Los inspectores ante la amnistía fiscal (I): Recaudación

La amnistía fiscal es, con mucha diferencia, la medida fiscal más polémica,  comentada y criticada, de las muchas tomadas el año pasado. A los Inspectores de Hacienda nos corresponde, legalmente, la dirección de la aplicación del sistema tributario. En este sentido, parece que a algunas personas, entre ellas algún colaborador de este blog, les han parecido “chocantes” las durísimas críticas emitidas por la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda, en la que están asociados aproximadamente el 80% de los Inspectores de Hacienda del Estado.

 

Respondiendo a alguna de las inquietudes, creo que es bueno aclarar algunos conceptos. En primer lugar, la “regularización fiscal especial”, más conocida como “amnistía fiscal”, es una medida del Gobierno, en sentido estricto, es decir, aprobada por Real Decreto Ley 12/2012, de 30 de marzo de 2012, en su Disposición Adicional 1ª. Posteriormente, el Real Decreto-Ley fue convalidado en el Congreso de los Diputados con el voto a favor del Partido Popular y de CiU, y el voto en contra de todos los demás grupos. En esencia, la amnistía fiscal consiste en la posibilidad de presentar una Declaración Tributaria Especial (modelo 750), en la que pagando el 10% del valor de adquisición en el que se hayan materializado rentas no declaradas al Fisco, se queda exento de pagar los impuestos defraudados.

 

La primera duda que conviene aclarar es la previsión presupuestaria: 2.500 millones de euros. Finalmente, se han recaudado 1.191 millones de euros. Sin embargo, conviene realizar una primera matización y es que, simultáneamente, ha disminuido el importe de las declaraciones complementarias realizadas (hasta julio, página 3 las complementarias habían caído en 287 millones de euros). La explicación es bastante sencilla: cuando un contribuyente cree que la Inspección puede descubrirle rentas sin declarar, tiene la opción de presentar una declaración complementaria, pagando lo que hubiese dejado de ingresar y un recargo, que puede ser de hasta el 20%, con intereses de demora, si ha transcurrido más de un año desde que debió declarar las rentas. Como acogerse a la amnistía fiscal es mucho más barato, algunos contribuyentes que, de otra forma, hubiesen presentado declaraciones complementarias, por ejemplo, porque la Inspección ya había descubierto en otros años fraudes importantes, obviamente se han acogido a la amnistía y no han presentado declaraciones complementarias. En consecuencia, el resultado neto para la Hacienda Pública estará en torno a los 800 millones de euros.

 

Si hay algún estudio técnico que avalase la previsión presupuestaria, no se conoce. De hecho, la Comisión Europea no admitió la estimación del Gobierno, el Banco de España tampoco se la creyó, y algunos insignes economistas como Luis Garicano o Jesús Fernández-Villaverde la calificaron literalmente como “ciencia-ficción”. Algún Alto Cargo ha comentado, en privado, que era “muy difícil realizar estudios, porque el dinero estaba oculto, aunque la referencia era Berlusconi, si la amnistía italiana pudo recaudar 5.000 millones…” La génesis de la “amnistía” aporta algún dato más: España fijó unilateralmente un objetivo de déficit del 5,8%. Sin embargo, el Eurogrupo no lo admitió, obligando a un ajuste adicional de 5.000 millones de euros, para dejarlo en el 5,3%. Para acometerlo, sin realizar impopulares recortes, se tomaron dos medidas. En primer lugar, aumentar los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades, es decir, obligar a las empresas a adelantar pagos de este impuesto, que se convertirán en devoluciones el año que viene. Como esto no era suficiente, ya que sólo aportaba 2.500 millones de euros, se decidió dar una amnistía fiscal. Como faltaban 2.500 millones, estaba claro que es lo que debía recaudar la amnistía fiscal. Irónicamente, España tenía razón, no había forma de cumplir con un objetivo de déficit del 5,3%, y la Unión Europea ha tenido que flexibilizarlo hasta el 6,3%, que tampoco parece que se vaya a cumplir.

 

Que la previsión presupuestaria era de “muy complicado” cumplimiento resultó pronto tan evidente que en junio, en la Orden Ministerial que aprobaba el Modelo de declaración, se estableció que si se declaraba dinero en efectivo, siempre que se ingresase en un banco, se presumía, sin admitirse prueba en contrario, que el dinero se había obtenido antes de 31 de diciembre de 2010 y, en consecuencia, se podía acoger a la amnistía fiscal. Esto, que debía permitir una mayor recaudación, plantea problemas, en primer lugar de blanqueo de capitales, es decir, de que se reintroduzcan en el circuito legal, dinero procedente de actividades delictivas, simplemente porque el efectivo no es rastreable. Por otra parte, dinero obtenido en el año 2011 y 2012 puede no haberse declarado en estos ejercicios, pagando un 30 o 40% y se puede haber acogido a la amnistía fiscal, pagando un 10%. ¿Cuánto dinero se ha perdido de recaudación voluntaria por este procedimiento? Simplemente, no hay forma de saberlo. Dejo para otro post, o para la discusión en los comentarios, la legalidad o no de que la Orden Ministerial pueda regular la fecha, a efectos fiscales, de obtención del dinero en efectivo.

