La imputación de la Infanta: un escándalo, no dos

La noticia de la imputación de la Infanta doña Cristina ha traído como consecuencia un aluvión de comentarios y reflexiones sobre la delicada situación por la que están atravesando las instituciones del país en general, y la Corona en particular. En realidad, si uno lo piensa bien, se trata de un extraño despertar, como si ese auto de imputación conllevase una taumaturgía especial, capaz de realizar por sí solo el prodigio de alterar la naturaleza de las cosas.

 

No, el escándalo, como tantos a los que asistimos hoy en España, no está en el auto de imputación, sino que viene de mucho más atrás. Si acaso hubiera estado en su ausencia. En realidad, mientras éste se hacía esperar de manera un tanto anormal, un segundo escándalo comenzaba a tomar forma, bajo la sospecha de que la Administraciónde Justicia no estaba actuando de manera imparcial, sospecha gravísima que apuntaba a la línea de flotación del Estado de Derecho. Ya tuvimos ocasión de manifestarlo en un post de hace unas semanas, en el que nuestra coeditora Elisa de la Nuez afirmaba:

 

“Pero la pregunta es si al final no será peor el remedio que la enfermedad, dado que si ella es la única persona a la que no se llama a declarar como imputada cuando ya lo han hecho todos los demás miembros de la Junta Directiva del Instituto Noos, cunda la opinión (o más bien la certeza) de que esto se debe a la exclusiva razón de ser la hija del Rey. Lo que no parece muy conveniente en un momento en que todas las instituciones están bajo sospecha, y en que la mayoría de los españoles piensan que la Ley no es igual para todos”.

 

Por ese motivo la imputación es una buena noticia, en cuanto cercena, por ahora, la posibilidad de un segundo escándalo. Pensamos que ha quedado claro tras el magnífico post de María Jesús Moya publicado ayer, cuya lectura íntegra recomendamos, aunque en realidad bastaría con leer un párrafo y la frase final:

 

“Por estos motivos, si el resultado de una declaración judicial puede arrojar datos incriminatorios contra el declarante, éste debe ser llamado al proceso como imputado y nunca como testigo, como se razona en el fundamento jurídico segundo del auto  de imputación de Doña Cristina de Borbón.”

 

“En todo caso hay un funcionamiento normal de la Administración de Justicia.”

 

En un país en el que es tan raro ver a una institución funcionando normalmente, ésta es sin duda una buena noticia. Por eso es deseable que también el Ministerio Fiscal se comporte de una manera normal, porque si no lo hace no evitará el primer escándalo, que es absolutamente imparable, y lo único que hará es ayudar a crear otro.

 

El primer escándalo no se puede eliminar, por mucho que algunos implicados no se den cuenta todavía. Sólo se puede solucionar.

 

No se puede eliminar porque no está en la imputación, ni estará en el procesamiento, ni siquiera en la condena. En realidad, no está en el mundo del Derecho: está en la política y en la moral. Por eso, empeñarse en contratar a Miguel Roca (quintaesencia del establishment y de la forma en que se ha hecho y se hace política y negocios en España)  para resolver la papeleta jurídica (aquí) es permanecer completamente ciego a esta realidad.

 

Considerar que éste es un problema jurídico que puede resolverse obteniendo un sobreseimiento o una absolución como sea (con competencia técnica dentro de los tribunales y con mano izquierda fuera de ellos) es como considerar que Rajoy tiene con Bárcenas un mero problema técnico-jurídico vinculado a si se demuestra si recibió o no sobres. Seguramente es ahí donde los interesados quieren residenciar el asunto, pero por mucho que la sociedad española esté adormecida, es una aspiración no sólo condenada al fracaso, sino a provocar, mientras se persista en ella, un peligrosísimo malestar con nuestra democracia.

 

No, este tipo de problemas no se pueden eliminar. Pero se pueden solucionar de la forma en la que se solucionan de verdad los problemas en una democracia: asumiendo responsabilidades. Y sólo pueden hacerlo los que dejaron hacer y miraron para otro lado mientras bajo su supuesto control crecía una trama que no se forjó en un segundo, sino a lo largo de muchos años. Años en los que el nombre, la autoridad y el prestigio de la institución se utilizaron como moneda de cambio, como llave milagrosa capaz de abrir puertas y engrasar intereses. Por el bien de las instituciones, ya es hora de que la llave cambie de manos.

