Venezuela, año cero

No me hubiera gustado tener que estar el otro día en los zapatos de nuestro Ministro de Asuntos Exteriores cuando se vio en la necesidad de responder a la desproporcionada reacción de un Maduro fuera de sí, tras la prudente y medida posición europea adoptada ante las iniciales informaciones sobre el resultado electoral en Venezuela. En esta ocasión nuestro canciller ha experimentado en propia carne la prepotencia, autoritarismo y malos modos de quien, si no se lo impide nadie, va a presidir Venezuela durante los próximos años.

 

No suelo pronunciarme públicamente sobre cuestiones de política internacional pues es un área que se sale de mi ámbito de experiencia profesional. Sin embargo en este caso, y como bien saben quienes conocen mis circunstancias familiares, lo que acontece en ese país más que una cuestión internacional, para mi es casi una cuestión doméstica. Por ese motivo sigo con especial preocupación la deriva de unos acontecimientos a los que la prensa española, salvo la excepción del ABC, apenas presta la atención que a mi juicio merecen.

 

En un principio, visto con ojos europeos, parecía que a Venezuela llegaba el momento de la alternancia. Después de más de catorce años del gobierno del Presidente Chávez y a pesar de los ingentes ingresos derivados del petróleo el país se encuentra inmerso en una crisis económica de dimensiones catastróficas; padece un clima de inseguridad ciudadana terrible con una media de más de 57 homicidios diarios; a pesar de su potencial energético, debe importar la mayor parte de la gasolina que consume y los cortes de fluido eléctrico son constantes; ha pasado de ser país exportador de determinados productos agrícolas como café a ser un país importador, el desabastecimiento puntual de productos básicos en los mercados es habitual, la inflación está descontrolada. En otras circunstancias, lo normal sería que el electorado decidiera cambiar de gobernantes, aunque solo fuera por probar. El fallecimiento del Presidente Chávez, un dirigente con un indiscutible carisma, aún redundaba en esta dirección.

 

Sin embargo, a la vista de los acontecimientos se llega a la conclusión de que la opción elegida por la élite chavista que ha ocupado y patrimonializado todas las instituciones del país durante más de una década ha sido la de imponer un resultado predeterminado -su propia victoria- pese a quien pese y amenazando a todo el que se ponga por delante, con independencia de cuál pudiera ser la auténtica voluntad de los electores venezolanos.

 

Ahora ya puede afirmarse que Maduro está dando, con la excusa de los incidentes y protestas que el mismo ha provocado o inducido, un autogolpe para consolidarse en el poder y eliminar a la oposición tanto la externa encarnada por la candidatura de Capriles -a quien ya se amenaza abiertamente con la detención-, como a la interna -anunciando purgas entre los militares menos afines-. Ya resulta evidente para cualquier observador que no quiera cerrar sus ojos, que quienes ahora detentan el poder en Venezuela no estaban dispuestos a que unas elecciones limpias les pudieran arrebatar lo que ya consideran suyo.

 

Así, por paradójico que pueda parecer, a raíz del presente proceso electoral, Venezuela está transformando su sistema político a marchas forzadas para pasar de ser un régimen democrático legítimo, más o menos imperfecto, a convertirse en un régimen autoritario que basa su legitimidad fundamentalmente en el uso de la fuerza.

 

Basta repasar algunas de las irregularidades denunciadas que el Consejo Nacional Electoral ha ignorado por completo sin investigarlas y dando por válidos unos resultados proclamando un vencedor sin ni siquiera haber concluido el recuento de los votos, para percatarse de la magnitud del fraude. No nos referimos ya al obsceno abuso de los medios públicos a favor de uno de los candidatos ni a la censura impuesta a los medios de comunicación. Comparado con lo que ha pasado el día de las elecciones, parecen ahora pequeñeces.

 

Se denunciaron, al parecer con testimonios y pruebas gráficas que, al menos, revisten el carácter de indicios, sucesos tales como que los interventores del partido de la oposición hubieran sido expulsados de los colegios electorales a punta de pistola por milicianos que actuaban impunemente; que numerosos votantes fueran acompañados a las cabinas de votación por un comisario político del partido en el poder -lo llaman “voto asistido” ¿por qué no llamarlo voto coaccionado?-; que las colas de ciudadanos que esperaban para votar se vieran amedrentadas por partidas de milicianos motorizados vestidos con los colores del partido en el poder que disparan sus armas al aire ante la pasividad de las “fuerzas del orden”; horarios de votación que se han alterado arbitrariamente: reduciéndose en aquellos distritos tradicionalmente favorables a la oposición, alargándose o reabriéndose para recibir nuevos votantes acarreados por autobuses afines al partido gobernante que llegan después de la hora de cierre; que en números colegios electorales el número de votos escrutados haya superado el número de votantes censados.

 

En España y en cualquier otro país en verdad democrático tales denuncias hubieran dado lugar a una investigación previa y de verificarse su autenticidad hubiera supuesto la anulación de los resultados procedentes de las mesas donde sucedieron. En Venezuela, no solo se han dado por válidos, sino que, según parece, se están destruyendo aceleradamente las pruebas que podrían cuestionarlos.

 

Los acontecimientos subsiguientes como la imputación del líder de la oposición y las agresiones físicas de las que han sido objeto en el propio Parlamento los diputados opositores, ilustran sin necesidad de mayor explicación la estrategia coercitiva que Maduro y Cabello están desarrollando.