 

Con todo, la pérdida recaudatoria más importante de la amnistía viene derivada de otros conceptos. En primer lugar, el cálculo racional de los defraudadores de que sale a cuenta defraudar, porque, dada la situación de las Arcas Públicas, pronto volverá a haber otra Amnistía, diga lo que diga el correspondiente Gobierno. Por otra parte, las normas siempre se aplican de acuerdo con la realidad social, porque lo señala el código civil en su artículo, y por la propia naturaleza de las cosas. En este sentido, la deslegitimación del Estado que supone la amnistía hace que muchas sanciones no sean ratificadas por los Jueces y Tribunales: ¿Cómo se va a exigir una sanción del  50% por falta de diligencia si se perdonan los impuestos a los que los han defraudado?

 

Además, la desmoralización de los contribuyentes honestos también supone menores ingresos. En resumen, la amnistía fiscal es un torpedo en la línea de flotación de la medida anti-fraude más importante: convencer a los españoles de que hay que pagar impuestos. El balance, puramente recaudatorio sin entrar en consideraciones éticas, morales e institucionales, que quedan para otro post, es simplemente desolador: no hemos recaudado más en 2012, si se tienen en cuenta todos los factores, y en los próximos años seguiremos pagando el precio de la amnistía fiscal.

 

34 comentarios
  1. jorgescc
    jorgescc Dice:

    ¿La desmoralización de los contribuyentes honestos supone menores ingresos?

    Esta es la tercera amnistía fiscal desde la muerte de Franco.
    http://elunicoparaisoeselfiscal.blogspot.com.es/2012/04/por-que-un-paraiso-fiscal-es-mas-justo.html

    Por tanto, ¡ya estamos desmoralizados al cubo!

    ¡Y sin embargo, cada día, cada año, pagamos más al fisco!

    ¿La falta de moral se opone a la fuerza estatal? Que lo intente.

    En fin.

    Sólo nos queda esperar la cuarta amnistía fiscal y la enésima subida del IVA, el próximo catastrazo…

    Eso sí, terriblemente desmoralizados.

    • Francisco de la Torre
      Francisco de la Torre Dice:

      Jorge: Individualmente, algunos que pagamos impuestos pagamos cada vez más. Sin embargo, la recaudación total de la Agencia Tributaria ha pasado de 200.000 millones de euros en 2007 a unos 160.000 millones el año pasado…
      La Comisión Europea acaba de señalar que se han sumergido más de 30.000 millones de euros http://www.vozpopuli.com/economia/20209-desde-que-comenzo-la-crisis-30-000-millones-han-huido-hacia-la-contabilidad-b-en-espana
      Más fraude y más desmoralización de contribuyentes honestos… No es una frase, son datos.

    • Isidro
      Isidro Dice:

      Como dice Jorge, tercera amnistía fiscal en 30 años.

      Los empresarios españoles y aristócratas implicados en la trama de blanqueo de Gao Ping son unos palurdos y unos avariciosos. Les daba el dinero en metálico y estos blanqueaban el suyo desde paraísos fiscales. Transferían dinero negro desde Panamá, Mónaco o Paraguay a cuentas del líder de la red a cuentas en China. Cobraba una comisión del 3%, un fraude fiscal en el que todos salían beneficiados.

      Lo mismo te hace el estado a un 10% cada 10 años y encima todo 100% legal, conforme a derecho y encima eres un buen ciudadano que regulariza la situación tributaria.

      Sólo hay que sentarse a esperar para blanquear, regularizar y todo legal. Esa es la moral estatal. Hasta que llegue ese momento, a freír a impuestos a todo aquel pobre e infeliz que mantenga su dinero en España. Que hay que sostener la partitocracia y todo su aparato.

  2. Jesus Fernandez-Villaverde
    Jesus Fernandez-Villaverde Dice:

    Querido Francisco

    Gracias por la alabanza 😉 Lo que mas me molesto como economista en su dia de este tema (aunque entiendo que los juristas tienen mucho mas motivo de queja que yo por como se patalean los principios basicos del derecho con estas medidas) es como los 2500 millones se calcularon: como bien explicas eran los 2500 millones que faltaban para cuadrar las cuentas. Pero bueno, asi se hizo todo el presupuesto del 2012, con ciencia ficcion. Y total para nada: vamos a cerrar el 2012 con unas cifras horribles de deficit a pesar de toda la creatividad contable de ultima hora. En fin, que tristeza.

    • Francisco de la Torre
      Francisco de la Torre Dice:

      Querido Jesús:

      Hay muchos aspectos que me han molestado como jurista y sobre todo como profesional de la Inspección en la Amnistía Fiscal. Como economista, casi tanto como la previsión, lo que me ha parecido un planteamiento catastrófico es que ante un problema de déficit estructural, de todos los años, se tome una medida como la Amnistía que sólo da ingresos en 2012. Aunque hubiese funcionado recaudatoriamente, ¿qué hacemos en 2013? y en ¿2014?…

    • Verónica del Carpio
      Verónica del Carpio Dice:

      Otro día les cuento cómo se ha calculado la partida presupuestaria de ingresos por tasas judiciales en los presupuestos generales del Estado para 2013.

