Mis dudas sobre la cuestión del arbitraje en las preferentes

La cuestión de las preferentes la ha tratado mi hermano Fernando en este blog con profusión (ver aquí y aquí) y lo va a tratar próximamente en una conferencia que va a pronunciar el próximo jueves 7 de febrero en el Colegio Notarial de Madrid, que promete ser muy interesante. Pero en estos últimos días la cuestión vuelve a la palestra por el anunciado (a bombo y platillo) acuerdo PP y PSOE sobre la posibilidad de acudir al sistema de arbitraje en el asunto de las preferentes que, en opinión de alguno de sus protagonistas, “supone decirles a los ciudadanos que los partidos políticos, independientemente de buscar responsabilidades, van a buscar soluciones”, sobre todo para aquéllos que tienen una menor “cultura financiera”

 

Conviene tener en cuenta los siguientes datos. Primero, que en realidad el arbitraje ya estaba funcionando en Novagalicia banco y en Catalunya bank, por lo que en realidad lo que se pretende es extender esta fórmula al tercero de los bancos nacionalizados, Bankia.

 

Segundo, que el que procede es un tipo de arbitraje sujeto a legislación especial, el de consumo, que tiene la particularidad de que es la Administración la que establece el sistema arbitral, con un ámbito local o autonómico según los casos, y que se  ejerce a través de las llamadas Juntas Arbitrales. Véase aquí el de Madrid.

 

Tercero, que va a haber una “comisión de seguimiento” en la que al parecer participaría la CNMV (que es la que entidad que tenía que haber supervisado las preferentes), el Banco de España (otro que tal baila),  los representantes de otros organismos públicos y el Consejo de Consumidores y Usuarios. Esta comisión, aparte de otras funciones de relleno, parece que tendría las de “seguimiento de los procedimientos de arbitraje, en particular mediante la fijación y supervisión de los criterios de carácter objetivo y de perfil del inversor utilizados en el proceso de filtro de solicitudes”, para que después una entidad externa, de acuerdo con esos perfiles, determine si un inversor concreto tiene derecho a la reclamación.

 

Dado que esta es una materia que me interesa mucho –la del arbitraje- me animo a hacer un par (o un trío) de consideraciones, casi en forma de pregunta -inocente-más que de sentencia inapelable. Y lo hago así porque constato la complejidad del asunto y la cantidad de intereses que entran en juego: primero, el de los inversores en preferentes, que se sienten estafados por la comercialización de unos productos que en modo alguno han evolucionado como se creía y que en muchos casos no han recibido la información necesaria; el interés de los bancos y cajas que, en la medida de los posible no quisieran pagar más de lo que corresponda con arreglo a contrato, pero al mismo tiempo no quisieran quedar como estafadores, aunque en realidad han sido ellos quienes para obtener recursos se lanzaron sin miramientos a usar esta fórmula; el interés del Estado que en muchos de los casos tiene un participación concreta en entidades intervenida y que a través del FROB insufla dinero en alguna de ellas; el interés del ciudadano que no tiene preferentes que pudiera verse al final afectado por el reconocimiento del abuso porque quizá al final el Estado acabará pagando; el interés de las diversas instituciones europeas que a su vez insuflan dinero en las entidades españolas y establecen como “condicionalidad” precisamente que los titulares de los preferentes asuman la pérdida. Panorama complejo, pues, en el que la cuestión, como en tantos problemas jurídicos, es quién carga con el mochuelo.

 

Ante este panorama ¿cuál es el papel del arbitraje en este asunto? Lo cierto es que diversas organizaciones de consumidores se han opuesto a este sistema, ya sea porque los organismos encargados de la supervisión forma ahora parte del engranaje (FACUA) o porque es discriminatorio para muchos de los inversores que no sean seleccionados (ADICAE)

 

Yo me confieso totalmente partidario de la vía del arbitraje como medio alternativo de resolución de conflictos, en cuanto supone una vía ágil, rápida y profesional de resolución de las diferencias entre las personas. Básicamente, lo que exige esta vía es un pacto previo o posterior al conflicto en virtud del cual las partes convienen que la diferencia por surgir o ya surgida entre ellas se resolverá por una tercera persona, con carácter definitivo y normalmente en un plazo inferior a los seis meses; pero, eso sí, el acuerdo de acudir al arbitraje excluye también definitivamente la vía judicial con las garantías que ello supone, de manera que quien acuda aquél, si no sale favorecido con el laudo, no podrá recurrir. Y precisamente porque soy partidario del arbitraje no me gustaría que se usara su nombre en vano.

