Freud y Ortega ante Italia (y una coda española)

Nos enseñó   Freud  que cuando se abandona el principio de realidad  lo que queda es el delirio  que alivia en   ajenos la conciencia de culpa que oprime al   sujeto individual o colectivo.  Y del delirio, bien lo sabemos,  se sigue cualquier cosa. No por casualidad,  por aquellos mismos  años  Ortega  utilizará  la expresión  estar a las cosas como principio de salud  vital y política , alertándonos,  en consonancia con el médico vienes,  de las patologías colectivas que aguardaban de no cumplir tal imperativo, como el tiempo le dio grave razón. Y es que  pocas veces dos libros – El malestar de la cultura  que Freud escribe en 1930  y su  precedente  orteguiano  La rebelión de las masas  de 1929-  alumbrarán tanto   la comprensión del  reciente  fenómeno electoral  italiano  en cuanto  que preludio de movimientos político-sociales  hasta ahora  inéditos en Europa.  Como  tantas otras cosas que están sucediendo en esta hora histórica.

 

Y esa “cualquier cosa” que sigue automáticamente   a la quiebra del principio  de realidad es lo que simboliza el  triunfo bifronte  de Grillo (M5E, 25%)  y Berlusconi (PDL, 29%)) en las pasadas elecciones transalpinas.  La analogía con el esquema freudiano mostraría   el irremediable antagonismo entre las tendencias pulsionales de la sociedad italiana y las exigencias normativas de aquello que dimos en llamar la Unión Europea. De modo que siguiendo  la interpretación psicoanalítica, el  fracasado proyecto  de Monti visado por Berlín habría jugado el papel  de   Superyo– que recordemos que hace las veces de conciencia moral- con su correspondiente  carga represora de unos  instintos que, per definitionem, buscan su satisfacción frente a cualquier restricción.

 

Y dicha restricción viene simbolizada por el  pago de la deuda exterior y  el plan de estabilización impuesto por una intervención de facto de la Troika, tal que, no lo olvidemos, sucede en España.  Recordemos, de paso, que para Freud el Superyo no  goza de las simpatías, todo lo contrario, del Yo.  Máxime  cuando tal  instancia superior  te recuerda imperativamente que no “debes vivir de la deuda”,  y más  si es extranjera.

 

No extraña pues que frente a ello se alce airado  de malestar  un  Yo colectivo  inspirado  mayormente  por el principio de placer, tras varias décadas generacionales  campando   por sus fueros, más allá del bien y del mal, esto es, de la estructura misma de la realidad.  Y dicha  revuelta instintiva  del Yo,  “insolencia del Ego” la llamaba Freud, se desdobla en el caso italiano   en dos proyecciones simbólicas -Grillo y Berlusconi- que coinciden  en mencionar  a  Mario Monti  precisamente con el apelativo de  Rigor Monti:   lo dionisiaco (Eros) descalificaría como cadavérica (Tánatos) a la  política apolínea – y por tanto perfectamente previsible-  del profesor de la Bocconi.

 

Así las cosas,  resulta pues  adecuado a la “lógica y astucia  del Yo” que Berlusconi se mofara  durante la campaña de la prima de riesgo como invención de Monti-Merkel   y que Grillo advirtiera  en su programa electoral de abandonar un Euro, cuyo centro emisor ya no está en Roma sino en un  Fráncfort  que impide la devaluación tan deseada por placentera, como nos  acaba de recordar el M5S esta misma semana pidiendo un  referéndum al respecto.

 

De este modo y a pesar de sus aparentes antagonismos, los símbolos de Grillo y Berlusconi ofrecerían sendas salidas negadoras del principio de realidad a un par de perfiles de votantes, más juvenil  uno, más resentido el otro,  más allá del rigorismo de Monti.

 

Por un lado, basta leer detenidamente  el Ideario-o la falta del mismo-  del M5S (http://www.movimentocinquestelle.it/) para entender el carácter pulsional que lo anima.  El lema utilizado  por Grillo  -“ fa parte di un gioco grande”- niega la premisa mayor de la situación italiana entre el “Default” y  el rescate. Precisamente porque en el juego (“gioco”) no rige  la realidad, y las deudas son simbólicas y por tanto reversibles. La política lúdica- lo hemos padecido gravemente en España – se mueve en el perpetuo presente, incapaz de afrontar el pasado y de anticipar el  futuro con sus  consecuencias. Y toda deuda es una sombra del pasado que amortiza el futuro. Es una forma específica de delirio.

 

Por otra parte, Berlusconi representa como nadie en la  Europa reciente  el acceso al poder del “hombre-masa” predicho por Ortega. De hecho es su arquetipo más acabado,  que cumple cabalmente el principio orteguiano de  que sus  ideas propulsoras no son sino “apetitos con palabras”.  Los continuos escándalos inherentes a Berlusconi se siguen necesariamente de su narcisismo de “hombre-masa”, como advirtió  Ortega en La rebelión…   citada:

 

“No es que el hombre-masa menosprecie una moral anticuada en beneficio de otra emergente, sino que el centro de su régimen vital consiste precisamente en la aspiración a vivir sin supeditarse a moral ninguna.”

