Estafados

Fue el canciller de hierro, Otto Von Bismarck, quien a mediados del siglo  XIX comentaba frívolamente que era maravilloso que Prusia contase con la estafa de las elecciones democráticas, siempre claro está, que el consiguiese ser el estafador.  Dando un salto en el tiempo y el espacio a la España actual, los ciudadanos comenzamos a sentirnos un electorado estafado.

 

La Monarquía, pese a un costoso aparato burocrático sufragado por todos los españoles para ofrecer una imagen digna, no pudo evitar el caballo de Troya de un yerno infame ni lo que es peor, ha sido capaz de romper públicamente y sin rodeos con quien traicionó su confianza y la de todos los españoles.

 

El Ministro de Justicia, procedente de la carrera fiscal y un piquito de oro, ha asestado el mayor ataque al derecho de tutela judicial de la democracia al imponer unas tasas judiciales desproporcionadas que disfrazan de ahorro lo que supone privar a la clase media de su derecho a acudir a los Tribunales.

 

Los partidos políticos, con un estatuto privilegiado de financiación, han abusado del mismo y en algunos casos extremos dejan pequeña a la cueva de Alí-Baba.

 

La todopoderosa banca se vuelve mezquina en la concesión de créditos tras haberse lucrado con el anzuelo de las “preferentes” a costa de la buena fe de ancianos y ahorradores confiados.

 

Los servicios públicos esenciales como la educación y la sanidad se tambalean ante el empuje de la crisis y amenazan con desplomarse con grandísimos estragos.

 

Los impuestos y los recortes sociales y económicos están dejando en jirones las ilusiones de un pueblo laborioso que ve como se le quita tanto lo que tiene como lo que podría tener en el futuro.

 

Por si fuera poco, los tijeretazos económicos van camino de convertirse en sanguijuelas sobre el enfermo que, como es sabido, de tanto chupar sangre en vez de sanarlo pueden acabar con él. La denominada “clase media” cada día cuenta con menos miembros y cada día la “media” está mas abajo. Empresarios que ven sus inversiones como se van al garete. Trabajadores a los que nadie saca del desempleo. Funcionarios estrangulados en sus condiciones de trabajo. Profesionales liberales que paradójicamente ven como la “liberalización” encadena sus sueños.  Estudiantes que no saben qué ni para qué estudiar. Y miles de profesiones exitosas se han convertido en una trampa para quienes invirtieron tiempo y formación en ellas.

 

Además del natural hartazgo, el ciudadano siente las últimas gotas de la tortura malaya, al constatar  que la corrupción arde por los cuatro costados del país y que son muchos los que han robado ( afines a distintos partidos políticos), han robado mucho ( cifras mareantes) y han robado a muchos (todos los ciudadanos).

 

Para mas inri, ningún partido gobernante ha alzado como prioridad modificar la  justicia penal para que la sensación de impunidad se desvanezca de la mente ciudadana. Algo habrá que hacer, cuando los delincuentes de cuello blanco, con amigos de alto copete o enriquecidos, son capaces de aprovecharse de las holguras del sistema penal para que los delitos de pelaje económico sean impunes ( fraude fiscal, corrupción, falsificación o maquinaciones).

 

Veamos. No todos los delitos económicos son conocidos o denunciados. De los que se denuncian buena parte han prescrito pues llega tarde la alarma y los bomberos. De los que se denuncian y no han prescrito, muchos se libran por insuficiencia probatoria porque han conseguido borrar las huellas del delito o porque hábiles abogados con chequera abultada consiguen exprimir el jugo a la presunción de inocencia hasta el límite. De los que se denuncian, no prescriben y desembocan en condena penal, muchos consiguen pactar con el fiscal la conformidad por una pena inferior a dos años ( o sea, a la calle bajo la angelical promesa de no volver a delinquir en ese tiempo). Y de los que se denuncian, no prescriben, desembocan en condena penal y no hay pacto de conformidad, algunos consiguen que el Tribunal Constitucional deje en papel mojado las bibliotecas completas de actuaciones de los Tribunales penales.

 

Por último, de los que se denuncian, no prescriben, desembocan en condena penal, sin pacto de conformidad, y sin amparo del Tribunal Constitucional, malo será que un Gobierno no los indulte.

 

En suma, los delitos económicos o los delitos de corrupción parecen rentables en términos de riesgo para los delincuentes.

 

Sangrante es la sensación de que existe un mundo de políticos que surfean plácidamente en la crisis. Y que no ataja de frente los problemas porque existe un distanciamiento enorme entre el pueblo elector y los elegidos, entre ciudadanía y gobierno.

 

Me escandalizo como ciudadano cuando escucho al Presidente del Gobierno aquello de “haré lo que tengo que hacer, aunque no lo haya prometido”,  pues encierra un desprecio hacia los electores. Posiblemente en su fuero interno los gobernantes de cualquier ideología piensen lo mismo, pero en vez de decirlo se lo callan, pese a que el deber moral de un político que no cumple lo que promete es tener humildad, pedir perdón e intentar reparar su error. Mal actitud es la de quien se muestra prepotente y se atrinchera en los votos cosechados. No sólo hay que escuchar al pueblo en las urnas electorales y echarse a dormir. Si la situación económica y política es inquietante, razón de más para consultar al pueblo. Si se abusa de los Decretos-leyes (¡28 en el año 2012!), que están constitucionalmente pensados para situaciones de emergencia, razón de más para consultar al pueblo y ver si se avanza en la dirección correcta.

