de ser obligatorios, y pasen a ser de utilización VOLUNTARIA, y así se conseguiría una reducción entre un 30 y un 50% del coste de los litigios, con lo cual el tema de las tasas dejaría de tener importancia…
    Pero claro, nos movemos por intereses corporativos, y los “pobres” Procuradores tienen “derecho” a seguir “sableando” a los clientes, a cambio de nada, o de muy poco, pues si su función es jurídica, yo soy cirujano cuando me corto las uñas de los pies…
    Y, por supuesto, Vds. no dicen ni pío sobre el particular, pues por muy reformistas que aparentan ser, e el fondo no quieren que nada cambie.

Los comentarios están desactivados.