      Bueno, lo digo en dos palabras y acabamos antes:

      no se ha calculado.

      Y si en lo poquísimo que conozco veo que se hace así, miedo me da pensar cómo se hará en el resto.

  3. Francisco de la Torre
    Francisco de la Torre Dice:

    Buenos días: Para mayor información de los lectores del blog, dejo dos enlaces de actualidad:
    – En primer lugar a una Nota de la Asociación de Inspectores en relación con la Amnistía Fiscal: Inspectores de Hacienda denuncian el incumplimiento de las leyes en la Amnistía Fiscal:

    http://www.inspectoresdehacienda.org/images/stories/pdf/notasdeprensa/180113_notadeprensa.pdf

    -En segundo lugar, este artículo que he publicado hoy en El País: La Amnistía en los tiempos del Cólera.
    http://politica.elpais.com/politica/2013/01/21/actualidad/1358794957_300769.html

    Saludos cordiales.

  4. Verónica del Carpio
    Verónica del Carpio Dice:

    En el entendido de que naturalmente estoy en contra de amnistía fiscal,que pago mis impuestos religiosamente y que comparto todo lo que aquí se dice punto por punto, creo que mal puede convencerse a los ciudadanos para que paguen impuestos cuando

    como veo en mi despacho

    resulta que se está obligando a tributar en Madrid por cualquier transmisión por los valores que ha fijado la misma Comunidad de Madrid, o por el más alto valor de transmisión que haya habido, sí ésos, los de boom,

    y no por los precios que están cobrando ahora los que venden.

    y las diferencia son enormes

    Y que no se me diga, por favor, que es la única forma de evitar el dinero B.

    Es intolerable que la Comunidad de Madrid obligue a pagar por unos preciso de boooooooom en las vacas flacas, simplemente porque no ha revisado sus propios valores.

    Y que no se me diga, por favor, que no está pasando, porque no solo lo sé porque leo los periódicos y es público y notorio y hasta sale enlos suplemntos económicos e inmobiliarios en reportajes, sino porque lo he visto personalmente en transacciones y herencias.

    A quien se encuentra con esa injusticia flagrante de tener que tributar por lo que ni de lejos ha cobrado, sin que se haga caso de alegaciones de que los precios son otros, pregúntele cualquiera lo que opina de un sistema tributario justo y de que hay que pagar impuestos.

    Y mejor no cuento otros casos como que haya que tributar por impuesto de sucesiones no ya sin haber aceptado la herencia, único caso en el que se es heredero conforme a la legislación civi -y recordemos que el Código Civil es supletorio para el resto del ordenamiento-, pero da igual que incluso hay sentencias que así lo dicen,

    sino incluso SIN SABER que uno figura en un testamento como heredero,

    dato que como sabe cualquier jurista,es imposible de coconcer porque no hay ningún organismo que avise a uno de que figura como beneficiario en ningún testamento,

    y que no solo obliguen a tributar, sino que SANCIONEN por no hacerlo en plazo.

  5. Jesús M. Morote
    Jesús M. Morote Dice:

    Enhorabuena por el post, Francisco.
    Una observación en lo que me atañe. No es del todo exacto que me parecieran “chocantes” las críticas de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda a los resultados de la regularización fiscal; simplemente me pareció que no iban en la línea de lo que se espera de los Inspectores de Hacienda como técnicos en la materia. En cuestiones de moral, creo que los Inspectores no tenemos ninguna cualificación especial.
    Ahora tú corriges el silencio de la Organización informándonos de que realmente el cálculo de los 2.500 millones era una o una fantasía delirante o una cortina de humo. Si eso es así, la pelota está en el tejado político: ¿tenemos de Ministro de Hacienda a un insensato que cuadra cuentas y déficits a capón según sus deseos infundados? ¿O había algo más profundo y turbio en esa cortina de humo, creada para dar salida a situaciones que sólo colateralmente se referían al fraude fiscal?

    • Francisco de la Torre
      Francisco de la Torre Dice:

      Estimado Jesús: En primer lugar, gracias. En cuanto a lo que afirmas de que los Inspectores de Hacienda no tenemos una cualificación especial, coincido contigo. Aún así, creo que tenemos perfecto derecho a dar una opinión moral; y además nos vemos mucho más afectados por la norma que otros profesionales, simplemente porque se refiere a la aplicación de los impuestos.
      La cuestión de que no hayamos hecho valoraciones técnicas no es del todo cierta. A lo mejor no las había en la nota que comentaste, pero, por ejemplo aquí si se analiza la previsión recaudatoria entre otras cuestiones: http://www.inspectoresdehacienda.org/images/stories/pdf/encuentrostributarios/documentofranciscodelatorre_encuentrostributarios2012.pdf
      Hay más documentación en el apartado de prensa de http://www.inspectoresdehacienda.org . En cualquier caso, nadie puede estar al tanto de todas las opiniones que emitimos, con lo que tu post estaba muy bien para poder entablar el debate con muchos interesados.
      En cuanto a la discusión de la previsión, la recaudación y la “regularización”, mañana el Ministro Montoro comparece en el Congreso para debatir estas cuestiones.
      En fin, gracias por iniciar el debate.