 

Creo, por ello, que procede hacer algunas consideraciones y preguntas. En primer lugar, que uno de los requisitos fundamentales del arbitraje es el de la independencia del árbitro, que tiene que ser como la del juez, pues el art. 17 de la ley de Arbitraje, que se aplica supletoriamente, dice que: “Todo árbitro debe ser y permanecer durante el arbitraje independiente e imparcial. En todo caso, no podrá mantener con las partes relación personal, profesional o comercial”.

 

A la vista de la complejidad de los intereses que entran en juego en el tema de las preferentes, ¿puede considerarse que estas entidades arbitrales –cuya gestión depende de la administración- y estas comisiones de supervisión –de los que forman parte quienes no supervisaron la creación de las preferentes- son enteramente independientes? ¿Qué intereses son los que van a tener básicamente en cuenta? ¿Los del Estado que a lo mejor tiene que poner dinero? ¿Los de la Comunidad Autónoma que ha tenido mucho que decir en las Cajas? ¿O los del inversor?

 

No dudo de la honorabilidad de nadie, pero estamos hablando de independencia, que es algo objetivo, y no sólo de imparcialidad, entendida como una predisposición del espíritu en relación a una cuestión concreta. Y en este sentido véase en el Real Decreto 231/2008 sobre el Sistema Arbitral de Consumo, quién preside las Juntas Arbitrales (art. 7) y quien designa los árbitros (arts. 20 y 21)

 

En segundo lugar, me pregunto: ¿cuál es la razón de que se realice un filtrado previo de los supuestos que pueden ir al arbitraje? Parece desprenderse de ello la idea de que hay casos en los que por la falta de conocimientos financieros o por diversas razones subjetivas hay ciertos inversores que tienen un derecho superior a los demás a la recuperación de su dinero. Desde un punto de vista social, sin duda las personas más ignorantes o necesitadas son más dignas de protección pero, desde un punto de vista jurídico, no hay que olvidar tampoco que pacta sunt servanda, los pactos hay que cumplirlos, y es también obligación de los contratantes leer lo que firman y responsabilizarse de sus declaraciones. Es lo que decía Díez Picazo en una reciente conferencia (y que ya recogía en mi post sobre Ryanair): “Convendría irnos purgando, ir purgando a nuestro Tribunales, ir purgando a nuestros colegas de ese larvado anticontractualismo que anda por ahí(…) y aconsejarles que no es un buen camino aplicar (…) inyecciones de equidad contractual. Si las partes lo han querido, y esa es su voluntad, esa es su voluntad sin que haya que aplicar equidad contractual”. O sea, que los contratos no tienen por qué ser equitativos si las partes han decidido libremente  aceptarlos así.

 

Pero es que la cuestión no es si unas cuantas personas sin conocimientos financieros han sido engañadas, sino que muchas personas, sin conocimiento o con él, han sido inducidas a creer una cosa que no era real: que esas preferentes se podían vender en el mercado secundario y recuperar fácilmente el dinero y que era muy poco probable que se produjera una pérdida del capital porque esas entidades eran solventes y tendrían beneficios, cuando en realidad ellos sabían que no era así. Es decir, te han vendido un burro enfermo, sabiendo que estaba enfermo. Y ello se puede considerar que es una venta realizada con un vicio del consentimiento llamado dolo o con error o con vicios ocultos. Por tanto, no se acaba de ver por qué se discrimina entre personas: habría que discriminar entre entidades, las que sabían lo que estaban haciendo y las que no, si es que había alguna.

