Élites cobardes

 

El pasado 29 de Abril los periódicos se hicieron eco de las declaraciones de María Dolores Dancausa, Consejera Delegada de Bankinter, en la que afirmaba que era necesario adelgazar la Administración Pública española, y que las acciones anunciadas por el Ejecutivo el 26 de Abril habían sido decepcionantes. Pueden leer estas declaraciones tal y como las recogieron algunos medios aquí. Que alguien de la élite económica de este país diga “lo obvio”, y sea noticia, es ciertamente sorprendente. Claramente Dolores Dancausa es una “rara avis”  que no tiene problemas para hacer este tipo de declaraciones. Porque si algo caracteriza a la élite económica e intelectual de nuestro país es su cobardía. Pocas son las declaraciones en las que se atreven a cuestionar al poder y a los políticos, más allá de los lugares comunes, y  de una tenue crítica, siempre políticamente correcta.

 

No solo eso,  la élite intelectual tiene también otro problema: su dispersión. Si en otras épocas eran fácilmente identificables las instituciones o las profesiones de las que el país podía esperar un liderazgo intelectual, hoy sólo es posible identificar, si cabe, individuos aislados. Instituciones clásicas como el Ateneo o la Institución Libre de Enseñanza no han tenido continuidad y hoy España no cuenta con casi ningún ningún foro (o think tank) que no tenga un claro sesgo partidista. De las tribunas universitarias ya nos hemos cansado de esperar cualquier aportación, Y en las profesiones con pretensiones intelectuales, ya se trate de juristas, economistas, sociólogos, periodistas, científicos o altos funcionarios del Estado encontramos en la misma proporción que en cualquier otra tontos solemnes y genios incomprendidos, pero todas ellas comparten la misma incapacidad para ejercer cualquier tipo de liderazgo intelectual en este momento.

 

 

Por supuesto no estoy afirmado que no se hagan críticas. Lo que afirmo es que todas se deslizan siempre por el lado cómodo. La élite intelectual encuentra un fácil acomodo en la defensa de los débiles, sean parados o desahuciados. Sin duda esta crítica es importante, no pretendo restarle mérito, pero desde el punto de vista intelectual, es esa una crítica demasiado simple. Siempre es más fácil una crítica sobre las consecuencias, pidiendo medidas paliativas, que una crítica sobre las causas, pidiendo medidas regeneradoras. El libro de “Por qué fracasan los países”, de Acemoglu y Robinson, ampliamente analizado y comentado en este post, debería ser una lectura obligada en universidades, e incluso en el bachillerato español. Encontramos una crítica más certera a la situación actual en ese libro, que la que hemos escuchado a toda la élite intelectual y económica española en los últimos 5 años. En cierto modo, la crítica de los intelectuales guarda cierta semejanza con la que se atrevió a hacer Bartolomé de las Casas sobre el trato a los indios en la colonización española, en su defensa de los indios y sus derechos, y su lucha contra la esclavitud. Sin duda pedir que a los indios no se les tratara como esclavos fue un gran avance, y sin duda requería un indudable valor en el siglo XVI. Visto con los ojos actuales, los indios probablemente habrían preferido que les permitiesen explotar sus tierras y sus recursos en mejores condiciones, con un modelo de colonización más “inclusivo”. En el siglo XXI, los españoles deberían poder aspirar no solo a que nos traten mejor como ciudadanos, sino sobre todo a poder prosperar como país.

 

Hoy debería ser ya muy evidente que el problema básico al que se enfrenta España es el de unas instituciones que ya no sirven al interés general, sino que solo sirven al interés de los partidos políticos y de la élite política. Parece bastante evidente que el principal problema económico al que se enfrenta España no es tanto un déficit elevado, o una deuda desbocada, sino un sector público que ha invadido todos los sectores económicos y ha creado un régimen clientelar en el que es difícil que pueda desarrollarse la competitividad que precisa la economía española. Medidas obvias como la profunda reestructuración de la Administración pública y el adelgazamiento del sector público se enfrentan al problema infranqueable de que los partidos en el gobierno, sea el PP, PSOE, CIU o PNV no las quieren adoptar. Ya  hace tiempo que toman medidas solo pensando en el interés de mantener su “statu quo” y su red clientelar, sin importarle demasiado las consecuencias que ello pueda tener para España. La invasión de empresas públicas, innecesarias e insostenibles, en todos los sectores económicos, sigue ahogando a nuestra economía. Lo que España necesita perentoriamente es una profunda revisión institucional, basada en la revisión de una ley de partidos que ha permitido que hoy España sea la “finca” de los grandes partidos mayoritarios, basada en la estricta y rigurosa implantación de una política de transparencia que llegue a todos las instituciones públicas que reciben cualquier cantidad de dinero público, sean partidos, sindicatos, monarquía o fundaciones, y en el repliegue de los partidos políticos de su ocupación de todas las esferas de poder, sean organismos reguladores, televisiones públicas, sistema financiero, órganos de gobierno judiciales, o tribunales. El día que nombramientos como el de Miguel Ángel Fernández Ordóñez al frente del Banco de España o Elvira Rodríguez al frente de la CNMV sean solo un mal recuerdo, podremos albergar alguna esperanza sobre el futuro de España.