 

Envidio la madurez del Reino Unido que planteará un referéndum sobre la independencia de Escocia en términos claros: “¿Debería Escocia ser un país independiente,¿ sí o no?”. Y no lo digo por plantear en España consultas similares para Cataluña o para Soria, pues considero que no es prioritario con la que está cayendo entrar al juego de maniobras de distracción política. Lo digo porque sin necesidad de plantear costosos plebiscitos en España para marcar las líneas maestras de gobierno, bien estaría sencillamente encargar al Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) una encuesta seria (eso que llaman “Barómetros de opinión pública”) para que de forma orientativa capte el sentir popular en cinco cuestiones a mi juicio cruciales:

 

1. ¿ Desea la reforma electoral que palie el bipartidismo bajo criterios de mayor proporcionalidad y se avance hacia listas abiertas para el Congreso?

 

2. ¿Desea que nadie ocupe cargos políticos por más de ocho años para evitar la profesionalización?

 

3. ¿ Desea una reforma de organización territorial que pase por la supresión de las Diputaciones, la reducción del mapa municipal a la mitad y la reversión de las competencias de sanidad y educación hacia el Estado?

 

4. ¿ Desea una reforma de la justicia penal que nos equipare en tiempos de respuesta y eficacia con la justicia penal en los países democráticamente avanzados de Europa?

 

5. ¿ Desea que las tasas judiciales tengan en cuenta la capacidad económica del ciudadano y en ningún caso excedan la décima parte de lo que se juega en el litigio?

 

 

El resultado de tal consulta podrá ser uno u otro, pero al menos marcaría a los gobernantes de turno la dirección correcta si se quiere dar respuesta al sentimiento ciudadano. También se evitaría el viejo truco político de reivindicar un “Gran Pacto” sobre la Justicia, sobre la Educación o sobre el jamón de Guijuelo. Tantos “pactos” como dice la canción, se rompieron de tanto usarlos, porque al final, detrás de un anuncio de Pacto hay una coartada para ganar tiempo así como infinidad de trampas bajo la mesa para ocultar  los intereses inconfesables de los partidos que pactan.

 

Mientras tanto, seguiremos sintiéndonos como los ciudadanos de los pueblos del Oeste a los que les vendían crecepelos inútiles, y lo peor, sin poder reaccionar como ellos cuando descubrían al estafador, sin poder cubrirlos de brea y plumas para ejemplo y escarnio general.

 

Al menos confío en que las analogías con Bismarck se hayan agotado en su concepción del sistema electoral, y que la historia no se repita, pues tan soberbio personaje no vaciló en amordazar la prensa ( que por cierto, hoy día es la mayor garantía de la democracia pues arroja luz y libertad de expresión sobre las cloacas políticas) e incluso llegó a decretar que los funcionarios que votasen a la oposición serían sancionados disciplinariamente. Y es que, una vez que la voz ciudadana no interesa, nadie puede parar a un gobernante desbocado hacia ninguna parte.

 

35 comentarios
  1. fiscalhastiado
    fiscalhastiado Dice:

    Quiero manifestarle mi desacuerdo con la frase “procedente de la carrera fiscal”. Ese señor procede de la alcaldia de Madrid, ante de la Comunidad Autonoma de Madrid y antes del pararato del PP. El hecho de que aprobará las oposiciones de fiscal, puesto en el que ejercio escaso dias no creo que sea suficiente para considerarlo como “procedente de”.
    Probablemnte si fuera procedente de alguno de los cuerpos de la administración de justicia o hubiera ejercido como abogado, titulo q tambien se atribuye sin haber ejercido nunca, tendria el mas minimo conocimiento para no hacer las barrabasadas que está haciendo para desmantelar la justicia y limitar el acceso de los ciudadanos a el con unas tasas elevadisimas y desproporcionadas

    • Verónica del Carpio Fiestas
      Verónica del Carpio Fiestas Dice:

      Sí, yo como abogada me siento tan asombrada como Fiscalhastiado de que el Sr. Ministro se permita el lujo de atribuirse la misma profesión que tengo yo.

      En cuanto a su condición de fiscal, se limita a que en su día sacó la opoisición, y ya .

      Según el escalafón el Sr. Gallardón, que entró como Fiscal por una puerta con la oposición allá por 1982 y salió por la otra excedente para irse a la política,

      Wikipdiahttp://es.wikipedia.org/wiki/Alberto_Ruiz-Gallard%C3%B3n

      pues en 1982 sacó la oposición y en 1983 ya era concejal, resulta que en el escalafón último, que yo conozca, figura exactamente con 6 meses y quince días de trabajo efectivo. Lo cual, considerando que incluía trasladarse a Málaga, donde le había correspondido destino, me da así de primeras que mucho tiempo de trabajo efectivo no llegó a tener y si tuvo, no le aprovechó.

      Y hablando de ventajas para los políticos, un detallito. ¿Creen ustedes que el Sr. Ministro en el escalafón de fiscales figura con la antigúedad correspondiente a sus 6 meses y 15 días de trabajo efectivo? Pues no. Es bien curioso que resulta que está el nº 2267 del escalafón, no el número equivalente a sus 6 meses y medio de trabajo, porque se le computan en parte como antigüedad los años en la política, servicios especiales (el tiempo que estuvo en el PP a secas no debió de computar).

      O sea que este señor, si mañana -Dios no lo quiera- se reincorpora a la carrera fiscal en la que tan fugaz y lejano paso tuvo, y que tan nula huella ha dejado en su formación, tiene garantizado hasta el trienio, por constar que tiene de antigüedad 5 años (4 años y 9 meses cuando salió el último escalafón) y quién sabe qué puesto le tocaría un puesto ya.