  6. jorgescc
    jorgescc Dice:

    Dº Francisco, su artículo, además de excelente, me ha permitido sacarme de algún error.
    Yo pensaba que la bajada en la recaudación era causa directa de la crisis económica.
    Me equivoqué.

    En cuanto al aumento del fraude pensaba que era causa directísima del aumento de la carga impositiva.
    Veo que tampoco.

    Tiene razón: donde esté un dato como la “desmoralización” que se quite la crisis económica y el incremento de impuestos como dato explicativo de la baja recaudación y el fraude.

  7. Cruz
    Cruz Dice:

    Gracias, Francisco, por el excelente artículo.

    Apoyo las afirmaciones de Verónica respecto a las sobrevaloraciones de inmuebles con las que trabaja la Administración no solo en Madrid, sino a nivel general. Aunque me repita, no puedo dejar de señalar la presunción de fraude de la que parten las Administraciones en las liquidaciones de I.S.D y TPO de manera sistemática, dejando al sujeto pasivo indefenso, sujeto a pruebas diabólicas, mientras ellas no demuestran que efectivamente ha habido un pago en B o que el valor es el que dicen al margen de la realidad de mercado (y del propio inmueble).
    E insisto en la necesidad de ligar el concepto de “capacidad económica” al criterio de solvencia, a la capacidad real de pago, a la renta disponible REAL. Máxime en un momento como este, en el que las restricciones al crédito, las subidas de impuestos, la reducción de salarios y el incremento de precios en suministros esenciales supone una grave merma en los cada vez más exiguos ingresos de amplias capas de población y empresas. ¿Cómo fomentar el emprendimiento en A si antes de haber cobrado, no es solo que haya que pagar sino que se compromete una buena parte de los ingresos previstos para satisfacer obligaciones tributarias? Obligaciones en las que se percibe un tratamiento injusto entre los grandes contribuyentes, con capacidad de elusión, los asalariados a nivel medio y bajo, controlados al milímetro y aquellos que solo buscan subsistir como buenamente entienden, a quienes les gustaría pagar impuestos pero NO PUEDEN.

    Y mientras, cada día aparecen más noticias de enormes fortunas derivadas de la corrupción y el fraude de las que a ver cuántas finalizan con, al menos, la devolución total con intereses.

    Desmoraliza bastante, sí.

    • Sito
      Sito Dice:

      No puedo más que ratificar sus experiencias Verónica y Cruz. En la actualidad tengo un asunto sobre Sucesiones de dos sobrinos carnales de la esposa premuerta del causante, donde la Dir Gral de Tributos considera que el parentesco por afinidad en sucesión se mantiene sólo si a la fecha del devengo el vínculo subsiste, por lo que no aplican la reducción por parentesco y del coeficiente multiplicador. Con lo cual entiendo si el cónyuge por consaguinidad premuere nunca habría sucesión por afinidad para el otro.

      Salvo que seguro alguien más entendido me corrija, ningún precepto en el CC ni leyes tributarias establece tal extensión, es más, en casos idénticos, la jurisprudencia del TS (entre otras STS 1847/2003), reconoce la afinidad. En ningún momento, ni la Abogacía del Estado ni el TEAC, ni la Sala 3ª se cuestionan la inexistencia de la afinidad por el cónyuge premuerto del causante.

      Bueno pues da igual, han rechazado sin motivación alguna las alegaciones y el recurso administrativo, y vamos a vía contenciosa con pago de tasas incluidas.

  8. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Bajo el nombre de “amnistía fiscal” que suscita tanta emotividad (mucho más que las “exigencias” de amnistía a asesinos en serie) probablemente hay otras cosas.

    Ahora un español tiene la obligación de reportar todos sus activos (¿y pasivos?) globales, –directos, indirectos y circunstanciales–. Mientras tengamos la nacionalidad española, residamos donde residamos, pero sin duda si se vive en España o se piensa volver un día y no tener problemas.
    Somos el único estado importante que grava el patrimonio (el caso francés es una anécdota). No sorprende que tantos quieran dejar de ser españoles. A ese precio es como para pensárselo.

    Aplaudimos esta nueva reglamentación porque afecta a “otros” que se lo merecen, –por ejemplo, “los Pujoles” o” los Bárcenas” o los de “la Junta Andaluza”–, pero con seguridad tiene consecuencias, “externalidades”, que tardamos en reconocer.
    Manifestamos una primitiva hostilidad a las fortunas, incluso las pequeñitas, en el sentido de que les exigimos una información inquisitorial que ni del “Altísimo” aceptaríamos. Lógicamente emigran. No sólo Gérard Depardieu. Es un río porque afortunadamente tenemos un idioma universal.

    ¿Por qué tenemos que dar tanta información a un estado que, como bien explica Verónica, ha convertido la fiscalidad en una arbitrariedad ajena a la realidad? Una relación sana no puede ser tan desequilibrada. Todo para el “Patriarca Estado” nada para los súbditos.

    Ni los valores son ciertos ni lo son los rendimientos. Los presupuestos tributarios son económicamente falsos en muchísimas circunstancias.

    Hay un asunto del que ya hemos hablado que quizás también esté por debajo de estas leyes.

