Como eludir un ERE en el sector público: el modelo UNED

 

Mientras el Gobierno, en las alturas, se esfuerza en elaborar planes para la mejora en la gestión de las diferentes administraciones públicas y racionalizar el gasto, en el nivel intermedio de la administración local, autonómica o universitaria se intenta destejer de noche lo realizado por la Administración central durante el día. Lo hemos visto recientemente cuando, presionados por sus redes clientelares, varias administraciones autonómicas con independencia del color del gobierno de turno han puenteado por diversos medios la supresión de la paga extra a los funcionarios públicos.

 

En ocasiones, la realidad de una disminución en la financiación pública impone, aunque sea a regañadientes tener que realizar recortes. En estos casos,  el gestor público debe tomar decisiones que suponen tener que elegir entre unas opciones u otras. Sin embargo en ese proceso no siempre tienen por qué regir el sentido común y una vocación de mejora del servicio sino que pueden priorizarse otros criterios.

 

Un ejemplo de cómo se pervierten las intenciones de buen gobierno, en principio postuladas desde lo alto, podemos encontrarlo –aunque seguro que existen otros muchos semejantes- en una administración que aunque cuelga directamente del Estado, goza de gran autonomía de gestión en virtud de la denominada “autonomía universitaria”. Nos referimos a las recientes iniciativas en materia de recursos humanos aprobadas en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

 

En los Boletines Internos de Coordinación Informativa (el BOE de la Universidad) se han publicado en fechas 3 de diciembre de 2012 y de 21 de enero de 2013 (ver los enlaces), las aprobaciones de sendas reformas de la Relación de puestos de trabajo (RPT) del personal funcionario y laboral no docente de la casa que es una muestra de la manera en la que algunas instituciones que escapan del férreo control de la administración central, aprovechan las oquedades del sistema para desvirtuar los principios de austeridad marcados por el Gobierno.

 

La UNED, como todo el mundo sabe, es una universidad pública especializada en la educación a distancia, caracterizada por la necesidad de incorporar a su forma de actuar las tecnologías más novedosas para el tratamiento de la información y la transmisión del conocimiento, así como por diversas circunstancias como, entre otras, tener un gran número de estudiantes matriculados pero que, prácticamente, nunca están presentes en los campus de su sede central y llevar la coordinación de una red de centros asociados tanto en España como en el extranjero que, aunque tienen personalidad jurídica propia, dependen de la sede central.

 

En principio, una organización de esas características se supone que requeriría, además de un personal docente ducho en la metodología de la educación a distancia, de un personal de administración y servicios (PAS) altamente cualificado para resolver las cuestiones técnicas, organizativas, jurídicas y económicas que exige tanto la gestión diaria de esta naturaleza, como la constante necesidad de innovar para estar al día en los últimos avances tecnológicos y metodológicos aparecidos en la educación superior a distancia, lo que teóricamente debería suponer que la proporción de cuadros pertenecientes a los grupos A1 y A2 de la función pública sería relevante respecto del total de la plantilla.

 

Sin embargo, lo cierto es que de las aproximadamente 800 personas que trabajan como PAS en la UNED, no alcanzan a un 10% del total de la plantilla los que son funcionarios del Grupo A1 y la mayor parte de ese personal pertenece a una escala facultativa de archivos y bibliotecas. La gestión directiva y predirectiva se realiza, al igual que en el resto de las universidades españolas- a través de una pléyade de gestores amateur denominados “cargos académicos” elegidos libremente por el rector entre el personal docente, que compaginan sus labores académicas con cargos denominados vicerrectores, vicerrectores adjuntos, vicesecretarios, vicedecanos, etc; a ellos se unen una decena de vicegerentes y otro personal directivo de origen ecléctico, algunos funcionarios, otros contratados laborales que en la mayoría de  los casos fueron nombrados sin haber tenido que participar en procesos selectivos con concurrencia competitiva; de estos dependen apenas unos cuarenta técnicos intermedios de diversa procedencia. El resto, más de 700 personas, son una legión de administrativos, auxiliares, ordenanzas, limpiadores, personal de oficios, mozos, etc… de los que más de la mitad están vinculados a la UNED mediante contratos laborales de distintos tipos y que, seguramente, realizan una función vital, pero que nadie conoce demasiado bien pues, a pesar de disponer de una plantilla tan grande, la falta de personal cualificado obliga a externalizar a través de contratos de servicios, entre otras cosas, la mayor parte de las necesidades de los servicios informáticos de la universidad, las producciones audiovisuales que realiza la institución, la librería virtual, parte de los servicios de atención al estudiante, parte de la asistencia jurídica, etc…