 

Y en tercer y último lugar, me pregunto: aunque admitamos “filtrado” como animal de compañía, ¿para qué acudir al arbitraje? Bastaría con que en esos casos la entidad devuelva lo que ha cobrado y termine con el asunto o que al menos haga una propuesta razonable. Porque no se acaba de ver la necesidad complicar la cosa con la intervención de más entidades o comisiones (algunas de las cuales han estado o están implicadas en el asunto) ni tampoco instituciones como el arbitraje cuando es claro que ha habido abuso en un determinado supuesto. Pues recuérdese que, si estamos ante un verdadero arbitraje, aunque la comisión de seguimiento haya dado su visto bueno, el árbitro puede no darnos la razón porque se supone que hay una controversia sobre la que las partes no se ponen de acuerdo. Y además lo hará rápido y sin ulterior recurso, salvo el de nulidad, y los jueces no podrán ya entrar en el asunto. Si no es así, es un sucedáneo de arbitraje, una especie de concesión graciosa.

 

En definitiva, hubiera bastado -¿soy un iluso?- con que los organismos que están ahora en la “comisión de seguimiento” (CNMV y Banco de España) abrieran los correspondientes expedientes administrativos a las entidades que hubieran actuado mal y que éstas llegaran a un acuerdo con los inversores en aquellos casos que consideren evidentes.

 

A la vista de todo esto, ¿no parece como que nos están dando una solución innecesaria, quizá con el objeto de marear la perdiz, ponerse una medalla, ganar tiempo y ver si la cosa se va resolviendo sola, al tiempo que se devalúa una institución muy importante como la del arbitraje?

23 comentarios
  1. Patricia Suárez Ramírez
    Patricia Suárez Ramírez Dice:

    Como presidenta de Asuapedefin tengo que manifestar:
    1. que estamos a favor del arbitraje siempre y cuando se garantice la imparcialidad de sus árbitros así como la capacidad para atender a todos los afectados. Nos consta que en Galicia el proceso está siendo lento porque están literalmente desbordados.
    2. que para el tema de las preferentes se ha elegido, además de la CNMV y Banco de España que hasta hace nada negaban la mayor, a la consultora KPMG… los afectados por swaps estamos hartos de ver cómo los peritos de KPMG acuden a los tribunales en defensa de las entidades financieras, llegando en muchos casos a negar lo evidente.
    3. así las cosas, seguimos apostando por la vía judicial porque, de momento, los jueces son los únicos a a los que no les ha temblado la mano (sentencias swaps: 1155 vs 193, preferentes: 29 vs 7, etc)

    • María
      María Dice:

      Después de 10 meses de espera, la CNMV, aconsejándome que me convenía esperar su resolución, ya que probablemente entonces el banco me hiciera alguna oferta, me envió Informe Favorable, concluyendo:

      CONDUCTA INCORRECTA DEL BANCO EN LA CONTRATACIÓN.

      CONDUCTA INCORRECTA DE LA ENTIDAD EN LA INFORMACIÓN DEL VENCIMIENTO DE LA INVERSIÓN.

      CONDUCTA INCORRECTA DEL BANCO EN LA INFORMACIÓN DEL VALOR, DURANTE EL TIEMPO QUE DURO LA INVERSIÓN, Y HASTA SEIS MESES DESPUÉS DE LA QUIEBRA.

      Por favor no animen a los arruinados afectados a acudir a la Justicia, ya que el abogado puede olvidar mencionar en el Juicio ese informe; la Juez puede no leerlo, y contradecirlo al afirmar:

      “No se ha acreditado que el banco incumpliera el deber que le incumbía” “No resulta acreditado que la demandante no hubiera sido informada sobre el producto”
      En 1907 firmé una orden de unos Bonos, 5,7%, recomendados por mi banco de muchos años, que sabía que cono viuda debía vivir de esa renta. Título del contrato: Compra a Vencimiento donde ademas constaba: Vencimiento 25.04.2012, Compra 200.000 €, Recompra 200.000 €, datos que me corroboraron días después en Documento Acreditativo de Adquisición, y en todos los extractos trimestrales. Pues bien, finalmente se trataba de Preferentes Perpetuas de un banco que quebró.
      Perdí la totalidad de los ahorros, y las cotizaciones a la Seguridad Social, devueltas de los países donde mi esposo y yo trabajamos durante muchos años, y con ello, el sueño y la salud.
      Y esto pese a oir verbalmente del BdE, que fue una estafa, ya que el producto que me documentaron nada tenía que ver con las Preferentes PERPETUAS, y sus riesgos, que han provocado que por riesgos nunca informados hayan sido excluidas del Concurso de Acreedores.