    Se observa revisando balances de algunas compañías que operan globalmente pero que consolidan en España: Sus cuentas a cobrar de participadas extranjeras han aumentado mucho los dos o tres últimos años. En algún caso se han duplicado.
    Estas cuentas a cobrar suelen ser por servicios o por dividendos declarados en origen pero pendientes de desembolso efectivo y repatriación. Dividendos que sufrirán retención en origen y que aquí el estado desearía sujetar a otra retención.
    A veces es el fisco extranjero quien comete la arbitrariedad obviando el convenio.
    Lo lógico en esta situación es no cobrar (posibilidad de corralito o fin del euro) ni traer el dividendo sobre todo si no es automática la aplicación de los convenios de doble imposición.

    Dado que la retención en origen excede habitualmente el 25% (por lo que en justicia no deberían pagar nada en España) el cobrar aquí un 10% (en vez de otra retención del+- 25%) sería una forma de zanjar discusiones complicadas y traer urgentemente liquidez a España.
    Es el caso de los antiguos pequeños accionistas de Endesa que han pasado a serlo de Enel.
    Saludos

  9. Quasimontoro
    Quasimontoro Dice:

    Quizás la alternativa a la amnistía fiscal es la última idea japonesa.

    Hoy leo esto

    Everyone knows that Japan, whose population is now at the oldest average age it has ever been in its history, sold more adult than baby diapers for the first time in 2012, and is “older” than any nation in the world, has a “demographic problem.” What few may know, however, is that it also has a secret plan to fix said “demographic problem” – a solution that would make Hitler, Goebbels and Stalin proud. Earlier today, Taro Aso, 72 years young, and the deputy PM of the man set to unleash Abenomics on Japan (for the second time, only this time it will be different), suggested that the elderly in Japan should just “hurry up and die” because “You cannot sleep well when you think it’s all paid by the government.”

    fuente:
    http://www.zerohedge.com/news/2013-01-21/japans-deputy-prime-minister-has-modest-proposal-edlerly-hurry-and-die

    La única duda que tengo es si en España esa idea generaría una variación neta positiva o negativa del número de indignados.

  10. CSIF Aena
    CSIF Aena Dice:

    Excelente análisis, lo hemos retuiteado en Internet.
    A unos, entre ellos a usted, le quitan su paga extra y otros se van de rositas.

    Atentamente.

  11. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    Gracias Francisco por este primer post, y bienvenido al blog. Quiero referirme a un aspecto colateral que simplemente mencionas al final del artículo, y es el de la desmoralización de los contribuyentes honestos. Efectivamente, espectáculos como estos dan un mensaje letal a los que intentan (intentamos) cumplir las obligaciones tributarias honestamente.

    La tarea de elevar esa moral se postula pues como urgente, y en ella no solamente debería estar los poderes públicos sino también en la propia acción de inspeccionar las declaraciones fiscales: no se trata solamente para poner sanciones cuando alguien lo hace mal, sino de felicitar también al que se esfuerza en hacerlo bien, en cumplir correctamente, en ser ejemplar sin que los errores materiales o que son disculpables tengan que tener una sanción necesariamente, sino quizá una simple advertencia. El ciudadano me temo que percibe dos varas de medir, una para los poderosos, defrauda que ya si eso hacemos cuentas, y otra para el de a pie: como te equivoques en un prorrateo te sancionaré.

    Debería haber inspecciones que no acabaran con una sanción, sino con una felicitación, con las correcciones procedentes. El inspeccionado el año siguiente lo hará aún mejor. Es un principio básico de educación.

    • Francisco de la Torre
      Francisco de la Torre Dice:

      Gracias, Fernando a vosotros por la invitación. En general, los inspectores debemos aplicar las leyes y si no descubrimos fraude en un contribuyente, debemos levantar un “acta de comprobado y conforme” (ya no se llaman así), es decir el contribuyente puede tener razón y no pasa nada por dársela. Muchos lo hemos hecho y es la forma correcta de actuar. Creo que deberíamos sancionar menos las negligencias y mucho más el fraude más grave; pero no somos perfectos, y las leyes que debemos cumplir, tampoco. Y sí, creo que hay que “educar” al contribuyente y no castigar innecesariamente, pero para todo esto no ayuda en nada una amnistía fiscal…
      Lo que creo que no es cierto es que tengamos dos varas de medir: una para ricos y poderosos y otra para los demás; puede que se perciba así en algunos casos, pero creo que no es una percepción justa.

  12. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Don Francisco, me ha encantado el post y el artículo de “el País”, por su rigor y también por su valor, Me encanta que haya profesionales dentro de la Administración que se atrevan a decir estas cosas. EN particular, trabajé varios años en el Servicio Jurídico de la AEAT y tengo un grato recuerdo de la profesionalidad y el nivel técnico y personal de los Inspectores de Hacienda, por lo que me alegro doblemente. En nombre de todos los editores, bienvenido al blog y lo ponemos a su disposición para cualquier tema que usted o su Asociación estimen interesante poner en conocimiento de la ciudadanía. Es importante. Gracias otra vez.