 

En este estado de cosas, si se observan las reformas que ahora comentamos, podemos ver que la gerencia de la Universidad propone y tanto el Consejo de Gobierno como el Consejo Social –integrado por insignes directivos de empresas privadas punteras- aprueban por unanimidad unas asombrosas reformas de la RPT en la que, mediante la amortización de diversas plazas de personal funcionario de Grupo A1 se financia parcialmente la funcionarización de 40 puestos de trabajo de contratados como personal laboral fijo con la categoría de Ordenanza del grupo profesional IV en 40 puestas de trabajo de la Escala Auxiliar Administrativa de la UNED.

 

También pueden sorprender al lector no avisado (si es funcionario de la administración general del Estado) algunos otros datos que se desprenden de los documentos enlazados, en particular el importe de los complementos específicos de los puestos de trabajo allí recogidos. Así, un “Coordinador de campus”, con nivel de complemento de destino 26, y con un grado de responsabilidad reconocido en el propio documento de 4 sobre 5, tiene (productividad aparte) atribuido un complemento específico de 21.868€, equivalente al de la mayoría de los  subdirectores generales en el resto de las Administraciones públicas.

 

Aunque para algunos la cuestión puede reducirse a una simple cuestión de prioridades al fin y al cabo legítima para conseguir la finalidad de preservar la estabilidad en el trabajo de la mayor cantidad de trabajadores de la “casa” a costa de unos pocos puestos directivos que fácilmente pueden recolocarse,  desde una lógica de gerencia moderna y eficaz, puede resultar más difícil de comprender.

 

En cualquier caso, como mejor se entiende esta reforma es ubicándola dentro de las dinámicas clientelares y cortoplacistas tan frecuentes en la universidad pública española: ante los recortes acaecidos en la financiación que llega del Ministerio, la UNED puede verse abocada a corto o medio plazo a realizar un expediente de regulación de empleo que puede afectar a una plantilla tan sobredimensionada en sus escalones inferiores. La funcionarización de esos cuarenta elegidos, garantizará su estabilidad laboral y, previsiblemente, constituirán cuarenta votos seguros para la candidatura continuista que se presentará a las próximas elecciones a rector que previsiblemente se celebrarán (oh, casualidad) coincidiendo con la culminación de dicho proceso de integración.

 

El descrito es un ejemplo más de los muchos que, seguramente, están intentándose por lo bajo en múltiples ámbitos. El Gobierno deberá estar vigilante para evitar que los recursos que se recaudan esquilmando a la clase media, no se malbaraten con modelos de gestión tan perversos como mediocres.

14 comentarios
  1. Verónica del Carpio Fiestas
    Verónica del Carpio Fiestas Dice:

    Llevo de docente 21 años en el Departamento de Derecho Civil de la UNED y estuve vinculada antes en la Asesoría Jurídica. Y echo en falta aquí que cuando se habla del número de alumnos no se diga que estamos hablando, digo de memoria de unos 200.000 alumnos en toda España, que la UNED es la Universidad más grande de España, muy por delante de cualquier otra y que pese al aumento, de, pongamos, que sé yo, un 40% de alumnos en los últimos años, no solo no se han subido las plantillas de docentes proporcionalmente, sino que hay problemas para cubrir las bajas; lo que técnicamente se llama la multiplicación de los panes y los peces, puesto que el importe de las matrículas no cubre el coste. Y disculpen que no comprueba las cifras, que ya me cansa tener que recordar estas cosas una y otra vez, Creo que son datos importantes que el lector debe tener en cuenta, porque la UNED, tras tantas décadas de existencia, pues se fundó en 1972, y de su impagable labor social, sigue siendo la gran desconocida, diría que hasta en el Ministerio, que es quien suelta principalmente la pasta.