 

Lo sorprendente es que la élite intelectual, apenas empieza a abordar estos temas. Muchos de sus representantes se sienten cómodos criticando los recortes, sean a la investigación o al Estado de Bienestar, pero son pocos los que se atreven a cuestionar el sistema institucional clientelar y corrupto que mantiene maniatado a este país. Y es que lamentablemente, conviene decirlo, también muchos viven de él.

 

Y, en fín, las élites económicas parece que se encuentran cómodas en este capitalismo  “de amigos” que se instauró en España con la democracia, y que tan buenos réditos les ha dado a muchos de ellos. Palabras como las de Dancausa “ningún banco puede funcionar bien en una economía donde familias y empresas no tienen recursos para pagar sus deudas” no parecen tener aún demasiado eco.  Tenemos una élite empresarial que se siente cómoda criticando las subidas de impuestos, la reforma laboral, o la política económica, pero se siente incómoda denunciando el capitalismo “de amigos”, que con tanto acierto denuncia César Molinas (ver aquí). Un capitalismo  en el que es más fácil hacerse rico teniendo un amigo concejal o ministro, que con una idea innovadora. En un post anterior ya comentamos el ejemplo de lo sucedido en Estados Unidos (ver aquí) donde a finales del siglo XIX y principios del XX muchas ciudades presentaban corrupción y sus gobiernos estaban capturados por redes clientelares o mafiosas (perfectamente reflejado en la película Gangs of New York).  La historia recoge como los activistas que intentaban promover un tipo de gobierno local basado en directivos profesionales, solo tuvieron éxito cuando lograron convencer a los empresarios que les iría mejor si se cambiaban las malas instituciones utilizadas por los políticos para sostener sus redes clientelares.  Hoy parece que la élite empresarial española aún no ha comprendido este hecho tan obvio. Será necesario que el índice de pobreza crezca en España hasta niveles que realmente hagan peligrar sus intereses empresariales para que puedan siquiera planteárselo.

 

Probablemente una de las grandes diferencias entre esta etapa, y la que España vivió en la Transición, es que en aquella época había una élite que dio un paso al frente, consciente de su responsabilidad para guiar a España en el difícil camino de la dictadura a la democracia. Hoy esa élite, 40 años después, es sobre todo una élite acomodada y cobarde. Sin esas voces, el cambio en España va a ser mucho más difícil. Entre una élite política extractiva centrada en sus propios intereses, y unos movimientos ciudadanos de difícil gestión e incierto éxito, la élite económica y la élite intelectual tienen una clara responsabilidad en impulsar la regeneración española. Si no, pasarán a la historia como la élite que prefirió llevar su dinero al extranjero y mandar a sus hijos a estudiar y trabajar  fuera de España  mientras contemplaba el expolio y el hundimiento de su país.

 

31 comentarios
  1. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    La verdad es que este tema es muy importante y no suele ser muy tratado. Así como los periodistas se han dejado mucha credibilidad en esta crisis, la situación de nuestras élites económicas e intelectuales es casi peor por el papel que se supone deberían haber jugado. Y no se cual de las dos ha quedado peor, la verdad. La primera está comodamente instalada en el capitalismo castizo o corny capitalism, con sus revolving door, favores y captura de reguladores o BOEs, según los casos. Y la segunda ha jugado un papel de intelectual orgánico que no se lo salta un torero, vía premios, subvenciones, jurados, dirección de entidades culturales, etc, etc, todo ello financiado con dinero público, claro. No es sorprendente entonces la polémica a raíz del rechazo de Javier Marías a los premios institucionales (en este caso el Premio Nacional de Narrativa) http://cultura.elpais.com/cultura/2012/10/25/actualidad/1351195897_708586.html

  2. Ignacio Gomá Lanzón
    Ignacio Gomá Lanzón Dice:

    Me parece clarividente lo que dices, Juan Luis. En este blog, modestamente, se pretende hacer lo contrario de lo que tu denuncias, predicando con el jemplo, y a veces con un cierto coste personal. Enhorabuena.

  3. JJGF
    JJGF Dice:

    No sé yo si en la transición y primeros años de la democracia la elite económica se pronunciaba con valentía. Me temo que tampoco. Preguntado don Luis Valls Taberner sobre el ministro de Economía socialista, dijo: a mí siempre me parecerá bien lo que diga el ministro de economía. Eso es lo que decía, no lo que pensaba, evidentemente. Porque el florentino Valls y todos los que tenían empresas cuyo negocio dependía en parte de autoridades públicas, siempre, o casi siempre estuvieron calladitos y conciliadores. Precisamente por eso hemos llegado a este estado de descomposición en el que nos sorprendemos de lo que diga Dancausa que no deja de ser un personaje de tercera fila comparada con lla influencia y predicamento que en la transición tenían personajes como Valls, Asiain, o José María Aguire Gonzao.

  4. Jesús Casas
    Jesús Casas Dice:

    Necesitaría poder comprender qué entiende el autor por élites económicas, políticas e itelectuales, si es posible con cinco ejemplos de personas físicas de cada una de ellas que mantengan independencia de criterio y cuyas fuentes de ingresos no dependan en una proporción superior al 30% del presupuesto público (“all included”: UE, Estado, Autonomías, Provincias, Municipios, Empresas públicas…) o de un sector “regulado”, lo que incluye las subvenciones culturales.

