El discurso del Presidente sobre el estado de la nación: Un discurso impecable

Impecable, claro, si leyéndolo uno quiere tomar clara conciencia del lamentable estado de la nación en general, como consecuencia del lamentable estado de nuestra clase política en particular. Porque, efectivamente, si con la crítica situación institucional que atravesamos y después de todo lo que se ha publicado sobre la imperiosa necesidad de reformas estructurales básicas (incluso por los medios tradicionalmente más “prudentes”), lo único que es capaz de avanzar el Presidente del Gobierno en tres párrafos, es que se va a reforzar el Tribunal de Cuentas, se van a tasar las escalas de retribución de los cargos públicos, se van a endurecer las penas y se va a regular la actividad parlamentaria de los lobbies, entonces, Houston, tenemos un problema.

 

Y ese problema, señor Presidente, es que los dos lobbies más poderosos del país, su partido y el del señor Rubalcaba, están descontrolados, totalmente fuera de madre, y nadie dentro del Parlamento, empezando por usted, según acabamos de ver, tiene el más mínimo interés en ponerles límites. Ni reforma legal para impulsar la democracia interna dentro de los partidos, ni reforma electoral para acabar con la desproporción del valor del voto de los españoles, ni listas abiertas para fomentar la rendición de cuentas de los políticos con sus electores, ni reformas institucionales que garanticen la independencia de nuestras instituciones de control más importantes, ni adelgazamiento de las clientelas vía drástica reducción del sector público, ni nada de nada que perjudique la perniciosa influencia sobre el sistema de las cúpulas de los partidos mayoritarios, es decir, de su influencia, Sr. Presidente.

 

Sabemos que elevar las penas no es suficientemente disuasorio, no sólo porque muchos corruptos terminarán indultados, sino porque gran parte de la lacra de corrupción que atenaza a España no puede ni debe ser sancionada penalmente. Algo se corrompe cuando se traiciona su finalidad. No estamos ya hablando de percibir o distraer dinero de marea ilegal, tampoco de delitos o faltas de carácter penal, sino de la naturaleza de las instituciones y de la razón por la cual han sido creadas. Colocar al amigo, desvirtuar los organismos de control en beneficio del partido, aprovecharse del cohecho del cónyuge o incluso percibir sobres, son prácticas intolerables, pero que no pueden castigarse penalmente. Tampoco plagiar la tesis doctoral, Sr. Presidente.

 

No sirve de nada decir que se va a reforzar el Tribunal de Cuentas cuando no se cambian los incentivos que hagan pensar que de verdad va a hacerse. Lo mismo ocurre con la transparencia, con la reforma de la Administración, con la educación y con todo lo que usted quiera. Ese es el problema clave de la democracia española: abundancia de palabras que no van a ningún sitio porque los que deberían pilotar el proceso no están ni interesados ni incentivados para llegar a la meta anunciada. No hace falta esperar a la letra pequeña, la letra grande ya será lo suficientemente decepcionante. Y lo será porque no habrá posibilidad de SANCIÓN. Porque cuando esas propuestas se concreten en nada no existirá ninguna forma de exigir cuentas y pedir responsabilidades.

 

Las casas no se construyen por el tejado, sino que se construyen por los cimientos. Por eso, para afrontar con garantías cualquier reforma que pretenda solucionar nuestra lamentable situación institucional (y también económica, no lo olvidemos) primero es necesario reformar el régimen de incentivos de los que deben diseñarlas y ejecutarlas. Pues bien, sobre ese tema el discurso ha sido impecable, inmaculado, absolutamente virgen (ah, y sobre los desahucios lo mismo, ni una palabra). Felicitaciones por dejar las cosas tan claras, Sr. Presidente.

14 comentarios
  1. Verónica del Carpio Fiestas
    Verónica del Carpio Fiestas Dice:

    El mismo día y a la vez que el discurso, había un huelga de jueces y fiscales, con éxito rotundo. Sobre la Justicia, en el discurso, ni palabra. Sobre que el día anterior una ley, sí, la de tasas, haya sido recurrida al TC, nada; que haya más de un millón de firmas para buscar soluciones a una normativa que causa suicidos, nada. La Justicia no existe. La realidad no existe. Probablemenfe nosotros tampoco existimos, que gritamos y no nos oyen.