 

19 comentarios
  1. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Enhorabuena por el artículo.
    En este momento lo único que salva la cara a la “Marca España” son algunos funcionarios del estado más antiguo de Europa que fue capaz de administrar bastante bien medio mundo y sin computadoras.
    La Justicia forma parte de ese grupo –los jueces sin sed desmedida de apariciones en los medios–, lo del día a día que sigue funcionando gracias a mucho anónimo con el sueldo rebajado y a la gente normal que está asustada.
    El resto de la estructura no merece serlo.
    Nos falta banquillo,

    • Ricardo M.
      Ricardo M. Dice:

      Hombre, decir que lo único que salva la “Marca España” son algunos funcionarios….

      -Qué quieres que diga; en primer lugar no haces ningún favor a los susodichos funcionarios ya que la Marca España está por los suelos.
      -En segundo lugar estarás conmigo que hay muchísimos profesionales, trabajadores, empresarios y ciudadanos en general que, sin ser funcionarios, se matan a trabajar cada día. De hecho, puede que entre otros colectivos haya una mayor proporción de personas que con su trabajo acaba salvando un poquito la Marca.
      -Sobre que se administro “bastante bien medio mundo”; Por lo que he leído la gestión de las colonias no era muy gloriosa precisamente. Ni el legado a esos nuevos países ha sido para tira cohetes.
      -Y sobre la justicia; pues entre los funcionarios de justicia habrá buenos profesionales y también hay cientos que llegan fichan y se van. Ahora y antes de las rebajas salariales.
      -Sobre “el resto de la estructura”; hombre, también ahí habrá de todo!

      Un saludo

  2. APC
    APC Dice:

    Completamente de acuerdo, hay una tendencia actual a “echar balones fuera” y no asumir ningún tipo de responsabilidad por los actos propios (desde el ciudadano de a pie, hasta los altos dirigentes políticos y económicos -especialmente preocupante el caso de “gestores” de fondos públicos-, la culpa siempre es de otro: del Estado, del Gobierno, del partido, de Alemania, de la legislación, de la crisis, de quien sea menos asumir tus propias responsabilidades).
    Sólo una matización con la elección del despacho de Roca: el mejor penalista de Barcelona es Jesús M. Silva (discípulo de Mir Puig y de Roxin), yo también lo contrataría si tuviese el dinero suficiente; seguro que también pensaron en Rodríguez Mourullo, M. Bajo u Horacio Oliva (pero la mayoría tienen su sede en Madrid -con muchos asuntos en la Audiencia Nacional- y ya están bastante ocupados con los casos de Bárcenas- Gürtel, Botín, Bankia, etc.).
    Ah, y enhorabuena a la vilipendiada Administración de Justicia (especialmente a jueces y magistrados) ninguneados por los sucesivos Ministros de Justicia, y “apaleados” por el señor Gallardón (que está empeñado en ser el nuevo F. Silvela o M. Alonso Martínez, y cada nueva reforma es peor que la anterior -debe de tener los peores asesores del mundo-, sin contar nunca con los profesionales del sector, con informes en contra de asociaciones, CGPJ y hasta del M. Fiscal -al cual por cierto no perteneció ni dos años para ser político profesional aún imberbe-).
    PS: Si el país se desangra (o la marca España) es por la poca atención y consenso de nuestros gestores -que sólo se dejan aconsejar por sus asesores puestos a dedo- en materias clave para el país como son la Justicia o la Educación (o la Sanidad o la inversión en I+D+i por citar sólo alguna). La palabra “regeneración democrática” vuelve a ser imprescindible, y la ausencia de líderes políticos honestos, claros y directos, sólo contribuye a agravar el problema en tiempos de crisis económica y lenta recuperación.

  3. Luís Pérez
    Luís Pérez Dice:

    Muy bueno el artículo. Es cierto que tenemos un escándalo y podemos generar el segundo.

    Pero también es cierto que, visto en términos políticos, tenemos ya un problema y convendría ir pensando en el segundo.

    El primer problema es el de la descomposición que está experimentando nuestro sistema político, con los partidos en pleno descrédito e instituciones, como la Monarquía, con poco margen para hundirse del todo.

    Pero el segundo problema es qué hacemos después.