 

Pero recordemos también otro atributo consustancial a esta tipología humana: su profundo resentimiento contra la minoría selecta o el odio a los mejores.   Así, El triunfo del PDL representa el “aburguesamiento chabacano” que Ortega no filiaba en una clase social concreta y que se guía por una “atroz trivialidad”,  tal que Berlusconi mismo. El Yo instintivo representado por éste   hiere así  de muerte  a la figura arquetípica del padre que encarna la seriedad montiana.   Es,  a su manera,  otra forma del pensamiento delirante.

 

Así las cosas,  lo sucedido en Italia no es sino una  avanzadilla del  combate  que  se va a dirimir en breve en el viejo campo de batalla europeo y que antes o después  me temo que hará imposible la UE del euro: una Europa del Norte guiada por el principio de realidad frente a una Europa del Sur   dominada por  el principio de placer.

 

 

Coda final para España

 

Analizado en perspectiva, el caso italiano puede hacer las veces de una Casandra amiga  para España en estos momentos críticos. Pues aquí, para quien quiera verlo, está aconteciendo el mismo fenómeno que se dio en los Noventa en Italia como fue el colapso irreversible  de  los dos partidos que fundamentaban la I República transalpina y que llevó a la  súbita desaparición   de la Democracia Cristiana (DC)  y del Partido Socialista (PSI),

 

Y ese mismo escenario es en el  que hay que trabajar ya  para evitar la indeseada llegada al poder  de un Forza Italia o de un movimiento como el de Grillo, que está en germen desde el 15-M. Así,  ante la previsible descomposición del PSOE y PP y el deterioro generalizado que se avecina en este semestre,  resulta necesario articular  una tercera opción  que en la escombrera nacional sea capaz de actuar  ex novo bajo el principio de realidad y de las exigencias morales.  Y al mismo  tiempo – con imaginación creadora-  capaz de ofrecer un proyecto sugestivo de vida en común. No es nada fácil el reto: un posible  poder  que desde el principio de realidad resultase también simpático a un cuerpo electoral nacional que está ahíto  tanto de seriedad como de ilusión colectiva.  Y mandar de paso  a tantos hombres- masa rectores  a su casa cuanto menos.  No conviene desoír las  anticipaciones que nos regala Casandra en esta  nuestra Troya.

 

10 comentarios
  1. Jaime de Nicolás
    Jaime de Nicolás Dice:

    Muy sugerente. Este tipo de artículos reflexivos, no únicamente de opinión sino con una vertiente literaria y filosófica son muy poco frecuentes en los medios periodísticos. Priman otras cosas, por eso se agradece que en este blog se dé cabida de vez en cuando a ellos. En cuanto a Italia, no estoy seguro que sea posible utilizarla como paradigma o ejemplo generalizable. En sí misma constituye una singularidad tan intensa, por múltiples razones, que tiendo a contemplarla más como un espectáculo único, irrepetible en otras partes, que como un laboratorio del que obtener conclusiones.

  2. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Estoy de acuerdo en que el ejemplo de Italia no pasa de ser una mera referencia por la diferente evolución de ese pais en relación con España, pero no podemos perder de vista lo acertado del análisis del autor del post con respecto a la diferencia entre la sociedad de la realidad y la del placer o, por entenderlo mejor, de la actividad y de la pasividad, situándolas respectivamente en coordinadas geográficas norte-sur. Asimismo estoy en la idea de que el gobierno actual está intentando desde el principio afrontar esa realidad, si bien con el enorme lastre de la tendencia contraria enfrente. Es muy duro hacer despertar a la gente de un sueño feliz para encontrarse de bruces con la realidad. Por eso desde hace mucho tiempo los gobiernos y la sociedad en general se instalaron en la mentira que menciona Teresa: porque era más cómoda y suscitaba más adhesiones. En definitiva más votos. Esas masas orteguianas hacen un cuerpo social resentido frente al espejo que se las está obligando a mirar. Ya no pueden esconderse frente a las hipocresías, pero lo que más les aterra es que no saben como mirar la verdad. Por eso estoy de acuerdo con el autor en que hace falta crear “ex novo” una alternativa política por quienes, desde su preparación y responsabilidad social, están en condiciones de hacerlo. Una aristocracia moral e intelectual capaz de salir de sus comodidades para escribir en la Historia. ¿La dejarían las masas?