      Y éste señor que simultáneamente va subiendo en el escalafón de fiscal tras haberlo sido visto y no visto, tiene además la feliz idea de presentarse a sí mismo en la web de Moncloa como abogado, cuando legalmente no lo es lo es, sino colegiado no ejerciente del Ilsutre Colegio de Abogados de Madrid, es decir, legalmente no abogado. Él tambié tuvo hace como 30 años o así un fugaz paso por la abogacía ejerciente; también visto y no visto. No sabe mucho del Estatuto de la Abogacía el Sr. Ministro.

      Bueno, tampoco sabe mucho, parece, de otras leyes, que bien claro lo deja el autor del post.
      .

    • ciudadananinguneada
      ciudadananinguneada Dice:

      No puedo estar más de acuerdo con el artículo, pero creo que la frase “…. los ciudadanos comenzamos a sentirnos un electorado estafado”, sinceramente se queda corta.
      Como ciudadana, como persona que ha ejercido su derecho al voto además de estafada, me siento ninguneada y despreciada
      Mi enfado es más que notable, y nunca antes había sentido tanta indignación y frustación. Me da vergüenza proclamar mi nacionalidad. ¿Este es la sociedad en el que tengo que vivir y transmitir valores a mis hijos? Pienso que no es posible: no es posible vivir en tal contexto fangoso y ser medianamente coherente con mis principios.
      Verbalizar y compartir estos sentimientos ayuda, en primer lugar a desahogarse y espero que a tomar conciencia de la situación. Ahora bien, me pregunto si esto es suficiente. Quiero, necesito hacer algo para tratar de aportar algo en un necesario e indispensable cambio. Me niego a esperar pasivamente que “otros” reaccionen, o a esperar pacientemente que pasen tres años hasta que se acabe la lesgislatura. ¿Qué puedo hacer como ciudadana? ¿Cómo reaccionar de forma constructiva a todo esto que está aconteciendo?

    • Jose R. Chaves
      Jose R. Chaves Dice:

      Creo que la procedencia de la carrera fiscal del Ministro, tal y como se expone en el post, es un dato objetivo e indiscutible, tanto literalmente ( basta consultar “procedencia” en el Diccionario) como teleológicamente ( pues la referencia a tal procedencia en el post se limita a evidenciar el agravante de que precisamente alguien con condición cualificada para conocer la justicia se haya convertido en su agresor).
      Podrá discutirse su experiencia como fiscal, cuantitativa o cualitativamente, pero ese es un aspecto ajeno al tratado, y detenerse en ello cuando lo que ocupa y preocupa al ciudadano es su papel de Ministro de Justicia sería como criticar al Dioni porque solo llevaba tres meses de guarda jurado.
      Un saludo

  2. Verónica del Carpio Fiestas
    Verónica del Carpio Fiestas Dice:

    Obsérvese qu eel autor del post, pinchen en su biografía, ilustre magistrado de lo contencioso-administrativo (y anteriormente profesor universitario), pone las tasas judiciales al mismo nivel que laa demás medidas que propone para evitar corrupción y la degradación de la política.

    Es decir, que no solo somos los abogados los que pensamos que por ahí van los tiros.

    Y por cierto, es que es de la misma opinión es el Catedrático de Procesal D. Andrés de la Oliva, en su también imprescindoible post:
    http://andresdelaoliva.blogspot.com.es/2013/02/la-autolisis-del-sistema-se-acelera-y.html

    titulado. “UNA CORRUPCIÓN MÁS GRAVE QUE LAS (PRESUNTAS) CUENTAS MANUSCRITAS DEL PP
    PEOR, MUCHO PEOR, ES CÓMO NOS TIRANIZAN CON LAS TASAS JUDICIALES”.

    Y es que un magistrado de lo contencioso-administrativo tiene que tener, y José Ramón Chaves la tiene, la lógica sensibilidad jurídica que permite deducir que aquí lo que está en juego es ni más ni menos que la impunidad del Estado y el control judicial.

    Enhorabuena, Chaves/Sevach.

  3. FBR
    FBR Dice:

    Lo que cada vez me empieza a llamar más la atención es lo “burdo” de la estafa. Y lo digo porque oyes comentarios en boca de personas muy preparadas, que perfectamente se podrían oir en “la barra del bar” que se suele decir, y no precisamente por demérito de dichas personas, sino más bien por lo “grueso” del montaje. Creo que en fondo lo que ocurre es que están perdiendo la capacidad de disimular, y de tanto repetir gestos, el refinamiento, sustituyendo el “robo de guante blanco” por el “atraco a mano armada”. Al menos podrían molestarse un poco en no hacerlo todo tan evidente.

  4. Di Pietro
    Di Pietro Dice:

    Mucha alegría nos da a sus seguidores ver a Sevach por esta estimada tribuna.

    Como siempre, tan certero y ameno. El artículo es una perfecta compilación de la situación actual.

    El grito cada vez es más alto, la necesidad cada día aprieta más, la indignación sube altas cotas, rumores comienzan a surgir en diversas catacumbas… Veremos a ver… Que el español aguanta, aguanta, hasta que explota y se lía la manta a la cabeza y a tomar por … todo y se arma la de Dios es Cristo!