  2. VP
    VP Dice:

    Mientras tanto miles de usuarios siguen atrapados sin saber que está pasando…. Enfin. Recordemos que hasta hicieron firmar a una persona ciega un contrato de preferentes. yesheycan.blogspot.com

  3. Cruz
    Cruz Dice:

    Completamente de acuerdo con la perspectiva del artículo, Ignacio. Me parece un grave error discriminar entre los firmantes. Se está exigiendo a quienes tienen conocimientos financieros a manejar unos volúmenes y calidad de información, no ya sobre el producto en sí, sino sobre su evolución futura, que obliga un trabajo arduo para equipararse a la posición del banco a ese respecto. Quienes estaban en esa tesitura, conocimientos e información objetiva y fiable al mismo o parecido nivel que el banco, simplemente, no firmaron porque tenían sobrados motivos para desconfiar.

    Y no es que el contrato sea o tenga que ser “equitativo”, es que el banco ofrecía información, como mínimo, parcial y sesgada, contribuyendo a la formación de voluntad del firmante. Le sumas a esto la confianza que merecía “el banco”, a quien se presuponía “profesional de la cosa” con autoridad suficiente y buena fe como para no recomendar algo “malo” y…. Vamos, que para aceptar una situación contractual no equitativa primero hace falta saber que no es equitativa, cosa que ni se plantea cuando “el banco” (o la otra parte, en cualquier caso) “es tu amigo”. Salvo que se sea una persona sumamente prudente o desconfiada.

    Y sí, “parece que nos están dando una solución innecesaria, quizá con el objeto de marear la perdiz, ponerse una medalla, ganar tiempo y ver si la cosa se va resolviendo sola, al tiempo que se devalúa una institución muy importante como la del arbitraje”. Parece. Porque como lo sea se estarán limitando, una vez más, los derechos de los ciudadanos para acceder a la Justicia. En los tribunales o fuera.

  4. arturo
    arturo Dice:

    Hola:
    dices que “no hay que olvidar tampoco que pacta sunt servanda, los pactos hay que cumplirlos, y es también obligación de los contratantes leer lo que firman y responsabilizarse de sus declaraciones”, y me parece muy bien…. en general, pero luego los casos particulares no son generales. Quiero decir que percibo que no te acabas de creer lo engaños, estafas puras y duras que ha habido, y no solo inducciones a error o malas informaciones. Además de los casos que salen por los medios de comunicación yo tengo ejemplos de primera mano como mi padre, que además de anciano y lego en temas económicos, fue llamado por la Caja de Ahorros para ofrecerle un plazo fijo bien remunerado para clientes preferentes, y él era preferente por llevar más de sesenta años como cliente de la entidad. Y en efecto, le abrieron una libreta de ahorros a plazo fijo (la libreta lleva impreso en el borde que es de plazo fijo ) y, con rotulador le escribieron “acciones preferentes”. Quedaba claro que al entregar la libreta en ventanilla, los empleados iban a tratarle con acciones preferentes, para eso lo anotó el director en la libreta. El problema surgió cuando a mi madre le dio un ictus y necesitaron el dinero : no se lo dieron y siguen sin recuperarlo.
    Me temo que la verdadera dificultad par arreglar el problema está en que no quieren reconocer que hubo estafas en todos los grados pues, lógicamente, de ahí se tendrían que seguir responsabilidades económicas y hasta penales para muchos.Y creo que Europa no permite que se paguen mientras no se reconozca que muchos compraron engañados.

    • Ignacio Gomá Lanzón
      Ignacio Gomá Lanzón Dice:

      Arturo, no quiero decir exactamente eso. Sin duda hay muchos casos en los que la banca se ha aprovechado de gente por cuestiones de capacidad, falta de cultura u otras circunstancias personales. Lo que decía es que hay tesis que defienden el juego de la autonomía de la voluntad al máximo y que si te has equivocado y el contrato es injusto, la ley no tiene por qué protegerte; y que la falta de cultura no impide, si una persona es capaz y mayor de edad, realizar lo que sea necesario para enterarse y rechazar lo que no le conviene. Y yo digo que aunque se defendiera esa postura en estos casos ha habido engaño, falta de información y abuso de confianza, lo que es un vicio de consentimiento que anula los contratos, por lo que aquí no se está protegiendo solo al débil sino a todo el mundo que haya sido engañado. Y por ello la discriminación entre inversores me parece muy dudosa.

