Mitos y leyendas de la crisis

En economía, como en muchos aspectos de la vida, lo que no son cuentas, son cuentos. Esto viene, a cuento, precisamente, de muchos mitos y leyendas de la gestión de la crisis en España. Para intentar ver qué hay de cierto en ellos, vamos a echarle un vistazo a los datos oficiales de la contabilidad nacional que se resumen en esta tabla  de Excel:

http://www.igae.pap.meh.es/sitios/igae/es-ES/InformesCuentas/Contabilidad/Documents/AAPP_A/S13_Op_no_financieras.xls

 

El primer gran mito es el de la austeridad, el famoso “nadie se puede gastar lo que no tiene”. Veamos en 2012, las Administraciones Públicas se gastaron, de una forma u otra, la friolera de 493.600 millones de euros: total de empleos no financieros; es decir, un 47,60% del PIB, de todo lo que producimos en un año. Esto es el record de gasto público en la historia de España, en valores absolutos y en porcentaje del PIB. Esto muy austero no parece, precisamente.

 

¿Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades en 2012? Pues, las Administraciones Públicas, sí, porque para gastar 493.600 millones de euros, sólo ingresaron 382.044 millones de euros, total recursos no financieros. La diferencia, 111.461 millones de euros, es la necesidad de financiación de las Administraciones Públicas, es decir el déficit público. Esto se puede expresar como porcentaje del PIB, un 10,6%, o como porcentaje del total de ingresos, por ejemplo, que nos da un 29,1% que nos hemos gastado sobre lo que hemos ingresado. En 2011, las Administraciones “sólo” se gastaron 100.440 millones de euros más de lo que ingresaron: es decir el déficit fue inferior (también como porcentaje del PIB, el 9,5%).

 

No obstante, en 2012, como aclara la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) en la tabla, los españoles perdimos 38.343 millones de euros en entregas a fondo perdido a entidades financieras. Esto hace que si consideramos el déficit sin contar estas “ayudas”, sólo nos queden 73.298 millones de euros (el 6,98% del PIB). Se puede discutir si estas “ayudas” son inevitables, o en qué medida deberían serlo, si hay que exigir responsabilidades a los gestores… lo que no es discutible es que son déficit como cualquier otro que tendremos que pagar todos los españoles en el futuro, vía menor gasto público o menores impuestos.

 

La justificación técnica de que no se incluyan en el protocolo de déficit excesivo (vulgo, los números con los que nos examinan en Bruselas) es que son “one-off”, es decir gastos absolutamente extraordinarios que sólo se pagan una vez. La realidad es que si uno lee la nota de la IGAE, en 2011 los contribuyentes ya sufragaron 5.136 millones de euros de pérdidas de la Banca (esencialmente de las antiguas cajas, como en 2012). Es bastante probable, y esto es una opinión personal, que en 2013 y en años sucesivos, los españoles sigamos teniendo que entregar dinero a fondo perdido a la Banca: la morosidad está en máximos y creciendo, y el precio de los activos inmobiliarios que tiene la Banca todavía no ha tocado “suelo”. Que los ciudadanos están pagando mayores impuestos para sufragar las pérdidas de las antiguas cajas de ahorro desgraciadamente no es un mito, que eso sea “one-off” y que el saneamiento haya terminado seguramente sí lo sea.

 

Obviando la cuestión de las “ayudas” al sector financiero, parece que sí se ha reducido algo el déficit. Como hemos visto que nos hemos gastado más, esta reducción sólo puede venir de mayores ingresos, es decir de mayores impuestos. Efectivamente, los impuestos directos, es decir, básicamente IRPF e Impuesto de Sociedades han dado unos 4.600 millones de euros más, y los indirectos, fundamentalmente IVA, IIEE e ITP han dado 2.300 millones de euros. Éste es el resultado recaudatorio de la mayor subida de impuestos de la democracia. Sin embargo, en el principal recurso público, que son las cotizaciones a la Seguridad Social, hay 5.000 millones de euros menos en términos redondos. Esto es extraordinariamente inquietante para el futuro con las perspectivas de empleo que se hicieron públicas hace unos días por el Gobierno de la Nación.

