Play it again, Sáenz (as time goes by)

El caso Sáenz ha sido un auténtico regalo para la sociedad española y, en consecuencia, para este blog, y de ahí nuestro profundo agradecimiento. No ha habido otro acontecimiento al que le hayamos dedicado tantos post (con éste van seis). En “Todo por la pasta” comentamos la sentencia que le condenó; en “El indultado” y en “Honorable por Decreto”,  el Decreto que le indultó; en “Comentario a la última sentencia del TS en el caso Sáenz”, la sentencia que anuló parcialmente el indulto, y en “Comentario al proyecto de normativa sobre honorabilidad…”, las intenciones del Gobierno de suprimir el requisito de falta de antecedentes penales por delitos dolosos para ejercer la actividad bancaria, consumadas el pasado viernes al aprobarse el RD 256/2013.

 

Y si el caso es un regalo, es porque revela a la perfección –por lo menos para el que tenga el atrevimiento de mirar- la valoración que nuestros dirigentes políticos y económicos tienen del Estado de Derecho. Gracias al caso Sáenz contemplamos con total transparencia, cómodamente sentados en nuestra butaca, cómo se instrumentalizan los resortes del Estado para conseguir que la ley no sea igual para todos. No podemos acusar a nadie de engañarnos. Esto es lo que hay, y, as time goes by, con nuestra completa aquiescencia.

 

Ya nos enseñó Bodenhaimer hace muchos años (poco después de salir pitando de la Alemania nazi) que si el Derecho es algo, es fundamentalmente un freno al poder, político y económico. El Derecho impide que el poderoso estruje al débil. Impide, por ejemplo, que un banquero pueda dirigirse contra una persona reclamándole un dinero cuando no tiene derecho a ello, amenazándole con encerrarle en una mazmorra de su castillo si no le paga. El Derecho prohíbe que se compren jueces para forzar torticeramente a la Justicia a decir lo que no es justo, y no sólo para decirlo, sino además para meter en prisión a sus enemigos. Y como lo prohíbe, castiga esos comportamientos.

 

Pues bien, cuando eso ocurre se supone que el poder ejecutivo en una democracia debe colaborar con el Derecho y no convertirse en cómplice y valedor del poderoso. El hecho de que en algunas partes lo haga es tan asombroso y chocante que basta sólo con ello para caracterizar un régimen político, tal como demostró de manera genial Chaplin con una simple escena al comienzo del Gran Dictador (y como nos recordaba hace poco Elisa).

 

Alfredo Sáenz fue condenado por un delito de acusación falsa (con la concurrencia de un atenuante por dilación indebida en el procedimiento, que supuso rebajarle la pena en un grado). Si el procedimiento se alargó tanto (lo que le valió al Sr. Sáenz la atenuante) es porque la investigación del delito de cohecho llevó mucho tiempo y al final no pudo probarse. Es decir, el ex juez Estevill prevaricó al ordenar el ingreso en prisión de las víctimas, pero no se pudo demostrar que recibiese dinero a cambio (ya sabemos ahora que esto de Suiza y de los paraísos fiscales es un lío, especialmente si uno de los implicados es un banco). El juez debió prevaricar por amor al arte, seguramente.

 

Pues bien, el Gobierno de Zapatero indulta al Sr. Sáenz. Y le indulta porque  el Sr. Botín, al conocer la sentencia, no le había cesado -como habría ocurrido en cualquier país civilizado- sino confirmado en su puesto de Consejero-Delegado del Santander, quizá porque ese es el espíritu combativo que en defensa de los intereses del banco –por encima de cualquier otro- quiere que reine en el Grupo. Al Gobierno de España, en conclusión, esta conducta también le parece digna de un banquero (básicamente porque se lo parece al Sr. Botín) e intenta remover los obstáculos legales que impiden que pueda seguir ejercitando legalmente su actividad bancaria.

 

Pero como adulterar un sistema democrático ya instalado exige al menos un poco de competencia técnica, el TS anula parcialmente ese indulto aclarando que las normas en España en pleno siglo XXI no pueden ser singulares, es decir, que no se puede mantener el requisito de honorabilidad para todos menos para el Sr. Sáenz. Una pena, porque la sentencia fuerza al Sr. Rajoy a mojarse, él que pensaba que Zapatero le había resuelto el problema definitivamente.