  5. Quasimontoro
    Quasimontoro Dice:

    Ignacio,

    Dos comentarios y lamento no tener espacio y tiempo para un tercero sobre arbitraje. Lo dejé para lo último porque el problema de fondo no es el arbitraje.

    1. Solución a los preferentes de Bankia.

    Cualquiera familiarizado con la colocación de acciones preferentes entre los depositantes de Bankia sabe que se cumplieron con las condiciones para calificarla de estafa (ver punto siguiente). Lo cierto es que los depositantes que aceptaron la conversión han perdido buena parte de la inversión en esas acciones. Las graves deficiencias del gobierno, el congreso y la judicatura permiten suponer que esos depositantes tardarán mucho en recuperar parcialmente sus pérdidas, y mal que les pese los depositantes no son un problema político per se. Sí, han sido, son y serán usados por los políticos y sus asesores profesionales para acusarse mutuamente por lo que juntos hicieron para sobrevivir la crisis. Nada nuevo bajo el sol –pan de cada día en todas las democracias constitucionales. La nueva solución del gobierno es tan inútil como todo lo hecho hasta ahora para solucionar el problema a los depositantes. Desde este punto de vista, habría sido conveniente que el post hubiera detallado y destacado por qué la solución –sea política o judicial– se ha estado postergando y se seguirá postergando.

    2. La estafa.

    La creación de BFA y Bankia y las decisiones posteriores que llevaron a la colocación de acciones preferentes entre sus depositantes ya debieran ser parte de la historia de las grandes estafas bancarias. La estafa supone una intención de ocasionar una pérdida patrimonial a la otra parte y para eso el estafador genera expectativas positivas sobre lo que sucederá que justifiquen sus promesas explícitas e implícitas de ganancias a la otra parte. De la simple lectura de la documentación enviada por la administración de Bankia a sus clientes para que convirtieran sus depósitos en preferentes, un asesor financiero se da cuenta que con la complicidad explícita del gobierno (en especial los funcionarios superiores de CNVM y el Banco de España) los administradores intentaron engañar a los depositantes. Que quede claro que las personas responsables de esa oferta actuaron con la misma intención de engañar que Madoff –en beneficio de Madoff se puede decir que a él sólo le interesaba la plata– y que la pérdida de valor de las acciones era previsible y probable y no un cisne negro o un Acto de Dios. Desde este punto de vista, habría sido conveniente que el post hubiera detallado y destacado por qué las acusaciones judiciales promovidas por partidos políticos y las investigaciones parlamentarias son una distracción que beneficia a todos los políticos, conjurados en defensa de sus privilegios. Y en caso de que ya hubiera habido acusaciones judiciales por organizaciones privadas (no estoy seguro y no he encontrado detalles), habría sido conveniente analizar su admisión y tramitación para evaluar si una nueva acusación sería necesaria.

    • Luis García
      Luis García Dice:

      Quasimontoro, los accionistas no podrán recuperar sus pérdidas NUNCA, salvo que demanden la nulidad por vicio en el consentimiento (1261 y 1266CC) que es precisamente lo que ya están haciendo muchos ante los Tribunales de Justicia con bastante éxito, como señala doña Patricia Suarez pese a las “deficiencias de la judicatura”.
      La preferente no es un instrumento de deuda , Quasimontoro, eso es lo que el banco quería que cliente creyera. La preferente es una clase especial de acción legalmente regulada, afecta al capital social y cuyo rendimiento se condiciona legalmente a los rendimientos de la entidad de crédito emisora, teniendo un carácter potencialmente perpetuo, ya que su regulación dispone de forma imperativa que el dinero captado por la entidad de crédito mediante su emisión deberá estar invertido en su totalidad y de forma permanente en la propia entidad de crédito o en la entidad dominante del grupo al que pertenezca . Por tanto, si la entidad quiebra o tiene pérdidas no puedes recuperar la inversión NUNCA , salvo que algún chalao te las compre en un mercado secundario en la que la acción cotice, lo que obviamente no va a pasar.