    • Francisco de la Torre
      Francisco de la Torre Dice:

      Estimada Elisa: Gracias a vosotros por vuestra labor de difusión y concienciación. El debate ha sido muy enriquecedor e interesante y eso que los aspectos más conflictivos, y más propiamente jurídicos no los he tocado, quedan para un próximo post.
      En mi nombre, y en el de mis compañeros, muchas gracias por la invitación a escribir en un sitio que es una auténtica referencia.
      Un abrazo a todos.

  13. Luis Villameriel
    Luis Villameriel Dice:

    Muy interesante de verdad el post de Francisco de la Torre. Quisiera aportar una reflexión colateral a su muy sólido argumentario sobre los riesgos de las amnistías fiscales. Nuestra Constitución (art. 62.i) prohíbe los indultos generales. Sin duda hay diferencias entre el ámbito penal y el administrativo sancionador (aquí tributario). Pero cuando el constituyente prohibió radicalmente los indultos generales, lo hizo por razones políticas y morales que, salvadas todas las distancias, pueden y deben proyectarse también sobre el ámbito sancionador administrativo. Sería interesante recuperar los debates en las Cortes Constituyentes sobre la génesis y el alcance de Constitución, 62.i.

  14. Verónica del Carpio
    Verónica del Carpio Dice:

    Mensaje para Sito. Un concepto siempre difícil de comprender por los alumnos es el de la afinidad, incluso porque legalmente es difuso. Hay sentencias en el ámbito laboral que plantean el curioso problema de que A puede ser afín de B, peor B puede no ser afín de A.. Tengo interés en el caso que usted menciona desde un punto de vista académico. Como mi mail está en la web, si me manda un mensaje, me gustaría comentar el tema. Si no quiere hacerlo, por supuesto no hace falta que me dé explicación alguna y tan amigos.

    • Sito
      Sito Dice:

      Sin ningún problema y muy gustoso me pondré en contacto con ud en estos días para explicarle el caso. Aunque seguro pueda aportarme más usted a mí que yo a usted.

      Saludos.

  15. G. Reglero
    G. Reglero Dice:

    Comparto muchas apreciaciones de lo que comenta, especialmente la relativa a la posible falta de previsión presupuestaria, a la hora de fijar los ya famosos 2.500 millones, pero me veo en la necesidad de hacer algún comentario que, creo, pueden dar un análisis más completo de la realidad de la declaración tributaria especial DTE.

    La Disposición Primera del Real Decreto Ley 12/2012 fijaba la base imponible DTE en el valor de adquisición de los bienes y derechos y sobre esta cantidad se aplicaba un 10 por 100. Partiendo de la necesidad de regularizar, si se tenía en cuenta la ley del fraude fiscal que estaba en trámite parlamentario: los procedimientos eran dos: DTE o declaraciones complementarias de los años no prescritos. En principio, eran más rentables desde el punto de vista del contribuyente las segundas, hay que tener en cuenta que los años no prescritos no fueron precisamente buenos para los activos financieros.

    El texto del RDL parecía claro. Sin embargo un informe de la Dirección General de Tributos señaló que la “base imponible” de la DTE eran las rentas no prescritas, es decir se pasó de declarar el 10% del precio de adquisición de los activos no declarados al 10% de las rentas de los años 2008, 2009 y 2010. La diferencia era sustancial. Pasó a ser más rentable la DTE. Por mi experiencia la media ha sido de un 4-6% del valor de los bienes. Esta diferencia de criterio, sin embargo, no se ha comentado a la hora de comparar el “cálculo” de los 2.500 con lo realmente recaudado.

    Además, creo que habría que tener en cuenta igualmente las declaraciones complementarias de los años 2011 por IRPF e IP que muchos contribuyentes que se acogieron a las DTE están presentado. Igualmente de cómo podrán incidir estas rentas en la recaudación futura.

    Para terminar, un aspecto no fiscal. Regularizadas estas cuentas, para muchos contribuyentes ya no tiene sentido mantener el dinero fuera de España. La realidad es que muchos lo están reintegrando a España. Creo que también sería necesaria valorar esta realidad.

    Espero haber sido lo más objetivo posible, sin que pueda entenderse una aprobación por mi parte a esta medida.

    • Francisco de la Torre
      Francisco de la Torre Dice:

      Estimado Sr. Reglero: En lo primero que comenta está en lo cierto. El informe de la Dirección General de Tributos afectó de forma sustancial a la recaudación de la amnistía. Hoy hemos sabido, de boca del Ministro que el 70% de la renta aflorada no ha tributado. Hace unos meses publiqué este artículo en Expansión donde esto se detallaba y advertía, sin éxito de lo que iba a suceder: http://www.inspectoresdehacienda.org/images/stories/pdf/inspectoresprensa/julio2012/050712_expansion_tribuna.pdf
      El comentario del informe lo dejaba para un post posterior para dejar la longitud del post en algo razonable.
      La segunda cuestión es más discutible. Efectivamente, estos contribuyentes, en algunos casos han presentado declaraciones complementarias de Renta 2011 y patrimonio, pero las declaraciones complementarias, incluidas patrimonio y renta 2011 han caído. Es decir, el efecto de sustitución de complementarias por Declaraciones Tributarias Especiales (amnistía) ha sido superior a las complementarias inducidas por la amnistía.
      La recaudación futura derivada de un mayor control efectivamente es un factor a tener en cuenta. Sin embargo, la información realmente útil y que estará disponible sin restricciones (no como la amnistía, por lo menos de momento), será la de la Declaración de Bienes en el Extranjero. Por cierto, esta declaración de bienes se podía haber exigido sin amnistía.
      En cuanto al regreso de liquidez, habría que ver cuánto de estos 40.000 millones eran efectivo, que ya estaba circulando o estaba ya invertido indirectamente en la economía española, o simplemente no ha vuelto. Si han vuelto 40.000 millones, el importe es un tercio del importe que la Banca Española le ha pedido al BCE en el primer trimestre de 2012: http://www.inspectoresdehacienda.org/images/stories/pdf/encuentrostributarios/documentofranciscodelatorre_encuentrostributarios2012.pdf
      Los factores que usted comenta, con mucho acierto, deben ser tenidos en cuenta, pero personalmente creo que no alteran el balance global; y sobre todo, pretendía que el post se pudiese leer.
      Saludos cordiales,