 

La solución, por tanto, es evidente: si una norma singular no vale, será necesario una general. Pero como la reticencia a retratarse está ahí, en el genoma, procede diseñar un instrumento que permita echar la culpa del apaño por una parte a la Unión Europea y por otra al Banco de España. De ahí el RD 256/2013. La norma es una imposición de la UE, se dice. Aunque realmente no es así, porque se podía haber mantenido perfectamente el requisito exigido por la legislación anterior. La UE se limita a atribuir libertad a los países, y especialmente a los reguladores, para valorar estas conductas (ya lo comentamos en el post anterior), por lo que la exclusión de este requisito de exclusión automática realizada por este RD es una decisión política, muy sospechosa dado el momento en que se produce. Con esta norma el Gobierno permite al Banco de España escaparse de su obligación de cesar al banquero, pero ojo, al mismo tiempo le atribuye, por eso mismo, una enorme responsabilidad.

 

Luego, en el fondo, lo único que ha cambiado con este Real Decreto es que ahora el Banco de España, en vez de tener que cesar al Sr. Sáenz necesariamente, debe hacerlo, sin duda, pero podría no hacerlo. Nada más (y nada menos). El asunto cae ahora, íntegramente, bajo su responsabilidad.

 

Interesante palabra esta de la responsabilidad. Todo el mundo habla mucho de ella, pero parece que pocos saben lo que significa. No hablo para nada de la responsabilidad con España del Sr. Botín y del Sr. Sáenz al forzar la situación hasta este punto, porque para qué. Ciñámonos a la de las instituciones. ¿Qué pensarán ahora en el Banco de España?: ¿Cumplimos con nuestro deber y cesamos al banquero? Porque que ese es su deber parece evidente. Sería inconcebible que una conducta como la descrita pudiera no ser considerada como excluyente de la honorabilidad para ejercer la profesión. Si esto no lo es, excluyamos también todo lo demás. Verdaderamente, no se me ocurre algo peor que pueda hacer un banquero. Si no es excluyente, deroguemos la norma directamente, por favor, y permitamos a los banqueros dirigir sus asuntos desde la cárcel, tal como hacen los jefes mafiosos. No sería peor que la imagen de un Banco de España afirmando que  acusar falsamente a los clientes de la entidad y utilizar los servicios de un juez prevaricador para meterlos en la cárcel no es incompatible con la honorabilidad que debe exigirse a un banquero.

 

¡Pero ay, si la responsabilidad fuera sólo deber! También están las consecuencias… pensarán. También está la reacción del Sr. Botín, el banquero más importante de España. ¿Podemos en estos momentos enajenarnos su colaboración, cuando tanto nos jugamos? ¿No podríamos quizá aprovechar este caso para sacarle alguna contrapartida que de otro modo sería imposible? ¿No le hemos metido en el SAREB? ¿Acaso no consiste en esto la verdadera responsabilidad?

 

Pues bien, cuando en una sociedad democrática esta pregunta se plantea seriamente, entonces su Estado de Derecho tiene los días contados. Cuando para los poderosos las normas son negociables, y se pueden comprar y vender con dinero, y se sabe además que eso es así, desaparece la legitimidad para todo, para condenar los escraches en la puerta de casa y para condenar cosas más graves. Yo no sé, sinceramente, si nos podemos permitir eso en España a estas alturas. No sé si el Banco de España es consciente de que esa ética de la responsabilidad que le perturba (frente a la de la convicción que impone el deber) no sólo tiene como único polo al Sr. Botín, sino a una sociedad hipersensibilizada con el tema bancario al que sólo le falta esto. Y al que lo dude le recomiendo que eche un vistazo a este video.

 

Por eso me resulta completamente asombroso que la prensa asegure que con este RD se aclara definitivamente el panorama para el Sr. Sáenz. Me resulta increíble que se pueda decir que los factores que incluye el nuevo RD (por favor, lean el art. 2.2.b) “ayudan a la exculpación de Sáenz” y juegan a su favor, entre ellas la existencia “de una circunstancia atenuante”. De acuerdo, puede ser cierto, pero sólo en el caso de que el Banco de España desconozca completamente en qué consiste su responsabilidad.  Me atrevo a decir que la futura decisión de esta entidad sobre el caso Sáenz puede ser una de las decisiones más relevantes de la historia reciente de España y, dependiendo de su contenido, marcar su futuro, en un sentido, o en otro.