    • Quasimontoro
      Quasimontoro Dice:

      Luis,

      Gracias por su comentario, pero como dije tiempo atrás a pedido de una de mis hijas la asesoré sobre la conveniencia de cambiar sus depósitos en participaciones preferentes en Bankia. Como profesor de economía monetaria y economía financiera y como asesor profesional en temas bancarios y financieros, mi hija confiaba en mi buen juicio y por suerte, esta vez, me hizo caso y sacó sus fondos de Bankia. Por supuesto, los accionistas no tienen derecho alguno a reclamar por pérdidas –por algo son beneficiarios residuales del capital propio de la empresa– pero para eso existen los políticos, esos que salvan a los que no tienen salvación, y también la judicatura para revisar si hubo o no fraude en la colocación de las acciones. Precisamente reconociendo todo esto separé el problema de que los depositantes pudieran recuperar parte de la pérdida del problema de si se ha cometido o no el delito de estafa. Los veteranos de muchas crisis bancarias sabemos bien que hay que separar ambos problemas y así lo reflejo en las sugerencias sobre los puntos que el post convendría que hubiera discutido en detalle.

      En todo caso, gracias por la referencia a los juicios por vicio en el consentimiento. Veré de conseguir información adicional.

  6. carlos Hernandez Guarch
    carlos Hernandez Guarch Dice:

    UN par de temas
    1.-Una cuestión planteada sutilmente es su interesante artículo es si la función de los organismos como el BDE y la CNMV no sera la de intentar restringir al maximo los criterios y las resoluciones positivas a los afectados con el fin de confirmar sus afirmaciones precedentes de que el fraude de las preferentes ha sido algo singular y anecdotico y de este modo intentar disimular su complicidad consciente y dolosa en el fraude.

    2.- Otra cuestión que hasta la fecha es imposible de conocer es cuanto cobrara esa consultora KPMG que como bien indica Patricia es la perito de las entidades financieras y si en algunos arbitrajes no costara más el collar que el galgo.

    3.- Si se permitira a los reclamantes acceder a la documentación y conclusiones derivadas del expeidente incoado contra bankia ( algo que la CNMV no ha dicho si está entre las 9) .

    4.- Y finalmente lo que me parece no escandaloso sino asqueroso es que mientras a los afcetados se les exprime y tortura hasta el infarto sin embargo Banki no tenga el menor problema en abonar a una aseugradora ni mas ni menos que 690 millones por el incumplimiento de su alianza . Mis escasas entendederas contemplan saturadas cómo es posible que mientras a ciudadanos comunes unos se les condena a la ruina a un inversor profesional e intstitucional como una aseguradora se le compense por el LUCRO CESANTE derivado de la ruptura de un acuerdo y le den ¡¡324 millones de plusvalia¡¡¡¡ http://www.expansion.com/2012/12/18/empresas/banca/1355847199.html

  7. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    Las preferentes no eran exactamente un producto tóxico (a diferencia de los swaps hipotecarios, vendidos entre 2006-2008, que sin duda lo eran): es verdad que convenían extraordinariamente a la entidades porque tras el acuerdo de Basilea I en 1988, estaban catalogadas como TIER 1, máxima calificación, por lo que eran un mecanismo perfecto para que los bancos pudieran las exigencias de capitalización, y al mismo tiempo no modificar el reparto accionarial, como sí ocurría si capitalizaban por la vía del aumento de capital.

    Pero aunque fueran extremadamente conveniente a las entidades, eso no quiere decir que en sí fueran perjudiciales para cualquier inversor, el producto podría resultar interesante para alguien que invirtiera con cierto riesgo para obtener una remuneración fija, apostando a que las entidades iban a obtener beneficios cada año.

    Lo que ocurre es que era un producto, desde el punto de vista del consumidor, destinado a ser muy minoritario, para inversores especializados, por ser perpetuo, subordinado en la prelación de créditos y por las estrictas normas MIFID y las previas desde 1993 de protección al cliente bancario minorista.