    • Juan Luis Redondo
      Juan Luis Redondo Dice:

      Jesús, que la mayoría de las personas de la élite económica, estén en un sector regulado, o cuyos ingresos dependen en una gran proporción de la contratación pública dice bastante de la estructura económica española. En cualquier caso, el número de empresas, y personas al frente de esas empresas que cumplen tus criterios son muchas en España. Quedan las excepciones de Inditex, Mercadona, El Corte Inglés … las centradas en distribución, gran consumo, alimentación y turismo. Y no son pocas. Con tu criterio excluyes todo el sector energético, construcción, telecomunicaciones y sector financiero, pero aún queda bastante proporción del PIB fuera de ese criterio. Tendría dudas con el sector agrícola y ganadero, pero gran parte de la industria de alimentación podrías incluirla. La lista se amplía si incluyes medianas empresas del sector industria, sea ligada a la automoción, industria auxiliar, textil, … Si lo restringes al IBEX podrías también añadir Técnicas Reunidas y Viscofan. No son pocos los consejeros delegados de estas empresas, aunque se les escuche poco.
      Y de la élite intelectual, España tiene bastantes escritores, filósofos o ensayistas que podrían encuadrarse en esa élite intelectual.
      Creo que todos ellos cuentan con sobrada independencia de criterio.

  5. Curro Arriola
    Curro Arriola Dice:

    Magnífica la crítica a la élite. Pero ¿y la masa? Ojalá fuese solamente un problema de élites.
    Por óptima que sea la levadura, si la harina es de algarroba con almortas… saldrá un pan repugnante.
    Veía hace poco el telediario. Unos minutos iniciales dedicados a asuntos “secundarios”, como el ataque de Israel a las bases de misiles de Siria, o las medidas económicas del Gobierno. En seguida, se entró en lo que de veras le interesa a la gran mayoría del pueblo español. El habitual fútbol, y -aquí lo que me impactó y me habría dolido si conservara capacidad para ello- el primer concierto de la Pantoja tras su condena.
    La condenada estuvo desafiante, en plan ” no me hundiréis” y esas cosas, allá ella; pero lo gordo de verdad vino luego: el público. Sus manifestaciones al respecto.
    Ya la pueden echar élites a ese público.
    Las élites se aprovechan porque pueden, y el pueblo no se aprovecha porque no puede. Pero no por falta de ganas. En el fondo, las élites no son peores ni mejores que la masa de donde salen. Y más al fondo , en el subsuelo… ¿qué mas da? ¿por qué no van a robar si pueden? ¿Qué razón objetiva se lo ha de impedir, si no hay más freno moral que el que cada cual quiera asumir? Pasarán a la Historia como unos listos y unos evidiados; además, cuando se escriba esa Historia, ¿qué más les va a dar a ellos? ¡Ahí se las den todas!
    ¡No digo que todo el mundo se así! Pero una parte sustancial de los españoles, sí. De ahí que nuestros males no tengan remedio. Los económicos, a la vista está: se solucionarán “el año que viene” , “en el 2015″… o el año sin Febrero, vamos.. Los otros, los verdaderamente importantes, los que están en la raíz de todos los demás, los morales, esos no se van a solucionar nunca, mientras seamos como somos..
    Un cadaver -salvo señaladísimas y milagrosas excepciones- no resucita hasta el fin de los tiempos. Del mismo modo, una Civilización muerta no hace sino descomponerse. Y para las civilizaciones no hay promesa de resurrección.
    Mala suerte, nos ha tocado vivir la gusanera.
    Algunos, en el colmo de la ¿aparente? demencia, seguimos pensando que en realidad todo esto “NO IMPORTA”. Sencillamente, porque importan muchísimo más otras cosas.

  6. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Creo que el autor tiene mucha razón pero también que su diagnóstico puede ir un poco más allá de las llamadas élites intelectuales españolas y echar una ojeada por todo occidente.

    La gestión cultural que el sistema despliega no es accidental y está, desde su perspectiva, llevada muy profesionalmente. Yo diría que magistralmente.
    Desde los planes educativos a la investigación, desde la permisividad con las drogas al entretenimiento, desde la falta de criterio moral a tratar de que el estado imponga el criterio moral.

    Vamos, a juzgar por el éxito de Psy Gangnam y otros por el estilo, son Imbatibles. (Ver conciertos masivos del mayor éxito global de esta década) Nada sucede por accidente. Será por leyes.

    El libro de Robinson y Acemoglu, sin quitar mérito a los autores, creo que no pasa un intento de subir la moral al personal y por encargo.

    Desde cuándo hemos de escuchar a representantes de la Síntesis Neoclásica para juzgar nuestras instituciones políticas. En todo caso serán contribuidores secundarios.
    ¿No tenemos Sociólogos?. Leamos a Michael Mann. ¿Historiadores? ¿Qué tal el anterior y Hobsbawm?
    ¿Nos faltan Constitucionalistas? No, no nos faltan. Ya en el 85 advierte Pedro de Vega de que el “Poder Constituido” ha Secuestrado al “Poder Constituyente”.
    Por no hablar de Ferrero, Tocqueville, Pocock, Ferrajoli o una larguísima lista perdida en la inmensidad de la sabiamente gestionada amnesia colectiva.

    Intelectuales hay. Muchos, pero sin efecto significativo. Son irrelevantes y su olvido es sabiamente asegurado.