 

26 comentarios
  1. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    “El Estado de Derecho tíene los días contados”.
    Y tan “contados”, Rodrigo; participio PASADO.
    España hace tiempo que NO es un Estado de Derecho. Lo del ilustre este es sólo una anécdota. Una más.
    Como juristas nos dolerá especialmente; pero hay cosas aún más graves, no jurídicas, que son la raíz de lo demás.
    La desmoralización de España, esa es la clave.

  2. IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
    IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO Dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con España: el grave problema de España cuyas causa próxima son las que sabemos (ecónomica-paro; separatismos; burocracia orwelliana; etc) es ciertamente el MORAL.- La Sociedad Civil en España no existe porque está cansada de tanto y de tanto y por eso la corrupción campa por sus respetos a todos los niveles del entramado social.- En una palabra España está DESMORALIZADA.-
    Sigo releyendo a Ortega y a un seguidor suyo,el joven José Antonio.-

    • Isidro
      Isidro Dice:

      Hace poco en otro post otro usuario reprodujo una magnífica cita de Ayn Rand:

      “Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no con bienes, sino con favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias y no por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino que, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare en que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada.” AYN RAND (1950).”

      Ya que le veo que ha cogido carrerilla, siga con “La rebelión del Atlas”. Son tiempos para esa obra.

    • RC
      RC Dice:

      Francamente, no creo que justamente Ayn Rand aprobase un sistema en el que la honorabilidad fuese un requisito para ser banquero. De hecho, por su falta de escrúpulos, Alfredo Saenz y Emilio Botín parecen prototipos de superhombre randiano.
      Bastantes importaciones nocivas nos han llegado ya de EEUU para añadirle ahora el “Objetivismo” randiano, que no es sino egoísmo y codicia puros convertidos en mala filosofía y peor literatura.

  3. IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO
    IÑIGO ROMERO DE BUSTILLO Dice:

    Quiero decir que estoy totalmente de acuerdo con lo que escribe Curro Arriola sobre el Estado de Derecho y que yo generalizo a la Sociedad civil de nuestra España.-

  4. Ernesto
    Ernesto Dice:

    “ese obstáculo dura mientras Sáenz tenga antecedentes penales. Desde que cumpla Sáenz, vamos, desde que pague los 400 € a que ha sido condenado, empieza a correr el plazo para cancelarlos. Al ser una multa inferior a 600 €, el código penal de 1973 la califica de pena leve, y bastan seis meses para que la cancelación sea efectiva. Más aún, ya hay quien dice: esperemos a ver el resultado del recurso de amparo presentado. Sucede que ese recurso no afecta a la cancelación de antecedentes, porque la sentencia es ya firme, lo que no evita que todo el mundo actúe como si no lo fuera: por ejemplo, el Banco de España. Así que, el tiempo corre a favor del Sr. Sáenz y terminará dando igual lo que diga el Tribunal Constitucional.”

    ¿Es esto cierto?

    http://www.jotdown.es/2011/12/tsevan-rabtan-una-historia-negra/

    • Rodrigo Tena Arregui
      Rodrigo Tena Arregui Dice:

      Yo creo que no. La nueva normativa establece lo siguiente (art. 2.9):
      Los bancos deberán cumplir en todo momento los requisitos previstos en el apartado 1 (entre ellos el f: contar con un consejo de administración integrado por personas de reconocida honorabilidad). A estos efectos, el Banco de España: (…) b) Requerirá la suspensión temporal o cese definitivo del cargo de consejero o director general o asimilado o la subsanación de las deficiencias identificadas en caso de falta de honorabilidad, conocimientos o experiencia adecuados o de capacidad para ejercer un buen gobierno.
      Si la entidad no procede a la ejecución de tales requerimientos en el plazo señalado por el Banco de España, este acordará la suspensión temporal o el cese definitivo del cargo correspondiente, de conformidad con el procedimiento previsto en la Ley 26/1988, de 29 de julio.
      Para determinar esa honorabilidad hay que acudir al art. 2.2, que establece la necesidad de valorar toda la información disponible, entre la que se encuentra, como un dato más, la condena por la comisión de delitos o faltas.