 

Con los altísimos impuestos de 2012, las Administraciones (básicamente la Agencia Tributaria), se recaudaron 213.600 millones de euros, 107.333 indirectos (impuestos corrientes sobre producción e importaciones) y 106.256 millones de euros directos (sobre la renta y el patrimonio). Antes de la crisis, en 2007 por los mismos conceptos y con menores tipos se recaudaron casi 260.000 millones de euros. Esto es una caída del 18%, superior a la caída de la economía y pese a las sucesivas subidas de impuestos. Esto quiere decir que España tiene una crisis fiscal:  el modelo fiscal está obsoleto y el fraude fiscal y la economía sumergida han aumentado en paralelo a la crisis. Algunos ya lo advertíamos en 2008 y entonces nos decían que era un mito…

 

Por último, tradicionalmente se ha venido considerando a las CCAA como las últimas responsables del aumento del gasto. Sin embargo, parece que en 2012, casi todas ellas han hecho un encomiable esfuerzo de austeridad. La realidad es que el gasto corriente, lo que no son inversiones, de las CCAA ha aumentado. Las CCAA han pasado, en gasto corriente de gastar 170.356 millones de euros a gastar 175.736 millones de euros. Esto, además, teniendo en cuenta que el gasto de personal ha disminuido en 5.000 millones de euros, lo que se debe en su mayor parte a la supresión (perdón aplazamiento) de la paga extra que acordó el Gobierno central.

 

¿Qué ha ocurrido? En primer lugar, que tenemos un sistema de financiación de las CCAA ininteligible, y sobre cuya contabilización los expertos de FEDEA tienen algunas dudas  las transferencias que las CCAA hacen al Estado para devolver excesos de liquidación pasados se consideran gasto corriente, y son 13.000 millones de euros más que el año pasado. Por otra parte, las CCAA han recibido la friolera de 34.000 millones de euros más en “recursos corrientes”, pasando de 127.300 millones de euros a 161.361 millones, que proceden en su inmensa mayoría de impuestos, cuya recaudación está cedida, y de transferencias del Estado. El neto es que han percibido unos 20.000 millones de euros más del Estado, que es, realmente, lo que les ha permitido reducir su déficit, manteniendo casi 30.000 millones de euros en subvenciones y transferencias corrientes (a particulares y empresas). Esta última cifra es la que se materializa la leyenda del “sistema clientelar de las CCAA”, una leyenda bastante real, de acuerdo con los números…

 

Una última reflexión, el recorte de la inversión pública ha sido sólo en inversión directa de 12.000 millones de euros. Si a esto se une el derrumbamiento de la inversión privada, aquí encontraremos alguna explicación a los pésimos datos de paro que nos azotan. No es la única causa, pero es importante. El gasto corriente aumenta, los impuestos también, aunque no conseguimos recaudar lo que deberíamos y la inversión pública se derrumba: esto es lo que dicen las cifras. En fin, se puede extraer mucha más información de los datos, pero espero haber contado las cuentas para intentar desenmascarar algunos mitos y leyendas de esta crisis.

16 comentarios
  1. robespierre
    robespierre Dice:

    Consuela saber que todavía la IGAE no maquilla las cuentas.. y que hay gente capaz de explicarlas con tanta claridad. Gracias.

  2. Manu Oquendo
    Manu Oquendo Dice:

    Excelente artículo. Enhorabuena.
    Me ha recordado que hoy sigo indignado.

    El diseño de métricas, contabilidad y presentación de las cuentas del Poder es una singularidad sistémica comparable a un agujero negro en el extremo de la galaxia: ni los físicos más avezados son capaces de predecir si su entropía interior tiene freno.

    Esta singularidad debiera ser una de las principales reivindicaciones en lo que a transparencia se refiere.

    Mientras métricas y contabilidad del estado midan lo que al poder interesa y sean esos intereses los que dictan su presentación, estaremos sumidos en la más inane ingenuidad.
    Esto no es un problema de España, lo es de todo el occidente: Se han buscado las métricas y las presentaciones que a “ellos” convienen. No lo que queremos saber: ¿Estamos mejor, individual y colectivamente o peor?: En Renta y en Patrimonio. Renta o Consumo no es Riqueza, por Dios. La riqueza es Stock, Inventario, Activos menos Pasivos. No hay otra forma de medirla.

    Simplemente este cambio de métricas y transparencia haría imposible al poder hacer lo que que hace por mera conveniencia de la Casta y contra nuestros intereses: Individuales y Colectivos.

    Me explico.
    Mundo Privado: Compañías y Ciudadanos.
    Mundo Público: Poder del Estado y su desglose multinivel en taifas.