    Cada vez está más claro que vamos a una segunda Transición (o a un proceso de Regeneración Democrática como prefiero llamarla) en la que nos va a tocar partir casi de cero.

    ¿Quién y cómo se va a gobernar eso? ¿Con qué objetivos? ¿Hacia dónde?

    Al lado de esto, lo de la Infanta me parece un movimiento de ajedrez muy significativo, que nos acerca a una Jaque Mate, pero que nadie parece tener ni idea de si, después, empieza otra partida o cierran el garito.

    Por cierto, me ha gustado este artículo: http://www.otraspoliticas.com/politica/el-tsunami-de-la-corrupcion-%c2%bfa-donde-nos-lleva

  4. IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
    IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO Dice:

    Pues todo ello viene al hilo de un nuevo Pacto Constitucional ya o en el momento “ecónomico ” oportuno en el que entre otras cuestione sse barajen tres
    1º.- Forma de Estado.-
    2º.- Articulación territorial con eliminación del inviable Estado de las Autonomías y camino hacia un Estado Federal Asimetrico en las competencias aunque con posibilidad de autodeterminación de aquellas regiones que lo pidan con una mayoria clara y atendible.-
    3º.- Cambio de La Ley Electoral.
    4º.- Independencia real de los Poderes del Estado.-

    • Curro Arriola
      Curro Arriola Dice:

      Iñigo, también ya puestos a suprimir las CCAAs , no sé por qué la alternativa tiene que ser Estado Federal, para seguir con los problemas de siempre, incluso acrecentados. ¿Te crees que los separatismos se detendrían ahí? Pues es que no..
      Tal vez convendría acudir de una vez por todas al Estado Unitario, y quien no le apetezca que se vaya. Así todos contentos.
      Sometamos a referendum en España las Autonomías; y , fuera de Cataluña y País Vasco, a ver qué resulta.
      Y liberémosnos de tanto “Parlamento”, “Gobierno”, “Entidades Autonómicas” y demás engendros que han demostrado valer solo para chuparnos la sangre una recua de ladrones profesionales.

  5. Lucía de las Heras
    Lucía de las Heras Dice:

    El clima de impunidad que hemos sufrido en España se vuelve en parte contra quienes se creyeron vivir en ese ambiente de aquí nadie controla. Los de la Gürtel, los bárcenas, los naseiros, los roldanes, los urdangarines… creían que todo el monte era orégano, que se podían amañar impunemente concursos, contratas, adjudicaciones… Que podían pasar a un ayuntamiento un pseudoinforme sacado de internet y cobrar 3000 euros/fotocopia. Y posiblemente la persona de que habla la entrada veía que ese dinero afloraba como de los árboles… y no preguntaba (no sabe, no contesta). Y ahora son víctimas del tiempo del “todo vale”, de cuando en España los controles administrativos, la fiscalización contable brillaban por su ausencia; cuando los interventores municipales eran ninguneados por alcaldes fulleros, cuando el dinero de los EREs era fondo reptilíneo repartido entre amiguetes, burdeles, copas. Ahora muchos son, a la vez, culpables y víctimas de la impunidad en que creyeron vivir.

  6. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Acaba de decir el Sr Rajoy que menudo Rey tenemos, que recordemos lo del 23 F, etc.. su papel… vamos, que “le llena dorgullo y satisfazión”… etc.
    Más vale que no recordemos demasiado el 23 F, porque ya empiezan a aparecer relatos y versiones que dejan claro el papel del Rey, que desde luego fue importantísimo. Sí. La tira de importante.
    No sé si esa actuación, fuera la que fuera, hace más de 30 años, genera una patente de corso para toda la Real Familia. El tiempo lo dirá.
    Ya sería lo que nos faltaba.