    Imagino que a nadie se le pasó el artículo de Centeno ayer, ¿y si las preguntas que formula el autor se encargara un tecnócrata de formularlas a la ciudadanía? ¿Y si en la lista Falciani de españoles con cuentas en Suiza no declaradas estuvieran los principales políticos españoles y saliera a la luz?

    http://blogs.elconfidencial.com/espana/disparate-economico/2013/02/04/la-unica-salida-una-revolucion-politica-8016

    Mientras tanto, desayunamos cada día con nuevos casos de corrupción, el paro se aproxima a los 5 mill, la bolsa baja de los 8000 ptos y la prima escala de nuevo posiciones con la mira en los 400. Vuelve a bajar la marea y se nos vuelven a ver las vergüenzas ¿Cuánto tiempo aguantaremos? ¿Es España Tangentopoli y hace falta una nueva “Manos Limpias”? ¿Y si viene después un Berlusconi? Mientras no se modifique la estructura y el déficit democrático existente, y baje el paro, cualquier mínimo envite para nuestra democracia puede ser letal.

  5. Isaac Ibáñez García
    Isaac Ibáñez García Dice:

    Las “viejas glorias” en las instituciones. Con ello, desde hace tiempo, la clase política trata de dar una pátina democrática a ciertas instituciones, olvidando la máxima: “por su hechos los conoceréis”.

    Acabo de recibir una circular del Colegio de Abogados donde se da cuenta del escrito dirigido por la Plataforma Justicia a la Defensora del Pueblo, en el que se pone de manifiesto que esta Institución (más bien quien la ocupa) “no mostró una disposición a hacerlo (presentar recurso de inconstitucionalidad contra la ley de tasas judiciales) pues ya lo iban a hacer otros legitimados, limitándose a decir que lo estudiarían”.

    Estamos ante una auténtica perversión de lo dispuesto en la Ley Orgánica del Defensor del Pueblo. El escrito está muy bien fundamentado en cuanto al argumento de que la legitimación del Defensor del Pueblo “no se condiciona o subordina a que no se hubiera interpuesto recurso de inconstitucionalidad” por otros legitimados.

    Como dijo en su día otro: “Pobre pueblo”.

    • Verónica del Carpio Fiestas
      Verónica del Carpio Fiestas Dice:

      La señora Defensora del Pueblo, por la que tuve ocasión de ser recibida con una comisión de abogados (de abogadas, exactamente, pues coincidió que éramos todas mujeres), comisión de la que formaba parte por cierto la actual decana del Colegio de Abogados de Madrid, sabe de este tema desde el día 13 de noviembre, fecha en la que las abogadas que estuvimos allí tuvimos ocasión de darle personalmente todo tipo datos y argumentos, a ella y a diversas persona de su equipo en la reunión mantenida. Colgué la reseña de la reunión y hasta la foto en mi blog

      http://veronicadelcarpio.wordpress.com/2012/11/13/tasas-judiciales-defensora-del-pueblo-concentraciones-y-huelga/

      Esa reunión fue la primera que la Sra. Defensora del Pueblo mantuvo al respecto, anterior incluso que la que tuvo con D. Carlos Carnicer, presidente del CGAE y ANTES de que se aprobara la Ley de Tasas.

      He de decir que hay precedentes de que la Sra, Defensora del Pueblo no recurra al TC argumentado que lo han hecho otros con capacidad legal para hacerlo. En concreto tengo constancia de sucedió eso hace poco, en relación con la reforma laboral. Tanta constancia tengo, que he visto la carta en la que explicaba ese motivo a uno de los muchos que se habían dirigido a ella solicitando que recurriera. El motivo que alegaba era de índole presupuestaria: que para ahorrar recursos, no recurriái cuando lo hacían otros.

    • Isaac Ibáñez García
      Isaac Ibáñez García Dice:

      Verónica:

      Esto que dices no es nuevo. La institución cada día va a peor: es pura gangrena, que paga “el pueblo”. Hay algunos que en su Cv presumían de ser luchadores antifranquistas (no pidían presumir “profesionalmente” de otra cosa, aunque esta “lucha” les ha salido muy rentable).

      Puede verse un post anterior en este blog:

      http://hayderecho.com/2012/02/19/los-defensores-se-defienden/

      Y otro sobre parecida cuestión:

      http://www.legaltoday.com/opinion/articulos-de-opinion/defensor-del-pueblo-competencias-ejercidas-irregularmente

  6. Javier Aparicio
    Javier Aparicio Dice:

    Magnífico post, valiente, ordenado y conciso. Poco cabe añadir.
    De todos modos, me gustaría hacer una puntualización a la alusión que se hace a los abogados de chequera abultada (no es que la mía esté muy bien nutrida, pero sí que trabajo en un despacho donde se defienden grandes asuntos, de los de facturas abultadas).
    Normalmente, los abogados facturamos por nuestros servicios y, como cualquiera que se gana la vida, tratamos de lograr el mejor precio, es decir, el más alto, ya que somos quienes cobramos.
    Afortunadamente, el mercado de la abogacía es bastante saludable y, por ahora, (aunque últimamente ha habido alguna tendencia al dumping) la ley de la oferta y la demanda es la que rige, de modo que en la balanza se valora calidad y precio, permitiendo la comparación entre las distintas posibilidades para elegir lo que convence.
    Por ello, esa alusión a los abogados caros que parece insinuar una práctica desleal de la abogacía, creo que no es acertada.
    Es cierto que hay profesionales que se han destacado por su escaso rigor en la aceptación de asuntos e incluso quienes han sufrido condenas por colaborar con sus clientes en la comisión de delitos, pero creo que el hecho distintivo de esos profesionales no está en el calibre de la chequera, ni siquiera en el precio de sus servicios, sino en su falta de honradez, sin perjuicio de que quienes se venden al diablo suelan pedir una cantidad considerable.
    Por otra parte, sacarle el jugo a la presunción de inocencia es, precisamente, una de las labores de los abogados: defender las libertades de sus clientes, garantizando que se respeten los derechos de que gozan como cualquier ciudadano.