    En el Mundo Privado nuestras cuentas están disponibles y auditadas en, como mucho, tres meses tras el cierre del año.

    Nos obligan a medir y reportar: Ingresos, Gastos, Saldos de Balance (Patrimonio y sus movimientos si se trata de personas físicas). Absolutamente exhaustivo hasta el mínimo detalle. Todo ello, so pena del fuego del cielo, presentado y liquidado a los 6 meses tras el cierre.

    ¿Qué hace el poder? Justo lo contrario.

    Sus cuentas son impresentables, no auditadas, frecuentemente ocultan o no reportan pasivos (deudas reales) y cuando alguien las revisa (T. de Cuentas) ha prescrito toda responsabilidad.

    Además: No reportan activos ni pasivos (Balances, Inventarios) y nos llevan a confundir renta monetaria con riqueza (una falsedad radical, de base)
    Altera principios contables de siglos (coste histórico, por ejemplo) para poder gravar nuestros activos arbitrariamente y lo hace creando sus propios baremos de coste, mercado y plusvalía mintiendo acerca de la inflación y de los valores de reposición de los bienes en cuestión.
    Falso y asimétrico.

    Es difícil caer más bajo en lo que a presentación y rendición de cuentas y gestión económica se refiere.

    Esto no merece respeto y pretender que lo merece es engañarse uno mismo y al resto de los conciudadanos.

    Como me he quedado corto pido disculpas por las omisiones, pero lo que quiero decir es que esta construcción política ya no hay por dónde cogerla: carece de legitimidad. No sirve. Por inmoral.

    Saludos

    • ENNECERUS
      ENNECERUS Dice:

      Mi más sincera enhorabuena al articulista que ha explicado clarísimamente las cuentas públicas en los aspectos claves: Lo que se ingresa, lo que se gasta y lo que se dice.

      También a Manu Oquendo.

      La clave de la supervivencia del estado que llaman del bienestar consiste en que nadie sepa realmente lo que cuestan las cosas ni el balance aportaciones-recepciones por cada ciudadano.

      Ejemplo de un ciudadano mileurista.

      Para que reciba 1.000 euros a fin de mes, el estado le retiene alrededor de un 25% de IRPF. Por simplificar calcularemos un bruto de 1200 euros al mes. Pero además, Papá estado le cobra un 6,5% más o menos por concepto de Seguridad Social y seguro de desempleo. Sí, aunque no lo digan, el desempleo tiene un componente de prestación contra cotización y otro de subsidio para cuando la prestación se agota. Apenas 78 euros que dan derecho a sanidad gratuita universal, cotización para la pensión y protección por desempleo. Un chollo, oiga.

      Si no fuera porque el empresario tiene que pagar un promedio (dependiendo de los sectores) del 32% de la base salarial bruta. Simplificando, sumemos el 25% del IRPF y el 38,5% del Seguridad Social. Resulta que para que el ciudadano explotado por un sistema económico injusto se lleve a su casita 1000 euros, el empleador ha sufrido un coste de 700.

      Piense el mileurista qué sería de su vida si pudiera elegir la empresa que le prestara servicios sanitarios o el gestor de sus ahorros para la pensión de jubilación y el seguro de paro. Sobre una base de 1700 euros al mes, claro.

      A lo mejor el debate sería más ajustado a la realidad y no a los dibujos animados que nos presenta el poder.

      Y de los 1000 euros que tienes para vivir, si te lo gastas todo, 21 son para Papá estado. Añade IBIS, impuestos especiales, tasas, …

      ¿Austeridad?

      A otro con ese cuento.

  3. Isaac Ibáñez García
    Isaac Ibáñez García Dice:

    Creo que este artículo hay que leerlo junto con el del mismo autor publicado hoy en El Mundo: “Reformar antes de que oscurezca”.

    http://www.iustel.com/diario_del_derecho/noticia.asp?ref_iustel=1113082

    Es muy interesante el énfasis que hace respecto a la necesidad imperiosa de limitar los beneficios fiscales, en el ámbito de una imprescindible reforma fiscal. Muy distante, en mi opinión, de las fragmentarias e injustas reformas fiscales que se están haciendo hasta la fecha, que causan inseguridad jurídica.