    Además ¿Qué carrera puede esperar un académico que se salga de los guiones establecidos? Reinert lo intentó y terminó en Tallin. Otros…. ni el contrato renuevan y no aquí: En la liberal Gran Bretaña.

    Lo que no calibramos bien, o lo hacemos con una ingenuidad angelical y por tanto peligrosa, es cómo el Poder gestiona los inmensos incentivos de que dispone.

    Cita el autor el Ateneo hoy a punto de cerrar por cierre de subvenciones. Citemos lo que citemos invito a cualquiera a mirar, en cada acto público, quienes son los que pagan las facturas. Siempre los mismos. Los mismos que aprueban los presupuestos para proyectos de investigación y estudio.

    ¿Qué esperamos?, ¿Que lo hagan contra sus intereses?

    La sociedad civil ni está ni se la espera. En su lugar está Psy Gangnam haciendo caja.

    Tenemos que espabilar.

    Saludos y enhorabuena por reavivar la llama.

  7. Hackbogado
    Hackbogado Dice:

    Discrepo. No es cierto que no haya quien critique y aporte soluciones. Algunos hemos creado soluciones que afectan al núcleo mismo del sistema. Otra cosa es que muy poca gente las respalde. Pero incluso sabemos como llevarlas a cabo. Decidiremos en el momento preciso su activación. Y, respecto a la Administración, no es adelgazar, es, siguiendo con la metáfora, cambiar grasa por músculo. ¿No hacen falta muchos más juzgados? ¿No hacen falta muchas más guarderías públicas?¿No hacen falta muchos más profesores? Si, si que hacen falta. Nuestra administración presenta deficiencias insostenibles, Y excesos inasumibles. Cierto. Tenemos aún registradores y notarios. ¿?. Los abogados somos “de pago” ¿? Los ciudadanos no podemos votar los presupuestos ni las leyes. Los intermediarios del dinero campan a sus anchas. Es más, el dinero, como bien público, está privatizado, Y claro, así es imposible. El texto tiene o parte de una premisa errónea. ¿Qué élites? ¿Unos señores que son ricos?¿Eso son nuestras élites? Debe ser un problema mío, que adolezco de un pensamiento muy radical, pero es que para mi no existe diferencia entre un banquero, como el del texto, y un frutero. Ambos son simples tenderos. Unos venden y trafican con peras, y los otros con dinero. Pero ¿élites? No, hoy no existen las élites. La cuestión se ha vuelto tan espantosa, que ya no es cuestión de ideologías políticas o económicas, es simplemente cuestión de trampas. Si, como en las ciudades mafiosas de las que se habla. No hay élites, solo privilegiados. Privilegiados por reglas tramposas. Eliminemos los privilegios, eliminemos las trampas, y surgirán solas las élites. Por ahora, todo esto es una inmensa mentira, en la que es imposible hacer nada de verdad.

    • Uno que cobra
      Uno que cobra Dice:

      Estimado Hackbogado. La línea divisoria entre radicalidad y ridículo es muy fina. Decir que un exceso inasumible es que los abogados sean de pago u otro que haya registradores y notarios ¿?, me temo que la cruza violentamente.

    • Sasha
      Sasha Dice:

      Estoy de acuerdo con hackbogado en lo de cambiar grasa por músculo. Es que el artículo original tiene mucho de razón, pero esto de hablar de adelgazar la Administración Pública porque muchas cosas sobran… Prefiero que haya una empresa pública que funcione correctamente porque las hay y generan beneficio; se podría haber hecho con el SAREB, crear un banco bueno para que todo empiece a funcionar. Bueno, pues no: se crea uno malo, con el apellido de ‘ ente público’, para que ayude tanto a sanearse la banca como para emponzoñar la imagen de ‘lo público’.

      Desde que tengo uso de razón he oido hablar de Diputaciones Provinciales y jamás he sabido para qué valían, hasta hace poco: para sangrar. Esto sí que debería quitarse de en medio. No ciertas empresas públicas. Cuando se haga poda de malos banqueros, hablaremos de recortes en lo público. Osea que la autora dice que sobra material público y no sobra nadie entre los suyos, ¿no? Cómo mola.

    • RC
      RC Dice:

      Estimado cobrador,

      Quizás sea ridículo yo también, pero concurro con el “hackbogado” en cuestionar la necesidad de registradores y notarios, al menos en su forma actual en España. Los primeros no existen, en esa forma, en ningún otro país. Y ni uno ni otro colectivo parece haber cumplido de manera demasiado eficaz de su obligación de vigilar que los contratos de hipotecas, por ejemplo, son conformes a ley y que los firmantes entienden lo que firman. Hay muy honrosas excepciones, lo sé, pero no han sido más que eso: excepciones, y si vamos a hablar de cobardía de las élites, este es un caso bastante obvio: igual para seleccionar la gente más apropiada para esos puestos lo que haría falta no son pruebas de memorización de temarios, sino pruebas de coraje moral.
      En cuanto al entrecomillado “de pago” refiriéndose a los abogados, me parece que el “hackbogado” no buscaba proponer la gratuidad de sus servicios, sino que hacia un paralelo entre ciertos grandes bufetes y ciertos “colegios de pago” de calidad académica discutible, pero gran “prestigio” a la hora de encontrar trabajo y relaciones…