  2. Fernando Gomá Lanzón
    Fernando Gomá Lanzón Dice:

    Ayer comentaba que si Rajoy hubiera dicho: esto es lo que hemos hecho, a mi juicio, bien, pero no me voy a detener demasiado en ello porque hay muchas cosas que arreglar. Y esto es lo que hemos hecho mal o no hemos hecho aún, y a ello voy a dedicar la mayor parte de mi esfuerzo en el futuro y del tiempo de debate. Y se dedicara a hacer un análisis de los temas, uno por uno, proponiendo soluciones, sería una actitud inteligente, audaz, positiva. E impensable en este presidente.

    El problema es que en España, por falta de costumbre, tenemos el nivel de exigencia bajísimo. Cualquier cosa nos vale Hay periodistas que dicen que en tal tema bien, en otro regular, que si Rubalcaba mejor al final que al principio, que si quién ha ganado el debate… no sé quién ha ganado, y me da completamente igual. No se trata de ganar nada, el parlamento es para debatir ideas y ofrecernos a los ciudadanos soluciones, no para saber si se ha conseguido subir dos puntos en aceptación. Veo en twitter las reacciones de los políticos tuiteros, expresando alabanzas y admiraciones hacia sus respectivos jefes. Será lo normal y quizá inevitable, pero es que al final alguien tendrá que escribir un libro que se titule: los ciudadanos son de la Tierra, los políticos de Raticulín.

  3. Antonia Fuentes Moreno
    Antonia Fuentes Moreno Dice:

    El Presidente del Gobierno ha planteado un pacto contra la corrupción y para ello propone un rosario de leyes, a saber:

    1º- Ley de Transparencia, en tramitación parlamentaria.

    2º-Ley Orgánica reguladora del ejercicio de las funciones políticas.

    3º-Ley Orgánica de control de la actividad económico-financiera de los partidos y sus fundaciones.

    4º-Modificación del Codigo Penal para endurecer las penas de los corruptos y aumentar el plazo de prescripción de ese tipo de delitos.

    Pero despues de esta diarrea legislativa alguien tiene que explicarle al Presidente que la solución es cumplir la ley, no legislar hasta infinito. Va a tener razón Fernando y va a resultar que los políticos son de Raticulín

  4. abogado madrid
    abogado madrid Dice:

    Como decis, La Justicia no existe… practicamente NADA referente a los cambios en justicia. Creo que no es un tema menor, aunque ultimamente todo esta “muy movido” y las preferencias desde luego son otras.
    GRACIAS.

  5. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    La solución a todos los problemas es, como siempre, legislar más y más, y no cumplir nada de nada. El día en que el pacto contra la corrupción consista no en modificar tropecientas leyes otra vez, sino en más modestamente, cumplir las que ya hay en vigor, y de paso echar a los corruptos de los partidos antes de que les condene el Tribunal de Estrasburgo, hablamos. Mientras tanto, pues bla, bla y bla. Esto no da más de sí, es una tristeza constatarlo un día sí y otro también. Como jurista esto del recurso abusivo al papel del BOE me parece de juzgado de guardia.

  6. Isaac Ibáñez García
    Isaac Ibáñez García Dice:

    Elisa, creo que te equivocas. El Gobierno ha comenzado una ambiciosa política de clarificación normativa. Asimismo, el CEntro de Estudios “POlíticos” ha elaborando un estudio (Vale su peso en oro) sobre la regeneración democrática. En un país serio y democrático (transparente), p.e. Reino Unido, estaría ya publicado en una web oficial. Pero, en nuestro caso, seguramente, sólo valga por su “peso”.

    • Isaac Ibáñez García
      Isaac Ibáñez García Dice:

      Parece que el Parlamento no se fía del “SECRETO” Informe del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales sobre la regeneración democrática (¿Verá algún día la luz?).

      En la enmienda transaccional del PP con varios grupos parlamentarios se ha acordado “La creación de una COMISIÓN INDEPENDIENTE formada por personas de amplio reconocimiento y prestigio social que elabore un informe para su remisión al Parlamento sobre la REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA”.

      http://estaticos.elmundo.es/documentos/2013/02/26/transaccional_ley_transparencia.pdf

      http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/26/espana/1361899627.html

      Me pregunto:

      ¿Conoce el parlamento el Informe del CEPCO?, ¿Para qué ha servido?

      Si habla de regeneración democrática, ¿Por qué se mantiene en secreto?

      ¿Se aplazará sine die la creación de la referida COMISIÓN INDEPENDIENTE y la elaboración del referido Informe?