    En cuanto los puestos de libre designación de gestión -entre los cuales, por cierto ni me cuento ni me he contado ni tengo la menor intención de contar nunca- quiero recordar que es la propia ley la que da por sentado que esos cargos han de de ser escogidos entre los docentes, de forma simultánea a la docencia y la investigación, hasta el punto de que entre los méritos que exige la normativa universitaria general para progresar en la carrera académica no está solo el famoso publica o perece, sino que se contemplan otros factores, como las responsabilidades académicas ejercidas, s.e.u.o. de nuevo en todo; si eso es o no una perversión del sistema, o una de sus ventajas, o algo neutro, no seré yo quién lo diga.

    Como tampoco voy a decir nada sobre el fondo del post.

  2. robespierre
    robespierre Dice:

    Otro ejemplo más de chiringuito donde se premia a los fiels y se elimina a los díscolos. Como funciona la gerencia de la UNED es bastante conocido en Madrid para los que tienen algún trato profesional con la Universidad, aunque no lo sea para los alumnos o para algunos profesores de buena fe.

    • Verónica del Carpio Fiestas
      Verónica del Carpio Fiestas Dice:

      Espero que entre los “algunos profesores de buena fe” se me considere incluida…

  3. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Seguro que sí Verónica..:-)
    Por lo demás el post de Critilo (el pseudónimo que facilitamos en ocasiones excepcionales cuando por alguna buena razón el autor del post no puede identificarse) revela una situación que me temo que no es en absoluto excepcional. Lo primero, el carácter “amateur” de muchos gestores públicos, provenientes de otras profesiones, en el mejor de los casos, o de ninguna en concreto, en el peor. Se considera que cualquiera puede ser directivo público y así nos va. Segundo, el régimen perverso ya denunciado varias veces en este blog que confunde autonomía, en este caso universitaria, con irresponsabilidad o algo peor. Tercero, el deplorable sistema de gobernanza en las universidades públicas. Cuarto, y esto es una novedad, las triquiñuelas que se usan en organismos públicos dependientes de la AGE (de los que no dependen para qué vamos a hablar) y en este caso directamente del Ministerio de Educación para hacer exactamente lo contrario de lo que sería razonable desde el punto de vista de la reestructuración de la plantilla pública, o del ERE, si se prefiere. Me imagino que la UNED no es la primera ni será la última que prefiera quedarse con bedeles funcionarios adictos que con funcionarios grupo A de la Administración disidentes. Seguro que Critilo lo sabe de primera mano. Eso sí, como sin personal cualificado no se puede funcionar, se externaliza todo preferentemente en manos de empresas de conocidos y amigos.

  4. Verónica del Carpio Fiestas
    Verónica del Carpio Fiestas Dice:

    Querida Elisa, creo en la responsabilidad personal. E igual que le digo al pobre Sr. Quasimontoro, cuando gratuitamente en este blog se dedica a hablar -mal- de los también pobres abogados, que se identifique, me sorprende, y me duele, que alguien se escude en un seudónimo para hablar de mi Universidad.

    Mi Universidad, la UNED, es tristísimo que salga en Hay Derecho no por su labor social, no por el esfuerzo de sus profesores y PAS, no por sus alumnos, muchos de los cuales estudian en condiciones simplemente heroicas -en el hospital, en la cárcel, en una aldea, en el extranjero, compaginando además vida laboral y de familia-, no por sus métodos de enseñaza que eliminan barreras, no por la racanería insufrible e insultante con la que la trata el Ministerio, no por ninguneo de los medios de comunicación, no por la circunstancia de que sus alumnos son mejores y más duros que los de la universidad presencial, y los que, por cierto, yo quiero tener, no por haber sido, y ser, pionera, no por ser la que tiene más alumnos, no por estar en todo el mundo, no por nada de eso, durante todos los años que lleva la UNED y los que lleva este blog, sino por un chanchullo denunciado tras un seudónimo.