    • Jose R.Chaves
      Jose R.Chaves Dice:

      No seré yo quien critique a los abogados que cobran, y si hacen bien su trabajo, con mayor razón ( aunque a veces la victoria judicial y la Justicia no van por el mismo carril, pues ni los jueces son infalibles ni los vericuetos procesales son inocuos), pero mi alusión a los abogados de abultada chequera sencillamente apuntaba a la obviedad de que no todo el mundo puede pagar la mejor defensa…parafraseando a Lampedussa, todos somos iguales ante la Justicia pero unos con una defensa mas igual que otros, ¿ o no hay mas Albertos que se quedaron en la cuneta penal pese a sus delitos prescritos por no poder pagar abogados que agotaran todos los peldaños? Los grandes casos judiciales no los hacen grandes jueces ni grandes abogados, sino grandes clientes.
      Un cordial saludo, y bienvenido sea todo matiz o crítica sana

  7. Patricia Gabeiras
    Patricia Gabeiras Dice:

    Muy de acuerdo con todo. Pero, cómo dice el Gomá mas pensador de todos (que ya hay que ser pensador!!!) ¿no tenemos nada que revisar los ciudadanos que hemos votado a los partidos corruptos de manera continuada (incluido al PP de Ruiz Gallardón con mayorías absolutas); que en Valencia se reeligió un Presidente imputado; que nos gusta leer medios de comunicación que dicen lo que queremos oir (a los españoles no nos gusta el sentido crítico); que estábamos orgullosos de que Jesús Gil hubiese limpiado de delincuentes (comunes) Marbella; que permitíamos que los medios públicos de comunicación se debiesen a las empresas que les pagaban las páginas de publicidad (los muros mediáticos han existido; v.g Ruiz Mateos y sus pagarés)??? Creo que, tanto ciudadanos, como medios de comunicación tenemos muuuucho que revisar porque los políticos y el sistema financiero, principales causantes identificados de la situación que vivimos, son reflejo de lo que hemos sido como sociedad y de lo que hemos consentido. Hemos preferido pensar que llovía y los gallegos me entenderán.

  8. Aida
    Aida Dice:

    “Al comprobar el grado de bloqueo de instituciones políticas que se han vuelto completamente autistas y prohíben ahora todo proceso de transformación social en frío, también me digo a veces que quizá haya que volver a pensar la cuestión «ultra tabú» de la violencia en política, aunque solo sea para recordar a los políticos esta evidencia conocida por todos los estrategas militares de que un enemigo nunca está tan dispuesto a todo como cuando se le ha llevado a un callejón sin salida. Ahora bien, parece por un lado que los gobiernos, totalmente sometidos a la calificación financiera y consagrados a la satisfacción de los inversores, se están volviendo tendencialmente enemigos de sus pueblos y, por otra parte, que si a fuerza de haber cerrado metódicamente todas las soluciones de deliberación democrática, solo queda la solución insurreccional, no habrá que extrañarse de que la población, llevada un día más allá de sus puntos de exasperación, decida adoptarla, precisamente porque será la única.” (Fréderic Lordon)

  9. Verónica del Carpio Fiestas
    Verónica del Carpio Fiestas Dice:

    Ortega y Gasset, de España invertebrada:

    “Diríase que los políticos son los únicos españoles que no cumplen con su deber ni gozan de las las cualidades para su menester imprescindibles. Diríase que nuestra aristocracia, nuestra Universidad, nuestra industria, nuestro ejército, nuestra ingeniería, son gremios maravillosamente bien dotados y que encuentran siempre anuladas sus virtudes y talentos por la intervención fatal de los políticos. Si esto fuera verdad, ¿cómo se explica que España, pueblo de tan perfectos electores, se obstine en no sustutuir a esos perversos elegidos“. [escrito en 1921]

    Lo tengo, citado en mi último post en el que, además de recoger estadísticas espaluznantes de bajadas de pleitos -es decir- de indefensión-, critico el papel de los medios de comuniciicón, qe no pro casualidad el post se llama “Del cuarto poder al cuarto y mitad”. Disculpen la autocita, pero si ya lo he dicho en otra parte -bien es cierto que otro tono, pues he escogido el de la sátira, con ánimo de llegar al mayor número posible de lectores- no tiene sentido que lo repita.

    http://veronicadelcarpio.wordpress.com/2013/02/03/del-cuarto-poder-al-cuarto-y-mitad/

  10. Juan Ciudadano
    Juan Ciudadano Dice:

    Otras propuestas:
    1ª Referendum revocatorio de cargos públicos electos si lo solicita el 5% del censo electoral de la circunscripción electoral respectiva.
    2ª inhabilitación para cargos públicos de la totalidad de los miembros del cualquier gobierno, ya sea estatal, autonómico o local que supere el límite de déficit presupuestario en la Contitución o en la Ley, tan pronto como la intervención respectiva emita informe en tal sentido.
    3ª Disolución de los partidos políticos o sindicatos cuando se acredite que llevan contabilidad B.