    Puede verse, asimismo:

    http://www.ief.es/documentos/recursos/publicaciones/documentos_trabajo/2010_07.pdf

  4. Francisco de la Torre
    Francisco de la Torre Dice:

    Isaac: Intento ser coherente, por lo menos entre artículos que se publican el mismo día. En cuanto al tema de los beneficios fiscales, está bien traído: son la cara oscura del presupuesto: es mucho más fácil conocer cuánto se gasta una autonomía en política lingüística, por ejemplo, que lo que se pierde una deducción fiscal por fomento de la lengua. Eso significa que esos recursos se controlan menos y los políticos no tienen que explicar en que se han “gastado” el dinero. Hay más diferencias, pero en estos momentos esa creo que es la diferencia más relevante. Con mucho gusto me leeré el documento que adjuntas.
    El artículo de hoy, en bonito, está aquí http://www.inspectoresdehacienda.org/images/stories/pdf/inspectoresprensa/mayo2013/090513_elmundo_tribuna.pdf
    (vía autobombo). Es mucho más un artículo de opinión que este post, que he intentado que sea descriptivo: lo que dicen los datos, no las propuestas de solución.
    En cualquier caso, gracias a todos los que han empleado algo de su valioso tiempo en leer estas líneas. Si hay interesados en estas cuestiones, tienen algo de tiempo y están el jueves en Madrid, pueden asistir a las propuestas de lucha contra el fraude y reforma fiscal que contarán profesionales y partidos políticos, la entrada es libre:
    http://www.inspectoresdehacienda.org/images/stories/pdf/encuentrostributarios/programa_encuentros_tributarios2013.pdf
    Saludos cordiales, y muchas gracias por los elogios (inmerecidos)

  5. Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado
    Elisa de la Nuez Sánchez-Cascado Dice:

    Enhorabuena, Francisco, efectivamente el post es muy claro y descriptivo. Gracias también por el anuncio de la convocatoria, que parece muy interesante, la única queja es que nos avisas con poco tiempo..:-) En otra ocasión no dudes en mandar este tipo de convocatorias con tiempo suficiente para que los lectores que estén interesados en estos temas y en Madrid se puedan acercar. Y si vais a hacer algún resumen o video de la convocatoria nos lo hacéis llegar, este es uno de los temas fundamentales de este fin de ciclo..

  6. Izaskun
    Izaskun Dice:

    “…lo que se pierde una deducción fiscal por fomento de la lengua”. Es decir, fomentar la lengua (cultura española) es “perder”. No me parece pertinente el ejemplo; tal vez sea más convincente aludir a las ayudas “indirectas” a muchas fundaciones, o a la organización de las visitas Papales, por ejemplo.

    • Carlos
      Carlos Dice:

      Jejejeje ahí va otro mito. Las últimas JMJ se financiaron íntegramente con el dinero de los participantes y de patrocinadores privados. El dinero público, como bien dice la palabra, es de “todos” y “todos” lógicamente no podemos estar de acuerdo siempre en cómo se gasta. En cualquier caso lo importante de todo esto es que el gasto público sea escrupulosamente transparente y “todos” podamos podamos votar o al menos opinar sobre cómo se debería gastar.

      Un saludo

  7. José Eladio
    José Eladio Dice:

    Enhorabuena a Francisco de la Torre por el magnífico artículo, y a Manu Oquendo por sus acertados comentarios. Yo simplemente lanzo una pregunta inocente que puede ser tema de otro artículo: ¿para qué sirve el Tribunal de Cuentas? ¿Quién fiscaliza el gasto de las CCAA? Un saludo y buenos días.

  8. Francisco de la Torre
    Francisco de la Torre Dice:

    Izaskun: con lo de se pierde me refería a recaudación perdida, al igual que gastado sería equivalente a invertido (en conocimientos de la población o en construcción nacional, como prefiera). En cuanto a los ejemplos, cada cuál pone el que quiere… éste es un blog libre.
    El comentario de Carlos es muy acertado.
    Saludos cordiales,

  9. Izaskun
    Izaskun Dice:

    Claro Carlos, si al patrocinador luego se lo deduces de su declaración, no es ayuda .

  10. Iñaki
    Iñaki Dice:

    El artículo da en la diana : hay una crisis fiscal, visible en la bajada de la recaudación de los impuestos y de las cuotas de la Seguridad Social. Respecto a los impuestos, debería meditarse lo que proponen los Inspectores de Hacienda . Se deberían recaudar más impuestos gracias a sus recomendaciones.