    Si es cierto, que lo hay, que por cierto ya me molesto en leer los comunicados de los sindicatos, ahí están los tribunales y los medios. Pero con nombres, por favor.

    Y EN CUALQUIER CASO, A LO QUE VOY.

    Vamos de una vez todos a ser positivos. vamos de una vez todos a ver que hay muchos valores, Vamos de una vez todos a pensar que si hay en España ahora casi 200.000 personas adultas, muchas incluso con más de 50 y 60 años, que sacan tiempo y dinero de donde no lo tienen para estudiar en una Universidad en circunstancias difíciles ESO ES EXACTAMENTE LO QUE NECESITAMOS PARA REGENERAR UN PAÍS.

    Personas que saben lo que es el valor de la educación, personas que saben lo que es el valor del esfuerzo, personas que saben, en suma que cada uno solo y todos juntos podemos mucho. Porque veo todos los días cómo los alumnos se ayudan unos a otros, como cooperan sin conocerse a traves de los medios informáticos. Veo también cómo comprenden que no hay milagros, que los docentes hacen lo que pueden con lo que hay. Los alumnos son LO MEJOR de mi Universidad.

    No podemos quedarnos en lo negativo. ¿Cuánto de lo positivo, de lo inmensamente positivo que hay en la UNED como institución y en sus alumnos como alumnos y como personas han recogido los medios? NADA. Y si hay chanchullos, también, que salgan y que se tomen las medidas oportunas.

    Pero los chanchullos no puede ocultar NO DEBEN OCULTAR que tenemos aquí la verdadera semilla de la regeneración:

    EL VALOR DEL TRABAJO, DEL ESTUDIO, DEL ESFUERZO, DE LA COMPRENSIÓN, DE LA COLABORACIÓN.

    Nos decía José Ramón Chaves en un post que estamos siendo “Estafados” y se preguntaban lso comentaristas que qué hacemos. No sé lo que podemos hacer, pero sí sé que lo que no DEBEMOS hacer es ocultar que hay mucho bueno.

  5. Anónimo
    Anónimo Dice:

    Discrepo con el comentario de Verónica del Carpio, el amor o la lealtad mal entendida por la institución no debería cegarnos y lo mismo que estamos prestos para glosar y magnificar otras vergüenzas ajenas, deberíamos mostrar más humildad cuando nos muestran la viga en nuestro propio ojo. Para cantar las excelencias de la UNED, o de cualquier otra universidad o entidad administrativa, basta con echar un vistazo a su web institucional preparada, por lo común, por profesionales de la comunicación. Es precisamente gracias a páginas como ¿Hay Derecho?, que nos enteramos de cosas o chachullos que, de otra manera, quedarían sepultados entre las páginas de un boletín oficial que no lee nadie.

    Uno de las comportamientos que nos han llevado a la penosa situación en la que se encuentra ahora el país, y alguno de los comentarios anteriores son una buena muestra de ello, radica la utilización de elevados fines sociales como COARTADA para la satisfacción de intereses corporativos y/o particulares. Sin duda ese es uno de los problemas más graves de los que afectan a nuestra educación superior, y al que la UNED no es ni mucho menos ajena. El asunto expuesto en este artículo pudiera incluso considerarse menor comparado con otros. Tal vez, por poner un ejemplo entre muchos, podría preguntarse a los estudiantes de la UNED cual es su opinión acerca de que la mayoría de los materiales básicos para aprobar las asignaturas, redactados por algunos miembros insignes de los equipos docentes y editados cada vez más a menudo por empresas privadas, cuesten bastante más de lo que han tenido que pagar como tasas académicas.