  16. G. Reglero
    G. Reglero Dice:

    Estimado Sr. De la Torre:

    En primer lugar, muchas gracias por su contestación. Volviendo a los números y ahora a los 40.000 millones que dijo ayer el ministro. No alcanzo a ver cómo han podido calcular esa cifra. En mi modesta opinión no tienen elementos de juicio para saberla. En la DTE se incluía las rentas no declaradas -12.000 M-, pero no el valor de los bienes que estaban generalmente en el extranjero no había que declararlo. Cuestión distinta es, que por prudencia, se pudiera incluir el extracto bancario a 31 de diciembre de 2010 como anexo a la declaración.

    Creo que muchas veces se dan cifras sin rigor y las asumimos sin ningún tipo de crítica.

    Un cordial saludo.

    • Francisco de la Torre
      Francisco de la Torre Dice:

      Estimado Sr. Reglero: El comentario vuelve a ser atinado y brillante. En general, estoy gratamente sorprendido por el nivel de los comentarios.
      Efectivamente, la cifra no se puede calcular, o por lo menos yo tampoco sé cómo, por las razones que usted dice. Además, casi nadie tiene acceso a las declaraciones. Para calcular la base imponible prescrita habría que analizar una por una más la documentación adicional, si es que existe, de más de 30.000 declaraciones. Además, la documentación adicional no está normalizada ni y los bienes hay que valorarlo. Eso exigiría el trabajo de mucha gente durante mucho tiempo. Como los Inspectores no hemos tenido acceso al contenido de las declaraciones, no sé quién ha hecho ese trabajo en tiempo récord.
      Por otra parte, los periodistas que han preguntado la cifra han recibido de fuentes oficiales una respuesta parecida a los argumentos que ha expuesto.
      Pues bien, matizo el comentario anterior, asumiendo que 40.000 millones de euros es una cifra que probablemente sea excesivamente elevada, ya que esta cifra es el único argumento del Ministro de Hacienda para defender las ventajas de la amnistía fiscal. Aún así, aunque la cifra fuese correcta, y aunque hubiese vuelto todo el dinero (lo que no se exige y es imposible), la liquidez que hubiese vuelto a la Economía Española sería pequeña.
      Por cierto, como comentario adicional, el debate de ayer en el Congreso sobre la amnistía fiscal fue decepcionante y más propio de una taberna que del Congreso de los Diputados. Hubo alguna excepción como la de Álvaro Anchuelo de Upyd, pero creo que los españoles nos merecemos más argumentos y menos broncas.

  17. luis
    luis Dice:

    La conclusión de artículo es clara los caminos cortos tienen unas consecuencias nefastas a largo plazo. Primero es un placer haber conocido este blog con el nivel de comentarios que hay, internet es demasiado grande para encontrar lo que a uno le interesa o quiere seguir y creo que me convertiré en lector asiduo.

    Respecro a la agencia tributaria, la conozco bastante bien porque mi pareja trabaja dentro y lo de la profesionalidad de sus componentes no es mas que la consecuencia de procesos selectivos donde priman el mérito y la capacidad, cosa que pasa en muchos cuerpos del estado pero que desgraciadamente no pasan en otros entes como CCAA o ayuntamientos y de ahi vienen muchos de los problemas que tenemos hoy como sociedad.

    Francisco, al que creo haber escuchado varias veces en la sección de economía de 24 horas (gran canal de tv que desgraciadamente se ve menos que gran hermano 24) coemnta la bajada de recaudación de 200.000 a 160.000 millones en la crisis y parece que la achaca a incremento del fraude en estos años, yo creo que esa bajada de recaudación ha sido más importante por la crisis y que el fraude sustancial ya estaba en 2007-2008 no se ha creado ahora aunque puede haberse aumentado.

    Nuestro sistema fiscal es muy deficiente, principalmente porque recae sobre los trabajadores asalariados los más fáciles de controlar y la aeat no tiene medios suficientes para controlar empresas y profesionales a un nivel que permita repartir los gastos públicos entre las diferentes fuentes de riqueza que se generan.