  8. Isidro
    Isidro Dice:

    Me parece muy acertado el artículo. Es verdad que creo que hay mucha cobardía y mucha comodidad por ciertos profesionales, expertos reconocidos, personas de notoriedad que deberían dar un paso al frente. Muchos se resignan a decir que todos los problemas los arreglarán los jóvenes, que ellos se han acostumbrado a la politización, arbitrariedad, las venganzas, o están demasiado cómodos o sin fuerzas y valor para el conflicto. Pero si los que actualmente copan ciertas jerarquías, puestos de influencia o responsabilidad no tiran del carro pasarán generaciones sin solucionarse los problemas que padece esta sociedad. Y si los que deben liderar el cambio, se resignan, y no hacen hueco ni facilitan a las nuevas generaciones para que tiren en la dirección adecuada, si se mantiene la ruptura intergeneracional, entonces puede que esas futuras “élites” no estén dispuestas a realizar a asumir un problema que no es suyo, un país en el que no trabajan, en miseria, quiebra yain futuro. Y además con un reproche total y absoluto a las generaciones que diseñaron esta fallida Transición, que la votaron, y que no permitieron su renovación y mejora.

    Sin embargo, también veo visos de cambios. Quizás el problema es de una democracia demasiado joven donde simplemente la ciudadanía no continuó su participación de forma prolongada, y no se ha formado una “sociedad civil” con plena conciencia. Es ahora cuando parecen vislumbrarse estos caminos y estamos en una encrucijada.

    No podemos resignarnos al gobierno. Si queremos que las cosas cambien tendremos que ser nosotros los que luchemos por cambiarlas. No podemos simplemente pagar unos impuestos y exigir como consumidores unos servicios y prestaciones. Hay que ser ciudadanos. Y a pesar de todo, como dicen los editores, hay proyectos, hay personas y hay cooperación interconectada. Los ciudadanos tenemos las herramientas más importantes que han existido nunca para cambiar las cosas: Internet y la tecnología.

    Hace falta el apoyo de esos a quienes menciona el artículo, una fuerza mayor para favorecer una democracia efectiva, consolidada, moderna y eficaz.

  9. Arcimboldo
    Arcimboldo Dice:

    No temáis y no os preocupen estas élites, hombres y mujeres de poca fe, pues afortunadamente, España se encamina hacia un horizonte de progreso e ilusión gracias a la nueva hornada de jóvenes políticos, con sólida formación intelectual y amplio mundo a sus espaldas, que sin duda colocarán a España en la senda del éxito y la felicidad por todos deseada:

    http://politica.elpais.com/politica/2013/05/07/actualidad/1367910429_690581.html

    …esto es lo que hay, señores…

  10. Juan Luis Redondo
    Juan Luis Redondo Dice:

    Manu, probablemente tengas razón en esa larga lista de constitucionalistas y sociólogos que denunciaron la situación. Tu conocimiento es mucho más amplio. Pero creo que lo que ha cambido es el momento y la receptividad de la gente. La gente está más abierta a escuchar estas críticas ahora, que cuando todo iba “muy bien”. Y ahora se escuchan poco esas críticas. Es posible que suframos esa amnesia colectiva que mencionas, pero sordos no estamos, y escuchar, se escucha poco ahora. Ciertamente yo le tengo más aprecio que tú al libro de Robinson y Acemoglu …
    Y sobre la gestión cultural, sin duda, nada más cierto que la fuerte subvención pública de la cultura. Pero más allá de esa subvención, nunca ha sido más fácil escribir, e incluso publicar libros. Nunca ha habido más medios de difusión. Aunque el caso que mencionaba Elisa de Javier Marías rechazando un premio institucional sea anecdótico, es cierto que se vive mejor bajo el paraguas de las subvenciones, pero fuera también hay vida. Que el ateneo tenga que vivir de las subvenciones sigue siendo un problema de la sociedad civil, que no quiere aportar dinero a estas instituciones. Que cualquier cosa para sobrevivir tenga que ser subvencionada, indica que como sociedad no entendemos la importancia de esas instituciones.
    Y el vídeo de Psy Gangnam no tiene desperdicio, no …

    Y sobre los comentarios acerca de adelgazar la administración, no pretendía entrar en ese debate en este post. Se ha escrito mucho en el blog sobre esto. Creo que la necesidad de adelgazar la administración, con los números en la mano, poco se puede discutir salvo que se esté contento llegando a pagar por este camino un 90% a Hacienda de tus ingresos, (una administración pensada para los ingresos de la burbuja, que ahora ya no cuenta con ellos, tendrá al menos que retroceder en gastos a la administración que teníamos en el 2007). Lo discutible debería ser donde se debe adelgazar, y .., sobre eso si que se ha escrito mucho, y la diferencia entre gastos superfluos y necesarios debería ser clara. Ya en el 2011 escribíamos esto. http://hayderecho.com/2011/04/28/el-coste-de-la-floresta-autonomica-por-donde-empezar-a-recortar/. Aunque el gobierno parece que tiene otras ideas.