  7. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Aquí se confunden Instituciones y personas, en los comentarios, pues el post no puede ser más objetivo, creo yo. Los españoles ya deberíamos saber que una Constitución, además de los derechos de los ciudadanos, diseña una arquitectura institucional, pero no parece que queramos aprenderlo. Que el titular de una instutución comete tal o cual error, pues, venga, lnstitución al garete y abrimos una nueva transición cuando no hemos puesto en práctica la constitución, de igual manera que modificamos o abrogamos leyes que no han sido puestas en ejecución real, cambiándo todo por textos más complejos. Además, sin analizar la Historia y deslizándonos de nuevo por empinadas pendientes. Claro, como no tenemos ningún problema, en vez de realizar el arduo esfuerzo de reformar, empecemos de cero, como Ortega cuando, como se ha escrito “no tuvo más que acercar su cerilla a un polvorín ardiendo”. “Adanismo” lo llamaba el insigne filósofo del “no es esto, no es esto” (y creo que me repito). En vez de analizar en qué nos hemos excedido , qué sirve y qué no, folio en blanco, borrón y cuenta nueva. A ver si me quito la melancolía y me exilio, porque entre los Tirios y los Troyanos, me temo que a España la vais a dejar que sí la conocerá “la madre que la parió”, a pesar de Guerra (Alfonso), porque seguimos erre que erre. Para ser práctico, preguntaba a un amigo republicano que quién sería el Primer Presidente de vuestra (nefanda) Tercera República . No me dio nombres, pero al final, de consenso, de consenso, quedamos en que “Del Bosque”…

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Vivía fuera de España en los 70 y buena parte de los 80.
      El 23F me cogió en Río, el asesinato de Carrero en Londres, Las autonomías desmadradas, en USA y la verdad es que nunca pude llegar a imaginar este desastre a pesar que lo que desde fuera se veía no era nada bueno. ¿Cómo puede salir bien un reino de Taifas?

      Lo de Suárez fue un Desmadre cuesta abajo, lo de Felipe una Orgía de pícaros soberbios y cuando se acabaron las mayorías absolutas los nacionalismos pasaron puntuales a hacer caja con su eterno chantaje. Luego las burbujas los unieron a todos en siniestra hermandad. Terminal.

      Mientras tanto se fueron firmando acuerdos internacionales. Políticamente irrenunciables pero estratégicamente desaconsejables y desaconsejados. Y hoy tenemos, simplemente, lo que nos hemos construido a pulso.

      A mi modo de ver sólo se salva Calvo Sotelo que es el más inteligente, el más serio y con buen sentido del humor. Nosotros tampoco damos la talla pero nos disculpamos.

      Una pena aunque quizás era imposible que sucediese de otra forma.

      Pero tampoco creamos que somos los únicos. El sistema entero está en fase entrópica desmelenada y a nosotros nos va peor por lo de las autonomías pero todo tiene arreglo si nos remangamos.

      Me van a perdonar un pequeño tributo a Pavarotti que se me acaba de ocurrir tras ver a Teresa tratar de superar la melancolía en un buen post de Luis Garicano.
      Un saludo cordial

    • Tabi
      Tabi Dice:

      Don Jesús, no estoy de acuerdo con usted, no veo que los comentarios del Blog se hayan radicalizado de la manera que describe.
      Lógicamente, hay opiniones más radicales y hay temas que radicalizan más la opinión, porque despiertan sensibilidades de todo tipo, hasta históricas. Pero creo que nunca ha desaparecido en este foro un ánimo de discutir y contrastar pensamientos que permiten analizar la realidad desde las diferentes perspectivas que manifiesta cada uno de los que se anima a poner en común su opinión y experiencia.
      Es la situación lo que está llegando al extremo. Lo que se ha radicalizado es la manifestación descarada de la pérdida de moral de quienes ostentan la representación y la responsabilidad institucional de España, hasta el extremo de que cada semana nos desengañamos de la manifestación anterior de que aquello era el colmo.
      Tiene usted razón en que es muy importante utilizar la experiencia y afrontar la dura tarea de reformar, mejor que revolucionar, pero, esa reforma no puede estar limitada a priori, sino que tendrá que llegar hasta donde sea necesario para conseguir que la ciudadanía vuelva a confiar en quienes encarnan el estado. Por ello, quizá sea necesario replantearse muchas de las instituciones que hoy en día son al parecer un ejemplo de lo mal hecho.
      Yo era uno de los que pensaba que no era preciso modificar la Constitución para lograr una regeneración democrática, ya que la causa de los mayores problemas está en las Leyes Orgánicas de desarrollo más que en la Constitución misma y, como el título 8ª es imposible de entender, cualquier solución que se adoptara respecto de las CCAA podría entenderse acorde a sus principios.
      Sin embargo, las noticias del rey y su entorno me han hecho cambiar de criterio. Lo que empezó siendo un error del rey, con su disculpa, luego siguió (¿o fue antes?) con el problema del yerno, precedido por el yerno anterior, y luego el problema de la amiga y después el tema del patrimonio y entonces el de la hija y, entonces el de la heredera consorte de la corona y ahora que los imputados emigran, y … ¿Dónde acabará la saga?
      Y, entonces ¿qué se puede hacer? Máxime cuando una institución se limita a ser una persona y el mundo que le rodea.
      ¿Cómo se puede cambiar al rey cuando no para de destaparse que todo su entorno está corrompido?
      ¿Cambiando de rey? Ese cambio sólo le corresponde al rey, que no está por la labor, según parece, y, además, si no se modifican las circunstancias que han permitido llegar a este punto sólo se garantizaría la repetición de la historia.
      ¿Cambiando la institución? No aceptan la transparencia radical, que me temo que sería la principal terapia a aplicar.
      Y entonces, ¿Qué se puede hacer? ¿La vista gorda? Creo que no tenemos tanto que agradecer al rey. Es cierto que renegó del franquismo cuando había jurado lealtad al movimiento, pero lo mismo hizo el resto de España: su opción no cabe tildarla de heroica. No apoyó el golpe del 23 Feb., al igual que el resto de los españoles