    Es imposible que las preferentes, un producto muy complejo, híbrido, perpeuo y subordinado, haya sido el producto más vendido de los últimos años, con cifras de 30000 millones de euros nada menos, si no es por un incumplimiento generalizado y sistemático de todas las normas de protección al consumidor.

    • Luis García
      Luis García Dice:

      Una pregunta, Fernando. Suponiendo, en aquella época en la se nos decía que la banca española era “de las mejores del mundo” (España estaba en la Champions League, os recuerdo) , que yo pudiera estar interesado en adquirir a mi banco un producto de buena rentabilidad ¿qué atractivos ofrecían las preferentes frente a las acciones normales -es decir, las que conferían derechos políticos y su respectivo dividendo?. ¿Tan superior era su rentabilidad como para embarcarte en algo que puedes no recuperar, y ni siquiera vender -porque nadie te lo compraría en un mercado secundario- a poco que vayan mal dadas ?

    • Fernando Gomá Lanzón
      Fernando Gomá Lanzón Dice:

      Luis: tienen su posible atractivo, los intereses son elevados, han llegado por lo menos hasta el 7,5%, y se pagan todos los años salvo que el banco no tuviera beneficio, algo poco pensable antes de la crisis. Y el mercado AIAF de renta fija existía aunque no tuviera mucha liquidez para las preferentes. No era un producto descabellado para personas que quisieran invertir algo de “lo que les sobra”, nunca para meter todos sus ahorros. A partir de 2008, se hacen más y más peligrosas por la posibilidad de que los bancos quiebren.

      Si tiene interés, de todo eso hablo en mi conferencia del día 7 de febrero que menciona mi hermano y que se puede ver en streaming en directo vía: http://www.cnotarial-madrid.org/nv1024/paginas/Conferencias_Actos.ASP

  8. javier
    javier Dice:

    Dicen que un ateniense puso a la venta una marrana jurando que paría hembras en los Misterios, machos en las Panateneas y cabritos en las Dionisias. Esopo lo contaba mejor. El que le puso la moraleja concluyó que hay quien no vacila en jurar en falso cosas imposibles.
    Me encanta este blog. Me gustaría más si quitasen el código CAPTCHA.
    También me gusta lo de “pacta sunt servanda”. Y lo de “insuflar dinero”.
    Me quedo con esto:
    Alguien ha estado vendiendo burros enfermos (aunque no tóxicos). Un montón de gente ha estado comprando burros enfermos. Los burros se han muerto. El vendedor no está dispuesto a devolver el dinero a cambio del burro muerto -cosa razonable hasta cierto punto- y los compradores se sienten estafados. Si solo fuera eso bastaría con un árbitro honorable, imparcial e independiente pero resulta que los árbitros -y hasta los mismos estafados- son socios del vendedor de burros muertos lo cual lo complica todo.
    ¿Hay Derecho?

  9. Patricia Suárez Ramírez
    Patricia Suárez Ramírez Dice:

    y yo sigo con lo mío, y perdonen si me repito, pero copio un comentario que hemos recibido en Asuapedefin:
    Uno de los socios de KPGM represento a esta entidad en mi juicio con Caja Rural de Soria, el informe perecial fue suscrito por varios socios, su peritaje era siempre a favor de la entidad financiera contando con varias deficiencias como se probo en la vista.
    La misma firma es la que realizaba y realiza la auditoria anual a varias de estas entidades.

    y ayer mismo, sin ir más lejos, estuve como público en un juicio contra Banesto en el que el perito de KPMG defendía, sin ningún empacho, que el contrato era claro, que a pesar de las barreras desactivantes en la subida y que el cliente tenía que ‘comerse’ toda la bajada, el producto era de COBERTURA y si bien era asimétrico, el cliente sabría por qué lo habría firmado!!!

    Al menos podrían hacer un mínimo ‘test’ de conflicto de interés y que aquellos peritos de KPMG que ha participado en la defensa de entidades financieras, no fueran precisamente los mismos que van a participar en la comisión….

    Afortunadamente, insisto, los tribunales parecen ser los únicos que no han perdido el norte.