  11. Verónica del Carpio Fiestas
    Verónica del Carpio Fiestas Dice:

    Convocada HUELGA de jueces y fiscales para el día 20 de febrero. Firman todas las asociaciones de jueces y fiscales, excepto APM y AF, conservadoras.

    Incluyo enlace a texto del comunicado. Sinceramente, es para suscribirlo de cabo a rabo.

    http://www.lawyerpress.com/news/2013_02/0502_13_004.html

    Vamos, yo lo suscribo YA y en lo mucho o poco que valga, mi apoyo público lo tienen.

  12. robespierre
    robespierre Dice:

    Muy buen post. A lo mejor lo que hay que hacer es reunir firmas para que los políticos que se supone que nos representan nos hagan ese tipo de preguntas y no las que a ellos les molan…no estaría mal. O a lo mejor es que prefieren no oir (y contar) a los ciudadanos por medios civilizados y prefieren oírlos gritar en las manifestaciones..

    • Marat
      Marat Dice:

      En realidad si uno se para a pensarlo la cosa tiene bastante “guasa”. Reunir firmas para que nos pregunten las preguntas que queremos contestar. Pedir a nuestros representantes que nos representen de verdad. Paradógico, verdad?

      Estimado Robespierre, qué fácil sería esto en sus tiempos con unas cuerdas, unos nudos y un palo.

  13. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    En nombre de los editores, damos la bienvenida al blog a nuestro admirado Sevach, y con un post con el que -más allá de los matices sobre la carrera fiscal del Ministro de Justicia o sobre los abogados caros- es imposible no estar de acuerdo. Las preguntas para la ciudadanía me gustan especialmente. Y recordemos que una democracia no sé si puede sobrevivir sin políticos profesionales, pero lo que es seguro que no puede sobrevivir es sin ciudadanos concienciados. Y en este momento excepcional, podemos estar orgullosos de que los ciudadanos estamos volviendo a ocuparnos y mucho de la política. Y creo de verdad que eso es muy buena señal.

    • Verónica del Carpio Fiestas
      Verónica del Carpio Fiestas Dice:

      Si te digo la verdad, Elisa, a mí la política me interesa poco y ni me ocupo de ella ni quiero ocuparme. A mí me interesan la Justicia y el Derecho.

    • Jose R.Chaves
      Jose R.Chaves Dice:

      Gracias sinceras, Elisa, por abrirme las puertas de vuestra magnífica web, un espacio de libertad en las turbulencias que sufre nuestro Estado de Derecho, y que comienza a ser un Estado retorcido, pero confiando en que sumando voces y combatiendo la sinrazón, se recupere ese escenario de derechos y garantías que todos soñamos, como versión castiza de la “búsqueda de la felicidad ” que la Declaración americana sentó como bella meta.

  14. jorgescc
    jorgescc Dice:

    Sobre la primera pregunta de la encuesta:

    No. No quiero un sistema más proporcional. No quiero un “pentapartito” a la italiana. No quiero más oligarquía.
    http://elunicoparaisoeselfiscal.blogspot.com.es/2013/01/la-oligarquia-es-eterna-i.html

    Debemos tener cuidado con las propuestas, no vaya a ser que terminemos reforzando lo que queremos cambiar. Por cierto, esa es la paradoja de casi todas las revoluciones.

    La indignación nunca garantizó un Gobierno Limitado, que es lo que hace falta.

  15. Ignacio H.
    Ignacio H. Dice:

    Sólo por añadir algo sobre el papel mojado en que quedan miles de condenas penales. Es curioso que todavía no se haya planteado una reforma del art. 134 CP que recoja otras causas de interrupción/suspensión del cómputo del plazo de prescripción de las penas, ya que en su redacción vigente la prescripción de las penas sólo se interrumpe por el quebrantamiento de condena.

    ¿Qué ocurre cuando se solicita el indulto y se suspende la pena recaída en sentencia firme mientras se resuelve la solicitud de indulto tal y como permite a los jueces el art. 4.4 CP? ¿o cuando se suspende el ingreso en prisión a cambio de ir pagando la multa o la responsabilidad civil a plazos? Pues que las penas prescriben, aunque todavía no se haya resuelto sobre el indulto o todavía se esté pagando según el plan de pagos.

  16. Ignacio H.
    Ignacio H. Dice:

    Sobre la estafa en la Justicia. Hay muchas razones para sentirse estafado (incumplimiento de plazos, ineficacia de tramitación, sistema de recursos, ahora las tasas), pero me gustaría destacar un aspecto lamentablemente característico del sistema judicial que es peculiar respecto de las demás funciones del Estado: la distribución de competencias.

    En sanidad, por ej. podrá criticarse que la determinación de los beneficiarios corresponde al Estado o que no se financia con las cuotas de SS que contemplan la prestación sanitaria sino con participación en tributos y que el servicio sanitario lo prestan las CCAA. Pero al menos el hospital en su conjunto está gestionado por una sola Administración. ¿Qué pasaría si los cirujanos dependieran de un ente independiente (que fijara su retribución, vacaciones, funciones, régimen disciplinario, etc). y los anestesistas del Ministerio de Sanidad (que fijara sus competencias, sueldos, provisión de plazas, etc.) y los ATS de la Comunidad autónoma (con mismas competencia sobre el personal) y que también la CA, al margen de los médicos decidiera el equipamiento del quirófano o si sustituye o no al ATS enfermo o de vacaciones? ¿Cómo funcionaría el quirófano? En esa situación una operatividad del servicio y una tasa de superviviencia mínima sería algo casi milagroso.