      Esto es lo que contestó el Director del CEPCO sobre la publicación del Informe SECRETO:

      P. Dado que se apoya en la palabra transparencia, ¿no sería conveniente que se hiciera público en la red el informe y el nombre de los autores y que usted compareciera en el Parlamento?

      R. Siempre que me lo pidan, lo haré encantado. Entregamos el informe en su momento a la vicepresidenta y servirá de soporte académico de estas medidas y del pacto, y si se cuelga o no en su integridad pues ya veremos. Su contenido ha sido trasladado sustancialmente a las medidas propuestas por el presidente.

      http://politica.elpais.com/politica/2013/02/22/actualidad/1361559879_271577.html

  7. Abstención Activa
    Abstención Activa Dice:

    El problema político proviene de la falta de representación de la ciudadanía y de la insexistencia de uan sociedd política intermedia entre la comunidad nacional y el Estado. El modo de elegir pasa a ser criterio decisivo para saber si lo elegido cumple los requisitos de la representación volutaria, a fin de constituir con ella una sociedad política que intermedie entre lo civil y lo estatal, asegurando la continuidad de la sociedad en el Estado. No como objeto dominado, sino como sujeto constituyente del poder político. La finalidad ultima de las elecciones no es tanto su necesaria función de concretar las personas de gobierno y legislación, como la de definir la hegemonía política existente en la sociedad civil, a la que habrían de atenerse gobernantes y legisladores. Si la hegemonía electoral no traduce en las urnas la hegemonía política existente en las relaciones econónicas, sociales y culturales de la sociedad civil, será porque los electores no han tenido libertad de elegir a sus representantes políticos. Eso sucede con la elección proporcional, donde todos los candidatos son elegidos por media docena de diregentes de partidos estatales. Sin libertad de elegir y con censura de candidatos, no se realiza la fórmula de Gramsci, “gobierno es hegemonía más dictadura”. Sin hegemonía civil sólo puede haber DICTADURA.

  8. Lorena Moreno
    Lorena Moreno Dice:

    Impecable es tu post, Rodrigo. Una vez más… chapó, se puede decir más alto, no más claro.

  9. DILETANTEX
    DILETANTEX Dice:

    En el círculo en que me muevo el sentir general es el que describes -magníficamente, enhorabuena por ello- en el post y con el que coincido: es necesaria la regeneración y redefinición democrática mediante,
    a) reforma de la constitución,
    b) nueva ley electoral,
    c) transparencia para todos (AAPP, partidos políticos y sus fundaciones, así como cualquier entidad subvencionada con dinero público) como freno y contrapeso a la corrupción
    d) despolitización y profesionalización total de los reguladores (en los que naturalmente incluyo a CGPJ, TC, TCU, etc.) con prohibición incluso de ocupar esos cargos si ha habido filiación política.
    A partir de ahí, podremos discutir qué dimensiones tienen que tener las administraciones públicas, pero para proporcionar bienestar a sus ciudadanos y no para que sea un aparato diseñado para sostener y perpetuar en el poder a un partido político.
    Lo malo es que la situación actual no sé si tiene arreglo y habremos llegado a un punto de no retorno. Los partidos han tejido una tela de araña de paniaguados (y sus familias) que suele ser suficiente para darles las mayorías necesarias, como ejemplo el caso “Baltar”.

  10. VP
    VP Dice:

    Sería maravilloso que en acontecimientos de este tipo el presidente hiciese autocrítica, la oposición lo reconociese y propusiese alternativas. Sin ruido, sin la búsqueda de titulares, sin tonterías… Ojalá. yestheycan.blogspot.com

  11. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Resulta difícil contentar a todos y más todavía cuando hay tantos asuntos pendientes de reforma sobre la mesa. Totalmente de acuerdo en que no se trata de legislar más, sino mejor y más claro, pero al parecer el estado de Derecho implica reglamentar hasta la saciedad todas las actividades humanas, hasta que la gente decide parar y tratar de entender el torbellino de normas. Entonces nos damos cuenta de que la mayor parte de ellas sobran, pero cumplen una función: justificar la actividad de los órganos legislativos de todo tipo, marear a los profesionales del Derecho y crear situaciones equívocas a quienes deben interpretarlas. Parece que en eso consiste la civilización. No obstante parece que el camino de adelgazar y suprimir adherencias legislativas de todo tipo se ha tomado ya y esperemos que, en paralelo, discurra el adelgazamiento de la burocracia y del gasto público que las sostienen. Es cuestión de fe y de confianza.

Los comentarios están desactivados.