  10. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Brillante post Nacho, y no lo digo porque seas mi coeditor. Esta historia de los pactos, los arbitrajes, las comisiones de seguimiento y el blablabla son la enésima patada para adelante de este Gobierno a ver si algún burro resucita, por un casual, o por lo menos la gente lo cree así. Pero a juzgar por las últimas noticias, parece que la fe se nos está acabando igual de rápido que la paciencia.

  11. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Muy interesante también el tema del conflicto de intereses que apunta Patricia para los “peritos” de KPMG. El problema ya tratado en este blog es precisamente que mucha gente vive y muy bien del conflicto de intereses. Y así nos va. Hace poco hemos publicado un blog sobre el nombramiento como magistrado del TS por el cuarto turno al asesor jurídico de la Caixa especializado en el diseño y la comercialización de los productos financiaros que presumiblemente tendrá que enjuiciar…con eso está dicho todo.

  12. Urbano Álvarez
    Urbano Álvarez Dice:

    El engaño en las preferentes se produce, incluso para las personas con cierta cultura financiera, desde el momento en que los balances de las entidades que las emiten son falsos o están manipulados, como hemos sabido con bankia, que pasa de ganar 3000 millones de euros a perder 19000 millones según el criterio que adopta el auditor. También se le engaña porque no puede imaginar que la caja se va a fusionar por orden del primer político que ha llegado a gobernador del banco de España, con otra entidad en estado de quiebra, quien sabe con que propósito político. Pero es que el tercer engaño se produce cuando , nada mas concluir la captación de 32.000 millones de euros en preferentes para aliviar la falta de liquidez de las cajas y bancos españoles (alguien duda de que respondía a un plan dirigido desde las autoridades económicas?), se suprime por la CNMV el mercado secundario que existía. El cuarto y ultimo engaño consiste en decirle al inversor que como si la entidad hubiera quebrado habría perdido su dinero, ya que en la prelación de créditos ocupa casi el ultimo lugar, debe perderlo igualmente aunque la entidad no haya quebrado, ya que no lo ha hecho por la ayuda de Bruselas.Pero esta ayuda no es un préstamo que bankia piensa devolver en los próximos años.? Entonces porque el inversor no puede esperar sin cobrar intereses hasta que la entidad vuelva tener beneficios o bien devuelva el capital invertido?. Por si había alguna duda en la reciente normativa aprobada por el actual gobierno sobre la cuestión se prohibe acudir a los tribunales, no vaya a ser que todo este entramado se ponga de manifestó y ocurra como con los swapps.
    Sinceramente y después de los expuesto, no creo que la estafa se haya producido por negligencia del suscriptor. Aunque haya leído y entendido el contrato y tenga voluntad de cumplirlo, no podía imaginar que iba a pasar todo lo que ha pasado después, por eso la discriminación en el arbitraje es injusta.Ottra cosa es que en Bruselas no puedan entender que aquí se vendan preferentes de esta manera, pero a lo mejor tampoco entienden lo de Barcena, los Eres falsos,
    Instituto Noos o lo ce los hijos de Pujol, para que veamos que no se salva nadie. En mi opinion, la corrupción financiero – política en España es una pirámide y esta muy generalizada.

  13. Ignacio Gomá
    Ignacio Gomá Dice:

    Eso es lo que quería decir, Urbano, que no entiendo la discriminación porque la cuestión no es simplemente de personas cuya confianza ha sido defraudada por un director de sucursal que se aprovecha de la ignorancia de un ahorrador. Aunque esto se ha dado, la cuestión es más amplia, diseñada por la cúpula y no por la tropa. Yo tengo próximas personas que compraron preferentes, dotadas de inteligencia y voluntad y cayeron en la trampa

  14. Rosie X. Weiss
    Rosie X. Weiss Dice:

    Por este motivo, la lógica apuntaba a que el arbitraje se extendería a todos y cada uno de los afectados. Sin embargo, el FROB ha propuesto excluirlos. Así se lo ha comunicado a Bankia y a KPMG, la firma que se encargará de decidir qué clientes tienen derecho a ser resarcidos. La entidad financiera ha declinado hacer ningún comentario sobre esta medida, mientras que la consultora tampoco ha querido hacer ninguna valoración.

Los comentarios están desactivados.