    • Tabi
      Tabi Dice:

      No apoyó el golpe del 23 Feb., al igual que el resto de los españoles y, además, esa oposición era su función y parte de su juramento como monarca. En fin, que se limitó a hacer su trabajo.
      En definitiva, aunque el rey haya hecho bien su trabajo en determinados momentos, algunos clave para la reciente historia, ese trabajo era su tarea y lo que cabía esperar de él. Otorgarle oficialmente la patente de corso (según demandan tantas voces) no vendría sino a profundizar más aun en la corrupción que le rodea.
      El cambio institucional es esencial para garantizar un futuro político a España. El cambio estructural del estado es esencial para lograr un futuro económico. Y el cambio moral de la sociedad es vital para la convivencia y la confianza democrática. Se lo debemos a nuestros hijos, ya que, sin esos cambios, el futuro que se nos viene encima es horrible.
      Los ajustes sólo sirven para mejorar algo que funciona pero desvela en su correr algún aspecto menor que requiere un retoque. Pero no es esta la situación de España. Los cambios que hay que acometer son muy radicales, suponen en muchos casos un borrón y cuenta nueva, pero habrá que hacerlos.

  8. Iñaki
    Iñaki Dice:

    El político monárquico Antonio Goicoechea y Cosculluela nos dejó esta frase : ” Queremos, no España para la Monarquía, sino la Monarquía para la grandeza de España.”

    Muchos españoles de buenísima fe están indignados y avergonzados con lo que se está sabiendo. Algo que nunca se había visto antes en España.

  9. IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
    IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO Dice:

    Para Curro Arriola:
    Curro: Cuando hablo de Estado Federal como formula de articulación territorial de nuestra querida España hablo de:
    1º.- Tabla rasa del malhadado Estado de las Autonomías y por tanto,encaramiento a los nacionalistas vascos y catalanes.-Nada de cafés para todos.-
    2º.- Estado Federal fuerte (EEUU,Alemania,Suiza)(No creo los nacionalistas lo acepten pero que lo sepan)
    Estados Federados: Antiguo Reino de Castilla;Navarra con incorporación o no a esta( y si esta quiere con mayoría contundente de navarros )de las Provincias Vascongadas y Cataluña.- Leyes de Claridad a lo Quebec.-
    3º.- Forma de Estado.Para mí la Monarquía.-
    4º.- Ley electoral. Mayoritario a doble vuelta.-Sistema Bicameral.-
    5º.- Poderes del Estado: independientes funcional y ecónomicamente.-

    • Curro Arriola
      Curro Arriola Dice:

      Iñigo, ya firmaba yo ese “Estado Federal fuerte”al estilo de USA, Suiza y Alemania. Países donde el patriotismo ante la Nación común es extremo.
      Ya me gustaría. Pero aquí en España, con la presencia de separatismos declarados, todo lo que sea aflojar lazos es inmediatamente utilizado por ellos para sus propios fines y en detrimento de la Unidad de la Nación. Tras los últimos 35 años creo que es un hecho innegable.
      Aunque siempre acabo en lo mismo: da igual cómo se quiera organizar un Estado Cadavérico. España es solo un cadáver, porque la inmensa mayoría de sus ciudadanos están como están.
      Nada me gustaría más que estar equivocado en esto.
      Un saludo.