    Por cierto, yo también “soy de la UNED”, y conociendo cómo las gastan por acá, no me extraña que el autor de post prefiera utilizar un pseudónimo si quiere seguir progresando profesionalmente dentro de la institución. Al fin y al cabo su nombre es lo de menos pues los hechos que relata quedan totalmente contrastados con los enlaces que adjunta al BICI. Siguiendo su ejemplo yo también prefiero quedar en el anonimato.

    • Verónica del Carpio Fiestas
      Verónica del Carpio Fiestas Dice:

      JAMÁS defiendo ni defenderé los defectos de mi Universidad ni de ninguna organización o grupo al que pertenezca, incluyendo la abogacía, que no por casualidad entre mis especialidades profesionales está la responsabilidad civil del abogado. Lo que me entristece en que solo salga en los medios para lo malo y nunca para lo bueno.

  6. Jesús M. Morote
    Jesús M. Morote Dice:

    Entiendo la posición de Verónica. Pero discrepo en bastante parte.
    Puedo hablar desde una amplia experiencia en la UNED como alumno. Soy licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas, en ambas carreras por la UNED. Actualmente estudio Filosofía, también por la UNED. Siempre he simultaneado esos estudios con mi trabajo, y si no fuese por la UNED ni hubiera podido realizar tales estudios ni hacer las oposiciones que pude hacer después. Así que no hay defensor más acérrimo de esa Universidad que yo mismo.
    Pero eso no quita que siempre haya tenido la sensación de que el dinero de la matrícula (similar al de las Universidades presenciales) no tenía una contrapartida equivalente, pues el gasto que realiza un alumno de la UNED es mínimo y, principalmente, corre a cargo de los Centros Asociados y las instituciones públicas que los financian.
    En mi opinión es vergonzoso que la UNED esté en déficit. Por desgracia no disponemos de datos concretos que manejar, pues por negligencia inaceptable no existe una contabilidad de costes que nos permita evaluar esa cuestión. ¿Qué hace el Rectorado a ese respecto?
    Luego hay otra cuestión referente al criterio de selección de personal que creo que es a lo que apunta Cratilo. No me he encontrado a un solo miembro de los equipos docentes de la UNED que hayan estudiado en la UNED. Todos proceden de sistemas endogámicos de selección vinculados principalmente a la Universidad Complutense. Y le diría a Cratilo, porque conozco algún caso, que los “ordenanzas” de la UNED (contratados como tales) pueden resultar ser becarios y estiralevitas del personal docente que los colocan por esa vía en el “cursum honoris” académico.
    Me da la impresión de que los equipos directivos de la UNED han reproducido el sistema endogámico de la Universidad presencial, pero corregido y aumentado, pues no tienen ni que ver la cara ni aguantar a los alumnos (y, como en todo, la generalización siempre conlleva un grado de injusticia).
    Resulta un tanto vergonzoso que te dupliquen los costes de la matrícula por repetir una asignatura en la que el curso anterior no te pudiste presentar, como sucede a menudo en la UNED, por razones laborales, pues el perfil de sus alumnos, como bien dice Verónica, es muy peculiar. Pero nada de eso se toma en cuenta a la hora de establecer precios y de contratar personal.

    • Verónica del Carpio Fiestas
      Verónica del Carpio Fiestas Dice:

      Conozco unos cuantos profesores de la Sede Central que han sido alumnos de la UNED. Incluyendo, por cierto, en mi propio Departamento.

    • Jesús M. Morote
      Jesús M. Morote Dice:

      Me alegra leer eso. Evidentemente no he hecho un estudio en profundidad, y mucho menos exhaustivo, de la cuestión. Me limitaba a constatar que siempre que me he interesado por el currículum de alguno de los sucesivos profesores que impartían las asignaturas que he ido cursando, ninguno había estudiado la carrera por la UNED.
      No obstante, podrías aclarar si esos “unos cuantos” a que te refieres, Verónica, son realmente un porcentaje elevado y si resiste comparación con el porcentaje de profesores de la UCM o de la Universidad de Zaragoza que han estudiado en la propia Universidad.