    Según mi opinión es un problema estructural y de medios humanos y no de medios técnicos, a diferencia de nuestros sistema judicial obsoleto en muchas cuestiones, la aeat cuenta con unos medios informáticos y una información que serían la envidia de cualquier país del entorno, el problema es manejar los datos desde el punto de la comprobación de sociedades y profesionales, lo que requeriría una reforma muy importante que no ha habido voluntad política (ni parece que la haya) de tomar.

    En fin que los políticos saldrán de esta pequeña minicrisis, que los muy ricos seguirán encontrando “formas” de evadir al fisco, aunque alguno caera y que mientras no cambiemos la mentalidad española por el mérito y capacidad seguiremos de mal en peor.

  18. Pedro Acín Romero
    Pedro Acín Romero Dice:

    Gracias a Francisco de la Torre por su (una vez más) lúcido artículo.
    Creo que una de las trampas en las que claramente ha caído la opinión pública respecto de la regularización en cuestión está en su calificación de amnistía. Esta supone eliminar total o parcialmente las consecuencias penales de la comisión de un delito. La regularización va más allá. Lo que hace es eliminar dichas consecuencias y, además, eximir a sus destinatarios del pago de sus impuestos directos. Es decir, sustituye, solo para los defraudadores, el IRPF por un impuesto único del 10%. Es como si se estableciese una regulación específica del derecho de propiedad, más ventajosa, para los ladrones. Ponga de manifiesto que ha cometido un robo antes de que le detengan y, a cambio, le concedemos el usufructo vitalicio de los bienes robados. Fantástico.
    Por otro lado, existe en mi opinión una tendencia muy española a no considerar jamás los aspectos “horizontales” del fraude fiscal. ¿Qué puede opinar de esta medida quien se ha visto expulsado del mercado por competidores poco escrupulosos a la hora de cumplir con las normas fiscales? Yo conozco personalmente unos cuantos casos.
    En último lugar, una pregunta: ¿creen ustedes que los casos de corrupción que ocupan estos días los titulares de los periódicos ayudan a comprender una posible falta de voluntad política de luchar contra el fraude fiscal que afectaría a los principales partidos políticos?
    Saludos a todos

  19. Francisco de la Torre
    Francisco de la Torre Dice:

    Gracias a ti, Pedro por el comentario. Lo suscribo al 100%. Aún así, aunque la opinión pública, ni casi nadie entendiese todas las consecuencias, según las encuestas más del 72% de los españoles estaban, en abril, en contra de la amnistía fiscal: http://politica.elpais.com/politica/2012/04/14/actualidad/1334427298_370026.html
    Ahora esta cifra es superior con total seguridad. Por esa razón, el Gobierno siempre ha preferido hablar de regularización, término técnico que poca gente entiende y que no tiene esa connotación peyorativa.
    Un abrazo

  20. Iñaki
    Iñaki Dice:

    Muy acertado el análisis. Yo propondría reforzar la eficacia de la recaudación, creando un único Organismo, que englobara a la Agencia Tributaria y a la Tesorería General de la Seguridad Social. Es algo previsto en las normas recaudatorias desde hace mucho tiempo, pero ningún Gobierno se ha decidido a crear este Organismo único.

    En Estados Unidos existe un solo Organismo de recaudación : es el IRS – Internal Revenue Servcice -, que recauda tanto los impuestos y demás tributos, así como las cuotas de la Seguridad Social.

    Hay que unir esfuerzos para que suba la recaudación. Mi propuesta va en la línea estructural propugnada por el autor de este artículo, pues tendrá impacto duradero en todos los ejercicios futuros – no como la amnistía fiscal -. En fin, sólo hace falta un Gobierno enérgico. ¿Es tanto pedir?

  21. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    El principio de autoridad pública dimana del de ejemplaridad pública. ¿Con qué autoridad se va a perseguir a los cumplidores que pagan sin pestañear, cuando la corrupción se desborda en las arcas públicas? ¿No sería mejor que los controles de la Hacienda Pública se dirigiesen hacia el gasto público? Eliminaron en su momento a los interventores independientes que existían, para sustituirlos por otros designados por quien debe ser fiscalizado. Cambiaron la fiscalización del fondo del gasto (el interés público) por la mera forma del gasto (el color de los impresos) y nadie se opone a las decisiones “políticas” de hacer aeropuertos, pavimentar plazas que ya lo están, pagar estudios que ya se conocen, hacer planes “E”, etc. Todo a cargo de los sufridos bolsillos del presunto y, al parecer único, delincuente fiscal: el ciudadano. Mírense las telarañas que son muchas en las dependencias públicas antes de mirar en las casas de los demás. En todo caso, la ética y la moral de cada funcionario no está en seguir las órdenes que recibe, sino en rebelarse contra ellas cuando son notoriamente injustas, irregulares o contrarias a la Ley (Constitución incluída). Eso sí que pondría las cosas en su sitio pero…. todos tenemos que comer y ¿quien nos paga o nos promociona? Conozco honrosas excepciones que, por haber entendido su deber con los ciudadanos antes que con los jefes, han pagado las consecuencias, pero duermen con la conciencia tranquila.

  22. Javier Gomez Taboada
    Javier Gomez Taboada Dice:

    Enhorabuena, Paco. Un placer encontrarte también en este prestigiado foro. Un abrazo fuerte. Javier Gomez Taboada.

Los comentarios están desactivados.