  11. FBR
    FBR Dice:

    Si alguien de esa élite intelectual que se menciona se atreve a asomar la cabeza, será tratado como Casandra. El talento y la sabiduría están de capa caída. Hoy tiene más ascendiente-predicamento cualquier tonto con éxito-dinero-poder, que la persona más sensata de la historia. Es a lo que nos vemos abocados. Y por otra parte ¿que sentido tiene pedir que se manifiesta alguien inteligente, en un mundo gobernado por la estupidez?. Sería como ver cantar a Frank Sinatra en medio de una actuación del personaje que nos enlaza el Sr. Oquendo.
    De esto ha de salir el pueblo por sí mismo. Si puede ser eligiendo líderes pacíficamente, mucho mejor; pero estos se escogen en cercanía, en forma casi tribal, no por escrutinio, entre unas personas puestas ahí al efecto.
    Es una utopía, pero creo que si los representantes se escogiesen de forma piramidal, todo iría mucho mejor y sería más comprensible y representativo.

  12. David
    David Dice:

    Paciencia, que la Cultura de la Transición esta ya a puntito de quebrar. Es que no los vais viendo como saltan por la borda al grito de ” Sálvese quien pueda !!! “, para ver si pueden pillar algún hueco en el futuro ?

  13. O,Farrill
    O,Farrill Dice:

    Enhorabuena al autor por la denuncia clara que hace de la comodidad y el miedo en una sociedad que se proclama libre y desarrollada. En la situación actual y entre las reformas pendientes está un nuevo diseño de Estado y de sus AA.PP., pero no solamente formal, sino de fondo. Es preciso saber distinguir de lo que deben ser servicios públicos y actividad privada, pero esta mezcla AA.PP/IBEX 35 y chiringuitos debajo del paraguas institucional, es infumable, la pagamos entre todos a mayor gloria de los contratos blindados, privilegios y pasta gansa para los de arriba (ver caso reciente en el mundo de la banca) por mucho que se lleve Hacienda con ello. La reforma del sistema público está en manos de un gobierno que tiene mayoría absoluta y por eso (entre otras cosas) se le ha dado. Como alternativa reitero la oferta de que la mucha gente preparada que está en las redes sociales como este blog, pase de la palabra a la acción política. Que se organice para construir alternativas reales sobre los problemas que venimos comentando desde la comodidad del invento informático. Animo a los editores a que prueben a convocar a personas y organizaciones “blogueras” a un encuentro donde conocernos y empezar a trabajar en serio. Todo lo demás será esperar la tutela paternal del salvador que nos saque las castañas del fuego. Si delegamos nuestra soberanía será para atenernos a las consecuencias.

  14. Carlos Martínez Gorriarán
    Carlos Martínez Gorriarán Dice:

    Me pregunto si el problema es si no confundimos la “élite intelectual” del pasado, ya desaparecida, con algo diferente: el mundo académico y el de la opinión. No son lo mismo y no pasa sólo en España: los manifiestos de gente nada acomodaticia como Habermas, Savater o Judd -ha habido algunos recientes- no le importan ya a nadie. No creo que sólo sea cobardía, es que la intelligentsia ilustrada ha desaparecido como agente político. También hay una burbuja “intelectual” que vive en Babia. Me permito decir todo esto como profesor de universidad, cofundador de UPyD y ahora diputado. Hace tiempo que comprobé que a los “intelectuales” no sólo les importaba poco lo que de proponemos, sino que como ni siquiera se molestan en seguirlo, repiten tarde y mal algunas cosas sin saber siquiera que ya hay ciudadanos que las han votado. Lo mismo puede decirse, empeorado, de los periodistas (como gremio, no se me vayan a enfadar aún más).

    Respecto a la dependencia bochornosa del poder político, e paradigma es Cataluña, donde no sólo se pasa a la muerte civil si no eres soberanista o así, sino que además los “intelectuales” niegan que exista algo como esa muerte civil. Pa qué.

    Dicho lo cual, eso no significa que en España no haya mucha gente con talento y valiente, que se juega su tranquilidad y prosperidad profesional. Eso no significa que sean una élite intelectual oculta, sólo que ahora las ideas circulan y se abren camino de otra forma. En los blogs, por ejemplo, como este mismo.

    • O,Farrill
      O,Farrill Dice:

      Una sola apostilla al comentario de Carlos. Mientras el personal no se salga del camino que se les ha preparado con las tecnologías, no hay problema (al menos aparentemente). El problema sería que se organizaran políticamente y pasaran a la acción. Más tarde o más temprano el sistema de participación y responsabilidad política cambiará y los partidos clásicos, con sus reglas clásicas que permiten su control desde las nomenclaturas o aparatos, tendrán que abrirse a la sociedad civil no para mostrarles contratos de adhesión, sino para recoger las verdaderas aspiraciones y preocupaciones de la sociedad.

  15. Páradox
    Páradox Dice:

    Hay excepciones dignas de ser aplaudidas. La Revista del Colegio Notarial de Madrid, El Notario del Siglo XXI es un ejemplo. Se pueden encontrar editoriales y artículos de acerada crítica, sin concesiones a esa adormidera llamada corrección política, y bastante lejos de lo que se estila en cualquier otra revista corporativa.
    Muchos se sorprenden de ese valor para señalar y de descubrir la realidad. Pero la sorpresa debería ser que no se siga el ejemplo apenas. Es un problema de responsabilidad social.
    http://www.elnotario.es/egest/portada.php

  16. Aloe
    Aloe Dice:

    El capitalismo “de amigos” y las redes clientelares, y la colusion oligopolista entre los poderes públicos y económicos no es reciente, no ha nacido con la democracia y ni siquiera nació con el franquismo, aunque indudablemente prosperó con él y se hizo casi impenetrable.