  10. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    En todo caso, y si la monarquía debe de sobrevivir como institución y el Rey como Jefe del Estado lo que está claro es que ya toca regularla precisamente como una institución más, de manera que quede claro lo que cobra cada uno (preferiblemente del presupuesto público y no como comisionista) lo que hace cada uno y de lo que responde cada uno de los miembros de la Familia Real. Ah, y de paso lo que pasa cuando uno está incapacitado (por las razones que sean) para ejercer las funciones. Ya va siendo hora de perder el temor reverencial a tocar este y otros temas. Seguir apelando al papel histórico del Rey el 23-F para no cambiar nada ya no es suficiente y provoca cierta irritación. Abrir el debate ordenado y racional solo puede beneficiar a la institución. Y eso que yo a título particular soy más bien republicana, pero comprendo que no está el horno para tantos bollos..

  11. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Creo que es conveniente separar los actos de las personas de las instituciones que representan. La monarquía como tal es una variedad institucional (parece que en decadencia) pero lo institucional queda representado en la figura del Jefe del Estado no ampliándose a las familias, tal como creo ocurre con otros jefes de estado . La cuestión es que el consenso institucional proclamó la “inviolabilidad” de la figura institucional, pero una redacción del texto no muy afortunada, permite su interpretación a la carta. Lo mismo ocurre con todas las figuras aforadas. Una cosa sería el aforamiento en actos institucionales y otra muy distinta mientras se está degustando una paella con la familia o se va de vacaciones. En el fondo subyace eso de “no sabe Vd.con quien está hablando”. Privilegios, vamos. En este sentido me ha llamado la atención la explicación dada sobre la conversación del rey con el emir de Qatar para recomendar a una empresa española. Es de suponer que el sistema de contratación pública del emirato se ajuste a reglas (al menos en apariencia), pero ya estamos con las recomendaciones para los nuestros. Imaginemos que todos los empresarios españoles sin excepción, pretendan hacer de la figura del monarca una especie de comercial de prestigio para vender o contratar sus productos y servicios en el exterior. Sería la puntilla para la institución. Por eso la neutralidad institucional debe ser absoluta. En ello está la dignidad y la servidumbre del cargo. Luego, para la legítima vida privada (la paella y las vacaciones) está el respeto en la medida que no vayan con cargo a los presupuestos públicos, sino a sus retribuciones particulares o funcionales aunque éstas salgan de los mismos presupuestos. ¡Qué lástima que no se entienda algo tan sencillo!

  12. IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
    IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO Dice:

    La tremenda Crisis ecónomica ,la corrupción de las Instituciones ,la partitocracia y el funcionarismo sindical etc. no es nada frente al constante ataque nacionalista .-
    España es una fosa “moral”,ciertamente.Así ha estado muchas veces (Carlos II y el reparto a trozos de la Monarquía Católica a finales del XVII,muerte de Carlos III y Revolución Francesa a finales del XVIII,Carlos IV,Godoy y Napoleón. en el XIX ya ,Fernando VII y la emancipación criolla americana y su legado de tres guerras civiles disfrazadas de enfrentamientos dinástico,el 98,la Guerra Civil del 36 con su millón de muertos,hambre y exiliados y desaparecidos,el aislacionismo y autarquía y más y más momentos de hundimiento fisico y moral de nuestra Nación) : pero siempre hemos resurgido como tal en base a esa extraña “resilience” que sale a relucir cuando estamos en los más hondo de nuestra particular Fosa casi cíclica,que ni de Las Marianas.-
    Yo espero (y creo que muchos porque cualquier español lleva dentro un Joaquín Costa y un regeneracionista) un revulsivo de todos y cada uno que produzca por puro instinto de conservación superadora el encaramiento definitivo del problema nacionalista en una nueva España que como las curvas de Kubichek comience de nuevo a renacer…..
    No estaba soñando ….pero he leido hace unos días a Ortega y un librito con los pensamientos politicos del joven José Antonio y…me dije…España: es posible.-

Los comentarios están desactivados.