 

En este orden de cosas, el equilibrio entre pragmatismo y valores que exigen las relaciones internacionales resulta difícil de mantener. España ahora se encuentra en una situación complicada y relativamente frágil pues, además de los intereses económicos de importantes empresas españolas (BBVA, Telefónica, Repsol, etc…, en Venezuela también viven cientos de miles de españoles que, en su caso, podrían ser usados como rehenes por un gobierno sin escrúpulos como el que parece que ahora se está imponiendo. Sin embargo, si aceptamos desde un primer momento ser objeto de esta extorsión y decidimos mirar para otro lado, seremos cómplices por omisión de lo que allí suceda.

 

Hay líneas rojas que no deberían traspasarse. No es aceptable tras este proceso electoral viciado, admitir a Maduro como a un presidente legítimo desde un punto de vista democrático. Si el próximo viernes Maduro se proclama ante la Asamblea Nacional como presidente y consigue mantenerse en el poder gracias al uso de la fuerza y la coacción, tendrá la misma legitimidad que esos otros dictadores de conocidos países africanos también productores de petróleo y Venezuela vivirá el año cero de un nuevo régimen político.

 

5 comentarios
  1. Javier García de Tiedra González
    Javier García de Tiedra González Dice:

    Son tantas las evidencias de que el proceso de elección en Venezuela está viciado que en mí opinión la postura europea debería haber sido (a efectos teóricos) otra. Aunque claro, como comentas la postura más prudente a efectos prácticos es no poner demasiadas trabas…

  2. Luisa
    Luisa Dice:

    La verdad es que ambos candidatos daban vergüenza ajena, por su histrionismo y su ausencia de propuestas. Si Maduro es un inmaduro, Caprile no le va a la zaga. Qué par de histriones, como dos charlatanes diciendo palabrería hueca en lugar de hacer propuestas políticas y económicas concretas. No creo que los venezolanos, ni en general ningún pueblo del mundo, merezcan políticos tan ineptos.

  3. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    No puedo estar más de acuerdo con el post. Lo que me parece lamentable, una vez más, es la postura de mirar para otro lado de los líderes europeos y por supuesto de los españoles. Aunque en estos tiempos de crisis moral generalizada ¿a quien le extraña que la realpolitik se imponga ya sin disimulo? Especial mención quiero hacer aquí a Txiqui Benegas, el hombre del chavismo en Madrid, y a su defensa de la legitimidad y limpieza de las elecciones. Sin comentarios.

  4. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Estimado José María: he viajado mucho por motivos profesionales, pero hace años que, con alivio, ya no he regresado. Llegué por primera vez tratando de hallar un País que esperaba cultural y económicamente rico, pero en vez de eso encintré desequilibrio social y corrupción a todos los niveles, judiciales, administrativos y políticos y un maniqueísmo muy similar al nuestro. Cuando Chávez alcanzó la Presidencia por primera vez, había una esperanza de redistribución de la riqueza y fin de la corrupción, pero nada de eso ha sucedido, al contrario, entiendo que solo en Caracas hay más de cien muertos por violencia cada semana. He visto salir decenas de petroleros de Puerto La Cruz, y los ingresos no fluyen hacia la mejor educación y la eradicación de la miseria, sino, precisamente, hacia quienes controlan la maquinaria del poder. Un viejo, aunque corrupto, abogado español afincado allá desde hacen decenios me dijo que Venezuela no produce nada porque tiene mentalidad minera: las riquezas de la tierra se dilapidan. Así han pasado de una renta per capita superior a la española a las más absoluta nada y todos profesional o familia que puede, emigra, ya sea a los EE.UU. , Canadá o España. En África el ejemplo paralelo actual es Angola: primer fuente de ingresos, el petróleo, segunda la “gasosa” como llaman a la corrupción. Ojalá Venezuela pueda sobreponerse, pero me temo que, salvando las distancias, hace falta un esfuerzo de decenios para la reconstrucción moral. Espero estar equivocado y que Vezezuela, Argentina, Ecuador y Colombia, entre otras naciones hermanas, puedan alcanzar las cotas de educación, justicia y bienestar que sus muy cuantiosos recursos naturales debieran permitirles si hubiera sentid de Estado.

  5. Anonimo
    Anonimo Dice:

    Venezuela es un país con un potencial tremendo que, a pesar de su riqueza, está sumido en una espiral perversa y terrible tanto en lo económico como en lo político y en lo social. Chavez no llegó por casualidad: las terribles desigualdades sociales derivadas en parte de una explosión demográfica en el campo que no puedo ser asimilada por la incipiente burguesia urbana debido, en gran parte, a la corrupción del anterior sistema de partidos tradicionales favorecieron la irrumpción de los chavistas y su ascenso al poder de manera democrática apoyados tanto por las clases más populares como por la mayor parte de la izquierda ilustrada del país. Sin embargo, al final, los chavistas se han convertido en una auténtica élite extractiva que, basandose en unas políticas sociales que tienen mucho más de dádivas clientelares que de un estado de bienestar propiamente dicho, han ocupado el poder para lucrase con él y no están dispuestos a que unas elecciones se lo arrebaten. Desde ese punto de vista no puede enjuiciarse a Capriles con el mismo enfoque que merece un político europeo pues la población que va a votar allí está en una lógica y una dinámica distinta. Capriles ha estado muy diligente y como los resultados han demostrado ha sabido ganar a una población desengañada con el chavismo utilizando en parte, algunos de los recursos de sus rivales. Solo el fraude, la coacción y la fuerza podrán hacer que el chavismo se siga imponiendo durante otros seis años. La posición de las auténticas democracias ante lo que ahora está pasando allí será esencial.

Los comentarios están desactivados.