    Ese milagro lo veo cada día en el personal de los juzgados, el cual está sujeto, según de quien se trate, al CGPJ, Min Just, Consejería CA, e incluso habría que añadir el Decanato y el Consejo de Gobierno del TSJ correspondiente. Pues bien, contra el viento y la marea de la más absurda de las distribuciones competenciales imaginables, funcionarán mal, pero funcionan mínimamente. Lo dicho, un milagro .

    • Verónica del Carpio Fiestas
      Verónica del Carpio Fiestas Dice:

      Comparto el plenamente el planteamiento y si no he tenido hasta ahora ocasión de decirlo por escrito, son muchas las veces que lo he dicho en privado Y luego está, además, la cuestión, no ya del personal, sino de las instalaciones y de los servicios que se prestan.

      – La Generalitat impuso unas tasas judiciales de cuantías y exenciones más o menos razonables, el año pasado, que se suman a las estatales, y que han sido recurrida s al TC por el Estado, con lo que en lógica correspondencia a las estatales han sido recurridas por la Generalitat. Es curioso que ambas tasas consideran como hecho imponible LO MISMO: presentación de demandas y recursos. Lo primero que llama la atención es sí eso, así de primeras, no constituye una doble imposición y una discriminación. Pero aparte de eso, resulta que las tasas catalanas gravan la prestación de servicios en los siguientes términos.

      “por la prestación de servicios personales y materiales en el ámbito de la
      administración de la Administración de justicia y por la utilización o el aprovechamiento
      de los bienes y derechos afectos al servicio de la Administración de justicia”

      mientars que las estatales, por el ejercicio de la potestad jurisdiccional.

      O sea, que en Cataluña se cobra por los servicios personales de la Administración de Justicia, cuando al juez lo paga el CGPJ y al secretario judicial el Ministerio. A los funcionarios, eso sí, los paga la Generalitat.

      .
      – La Comunidad Valenciana, que ya el año pasado había pensando poner otras supertasas añadidas a las estatales, e iniciado la tramitación legislativa, se echó a trás cuando vio la que se había montado, y al final ha dejado unas minitasillas de 10-15€ que se aplican, p.e., a expedición de testimonios y de grabaciones de vistas. Me pregunto a santo de qué las cobra, porque ese trabajo, s.e.u.o, lo hacen lo secretarios, pagados por el Ministerio de Justicia., Pero no sé pro qué me da que el Estado no las va a llevar al Tribunal Constitucional.

      -El Estado impone tasas horripilantes con el pretexto, de risa, de que es para financiar la justicia gratuita. No voy a extenderme en que eso es legalmente imposible y éticamente inaceptable. Lo que sí voy a decir es que la Ley de Tasas no prevé NADA sobre cesión de esas tasas a las Comunidades Autónomas, cuando son éstas, con competencias cedidas, las que corren con el gasto de pagar los turnos de oficio. Ni a día de la fecha tampoco hay acuerdos de ningún tipo, que sepamos, y de hecho así lo ha puesto de manifiesto, por ejemplo, la Junta de Andalucía.

      En este último caso se oberva que no solo se legisla con falsos pretextos, sino con lo que tristemente no cabe calificar más que como mentiras flagrantes, con un cinismo que deja estupefacta a cualquier persona de buena fe. Y eso sí que es una estafa.
      .

  17. Tabi
    Tabi Dice:

    Esto se va al garete.
    Pensaba que aquella crisis terrorífica con que terminó el gobierno de González (los fontaneros de la Moncloa, los fondos reservados, el Gal, las escuchas desde el CSID, el váyase Sr. González, etc.) había marcado un record insuperable. Pero no, esa no le llega ni a la suela de los zapatos de la actual, no sólo porque hoy en día no hay ni una sola institución pública que se salve de la repulsa democrática, sino porque, para colmo, no hay nada ni nadie que parezca que pueda tomar el timón y sacarnos de esta.
    Hace unas pocas semanas hablábamos de dos crisis, la económica y la institucional. Hoy hay que reconocer que la crisis es de la propia democracia. Estamos llegando a un callejón sin salida. Basta ver la portada de cualquier diario (con la impresionante excepción de ABC, que cita la “Ley de Benford” (http://www.abc.es/espana/20130206/abci-papeles-barcenas-falsos-segun-201302060805.html)* según la cual “en la vida real, la primera cifra es 1 con mucha más frecuencia que el resto de los números y según crece este primer dígito, más improbable es que se encuentre en la primera posición”, para deducir la falsedad de los papeles de Bárcenas –Es una pena que Bárcenas infringiera esta Ley, además del código penal, pues el trasiego de dineros habría sido menos abultado- perdón por la ironía, pero no he podido evitarlo).
    Pues sí, la crisis económica no hace sino crecer (http://www.elconfidencial.com/economia/2013/02/06/1015507000000-euros-esto-es-lo-que-debe-el-sector-publico-114343/)* y la institucional ha llegado a lo onírico.
    Pero esta semana, ha estallado la crisis democrática:
    El gobierno se enroca en la mayoría que obtuvo, con sus sedes, incluida la del partido, protegidas policialmente contra los ataques furibundos de los ciudadanos (incluidos muchos de los que les votaron).
    La oposición carece de credibilidad.
    En el exterior ya nadie confía en nuestro país.
    La ciudadanía incapacitada de reaccionar, porque los cauces regulares están bloqueados.
    ¿habrá alguien capaz de convocar manifestaciones ciudadanas que demuestren el rechazo a todo lo que está pasando, la exigencia de dimisiones y de que se establezca un sistema que ponga bridas a la situación?
    Si la respuesta es nadie, el estallido violento no tardará en llegar.