    Respecto a las cuotas de la Seguridad Social,el secreto está en la absurda política de salarios seguida en España. El ex-Secretario de Estado del Ministerio alemán de Finanzas, Heiner Flassbeck ( http://www.flassbeck.de – está en inglés también – ) lo explica muy bien. Su diagnóstioco el caso alemán es trasplantable al caso español. El caos económico proviene no sólo de la nefasta política bancaria y financiera ; también de la nefastísima política laboral y de salarios.

    Los empresarios deberían reflexionar. Estamos siguiendo una senda absolutamente errada.Rectificar es de sabios…

  11. Iñaki
    Iñaki Dice:

    Animo a leer las interesentaísimas reflexiones de Heiner Flassbeck en su recién estrenada página http://www.flassbeck-economics.de. Ahí expone por qué es una absoluta equivocación la política de recortes del gasto público. Si todos ahorran, ¿quién comprará lo que producen las Empresas? Con esa política, las quiebras y la bajada de recaudación están servidas.

    Si las familias ahorran, es un error predicar que el Estado ahorre también al mismo tiempo. Alguien tiene que endeudarse e invertir. Las infraestructuras básicas de un país no pueden paralizarse.

    Para Flassbeck, el mayor error está en la moderación salarial. Opina que la constante disminución de salarios es un error macroeconómico colosal.No se cansa de repetirlo. Como se ve, un discurso muy alejado de la linea oficial que nos ha traído la crisis y que es incapaz de sacarnos de ella.¿No sería más inteligente idear otras alternativas, como las que propone este Flassbeck?

    • Isidro
      Isidro Dice:

      Yo no sé a usted pero a mí mis padres y mis abuelos me decían que tenía que ahorrar y es de los mejores consejos que me han dado en la vida. ¿Cómo va a ser malo que hay que ahorrar? Lo que es malo es endeudarse hasta las cejas. Si quiere gasto e inversión sostenible primero hay que ahorrar, no a costa de endeudarse. No es el estado el que lo está haciendo bien, sino empresas y familias, que parecen ser los únicos con dos dedos de frente en este país.

      Pero es que no entiendo como se refiere a la política “de recortes del gasto público”, cuando este mismo artíulo dice “Esto es el record de gasto público en la historia de España, en valores absolutos y en porcentaje del PIB. Esto muy austero no parece, precisamente.”¿recortes? Lo que se ha hecho en este país es mantener el despilfarro a costa de la desinversin y la actividad productiva.

      Claro, que el gasto público tiene que recortarse y sin afectar a servicios públicos básicos, algo que puede hacerse, para así bajar impuestos, dejar de exprimir a los ciudadanos, y que en vez de estar acongojados todos vaya que me multen, me suban el iva, no me devuelvan el irpf, etc. Las familias y las empresas productivas tengan mayor dinero a su disposición para eso gasto e inversión verdaderamente productivo y no la gran mayoría del que hace el sector público.

  12. R.M.
    R.M. Dice:

    En un entorno de recesión de balance, contracción del crédito,efecto expulsión, baja demanda, impuestos elevados,sin devaluación fiscal, con la necesidad de reformas para que las empresas sean productivas, imposible hoy por hoy un nuevo apalancamiento para invertir en nuevos proyectos, crear valor y empleo. por la necesidad pymes ganen dimensión, y se internacionalicen…la realidad nos indica que no pueden ¿no se han preguntando nunca porque las pequeñas empresas no pueden pasar a medianas ? Es la gravedad es la competencia desleal, la facilidad actual para foráneos que vienen con material y créditos, a los de aquí les quedan las barreras, la burocracia, las normas de diferente cumplimiento hacen que estén zombies. No hay medidas para evitar su cierre, para sobrevivir unas deben reducir dimensión ,con reducción de plantillas y otras para evitar despedir reducen el pago de impuestos. ¿Que harían en este caso los funcionarios si fuesen empresarios y viesen que su vivienda particular esta en peligro ? o que no pueden pagar el colegio de sus hijos ? ….Las cifras están muy claras, adiós pymes, adiós clase media, deberán ir a buscar sus preciados impuestos en las Caimán.

    • R.M.
      R.M. Dice:

      En resumen, es una cuestión de justicia, eficacia, y hay justicia, equidad, eficacia cuando el pais es un pais modelo, parecido a los nordicos, donde el ejemplo de unos se contagia a los otros. Aqui existe riesgo moral, poca empatia….por mas que se esfuerzen los funcionarios, los empresarios o los trabajadores si falla la base es imposible.

Los comentarios están desactivados.