  7. Verónica del Carpio Fiestas
    Verónica del Carpio Fiestas Dice:

    Contestación a Jesús Morote. Veo que lo que se plantea en general como un inconveniente lo plantea usted como un ventaja. La endogamia es un mal crónico en nuestras universidades, como es notorio Y empieza cuando un buen alumno de carrera se hace becario de investigación y doctorando con sus propios profesores, y acaba quedándose de docente en la propia Universidad bajo ese mismo paraguas.

  8. Pep Burgoa
    Pep Burgoa Dice:

    Buenas tardes.

    Sin entrar a discutir el fondo de la cuestión, muy opinable en muchas de sus aseveraciones, ni tampoco en el trasunto del anonimato -tan frecuente y deplorable en este y otros foros- me gustaría hacer una pequeña precisión que tal vez arroje luz si no sobre la intención, sí, al menos sobre el rigor del artículo.

    En la Biblioteca de la UNED pertenecemos a la Escala de Facultativos de Bibliotecas cinco personas, más otra que dirige el Archivo de la Universidad. Teniendo en cuenta que se habla de aproximadamente 80 funcionarios, pertenecientes al PAS, del grupo A1, no hace falta ser un genio de las matemáticas para constatar que la afirmación del autor en tanto, según él, “la mayor parte de ese personal pertenece a una (sic) escala de facultativos de bibliotecas”, es harto atrevida y, desde luego, ajena a la verdad.

    Por cierto, ya puestos, he echado en falta que no le haya llamado la atención a analista tan concienzudo y aparentemente informado el hecho de que el personal bibliotecrio de las escalas A1 y A2 de la UNED esté notablemente peor retribuido que el resto del PAS de similares categorías. Como tengo la sospecha, tal vez infundada, de que se trata de alguien que pertenece o ha pertenecido a la plantilla de la Universidad -o que ha tenido alguna relación contractual con ella- supongo que este tema no ha suscitado su interés, pero, puestos a detectar anomalías, le invito a hacerlo en sucesivas entregas.

    Atentamente,

    Pep Burgoa. Coordinador de Bibliotecas de Centros Asociados de la UNED.

  9. eulalia
    eulalia Dice:

    El defecto de la Universidad Pública es la mediocridad de los gestores que están al frente colocados a “dedo” cuya profesionalidad brilla por su ausencia, el incumplimiento de la normativa sobre función pública, la arbitrariedad absoluta en el manejo de fondos públicos que posibilita el clientelismo y la endogamia anulando la eficacia, eficiencia, transparencia en la gestión….y por supuesto LA NULA EXIGENCIA DE RESPONSABILIDAD.
    La politiquería caciquil inunda el sobredimensionado sector público español, la universidad forma parte de dicho sector público que con la excusa de la “autonomía Universitaria” encuentra el cauce perfecto para hacer su capa un sayo permitiendo a sus dirigentes (rector, gerente, vicegerente..) manejar la UNED como un cortijo particular imponiendo sus filias y fobias personales “con dinero público”. Así es como está el patio, es muy cómodo gestionar con “pólvora del rey” , colocar a dedo, imponer criterios arbitrarios y nunca responder por la mala gestión…. “paga el Estado” es decir, el contribuyente, esa especie que en España está en peligro de extinción, la maltrecha clase media, esquilmada por la mediocridad que domina este NEFASTO sector público, … y en Educación estamos a la cola de Europa y en el culo del mundo..

  10. Critilo
    Critilo Dice:

    En el BOE de 11 de junio de 2013, coincidiendo con pleno proceso electoral a Rector de la UNED se publica la Resolución de 4 de junio de 2013, de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, por la que se convocan pruebas selectivas para ingreso, por promoción interna, en la Escala Auxiliar Administrativa, en la que salen convocadas las 40 plazas mencionadas en este artículo para blindar a cuarenta ordenanzas laborales como funcionarios ante los posibles ERE’s. Echenle un vistazo a las pruebas selectivas:
    http://www.boe.es/boe/dias/2013/06/11/pdfs/BOE-A-2013-6167.pdf
    No tienen pudor

Los comentarios están desactivados.