    *Ha desaparecido la herramienta de hipervinculos http, de modo que hay que insertar la dirección completa.

  18. Cruz
    Cruz Dice:

    Enhorabuena por el artículo que tan bien representa un sentir cada vez más generalizado. Solo un par de matices respecto a la quinta pregunta:

    Creo que antes habría que preguntar si se quieren tasas o no.

    En cuanto a lo de “capacidad económica”, más de una vez me he pronunciado en el sentido de que, mientras no incluya la capacidad real de pago, será un concepto vacuo.

    Uno de los mayores problemas que hoy afectan a la maltratada presunta “clase media” es que el valor de esas cosas que marcan el “índce de riqueza” no valen ni la mitad de lo que valían hace 5 o 10 años, por mucho que haya gente insistiendo en cerrar los ojos. Además es casi imposible liquidarlas (venderlas) por más que se tire el precio, pero sus costes de mantenimiento siguen subiendo y los ingresos, bajando. Mucha gente sobrevive gracias a sus ahorros, la pensión de los padres, la ayuda de los amigos… Cosas que tienen los días contados.

    Por eso indigna tanto ver que hay gente que lleva más de treinta años amasando fortunas aprovechándose de situaciones de privilegio, sin mover un dedo, jugando a su antojo con leyes deficientes, favoreciendo a su entorno solo por ser “de los suyos” y dentro de la total impunidad. Que han destrozado un país entero y lo que es más grave, hacen pender de un hilo su futuro.

    Nos han estafado y nos siguen estafando. Más de lo que creemos.

  19. Josef K.
    Josef K. Dice:

    Pues, yo, como ciudadano, deseo una justicia en la que el ciudadano que así lo desee se pueda defender sólo. O al menos; que no le obliguen a contratar a dos licenciados en derecho, abogado y procurador. Una justicia con unos procedimientos en los que tenga la posibilidad de tener un papel más activo (sobre todo en los interrogatorios) y que pueda escoger entre tener un abogado director del procedimiento o un procurador asesor del procedimiento.

  20. robespierre
    robespierre Dice:

    Hombre Marat, usted también por aquí…y que lo diga, y que lo diga, ya vería como entonces se acababan las bromas..:-)

  21. Luis Villameriel
    Luis Villameriel Dice:

    La pregunta 3 plantea una reforma de organización territorial que pase por la supresión de las Diputaciones, la reducción del mapa municipal a la mitad y la reversión de las competencias de sanidad y educación hacia el Estado.
    La supresión de las Diputaciones es una opción razonable, a mi juicio. El PSOE la planteó recientemente, el PP no la tomó en consideración, pero es una alternativa de simplificación territorial muy interesante.

    En cambio, discrepo en que haya que devolver al Estado las competencias autonómicas en sanidad y educación. Si se hiciera, las CC. AA perderían buena parte de su razón de ser. Cuantitativamente, porque ambas rúbricas suponen la mayor parte de sus presupuestos y de sus recursos humanos. Cualitativamente, porque las CC. AA se configuran como prestadoras de servicios directos a los ciudadanos, y sanidad y educación son el eje central de los servicios que presta el Estado del Bienestar, o lo que queda de él. No cito a las pensiones, cuya gestión se reserva el Estado, porque son transferencias de rentas y el principio de Caja Única de la Seguridad Social justificaría la centralización.

    Pero si suprimiéramos las CC. AA por vaciamiento competencial –cosa que no comparto- habría que contar con unas Diputaciones más potentes y eficaces. Salvo que se pretenda que entre los ayuntamientos y el ministro en Madrid no haya instancia intermedia alguna, lo cual es poco operativo y casi próximo a la burofobia.

    En conclusión, la pregunta 3 es un tanto contradictoria, a mi entender. Saludos.

    • J.R.chaves
      J.R.chaves Dice:

      Pues Luis,gustoso te aclaro mi referencia a la posible reversion de las competencias en sanidad y educacion.¿por qué esas dos? Porque son la mayor fuente de gasto publico que hunde a las Comunidades Autónomas sin aprovechar además las economías de escala; y porque son las que emplean un mayor volumen de personal con la consiguiente dinámica de agravios entre Comunidades que saldan con alzas para conseguir la paz social. Es cierto que ambos fenómenos pueden atajarse con leyes de armonización ( desde la fallida LOAPA son la bicha ) o con normativa básica, pero quizás hay que atajar de raíz los desequilibrios del sistema.
      ¿ Pierden sentido las Comuidades autónomas? En absoluto, solo con las competencias de urbanismo y ordenación del territorio, junto a obras públicas autonómicas y régimen local, se justificarìa su existencia.
      En todo caso, el post no opta por un modelo u otro sino por buscar legitimidad a las políticas ya que se percibe un distanciamiento de eso que se llama el clamor popular ante la crisis.
      Un saludo

  22. Anna
    Anna Dice:

    Habrá oido hablar Rajoy y su banda de Cicerón y su famosa frase:
    “El bienestar del pueblo es la LEY SUPREMA”?

  23. Antonia Fuentes Moreno
    Antonia Fuentes Moreno Dice:

    La transparencia se ha convertido en el nuevo mantra que de forma reiterativa repiten todos los políticos para ahuyentar las noticias con las que nos despertamos todos los días, pero esto contrasta con las ruedas de prensa donde el político aparece como un busto parlante y donde no hay ni preguntas….ni periodistas.

Los comentarios están desactivados.