    Esto no lo digo por echar balones fuera ni defender a nadie, sino porque olvidarlo es no entender por qué estamos donde estamos y cómo hemos llegado aquí, y como la concepción de la economía como una red de rentas protegidas, oligopolios conservadores y concesiones públicas formales e informales empapa la concepción tradicional de casi todo el mundo y tiene raíces muy profundas.

    En varias ocasiones se ha tratado en “Nada es gratis” el vergonzoso y doloroso tratamiento que los tribunales reservan a los expedientes sancionadores de la Comisión Nacional de Competencia, y como aparentemente buena parte del estamento judicial comparte esos presupuestos tradicionales.
    … Por poner un ejemplo de la parte que toca al mundo del derecho. Que hay más. (Otro ejemplo, las profesiones jurídicas reguladas semipúblicas, semiprivadas)

  17. Aloe
    Aloe Dice:

    En cuanto a esa legendaria élite intelectual, (independiente, influyente, valiente y de talento, etc.) que se echa en falta, no sé si en otros países la historia es distinta, pero aqui no la ha habido nunca. En ningún momento. Jamás.

    Si la hubiera habido, sería un síntoma precisamente de que los males que se denuncian no existirían o no serían tan marcados.
    Las dos cosas son incompatibles.

  18. Teilhard
    Teilhard Dice:

    Las pasiones, como el engaño, el egoísmo, la avaricia o el miedo son connaturales al ser humano. Por ello lo razonable es pensar, que llegada la ocasión, de una u otra manera harán acto de presencia en la sociedad.

    Por ello una sociedad ha de “consituirse” de modo tal que dichas pasiones naturales se neutralicen con afectos de sentido opuesto, como la sinceridad, la solidaridad o la seguridad, que igualmente nos son connaturales.

    Sin embargo, viene ocurriendo entre nosotros, que organizamos la sociedad de tal manera que favorecemos la peores pasiones. Y así, aceptamos por miedo una constitución, que por no ser fruto de un tiempo de libertad constituyente, no lo es. Por lo mismo, admitimos que la ley no sea igual para todos. Y por el egoísmo y avaricia de mucho, aceptamos como democracia una partidocracia de estado.

    Harán faltas grandes dosis de valentía para cambiar esto, pero hay quien piensa que los más valientes ya no están entre nosotros.

    Saludos

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      A ver, apreciado Joseph K. Un respeto que nuestras élites no descansan.

      Trabajan cada minuto del día y de la noche, escogen las horas largas que preceden el amanecer, cuando aún no se distingue el hilo blanco del hilo negro, para cerrar tratos y decisiones. No siembran en barbecho. No sembraron para que terminase en TS el Padre de las Criaturas Preferentes por los vericuetos del Torno del Tornero.

      Seamos sinceros, lo hacen muy bien y no es nada fácil hacerlo bien. Pongámonos en su lugar, qué haríamos nosotros.

      Una de mis nietas, ya preadolescente me ha mandado un What’s-no.sé-what’s-up-or-down” hace dos días y me ha hecho descubrir a Psy. Provocadora nata, como su mami.

      Un genio de la Geopolítica ha debido crear a Psy . Qué capacidad, qué convocatoria, qué mirada despiadada, qué inmensidad.

      De verdad, creo que me rindo ante el talento y la evidencia de que pueden con nosotros.

      Nos hablan desde el Centro del Imperio y Mejoran el original.

  19. Teilhard
    Teilhard Dice:

    Sr Manu Oquendo, según los informes de PISA, Corea ha pasado de niveles educativos tipo Afganistan a superar la excelencia de Finlandia. Y solo en unas pocas décadas. Ahora Samsung se atreve a ponerle cara y con éxito a Appel.

    Sin duda ha sabido liberar la “potencia de la multitud”. Y a las multitudes les gusta reconocerse, como muestra su video.

    “Nadie sabe lo que puede un cuerpo”, que dijo le filósofo

    Saludos y gracias por esas refrescantes imágenes.

  20. F. Javier Oñate Cuadros
    F. Javier Oñate Cuadros Dice:

    Estimado RC:

    Concuerdo con usted en que los notarios y los registradores quizás no hemos sido del todo eficaces en el control del carácter abusivo de las cláusulas de los préstamos hipotecarios. Sin embargo, esta afirmación debe ser matizada.

    En primer lugar, no ha habido una sola hipoteca que haya sido anulada por falsedad en el título de constitución o en el de propiedad del constituyente ni tampoco un sólo lanzamiento-desahucio derivado de hipotecas ilegales. Le parecerá a usted banal esto que le estoy diciendo pero es algo que ha ocurrido en los USA en miles de casos (se ha hablado de más de 4 millones de hipotecas ilegales), motivo por el cual el propio Presidente Obama tuvo que sugerir a los tribunales que paralizaran inmediatamente las ejecuciones hasta que se demostrase que la hipoteca había sido constituida de forma legal.

    Por otra parte, en el año 2007 se modificó profundamente la normativa del mercado hipotecario español. En esta reforma no sólo se desechó la posibilidad de que el notario pudiera denegar la autorización de las cláusulas que estimara abusivas, sino que se vedó la posibilidad hasta entonces vigente de que el registrador no las inscribiera en el Registro, de tal manera que sólo las cláusulas declaradas abusivas por sentencia judicial firme e inscrita en el registro de condiciones generales eran las que impedían la autorización e inscripción.