      Que el Sr. Sáenz ha sido condenado es indiscutible (aunque, as time goes by, llegue un momento que se cancelen sus antecedentes penales), máxime cuando el expediente se ha abierto en un momento en que esos antecedentes están vigentes. Lo contrario sería el auténtico Memory Hole orwelliano.

  5. Alvaro
    Alvaro Dice:

    Muy bueno el post. Me gustaría señalar que el verbo cesar es intransitivo y por lo tanto es incorrecto decir “cesar a” o “ser cesado”. Hay que decir “destituir”.

  6. elisadelanuez
    elisadelanuez Dice:

    esto sí que es un stress test a nuestro Estado de Derecho..y me temo lo peor. ¿No era la ley igual para todos? A espera, que a algunos les hacen una a la medida..:-(

  7. Miguel Tuells
    Miguel Tuells Dice:

    Impresionante el post, nada queda por añadir, lo que haré será divulgarlo. ¡Qué escándalo!

  8. José Manuel Valle
    José Manuel Valle Dice:

    Cuando el gobierno rompe las reglas del juego, el derecho y el deber de un pueblo libre es rebelarse.

    • Cristina Falkenberg
      Cristina Falkenberg Dice:

      Desde luego, José Manuel: estar del lado de lo moral obliga a rebelarse contra lo inmoral. Yo lo llamo “la rebelión responsable”, y ello por dos motivos:

      Primero – porque sólo nosotros somos responsables de nuestro destino y esta responsabilidad nos obliga a gobernarnos siempre a nosotros mismos, esto es, dando un paso al frente en nuestro grado de participación en lo público cuando resulte necesario y conveniente (vgr. el caso presente).

      Segundo – rebelándonos de manera responsable, esto es, con el mínimo daño y procurando el máximo bien posible.

      “Rebelión responsable”: nuevo concepto, a aplicarse en toda su plenitud.

  9. Cristina Falkenberg
    Cristina Falkenberg Dice:

    Pues considerando que son unos cuantos banqueros los que puedan estar incursos en alguna causa que determine su falta de honorabilidad para ejercer y a la vista de cómo nos las gastamos en este país, creo que la decisión que se tome respecto de Don Alfredo, y sin ánimo de restarle importancia, puede llegar a parecernos un chiste, al lado de otras cosas.

    Veremos dos grupos de escándalos: no impedir que ejerzan como banqueros personas condenadas por delitos dolosos… y ver que otros condenados por lo mismo o menos, sean inhabilitados profesionalmente.

    Magnífica, por cierto, la dicción del Real Decreto, cuando de hacer chantaje se trate: “puede que sí, puede que no, depende de cómo te portes…”

    ¿¿¿¿Pero qué manera de legislar es esta, por Diossss?????

  10. Cristina Falkenberg
    Cristina Falkenberg Dice:

    Por ejemplo

    http://blogs.periodistadigital.com/alejandro-campoy/2012/07/03/bankia-vi-el-papel-de-la-justicia-espanola/

    Se denunció al Ponente Ferrándiz Gabriel ante la Sala II del TS y como se salieron por peteneras (exigieron querella cuando ante la mera denuncia debían haber actuado porque lo dice la LOPJ) se envió a la Fiscalía quien tampoco veía nada.

    El hartazgo con las resoluciones recorta-pega de vacuidades que no vienen al caso no puede ser mayor, pero España camina derechito a convertirse en un estado-mafia:

    http://www.foreignaffairs.com/articles/137529/moises-naim/mafia-states

  11. Ignacio Alonso
    Ignacio Alonso Dice:

    Excelente comentario, Rodrigo. Si no me indignara tanto la situación, me habría encantado aún más el punto sarcástico del artículo. Si no fuera porque me lleva los demonios la injusticia que supone, con la connivencia de unos y otros, me habrían hecho más gracia aún las alusiones irónicas. Pero prevalece el desánimo y la impotencia. Y estoy de acuerdo en la relevancia de la decisión que tome el BdE si a este delincuente no le queda algo de vergüenza para irse antes. ¿No habrá algún accionista del banco que al menos les saquen los colores en la próxima Junta general cuando se pregunte por la aprobación de la gestión del consejo? Ganas me entran, la verdad. Saludos.