  3. jorgescc
    jorgescc Dice:

    El artículo es un pliego de cargos, uno más, contra la soberanía absoluta (valga la redundancia) de la masificada voluntad general.
    Y un canto al gobierno de los mejores.
    El porqué no se saca nunca la consecuencia lógica de tales preferencias, esto es, la institucionalización de los mejores en un sistema democrático, no llego a entenderlo.
    La historia política del Renacimiento demuestra que la fórmula es posible y tuvo éxito.
    Mientras no se logre seguiremos como hasta ahora: dado que no deciden los mejores, lo hacen inevitablemente los peores.
    http://elunicoparaisoeselfiscal.blogspot.com.es/2012/09/si-no-deciden-los-mejores-lo-haran.html

  4. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Bienvenido al blog Ignacio. Totalmente de acuerdo con el análisis en cuanto al fondo, aunque realmente la forma de contarlo es, como dice algún comentarista anterior, no solo novedosa, sino muy sugerente. Yo también pienso que España desgraciadamente es un espejo donde uno puede ver como va a ser en unos años, lo mismo que un tanto malévolamente los hombres dicen que si se quiere saber como va a envejecer su joven mujer que se fijen en su suegra. En cualquier caso, el riesgo es cierto, y es complicado evitarlo.Ya tenemos numerosos cantos de sirena que prefieren abandonar el principio de la realidad, que no mola nada, y hablarnos de otros principios más hedonísticos. Díficil desde luego combinar el principio de la realidad con la capacidad de ilusionar a la gente. Ese desde luego es un gran reto y también, a la vez, una gran oportunidad.

  5. Teilhard
    Teilhard Dice:

    Sr Leaniz, Freud, más que del principio del PLACER nos habla del principio del DESEO. Y el deseo lo tienen igual los del norte que los del sur. Es algo CONNATURAL a la naturaleza humana. ¿no será entonces que la frontera la estableció Lutero?. Los del norte protestantes, no reprimieron tanto sus deseos y aceptaron su REALIDAD, entre ellos el deseo de libertad y supieron organizarla colectivamente. Los del sur reprimieron ese deseo de libertad colectiva y viven frustrados sin haberla sabido conquistar. Y en ello estamos.

  6. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    A juzgar por la situación Beppe Grillo y Silvio Berlusconi no son los únicos que han perdido el norte.
    Desde que esta crisis reventó ha sido todo un espectáculo observar al liderazgo occidental.

    Ver con qué rapidez pasaron del G-5 al G-8. al G-20 y al G-N cogidos de la mano sin ser capaces de ofecer una explicación ni un análisis mínimamente coherente de lo que está sucediendo mientras entre ellos dan por sentado la pauperización inevitable de sus ciudadanos y como única luz de esperanza se dediquen a otear el horizonte y las hojas de te en el fondo de la porcelana para intentar adivinar cuándo China se sume en el mismo marasmo.

    Y en este escenario otro grupo incapaz de ver el norte es la propia ciudadanía.
    Al menos esta postura es coherente. Quizás la gente no sepa o se atreva a explicarlo en voz alta. La gente, mucha gente tiene un miedo comprensible porque mira a los liderazgos y sólo ve miradas huidizas y palabras evidentemente falsas. Ve el colapso de un sistema.

    Naturalmente cuando algo resulta tan evidente no se debe tener esperanza en proposiciones del tipo “Esto se arreglaría con políticos honrados y buenos”. Como pedir la restauración tras la guillotina (terminaron haciéndolo dos veces).

    La gente sabe que no, que es necesario cambiar estructuralmente tantas cosas y hacerlo en un desierto de ideas en el cual no han surgido áún proposiciones creíbles, intuitivamente creíbles.

    Beppo es creíble. Las amenazas de Silvio Berlusconi sobre el euro son abrumadoramente compartidas por mucha gente y no precisamente ignorante. Fue una mala idea. ¿Por qué insistir en ella?

    Llevamos 50 años hablando de “Unión Política” y ahora resulta que faltan otros 50 años para ello. En el fondo, ¿Quién quiere? Parece que nadie.

    ¿Quién carece de sentido de la realidad?

    Sólo aquellos que están encantados de , como reza el dicho inglés,.”to be led…through the garden path”.

    Saludos….y hablando de realidad aquí la tenemos

    http://www.youtube.com/watch?v=rBQYWCw8n_k

    Vamos a tener que mojarnos un poquito más y está fría.

  7. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Muy cierto, querida Teresa.

    ¿Qué le vamos a hacer? No se puede tener todo.

    Leonard Cohen es un gran poeta pero viene de una generación Sartriana con graves mochilas.
    Además ¿como puede ser cálido? ¿Con los inviernos bajo tierra de Montreal? ¿Con Lituania y Polonia a sus espaldas? Difícil lo veo.
    Hemos de conformarnos con unas grandes poesías y un cierto sentido del humor.

    Para calor humano tenemos cosas mucho más cercanas.

    http://www.youtube.com/watch?v=as3NHWA8fMY

    Escuche cuando dice: “Il acqua viene di Dío e torna a Dío”

    ¿O no?

    Un saludo cordial

  8. Teilhard
    Teilhard Dice:

    Como dijo el filósofo de origen castellano, “el pueblo pudiendo luchar por su libertad lucha por su esclavitud”. Este fenómeno se produce hoy en día por un exceso de individualismo que impide acceder a la “libertad colectiva” Y es que sólo en colectividad los derechos individuales se transforman en potencia de actuar.

  9. Passerby
    Passerby Dice:

    Magistral, caballero. Descubro leyendo los comentarios que es vd. nuevo en el blog. Fishahe!

    Chapeau.

Los comentarios están desactivados.