    Obviamente, en un estado de derecho, notario y registrador estamos sometidos al imperio de la ley. El notario podía advertir de lo peligroso de ciertas cláusulas y, admito, que quizás no lo remarcamos de forma suficiente aunque en mi caso concreto suelo comentar que también soy deudor hipotecario. En nuestro descargo he de decir que nadie podía imaginar el desplome absoluto del mercado inmobiliario, que las refinanciaciones eran fáciles y que los abusos derivaban más que de las propias cláusulas de los préstamos, de defectos de la legislación procesal (vulgarmente hipotecaria y no del siglo XIX sino del XXI) aún no se habían puesto de manifiesto.

    Por otra parte, siempre cabía la posibilidad de obtener amparo judicial posterior en caso de abuso, teniendo en cuenta además que las cambiantes circunstancias económicas y sociales pueden abocar a que hoy se considere abusivo lo que hace 5 o 10 años era considerado normal y viceversa. Seremos listos o tontos, pero no somos ni omniscentes ni podemos prever el futuro a largo plazo en todas sus consecuencias.

    ¿Adivina usted quién presionó hasta el extremo para reducir el poder controlador preventivo de los notarios al mínimo posible?

    Efectivamente, la Asociación Hipotecaria Española de Cajas y Bancos. Si por ellos fuera no habría ni notarios ni registradores. Como en los USA.

    Por último comentarle que las facultades y competencias de los notarios en España no son una rara avis. Más de 80 países tienen un sistema notarial equiparable al español y le puedo asegurar que el nuestro está entre los mejores en calidad y coste.

  21. Fernando Jiménez
    Fernando Jiménez Dice:

    Estimado Juan:

    Me parece muy interesante el post, aunque bajo mi modesto punto de vista, no es que la élite sea cobarde, es que nuestra sociedad, especialmente la sociedad civil, carece absolutamente de liderazgo.

    Hemos cedido poder de tal manera a la clase política, que nuestra cultura ve con malos ojos a aquellos que tratan de influir en la sociedad, desde otras tribunas distintas a las de las cortes.

    Tan sólo esperamos respuestas, soluciones y medidas de nuestros políticos, y nos quedamos bloquedos cuando ellos no nos las ofrecen.

    Obviamente, es más cómodo, más complaciente, dejar que sean ellos quienes resuelvan todos nuestros problemas, y desde el éxito de la Transición, hemos vivido reconfortados en ese espejismo.

    No obstante, y ya ha habido algunos intentos, pronto o tarde, nuestra sociedad demandará nuevos líderes, procedentes de sectores ajenos a la política, críticos, innovadores, diferentes, catalizadores del cambio, capaces de movilizarnos, de ilusionarnos, que marcarán un nuevo rumbo, o al menos eso es lo que deseo.

    • Manu Oquendo
      Manu Oquendo Dice:

      Me ha parecido muy interesante su comentario.
      En toda mi vida no recuerdo momento de mayor preocupación, miedo e interés por lo que sucede. Muchísima gente, posiblemente millones, comparten un diagnóstico de desencanto terminal: Algo como “¡Los Reyes eran los padres y además muy malos!” en plan megalítico. Traumático pero superable.

      Sin embargo se escuchan voces reclamando “liderazgos” lo que en cierto modo equivale a pasar de Guatemala a Guatepeor porque refleja, entre otras cosas, una incomprensión profunda de hasta dónde nos ha traído el mítico modelo del Pastor o del Profeta bíblico cuidando su rebaño.

      Toda una confesión de desconfianza en nosotros mismos y una condena a la minoría de edad permanente. En algún momento, si Darwin estaba en lo cierto, deberíamos de ser capaces de evolucionar. Al menos hacia una humanidad adulta.
      Pero no. Parece que no.

      ¿Además de esperar al nuevo profeta hay algo que podamos o debamos hacer? A ver si se nos ocurre algo diferente esta vez. ¿El modelo ancestral es obligatorio?

      Gracias de antemano

      Buenas noches

    • Fernando Jiménez
      Fernando Jiménez Dice:

      No quisiera que de mis palabras se pudiera inferir una posición pasiva, ni mucho menos, más bien todo lo contrario. Es necesaria una movilización de la sociedad civil, que sea crítica, exigente, proactiva, formada, con criterio, catalizadora de nuevas ideas, de nuevos proyectos, de nuevos retos, capaz de superar momentos difíciles, por ella misma.

      Lógicamente para ello se ha dotado de instrumentos, como la política. No creo que debamos esperar nuevos pastores, sólo que debemos favorecer y promociar actitudes más permeables a nuevas ideas, recuperando parte del poder perdido.

  22. Iñaki
    Iñaki Dice:

    Habría que reconocer públicamente el esfuerzo que, prácticamente en solitario, está haciendo Mario Conde por empuñar la bandera de una regeneración auténtica de España. Acompañado de un puñado de entusiastas en http://www.fundacioncivil.org, y http://www.scd.es , creo que algún día obtendrá ese justo reconocimiento público a su esfuerzo en pro de la solución a nuestros problemas. Porque la Historia la hacen siempre unos pocos…

Los comentarios están desactivados.