  12. Izaskun
    Izaskun Dice:

    No me gustan los escraches, pero hay casos en los que dan ganas de hacer algo, aunque no sé qué!

  13. Ignacio García de Leániz
    Ignacio García de Leániz Dice:

    Dos apuntes a tan necesario Post:

    1. No se tiene idea del daño que nos hace esta noticia en Alemania, Estados Unidos, Inglaterra y Noruega, por citar algunos paises especialmente irritados con nuestro pais. Los informes que están emitiendo sus agraegados comerciales son desoladores, Enrocado y empecinado como está el Gobierno con decisiones como ésta, veremos nuevas vueltas de tuerca desde el exterior para un cambio drástico de nuestras élites tanto políticas como económicas. Y me temo que más pronto que tarde.

    2. No sería mala cosa a raiz de la noticia, que se inicie un boicot al Banco de Santander, sus productos y serrvicios en tanto que Alfredo Saenz siga como Consejero Delegado. Para que se haga realidad el “riesgo reputacional” que asumen con su prepotencia insultante y el impacto en su RSC tanto en el interior como en el exterior.

  14. Isidro
    Isidro Dice:

    Y dice usted que “veremos nuevas vueltas de tuerca desde el exterior para un cambio drástico de nuestras élites tanto políticas como económicas. Y me temo que más pronto que tarde”.

    Entonces qué buena noticia, no?!!

  15. Guillermo
    Guillermo Dice:

    En cuanto a la reflexión “filosófica” estoy totalmente de acuerdo. Entrando en una cuestión más técnica (ya sé que otro de los post sería más adecuado, pero este es más reciente): me llama la atención de este caso en comparación con el de Gómez de Liaño.

    En el caso Gómez de Liaño el tribunal consideró incorrecto el indulto y, amparándose en que a él tocaba ejecutarlo, lo hizo a su manera. El gobierno recurrió al TCJ, que le dio la razón. En el caso Sáenz el tribunal no se pronunció y fue un tercero quien recurrió el acto del gobierno ante la sala 3ª, que tumbó el RD. ¿creéis que el gobierno podría haber acudido al TCJ y no lo ha hecho?

  16. Isidro
    Isidro Dice:

    Va a resultar que se han tomado en serio este párrafo. Parece que van dándose cuanto que cualquier acto puede prender la chispa. Y como prenda fuego esto puede ser imposible de sofocar.

    “Me atrevo a decir que la futura decisión de esta entidad sobre el caso Sáenz puede ser una de las decisiones más relevantes de la historia reciente de España y, dependiendo de su contenido, marcar su futuro, en un sentido, o en otro”.

  17. Jurista
    Jurista Dice:

    Oh, no. Ya no vana resolver. Lo arreglan con 80 millones de euros. No hay derecho, pero lo que tampoco hay es vergüenza.

  18. jmares
    jmares Dice:

    Parece que algunas de las personas que toman decisiones en España leyeron el párrafo de su post mas arriba citado “Me atrevo a decir que la futura decisión de esta entidad sobre el caso Sáenz puede ser una de las decisiones más relevantes de la historia reciente de España y, dependiendo de su contenido, marcar su futuro, en un sentido, o en otro”.

    The Wall Street Journal se hace eco de la salida del CEO del Santander http://online.wsj.com/article/SB10001424127887323528404578452391381469334.html?mod=wsj_share_tweet y publica con fecha 29 de abril:

    “Santander, el mayor banco de la zona euro por valor de mercado, anunció su renuncia (la del Sr. Saenz) a raíz de una ola de críticas al gobierno español después de haber relajado las normas de conducta para los banqueros, en una medida que permitía el Sr. Sáenz mantener su puesto de trabajo.

    El Sr. Sáenz renunció tras las conversaciones con los funcionarios del Banco de España, el banco central del país, de acuerdo a personas familiarizadas con las conversaciones.”

    Gracias, muchas gracias, por el post.

Los comentarios están desactivados.